Proyecto 04 Fundación Produce Nuevo León A. C. 2012 - 2013
Palomilla de la manzana. Cydia (Lapeyresia) pomonella
Este insecto pertenece al orden de los Lepidópteros, dentro de las palomillas, que
se caracterizan por que los adultos son activos en los inicios del acaso.
Taxonómicamente forma parte de la familia Tortricidae.
Identificación.
Adulto. Mide de 12 a 19 mm. De largo, con las alas moteadas de color gris,
cuya
apariencia
le
sirve
como
camuflaje para confundirse con la
corteza
de
muchos
árboles,
haciéndolo difícil de distinguirla. Si
se quiere atrapar los adultos, se
puede distinguir de otras palomillas
por la banda de color café oscuro
en la parte final de las alas.
Larva.
Es blanca, crema con un ligero tinte rosado, con la cabeza
de color café oscuro, son de las pocas larvas que se
pueden encontrar dentro del fruto.
Ciclo biológico. La larva completamente desarrollada, inverna dentro de un
Cocón tejido por ella, y
pupa en el inicio de la
primavera, para aparecer
a los inicios del mes de
abril.
Su
actividad
comienza pocas horas
antes y después del
ocaso, la reproducción la
Proyecto 04 Fundación Produce Nuevo León A. C. 2012 - 2013
realiza cuando la temperatura rebasa los 34 grados centígrados.
La hembra deposita en los frutos de la manzana, nueces, hojas o brotes de 30 a
70 huevecillos agrupados tomando una forma de
disco
delgado.
Después
de
emerger
del
huevecillo, las larvas penetran el fruto para
alimentarse, una vez completado su desarrollo,
sale del fruto y se dirige a la corteza o al suelo
donde inverna dentro de un cocón.
El rango de desarrollo del ciclo completo, puede variar de acuerdo a la
temperatura, y ésta determina el número de generaciones que se presentan al
año, pues hay casos en los que alcanza hasta cuatro generaciones
El Número de generaciones de la palomilla de la manzana. La primera generación
proviene de las larvas que invernaron por lo que se les llama generación de
invierno, o primera generación (1). Segunda generación (2). Tercera generación
(3). Una parte de las larvas de la segunda generación, entran en diapausa y
forman parte de la población de larvas que invernan. En regiones mus cálidas, la
mayoría de la segunda generación completa su desarrollo, dando origen a la
tercera generación e incluso a una cuarta generación.
Proyecto 04 Fundación Produce Nuevo León A. C. 2012 - 2013
Daño. El fruto queda prácticamente inservible, pues la larva produce túneles que
conforme avanza, se observa el excremento dando la apariencia de aserrín café
oscuro.
La infestación puede ser del 20 hasta el
90% cuando no se le aplica alguna
medida de control.
Las variedades tempranas pueden
escapar a las infestaciones más severas
que son de la segunda y tercera
generación, situación que es a la inversa
en variedades de maduración tardía.
Manejo. La palomilla de la manzana puede ser muy difícil de manejar si es que se
deja que se establezca por dos ciclos o más, por el contrario, sería muy fácil su
manejo si este se pone en marcha desde el principio, manteniendo las
poblaciones bajas. En árboles con poblaciones bajas, la palomilla se puede
mantener en niveles tolerables utilizando una combinación de métodos de manejo
donde no se contemple la aplicación de insecticidas, sin embargo, es necesario
que estas medidas se lleven a cabo desde el inicio de la primavera.
Pero cuando las poblaciones son altas es necesario la aplicación de insecticidas,
para bajar la población, tomando en cuenta que el tiempo de aplicación es crítico.
Considerando la aplicación de pesticidas autorizados por SAGARPA cuando el
mercado es nacional, pero cuando la venta es de exportación, se debe de
observar además no aplicar insecticidas que están prohibidos en el país de origen.
Existen otros métodos de control que no requiere de la aplicación de insecticidas.
Seleccionar variedades que son menos susceptibles al daño, principalmente
variedades de maduración temprana. Esta medida es de escape a la infestación.
El aclareo de los frutos infestados, es una de las prácticas culturales que están
incluidas en los programas de anejo integrado de la palomilla de la manzana. Otra
de las acciones importantes es la poda a una altura en la que se pueda manipular
y realizar todas las prácticas de manejo.
Pero hay que estar alerta si existe una huerta cercana que no recibe ninguna
medida de control, pues estas medidas no garantizarían mantener los niveles
bajos de la población, entonces es necesario incluir la aplicación de insecticidas.
Sanidad. Consiste en eliminar los frutos afectados, o sea, cuando se observe el
excremento en los frutos dañados. Con esta medida se rompe el ciclo biológico
Proyecto 04 Fundación Produce Nuevo León A. C. 2012 - 2013
de la palomilla pues se evita que salga la larva y pupe o se prepare para invernar.
Otra acción que se debe de llevar a cabo y que es complementaria es recoger los
frutos caídos, pues pueden contener larvas.
Embolsado. Consiste en proteger el fruto mediante la colocación de una bolsa
de papel antes de que inicie la infestación de la palomilla.
Se embolsa aproximadamente
después de sexta semana de la
floración, cuando el fruto alcanza
de 1/2 a 1 pulgada (12 a 25 mm)
para ello se requiere de bolsas de
papel del No 2 de 18.7 por 10
centímetros.
Es
conveniente
eliminar los frutos dañados o dejar
solo uno o dos frutos para que
estos desarrollen un mayor
tamaño.
Este método es más manejable en árboles de porte bajo, pues eso facilita las
operaciones. Sin embargo este método no es funcional con aquellas variedades
que tienen un pedúnculo floral tan pequeño no facilita la operación.
Esta técnica no afecta la maduración o calidad del fruto, pero sí puede disminuir el
color de las manzanas del tipo red. Se debe de abril algunas bolsas para observar
el avance de la madurez del fruto antes de cosechar.
Algunas personas retiran la bolsa dos semanas antes de la cosecha, pero se
arriesgan a que sean atacadas por la palomilla de la manzana.
Trampas. El uso de las trampas es un método para detectar la aparición de las
primeras palomillas. Se deben de colocar en el mes de marzo y monitorear
diariamente si se tiene el tiempo suficiente, de otro modo puede ser cada tercer
día. Lo que se ha ce es contar el número de palomillas que son capturadas y
dividirla ente los días que duró el intervalo de tiempo en el que se tardo para el
muestreo
Descargar

anexo_2140-5-2013-08-4