Por sus frutos - Christian Seeking Identity

advertisement
Por sus frutos
La vid y sus pámpanos
La vid es la fuente de vida del pámpano. El pámpano solamente puede
expresar únicamente lo que proviene de la vid. El fruto que proviene del
pámpano saca a la luz lo que ha alimentado al pámpano por medio de la vid.
Nuestra fuente de vida es la Palabra de Dios. La Palabra siempre produce
fruto bueno. Si el fruto no es bueno, eso es porque hay algo malo con la
fuente o la palabra que lo alimenta.
Mateo 7:17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da
frutos malos.
Mateo 7:18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar
frutos buenos.
Mateo 7:19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el
fuego.
Mateo 7:20 Así que, por sus frutos los conoceréis.
Es imposible para un árbol bueno dar fruto malo. El fruto malo es un reflejo
de la vid o el sistema de creencias al cual se ha adherido el pámpano. La
Concordancia de Strong define la palabra “corrupto” como algo que se ha
desviado de su virtud original.
Isaías 17:10 Porque te olvidaste del Dios de tu salvación, y no te acordaste
de la roca de tu refugio; por tanto, sembrarás plantas hermosas, y plantarás
sarmiento extraño.
Isaías 17:11 El día que las plantes, las harás crecer, y harás que su simiente
brote de mañana; pero la cosecha será arrebatada en el día de la angustia, y
del dolor desesperado.
El “sarmiento extraño” representa una vid extraña que ha tratado de
adherirse a algo al que ésta no pertenece.
Con esto en mente, regresemos a Génesis.
Génesis 2:17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás;
porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.
El árbol del conocimiento del bien y del mal representa un sistema de
creencias de doble ánimo que está hecha de una mezcla de dos cosas.
Representa un conflicto entre la carne y el Espíritu. La carne y el
Espíritu son fuerzas incompatibles.
1 Corintios 2:12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del
mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo
que Dios nos ha concedido,
1 Corintios 2:13 lo cual también hablamos, no con palabras
enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu,
acomodando lo espiritual a lo espiritual.
1 Corintios 2:14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que
son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede
entender, porque se han de discernir espiritualmente.
El hombre tiene que ver solamente con el ámbito del “conocimiento
sensorial.” Dios tiene que ver con al ámbito “Espiritual.” El ámbito
del Espíritu es acezado solamente por medio de la Palabra.
Juan 6:63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha;
las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.
Hasta el momento en que Adán y Eva comieron del árbol del
conocimiento del bien y del mal, solamente estaban conscientes de su
naturaleza espiritual. Tenían una mente Espiritual. Cuando
comieron del árbol, sus ojos se abrieron hacia el lado carnal de su
naturaleza. Se volvieron de doble ánimo e inestables. Dios dijo que
Él pondría oposición entre ambas naturalezas. Génesis 3:15
Romanos 8:5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la
carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.
Romanos 8:6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse
del Espíritu es vida y paz.
Romanos 8:7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra
Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden;
La mente carnal es agnóstica respecto a Dios. La mente carnal y la
mente Espiritual no pueden funcionar lado a lado. El hombre no
puede accesar a Dios con su naturaleza carnal. Adán y Eva fueron
separados de Dios cuando tuvieron consciencia de su carne porque
ellos no podían accesar a Dios por medio de su carne.
En algún momento, luego que la era de Adán y Eva, el concepto de la
oposición entre Dios y el hombre se perdió. Dios estableció la ley
para redefinir la batalla entre la carne y el Espíritu. La ley representa
una “imposibilidad” para el hombre. Además, trae “muerte” o un
sentido de “separación de Dios” para el hombre.
Romanos 7:11 porque el pecado, tomando ocasión por el
mandamiento, me engañó, y por él me mató.
Romanos 7:12 De manera que la ley a la verdad es santa, y el
mandamiento santo, justo y bueno.
Romanos 7:13 ¿Luego lo que es bueno, vino a ser muerte para mí? En
ninguna manera; sino que el pecado, para mostrarse pecado, produjo en
mí la muerte por medio de lo que es bueno, a fin de que por el
mandamiento el pecado llegase a ser sobremanera pecaminoso.
Romanos 7:14 Porque sabemos que la ley es espiritual; mas yo soy
carnal, vendido al pecado.
Jesús dijo que el hombre no puede caminar con Dios de acuerdo al
conocimiento “sensorial”; debe caminar de acuerdo al conocimiento
por la “Palabra.”
Juan 3:3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el
que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
Juan 3:4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo
viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y
nacer?
Juan 3:5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no
naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.
Juan 3:6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del
Espíritu, espíritu es.
Jesús vino a destruir la enemistad u oposición entre los dos. Él, por
medio de “Su carne”, hizo lo que el hombre no pudo hacer en su
carne. Removió la barrera de la carne que se interponía entre Dios y
el hombre.
Efesios 2:15 aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los
mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los
dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz,
Efesios 2:16 y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo
cuerpo, matando en ella las enemistades.
Romanos 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están
en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al
Espíritu.
Romanos 8:2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha
librado de la ley del pecado y de la muerte.
Romanos 8:3 Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era
débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de
pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne;
Romanos 8:4 para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros,
que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.
Romanos 8:5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la
carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu.
Juan 1:11-13 La Palabra se hizo carne. A todos los que le recibieron
les dio potestad de “Ser hechos hijos de Dios”
La vida eterna está basada en la integridad de la Palabra que no
fallará.
1 Pedro 1:23 siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de
incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece para siempre.
1 Pedro 1:24 Porque: Toda carne es como hierba, Y toda la gloria del
hombre como flor de la hierba. La hierba se seca, y la flor se cae;
1 Pedro 1:25 Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es
la palabra que por el
Descargar