Parábola del Sembrador
Pastor Carlos J. Téllez
www.palabrabiblica.org
¿Cómo está nuestro corazón?
Mateo 13:1-9
Contexto de la Parábola…
Algunas veces el problema con la predicación no esta en el predicador, tampoco con el mensaje sino
con la audiencia.
Muchas personas venían a escuchar a Jesús no por conocer sus enseñanzas, tampoco por conocerle en
persona, sino más bien para ver que ventaja podían sacar de El:
 Algunos le buscaban temporalmente solamente por una sanación física:
Como el caso de los 9 leprosos que “respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron
limpiados? Y los nueve, ¿dónde están?” Lucas 17:17
O como el caso del lunático endemoniado en Mateo 17:14-17 donde “Respondiendo Jesús,
dijo: ¡Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta
cuándo os he de soportar? Traédmelo acá.”
 Otros por entretenimiento: “Maestro, deseamos ver de ti señal” Mateo 12:38
 Y otros solo por alimento: “De cierto, de cierto os digo que me buscáis, no porque habéis visto las
señales, sino porque comisteis el pan y os saciasteis” Juan 6:26
 Como la higuera que secó Jesús por el camino; así encontró la nación de Israel rechazando Su
Palabra y el Mensaje del Reino. Me temo que así es muchas veces nuestras vidas; Dios no halla Su
fruto en ellas sino “hojas solamente” Mateo 21:19; 42-43
Este día quiero que usted y yo contestemos a las siguientes preguntas:
Hasta este punto en nuestra vida espiritual…
¿Cuál ha sido nuestra respuesta personal al oír la Palabra de Dios?
¿Por qué realmente buscamos a Dios?
¿Cuál es la actitud de nuestro corazón frente a la Palabra de Dios?
1
Parábola del Sembrador
Pastor Carlos J. Téllez
www.palabrabiblica.org
De la semilla aprendemos…
1. Que ella tiene que ser sembrada v.3 “He aquí, el sembrador salió a sembrar.” Esto nos habla
de la importancia de la evangelización.
Todo el que siembra lo hace con la esperanza de tener una gran cosecha.
“El labrador, para participar de los frutos, debe trabajar primero” 2 Timoteo 2:6
Este sembrador no salio solamente para pasear o para admirar su finca. El salio a sembrar la semilla. El
salio a trabajar. Jesús tenía muy en claro que el vino a este mundo a sembrar Su Palabra.
“Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando
nadie puede trabajar. Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo” Juan 9:4-5
No podemos esperar que la iglesia coseche sino se ven los sembradores: “Y les decía: La mies a la
verdad es mucha, mas los obreros pocos…” Lucas 10:2
2. Que no toda semilla produce fruto:
… una cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron. v.4
… otra cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad
de tierra; pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó. v.5-6
… otra parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron. v.7
Pero la buena noticia es que… parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y
cuál a treinta por uno. v.8. Lo que representaba en ese tiempo una gran bonanza una gran cosecha.
Cuando nosotros enseñamos a nuestros hijos la Palabra de Dios en la casa y en la iglesia lo hacemos
esperando que produzca un gran fruto en sus vidas. “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere
viejo no se apartará de él” Proverbios 22:6. El Instruir involucra mas que enseñarle información, es el
cultivar e incentivar en el niño un deseo por la Palabra de Dios.
Hay muchos países en Europa, por ejemplo donde no se ve mucho fruto. Pero hay igualmente otros
como China y África donde hoy por hoy la cosecha es grande y fructífera. Sabemos con seguridad que
en el futuro habrá una gran cosecha aunque sabemos que no toda semilla producirá fruto. Juan apóstol
escribió:
2
Parábola del Sembrador
Pastor Carlos J. Téllez
www.palabrabiblica.org
“Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y
tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de
ropas blancas, y con palmas en las manos; y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a
nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero”
Apocalipsis 7:9-10
De los terrenos aprendemos que hay 4 tipos de corazones…
Veamos su interpretación:
“Cuando estuvo solo, los que estaban cerca de él con los doce le preguntaron sobre la parábola.
Y les dijo: A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; mas a los que están fuera,
por parábolas todas las cosas; para que viendo, vean y no perciban; y oyendo, oigan y no
entiendan; para que no se conviertan, y les sean perdonados los pecados. Y les dijo: ¿No sabéis
esta parábola? ¿Cómo, pues, entenderéis todas las parábolas?” Marcos 4:10-13
Este es el punto de la parábola: La actitud del corazón determina el resultado. El foco de la parábola
esta en los terrenos sobre el cual cae la semilla. El problema no es con la semilla, no es con el
sembrador, sino con algunos de los terrenos.
El sembrador representa a Jesucristo, la semilla la Palabra del Reino, y los terrenos nuestros corazones.
Observe que la semilla cae en todos los terrenos porque todos escucharon la Palabra de Dios.
… Cuando alguno oye la palabra del reino v.19
… el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra v.20
… El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra v. 22
… Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra v.23
El problema entonces no es con la semilla “la Palabra de Dios” sino con la clase de terreno que
recibe la semilla [la audiencia].
Juan el Bautista decía: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” Mateo 3:2
“Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos
se ha acercado” Mateo 4:17 “Haced, pues, frutos dignos de arrepentimiento” Mateo 3:8
** Es como cuando llevamos a uno de nuestros niños al restaurante y no quiere comer nada: algunas
veces el problema no es con el cocinero, tampoco con la comida, sino con el apetito del niño. La actitud
nuestra frente a la Palabra de Dios determinara el resultado. ¿Cómo esta nuestro apetito por la Palabra
de Dios? “El que tiene oídos para oir, oiga” V.9.
3
Parábola del Sembrador
Pastor Carlos J. Téllez
www.palabrabiblica.org
El peligro: Por un lado podemos oír pero por otro no percibir [ni entender] lo que dice la Palabra de Dios.
“Por eso les hablo por parábolas: porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden. De manera que
se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dijo: De oído oiréis, y no entenderéis; Y viendo veréis, y no
percibiréis. Porque el corazón de este pueblo se ha engrosado, Y con los oídos oyen pesadamente, Y
han cerrado sus ojos; Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos, Y con el corazón entiendan,
Y se conviertan, Y yo los sane” V.13-15
Conforme a las 4 clases de terrenos que vamos a ver quiero que usted y yo nos hagamos las siguientes
preguntas: ¿Qué clase de terreno representa mi corazón? ¿Dónde estoy yo espiritualmente hablando?
Veamos entonces las 4 clases o actitudes de corazones que representan estos terrenos:
La primera actitud de corazón o terreno es…
1. El corazón resistente v.4
4 Y mientras sembraba, parte de la semilla cayó junto al camino; y vinieron las aves y la comieron.
La semilla cayó sobre el camino de transeúntes. Este camino contenía tierra dura incultivable este
terreno estaba totalmente endurecido por el transitar de los hombres y por el sol incandescente. De esta
manera fácilmente la semilla permanecía sobre el camino por poco tiempo para ser luego devorada
rápidamente por las aves del campo.
Interpretación: 19 Cuando alguno oye la palabra del reino y no la entiende, viene el malo, y arrebata lo
que fue sembrado en su corazón. Este es el que fue sembrado junto al camino.
Este terreno representa a las personas que no tienen ningún interés espiritual. Y mucho menos por las
cosas de Dios. Son personas que vienen a la iglesia por conveniencia, para complacer a alguien más.
Son personas que solamente miran el reloj para ver cuando el predicador va acabar su mensaje. Son
personas críticas del mensaje, de la iglesia, por lo regular el mensaje les entra por un oído y les sale por
el otro. ¿Tiene usted un corazón resistente?
Punto de ataque del enemigo: El nacimiento. Si no hay nacimiento no hay cambio en nuestras vidas.
Debemos de entender que estamos en una batalla espiritual y Satanás no quiere que la semilla germine
en nuestro corazón. El quiere arrebatarla antes de que entre en nuestro corazón. “Otra vez determina un
día: Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo: Si oyereis hoy su voz, No
endurezcáis vuestros corazones” Hebreos 4:7
El peligro: Acordémonos que el mismo sol que derrite el hielo es el mismo que endurece el barro.
La segunda actitud de corazón o terreno es…
4
Parábola del Sembrador
Pastor Carlos J. Téllez
www.palabrabiblica.org
2. El corazón superficial v.5-6
5 Parte cayó en pedregales, donde no había mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía profundidad
de tierra; 6 pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó.
Hay terrenos en Jerusalén que yacen sobre las rocas donde solamente la profundidad de tierra es de 2 o
3 pulgadas. En estos terrenos las plantas tratan de sacar raíces rápidamente pero la roca impide su
crecimiento haciendo que el sol las seque rápidamente.
Interpretación: 20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la
recibe con gozo; 21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la
persecución por causa de la palabra, luego tropieza.
Este terreno representa aquel individuo que responde rápidamente al evangelio de Jesucristo pero
solamente de una manera superficial y emocional. A esta persona le gusta únicamente la alabanza, el
ritmo, las apariencias, lo que siente, la atmosfera pero no realmente la Palabra de Dios. Puede llegar a
ser de esas personas que solo les llega al mensaje de una manera intelectual sin ninguna convicción de
pecado. Profesa haber sido salvo pero en el fondo nunca hubo ningún arrepentimiento en sus vidas.
Para este tipo de personas no es glorioso, ni suficiente el creer y el recibir el evangelio de Jesucristo sino
que siempre andan buscando por una experiencia “nueva” por “algo mas” que los haga sentir mejor.
Como los carismáticos de hoy que solo buscan es la experiencia sin importar si va en contra de lo que
dice la Biblia.
El corazón superficial no puede soportar la prueba cuando ve venir la tentación o la persecución. Por eso
su vida espiritual es de corta duración “pues carece de raíz.” Este piensa que la vida cristiana es fácil, y
al ver que no lo es, encuentra tropiezo en la Palabra de Dios. Como consecuencia se aparta de los
caminos del Señor.
Punto de ataque del enemigo: El crecimiento. El solo quiere que en nuestra vida exista la
superficialidad y la inconstancia. Ejemplo la iglesia de Corintios [leer 1 Corintios 3:1-4].
“El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos” Santiago 1:8
¿Es nuestro corazón uno superficial? ¿Cómo está nuestro crecimiento espiritual?
La tercera actitud de corazón o terreno es…
5
Parábola del Sembrador
Pastor Carlos J. Téllez
www.palabrabiblica.org
3. El corazón comprometido v.7
7 Y parte cayó entre espinos; y los espinos crecieron, y la ahogaron.
Este tipo de terreno es aquel que esta lleno de espinos. Generalmente después de que se ha arado ¿Y
qué hacen los espinos de mal a la semilla? La ahogan haciéndola infructuosa. Ellos le hacen una gran
sombra a la semilla de tal forma que la mantienen en la oscuridad impidiendo de esta manera que la
planta reciba luz alguna. Y el resultado de dicha sombra es que la semilla se haga infructuosa.
Interpretación: 22 El que fue sembrado entre espinos, éste es el que oye la palabra, pero el afán de
este siglo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se hace infructuosa.
El corazón comprometido es aquel que hace del cristianismo una parte pero no el todo de su vida. Su
idolatría lo consume y su vida espiritual es infructuosa. Los hobbies, el sexo, la pornografía, el alcohol,
las personas, el trabajo mismo, las novelas, el dinero y todo lo que este mundo ofrece compiten en su
vida hasta ahogar su amor por Cristo. Este tipo de persona le incomoda defender la verdad o pararse
por ella. A la hora de elegir niegan al Señor en sus vidas, Quieren complacer a Cristo pero también a los
demás. En otras palabras quieren “lo mejor de los dos mundos.”
“No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no
está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la
vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo” 1 Juan 2:15-16
“Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno
y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas” Lucas 16:13
Punto de ataque del enemigo: El fruto. El fruto es la prueba de la verdadera salvación.
“Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos? Así, todo
buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos. No puede el buen árbol dar malos
frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el
fuego. Así que, por sus frutos los conoceréis” Mateo 7:16-20
¿Tenemos nuestro corazón comprometido? ¿Es nuestra vida infructuosa?
La cuarta actitud de corazón o terreno es…
6
Parábola del Sembrador
Pastor Carlos J. Téllez
www.palabrabiblica.org
4. El corazón receptivo v.8
8 Pero parte cayó en buena tierra, y dio fruto, cuál a ciento, cuál a sesenta, y cuál a treinta por uno.
Interpretación: 23 Mas el que fue sembrado en buena tierra, éste es el que oye y entiende la palabra,
y da fruto; y produce a ciento, a sesenta, y a treinta por uno.
Observe que de los cuatro terrenos o corazones el cuarto es el único que es receptivo al Evangelio del
Reino. ¿Cómo sabemos esto? Porque es el único corazón que oye y entiende la Palabra dando fruto
y produciendo una gran cosecha de ciento, sesenta y treinta por uno.
A los que verdaderamente hemos recibido la Palabra de Dios el Señor Jesucristo nos dice: “…a vosotros
os es dado saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no les es dado. Porque a cualquiera
que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado” V.11-12
Punto de ataque del enemigo: Ninguno. Cuando una persona es receptiva a la Palabra de Dios el
Señor lo protege de todo ataque del enemigo como lo dijo Pedro en su epístola:
“vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud,
conocimiento; al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; a la
piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor. Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan,
no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. Pero el
que no tiene estas cosas tiene la vista muy corta; es ciego, habiendo olvidado la purificación de sus
antiguos pecados. Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección;
porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás. Porque de esta manera os será otorgada amplia y
generosa entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. 2 Pedro 1:5-11
Invitación:
Cada año me hago un examen físico y la doctora toma su estetoscopio para verificar como
está el latido de mi corazón. Si Dios pusiera hoy su estetoscopio para analizar nuestra vida
espiritual: ¿Cómo estaría hoy nuestro corazón? ¿Hallaría en el latido de vida espiritual?
¿Con que actitud estamos escuchando la Palabra de Dios? Con una de resistencia, de
superficialidad, de compromiso, o una de recepción. ¿Dónde están los frutos dignos del
arrepentimiento?
7
Parábola del Sembrador
Pastor Carlos J. Téllez
www.palabrabiblica.org
No importa que tan endurecido este nuestro corazón, el Señor Jesucristo por medio de su crucifixión y
resurrección puede romper con cualquier pecado o vicio o ídolo. Ven hoy a Jesús por la fe en
arrepentimiento y el te levantará:
“No es mi palabra como fuego, dice Jehová, y como martillo que quebranta la piedra?” Jeremías 23:29
“Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes”
Santiago 4:6
¿Te trajo bendición este mensaje? Queremos saber tus comentarios.
Que Dios te bendiga,
Carlos Téllez
8
Descargar

Parábola del Sembrador ¿Cómo está nuestro corazón? Pastor Carlos J. Téllez