Bodas de Oro
Nombre de los esposo
año
Nombre del sacerdote
Fecha
RITO DE INTRODUCCIÓN (de pie)
En el nombre del Padre, y del Hijo, y del
Espíritu Santo.
Amén.
La gracia y la paz de Dios Padre, que dignificó
el matrimonio haciéndolo sacramento de Cristo
y la Iglesia, estén con todos vosotros
Y con tu Espíritu.
SALUDO Y RITO DE ACOGIDA
Hermanos:
Nos hemos reunido aquí para recordar el
aniversario de la celebración del matrimonio de
______________. Nos sentimos solidarios de su
alegría y con ellos queremos dar gracias a Dios,
Él los ha hecho signo de su amor en el mundo, y
ellos, a través de los años, se han guardado
fidelidad y han cumplido dignamente sus
obligaciones como padres. Demos gracias
también, queridos hermanos, por todos los
beneficios que el Señor les ha concedido en su
vida de casados. Que Dios los conserve en el
mutuo amor, para que tengan cada vez más un
mismo pensar y un mismo sentir.
RITO PENITENCIAL
Hermanos: Para celebrar dignamente estos
Sagrados Misterios reconozcamos nuestros
pecados.
Yo confieso ante Dios todopoderoso y ante
ustedes hermanos que he pecado mucho de
pensamiento, palabra, obra y omisión.
Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.
Por eso ruego a Santa María, siempre Virgen, a
los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos,
que intercedan por mí, ante Dios nuestro Señor.
Dios Todopoderoso tenga misericordia de
nosotros, perdone nuestros pecados y nos lleve
a la vida eterna.
Amén.
Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.
R: Señor, ten piedad.
R: Cristo, ten piedad.
R: Señor, ten piedad.
GLORIA
Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los
hombres que ama el Señor.
Por tu inmensa gloria te alabamos, te
bendecimos , te adoramos, te glorificamos, te
damos gracias señor Rey Celestial, Dios
Todopoderoso.
Señor, hijo único Jesucristo.
Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre;
Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad
de nosotros;
Tú que quitas el pecado del Mundo, atiende a
nuestra súplica;
Tú que estás sentado a la derecha del Padre,
ten piedad de nosotros;
Porque solo tú eres Santo, solo tú, Señor, solo
tú Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo, en
la gloria de Dios Padre.
Amén.
LITURGIA DE LA PALABRA
PRIMERA LECTURA (sentados)
Lectura del libro de Génesis 2, 18-24
ORACION COLECTA
Oremos. Padre, de ti nacen el amor, la vida, la
alegría.
Tú has conducido a _______________
en su camino de amor y les has acompañado
hasta aquí, para celebrar hoy el 50º aniversario
de unión en el matrimonio. Bendícelos, Padre,
con tu gracia y haz que su amor sea siempre
entre los hombres un reflejo fiel de tu propio
amor. Por nuestro Señor Jesucristo que siendo
Dios, vive y reina con nosotros por los siglos de
los siglos
– Amén.
MONICIÓN: Escucharemos ahora la Palabra de
Dios. Prestemos atención a lo que Dios nos ha
revelado desde el principio, acerca de la
plenitud del amor entre los esposos y lo que Él
espera de cada matrimonio.
Después dijo el Señor Dios: "No conviene que el
hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda
adecuada". Entonces el Señor Dios modeló con
arcilla del suelo a todos los animales del campo
y a todos los pájaros del cielo, y los presentó al
hombre para ver qué nombre les pondría.
Porque cada ser viviente debía tener el nombre
que le pusiera el hombre. El hombre puso un
nombre a todos los animales domésticos, a
todas las aves del cielo y a todos los animales
del campo; pero entre ellos no encontró la
ayuda adecuada.
Entonces el Señor Dios hizo
caer sobre el hombre un profundo sueño, y
cuando este se durmió, tomó una de sus
costillas y cerró con carne el lugar vacío.
Luego, con la costilla que había sacado del
hombre, el Señor Dios formó una mujer y se la
presentó al hombre. El hombre
exclamó:
"¡Esta sí que es hueso de mis
huesos
y carne de mi carne!
Se llamará
Mujer,
porque ha sido sacada del
hombre".
Por eso el hombre deja a su padre y
a su madre y se une a su mujer, y los dos llegan
a ser una sola carne.
Esta es Palabra de Dios
Te alabamos Señor
SALMO RESPONSORIAL
Alrededor de su mesa
R/ Dichoso el hombre que teme al Señor
Así bendecirá el Señor
Al hombre que le teme y lo respeta
Que el Señor te bendiga desde Sión
Y de Jerusalén veas la dicha
Todos los días de tu vida
R/ Dichoso el hombre que teme al Señor
Sal 127
SEGUNDA LECTURA
R/ Dichoso el hombre que teme al Señor
Dichoso el hombre que teme al Señor
y sigue sus caminos
Comerá del trabajo de sus manos
Será feliz y le irá bien
R/ Dichoso el hombre que teme al Señor
Su mujer como vid fecunda
en la paz de su casa
Sus hijos como renuevos de olivo
Lectura de la Carta del Apóstol San Pablo a los
Efesios 5, 21-32
Hermanos: Sed sumisos unos a otros con respeto
cristiano. Las mujeres que se sometan a sus
maridos como al Señor; porque el marido es
cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza
de la Iglesia; él, que es el salvador del cuerpo.
Pues como la Iglesia se somete a Cristo, así
también las mujeres a sus maridos en todo.
Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo
amó a su Iglesia. El se entregó a sí mismo por
ella, para consagrarla, purificándola con el baño
del agua y la palabra, y para colocarla ante sí
gloriosa, la Iglesia sin mancha ni arruga ni nada
semejante , sino santa e inmaculada. Así deben
también los maridos amar a sus mujeres, como
cuerpos suyos que son. Amar a su mujer es
amarse a sí mismo. Pues nadie jamás ha odiado
su propia carne, sino que le da alimento y calor,
como Cristo hace con la Iglesia, porque somos
miembros de su cuerpo. "Por eso abandonará el
hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su
mujer y serán los dos una sola carne". Es éste un
gran misterio: y yo lo refiero a Cristo y a la
Iglesia.
En esto consiste el amor: no en que nosotros
hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y
nos envió a su Hijo como propiciación por
nuestros pecados.
R. Aleluya
EVANGELIO
Mt 7, 21. 24-29
El Señor esté con ustedes
Y con tu espíritu
Lectura del santo Evangelio según San Mateo.
Gloria a Ti Señor
–
–
Esta es Palabra de Dios
Te alabamos Señor
ACLAMACION ANTES DEL EVANGELIO (de pie)
Aleluya, aleluya
R. Aleluya, aleluya.
No todo el que me diga: “Señor, Señor”, entrará
en el Reino de los Cielos, sino el que haga la
voluntad de mi Padre celestial.
Así pues, todo el que oiga estas palabras mías y
las ponga en práctica, será como el hombre
prudente que edificó su casa sobre roca: cayó la
lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los
vientos, y embistieron contra aquella casa; pero
ella no cayó, porque estaba cimentada sobre
roca.
Y todo el que oiga estas palabras mías y
no las ponga en práctica, será como el hombre
insensato que edificó su casa sobre arena: cayó
la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los
vientos, irrumpieron contra aquella casa y cayó,
y fue grande su ruina.
Y sucedió que cuando acabó Jesús estos
discursos, la gente quedaba asombrada de su
doctrina; porque les enseñaba como quien tiene
autoridad, y no como sus escribas.
–
–
Esta es Palabra de Dios
Gloria a Ti, Señor Jesús
HOMILÍA (sentados)
El sacerdote dirigirá algunas palabras a los
presentes explicando la palabra de Dios y el
sentido de la renovación de las promesas
matrimoniales.
RENOVACIÓN DE LAS PROMESAS DEL
MATRIMONIO
Queridos ___________:
Habéis venido para que el Señor renueve
vuestro amor, ante la comunidad aquí reunida y
ante la Iglesia.
Jesucristo bendice hoy con toda
su fuerza vuestro matrimonio; él es el primer
testigo del compromiso que contrajeron hace
cincuenta años.
Él, por el bautismo os hizo
miembros de la familia de Dios y por el
sacramento del matrimonio, os fortaleció y os
acompañó a lo largo de toda vuestra vida. Es un
compromiso que ahora renovaréis ante todos
nosotros. Unid vuestras manos, y manifestad
vuestro consentimiento ante Dios y su Iglesia.
–Yo, _______, te quiero a ti, ________, como mi
esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel
en la prosperidad y en la adversidad, en las
alegrías y en las penas, en la salud y en la
enfermedad, todos los días de mi vida.
– Yo, ______, te quiero a ti, ______, como mi
esposo y me entrego a ti, y prometo serte fiel
en la prosperidad y en la adversidad,
en las
alegrías y en las penas, en la salud y en la
enfermedad, todos los días de mi vida.
BENDICION DE LOS ANILLOS
Bendice y santifica, Señor, el amor de tus hijos
____________, y que estos anillos, signo de
fidelidad, les recuerden su promesa de amor
mutuo y vivan en paz, cumpliendo tu voluntad y
amándose siempre, por Jesucristo, nuestro
Señor,
del Hijo y del Espíritu Santo.
ORACIÓN DE LOS FIELES (de pie)
Pidamos hoy especialmente para que Dios
bendiga y acompañe en su camino a _______.
que se unieron en matrimonio. Oremos por ellos
y
por
todos
los
hombres,
diciendo:
ESCÚCHANOS, PADRE.
Por _________: que Dios conserve y aumente su
amor, y les ayude a mantener la fidelidad y
confianza mutua. ROGUEMOS AL SEÑOR:
ESCÚCHANOS, PADRE.
– Amén.
ENTREGA DE LOS ANILLOS
Esposo:
– _________, recibe esta alianza, en señal de mi
amor y fidelidad a ti. En el nombre del Padre y
del Hijo y del Espíritu Santo.
Esposa:
– ________, recibe esta alianza, en señal de mi
amor y fidelidad a ti. En el nombre del Padre y
Que cada día logren vencer el egoísmo y cada
uno busque sólo el bien del otro, y no se cansen
nunca de perdonarse y aceptarse mutuamente.
ROGUEMOS AL SEÑOR:
ESCÚCHANOS, PADRE.
Que vivan muchos años más rodeados del amor
y la compañía de sus hijos, familiares y amigos.
ROGUEMOS AL SEÑOR:
ESCÚCHANOS, PADRE.
Por sus hijos:
______________________________, para que
sean para ellos compañía, apoyo y consuelo en
los años de su vejez que les ayude a vivir
fielmente su vocación cristiana.
ESCÚCHANOS, PADRE
Por
los
difuntos
de
nuestras
familias:_____________________________, para
que Dios les conceda la plenitud de su amor en
la vida eterna. ROGUEMOS AL SEÑOR:
consecuencias del divorcio, de la infidelidad y
de la falta de amor, para que no les falte
esperanza, y puedan encontrar caminos de
recuperación. ROGUEMOS AL SEÑOR:
ESCÚCHANOS, PADRE.
Pidamos hoy, muy especialmente,
por
___________Para que el Señor los bendiga y los
acompañe. Para que esta renovación de sus
promesas matrimoniales sea un estímulo de
ilusión y de amor para todos los que les
conozcan y traten. Para que su amor sea cada
día más fuerte. Para que sean felices en todo lo
que emprendan. ROGUEMOS AL SEÑOR:
ESCÚCHANOS, PADRE.
ESCÚCHANOS, PADRE.
Por los matrimonios del mundo entero: que en
todos crezcan sentimientos de generosidad y de
amor, de paz y de fidelidad. ROGUEMOS AL
SEÑOR:
ESCÚCHANOS, PADRE.
Por todas aquellas familias que, en cualquier
lugar del mundo, son víctimas de las
Pidamos finalmente por todos nosotros. Para
que aumente en nosotros la fe, la esperanza y
el amor. Para que el Señor nos bendiga y
bendiga a nuestras familias. ROGUEMOS AL
SEÑOR:
ESCÚCHANOS, PADRE.
Padre, rico en amor y ternura, escucha nuestras
plegarias, y concede a tus ______________ los
dones de tu bondad. Por Jesucristo, nuestro
Señor.
en el perdón de los pecados, en la resurrección
de los muertos y en la vida eterna?
-
Amén.
Sí, Creemos.
LITURGIA DE LA EUCARISTIA
PROFESIÓN DE FE
OFERTORIO
Seguidamente el Sacerdote pide esta triple
profesión de fe a los esposos y a los presentes
¿Creen en Dios, Padre todopoderoso,
Creador del cielo y de la tierra?
-
–
Bendito seas Señor, Dios del Universo por
este pan, fruto de la tierra y del trabajo de los
hombres, que recibimos de tu generosidad y
ahora te presentamos, para que nos lo
conviertas en el Cuerpo de tu Hijo, pan de vida.
Sí, Creemos.
–
¿Creen en Jesucristo, su único Hijo,
nuestro Señor, que nació de Santa María Virgen,
murió, fue sepultado, resucitó de entre los
muertos y está sentado a la derecha del Padre?
-
Sí Creemos.
¿Creen en el Espíritu Santo, en la Santa
Iglesia Católica, en la comunión de los Santos,
Bendito seas por siempre Señor.
–
Bendito seas Señor, Dios del Universo por
este pan, fruto de la tierra y del trabajo de los
hombres, que recibimos de tu generosidad y
ahora te presentamos, para que nos lo
conviertas en el Cuerpo de tu Hijo, pan de vida.
–
Bendito seas por siempre Señor.
Acepta Señor, nuestro corazón contrito y
nuestro espíritu humilde, que este sea hoy
nuestro sacrificio y que sea agradable en tu
presencia. Dios nuestro, lava del todo mi delito,
Señor, limpia mi pecado.
–
Oremos hermanos para que este sacrificio
mío y de ustedes, sea agradable a Dios,
Todopoderoso.
_______________, celebraremos ahora el gesto
de amor, la prueba más grande de amor que nos
une a todos los cristianos: Jesús, que nos ha
amado hasta el extremo de dar la vida por
todos, viene a nosotros en el pan y el vino que
él mismo nos dejó. Para fortalecer, con este
alimento, el amor de Ismael y Lucrecia para
llenarnos a todos de su amor. Demos gracias.
PREFACIO
–
El Señor reciba de tus manos este
sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre,
para nuestro bien y de toda su Santa Iglesia
–
–
El Señor esté con ustedes
Y con tu espíritu
ORACION SOBRE LAS OFRENDAS
–
–
Levantemos el corazón
Lo tenemos levantado hacia el Señor
–
–
Demos gracias al Señor nuestro Dios
Es justo y necesario
Dios nuestro, que por medio de un sacrificio
único, el de Cristo en la Cruz, nos has adoptado
como hijos tuyos, concede siempre a tu Iglesia
el don de la unidad y de la paz. Por Jesucristo,
nuestro Señor.
MONICIÓN: Después de celebrar la renovación
del compromiso de amor incondicional entre
–
En verdad es justo y necesario… te
aclamamos sin cesar diciendo:
–
Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios del
Universo. Llenos están el cielo y la tierra de su
gloria. Hosanna en el cielo. Bendito el que viene
en nombre del Señor. Hosanna en el cielo.
–
Santo eres en verdad Señor… de manera
que sean para nosotros Cuerpo y Sangre de
Jesucristo, Nuestro Señor.
CONSAGRACION (de rodillas)
A continuación, el sacerdote repetirá las palabras que
pronunció Jesucristo en la Última Cena.
–
Este es el sacramento de nuestra fe.
–
Anunciamos tu muerte,
proclamamos tu resurrección,
¡Ven Señor Jesús!
ORACIÓN DOMINICAL
Como hijos de un mismo Padre, digamos juntos
la oración que Jesús nos enseñó:
Padre nuestro que estás en los cielos,
Santificado sea tu nombre,
Venga a nosotros tu Reino,
Hágase tu voluntad así en la tierra como en el
cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día
Y perdona nuestras ofensas
como nosotros perdonamos a los que nos
ofenden
Y no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal
Al concluir el Padrenuestro, se suprime el “Líbranos,
Señor...” y se dice la bendición sobre los esposos.
BENDICIÓN DE LOS ESPOSOS
Ahora, antes de participar de la mesa de
Jesucristo, oremos a Dios nuestro Padre para
que bendiga y llene de su gracia a estos hijos
suyos que hoy celebran el 50º aniversario de su
matrimonio.
Padre santo, autor del universo, que creaste al
hombre y la mujer a tu imagen, y has bendecido
la
unión
matrimonial.
Te
rogamos
humildemente por estos hijos tuyos que hoy
renuevan su alianza de bodas.
Descienda, Señor, sobre esta esposa Lucrecia y
sobre su esposo Ismael tu abundante bendición,
y que la gracia de tu Espíritu Santo inflame
desde el cielo sus corazones. Que en la alegría
te alaben, Señor, y en la tristeza te busquen; en
el trabajo encuentren el gozo de tu ayuda y en
la necesidad sientan cercano tu consuelo; que
participen en la oración de tu Iglesia, y den
testimonio de ti entre los hombres; y, después
de una feliz ancianidad, lleguen al reino de los
cielos con estos amigos que hoy los acompañan.
Por Jesucristo Nuestro Señor…
Amén.
RITO DE LA PAZ
–
Señor Jesucristo, que dijiste a los
apóstoles: Mi paz os dejo, mi paz os doy, no
mires nuestros pecados sino la fe de tu Iglesia y
conforme a tu Palabra, concédenos la paz y la
unidad. Tu que vives y reinas por los siglos de
los siglos,
–
Amén.
–
La paz del Señor esté siempre con
ustedes.
–
Y con tu espíritu.
–
Dense fraternalmente la paz.
FRACCIÓN DEL PAN
Cordero de Dios que quitas el pecado del
mundo, ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios que quitas el pecado del
mundo, ten piedad de nosotros.
Cordero de Dios que quitas el pecado del
mundo, danos la paz.
de su vida sean testigos de tu amor. Tú que
vives y reinas por...
COMUNIÓN
ORACIÓN DE BENDICIÓN
Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado
del mundo, dichosos los invitados a la mesa del
Señor.
Señor, yo no soy digno de que entres en mi
casa, pero una palabra tuya bastará para
sanarme.
ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN
La Tierra está llena, Señor, de dones tuyos, de
ti proviene el pan y el vino que alegra el
corazón humano.
ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN
Oremos. Señor Jesús, hemos participado de tu
mesa, y tú nos has alimentado con el pan de
vida. Por la fuerza de este sacramento, haz que
N. y N,. se amen cada día más, y que a lo largo
El sacerdote con las manos extendidas, bendice
a los esposos, diciendo:
Te alabamos y te bendecimos,
Oh Dios, creador de todas las cosas,
que al principio creaste al hombre y a la mujer
para que formaran una unidad de vida y de
amor, también te damos gracias porque te
dignaste bendecir la unión familiar
de tus hijos ______________, para que fuera
imagen de la unión de Cristo con su Iglesia;
Tú que los has mantenido unidos por el amor
en sus penas y alegrías,
míralos hoy con benevolencia;
renueva constantemente su alianza nupcial,
acrecienta su amor, fortalece su vínculo de paz,
para que junto con esta corona de hijos que los
rodean, gocen siempre de tu bendición.
Por Jesucristo Nuestro Señor,
Todos:
Amén.
El Señor todopoderoso, dispensador de la vida
temporal y la eterna, bendiga a
______________, para que sean los primeros
que, de palabra y obra, den testimonio de la fe,
la fidelidad y la alegría nupcial ante sus hijos,
en Jesucristo nuestro Señor.
Todos:
Y a todos ustedes aquí presentes, la bendición
de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu
Santo, descienda sobre vosotros.
Todos:
Amén.
Podéis ir en paz, la misa ha terminado
Todos:
Demos gracias a Dios.
Amén.
Dios Padre Todopoderoso, les conceda su gozo
Todos:
Amén.
El Hijo Unigénito de Dios, los asista en las
alegrías y en las penas,
Todos:
Amén.
____________________ se acercan a dar gracias
a la Virgen.
El Espíritu Santo aliente sus vidas con su amor
Todos:
Amén.
¡FELICIDADES EN ESTAS BODAS DE ORO!
Descargar

Bodas de Oro - Catholic.net