Dialogos | Lunes, 2 de Febrero de 2009
“Se está perdiendo la soberanía alimentaria de los pueblos”:
El investigador Walter Pengue debate sobre agricultura, medio
ambiente y economía.
Por Walter Isaía y Natalia Aruguete
Ver nota en www.pagina12.com.ar
–¿Cuál es la relación entre la crisis alimentaria en algunos
países y la crisis financiera internacional?
–La población mundial tiene unos 6600 millones de habitantes.
Existen modelos agrícolas que alimentan a esa población,
prácticamente al 30 por ciento cada uno. Uno de esos modelos es la
agricultura industrial que provee a los países desarrollados y a
las grandes ciudades de los países en desarrollo, como la
Argentina, Brasil, etc. Allí sí puede pensarse en una crisis
alimentaria, vinculada con el flujo de alimentos y con el consumo
en esos escenarios. Pero hay una gran parte del mundo que tiene
una agricultura menos intensiva, de base campesina, de modelo
agroecológico y desarrollo local de los productos que no vio pasar
la crisis.
–¿Por qué no los afectó?
–Porque esa agricultura está vinculada con la gente: el
intercambio es entre personas y no entre puertos y fluyen a través
de sistemas de intercambio diferentes de los de los traders
cerealeros, que son los que suben el precio de los alimentos y
crean las crisis. Lo que se está perdiendo, en realidad, es la
seguridad y la soberanía alimentarias de los pueblos. Si dejamos
que el intercambio siga estando en manos de los grandes
comercializadores de alimentos sí vamos a una crisis, pero de
apropiación. La agricultura de base campesina podría triplicar su
producción con apoyo tecnológico aplicado. Podríamos nutrir a
muchos mediante una agricultura más independiente. Pero muy pocos
se dedican a investigar para esos productores.
–¿Es posible diferenciar las reglas de juego entre las grandes
comercializadoras y los pequeños productores y campesinos?
–Necesitamos más Estado que intervenga en los mercados, apoyando a
las pequeñas economías de desarrollo agrícola y de pequeños y
medianos productores, cuya producción apunta más a los mercados
locales que a la exportación. Lo que hay que discutir es que las
retenciones de los productos que se exportan no las terminen
pagando los agricultores. Porque los traders lo único que hacen es
tomar lo de los agricultores.
–¿Cómo se da esa relación entre grandes comercializadores y los
agricultores?
–Tal como están planteadas hoy, las retenciones surgen del pleno
del valor de los agricultores. Las cerealeras reciben el valor
pleno y les descuentan a los agricultores el valor de la
retención. Yo estoy a favor de las retenciones. Pienso que en un
país de base agrícola, que quiere proteger esa base para
escenarios futuros, debe haber un resarcimiento por el daño
ambiental producido y la explotación de los recursos naturales.
Pero debemos luchar por transferir el costo del uso de ese recurso
ambiental a las comercializadoras de granos a nivel internacional.
–¿Cómo podría intervenir el Estado en este escenario?
–El Estado podría comerciar su producto más relevante a través de
una comercializadora, argentina por ejemplo, que juegue en el
mercado internacional. O juntándonos con países de la región y
conformando una trader del Mercosur. Quizás, en parte, no se les
ocurre. Pero eso sería una discusión con los sectores más
importantes de la tierra, grupos corporativos que representan a
países o que, incluso, los superan. Es más fácil discutir con los
chacareros que con los pooles de siembra o con estos grupos
expoliativos, que revientan los recursos naturales, los explotan a
costo cero, toman sus ganancias y a nosotros nos dicen: “Muchas
gracias”. Grupos como Dreyfus, Bunge, Cargill, Monsanto, Bayer.
Dreyfus, Cargill y Bunge están comercializando una buena parte de
los granos de la Argentina y lo hacen en un contexto legal que les
damos como país. Tenemos que recuperar el manejo de los recursos
naturales. Parte de América latina está apuntando a recuperar sus
recursos, porque los países desarrollados los toman a costo cero.
Los granos no tienen el valor del recurso intrínsicamente utilizado.
–¿Quién determina ese valor?
–El mercado internacional de granos: la oferta y demanda. Pero no
se valúa el agua o el “índice templado” del país. No es lo mismo
un país templado, que produce granos sin restricciones
ambientales, como una helada o una nevada. En un año, la Argentina
puede tener tres cosechas continuas con rotaciones agrícolaganaderas recurrentes sin restricciones. Eso tiene un valor que no
es reconocido. Se está usando el agua a costo cero.
–¿Cómo se calcula el costo del agua, por ejemplo?
–Se necesitan unos 550 milímetros de agua por hectárea en el caso
de la soja de primera y 450 en la soja de segunda. Los nutrientes
son otro factor. El costo de reposición del nitrógeno y el fósforo
en el caso de la soja es un 25 por ciento del valor de la cosecha.
Hay un pool de nutrientes en el suelo que año a año se va achicando.
–¿La crisis alimentaria puede ser pensada como un problema de
acceso a los alimentos?
–Unos acceden y otros producen, pero no les alcanza para su
población, como los países africanos. También está la cuestión de
la limitación física. En Kenia, a los masai no los dejan acceder a
los lagos fértiles con sus animales porque los utilizan para la
producción de flores, que salen de Nairobi hasta Europa, donde las
chicas las venden por la calle, mientras los masai tienen que
migrar para poder sobrevivir. Esto pasa con nuestros productores
en la zona chaqueña y con miles de agricultores en todo el mundo.
–¿Cuánto tiempo lleva estudiando el tema de la soja?
–Llevo quince años estudiando el tema de la soja transgénica. En
ese entonces publicábamos en Estados Unidos, acá no había dónde.
Discutíamos los temas de la soja con los extranjeros. Hoy ya no se
puede ocultar más. En el 2000 escribí un libro, Cultivos
transgénicos: ¿hacia dónde vamos?, donde preguntaba qué va a pasar
con los temas ambientales, sociales, ecológicos y de salud. Estos
temas saltan todos ahora, pero los discutíamos hace diez o quince
años. En 2001 se empezó a discutir, pero siempre fue colateral,
porque reconozcamos que al campo nadie le daba importancia.
Comprendo la situación del corte de ruta porque diez años atrás
desaparecieron 110 mil productores. En las buenas, los chacareros
quieren ganar plata y están contentos. Están en su lógica
capitalista, pero no son iguales los chacareros de la región
chaqueña y los de la región pampeana, por ejemplo.
–¿A esos chacareros los afectaba la Resolución 125?
–En la coyuntura actual sí. En la anterior sabían que le estaban
sacando una parte de su ganancia pero no iban a pérdida. Hoy
pierden plata. Insisto en que tiene que haber retenciones, por el
uso de recursos naturales que son de todos. Pero esas retenciones
tienen que ser diferentes para un gran productor –un pool de
siembra que es fácil de identificar– y para un pequeño y mediano
productor. Además se debe reorientar la política agrícola del
país. La Argentina no puede ser un país que sólo produzca soja;
tiene un altísimo potencial para producir el abanico posible, que
desatendimos en los ’90. Nadie se preguntó por qué en plena crisis
del 2001/02 no tuvimos una crisis con la leche, cuando la caída de
la lechería fue brutal. Fue porque los pibes no tomaban leche. Si
hubiésemos estado en los niveles actuales de consumo no alcanzaba
la leche y la hubiésemos tenido que importar.
–¿Qué momento importante marcaría en la historia de la producción
agropecuaria?
–El último momento fuerte, que generó lo que estamos viviendo hoy,
se dio a mediados de los ‘’90 con el paquete soja transgénicasiembra directa-glifosato. Eso dio vuelta el sistema de producción
agrícola. Antes había una batería de 20 o 25 agroquímicos para
controlar las malezas. Se usaban pero eran carísimos. Cuando llega
el glifosato bajan los costos brutalmente.
–¿En qué porcentaje bajaron los costos con el glifosato?
–Del 40 por ciento que se gastaba en herbicidas se pasó a un 15
por ciento. Utilizando glifosato y soja transgénica no había
problemas de malezas y no necesitaban dedicación, así que
ampliaban su capacidad de trabajo a otros sectores. Pero ahora
aparecen problemas de resistencia en malezas, como el sorgo de
alepo, una de las malezas más críticas de todos los sistemas de
climas templados. Es la peor maleza de la historia argentina. El
control es muy complejo. En el Norte, se expanden por alrededor de
150 mil hectáreas, de Salta hacia el Sur. Esto va a generar que se
vuelvan a encarecer los costos en herbicidas.
–¿Cuántas hectáreas hay cultivadas con soja?
–En esta campaña hay 45 millones de granos de toneladas de soja y
16 millones de hectáreas. Desplazan el maíz, el girasol, la
lechería, la ganadería, la horticultura y, sobre todo, escenario
natural y gente. Toda la región pampeana y el Chaco, que estaba
disponible, ya está cubierta. Ahora es pura deforestación y ese
costo nadie lo está asumiendo. Los europeos hablan del agrocombustible, pero están destruyendo todo este sistema, así que
cuando hagan sus cálculos deberían incorporar los costos de
destrucción en los países en vías de desarrollo.
–¿En qué magnitud avanza el corrimiento de la frontera agropecuaria?
–300 mil hectáreas por año. Además mucha gente se contamina con
arsénico porque se pincha la napa para sacar agua para cultivo
intensivo de soja: se les endurece el cabello, se les caen las
uñas. Muchos campesinos, agricultores y comunidades indígenas son
desplazadas.
–¿Se puede establecer alguna relación entre la deforestación y las
sequías?
–La sequía es un fenómeno recurrente en la región pampeana. Puede
tener que ver con un escenario de cambio climático que afecta a la
región. Pero si en el Norte no hubiéramos deforestado tanto
estaríamos enfrentando la sequía mucho mejor, sobre todo los que
se cobraron la soja y ahora se están quejando porque no pueden
cosechar. Hay empresarios temerarios que avanzaron sobre áreas que
no debían desforestar, en algunos casos, sin permiso, y ahora
pretenden cobrar los beneficios de un supuesto apoyo por problemas
de sequía. A esos hay que diferenciarlos de los pequeños
agricultores que quisieron seguir con sus cultivos y se vieron
desplazados.
–¿Cómo podría definir los perjuicios ambientales que causan los
agroquímicos?
–Uno de los perjuicios se da por la intensificación del uso de un
único herbicida: el glifosato. Otro es la degradación del suelo en
términos de explotación de nutrientes y la alteración de la
estructura del suelo por la práctica de siembra directa.
–¿Qué incidencia tienen los productos transgénicos en la calidad
de la alimentación?
–Hay algunos estudios que empiezan a demostrar que no es lo mismo
una soja transgénica que una tradicional. Pero no tenemos la
información necesaria para estudiar el tema en profundidad. Por
suerte, el Gobierno empezó a hacerse algunas preguntas, pero no
nos olvidemos que este Gobierno depende mucho de la soja. Además,
esta preocupación por la salud la tendríamos que haber tenido
quince años atrás.
–Algunas organizaciones plantean que el uso de los agrotóxicos es
cancerígeno.
–El cóctel tecnológico es el que genera los problemas. Hay un
cambio de factores, por los transgénicos, por la lluvia ácida y
por otros aspectos, que debemos estudiar. Pero si hay un cambio
del entorno agrícola a algunas poblaciones, que antes no tenían
soja y ahora están rodeadas de ese cultivo, alguna interacción se
produce. Y es responsabilidad del Estado investigar ese tema.
–¿Cómo definiría el mapa actual de la propiedad de la tierra en el
país?
–La pregunta es: “¿para qué sirve la tierra?” ¿Es un escenario
para la producción capitalizada y la asignación de riquezas para
algunos sectores o es algo más? Argentina es un gran escenario
liberado a las fuerzas del mercado global. Desde ese punto de
vista, es un desastre en términos de asignación de tierras. En las
ciudades porque se construye en cualquier lugar. En las áreas
periurbanas los productores sojeros y hortícolas (más
contaminantes que la soja) hacen lo que quieren y en las áreas
rurales está dispuesta para la compraventa del mercado global. Hay
17 millones de hectáreas en manos de extranjeros. Y no hay una
legislación que detenga esto.
–¿El censo agropecuario es una herramienta adecuada para estudiar
el fenómeno de la concentración de la tierra?
–Hay muchas cosas que con los censos no se pueden detectar. Se
puede detectar a productores que tienen un rango determinado de
hectáreas, pero las sociedades anónimas esconden muchas cosas. Por
ejemplo, los propietarios forman parte de sociedades anónimas, SRL
que no se sabe quiénes son. Otros son directamente representantes
de grupos económicos. Los pooles de siembra también neutralizan
mucha información. Intentamos verlo a través de los catastros,
pero en muchos lugares no se sabe en manos de quién está la tierra.
–¿De qué herramientas dispone el Estado para hacer un análisis más
exhaustivo?
–La cuestión federal es compleja, en el área agrícola,
agropecuaria y ambiental nos enfrentamos con regímenes feudales
donde no es fácil acceder a la información. Incluso al Estado
nacional no le es fácil obtener información. La Argentina es un
gran territorio que no estamos sabiendo ni ocupar, ni monitorear,
ni manejar. Los procesos de deforestación avanzan porque ni
siquiera lo estamos monitoreando desde arriba. Hay muy poca gente
en el territorio y si no volvemos al territorio no podemos hacer
estas cosas. Los datos disponibles del censo son de 1988 y 2002, y
los mayores cambios se dieron del 2002 en adelante.
–¿Cuál es la mirada que tiene la economía ecológica sobre las
problemáticas que usted plantea?
–Trata de resolver uno de los problemas más grandes que tiene la
humanidad: el conflicto economía-sociedad. Los ecólogos no pueden
explicar a los economistas lo que pasa con los recursos naturales
y los economistas entienden a la naturaleza como parte de la
contabilidad. La economía ecológica hace un análisis de la
sustentabilidad del sistema con un aporte transdisciplinario,
desde una visión holística. Nos proponemos no quedarnos en el
diagnóstico, sino decir lo que está pasando, que la sociedad pueda
entenderlo y, en lo posible, ofrecer alternativas.
–¿Qué cuestiones están en agenda para la economía ecológica?
–Desde un punto de vista macro, una de las cuestiones que más
preocupan es el intercambio Norte-Sur, el comercio ecológicamente
desigual. Hay una transferencia de recursos naturales y una
colocación de daños ambientales en la economía de origen a costo
cero. Exportamos bienes que cotizan por su precio de mercado, pero
que no se reconocen las externalidades, los costos no incluidos.
El verdadero costo de producción debería ser el costo directo, más
el costo indirecto, más las externalidades. Si dentro de los
modelos agrícolas incluyéramos estos costos en concepto de
externalidades, la agricultura inglesa no podría funcionar.
–¿Por qué?
–Porque incorporaría el costo de los contaminantes y sus efectos
sobre la salud humana y la naturaleza. Además, sumaría la
degradación del suelo y del agua. Restaurar todo es más costoso de
producir. En el caso de la Argentina, todavía no estamos tan mal.
Pero si incorporamos sólo el costo de los nutrientes no
reconocidos, estaríamos hablando de un 25 por ciento de esa
agricultura.
–¿Cuál es el cálculo económico de ese aumento?
–Para la campaña actual se calcula unos 2000 millones de dólares.
Porque, además, los fertilizantes aumentaron mucho. Hice el
cálculo en 2004 y era alrededor 1100 y 1200 millones. Y sólo hablo
de dos nutrientes de los dieciséis que trae la soja. La soja es
una planta altamente extractiva de nutrientes que, en momentos de
buen manejo, repone nitrógeno, pero que en la situación intensiva
actual, ni siquiera nitrógeno repone.
–¿Qué significado le dan al término “deuda ecológica”?
–Es un reclamo de los países del Sur hacia las economías del Norte
por el reconocimiento de todos los daños producidos por el uso
indebido de su naturaleza: el daño ambiental y la apropiación
ilegitima de sus recursos naturales, en particular de la
biodiversidad. Un aspecto central es lo que llamamos
“biopiratería”, que es el uso incorrecto y la apropiación de las
semillas y del conocimiento ancestral indígena y campesino que las
empresas se llevaron junto con las semillas y no reconocieron.
Otro es el uso del espacio vital. La Argentina es un país grande
pero la huella ecológica de la Unión Europea y la pata de China ya
están puestas sobre nuestro territorio.
–¿De qué forma lo está ocupando?
–No necesitan venir a invadirnos; a través del mercado
internacional redireccionan lo que tenemos que producir. Los
chinos decidieron utilizar los recursos en los países que no
valoran el agua. Nos compran soja y destinan el agua que tienen
para uso industrial, doméstico y agrícola. A futuro hay que
discutir además la cuestión de la huella de carbono (cantidad de
dióxido de carbono producida por un individuo medio en las
distintas economías). A los europeos y norteamericanos ya les
preocupa y están tratando de mitigarla, nosotros no le estamos
dando importancia. Por la vía de la mitigación, con el tiempo,
muchos van a pagar el costo del carbono como un impuesto, por
ejemplo en los alimentos. Por eso la economía ecológica cuestiona
los modelos de consumo y apunta a un cambio de paradigma. Es
importante dar esta discusión para ver si vamos a seguir
produciendo soja u otro cultivo.
–¿Cómo se instala una crítica al consumo en medio de una crisis
donde se plantea que la solución es aumentar el consumo?
–Creo que hoy hay que decirle a la gente: “Si usted está
consumiendo esto, no podrá seguir viviendo en este mundo”. El
mundo tiene que apuntar a una disminución del consumo. El problema
es que se pone en relación consumo y trabajo. Esa es la falta de
originalidad de los economistas de buscar alternativas en otro
tipo de trabajo para la gente. Hoy todos los chinos quieren tener
un auto. Imagínense: un tercio del planeta, todos con autos.
Prácticamente el 60 por ciento del hierro que se produce en el
mundo va a China. Si no le paramos el consumo al planeta no
tenemos más planeta. En el mediano plazo, no vamos a necesitar más
automóviles porque no los vamos a poder usar. Lo que necesitamos
es hacer más eficiente el transporte público y, por ende, el
desplazamiento de la gente en las ciudades.
–¿Cuál sería un escenario productivo en la agricultura desde la
perspectiva de la economía ecológica?
–Un enfoque básico es evitar el uso de agroquímicos, promover la
producción alimentos sanos que nutran, promover el consumo local y
regional y el desarrollo de áreas periurbanas verdes, donde la
gente pueda tener sus propios alimentos o estén cerca de los
lugares de consumo. Que el vínculo entre lo que se produce y lo
que se consume tenga como intermediario al agricultor, que hoy es
expulsado. Que se mantenga una economía social de intercambios,
que fluya además del dinero, y que disminuya la huella de carbono.
–Antes éramos “el granero del mundo”. ¿Hoy cómo definiría a la
Argentina?
–La Argentina podría ser el supermercado del mundo en términos de
diversidad, pero lamentablemente nos hemos convertido en una
granja exportadora de dos o tres productos. Estamos atados de pies
y manos produciendo lo que unos pocos nos indican. Está en riesgo
la soberanía alimentaria, energética y ambiental del país.
Descargar

Dialogos | Lunes, 2 de Febrero de 2009 “Se está perdiendo la