Guadalajara, Jalisco, a 3 de diciembre de 2011
Los lectores recordaron a Juan José Arreola
A diez años de su muerte se rindió un homenaje en el que familiares y
lectores escucharon algunos de sus textos predilectos y lo recordaron
Sara Poot Herrera y Orso Arreola encabezaron el homenaje en el que se recordó al escritor
jalisciense Juan José Arreola, a diez años de su aniversario luctuoso. “Hace diez años, Juan José no
fue un aguafiestas, esperó a que se terminara la FIL y después murió en un día como hoy”, dijo Sara,
asegurando que la ausencia del autor ha sido solo física, no literaria, ya que millones, hasta la fecha
siguen leyendo, apreciando y disfrutando la obra del escritor, quien ganó el premio FIL en 1992
cuando todavía era conocido como “el Premio Juan Rulfo”.
Hijos y nietos de Juan José Arreola se dieron cita en esta ceremonia, además de quince
asiduos lectores, quienes seleccionaron textos para leerlos en voz alta por dos horas. El público no
fue muy numeroso, pero sí fiel para disfrutar parte de la obra literaria del escritor y recordarlo.
Entre líneas se escucharon frases conocidas por sus lectores como: “¡Cambio esposas viejas
por nuevas!”, de La parábola del trueque. “Usted está solo y su soledad no tiene remedio” ¿Puedo
acompañarle un momento?”, de la poetisa Alejandrina, a la que Arreola dio vida en La feria. “Debería
darse por satisfecho si pudiera abordarlo. Una vez en el tren, su vida tomará efectivamente un
rumbo”, del conocido Guardagujas y otros textos como El faro, fragmentos de La feria y La migala,
que provocaron las risas y los aplausos del público.
Se reconocieron algunas verdades cotidianas que Arreola ponía en evidencia en sus textos
como en De memoria y olvido, donde relata el caso de Zapotlán el Grande, su lugar de origen, y la
poca importancia que tuvo para los habitantes que le cambiaran el nombre, ya que ellos lo siguieron
llamando como lo habían conocido siempre. También otras vivencias cotidianas que relataba el
escritor en sus textos, como la experiencia en un autobús. “Se puede ver la clara influencia de Arreola
en varios autores contemporáneos, como en José Emilio Pacheco y su Viento distante, donde se
distinguen rasgos de La migala”, aseguró Sara Poot.
Para concluir con la lectura tomó la voz Sarita Arreola, nieta del homenajeado, quien con voz
clara y segura leyó el texto Es una advertencia, donde el personaje principal es una niña que a juicio
de Sara Poot, estuvo inspirado en su nieta. Por último su hijo, Orso Arreola, se adueñó del micrófono
para compartir un poema poco conocido y con el que el autor se ganó un arreglo floral durante la
conocida feria de Ciudad Guzmán, titulado Oda terrenal a Zapotlán el Grande, con un canto para
José Clemente Orozco.
Orso comentó que hace pocos días se presentó un libro titulado Cartas a Sara, dedicado a la
esposa y fiel compañera de Juan José Arreola, y demostró su gran orgullo por la biblioteca del Estado
de Jalisco, que está próxima a inaugurarse y que lleva el nombre de su padre; invitó al público
presente a contribuir con libros y fondos para la misma. Para finalizar agradeció a Sara Poot, la
editora que ha dedicado gran parte de su trabajo a la investigación y crítica de la obra de Arreola, y
quien además tuvo la iniciativa de realizar el homenaje póstumo.
Descargar

Los lectores recordaron a Juan José Arreola