CRISTOLOGÍA: LA VENIDA DEL HIJO DE DIOS
El fin de la Encarnación es la salvación de los hombres: el Hijo de Dios vino “para
que el mundo se salve por Él” (Jn 3, 17), “para ser salvador del mundo”(1 Jn 4, 14).
Credo: “por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra
del Espíritu Santo se encarnó de María la Virgen y se hizo hombre”.
La salvación del hombre comprende dos aspectos unidos: la liberación del pecado y la
comunicación de la vida divina. CEC 457 1: “El Verbo se encarnó para salvarnos
reconciliándonos con Dios”. CEC 458: “Se encarnó para que nosotros conociésemos
así el amor de Dios”. CEC 459: “Se encarnó para ser nuestro modelo de santidad”.
CEC 460: “Se encarnó para hacernos ‘partícipes de la naturaleza divina’ (2 P 1, 4)”.
El hombre, con sus solas fuerzas, no puede alcanzar la salvación. Después del pecado
original, todos los hombres habían quedado privados de la gloria de Dios, de la amistad
de Dios, y esclavos del pecado. Nadie puede ser justificado sino por la gracia de
Jesucristo. La Encarnación es obra del amor y de la misericordia de Dios. La decisión
de Dios de salvarnos es absolutamente libre y gratuita. La venida del Hijo de Dios al
mundo no era necesaria para la salvación del hombre. El nombre de Jesús quiere decir
en hebreo “Dios salva” o “Salvador”.
Promesas del Redentor: 1) protoevangelio (Gn 3, 15); 2) promesa a Abraham (Gn
12) de darle una tierra y hacerle padre de un gran pueblo y que por su descendencia
serían bendecidas todas las naciones de la tierra; 3) confirmación y renovación de la
promesa con distintos elegidos, concretando la ascendencia del Mesías: descendiente de
Jacob, de la tribu de Judá, de la familia de David.
Profecías sobre el Mesías rey: 1) será hijo de David y su reino no tendrá fin (Natán: 2
Sam 7, 12-16); 2) especial filiación divina (Salmo 2); 3) nacerá de una virgen y se
llamará Emmanuel, que significa “Dios con nosotros” (Is 7, 14). Profecías sobre el
Mesías rey y profeta: Moisés, tipo y figura de todos los profetas. Dt 18, 15-19: Dios
enviará “otro profeta” como Moisés que enseñará y guiará a su pueblo. Is 61, 1-2: el
Mesías será ungido por Dios con el espíritu de los profetas para anunciar la salvación a
los hombres. Profecías sobre el Mesías rey y sacerdote: Salmo 109 (110): el Salvador
será a la vez rey y sacerdote. Pero su sacerdocio no es el levítico. Figura de Cristo:
Melquisedec, rey-sacerdote (cfr. Heb 7, 3).
Profecías sobre el sacrificio de Cristo: Is 42, 49, 50, 52: cantos sobre el “Siervo de
Yahvéh”; Salmo 21 (22). “Dios mío, Dios mío, ¿porqué me has abandonado?”.
1
CEC siglas latinas para el Catecismo de la Iglesia Católica (Iglesia-Ecclesia)
El nombre de Mesías proviene del hebreo “mashiah” que significa “ungido”. Fue
traducido al griego por “christós” y latinizado en “christus”. Originalmente se aplicaba
al rey de Israel, ungido con aceite en su investidura. Aplicado a David y a su dinastía.
También a los consagrados para una misión recibida de Dios (sacerdotes y
excepcionalmente profetas).
El Mesías “que Dios enviaría para instaurar
definitivamente su Reino (...) debía ser ungido por el Espíritu del Señor a la vez como
rey y sacerdote (cfr. Za 4, 14; 6, 13), pero también como profeta (cfr. Is 61, 1; Lc 4, 1621). Jesús cumplió la esperanza mesiánica de Israel en su triple función de sacerdote,
profeta y rey” (CEC 436).
La Encarnación da sentido a toda la historia. Cristo es el fundamento de toda la
historia anterior, que tiene valor salvífico sólo por medio de Él y hacia Él se ordena.
Así como también Cristo es el fundamento de toda la historia posterior, que vive de la
gracia proveniente de su obra redentora.
Gaudium et spes 10: “Cree la Iglesia que la clave, el centro y el fin de toda la historia
humana se halla en su Señor y Maestro”. Cristo es el centro de la historia humana, no
en sentido cronológico, sino trascendente: es “el alfa y la omega, el primero y el
último, el principio y el fin” (Ap 22, 13).
¿Cuál es el fin de la encarnación?
La salvación de los hombres
¿Cuáles son los dos aspectos que comprende la salvación del hombre?
La liberación del pecado y la comunicación de la vida Divina
¿Quién ha justificado al hombre para que pudiera alcanzar la salvación?
La Gracia de Jesucristo
¿Era necesaria la encarnación para la salvación del hombre?
No, no era necesaria.
¿Cuáles son las tres características que según las profecías debería tener el
Mesías? (mencione las citas bíblicas)
Mesías SACERDOTE (cfr. Heb 7, 3), PROFETA (cfr. Dt 18, 15-19) Y REY (cfr. 2 Sam
7, 12-16)
¿Por qué decimos que la Encarnación la da sentido a la historia?
Porque Cristo es el centro de la historia, no en sentido cronológico, sino trascendente,
es el Alfa y el Omega, el Primero y el Último, Principio y Fin a donde se dirige la
historia.