ASTURIAS, MADRID Y CATALUÑA
Habia una vez tres hermanos, Xurde, Jordi y Jorge. Tenian una lancha de pesca: Jorge era el
patrón, los otros dos remaban.
Pasaron mucho tiempo pescando juntos, pero un día Jordi dijo que quería dejar el negocio.
-Estoy harto de que me des órdenes, Jorge, eres un tirano. Y estoy harto de trabajar para
mantenerte, Xurde, eres un holgazán y un inútil.
Jorge se puso como una fiera y dijo que Jordi era un mal hermano, desleal, intolerante y
antidemócrata. Lo acusó de simpatizar con el terrorismo y se burló de él, además:
-¿Qué será de ti, solo por el mundo? ¿Acaso no sabes que hoy en día sólo las empresas grandes
pueden sobrevivir en este mercado tan competitivo? Te morirás de hambre o mejor, el primer
arrastrero francés que pase te barrerá del mapa y te ahogarás como un pollito.
Pero Jordi no hizo caso y los dejó plantados allí mismo. Entonces Xurde dijo:
-No te preocupes, Jorge, yo seré leal a la familia, porque somos hermanos y los hermanos se
ayudan.
Jorge le dijo que sí, pero en realidad no estaba escuchando. Reflexionaba...
Jordi hizo un cursillo de electricista y montó un necocio propio. Jorge se pasaba el día
despotricando contra él, pero siguieron tratándose y en el fondo se entendían bien. Jorge
también supo buscarse la vida, se hizo concejal, recalificó un par de terrenos, edificó y acabó
forrado. Los dos hermanos estaban contentos, Jorge recurría a Jordi para la instalación eléctrica
de sus pisos y le hizo ganar mucho dinero. Uno hacía encendidos llamamientos a la unidad
familiar y el otro cantaba loas a la libertad individual, pero los dos sabían que en lo importante,
en lo económico, se entendían perfectamente.
Mientras tanto, Xurde...Xurde no hizo nada. Se quedó en la lancha de pesca, pero ahora estaba
solo para remar, y la embarcación no avanzaba. Xurde seguía empeñado en trabajar como toda
la vida, empujando su viejo remo, y el bote no hacía otra cosa que girar sobre sí mismo, claro.
Jorge lo visitaba de vez en cuando y lo mantenía a base de limosnas.
-Muy bien, Xurde, sigue así, te veo a punto de superar la crisis de nuestra explotación pesquera.
Ojalá Jordi fuese como tú, leal a la familia y a sus hermanos. Ojalá no estuviese reconcomido
por el cáncer del separatismo.
Y Xurde quedaba muy ufano porque Jorge era el mayor, el más chulito de los tres, y le gustaba
recibir elogios suyos. Después Jorge se iba a su palacete y Xurde a su chabola, y todos tan
felices.
Así siguieron las cosas muchos años, Xurde siguió dando vueltas en su lancha hasta que el
remo se pudrió y se rompió, y entonces el pobre necio siguió empujando el triste muñón de
madera que ni siquiera alcanzaba el agua. Envejeció prematuramente, enflaqueció y se debilitó,
mientras Jorge y Jordi se mantenían fuertes y sanos. Pero su lealtad a Jorge y a la familia seguía
intacta, y maldecía sin descanso la traición de Jordi.
Al final los hijos de Xurde tuvieron que marcharse de casa, a mendigar trabajo en las empresas
de sus tíos, y Xurde se quedó definitivamente solo, reviviendo una y otra vez los viejos tiempos,
negándose como un viejo testarudo a reconocer que hubiera cometido ni un solo error en su
vida.
¿El final del cuento? Todavía esta por llegar.
Escribidlo vosotros.
¡ESTÚPIDOS! ¡ESTÚPIDOS! ¡ESTÚPIDOS!
Llevan doscientos años riéndose de vosotros y ni siquiera os dais cuenta.
Éste era un país rico y orgulloso. Era, comparado con ahora, libre. ¿Y qué nos queda de
aquello, doscientos años después?
Los pueblos están vacíos, los mozos han emigrado a Madrid, o a Barcelona, o sabe Dios dónde.
Donde antes había bosques y sembrados sólo quedan tojos, o las llagas amarillas de las canteras.
Donde había pescadores, o mariscadores, o balleneros, sólo queda galipote y urbanizaciones
para turismo barato.
Hace cincuenta años, la gente se reunía alrededor del fuego para contarse historias y comer pan
de maíz. Hace cien, celebraban el carnaval a la manera pagana. Hace ciento cincuenta, todavía
vestían el traje nacional a diario. ¿Hoy? Hoy nos reunimos en silencio alrededor de una pantalla
parpadeante, nos vestimos imitando los pandilleros del Bronx y celebramos disciplinadamente
el Halloween como hemos aprendido de las “Sitcoms” americanas.
Hemos olvidado nuestra música. Hemos olvidado nuestras leyendas y nuestros mitos. Hemos
dejado morir nuestras fiestas y nuestro idioma. Los extranjeros han venido hasta nuestra casa,
han cambiado los nombres de nuestros pueblos, nos han prohibido hablar la lengua de nuestros
mayores y nos han escupido su desprecio a la cara, porque somos “paletos”, somos
“cavernícolas”, somos “pintorescos” y “provincianos”. Nosotros siempre llamamos “país” a
nuestro país, pero ellos nos dijeron que era una región, una provincia de SU país. ¿Cuál fue
nuestra reacción?
Lo consentimos todo, y aprendimos a despreciarnos.
Somos un pueblo pacífico y dejamos que nos despojasen poco a poco. Pensábamos que no
importaba, al fin y al cabo. Pues, ¿No deben acaso desaparecer las antiguallas, las tradiciones
obsoletas, ante el avance imparable del progreso? Eso nos dijeron los mejores de entre nosotros,
nuestros catedráticos y gobernadores, los sabios, los ricos, los dirigentes de los partidos y de los
sindicatos. Ellos siempre estuvieron decididos a despreciar y humillar a la clase campesina, a los
paletos que mantenían vivas las viejas costumbres.
El progreso viene de España, nos dijeron, y construyeron, hace sólo cien años, dos plazas de
toros en nuestro suelo: dos humillaciones más.
Tonterías, gestos sin importancia. ¿No somos nosotros, después de todo, los más españoles
entre los españoles? ¿No fue ésta siempre la provincia que preservó la libertad y devolvió la
independencia a la patria española en sus horas de peligro? Natural, entonces, que se levanten
aquí esos templos de la fiesta nacional de los españoles. Natural que las leyes protejan las
corridas de toros mientras persiguen la cultura y el idioma del país.
¡Estúpidos!
Lo hemos entregado todo sin pelear. ¿Qué nos queda ahora? Si no sabemos quiénes somos, si
apenas somos ya un pueblo, ¿De dónde sacaremos la fuerza para levantarnos?¿Cómo puede
luchar un país que ha perdido el orgullo? Somos como monos disfrazados, remedando los gestos
de nuestros amos extranjeros.
Tenemos la proporción más alta de grandes superficies de toda Europa. Nuestros comerciantes
se arruinan mientras nosotros, estúpidos, deambulamos alelados por inmensos pasillos, llenando
los bolsillos de algún superempresario francés, o vasco o español, qué coño importa.
Exportamos oro y electricidad, pero con capital extranjero: ellos se quedan los beneficios,
nosotros la contaminación.
Hemos dejado, en apenas veinte años, que desapareciesen las casas de labranza tradicionales.
Simplemente hemos visto morir el campo en sólo dos décadas. Una cultura milenaria se ha
desvanecido sin dejar rastro, sacrificada a cambio de unas buenas condiciones para el aceite de
oliva español en Europa.
Tenemos carreteras tercermundistas, tenemos el índice de natalidad más bajo del mundo,
tenemos el mayor porcentaje de precariedad laboral (¡Un 40% de los contratos son de tres meses
o menos!). Tenemos una economía que resiste, de momento, a base de subvenciones y
prejubilaciones. Tenemos una clase política podrida e incompetente, que lleva treinta años
traicionando a este país con tal de agradar a sus amos en Madrid.
Nos estamos muriendo, tan fácil como eso. Económica, demográfica, culturalmente estamos
desapareciendo.
¿No os basta todavía? ¿Aún no reaccionáis?
Cada año, el príncipe español viene hasta aquí, entre pompas y boato, y nosotros nos gastamos,
como buenos anfitriones, un dinero que no tenemos en agasajarle y en promocionar su podrida
monarquía.
Cuando alguien (cada día es menos frecuente) osa emplear públicamente la lengua del país,
cada vez que un científico atrevido publica algún tratado sobre nuestra moribunda cultura,
resuenan los rebuznos preocupados por la amenaza separatista contra la Santa Unidad de
España. A veces los rebuznos se oyen en Madrid, pero normalmente salen de los lacayos que
España tiene aquí. En Madrid, después de todo, no les importamos un carajo.
¿Tampoco os levantaréis ahora? ¿Todavía no ardéis de rabia contenida?
No puedo creerlo.
No puedo creer que éste sea el mismo pueblo que conquistó su independencia frente al mayor
imperio de su tiempo. El pueblo cuyo rey intercambiaba embajadores con Carlomagno y el
Papa.. Fuimos nosotros los que estuvimos a punto de unirnos a la rebeldía de Portugal, nosotros
quienes conquistamos el derecho a gobernarnos con nuestro propio parlamento, la Junta
General. ¿Lo habéis olvidado, o es que estáis tan podridos por la propaganda española que ni
siquiera lo sabíais?
Nosotros no le debemos nada al rey castellano. Nada. Demasiada sangre de hermanos nuestros
ha sido derramada ya por el necio orgullo del imperialismo español: en Flandes, en Cuba, en
Marruecos. Es hora de que España cuide solita de su puerca “grandeza”.
Nos dicen que la política no merece la pena, que “todos son iguales”. Dicen “lo mejor es
quedarse en casita, prender la tele, tragarse Los Serrano y Crónicas”.
Y una mierda.
Todos serán iguales mientras nosotros se lo consintamos. La política no es mala ni deshonrosa,
ni una pérdida de tiempo. La política es la preocupación de los hombres honrados por el futuro
de su país.
Hay cosas por las que merece la pena luchar. Resignaos vosotros, si queréis: yo no me resigno.
¡ASTURIAS, DESPIERTA!
Diez cosas que puedes hacer para sacar Asturias del furacu.
Tengo diez propuestas que hacer a la gente preocupada por el futuro de Asturias. Si te gustan
ya sabes, reenvialas a tus contactos, que rule la idea. Si no te gustan puedes ampliar, recortar o
cambiar lo que te apetezca, a mi me da igual. Lo que sea, con tal que la gente haga ALGO. Me
bastaria si esto sirviese para provocar un debate en nuestra sociedad al margen de los gochos de
las poltronas. Tenemos que salir de la apatia, y tenemos que colaborar todos.
Propuesta 1 – Abre los ojos y comprueba hasta donde llega el desastre. Asturias se queda sin
gente, sin tejido economico. Los jovenes emigran y los que se quedan no tienen hijos. La
estructura politica y la corrupcion del pais son dignos del tercer mundo. Es muy duro pero debes
comprender hasta donde llega nuestra derrota.
Propuesta 2 – Participa en la poltítica municipal y autonómica. ¿Sabes siquiera cómo se llama
tu alcalde, y a que se dedica ultimamente? ¿Sabías que puedes asistir a los plenos, en los
ayuntamientos y en la Junta General? ¿Sabías que hay algo llamado “conceyu abiertu” y que en
teoría podría organizarse un modelo de democracia más participativo, basado en el derecho
tradicional asturiano?
Propuesta 3 – Implícate. Todos nos quejamos, todos vemos como estan las cosas, pero nadie
mueve un dedo. Apaga la television y haz algo productivo. Apuntate a alguna asociacion
cultural, vecinal, de consumidores, de trabajadores, algun partido politico minoritario. Lo que
sea!!! Vive tu sociedad, participa. No dejes que los politicos puedan hacer y deshacer a su
antojo. Si se encuentran una sociedad civil fuerte, tendran miedo de enganarnos tan vilmente
como han hecho hasta ahora.
Propuesta 4 – Piensa en ti no como un individuo aislado sino como asturiano, como parte de
algo mas grande que tu.
Si los pescadores ven dañados sus caladeros, todos nos veremos perjudicados.
Si cierran una fabrica cualquiera, todos salimos perdiendo.
Si alguien intenta saquear los Picos, o un yacimiento arqueologico, nos estan atacando a
todos.
Cuando compres un producto cualquiera y puedas elegir, compra asturiano. Apoya al
pequeño comercio, cada duro que te gastes en Eroski saldra del pais e ira a los bolsillos de algun
ricachon vasco-navarro.
Si tienes cuatro perras y quieres invertir, piensatelo antes de comprar un piso. Este pais tiene
miles de viviendas vacias, pero muy pocas empresas que creen riqueza y empleo de calidad.
Propuesta 5 – Apaga la tele y acercate a un chigre. Pide algo de beber, apoyate en la barra y
escucha la conversacion de los vieyos, de los paisanos. Puede que no, pero tal vez tengas suerte
y les sorprendas diciendo alguna palabra en asturiano. Cada concejo, cada valle, tiene su acento.
Aprende a amar la riqueza del idioma, la belleza de la entonacion. Los locutores del telediario
son maquinas que hablan un idioma enlatado, imposible, sin cadencias ni personalidad. El
asturiano es todo lo contrario, bulle en su infinita variedad. Descubrela.
Propuesta 6 – No dejes que te marquen tu identidad desde fuera, no dejes que nadie te diga lo
que eres y lo que no eres. Si un teleidiota rebuzna “Eso tan nuestro que es el flamenco” cambia
de canal. Si otro te suelta que “este es un pais mediterraneo”, explicale que en Asturias el
Mediterraneo nos queda un poco lejos...igual que los olivos, el vino de Jerez y los caballitos
andaluces. Explora tu identidad y tu herencia cultural. ¿Qué sabes de musica asturiana? ¿Y de
nuestra historia? ¿Y de nuestros mitos, leyendas, refranes, romances? ¿Conoces los ritos y
ceremonias asociadas a cada fecha? ¿Podrias distinguir una casa mariñana a primera vista? ¿Has
estado en el museo etnográfico de Grandas de Salime? ¿Has leido “La Regenta” o “La Aldea
Perdida”? ¿Y la literatura en asturiano, la conoces siquiera? ¿Sabias que tradicionalmente
Asturias es un “pais” y no una “region”? Pues enterate.
Propuesta 7 – El peor problema de Asturias, hoy, es la crisis demografica. Los politicos lo
saben, pero no quieren enfrentarse a ella porque para eso seria necesario cambiar todo el sistema
corrupto – clientelar que les ha dado taaanto, estos treinta anos pasados. Los jovenes no se
atreven a tener hijos porque les faltan dos cosas: dinero y tiempo. Necesitamos una campaña a
gran escala para erradicar el abuso laboral, el exceso de horas extras, los contratos basura y los
sueldos de miseria. ¿Te suena a cuento de hadas? Pues no hay otro remedio, la alternativa es la
extinción. Y si los sindicatos no nos apoyan, pues habra que fundar otros.
Propuesta 8 – Elige la informacion, no consientas que algun señorito madrileño marque los
temas importantes. ¿Te has parado a pensar que los informativos hablan de Ibarretxe
constantemente, pero jamas mencionan el problema de la autovia? ¿Te das cuenta que el
tripartito de Catalunya nos importa tres pepinos, comparado con la salvajada de los parques
eolicos? ¿Te has fijado que los periodistas españoles no han dedicado ni un minuto a hablar del
exterminio planificado de la cultura rural asturiana? A lo mejor ni siquiera tu conoces el tema,
pero puedes preguntarle a cualquier labrador (de los que van quedando) cual es la politica del
Principado respecto a las matanzas caseras (samartinos), por ejemplo (las prohiben mientras
subvencionan las corridas de toros).
Propuesta 9 –Hay que prohibir las corridas de toros. La legislacion del Principado prohibe las
diversiones que torturen a los animales (como el “gochu ensebao”, tradicion asturiana),
EXCLUYENDO EXPLICITAMENTE LA TAUROMAQUIA. Se trata de embutirnos unos
signos de identidad cultural que nunca, digan lo que digan, tuvieron arraigo aqui. Los toros de
Osborne practicamente estan declarados monumento nacional. El alcalde de Uvieu subvenciona
cofradias de Semana Santa (por ahí se fue la separacion Iglesia-estado) para que parezca mas
sevillano todo, tu.
Propuesta 10 - Tienes un arma poderosa, el voto: utilizala. Si un partido te ha defraudado, no
lo votes. Hay tres partidos en Asturias que nos han traicionado, PP, PSOE e IU. Ellos tienen la
culpa de la situacion actual. No los votes pero tampoco te quedes en casa, porque asi solo
conseguiras perpetuar el sistema. Si tu no votas votara otro mas fanatico o mas ignorante que tu,
y los tres partidos seguiran esquilmando nuestro pais. No tienes derecho a ser derrotista: aun no.
Busca otras opciones, estudia los programas de otros partidos. ¿Has pensado alguna vez que
quiza, oye, quiza podrias votar nacionalista? A los vascos, gallegos y catalanes les esta yendo de
puta madre...
Estas diez propuestas llegaron a rodar por Internet, y la gente dio su opinion sobre el tema. Por
ejemplo...
Respuesta de PABLO
Enhorabuena pel trabayu, Mougias.
Pienso:
-Puntu 4: Inviable: "compra asturiano".... Ye una falacia......Suena a "consuma productos
americanos, sea patriota.". Productos asturianos si y solo si están en calidad/preciu igual.Lo de
comprar un pisu.... el que tien perres , va a invertiles. Toos somos pequeños especulaores.
Berramos cuando compramos (caro), pero queremos vender caro.
-Nun te ciegues col tema de Madrid: .... Siempre madrid....... Yo tengo claro que soy asturianu,
pero tamién me afecta lo de toa españa. Si agreden a Las Canarias, agrédenme a mí. Pensar en
"local", en piquiñín, nun lleva a ningún llau.
-El que sea Asturianu nun quita que me gusten d'otres coses, de otros llaos.....incluso el
flamenco. Per exemplu, a mí gustame abondu "Niña Pastori", y tamién escucho música
Asturiana, y AC/DC.....
-Nun tengo datos, pero falar de "exterminiu de la cultura rural.....", paezme uin tantur forte.....
-Lo de les corrides de toros, nun se a que vien. Tamién hay asturianos que y gusten los toros.
-Nun se ye más asturianu per poner más banderes d'asturies, quejase más y glayar alto.
-Recuerdo que fai 20 años, la idea n'esta tierra yera "hundir al patrón"....sobre tó cuando el
patrón yera el Estau y pagábense subides de sueldu indecentes entre toos los españoles.
-La mayoriía de los que glayamos destes coses..... tamos fora . Mira nesti foru sin dir más allá.
-Falta PREPARACION. Sobra tanto guaje/ja inútil, que nun sabe facer ná y falta xente prepará ,
sobre too en FP.
Mouguias
Que propondrias tu, Pablo? Tendrian que ser cosas que afectaran al ambito privado, cosas que
pudiera hacer cada uno "en casa", vaya. Ya dije en la introduccion que a mi me da igual, como
si borrais los diez puntos y proponeis otros. Lo que hace falta es debate, que se propongan ideas,
no quedarnos a esperar la muerte (que es lo que tamos faciendo ahora).
En cuanto a las criticas, no voy decir que no sean realistas, pero...
El punto cuatro es, me parece, importante. A menudo compramos productos de fuera sin una
diferencia apreciable de calidad o de precio, simplemente porque tienen mas "prestigio" o una
publicidad mas agresiva. Ejemplo 1, McDonald`s. Ejemplo 2, Coca-cola. Lo de "compra
americano" parece que funciona: son la primera potencia mundial.
En cuanto a la gente que compra piso, tu lo planteas como si fuese algo inevitable, como si la
unica opcion racional fuera especular con el suelo. Yo digo que no, que es algo cultural, que los
habitos inversores pueden cambiarse igual que los habitos de alimentacion. Estamos
acostumbrados a inversiones (especulaciones, mas bien) con un minimo de esfuerzo y un
maximo de rentabilidad, pero hay otras opciones un poco mas trabajosas pero a la vez mas
rentables. Yo no se como hicieron los vascos, pero se las arreglaron para desarrollar una
industria ligera, al parecer, de pequenas empresas, cooperativas o familias que poseen una
empresa.
Lo de los medios de comunicacion espanoles es de verguenza ajena, Pablo. Simplemente nos
ignoran. Por ejemplo esta la brasa que nos dieron con la crisis en la Comunidad Autonoma
madrilena. Sabemos mas de Tamayo y Saenz que de Valledor y el Bloque por Asturias. Y sin
embargo, Tamayo y Saenz nos importan TRES PEPINOS, son una noticia de ambito
autonomico.
Por que ha de ser asi, por que nos ignoran??? El subdesarrollo de Asturias es un problema
muy grave que provoca mucho, muchisimo sufrimiento. Sabias que en Asturias muere mas
gente por suicidio que por accidente de trafico? Es un sintoma clarisimo de una sociedad sumida
en una desorientacion y un desanimo mortales. Es que eso no merece atencion? Es que es mas
importante, tal vez, no se...la Pantoja y Julian Munoz???
La obligacion de un votante responsable es averiguar lo que le afecta realmente, cuales son sus
verdaderos problemas y votar en consecuencia. La obligacion de los medios de comunicacion,
en cambio, es servir a sus amos y poner de moda los temas que ellos decidan (grupo PRISA cadena COPE, tanto me da).
En cuanto a la produccion cultural, volvemos a lo mismo. No estamos hablando de un mercado
"ideal", en el que todos los productos compiten en igualdad de condiciones. Hablamos de una
industria poderosisima, con un bombardeo publicitario inagotable, que avasalla los cuatro sellos
asturianos que se arriesgan a editar un punado de discos al ano.
Es evidente que la MTV no va a sacar a Mari Luz Cristobal cantando tonada, sino algun
traficante del Bronx rapeando. Es evidente que "Noche de fiesta" o Cronicas Marcianas no van a
amenizar sus telemierdas con un duo de gaita y tambor, sino con la hermanda rociera o el ultimo
engendro latino-flamenco-pop. Ahi entra el compromiso de cada asturiano con su herencia
cultural. Queramos o no, es parte de nuestro patrimonio, igual que los bosques y los
monumentos prerromanicos. Es obligacion nuestra mantener viva toda esa riqueza cultural.
Aparte que, en mi opinion, vale mas una tonada bien cantada o una vaqueirada que todo cuanto
vomiten las radioformulas al cabo del ano.
El libre mercado es un mito, una coartada de los que sacan ventaja con ello. Los pequenajos,
los que no tenemos ninguna oportunidad frente a Hollywood, TVE o los 40 Principales,
debemos apelar a otras cosas: el valor de la diversidad cultural, o el simple patriotismo.
Si nosotros no tomamos cuenta de ello, la cultura asturiana se muere. Asi de facil.
Pablo, si la legislacion prohibe la crueldad con los animales, pero EXCLUYE la tauromaquia,
¿Que conclusion podemos extraer? que hay en juego algo mas gordo que los derechos de los
animales: un modelo cultural a imponer. Si el Principado declara los toros de Osborne como un
valor cultural, y los restauran con dinero publico, yo entiendo que me estan embutiendo en unos
topicos, en unos simbolos, que encajan muy bien en la Espana eterna y pasional, pero que no
pegan aqui, a la orilla del Cantabrico, entre bosques de robles y vacas roxas. Porque en Asturias
que yo sepa jamas se criaron toros de lidia. Y los cuatro toreros que nacieron en Asturias
aprendieron el oficio en Mejico o en el quinto cuerno. Por algo sera.
DISCURSO CON OCASIÓN DEL DÍA DE LA
NACIÓN ASTURIANA 8 de Setiembre de 2001
DAVID M. RIVAS (Cabeza de lista en las últimas elecciones, por AA)
Nosotros no estamos de folixa en la playa de Poniente, ni nos
arropan algunos reconocidos artistas de este país, ni celebramos el
día de Asturies. Y no es que no queramos estar en esas
circustancias. Ya nos gustaría tener algo que celebrar, ya nos
gustaría reunirnos aquí para decir que Asturies esta de
enhorabuena, que nuestra gente tiene trabajo, que nuestros jovenes
no emigran, que nuestra estructura industrial esta rehecha después
de años de desmantelamiento y hundimiento, que nuestro medio
ambiente esta limpio, que nuestra lengua es oficial y esta
normalizada, que nuestros gobernantes estan preocupados por el
futuro de este pueblo.
Pero la realidad es tozuda. Asturies sigue completamente en el
abismo, la gente mejor formada se esta marchando en desbandada,
la industria se sacrifíca en el altar de una especialización tan
estupida como pobre, nuestra lengua esta arrinconada y
fragmentada, y nuestra naturaleza agoniza bajo el peso de autovías,
teleféricos, minas de oro, eucaliptos y un turismo depredador.
Mientras tanto, los partidos estan a lo suyo. El PSOE, partido
gobernante, hace mucho que perdio el norte; anda a la deriva, sólo
que aferrado a un poder que es lo que lo mantiene unido, aunque a
tortas entre las familias. El PP es un vegetal que suspira porque un
cacique termine de venir a esta provincia a poner orden. Y el
gobiernu y el parlamento, el uno colonial y el otro inútil, estan más
preocupados por los premios principejo que por el pueblo del que
viven y al que deberían servir.
Y, ahora, por si fuera poco, estamos globalizados. ¡Qué palabra
más tonta!. ¿Qué es eso de la globalización?. Si la globalización
quiere decir que cada vez estamos más interrelacionados unos con
otros, ¡vaya simpleza!, eso ya lo sabíamos desde siempre. Si quiere
decir que el capitalismo se extiende por todas partes, ¡otra
necedad!, eso también lo sabe cualquiera, no hace falta ir a Harvard
para saber eso.
Pero no, con la dichosa globalización lo que quieren plantearnos es
que hay que aceptar lo que nos venga, que no hay posibilidad de
resistencia, que es de tontos ir contra las sagradas tendencias.
Oponerse a la santa globalización parece ser cosa de locos, de
gente anclada, por lo menos, por lo menos, en la Primera
Internacional. O más allá en la historia.
Un columnista, poco conocido, dicho sea de paso, hablaba de
nosotros [Andecha Astur] hace un año y, para fastidiarnos, decía
que vivíamos en la aldea de Astérix, al margen de la realidad. No se
refería a la pocion mágica, pero poco le faltaba. Hablaba de
nosotros como de irreductibles, y con eso,... con eso igual pensaba
bajarnos la moral.
Sin embargo, el símil no estaba mal. El duro crítico apuntaba una
tendencia de lucha clarisima: contra los procesos eufemísticamente
llamados globalizadores, esos procesos que no son mas que
programas bien disenados de uniformización, destruccion de la
naturaleza, aculturación, expolio de la riqueza y robo del poder
político para el beneficio de las clases dominantes de las naciones
dominantes, cabe un camino.
Ese camino es la reafirmación de la identidad de los pueblos que no
quieren morir, que no quieren ser como los pollinos -que rebuznan
igual en todas las partes del mundo-, que no quieren comer
hamburguesas todos los dias, que no quieren entregar sus hombres
y mujeres a una especialización laboral denigrante, que no quieren
ver el fin de sus recursos naturales para el beneficio de grandes
corporaciones transnacionales.
Estas corporaciones estan situadas en los Estados Unidos, Canadá,
Australia, Japón, y en los principales estados-nación de la Unión
Europea. A sus gobiernos, minorizados en sus competencias por
causa de un neoliberalismo económico salvaje, antihumano,
antisocial y antiecológico, solo les queda como misión la de
convertirse en el último refugio para la sinrazón, en la ultima fuerza
de choque.
Cuando los manifestantes de Seattle y de Génova plantaron cara a
los globalizadores reunidos, los poderes públicos norteamericanos e
italianos pusieron la brutalidad policial al servicio de los que, a la
postre, pagan las nóminas.
A los estados-nación, y entre ellos el español, ya no les queda más
misión en la historia que la de ser el brazo represor de un
neoliberalismo económico que quiere terminar con lo que de política
social se mantiene en las sociedades ocidentales e impedir una
mínima aplicación de estas políticas en los países del sur.
En este contexto, Asturias, como nación, y los asturianos, como
ciudadanos, somos víctimas de ese programa uniformizador,
represivo y ladrón. Asturies es uno de tantos pueblos que sufre el
peso de esta cleptocracia global. Nuestra cultura, nuestro idioma,
nuestros recursos naturales, nuestra historia, nuestros sectores
productivos, nuestra forma de vida, nuestra dignidad como
asturianos, sufren una agresión constante desde el nuevo sistema
político-económico, bien representado sobre nuestras espaldas a
través del estado español.
Pero no sufrimos estos obstaculos solo como asturianos, sino
también como trabajadores. En este comienzo de siglo, es
necesario levantar otra vez la bandera del trabajo. Muchos dicen,
incluso lo dice algún izquierdista concienciado, que eso de la clase
trabajadora es cosa del pasado, que ahora andamos por otras
sendas, ¿qué sendas?, ¡ahora todo son autovías!.
Amigas y amigos, puede que el concepto de clase necesite una
nueva lectura, pero el concepto de trabajador, el concepto de
pueblo trabajador, no tiene ningún misterio.
Los trabajadores son, sencillamente, la gente que produce la
riqueza, la que mueve los trenes, la que pesca en los mares, la que
enseña en las escuelas y en las universidades, la que arriesga su
patrimonio para poner a funcionar empresas, la que investiga nos
llaboratorios, la que levanta casas, la que cuida los ganados, la que
sostiéne la administración, la que transforma el metal, la que
embotella la sidra, la que vela en los hospitales, y también los viejos
que ya lo dieron todo unos años atrás.
Y, por su parte, no son trabajadores los especuladores, los del
pelotazo inmobiliario, los famosillos de la tele, los reyes, los
burócratas sindicales, los curas trabucaires, los represores con y sin
uniforme.
¿Qué es lo que hay que redifinir? Unos fabrican riqueza, otros se la
llevan en cestas y toneles para paraísos fiscales. De un lado, el
pueblo trabajador, de otro los parásitos sociales. ¿Tan difícil es
comprender esto?
Puede pensarse que en la lucha contra esa llamada globalización
estamos munchos en Asturies. De hecho, decenas de grupos estan
trabajando en esta tarea en muches partes de Asturies. Sin duda
casi todos ellos estan formados por xente solidaria, por lo general
gente joven, porque la lucha contra la uniformización neocapitalista
esta mostrando que la gente joven, cuando encuentra una causa
justa y clara, no es ese punado de inadaptados sociales que la
derechona y la izquierdona vienen planteándomos desde hace
años. Por eso, en este momento, quiero mandarles a esos amigos
un caluroso saludo de los nacionalistas, de la gente de Andecha
Astur.
Pero hay otros grupos, con Izquierda Unida a la cabeza, de los que
no podemos decir lo mismo. Son esos grupos, políticos si es que no
les cuadra más lo de funcionarios del sistema, que consideran que
la lucha antiglobalización sólo esta pensada para los indios del
Amazonas, los indios del Pacífico, los indios del Sahara o los indios
de Kosovo. Pero no es problema suyo lo que pase con los indios de
Asturies.
Cuando la uniformidad viene envuelta en un papel con barras y
estrellas, es mala; cuando el papel es rojigualda, es buena.
Nada importa que los asturianos sean uniformizados a golpe de
decreto, nada importa que los escolares de Villaviciosa sean
multados con cinco duros por cada palabra que digan en asturiano,
nada importa que se financien corridas de toros en Xixón o ferias
[una imitacion ridicula de la Feria de Abril] alucinantes en Piloña,
mientras no hay dinero para un veterano y barato concurso de
tonada.
[...]
Para estos internacionalistas en América Llatina y unitaristas en
Asturias, la maldita y capitalista globalización deja de existir cuando
les toca el bolsillo generosamente subvencionado. [...]
La globalización no es de hace tres días. Hoy, este 8 de setiembre,
en este Día de la Nación Asturiana, los asturianos celebramos la
resistencia a una de las primeras muestras de globalización
impuesta. Entonces, en las nieblas altomedievales, nuestros
antepasados decidieron manener la libertad y la independencia. No
eran unos estupidos aislacionistas, nin tenían, por seguir la broma,
síndrome de Astérix. Costituyeron un reino con amplias relaciones
internacionales, sobre todo con el imperio carolingio. Llegó aquello
hasta el punto de que nuestro Alfonso II se casó con una hija de
Carlomagno.
Lo que aquellos paisanos nuestros no aceptaron fue la imposición,
la asimilación, el colonialismo. Si Cuadonga vale como símbolo es
como símbolo de libertad conquistada, la única libertad posible.
Porque libertad concedida no es libertad, es fuero.
Precisamente, un régimen foral es lo más con lo que contamos en
Asturies. Padecemos un estatuto otorgado, que ni pudimos votar en
su día ni podemos reformar por nuestra cuenta. Es un estatutu en el
que tienen los poderes constitucionales las cortes españolas,
mientras que la Xunta Xeneral sólo puede hacer propuestas que
otros votan en Madrid.
[...]
En este Día de la Nación Asturiana, exigimos un reparto equitativo
de la riqueza, esa riqueza que los trabajadores levantan y que ahora
acaba en cuentas cifradas.
Exigimos el salario social, que no es lo que predrican los dirigentes
del PSOE, que celebran la ceremonia de la confusión, confundiendo
salario social con renta mínima y con renta de inserción.
Exigimos que se pongan los instrumentos necesarios para frenar la
emigración de la gente joven, con una política que no se quede en
unos carteluchos como los que salpican las vallas publicitarias de
Asturies. Una campaña en la que, daos cuenta, salen monos y
uniformes que no se refieren precisamente a empleos cualificados,
sino básicos. ¡Igual hasta se ven muy progres ellos por vestir a una
rapaza de obrera del metal!. Pero lo progresista es sofitar empleos
cualificados, tecnológicamente potentes. Porque los jovenes que se
marchan de Asturies son, básicamente, gente con conocimientos
técnicos por lo menos de nivel medio.
[...]
Cuando las tropas republicanas españolas tomaron Asturies en el
año 34, parece ser que Doval, criminal de guerra y criminal de paz,
dijo algo asi como “Asturies, Marruecos, solo cambia el paisaje”.
Doval tenía razón: Asturies, Guatemala, Sahara, Palestina, Irlanda,
Bretaña, Albania, y tantos otros pueblos,... es lo mismo, solo cambia
el paisaje. Por eso los dovales del mundo pasaran miedo en Derry,
en Montevideo, en Pretoria, en Jerusalén, en Camagüey, en Sama.
La causa de Asturies es la causa de esos otros pueblos y nos
gustaria que, desde esas latitudes alejadas, pensaran igual sobre
este trocito de la Europa atlántica.
Porque para Asturies y para todos ellos, hay un mesmo programa:
contra la globalización, la soberanía; contra la uniformidad, la
diversidad; contra la muerte que mos trae lo políticamente correcto,
la vida que nos trae la utopía creadora; contra la dependencia, la
independencia.
¡Puxa Asturies!.
Descargar

Propaganda

SEGUNDA REPÚBLICA INTRODUCCIÓN

SEGUNDA REPÚBLICA INTRODUCCIÓN

Guerra CivilSocialismoGil RoblesCNTHistoria contemporánea española del siglo XXComunismoPrietoAlcalá ZamoraPSOE (Partido Socialista Obrero Español)MonarquíaCEDAFascismoPrimo de RiveraAsturiasLerrouxAlfonso XIIIUGT (Unión General de Trabajadores)Bienio reformador

PRINCIPADO DE ASTURIAS U na antigua identidad

PRINCIPADO DE ASTURIAS U na antigua identidad

Espacio ruralPoblamientoTerritoriosPaisajes naturalesTurismo interiorCulturaRegiones de EspañaRecursos