La actividad económica en el año electoral

advertisement
La actividad económica en el año electoral
Días pasados el Banco Central del Uruguay dio a conocer la información relacionada
con la evolución de los niveles de actividad económica para el segundo trimestre del
año. “La economía uruguaya presentó mejor comportamiento en el segundo trimestre en
comparación con el período inmediato anterior: el Producto Interno Bruto (PIB) creció 0.5%
con respecto al primer trimestre de 2009 en términos desestacionalizados”, afirmó el
comunicado del BCU, información que trajo tranquilidad a las autoridades de gobierno, que
manifestaron en conferencia de prensa la satisfacción por este buen comportamiento de la
economía del país que estaría indicando que los efectos de la crisis global no han sido tan
significativos como se esperaba en un comienzo.
Luego de haber mostrado una contracción en el primer trimestre del 2,3%, el incremento,
aunque leve del PIB en el segundo trimestre, permite afirmar que la economía uruguaya no
entró en recesión, en la medida que es usual entre los analistas económicos, considerar que un
indicador de que una economía entra en recesión, cuando presenta dos trimestres consecutivos
de retracción económica.
El comportamiento de este segundo trimestre de 2009 muestra sectores con caída en la
producción y otros con incrementos. Entre los primeros nos encontramos con una menor
actividad del sector agropecuario del 0,7% (-2,8% si comparamos con igual periodo de 2008)
resultado de una disminución de la producción pecuaria neutralizada parcialmente por la mayor
producción agrícola; y una disminución apreciable del 30,5% (-20,0$ en relación a 2008) en el
sector de Electricidad, gas o agua, como resultado de un cambio en la estructura de producción,
con mayor predominio de la producción térmica y de las importaciones de energía, menos
generadoras de valor agregado, y menor peso de la energía hidráulica a consecuencia de la
sequía.
Por el contrario, los sectores que mostraron tasas de crecimiento en este segundo trimestre del
año fueron, especialmente, los sectores de Transporte, almacenamiento y comunicaciones,
Construcción e Industria Manufacturera, con variaciones del 2,3%, 0,9% y 0,8%. En el primero
de ellos, básicamente por la actividad de Comunicaciones, mayor actividad en telefonía celular,
que más que compensó la retracción de la actividad de transporte que disminuyó por menor el
flujo de bienes en la economía; el segundo, la Construcción, explica su crecimiento por la
construcción pública, dado que las construcciones privadas se redujeron; finalmente, el leve
crecimiento de la Industria manufacturera, donde sigue pesando la mayor actividad de la planta
de celulosa y de la refinería de ANCAP que compensan retracciones en la mayoría de los otros
sectores industriales como los frigoríficos, los textiles, la química, los minerales no metálicos,
los cueros, etc..
Estos datos del segundo trimestre del año, aunque no indican caída en la producción, son
igualmente indicadores de una economía estancada, pues todavía tenemos un nivel de la
actividad económica que se encuentra 1.8% por debajo del nivel máximo observado en el cuarto
trimestre de 2008. A su vez, los factores importantes de estímulo por el lado de la demanda han
venido de parte del sector público, dado que la demanda privada ha disminuido. El sector
público se ha constituido vía incremento del gasto, tanto corriente como de inversión, en el
impulso de la demanda buscando contrarrestar la retracción a nivel del sector privado. Este
comportamiento del sector público se ve reflejado en un mayor déficit fiscal y en la necesidad
de nuevo financiamiento. En este sentido, dadas las condiciones del mercado internacional, el
Estado no ha tenido dificultad en obtener nuevos financiamientos, como lo demuestra la
colocación días pasados de 500 millones dólares en bonos.
La pregunta importante está relacionada con qué se puede esperar para el segundo semestre en
materia de comportamiento de los niveles de actividad económica. El análisis que realizan los
economistas Bafico y Michelin en Economía y Mercado del 21 de setiembre pasado, muestra
que aunque en los trimestres siguientes se mantengan variaciones desestacionalizadas del 0,5%,
como la que se registró en el segundo trimestre, todo el año 2009 mostraría un producto bruto
interno apenas levemente superior al de 2008. A su vez, si analizamos la última encuesta de
expectativas económicas que realiza el Banco Central con información al 18 de setiembre
pasado, nos encontramos con que la mediana de las respuestas indica una previsión de
crecimiento del 0,7% para todo el año 2009, mientras que el promedio de las respuestas es de un
incremento de sólo 0,4%.
Concluyendo, la economía uruguaya ha venido sufriendo los efectos de la crisis internacional,
pero en menor medida a lo esperado a comienzos del año, y con una perspectiva de un nivel de
actividad con crecimiento casi nulo para todo el año 2009. En esto también hay que tener en
cuenta el efecto elecciones, que puede hacer frenar actividades o nuevos negocios a la espera de
los resultados del acto electoral.
Descargar