Entrevista publicada en el primer ejemplar de Fractalum a los Instructores de Tensegridad
Entrevista publicada en Fractalum 1,México, Octubre 1999.
Los practicantes de la ciudad de México enviamos una serie de preguntas a los
instructores de tensegridad de Cleargreen. El cuestionario conjuntó inquietudes de
diversa índole que cruzan por la mente de los que de un modo u otro estamos interesados
en hacer de la propuesta de Carlos Castaneda una pauta de vida posible. No todas las
preguntas o dudas que se plantearon son el sentir de todos los practicantes. Pero sin duda
todas las respuestas tienen significado para todos.
Los aprendices de Carlos Castaneda se refirieron a este cuestionario como "la primera
parte de una serie", debido a que hubo "más preguntas de las que se pueden contestar en
tan sólo un ejemplar de la revista". Y dejan abierta la posibilidad de brindar más
respuestas, más adelante, en otro espacio, así como a través de la siguiente dirección
electrónica: practicantesmexico@cleargreen.com
Fractalum: Nosotros los practicantes sentimos un deseo de comunicación y cercanía
amistosa con ustedes, sin caer en la socialización. En cierto momento, esta proximidad se
convirtió en un "tabú" que ha generado cierta timidez que se manifiesta como una
dificultad de formular preguntas y dudas de manera directa.
Instructores de la Tensegridad: ¡Pues venzamos esa timidez --todos nosotros! Los
instructores somos responsables de eso, y es tiempo de que nos movamos en una nueva
dirección. Es una nueva era, y todos estamos navegando juntos. Las percepciones y
experiencias de ustedes son clave. Nos ayudan a señalarnos la dirección en que todos
nosotros tenemos que movernos. Y el pegamento que nos mantendrá unidos al navegar es
el afecto abstracto.
FR: Hay la pregunta de si ustedes tienen la conciencia clara en el tonal, sobre el curso o
la nueva dirección; ¿leen ustedes en el infinito, o cómo saben?
IT: Estamos navegando. El Nagual lo comparó con estar en la parte delantera de un tren,
enfrentando el tiempo como viene hacia nosotros. Este tren es un poco diferente a la
mayoría porque no existen carriles --los encontramos al andar. Leemos energía y la
seguimos a donde fluya el día de hoy --no adonde fluía el día de ayer. ¿Cómo sabemos si
estamos siguiendo a ese fluir? Porque cuando nos movemos en esa dirección, las cosas
funcionan. Si no funcionan, no vamos allí --o cambiamos de dirección al instante. El
Nagual nos dio ciertas pautas. Imbuyó a cada uno de sus aprendices en facetas específicas
de su conocimiento, guiando a cada uno de ellos a leer energía de acuerdo a su
predilección. Esto significa que ninguno de nosotros puede ver por sí mismo la dirección
en que nos estamos moviendo; tenemos que trabajar juntos; y aun así, cada uno de
nosotros tiene que cargar con su propio peso y estar, lo que el Nagual llamaba,
energéticamente disponible, vigilando al frente del tren. "¡Sean mis ojos y oídos!" nos
decía. Ahora tenemos que ser los ojos y oídos para los demás. El infinito es el que señala
la dirección a tomar. El seguir su fluir es el desafío que todos estamos enfrentando --los
practicantes al igual que los instructores. Las estudiantes de don Juan nos están
supervisando en este esfuerzo, lo mismo que hizo Florinda Matus con los estudiantes de
don Juan después de que él había partido. Para los practicantes, el participar en un grupo
de práctica de Tensegridad es una manera de empujarse hacia la parte delantera del tren.
Estamos acostumbrados a tener un líder que nos dé órdenes. Así que al trabajar juntos,
sin ese líder, estamos entrando en un terreno nuevo; estamos moviendo nuestros puntos
de encaje. Podemos estar en la parte delantera del tren en nuestro trabajo, en casa, en
cada faceta de nuestra vida. Éste no es un camino fácil de tomar. El Nagual nos dijo que
mantener el propósito de uno sin alguien que mande, diciéndonos a título personal qué
hacer, requiere una valentía de acero. Estamos muriéndonos por tener una autoridad cerca
de nosotros que interprete las cosas por nosotros, se encargue de los detalles y nos dé
órdenes.
FR: Hay mucha añoranza por la presencia de las brujas que se manifiesta de muchas
maneras, desde dudas hasta tristeza. ¿Existe alguna posibilidad de que las volvamos a
ver?
IT: Las estudiantes de Don Juan nos dijeron que el que quiere puede encontrarlas en el
lugar de la no compasión. Esto no significa dureza; más bien significa falta de
autocompasión, o falta de compasión por la otra persona, basados en la idea de que
estamos en mejores condiciones. También significa que estamos parados lado a lado, no
buscando que nos carguen o rescaten sino mirando en la misma dirección: hacia el
infinito. Dijeron que éste es nuestro tiempo; ellas sólo pueden guiarnos --nosotros somos
quienes tenemos que actuar.
FR: Hay gente que estuvo cerca del Nagual; frente a su ausencia tienen una sensación de
pérdida, como si el pájaro de la libertad se hubiera ido.
IT: Si el pájaro de la libertad se hubiera ido, no existiría apertura alguna para que
nosotros habláramos con ustedes, ni tampoco para seminarios acerca de los pases
mágicos. El mismo Carlos Castaneda se sintió desalentado cuando Don Juan se fue,
acerca de lo cual escribió en La Rueda del Tiempo. Pero no se pudo permitir entregarse a
ello. "Un guerrero reconoce su dolor", le dijo una vez Don Juan, "pero no se entrega a él.
El estado de ánimo del guerrero que se adentra a lo desconocido no es tristeza; por el
contrario, se alegra porque su gran suerte lo hace sentirse humilde". Como cuerpo
unificado de practicantes, estamos entrando en lo desconocido. Cada uno de nosotros
tiene que decidir si lo quiere hacer --correr con regocijo detrás del pájaro de la libertad,
sin garantías de poder alcanzarlo. Para nosotros, esto es algo exquisito.
FR: Mucha gente siente que el interés en hacer negocio es más predominante que el
interés en sostener las premisas del Nagual, especialmente la búsqueda de libertad fuera
del orden social; que el dinero domina sobre la vida.
IT: El Nagual nos dijo: La única empresa para un guerrero es la libertad. De modo que no
estamos atados a ninguna política de hacer dinero, ni tampoco a ninguna otra política.
Seguimos a la energía tal como fluye en el universo. En este momento, la apertura para
presentar los pases mágicos y sacar a la luz todo lo que Carlos Castaneda nos enseñó -cosas que apenas hemos comenzado a abordar-- es a través de seminarios sobre los pases
mágicos. El presentar un seminario conlleva ciertos costos. El Nagual nos contó a
nosotros, al igual que a muchos practicantes, que por unos años él había enseñado los
pases mágicos gratuitamente. Nadie los practicaba. Los tomaron como una novedad, nada
más. Descubrió que cuando la gente pagaba dinero para aprender los pases mágicos,
entonces sí prestaban atención. La gente comenzó a practicar los pases mágicos con
fervor y a formar grupos de práctica. El seguir el camino del guerrero se convirtió en algo
que se distinguía de un esfuerzo aislado y secreto o de un tenue deseo que parecía
imposible de realizar. Esto marcó el comienzo de una nueva era: un cuerpo unificado de
practicantes.
FR: La propuesta del infinito ¿es un concepto, o una posibilidad real?
IT: Varios de nosotros en algún momento le hicimos esta pregunta al Nagual. "No me lo
creas", decía. "No viajes sólo en tu mente. ¡Averígualo por ti mismo!"
FR: Sabemos que la tarea del celibato es individual, pero, ¿hay pases mágicos o
respiraciones que facilitarían el cambio de dirección cuando las hormonas se vuelven
insoportables? Los practicantes varones que se ven fuertemente atraídos por "las nenitas"
quisieran escuchar más comentarios acerca de este tema, y de cómo dejar atrás la
socialización.
IT: Por su naturaleza similar, vamos a contestar estas preguntas conjuntamente. El
Nagual nos dijo que no hay manera de deshacerse de nuestros anhelos, y que tampoco
podríamos dejar atrás nuestra socialización. Los esquivamos, y también los usamos para
nuestra ventaja. ¿Por qué no trabajar juntos como hombre y mujer para acrecentar nuestra
conciencia, en vez de mantenernos encerrados dentro de papeles rígidos y
comportamientos que nos impiden ensoñar? El desafío de interactuar el uno con el otro
sin tratar de controlarse o poseerse mutuamente es mucho mayor que el de seguir el
acostumbrado carril del cortejo. Requiere de mucha más imaginación. Los videntes
recomiendan el celibato para practicantes jóvenes porque estamos entrenados para
enfocar la sexualidad desde el punto de vista de un inversionista. "Hago esto por ti si tú
haces aquello por mí." O: "Te amo locamente y para siempre hasta que mires a otra
persona." Carlos Castaneda consideraba esto una parodia -- ¿mezclar lo mejor de nuestra
energía con otro ser, como una inversión? No, decía. Para los videntes, la única forma de
tener una unión sexual con otro ser era desde la posición del afecto total, sin expectativas.
Decía que esto exige una valentía de acero, y que no es para guerreros bebés. En el acto
sexual hay líneas de energía --líneas de afecto que se crean entre la pareja. Si los dos no
se encuentran vacíos de expectativas personales, estas líneas se rompen y provocan
tumulto en el cuerpo, especialmente para la mujer. Agréguenle otros dos o tres
compañeros sexuales, o aun más, y van a tener un verdadero problema aquí. Todos los
pases mágicos nos ayudan a estar más conscientes de la naturaleza de nuestros anhelos -muy particularmente en la serie de pases mágicos llamada El Código de los Chamanes
del México Antiguo, que vamos a presentar y practicar en el seminario. Estos pases
mágicos nos dan la conciencia que cada uno de nosotros tiene a "mami" y "papi" adentro,
en nuestro ADN. Nos ayudan a salirnos del patrón de la concepción aburrida, del ser que
busca fuera de sí la vitalidad que ya tiene, pero que no utiliza. Los científicos nos dicen
que solamente usamos un pequeño porcentaje de nuestro ADN --menos del 5%. ¿Qué
pasa con el 95% restante? ¿Por qué no averiguar qué hay allí?
FR: ¿Hay estrategias específicas para mantenernos enfocados durante la recapitulación?
¿Cómo romper nuestra resistencia a la recapitulación?
IT: Podemos incrementar nuestro enfoque y romper nuestra resistencia a recapitular
rompiendo nuestra costumbre de hacer de la recapitulación una carga dolorosa.
¡Disfrútenla! El Nagual a veces nos sugería una tarea nueva. Si era un día caluroso, o si
estábamos cansados, sucedía que respondíamos, "está bien, trataré de hacerlo". "No",
diría él. "Los guerreros no tratan. Intentan. Hacen. Y no invierten". Al recapitular
aligeramos nuestra carga, deshaciéndonos de nuestra historia personal y de nuestras
costumbres, lo cual hace que nuestros puntos de encaje se vuelvan fluidos. ¿Cómo podría
ser esto aburrido o pesado? Porque nos acercamos a la tarea con nuestras viejas opiniones
que nos llevan a creer que encontramos recompensa sólo a consecuencia de un profundo
sufrimiento. El Nagual nos enseñó que todo lo que nos rodea podría ayudarnos a ver
nuestras vidas --películas, interacciones, memorias, comidas, fantasías. Cada uno de ellos
es como una fotografía instantánea de nuestros propios patrones. ¿Qué fue lo que te
conmovió en esa película? ¿Qué fue esa cosa que pasaste por alto, y alguien más sí notó?
¿Qué fue lo que te molestó en la conversación que tuviste a la hora de la comida? Estas
son señales claras para guiarnos a ver nuestras propias acciones. Antes de juzgar a otra
persona, tenemos la disciplina de echar un vistazo a nosotros mismos y ver lo que
estamos haciendo.
FR: Cuál es la actitud que deberíamos tener en la vida cotidiana respecto al abuso de la
naturaleza. Cuál es nuestra postura en relación con esto? ¿Qué significa tratar la tierra de
"usted"? Sin volvernos aficionados de Greenpeace, sentimos que se tiene que tener
respeto por la tierra y cuidar la Pacha Mama, en el sentido del amor que le tenía don
Genaro y no porque vamos a "salvarla"; simplemente por gratitud.
IT: Sí, exactamente. Para los videntes, la tierra es un ser sensible al que se trata con
profundo afecto y admiración, con el respeto que sentimos cuando nos dirigimos a
alguien de "usted". Entonces no desperdiciamos las cosas que nos da la tierra, así como
no desperdiciamos nuestra propia energía en consentirnos. No somos más importantes
que los otros seres que viven en la tierra, como los árboles que nos dan el papel, por
ejemplo. Usamos el papel cuando lo necesitamos, pero no lo desperdiciamos, haciendo
copias adicionales de algo sólo para nuestra conveniencia, escribiendo en la mitad de la
hoja y luego desechándola. Y si tenemos algo que ya no podemos usar, lo desechamos en
la mejor forma posible, con un espíritu liviano, sin obsesiones y sin tratar de convencer a
otros para que hagan lo mismo.
FR: Para cultivar la atención del ensueño, se requiere mantener la atención en el entrecejo
--hay coincidencias con ciertas áreas geográficas. ¿Cómo lo manejan?
IT: Hay ciertas áreas del cuerpo más fáciles para manejar la atención del ensueño y otras
más difíciles. Pueden poner la atención en diversas áreas del cuerpo, como por ejemplo,
las pantorrillas. Vamos a explorar esta avenida en el seminario de México, en una serie
de pases mágicos llamada "cartografiar el cuerpo". En un nivel más básico, la atención de
la vida diaria tiene un efecto directo sobre la atención del ensueño. Si estamos
preocupados acerca de lo que el jefe piensa de nosotros, o acerca de que si ella lo quiere
más a él que a mí, entonces no podemos encontrar ni una taza en nuestros sueños, ni
mucho menos entrar en verdadera ensoñación. Por otro lado, si vivimos artísticamente en
nuestras vidas diarias, entonces nos vamos a encontrar ensoñando artísticamente.
FR: El esfuerzo diario de recordar sueños ordinarios ¿ayuda a cultivar la atención del
ensueño?
IT: Es una pregunta muy oportuna. Ayuda --si uno lo toma como un ejercicio de atención
en vez de un análisis o engrandecimiento del yo. Lo vamos a abordar en el seminario-hay pases mágicos específicos que se acompañan con el recordar los sueños, después de
practicarlos.
FR: La práctica de la Tensegridad ha facilitado la percepción con nuestros cuerpos. Pero
a veces la mente lineal interrumpe el flujo. ¿Cómo podemos reestablecer este flujo? (Es
el tipo de situaciones cuando tu cuerpo te dice qué hacer, pero empiezas a dudar, esperas,
titubeas. Cuando esto sucede, sentimos que el cuerpo permanece pasivo, cerrado.)
IT: El Nagual nos dijo que éste es el vicio del ser producto de una concepción aburrida:
dudar. Nos dijo que una de las curas más simples para nuestro estado de ser una
concepción aburrida era el respirar --permitirle al cuerpo conectarse con el aire que está
afuera de él, y con las nuevas percepciones que esto trae. "Tienen que afilar el cuerpo",
dijo, "para que el intento de percibir pueda prevalecer sobre el intento de dudar." Dijo que
no hay manera de dudar y ensoñar al mismo tiempo. Dijo que nunca nos deshacemos de
la duda. Solamente la relegamos a la fila de atrás, de modo que no lleve las riendas.
FR: Quisiéramos una clarificación acerca de cómo abordar los pases mágicos para
cambiar de filum. ¿Se trata de convertirse uno en insecto? Algunos entendimos que
tienen que ver con el alineamiento de la percepción y con la manera en que los insectos -al alinear la percepción como un todo-- funcionan como grupo a manera de un
organismo, un solo ser, para su sobrevivencia, y esto les da otras posibilidades evolutivas.
Pensamos que podría ser oportuno abordarlo ahora con motivo de los sonidos de insectos
que se mostrarán en el seminario.
IT: Qué pregunta más encantadora. Los pases mágicos que involucran el cambiar de
filum en términos de energía se practican para traernos la vista nueva que viene con una
nueva posición del punto de encaje. La verdad es que no sabemos todas las implicaciones
de lo que traen estos pases mágicos. Las estamos descubriendo al practicarlos. El Nagual
nos advirtió de no especular demasiado sobre los efectos de los pases mágicos. Dijo que
nos encantaba tratar de convertir las cosas en algo familiar, como turistas que llevan
todas las comodidades de la casa a la jungla. Dijo que la experiencia directa era mucho
más valiosa que la especulación. Simplemente hagan los pases mágicos, nos decía, y
averigüen a dónde los llevan. Los pases mágicos de Olinda que practicaremos en una
forma llamada El polvo del infinito nos traen una extraña conciencia de un ser parecido a
una polilla, una conciencia que para describirse requiere de una nueva sintaxis. Estamos
averiguando qué es lo que hacen estos pases mágicos. El Nagual nos dijo, "Puede ser que
noten que aflora una nueva línea de pensamiento. Podrían encontrarse formulando frases
que en nada se parecen a ninguna que hayan formulado antes". Podría ser que nos
encontrásemos comunicándonos entre nosotros, como un cuerpo de practicantes, en una
sintaxis diferente. Los insectos sí tienen una sintaxis, y para los videntes los seres
humanos no han prosperado tanto en el uso de la propia. No abandonamos la que hemos
aprendido, pero ¿por qué no aprender algunas otras, y ser fluidos en muchos lenguajes?
Muchos practicantes nos han preguntado qué es lo que entendemos por "cuerpo unificado
de practicantes", o "ensueño grupal". Quienquiera que esté energéticamente disponible
está adentro del ensueño que el nagual tuvo para nosotros, en el que estamos mandando
señales de conciencia el uno al otro, encontrando nuestro camino juntos. Estas señales se
pueden mandar desde donde sea - no necesitamos la proximidad geográfica para
escucharnos mutuamente. Sólo necesitamos disciplina: el arte de sentir asombro.
Descargar

Entrevista publicada en el primer ejemplar de Fractalum a los Instructores de Tensegridad.doc