ANEXO 2.1
LA PRINCESA DE FUEGO
Hubo una vez una princesa increíblemente rica, bella y sabia. Cansada
de pretendientes falsos que se acercaban a ella para conseguir sus
riquezas, hizo publicar que se casaría con quien le llevase el regalo más
valioso, tierno y sincero a la vez. El palacio se llenó de flores y regalos
de todos los tipos y colores, de cartas de amor incomparables y de
poetas enamorados. Y entre todos aquellos regalos magníficos,
descubrió una piedra; una simple y sucia piedra. Intrigada, hizo llamar a
quien se la había regalado. A pesar de su curiosidad, mostró estar muy
ofendida cuando apareció el joven, y este se explicó diciendo:
- Esa piedra representa lo más valioso que os puedo regalar, princesa:
es mi corazón. Y también es sincera, porque aún no es vuestro y es duro
como una piedra. Sólo cuando se llene de amor se ablandará y será más
tierno que ningún otro.
El joven se marchó tranquilamente, dejando a la princesa sorprendida y
atrapada. Quedó tan enamorada que llevaba consigo la piedra a todas partes, y durante meses llenó
al joven de regalos y atenciones, pero su corazón seguía siendo duro como la piedra en sus manos.
Desanimada, terminó por arrojar la piedra al fuego; al momento vio cómo se deshacía la arena, y de
aquella piedra tosca surgía una bella figura de oro. Entonces comprendió que ella misma tendría que
ser como el fuego, y transformar cuanto tocaba separando lo inútil de lo importante.
Durante los meses siguientes, la princesa se propuso cambiar en el reino, y como con la piedra,
dedicó su vida, su sabiduría y sus riquezas a separar lo inútil de lo importante. Acabó con el lujo, las
joyas y los excesos, y las gentes del país tuvieron comida y libros. Cuantos trataban con la princesa
salían encantados por su carácter y cercanía, y su sola prensencia transmitía tal calor humano y
pasión por cuanto hacía, que comenzaron a llamarla cariñosamente "La princesa de fuego".
Y como con la piedra, su fuego deshizo la dura corteza del corazón del joven, que tal y como había
prometido, resultó ser tan tierno y justo que hizo feliz a la princesa hasta el fin de sus días
Pedro Pablo Sacristán
ANEXO 2.2
LOS MALOS VECINOS
Había una vez un hombre que salió un día de su casa para ir al
trabajo, y justo al pasar por delante de la puerta de la casa de su
vecino, sin darse cuenta se le cayó un papel importante. Su vecino,
que miraba por la ventana en ese momento, vio caer el papel, y
pensó:
- ¡Qué descarado, el tío va y tira un papel para ensuciar mi puerta,
disimulando descaradamente!
Pero en vez de decirle nada, planeó su venganza, y por la noche
vació su papelera junto a la puerta del primer vecino. Este estaba
mirando por la ventana en ese momento y cuando recogió los
papeles encontró aquel papel tan importante que había perdido y
que le había supuesto un problemón aquel día. Estaba roto en mil
pedazos, y pensó que su vecino no sólo se lo había robado, sino que además lo había roto y tirado en
la puerta de su casa. Pero no quiso decirle nada, y se puso a preparar su venganza. Esa noche llamó a
una granja para hacer un pedido de diez cerdos y cien patos, y pidió que los llevaran a la dirección de
su vecino, que al día siguiente tuvo un buen problema para tratar de librarse de los animales y sus
malos olores. Pero éste, como estaba seguro de que aquello era idea de su vecino, en cuanto se
deshizo de los cerdos comenzó a planear su venganza.
Y así, uno y otro siguieron fastidiándose mutuamente, cada vez más exageradamente, y de aquel
simple papelito en la puerta llegaron a llamar a una banda de música, o una sirena de bomberos, a
estrellar un camión contra la tapia, lanzar una lluvia de piedras contra los cristales, disparar un cañón
del ejército y finalmente, una bomba-terremoto que derrumbó las casas de los dos vecinos...
Ambos acabaron en el hospital, y se pasaron una buena temporada compartiendo habitación. Al
principio no se dirigían la palabra, pero un día, cansados del silencio, comenzaron a hablar; con el
tiempo, se fueron haciendo amigos hasta que finalmente, un día se atrevieron a hablar del incidente
del papel. Entonces se dieron cuenta de que todo había sido una coincidencia, y de que si la primera
vez hubieran hablado claramente, en lugar de juzgar las malas intenciones de su vecino, se habrían
dado cuenta de que todo había ocurrido por casualidad, y ahora los dos tendrían su casa en pie...
Y así fue, hablando, como aquellos dos vecinos terminaron siendo amigos, lo que les fue de gran
ayuda para recuperarse de sus heridas y reconstruir sus maltrechas casas.
Pedro Pablo Sacristán
ANEXO 2.3
EL HADA Y LA SOMBRA
Hace mucho, mucho tiempo, antes de que los hombres y sus ciudades
llenaran la tierra, antes incluso de que muchas cosas tuvieran un
nombre, existía un lugar misterioso custodiado por el hada del lago.
Justa y generosa, todos sus vasallos siempre estaban dispuestos a
servirle. Y cuando unos malvados seres amenazaron el lago y sus
bosques, muchos se unieron al hada cuando les pidió que la
acompañaran en un peligroso viaje a través de ríos, pantanos y
desiertos en busca de la Piedra de Cristal, la única salvación posible para
todos.
El hada advirtió de los peligros y dificultades, de lo difícil que sería aguantar todo el viaje, pero
ninguno se asustó. Todos prometieron acompañarla hasta donde hiciera falta, y aquel mismo día, el
hada y sus 50 más leales vasallos comenzaron el viaje. El camino fue aún más terrible y duro que lo
había anunciado el hada. Se enfrentaron a bestias terribles, caminaron día y noche y vagaron
perdidos por el desierto sufriendo el hambre y la sed. Ante tantas adversidades muchos se
desanimaron y terminaron por abandonar el viaje a medio camino, hasta que sólo quedó uno,
llamado Sombra. No era el más valiente, ni el mejor luchador, ni siquiera el más listo o divertido, pero
continuó junto al hada hasta el final. Cuando ésta le preguntaba que por qué no abandonaba como
los demás, Sombra respondía siempre lo mismo "Os dije que os acompañaría a pesar de las dificultades,
y éso es lo que hago. No voy a dar media vuelta sólo porque haya sido verdad que iba a ser duro".
Gracias a su leal Sombra pudo el hada por fin encontrar la Piedra de Cristal, pero el monstruoso
Guardián de la piedra no estaba dispuesto a entregársela. Entonces Sombra, en un último gesto de
lealtad, se ofreció a cambio de la piedra quedándose al servicio del Guardián por el resto de sus días...
La poderosa magia de la Piedra de Cristal permitió al hada regresar al lago y expulsar a los seres
malvados, pero cada noche lloraba la ausencia de su fiel Sombra, pues de aquel firme y generoso
compromiso surgió un amor más fuerte que ningún otro. Y en su recuerdo, queriendo mostrar a
todos el valor de la lealtad y el compromiso, regaló a cada ser de la tierra su propia sombra durante el
día; pero al llegar la noche, todas las sombras acuden el lago, donde consuelan y acompañan a su
triste hada.
Pedro Pablo Sacristán
ANEXO 2.4
LOS MONOS BUBUANOS
Había una vez una extraña selva llena de monos
bubuanos. Los bubuanos eran unos monos de
largos brazos y piernas cortitas, que dedicaban
todo el tiempo a adornar sus brazos de coloridas
y brillantes pulseras. Cada cierto tiempo les
visitaba el macaco Mambo, con su carro lleno de
pulseras y cachivaches. En una de sus visitas,
apareció con unaS enormes y brillantísimas
pulseras, las más bonitas que había llevado nunca.
Y también las más caras, porque nunca antes
había pedido tanto por ellas.
Todos los bubuanos, menos Nico, corrieron por
todas partes a conseguir plátanos suficientes para
pagar su pulsera. Siendo tan caras, tenían que ser las mejores.
Pero Nico, que guardaba plátanos por si alguna vez en el futuro hicieran falta, y que a menudo
dudaba de que todas aquellas pulseras sirvieran para algo, pensó que eran demasiado caras. Pero
como no quería desaprovechar la visita de Mambo, rebuscó entre sus cachivaches algo interesante,
hasta dar con una caja extraña llena de hierros torcidos. "No sirve para nada, Nico", le dijo el
vendedor, "puedes quedártela por un par de plátanos".
Así, Mambo se fue habiendo vendido sus pulseras, dejando a los bubuanos encantados y sonrientes.
Pero al poco tiempo comenzaron a carse cuenta de que aquellas pulseras, tan anchas y alargadas, no
dejaban mover bien los brazos, y eran un verdadero problema para hacer lo más importante en la
vida de un bubuano: coger plátanos. Trataron de quitárselas, pero no pudieron. Y entonces resultó
que todos querían los plátanos de Nico, que eran los únicos en toda la selva que no estaban en los
árboles. Así, de la noche a la mañana, Nico se convirtió en el bubuano más rico y respetado de la
selva.
Pero no quedó ahí la cosa. Aquella caja de raros hierros torcidos que tan interesante le había parecido
a Nico y tan poco le había costado, resultó ser una caja de herramientas, y cuando Nico descubrió sus
muchas utilidades, no sólo pudo liberar a los demás bubuanos de aquellas estúpidas pulseras, sino
que encontraron muchísimas formas de utilizarlas para conseguir cosas increíbles.
Y así fue como, gracias a la sensatez de Nico, los bubuanos comprendieron que el precio de las cosas
nada tiene que ver con su valor real, y que dejarse llevar por las modas y demás mensajes de los
vendedores es una forma segura de acabar teniendo problemas.
Pedro Pablo Sacristán
ANEXO 2.5
EL LADRÓN DE RUBÍES
El en palacio de Rubilandia había un ladrón de rubíes. Nadie sabía quién
era, y a todos tenía tan engañados el ladrón, que lo único que se sabía
de él era que vivía en palacio, y que en palacio debía tener ocultas las
joyas.
Decidido el rey a descubrir quién era, pidió ayuda a un enano sabio,
famoso por su inteligencia. Estuvo el enano algunos días por allí,
mirando y escuchando, hasta que se volvió a producir un robo. A la
mañana siguiente el sabio hizo reunir a todos los habitantes del palacio
en una misma sala. Tras inspeccionarlos a todos durante la mañana y el almuerzo sin decir palabra, el
enano comenzó a preguntar a todos, uno por uno, qué sabían de las joyas robadas.
Una vez más, nadie parecía haber sido el ladrón. Pero de pronto, uno de los jardineros comenzó a
toser, a retorcerse y a quejarse, y finalmente cayó al suelo.
El enano, con una sonrisa malvada, explicó entonces que la comida que acababan de tomar estaba
envenenada, y que el único antídoto para aquel veneno estaba escondido dentro del rubí que había
desaparecido esa noche. Y explicó cómo él mismo había cambiado los rubíes aunténticos por unos
falsos pocos días antes, y cómo esperaba que sólo el ladrón salvara su vida, si es que era
especialmente rápido...
Las toses y quejidos se extendieron a otras personas, y el terror se apoderó de todos los presentes.
De todos, menos de uno. Un lacayo que al sentir los primeros dolores no tardó en salir corriendo
hacia el escondite en que guardaba las joyas, de donde tomó el último rubí. Efectivamente, pudo
abrirlo y beber el extraño líquido que contenía en su interior, salvando su vida.
O eso creía él, porque el jardinero era uno de los ayudantes del enano, y el veneno no era más que un
jarabe preparado por el pequeño investigador para provocar unos fuertes dolores durante un rato,
pero nada más. Y el lacayo así descubierto fue detenido por los guardias y llevado inmediatamente
ante la justicia.
El rey, agradecido, premió generosamente a su sabio consejero, y cuando le preguntó cuál era su
secreto, sonrió diciendo:
- Yo sólo trato de conseguir que quien conoce la verdad, la de a conocer.
- ¿Y quién lo sabía? si el ladrón había engañado a todos...
- No, majestad, a todos no. Cualquiera puede engañar a todo el mundo, pero nadie puede engañarse
a sí mismo.
Pedro Pablo Sacristán
Descargar

ANEXO 2 - Mimo sobre los VALORES

Nueva economía

Nueva economía

EmpresasTeletrabajoInternetComercio electrónicoBanca electrónicaNuevas tecnologíasGlobalizaciónComunicación

Edad de piedraPaleolíticoNeolíticoPrimeras civilizaciones

Programa arquitectónico

Programa arquitectónico

ObjetivosIntroducciónPlanteamiento del problemaInterpretaciónAnexosInvestigaciónSíntesisBibliografíaÁrbol de sistema

22 de noviembre HISTORIA DE LAS COMPUTADORAS 2011 HISTORIA

22 de noviembre HISTORIA DE LAS COMPUTADORAS 2011 HISTORIA

InformáticaHistoriaImagenesAnoComponentes

La época del románico

La época del románico

Arte románicoSiglos XI, XII y XIIIColumnas y pilaresBóvedasArquitecturaArcosCúpulas