CIUDADANOS: IBON ELORDI EL. PELUQUERO, SU GATO Y
SU LOCAL INMENSO
«El secreto es especializarse. No sólo en tendencias. También en el local.
Incluso en la clientela»
BEGOÑA DEL TESO/
Plaza Irutxulo. Donde antes estuvo el campo de Atotxa. Detrás de Eroski. En ángulo
con la Escuela Municipal de Música de Donostia. A lo lejos, la Funeraria. Cerca, el
local que pronto será café teatro. Ahí está Le-Mit, la peluquería de Ibon Elordi en la
que pronto trabajará quien fuera reina peluquera de Polyester, Genti.
-
No la encontraba. No encontraba la peluquería y no le encontraba a usted. No
veía ningún cartel y el local parece un lugar en proceso de desahucio, con los
cuadros por el suelo. O un almacén de muebles.
Cartel no hay. No lo quería. No me gustan esos locales chicos, muy chicos, de 20
metros cuadrados en los que cinco son de cartel y la gente se apretuja en el
resto del espacio. Prefiero 90 metros cuadrados de local ambulante donde los
muebles que hoy están aquí y así, mañana pueden estar allá y de otra manera.
-
Muy bonito lo de los 90 metros cuadrados pero no creo que sea fácil encontrar
un espacio así de grande en esta ciudad en la que el suelo está... por los cielos.
Es fácil si pillas un local que al resto de la gente no le interese.
-
Conforme, pero ya me dirá cómo no le va a interesar a alguien un espacio de 90
metros cuadrados, en el corazón de la plaza mayor de un barrio emergente
como éste del nuevo Atocha y bla, bla, bla.
Te lo cuento. Este local no interesaba demasiado porque, primero, se halla en la
zona 'vacía' de la plaza. Los bares y las tiendas están al otro lado. Segundo,
porque casi pared con pared van a abrir un café cantante y ya sabes que a
muchos vecinos esto de la farándula les da miedo y ya andan poniendo
pancartas en los balcones. Y después está el tren.
-
¿Qué pasa con el tren?
Pues que también les molesta.
-
Criaturitas... ¿Y a usted?
A mí, nada. El café cantante me parece magnífico. El tren, también. y la música
que sale de de la Escuela Municipal, pues un lujo. Ni siquiera me molesta la
funeraria. Y a la gente que yo quiero como clientela, también le van los ruidos y
el espectáculo.
-
Defina a esa gente 'suya'.
Por de pronto, que valore el pelo. Que no se lo corte simplemente porque le
haya crecido. y no piense que darse un color es teñirse sin más. Gente que sepa
ya que el pelo define nuestra personalidad de una manera tremenda. Casi más
que nuestra manera de vestir. Que lo sepa y se lo curre.
-
Y esa gente tan interesante, ¿por dónde anda?
Por ejemplo, en Reyes Católicos.
-
No me lo creo, ¿por los bares de bocadillos de jamón donde potean las
cuadrillas?
Créetelo, porque también es el lugar del Pokhara, del Boss, de las tiendas
guapas de la calle Larramendo, del Nido. Ahí se mueve gente que se preocupa
de su ropa, su pelo, su estilo...
-
Sígame dando pistas.
Cada vez hay más lugares jóvenes y distintos en esta ciudad. Mira, los muebles
de mi peluquería son de sitios tan especiales como Villa&Hut y Truke-Trok, un
sitio de Sancho el Sabio donde crean muebles inspirados en piezas antiguas. En
Tinita, de Lo Viejo, la ropa es exclusiva. Como las zapatillas de Duo. O como ese
cuadro que ni siquiera he colgado de la pared porque me gusta en el suelo. Está
hecho a rotulador y es de Josunequeme miras, una artista que ya 'rompio' en la
exposición que tuvo en otro lugar de los novísimos, el Tezmekal de Avenida de
Ametzagaña.
-
Esto que me cuenta implica cambios profundos en todo, incluida en la relación
con la clientela.
Por supuesto. Te repito que quiero especializarme. Local, tendencias, clientes.
Que vengan aquí aún sin cartel. Que vengan porque tienen libros para leer,
discos para escuchar. Porque pueden llevarse uno y traer otro. Porque les guste
que mientras les hago el trabajo haya un gato de angora paseándose entre los
aparatos. Porque les apetezca no ver en el revistero revistas del corazón y sí esa
foto grande de My Fair Lady.
-
Es verdad´ñ, ahí está Audrey. Pero, ¿quién es la novia del cuadro?
Mi madre, Consuelo, en su boda.
-
Encantada. Este concepto de local en el que pasan muchas cosas a la vez y entra
y sale gente enrollada en muchas historias, es muy de ciudades libres y
libertarias ¿no? Londres, Berlín, Barcelona.
Sí, sí. Locales amplísimos llenos de oportunidades. He trabajado en Londres.
Era... la libertad total. Te repito. Creo que estamos haciendo una ciudad nueva,
tejiendo unas redes muy curiosas.
-
Tendremos que hablar algo de peluquería. Explíqueme por qué teñir es algo más
que dar un color.
Porque es un trabajo elaboradísimo en el que el cabello se cuida al máximo, los
tintes son naturales, sin oxidantes, y todo se matiza con mechas, con tonos,
buscando el contraste...
Descargar

CIUDADANOS: IBON ELORDI EL. PELUQUERO, SU GATO Y SU LOCAL INMENSO