NAM-MYOHO-RENGE-KYO
(trad. de E.C. de "A Dictionary of Buddhist t erms and concepts" , págs. 284/5)
La Ley última o verdadera entidad de la vida que penetra todos los
fenómenos del universo. También la invocación de Nam-myohorenge-kyo o daimoku del Budismo Verdadero, una de las Tres
Grandes Leyes Secretas. La invocación de Nam-myoho-renge-kyo fue
establecida por Nichiren Daishonin, quien la pronunció en voz alta
por primera vez el 28 de abril de 1253 en el templo Seichô -ji en la
provincia de Awa. Su significado está explicado en la sección inicial
del "Ongi Kuden" (Registro de las enseñanzas transmitidas
oralmente) y en varios goshôs.
Namu o nam proviene de la palabra sánscrita namas que se
traduce como devoción (en japonés kimyô, literalmente "devocionar o
dedicar la propia vida"). Esto incluye tanto la devoción de los
aspectos físicos como espirituales de la propia vida. El objeto de esta
devoción posee dos aspectos: la Persona y la Ley. La Persona designa
al Buda Original y la Ley a la verdad última o Nam-myoho-rengekyo. Estas dos son fundamentalmente una, y su unicidad se
manifiesta tanto en la persona de Nichiren Daishonin quien
comprendió y manifestó la Ley Ultima como en e l Gohonzon en el
cual corporificó su iluminación. Según el "Ongi Kuden", la acción de
devocionar (namu) posee dos implicancias: una es devocionarse a
uno mismo o fusionar su propia vida con la verdad eterna e
inmutable (fuhen shinnyo no ri); la otra es que, a través de esta
fusión de nuestra propia vida con la verdad última, surge a
torrentes la inagotable sabiduría cuyas funciones se manifiestan
acorde a las circunstancias cambiantes (zuien shinnyo no chi).
Mientras que la palabra namu deriva del sánscrito, Myôhôrenge-kyô proviene del chino. La inclusión de la invocación de tanto
una lengua occidental (indoeuropea como el sánscrito lo es) como de
una oriental (el chino) simboliza la universalidad de esta enseñanza.
Myoho es la Ley Mística. Desde otro punto de vista, myô
también significa inefable o más allá de toda concepción, e indica la
verdadera entidad de la vida. Ho o ley, significa sus manifestaciones
fenoménicas. En términos de ichinen sanzen, myô designa la esencia
vital (ichinen) y ho los tres mil diferentes reinos de existencia
(sanzen) que están compuestos por: los Diez Estados de la vida, su
posesión mutua, los diez aspectos y los tres reinos de existencia, vale
decir, las leyes según las cuales la esencia vital se manifiesta a sí
misma de manera fenoménica (10 estados x 10 estados -posesión
mutua- x 10 aspectos x 3 medioambientes = 3000 mundos).
Sat o sad, la palabra sánscrita original utilizada para myô o
místico, encierra la idea de "perfectamente dotado". Por lo tanto,
Nichiren Daishonin enseña que la Ley Mística comprende todas las
leyes y enseñanzas en sí misma, y que el beneficio de invocar Nammyoho-renge-kyo incluye el beneficio de llevar a cabo todas las
prácticas virtuosas.
Si bien myô indica la verdadera entidad de la vida, también es
interpretado como la iluminación fundamental o la naturaleza
esencial de la Ley (hosshô), mientras que ho, que corresponde al
mundo fenoménico, también indica la oscuridad o ilusión ( mumyô).
Renge significa la flor de loto. El loto florece y da semil las al
mismo tiempo, y esto representa la simultaneidad de causa y efecto,
que constituye una expresión de la Ley Mística. Además, el loto
crece y florece en el pantano lodoso, lo cual simboliza el surgimiento
de la budeidad desde dentro de la vida de un mortal común.
Kyo literalmente significa sutra, la voz o enseñanza de un Buda.
El carácter que corresponde a kyo antiguamente significaba la
urdimbre de la tela, y más tarde adquirió los significados adicionales
de la trama de la lógica, razonamiento, cami no o ley. Fue así
aplicada en el sentido de una enseñanza que debía ser preservada.
Kyo de Myôhô-renge-kyô significa que Myôhô-renge-kyô es, en sí
misma, la eterna e inmutable verdad. 
Descargar

Myoho - eListas.net