Mal de Chagas
Una "trampa natural" contra la plaga que mata a 10 argentinos por semana
Científicos del CONICET y la Universidad Nacional de La Plata desarrollaron una
herramienta que mata a las vinchucas, vectores del Mal de Chagas, a partir de un
elemento natural
Este desarrollo, inédito en el país, se basa en hongos que atacan naturalmente a estos
insectos, y fue ideado por científicos de la Universidad Nacional de La Plata y el Conicet,
informó el sitio web La Jornada de Chubut.
Esta trampa atrae, infecta y mata a las vinchucas, vectores del Mal de Chagas. Otra de las
ventajas es que es ecológica y de fácil manipulación.
Los investigadores explicaron que esta nueva herramienta no presenta ningún peligro
para la población, y funciona como sustituto o complemento de las técnicas de
tradicionales de combate del insecto, como el rociado domiciliario con productos
químicos.Además, los creadores señalaron que las trampas de atracción-infección son de
"bajo costo de producción y aplicación".
La intención del invento es poder matar a los insectos que se convirtieron en químicoresistentes. Los hongos que forman parte del dispositivo poseen una capacidad
bioinsecticida, y son combinados con elementos de atracción específicos para las
vinchucas.
Patricia Juárez, directora de la investigación que se desarrolló en el Instituto de
Investigaciones Bioquímicas de La Plata (INIBIOLP) de la facultad de Medicina de la
UNLP, sostuvo que "la trampa fue probada con éxito en ensayos a campo en
colaboración con la Coordinación de Gestión Epidemiológica de la provincia de Salta".
"Donde se colocaron los 'atrapavinchucas' se logró más de un 50% de mortalidad de los
insectos detectados en viviendas rurales de la frontera argentino-boliviana, con elevados
índices de infestación con vinchucas resistentes a insecticidas químicos piretroides",
agregó la especialista. Y concluyó: "Este método sería una alternativa efectiva para la
eliminación de los vectores de la enfermedad de Chagas resistentes a insecticidas
químicos".
La investigación fue publicada por la revista de divulgación científica PLoS Neglected
Tropical Diseases.
El Mal de Chagas afecta a 2 millones de argentinos, y mata a un promedio de 10 personas
por semana. El insecto vector es la vinchuca, que habita en las viviendas precarias del
norte del país.
El glifosato otra vez
Raúl Montenegro, calificó de "improvisada y con dudoso valor ético" la decisión del
Comité de Ética del Ministerio de Ciencia de solicitar la creación de una comisión para
que investigue únicamente los efectos del glifosato.
El Comité Nacional de Ética en la Ciencia y la Tecnología (CECTE) pidió esta semana
que se conforme de manera "urgente" una comisión de especialistas para evaluar las
"denuncias" sobre los efectos del glifosato "en las personas".
Montenegro sostuvo que esta decisión "demuestra que somos una republiqueta, no un
país serio. En lugar de actuar antes y sobre otros plaguicidas tan cuestionados como el
glifosato, intervino tarde y para que se evalúe únicamente este herbicida, clave en los
cultivos de soja RR". Agregó que para la mayoría de los plaguicidas "ignorados por la
Comisión" existen trabajos científicos "que demuestran sus riesgos a altas y bajas dosis.
Se olvidaron por ejemplo del 2,4 D y del endosulfán".
Sostuvo además que el Ministro de Ciencia, Lino Barañao, "instaló la caza de brujas
contra quienes cuestionan científicamente el impacto sanitario del glifosato". Agregó que
esas críticas "son sospechosas pues el Ministro es un especialista en biotecnología que
defiende enfáticamente los organismos genéticamente modificados (OGMs). La soja RR
desarrollada por la empresa Monsanto es un organismo modificado en laboratorio para
que resista las aplicaciones del herbicida glifosato (Roundup, también desarrollado por
Monsanto). RR es "Roundup resistant" = "resistente al Roundup".
El Dr. Raúl Montenegro, que es además presidente de FUNAM, aconsejó a los miembros
del Comité Nacional de Ética que "antes de tomar decisiones estudien más
profundamente el tema, no solamente recortes de diarios" y que "privilegien la seriedad,
no el oportunismo. Su sugerencia de crear una comisión argumentando que hubo
denuncias sobre los efectos del glifosato es una agresión contra la ciencia y los
investigadores independientes. Deberían saber que las investigaciones conducidas por el
Dr. Andrés Carrasco confirmaron estudios anteriores que demostraban la alta toxicidad
del glifosato incluso a dosis extremadamente bajas. El Comité de Ética debería dudar del
glifosato, no de los investigadores".
El Dr. Raúl Montenegro les recordó a los miembros del Comité Nacional de Ética que
deberían haber tenido en cuenta "los siguientes criterios, no la sugerencia de un ministro
ni las protestas autoritarias de las empresas que producen y comercializan plaguicidas":
1) Que los problemas ambientales y sanitarios no se deben solamente a un herbicida
como el glifosato, sino a un conjunto de plaguicidas de uso permitido y restringido en
Argentina. Para la mayoría de ellos existe abundante bibliografía sobre sus efectos
negativos.
2) Que cada plaguicida comercial es un cóctel de sustancias y no solamente un principio
activo, y que muchos de esos aditivos pueden ser extremadamente tóxicos.
3) Que dentro de los envases cerrados dedicados a contener los plaguicidas comerciales
se producen cambios químicos, y que las sustancias derivadas de los principios activos y
aditivos pueden ser eventualmente más tóxicas que las sustancias originalmente
producidas en fábrica. Un buen ejemplo es el malatión. Dentro del envase cerrado puede
generarse iso malatión, 6 veces más tóxico que el malatión.
4) Que la legislación argentina sobre plaguicidas está basada en las dosis letales 50 (DL
50 en castellano, LD 50 en inglés), es decir, en la dosis que mata al 50% de una
población de animales de laboratorio deliberadamente expuesta. La DL 50 permite
reducir el riesgo de que las personas mueran por exposición a una dosis letal, pero no
protege a las personas de las pequeñas dosis simples y acumuladas.
5) Que el efecto más preocupante de los plaguicidas se debe a las bajas dosis, que no
matan en forma instantánea pero se acumulan en los organismos expuestos, y en el
ambiente. Entre los efectos que provocan destacan la alteración del sistema hormonal
(disrupción endócrina) y del sistema inmune (que reduce la resistencia a ataques
bacterianos y virales). Los marbetes de productos clorados, por ejemplo, no indican su
potencial efecto sobre el sistema hormonal.
6) Que los embriones y fetos humanos, los bebés recién nacidos y los niños son más
sensibles a los efectos de los plaguicidas pues tienen procesos de división celular más
activos. Además, proporcionalmente a su peso, consumen más agua, aire y alimento que
los adultos, y tienen mayor superficie expuesta. Esto facilita el ingreso de plaguicidas en
sus organismos.
7) Que las personas de distintas edades tienen acumulados en sus tejidos grasos
plaguicidas clorados que recibieron de sus madres por vía transplacentaria y lactancia,
más los plaguicidas que ingresaron a sus organismos vía alimentos, agua y aire
contaminados. Por lo tanto cualquier plaguicida que ingrese al organismo y produzca por
ejemplo disrupción endócrina se "sumará" a los acumulados en el organismo que también
provocan este efecto.
8) Que los ambientes terrestres y acuáticos, con sus matrices sólidas y organismos, son
depósitos crecientes de plaguicidas, tanto de plaguicidas que ya no se usan pero cuyos
residuos perduran, como Alfa y Beta HCH o DDT y sus metabolitos, y de los que sí se
utilizan (como endosulfán). En muchos suelos el contenido de restos de plaguicidas crece
en lugar de disminuir.
9) Que en Argentina no existe un sistema permanente para registrar la morbilidad
(enfermedades) y mortalidad. Esto impide detectar los efectos de los plaguicidas sobre la
salud humana.
10) Que la aplicación de plaguicidas en Argentina es irracional y caótica, y que en la
inmensa mayoría de los casos se produce sin control del estado. La pulverización aérea es
un despropósito que distribuye plaguicidas fuera de los campos tratados. No se forman
además en las universidades profesionales que puedan asesorar a los productores para
evitar los efectos de las bajas dosis de plaguicidas. Los ingenieros agrónomos por
ejemplo no reciben formación para prevenir los efectos de disrupción endócrina y
depleción del sistema inmune. Pueden evitar que las personas mueran por dosis letales,
pero suelen desconocer los efectos de las dosis bajas, y cómo se mueven en los distintos
ambientes ("rutas").
Dr. Raúl A. Montenegro, Biólogo
Profesor titular de Biología Evolutiva en la Universidad Nacional de Córdoba y premio
Nóbel Alternativo 2004
FUNAM - mayo 14 de 2009
Polémica por el glifosato
Raúl Montenegro, calificó de "improvisada y con dudoso valor ético" la decisión del
Comité de Ética del Ministerio de Ciencia de solicitar la creación de una comisión para
que investigue únicamente los efectos del glifosato.
El Comité Nacional de Ética en la Ciencia y la Tecnología (CECTE) pidió esta semana
que se conforme de manera "urgente" una comisión de especialistas para evaluar las
"denuncias" sobre los efectos del glifosato "en las personas".
Montenegro sostuvo que esta decisión "demuestra que somos una republiqueta, no un
país serio. En lugar de actuar antes y sobre otros plaguicidas tan cuestionados como el
glifosato, intervino tarde y para que se evalúe únicamente este herbicida, clave en los
cultivos de soja RR". Agregó que para la mayoría de los plaguicidas "ignorados por la
Comisión" existen trabajos científicos "que demuestran sus riesgos a altas y bajas dosis.
Se olvidaron por ejemplo del 2,4 D y del endosulfán".
Sostuvo además que el Ministro de Ciencia, Lino Barañao, "instaló la caza de brujas
contra quienes cuestionan científicamente el impacto sanitario del glifosato". Agregó que
esas críticas "son sospechosas pues el Ministro es un especialista en biotecnología que
defiende enfáticamente los organismos genéticamente modificados (OGMs). La soja RR
desarrollada por la empresa Monsanto es un organismo modificado en laboratorio para
que resista las aplicaciones del herbicida glifosato (Roundup, también desarrollado por
Monsanto). RR es "Roundup resistant" = "resistente al Roundup".
El Dr. Raúl Montenegro, que es además presidente de FUNAM, aconsejó a los miembros
del Comité Nacional de Ética que "antes de tomar decisiones estudien más
profundamente el tema, no solamente recortes de diarios" y que "privilegien la seriedad,
no el oportunismo. Su sugerencia de crear una comisión argumentando que hubo
denuncias sobre los efectos del glifosato es una agresión contra la ciencia y los
investigadores independientes. Deberían saber que las investigaciones conducidas por el
Dr. Andrés Carrasco confirmaron estudios anteriores que demostraban la alta toxicidad
del glifosato incluso a dosis extremadamente bajas. El Comité de Ética debería dudar del
glifosato, no de los investigadores".
El Dr. Raúl Montenegro les recordó a los miembros del Comité Nacional de Ética que
deberían haber tenido en cuenta "los siguientes criterios, no la sugerencia de un ministro
ni las protestas autoritarias de las empresas que producen y comercializan plaguicidas":
1. Que los problemas ambientales y sanitarios no se deben solamente a un herbicida
como el glifosato, sino a un conjunto de plaguicidas de uso permitido y
restringido en Argentina. Para la mayoría de ellos existe abundante bibliografía
sobre sus efectos negativos.
2. Que cada plaguicida comercial es un cóctel de sustancias y no solamente un
principio activo, y que muchos de esos aditivos pueden ser extremadamente
tóxicos.
3. Que dentro de los envases cerrados dedicados a contener los plaguicidas
comerciales se producen cambios químicos, y que las sustancias derivadas de los
principios activos y aditivos pueden ser eventualmente más tóxicas que las
sustancias originalmente producidas en fábrica. Un buen ejemplo es el malatión.
Dentro del envase cerrado puede generarse iso malatión, 6 veces más tóxico que
el malatión.
4. Que la legislación argentina sobre plaguicidas está basada en las dosis letales 50
(DL 50 en castellano, LD 50 en inglés), es decir, en la dosis que mata al 50% de
una población de animales de laboratorio deliberadamente expuesta. La DL 50
permite reducir el riesgo de que las personas mueran por exposición a una dosis
letal, pero no protege a las personas de las pequeñas dosis simples y acumuladas.
5. Que el efecto más preocupante de los plaguicidas se debe a las bajas dosis, que no
matan en forma instantánea pero se acumulan en los organismos expuestos, y en
el ambiente. Entre los efectos que provocan destacan la alteración del sistema
hormonal (disrupción endócrina) y del sistema inmune (que reduce la resistencia a
ataques bacterianos y virales). Los marbetes de productos clorados, por ejemplo,
no indican su potencial efecto sobre el sistema hormonal.
6. Que los embriones y fetos humanos, los bebés recién nacidos y los niños son más
sensibles a los efectos de los plaguicidas pues tienen procesos de división celular
más activos. Además, proporcionalmente a su peso, consumen más agua, aire y
alimento que los adultos, y tienen mayor superficie expuesta. Esto facilita el
ingreso de plaguicidas en sus organismos.
7. Que las personas de distintas edades tienen acumulados en sus tejidos grasos
plaguicidas clorados que recibieron de sus madres por vía transplacentaria y
lactancia, más los plaguicidas que ingresaron a sus organismos vía alimentos,
agua y aire contaminados. Por lo tanto cualquier plaguicida que ingrese al
organismo y produzca por ejemplo disrupción endócrina se "sumará" a los
acumulados en el organismo que también provocan este efecto.
8. Que los ambientes terrestres y acuáticos, con sus matrices sólidas y organismos,
son depósitos crecientes de plaguicidas, tanto de plaguicidas que ya no se usan
pero cuyos residuos perduran, como Alfa y Beta HCH o DDT y sus metabolitos, y
de los que sí se utilizan (como endosulfán). En muchos suelos el contenido de
restos de plaguicidas crece en lugar de disminuir.
9. Que en Argentina no existe un sistema permanente para registrar la morbilidad
(enfermedades) y mortalidad. Esto impide detectar los efectos de los plaguicidas
sobre la salud humana.
10. Que la aplicación de plaguicidas en Argentina es irracional y caótica, y que en la
inmensa mayoría de los casos se produce sin control del estado. La pulverización
aérea es un despropósito que distribuye plaguicidas fuera de los campos tratados.
No se forman además en las universidades profesionales que puedan asesorar a
los productores para evitar los efectos de las bajas dosis de plaguicidas. Los
ingenieros agrónomos por ejemplo no reciben formación para prevenir los efectos
de disrupción endócrina y depleción del sistema inmune. Pueden evitar que las
personas mueran por dosis letales, pero suelen desconocer los efectos de las dosis
bajas, y cómo se mueven en los distintos ambientes ("rutas").
Dr. Raúl A. Montenegro, Biólogo
Profesor titular de Biología Evolutiva en la Universidad Nacional de Córdoba y premio
Nóbel Alternativo 2004
FUNAM - mayo 14 de 2009
Descargar

Mal de Chagas

La capacidad de las malas hierbas a permanecer en un... Producción de semillas y larga vida. •

La capacidad de las malas hierbas a permanecer en un... Producción de semillas y larga vida. •

AbonoJardínCiclosAtomizadoresMalas hiervasNebulizadoresCultivoMétodos químicosEspacios verdesPulverizadoresDañosPlagasPlantasSubstanciasPlaguicidasFertilización

El glifosato

El glifosato

HerbicidasAbonosSal de amonioRoundupToxicidad

Plaguicidas e insecticidas

Plaguicidas e insecticidas

ClasificaciónInsectosPlagasFumigantesToxicidadQuímicaVenenos