Alianza Global Anti-Incineración
Alianza Global por Alternativas a la Incineración
Oficina para América Latina: J.P. Tamborini 2838 (1429) Buenos Aires, Argentina.
Tel: (5411) 4542-6429 – Email: [email protected] - www.no-burn.org
Buenos Aires 29 de abril de 2009
Sr./Sra. Concejal de Cochabamba
-------------------------------------De nuestra mayor consideración:
Nos dirigimos a Usted como Alianza Global para las Alternativas a la Incineración para manifestarle nuestra
preocupación al haber tomado conocimiento de que en la Municipalidad de Cochabamba se están realizando
negociaciones con la empresa sueca ESS para la instalación de un horno de incineración de residuos sólidos urbanos
con producción de energía.
Internacionalmente se reconoce que las plantas de incineración, aún las de más moderna tecnología, producen
gran variedad de contaminantes, entre ellos las dioxinas y furanos. Las dioxinas son un grupo de sustancias muy
tóxicas. Una de ellas, la TCDD, ha sido clasificada como “Cancerígeno Humano Cierto” por la Agencia Internacional de
Investigaciones sobre el Cáncer (IARC). Los incineradores también emiten al ambiente metales pesados como titanio,
cromo, manganeso, hierro, bario, cobre, zinc, estroncio, estaño, plomo y mercurio, entre otros. Estos han sido
asociados con numerosos trastornos de la salud, como disfunciones neurológicas, alteraciones en el sistema
inmunológico, malformaciones congénitas, problemas en los pulmones y los riñones, aumento de la incidencia de
diabetes, cáncer, abortos espontáneos entre otros. Por lo tanto, la incineración pone en alto riesgo la salud del pueblo
que usted tiene la obligación de defender.
La exposición de la población a la dioxina proviene en un 90% de los alimentos contaminados consumidos.
Las dioxinas que se producen en los procesos de incineración persisten en el medio ambiente por períodos
prolongados sin degradarse. La producción de agrícola puede ser contaminada por dioxinas. Las dioxinas pueden
entrar en contacto con las plantas a través de la captación del suelo, la deposición sobre las hojas o la absorción de
vapores de dioxina desde el aire. Estas sustancias altamente toxicas se transfieren desde el ambiente a los tejidos
grasos de los seres vivos a medida que asciende la cadena alimentaria. Las dioxinas se van acumulando y
multiplicando según un proceso llamado biomagnificación. Debido a este proceso los productos lácteos, los huevos y
las carnes vacuna y de cerdo son los productos directamente afectados.
A pesar de que los vendedores y promotores de esta tecnología sostienen que los sistemas de control de emisiones
de última generación son muy avanzados, nunca reducen a cero las descargas y siempre se corre el riego de
accidentes y mal funcionamiento. Por esta razón incluso los más modernos equipos de incineración que queman
grandes tonelajes de residuos son responsables de emitir gran cantidad de dioxinas y furanos. Además de
generar entre el 15 y el 25 por ciento de cenizas que también contienen dioxinas furanos y metales pesados y van a
necesitar una disposición adecuada.
En la mayoría de los países de América Latina no existe capacidad técnica para medir en forma continua las
descargas de dioxinas y furanos, y metales pesados; la realización de análisis esporádicos es extremadamente
costosa. De allí que no pueda haber por parte del Municipio ni de la ciudadanía, una capacidad técnica suficiente para
asegurar que en Cochabamba se cumplan los actuales estándares permitidos de emisión. Esto transforma a la
población, la ciudadanía frente a la que usted es responsable, en un involuntario medidor de sus efectos y en
particular los niños que son los sujetos más vulnerables a las enfermedades generadas por las sustancias que
emiten los incineradores.
Habida cuenta de que existen métodos alternativos a la incineración, contaminar la población y el ambiente con
dioxinas, furanos y metales pesados es inadmisible.
Por todo lo anterior la Alianza Global para las Alternativas a la Incineración- GAIA lleva años luchando contra esta
tecnología contaminante. GAIA es una alianza integrada por más de 600 organizaciones de más de 80 países del
mundo que trabajan junto a comunidades que deben convivir con esta peligrosa tecnología, o cuya toma de conciencia
y movilización impidió que se instalaran incineradores. El trabajo conjunto de GAIA ha resultado clave para que
muchas ciudades y provincia sancionaran leyes y ordenanzas con restricciones y prohibiciones a la incineración en
todo el mundo.
Existen alternativas, hay sistemas de tratamiento de residuos distintos de la incineración, que son más seguros,
sustentables e incluso más fáciles de operar. Las ciudades de Buenos Aires y Rosario en Argentina y muchas otras
ciudades en el mundo han adoptado alternativas a la incineración.
No permita que el territorio de Cochabamba se transforme en un foco de contaminación y que su población
pague las consecuencias de una decisión equivocada. Infórmese bien sobre este tema antes que sea
demasiado tarde. En nuestro sitio de Internet www.noalaincineracion.org podrá encontrar mucha información sobre
incineración y sus riegos y sus alternativas.
Quedamos a su disposición para ampliar la información.
Sin más, le saluda atentamente,
Mariko Patti
Alianza Global Anti-incineración/ Alianza Global por Alternativas a la Incineración
Descargar

anexo 3b - Somos Sur