La Jornada Jalisco
Jueves 06 de marzo de 2008
El documento del HGO demuestra cómo se descartaron otras causas de su fallecimiento
Se corrobora intoxicación por arsénico, se lee en el expediente clínico del niño Miguel Angel
El envenenamiento desencadenó la septicemia que causó su muerte, indicó Luz María Cueto
MAURICIO FERRER
http://www.lajornadajalisco.com.mx/2008/03/06/index.php?section=politica&article=006n1pol
“Se corrobora intoxicación por arsénico el 12 de febrero de 2008”, reza tan sólo la hoja número uno
del expediente clínico del niño Miguel Angel López Rocha, emitido por el Hospital General de
Occidente (HGO) y del cual una copia le fue entregada a La Jornada Jalisco por el representante
legal de la familia del menor, Juan Manuel Estrada.
La versión oficial del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF) sobre la autopsia 337 de
2008, realizada al cadáver del niño el día 13 de febrero a las 20:45 horas –unas tres horas luego
de su muerte–, deduce que el deceso se debió a las “alteraciones causadas por falla orgánica
multifuncional secundaria a proceso infeccioso con septicemia y anemia”.
Pero el resumen de la evolución del paciente, hacia el día 6 de febrero de 2008 –unos nueve días
ya habían pasado desde que el niño llegó al hospital–, habla de que ”los cultivos bacterianos
(hemocultivo y urocultivo) resultaron negativos”, según el expediente 416581, con logotipo de la
Secretaría de Salud Jalisco (SSJ).
De la “probable intoxicación por arsénico” que se puede leer en el segundo renglón de la hoja
número uno del documento, esta data del 26 de enero de 2008, día en que Miguel Angel ingresó al
nosocomio con un cuadro crónico de diarrea y vómito que alcanzaban casi las 15 horas continuas
en el pequeño.
Al recorrer el documento, se nota que cada uno de los posibles cuadros se iban descartando poco
a poco.
El 27 de enero, un día después de la llegada de Miguel Angel al HGO, se hablaba de una “posible
intoxicación por narcóticos”. Ese mismo día, al ver su historial patológico, Miguel Angel no
presentaba más que varicela a lo largo de su corta vida. Ésta, le había dado un año antes y sólo
cuando tenía 3 meses de edad había sido hospitalizado por algunas dificultades respiratorias
resueltas sin más complicaciones.
Ese mismo día, en las notas de evaluación matutina, se presentaron en el menor “vómito, diarrea
(fétidas y abundantes), alucinaciones visuales, auditivas, el olor característico a la exploración
física (ajo)”. Entre las manifestaciones clínicas de la intoxicación aguda por arsénico se encuentras
las gastrointestinales: quemazón bucofaríngea, aliento con olor a ajo, náuseas, vómitos, dolor
abdominal y diarreas, según una amplia búsqueda en la Internet.
El mismo 27 de enero de 2008, según la evaluación matutina de Miguel Angel, se pidieron recabar
las muestras para determinar arsénico en la sangre así como el suministro de dimercaprol y
penicilamina, medicamentos que se usan como agentes quelantes para la expulsión de metales
pesados del organismo.
Por la tarde de ese día, ya se había decidido administrar “penicilamina en espera de toma de
determinaciones en sangre de metales pesados”.
Para esa fecha, según el mismo documento, se reportaron que los exámenes de orina para la
detección de opioides, cannabis (marihuana) y anfetaminas, resultaron negativos en el paciente.
Hacia el 28 de enero, todavía las muestras de sangre no eran recabadas como lo muestran las
anotaciones de esa fecha en el turno nocturno: “solicitar determinaciones en sangre de metales
pesados”.
1
Sin cambios con respecto a un día anterior y con las pupilas sin respuesta a los estímulos
luminosos, se solicitaron el 29 de febrero de 2008 estudios al área de dermatología por una serie
de irritaciones en la piel del niño –otro de los síntomas de la intoxicación por el metal.
El 29 de febrero, se inició la recolección de orina de 24 horas y la toma de química sanguínea
completa para el estudio toxicológico por metales pesados: “el día de hoy se solicita recabar 150
mililitros de orina a toxicología con la doctora Cueto”.
Para entonces, ya habían pasado cerca de 48 horas desde que Miguel Angel había llegado al HGO
y caído en estado de coma.
En su edición de ayer, La Jornada Jalisco dio a conocer que, de acuerdo con lo establecido por el
Programa Internacional en Sustancias Químicas (IPCS, por sus siglas en inglés), avalado por la
Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la
Organización de las Naciones Unidas (ONU), desde 1980, el arsénico tiene una serie de “vidas
medias”.
La primera, es la que vive durante las 24 horas en el cuerpo de un organismo viviente: en este
periodo de tiempo la concentración del metal en la sangre va a la baja y cerca del 99.9 por ciento
del mismo tóxico sale del cuerpo.
El resto de la concentración, el 0.1 por ciento, se irá en un lapso promedio de 200 horas, cerca de
8.3 días.
Cuando se recogieron las muestras de Miguel Angel, el arsénico ya había tenido su primera “vida
media” además de que se le suministraban al niño los medicamentos que provocaban la salida del
metal a través de la orina.
Para el mismo día, el 29 de febrero, a Miguel Angel se le practicaron también exámenes de VIH.
Resultado: negativo.
“En la exploración encontramos la piel eritematosa, exulcerada con presencia de papulovesiculares, las cuales fácilmente se desprenden al frote y deja áreas ulceradas, dicho eritema
comprende un área de 3 centímetros de diámetro”, se lee en las notas matutinas de Miguel Angel
del 30 de enero de 2008.
Las notas del área de neurocirugía ya no daban más aliento al niño: “solicitaremos un
electroencefalograma para determinar muerte cerebral mientras se continúa con el manejo de
edema cerebral”.
Para entonces, Miguel Angel ya había sido enviado al área de terapia intermedia en el Hospital
General de Occidente.
El primero de febrero de 2008, de acuerdo con las anotaciones de evolución del paciente, se
desprende que, cerca de las 11 horas de ese día “se comentó el caso con toxicóloga, se envía
muestra de orina de 50 mililitros, pero mañana por que debe ser de recolección de 24 horas y se
envía muestra con la doctora Cueto para buscar arsénico”. Cerca de las 20 horas de ese día, hubo
una advertencia: “que la muestra no se pierda”.
El 2 de febrero, la nota documentada a las 11 horas, en lo que respecta a lo infeccioso, revela:
“aún no contamos con cultivos positivos, continuamos con cefetaxima, amikacina y metronidazol”.
A las 14 horas del 2 de febrero de 2008, Miguel Angel “continúa con penicilamina; se recolectó
orina de 24 horas pendientes de enviar mañana (3 de febrero) para la detección de arsénico”.
“Lesiones dérmicas en pabellones auriculares… Mismas lesiones se presentan en brazos, espalda,
talones y tercio inferior del tobillo”, continuaba presentando el cuerpo de Miguel Angel. Era el 5 de
febrero de 2008.
2
Nota de Infectología del HGO del 6 de febrero de 2007: “paciente en estado de coma que, desde
su inicio se cubrió empíricamente con antimicrobianos por la posibilidad de que existiese una
infección del sistema nervioso central al que, clínicamente por la evolución parecía poco probable.
Al mismo tiempo cubrimos tubo digestivo con metronidazol ya que al ingreso presentaba diarrea.
Los cultivos bacterianos (hemocultivos y urocultivos) fueron negativos. La evolución fue
sumamente tórpida y hasta el momento no tenemos sustento clínico/laboratorial para acercarnos al
diagnóstico”, firma el doctor Arturo Rodríguez Toledo del área de enfermedades infecciosas del
HGO en el documento.
En ese mismo día, se solicitaron nuevamente 200 mililitros de la orina de Miguel Angel para
determinar una posible intoxicación por arsénico, según la nota de evolución matutina tomada a las
11 horas.
Desde el 8 de febrero “la sospecha de intoxicación por metales pesados” se convertía en el
expediente de Miguel Angel, la dirección que tomaba su cuadro clínico.
En esa fecha, la parte infecciosa de la nota de evolución de guardia, establecía que se continuaba
con “manejo antibiótico establecido sin otros datos de respuesta inflamatoria sistémica”.
Dos días más tarde, el 10 de febrero, en la misma parte infecciosa de la nota de evaluación de
guardia, se determinó enviar “cultivo de secreción de vesícula de oído derecho, además de
muestras para congelación de orina y sangre”.
De acuerdo con la conversación que sostuvo La Jornada Jalisco con la doctora Luz María Cueto
Sánchez, el pasado martes, a ella no le solicitaron guardar muestra alguna de la orina del menor.
La posdata en la nota de evolución del 13 de febrero de las 12 horas ya auguraba. “el paciente se
encuentra evolucionando hacia una falla orgánica múltiple”.
Paralelo a esa nota, en la Secretaría de Salud se daban a conocer los resultados por la doctora
Cueto, fundadora del Colegio de Toxicología de Jalisco: 51 microgramos por litro de arsénico en la
orina de Miguel Angel.
A las 17:40 horas, la muerte le había llegado al niño: paro cardiorrespiratorio, falla orgánica
múltiple y una intoxicación aguda por arsénico.
–¿Y la infección generalizada que reportaron los especialistas del IJCF?, se le cuestionó a la
toxicóloga Luz María Cueto la tarde del pasado martes 4 de febrero.
–No es incompatible con el diagnóstico de la intoxicación, sólo que el envenenamiento
desencadenó la septicemia, aseguró.
3
Descargar

La Jornada Jalisco

Movimientos fundamentales de los niños de 3 a 6 años

Movimientos fundamentales de los niños de 3 a 6 años

DesarrolloMaduraciónDesarrollo motorPsicomotricidadAprendizaje

La Piedad. Miguel Ángel Buonarroti

La Piedad. Miguel Ángel Buonarroti

La PietáLa PietatIconografía # RenaixementArte renacentista del siglo XVIEscultura italianaRenacimientoCinquecento

David y Moisés; Miguel Ángel

David y Moisés; Miguel Ángel

ArmoníaArte renacentista del siglo XVIEscultura italianaTerribilitáRenacimientoCinquecento

Arte renacentista del siglo XVIEscultura italianaTerribilitáRenacimientoCinquecento

Síndrome Nefrítico

Síndrome Nefrítico

RiñonesPatologíasSistema renal

Intoxicación por mercurio

Intoxicación por mercurio

ToxicologíaVíasTóxicosMedicinaDosis tóxicasToxicidadFuente tóxicaMercurianos orgánicosDerivados inorgánicos