REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL POLITÉCNICA
“ANTONIO JOSÉ DE SUCRE”
VICE RECTORADO “LUÍS CABALLERO MEJÍAS”
DIRECCIÓN DE INVESTIGACIÓN Y POSTGRADO
MAESTRIA EN INGENIERIA INDUSTRIAL
ASIGNATURA: INGENIERÍA DEL TRABAJO
ERGONOMÍA DEL PUESTO DE TRABAJO
ELABORADO POR:
AMAYA MIRIAM
REQUENA YESSENIA
ROMAN MIGUEL
CARACAS, JUNIO 2010
INTRODUCCION
Las alteraciones osteo-musculares se han convertido en un fenómeno que
amenaza en dejar el dominio de la salud laboral, para convertirse en un
problema de salud pública, sin embargo se piensa que su presencia no solo se
refiere a trabajos que implican esfuerzos físicos o trabajos pesados.
Toda actividad laboral se desarrolla en un espacio y puesto de trabajo, en
donde confluyen características de los ambientes, del diseño de los puestos y
de las condiciones físicas generales de los trabajadores. Estas características
finalmente determinan la eficiencia y el confort durante la realización de las
tareas. La estructura y configuración adecuada de los puestos de trabajo son
indispensables para prevenir alteraciones de salud y promover la productividad
de los trabajadores.
La evaluación del puesto de trabajo permite determinar las condiciones
específicas de los mismos, los requerimientos para el trabajador en relación
con las tareas.
De esta manera se pueden generar las recomendaciones
necesarias que conlleven a mejorar las condiciones del puesto de trabajo para
disminuir la carga física.
Además, el ausentismo laboral y el impacto económico que estas lesiones
músculo esqueléticas ocasionan en las empresas tanto en costos directos
como indirectos, hacen que un sistema de vigilancia epidemiológica de
condiciones anti-ergonómicas sea una prioridad.
ERGONOMÍA
Etimológicamente, la palabra Ergonomía, se origina del griego ergon (εργα),
trabajo, y nomos (νομοσ), norma; lo cual significa el estudio de las leyes del
trabajo. Desde su aparición como área de estudio definida y a través del
tiempo, la Ergonomía ha tenido diferentes enfoques que se plantean en un gran
número de definiciones de diversos autores, en diferentes épocas y dentro de
múltiples contextos, todos centrándose en las actividades humanas y en su
mejoramiento. A continuación se presentan en orden cronológico los que se
consideran más relevantes para esta investigación.
“Es la Adaptación del hombre al trabajo”, Jarry JJ, 1962.
“Es el estudio científico de la relación entre el hombre y sus medios,
métodos y espacios de trabajo. Su objetivo es elaborar, mediante la
contribución de diversas disciplinas científicas que la componen, un
cuerpo de conocimientos que dentro de una perspectiva de aplicación,
debe dar como resultado una mejor adaptación al hombre de los medios
tecnológicos y los ambientes de trabajo y vida”, IV Congreso Internacional
de Ergonomía, 1969.
“Es el conjunto de conocimientos científicos relativos al hombre y
necesarios para el diseño de herramientas, máquinas y dispositivos que
puedan ser utilizados con el máximo de confort, seguridad y eficacia”,
Wisner A, 1972.
“Ciencia que estudia y optimiza los sistemas hombre-máquina, buscando
la adaptación de la máquina al hombre, preservando a éste en su salud y
dignidad y dados estos supuestos, buscando la máxima eficiencia
conjunta”, V Congreso Internacional de Ergonomía, Wageningen, 1979.
“Es una disciplina científica que estudia integralmente al hombre (al grupo
de hombres) en las condiciones concretas de su actividad relacionada con
el empleo de las máquinas (medios técnicos). Es una disciplina de diseño,
puesto que su tarea es elaborar los métodos para tener en cuenta los
factores humanos al modernizar la técnica y la tecnología existentes y
crear otras nuevas, así como organizar las condiciones de trabajo
(actividad) correspondientes”, Zinchenko V, Munípov V, 1985.
Tradicionalmente, las definiciones de Ergonomía se han enfocado hacia el
desempeño del hombre en el trabajo, entendido éste como “el esfuerzo
humano aplicado a la producción de riqueza”2; clasificado en manual e
intelectual y que es, entonces, la razón de ser de este campo de estudio. Esta
diferencia sin embargo, se ha visto atenuada a lo largo del siglo XX y con la
aparición de la era digital, lo que ha causado que la Ergonomía, en la
actualidad, se aplique en diferentes campos y en las diferentes actividades de
la vida cotidiana, con una visión holística y con un sentido más amplio de la
interacción del hombre con el mundo y los medios para manipularlo. Hoy en día
tiene mayor relación con las humanidades, el diseño de productos y las
tecnologías de la información, el desarrollo empresarial, la Investigación y el
desarrollo en diferentes áreas, e incluso con los procesos de estandarización
internacional.
Para entender un poco más la orientación de la Ergonomía, es necesario
conocer con claridad que ésta se basa en tres objetivos fundamentales que
son:
La planeación del producto, el proceso, la actividad o tarea.
La corrección de los errores después del uso y, por último,
La disminución de esfuerzos, de manera que el ser humano se
encuentre en las mejores condiciones, en cualquier actividad que lleve a
cabo.
Toda actividad laboral impone al trabajador demandas mentales y físicas
directamente relacionadas con el tipo de tarea que esté desempeñando. El
desarrollo óptimo del trabajo, dependerá del equilibrio que exista entre las
capacidades del individuo y los requerimientos de desempeño.
Desde el punto de vista físico, el desequilibrio entre estos dos aspectos bien
sea por características del trabajo o del individuo, puede llegar a producir
lesiones en el sistema osteomuscular de intensidad variable, con la
consecuente alteración de la eficiencia en el trabajo, la disminución del
rendimiento y productividad, incapacidades y ausentismo laboral.
En la ergonomía existen dos factores primordiales que nos permiten estudiar
todos los aspectos fundamentales de un puesto de trabajo, estos son:
1.- CARGA FÍSICA
La realización de cualquier tarea, por liviana que se considere impone algún
grado de carga física y origina en consecuencia un esfuerzo físico determinado.
Esta carga física está determinada por la postura, la fuerza y el movimiento que
se requieren para desempeñar una actividad.
Requerimientos posturales. La postura se define como la puesta en posición
de una o varias articulaciones, mantenida durante un tiempo más o menos
prolongado por medios diversos, con la posibilidad de restablecer en el tiempo,
la actitud fisiológica más perfecta. Se considera que la postura es correcta en
cada actividad, cuando presenta mayor eficacia mecánica, menor interferencia
funcional orgánica y por consiguiente máxima ausencia de fatiga.
Corlett en 1981 demostró como la adopción de posturas incorrectas podía
generar estrés postural, fatiga y dolor, factores que podrían disminuir la fuerza
del operador hasta tener que parar el trabajo mientras los músculos se
recuperaban.
La postura se convierte en un factor de riesgo, cuando por la postura adoptada
la intensidad del esfuerzo para mantenerla es mayor. Posiciones fijas o
restringidas del cuerpo, posturas que sobrecarguen las estructuras músculo ligamentosas, posturas que sobrecarguen asimétricamente las articulaciones o
aquellas denominadas como estáticas. Si la tarea se realiza en una postura
inestable, el riesgo de perder el equilibrio y la posibilidad de que se produzcan
tensiones impredecibles en músculos y articulaciones podrá dar lugar a
situaciones de riesgo importantes.
La postura está asociada con un incremento en las lesiones, a medida que hay
más articulaciones desviadas de su posición neutra. La siguiente clasificación
del riesgo derivado de la postura, es ampliamente utilizada en Colombia y a
nivel internacional:
Postura Prolongada: Cuando se adopta la misma postura por el 75% (6
horas) o más de la jornada laboral
Postura Mantenida: Cuando se adopta una postura biomecánicamente
correcta por 2 o más horas continuas sin posibilidad de cambios o 20
minutos si es biomecánicamente incorrecta.
Postura Forzada: Posicionamiento articular por fuera de los ángulos de
confort.
Posturas Antigravitacionales: Posicionamiento del cuerpo o un segmento
en contra de la gravedad.
Requerimientos de fuerza. La fuerza se refiere a la tensión producida en los
músculos por el esfuerzo requerido para el desempeño de una tarea. Dentro
de
este
concepto
se
involucran
la
manipulación
de
herramientas,
levantamiento, sostenimiento y transporte de pesos, como las manifestaciones
más frecuentes del uso de la fuerza en el trabajo.
Generalmente, a mayor fuerza, mayor grado de riesgo. Algunos autores han
referenciado en sus estudios que fuerzas altas se asocian con riesgo de lesión
en el hombro y cuello (Berg y col, 1988), espalda baja (Herrin y col, 1986),
antebrazo, muñeca y manos (Silverstein y col, 1987).
También es importante anotar que la relación entre la fuerza y el grado de
riesgo de lesión está influenciada por otros factores de riesgo en el trabajo
como la postura, la velocidad y aceleración, la repetición y la duración.
Tomando en consideración los conceptos mencionados, la clasificación
propuesta para el riesgo derivado de fuerza es:
Manipulación de cargas: que incluye los esfuerzos de levantamiento,
transporte, descarga manual de pesos.
Movimientos Forzosos: generalmente en la utilización de herramientas y
materiales.
Requerimientos de Movimiento. Es la esencia del trabajo y se define por el
desplazamiento de todo el cuerpo o de uno de sus segmentos en el espacio.
El aumento de la carga dinámica en el trabajo dependerá en gran parte tanto
de los requerimientos de postura como de fuerza mencionados anteriormente.
El movimiento se considera riesgoso si se realiza sobre posturas inadecuadas.
La repetitividad o alta concentración de movimiento, dada por ciclos de trabajo
cortos (hasta 1 o 3 minutos dependiendo del autor) ó alta concentración de
movimientos (> del 50% del ciclo o jornada), que utilizan pocos músculos.
Igualmente si los movimientos se realizan en la misma dirección y
característicamente cuenta con pocos elementos de trabajo.
Las características de movimiento de las tareas asociadas a requerimientos de
fuerza desde el punto de vista ergonómico, constituyen una combinación
altamente riesgosa. Según Silverstein el riesgo aumenta 5.5 veces en personas
que realizan tareas altamente repetitivas y si se adiciona fuerza, el riesgo
aumenta 15.5 veces respecto a las tareas sin requerimientos de fuerza o
repetitividad; si adicionalmente el esfuerzo es mantenido o prolongado, se
requerirán tiempos de recuperación proporcionales a la intensidad de fuerza
exigida.
Cuando el uso de fuerza se relaciona con movimiento repetitivo se requiere la
intervención de articulaciones adicionales y músculos accesorios (movimientos
compensatorios) imponiendo un consumo de energía adicional. La clasificación
del riesgo derivado del movimiento es:
Movimientos repetitivos o concentrados
Movimientos forzosos.
2.- DISEÑO DEL PUESTO DE TRABAJO
Las condiciones de diseño de los puestos de trabajo donde se desarrollan las
tareas, tienen una importante influencia en los requerimientos para los
individuos en el momento de ejecutar las actividades laborales específicas.
Estas condiciones están determinadas por:
Espacio de trabajo. Es el asignado a cada puesto, en el que se ubican los
diferentes elementos y materiales. Está definido por la distancia con respecto a
otros puestos de trabajo, la ubicación de límites arquitectónicos (paredes,
paneles, divisiones, etc.) y por la distribución de muebles y elementos dentro
de este espacio. Las características principales son:
Permitir la adopción de posturas adecuadas, dependiendo del tipo de
labor.
Suficiente espacio de circulación
Permitir la organización adecuada de elementos de trabajo
La distancia entre puestos debe ser suficiente, de modo que se evite la
interferencia entre las personas y las labores.
Plano de trabajo. Se refiere a la altura de la superficie en la cual el trabajador
manipula los diferentes elementos de trabajo. Está directamente relacionado
con las actividades de tipo manual que debe desarrollar el trabajador, ya sea
trabajo de precisión, liviano, moderado o pesado.
Igualmente, el plano de
trabajo está asociado con aspectos como el alcance visual, el alcance de los
miembros superiores y de los miembros inferiores, así como las características
de los elementos manipulados en cuanto al peso, tamaño, forma, etc.
Zona de trabajo. Es el espacio o área, con respecto al cuerpo, en la cual se
disponen máquinas, herramientas y materiales o sustancias, utilizadas por el
trabajador de forma frecuente o esporádica en el desempeño de sus funciones.
Este espacio debe garantizar el uso eficaz de los mismos. La zona de trabajo
se constituye en fuente generadora de riesgo en la medida en que por su
diseño, el trabajador debe asumir posturas desfavorables en el dominio de sus
elementos y actividades de trabajo.
PRINCIPIOS BÁSICOS DE ERGONOMÍA
Por lo general, es muy eficaz examinar las condiciones laborales de cada caso
al aplicar los principios de la ergonomía para resolver o evitar problemas. En
ocasiones, cambios ergonómicos, por pequeños que sean, del diseño del
equipo, del puesto de trabajo o las tareas pueden mejorar considerablemente la
comodidad, la salud, la seguridad y la productividad del trabajador. A
continuación figuran algunos ejemplos de cambios ergonómicos que, de
aplicarse, pueden producir mejoras significativas:
Para labores minuciosas que exigen inspeccionar de cerca los
materiales, el banco de trabajo debe estar más bajo que si se trata de
realizar una labor pesada.
Para las tareas de ensamblaje, el material debe estar situado en una
posición tal que los músculos más fuertes del trabajador realicen la
mayor parte de la labor.
Hay que modificar o sustituir las herramientas manuales que provocan
incomodidad o lesiones. A menudo, los trabajadores son la mejor fuente
de ideas sobre cómo mejorar una herramienta para que sea más
cómodo manejarla. Así, por ejemplo, las pinzas pueden ser rectas o
curvadas, según convenga.
Ninguna tarea debe exigir de los trabajadores que adopten posturas
forzadas, como tener todo el tiempo extendidos los brazos o estar
encorvados durante mucho tiempo.
Hay que enseñar a los trabajadores las técnicas adecuadas para
levantar pesos. Toda tarea bien diseñada debe minimizar cuánto y cuán
a menudo deben levantar pesos los trabajadores.
Se debe disminuir al mínimo posible el trabajo en pie, pues a menudo es
menos cansador hacer una tarea estando sentado que de pie.
Se deben rotar las tareas para disminuir todo lo posible el tiempo que un
trabajador dedica a efectuar una tarea sumamente repetitiva, pues las
tareas repetitivas exigen utilizar los mismos músculos una y otra vez y
normalmente son muy aburridas.
Hay que colocar a los trabajadores y el equipo de manera tal que los
trabajadores puedan desempeñar sus tareas teniendo los antebrazos
pegados al cuerpo y con las muñecas rectas.
Ya sean grandes o pequeños los cambios ergonómicos que se discutan o
pongan en práctica en el lugar de trabajo, es esencial que los trabajadores a
los que afectarán esos cambios participen en las discusiones, pues su
aportación puede ser utilísima para determinar qué cambios son necesarios y
adecuados. Conocen mejor que nadie el trabajo que realizan.
1.- EL PUESTO DE TRABAJO
El puesto de trabajo es el lugar que un trabajador ocupa cuando desempeña
una tarea. Puede estar ocupado todo el tiempo o ser uno de los varios lugares
en que se efectúa el trabajo. Algunos ejemplos de puestos de trabajo son las
cabinas o mesas de trabajo desde las que se manejan máquinas, se
ensamblan piezas o se efectúan inspecciones; una mesa de trabajo desde la
que se maneja un ordenador; una consola de control; etc.
Es importante que el puesto de trabajo esté bien diseñado para evitar
enfermedades relacionadas con condiciones laborales deficientes, así como
para asegurar que el trabajo sea productivo. Hay que diseñar todo puesto de
trabajo teniendo en cuenta al trabajador y la tarea que va a realizar a fin de que
ésta se lleve a cabo cómodamente, sin problemas y eficientemente.
Si el puesto de trabajo está diseñado adecuadamente, el trabajador podrá
mantener una postura corporal correcta y cómoda, lo cual es importante porque
una postura laboral incómoda puede ocasionar múltiples problemas, entre
otros:
Lesiones en la espalda;
Aparición o agravación de una LER;
Problemas de circulación en las piernas.
Las principales causas de esos problemas son:
Asientos mal diseñados;
Permanecer en pie durante mucho tiempo;
Tener que alargar demasiado los brazos para alcanzar los objetos;
Una iluminación insuficiente que obliga al trabajador a acercarse
demasiado a las piezas.
A continuación figuran algunos principios básicos de ergonomía para el diseño
de los puestos de trabajo. Una norma general es considerar la información que
se tenga acerca del cuerpo del trabajador, por ejemplo, su altura, al escoger y
ajustar los lugares de trabajo. Sobre todo, deben ajustarse los puestos de
trabajo para que el trabajador esté cómodo.
Figura Nº 1. Puesto de Trabajo
Altura de la cabeza
Debe haber espacio suficiente para que quepan los trabajadores más
altos.
Los objetos que haya que contemplar deben estar a la altura de los ojos
o un poco más abajo porque la gente tiende a mirar algo hacia abajo.
Altura de los hombros
Los paneles de control deben estar situados entre los hombros y la
cintura.
Hay que evitar colocar por encima de los hombros objetos o controles
que se utilicen a menudo.
Alcance de los brazos
Los objetos deben estar situados lo más cerca posible al alcance del
brazo para evitar tener que extender demasiado los brazos para
alcanzarlos o sacarlos.
Hay que colocar los objetos necesarios para trabajar de manera que el
trabajador más alto no tenga que encorvarse para alcanzarlos.
Hay que mantener los materiales y herramientas de uso frecuente cerca
del cuerpo y frente a él.
Altura del codo
Hay que ajustar la superficie de trabajo para que esté a la altura del
codo o algo inferior para la mayoría de las tareas generales.
Altura de la mano
Hay que cuidar de que los objetos que haya que levantar estén a una
altura situada entre la mano y los hombros.
Longitud de las piernas
Hay que ajustar la altura del asiento a la longitud de las piernas y a la
altura de la superficie de trabajo.
Hay que dejar espacio para poder estirar las piernas, con sitio suficiente
para unas piernas largas.
Hay que facilitar un escabel ajustable para los pies, para que las piernas
no cuelguen y el trabajador pueda cambiar de posición el cuerpo.
Tamaño de las manos
Las asas, las agarraderas y los mangos deben ajustarse a las manos.
Hacen falta asas pequeñas para manos pequeñas y mayores para
manos mayores.
Hay que dejar espacio de trabajo bastante para las manos más grandes.
Tamaño del cuerpo
Hay que dejar espacio suficiente en el puesto de trabajo para los
trabajadores de mayor tamaño.
Figura Nº 2. Ejemplos de puestos de trabajo correctos
A continuación figuran algunas propuestas para un puesto de trabajo
ergonómico:
Hay que tener en cuenta qué trabajadores son zurdos y cuáles no y
facilitarles una superficie de trabajo y unas herramientas que se ajusten
a sus necesidades.
Hay que facilitar a cada puesto de trabajo un asiento cuando el trabajo
se efectúe de pie. Las pausas periódicas y los cambios de postura del
cuerpo disminuyen los problemas que causa el permanecer demasiado
tiempo en pie.
Hay que eliminar los reflejos y las sombras. Una buena iluminación es
esencial.
Cuando piense acerca de cómo mejorar un puesto de trabajo, recuerde esta
regla: si parece que está bien, probablemente lo está. Si parece incómodo,
tiene que haber algo equivocado en el diseño, no es culpa del trabajador.
2.- EL TRABAJO EN POSICIÓN SEDENTE (SENTADO)
Si un trabajo no necesita mucho vigor físico y se puede efectuar en un espacio
limitado, el trabajador debe realizarlo sentado. Sin embargo estar sentado todo
el día no es bueno para el cuerpo, sobre todo para la espalda. Así pues, las
tareas laborales que se realicen deben ser algo variadas para que el trabajador
no tenga que hace únicamente trabajo sentado. Un buen asiento es esencial
para el trabajo que se realiza sentado. El asiento debe permitir al trabajador
mover las piernas y de posiciones de trabajo en general con facilidad.
A continuación figuran algunas directrices ergonómicas para el trabajo que se
realiza sentado:
El trabajador tiene que poder llegar a todo su trabajo sin alargar
excesivamente los brazos ni girarse innecesariamente.
La posición correcta es aquella en que la persona está sentada recta
frente al trabajo que tiene que realizar o cerca de él.
La mesa y el asiento de trabajo deben ser diseñados de manera que la
superficie de trabajo se encuentre aproximadamente al nivel de los
codos.
La espalda debe estar recta y los hombros deben estar relajados.
De ser posible, debe haber algún tipo de soporte ajustable para los
codos, los antebrazos o las manos.
Figura Nº 3.
La posición de trabajo debe ser lo más cómoda posible. En la figura nº 3, las
flechas indican las zonas que hay que mejorar para evitar posibles
lesiones.
Para mejorar la posición de la trabajadora que está sentada a la derecha, se
debe bajar la altura de la silla, inclinarla ligeramente hacia adelante y se le
debe facilitar un escabel para que descanse los pies.
El asiento de trabajo
Un asiendo de trabajo adecuado debe satisfacer determinadas prescripciones
ergonómicas. Siga las siguientes directrices al elegir un asiento:
El asiendo de trabajo debe ser adecuado para la labor que se vaya a
desempeñar y para la altura de la mesa o el banco de trabajo.
Lo mejor es que la altura del asiento y del respaldo sean ajustables por
separado. También se debe poder ajustar la inclinación del respaldo.
El asiento debe permitir al trabajador inclinarse hacia adelante o hacia
atrás con facilidad.
El trabajador debe tener espacio suficiente para las piernas debajo de la
mesa de trabajo y poder cambiar de posición de piernas con facilidad.
Los pies deben estar planos sobre el suelo. Si no es posible, se debe
facilitar al trabajador un escabel, que ayudará además a eliminar la
presión de la espalda sobre los muslos y las rodillas.
El asiento debe tener un respaldo en el que apoyar la parte inferior de la
espalda.
El asiento debe inclinase ligeramente hacia abajo en el borde delantero.
Lo mejor sería que el asiento tuviese cinco patas para ser más estable.
Es preferible que los brazos del asiento se puedan quitar porque a
algunos trabajadores no les resultan cómodos. En cualquier caso, los
brazos del asiento no
deben
impedir al trabajador
acercarse
suficientemente a la mesa de trabajo.
El asiento debe estar tapizado con un tejido respirable para evitar
resbalarse.
En algunos trabajos los soportes de los brazos y los brazos de los
asientos pueden disminuir la fatiga de los brazos del trabajador.
Figura Nº 4. Uso de soportes de brazos y muñecas.
Para algunos trabajadores, sobre todo de los países en desarrollo, buena parte
de la información que acabamos de exponer puede resultar algo idealista.
Ahora bien, es esencial que los trabajadores y sus representantes entiendan
que muchos problemas de salud y de seguridad guardan relación con la
inaplicación de los principios de la ergonomía en el lugar de trabajo. Si
entienden la importancia de la ergonomía, los trabajadores pueden empezar a
mejorar su situación laboral, sobre todo si la dirección comprende las
relaciones que hay entre la productividad y unas buenas condiciones
ergonómicas.
Consideraciones en Puestos de Trabajo con Pantallas de Visualización de
Datos
Instalación del Monitor
La mayoría de los monitores disponen de un dispositivo de inclinación y giro
que facilita el ajuste de la posición del monitor. Se ajusta de acuerdo a las
siguientes recomendaciones:
La distancia óptima entre los ojos y la pantalla depende del tamaño de los
caracteres. La capacidad de lectura óptima está considerada como 21
minutos en arco. Esto corresponde a un tamaño de carácter de 3,7 mm a
una distancia de 60 cm.
Si los ojos se encuentran a una distancia inferior a 50 cm de la pantalla, se
pueden sufrir molestias. La distancia elegida por la mayoría de los usuarios
es de 60 cm.
La distancia de visualización máxima está limitada por el tamaño del
carácter (este ultimo en dependencia directa del tamaño del monitor) y por
espacio disponible en el escritorio.
La parte superior de la pantalla debe encontrarse al mismo nivel de los ojos
o ligeramente por debajo. Esto evita que el trabajador o usuario tenga que
bajar la vista más de 15 ó 20 grados para ver el centro de la pantalla. En
cualquier caso, y como norma general, nunca se debe bajar la vista en un
ángulo mayor a 60 grados para realizar tareas normales como escribir o
leer.
Angulo de la línea de visión
Angulo de visión
La posición ideal de la pantalla es en perpendicular a la línea de visión. Si
se presentan reflejos molestos, se puede inclinar la pantalla ligeramente
hacia adelante. No obstante, si con ello no se eliminan los reflejos, puede
cambiar la situación del monitor en la mesa o incluso la posición de la
misma.
Si aún así no se corrige el problema, y se cuenta con un monitor
convencional de tubo de rayos catódicos (y no un moderno monitor de
tecnología TFT) se recomienda utilizar un filtro antirreflectante o una
cubierta de pantalla.
La Norma UNE-EN ISO 13406 sobre «Requisitos ergonómicos para trabajos
con pantalla de visualización de panel plano" especifica que: las pantallas de
panel plano reflectivas y transreflectivas proporcionan mejores resultados en
entornos con una iluminación mayor que los aceptables para pantallas de tubo
de rayos catódicos y para pantallas emisivas de panel plano.
La aparición de reflejos en la pantalla, sin que deslumbren, hace que se vean
afectadas las condiciones de contraste para trabajar en la misma, además, se
puede ver afectada la visión si persiste la exposición.
Estos reflejos se pueden controlar:
1. Modificando las condiciones del entorno medioambiental donde se ubica
la pantalla.
2. Eligiendo el tipo de luminarias y la disposición de las mismas.
3. Teniendo en cuenta otras fuentes de luz, como las ventanas, para así
determinar la posición geométrica de la pantalla.
4. Colocando la pantalla en la ubicación más idónea.
5. Interviniendo sobre la propia pantalla, habitualmente, mediante un filtro.
El criterio para prevenir la aparición de reflejos debe recaer esencialmente en
modificar las condiciones ambientales donde se ubica la pantalla.
Se debe ajustar el contraste y el brillo a una posición cómoda, la
combinación más aconsejable es un contraste alto y el brillo bajo.
La suciedad suele acumularse gradualmente en la pantalla y a menudo
pasa inadvertida, alterando notablemente los ajustes de brillo y contraste de
la misma. Se debe limpiar regularmente con un paño humedecido en agua,
nunca con alcohol u otros productos de limpieza.
Uso de un Atril
Cuando transfiera información de un documento a la pantalla, les puede
resultar muy útil un atril (o si necesita leer mientras utiliza el sistema). Si utiliza
un atril, debe encontrarse a la misma distancia de sus ojos que la pantalla,
junto a esta y a la misma altura.
Para reducir la tensión del cuello y la vista cansada, reduzca al máximo el
movimiento de ojos y la cabeza mientras utiliza el atril.
Desde el punto de vista del diseño ergonómico, además, es deseable que:
Se pueda colocar a la derecha o a la izquierda, a fin de poder ser útil
tanto para personas diestras como zurdas.
Que la base donde reposan las hojas disponga de ranuras para que no
se resbalen las hojas.
Su emplazamiento ha de permitir que el usuario no realice giros de
cabeza y tronco.
El teclado
Este elemento deberá permitir al trabajador localizar y usar las teclas con
rapidez y precisión, sin que le genere molestias o disconfort. Además, debe
permitir la movilidad e independencia respecto al resto del equipo, y es
necesario posibilitar su reubicación conforme a los cambios de tarea o de
postura del usuario. Asimismo, algunas características del teclado, como su
altura, grosor e inclinación (las publicaciones sobre el tema recomiendan que
no se inclinen las muñecas más de 10 grados hacia arriba, abajo o a los lados)
pueden influir en la adopción de posturas incorrectas y originar trastornos en
los usuarios.
Para prevenir estos riesgos, el diseño del teclado debe cumplir una serie de
requisitos, descritos en la normativa técnica. Sin embargo, también hay algunas
recomendaciones para el trabajador:
No reposar las muñecas sobre un borde afilado, como el borde de una
mesa.
Colocar el teclado frente a la pantalla o el atril, lo que consulte más a
menudo.
Mantener las muñecas derechas y mover la mano entera o el antebrazo
para pulsar las teclas de función o el teclado numérico.
Asegurarse que las manos se encuentren en una posición “neutra” o
plano cuando está utilizando el teclado, esto significa que los
antebrazos, las muñecas y las manos se encuentran en una línea recta.
Pulsar las teclas sólo con la fuerza necesaria para escribir, si teclea con
demasiado énfasis puede formar innecesariamente el cuerpo, incluidos
los tendones y músculos de las manos, muñecas y antebrazos, y
aumentar con ello el riesgo de molestias o lesiones.
La utilización continuada del teclado ha demostrado que puede ser causa de
patología osteomuscular, como por ejemplo la tendinitis, la tenosinovitis o el
síndrome del túnel carpiano. El correcto diseño y la colocación del teclado,
conjuntamente con el establecimiento de pausas y la reducción en los ritmos de
trabajo, parecen reducir estas alteraciones.
Una variable que está en continua investigación es el papel que puede jugar el
diseño del teclado. Existen en el mercado algunos diseños novedosos que
suelen perseguir la reducción en las alteraciones músculo-esqueléticas debido
a la postura forzada del segmento mano-muñeca (tienen como objetivo
conseguir una postura natural) y al movimiento y la fuerza de los dedos y la
prevención de alteraciones consecuentes como síndrome de túnel carpiano,
tendinitis u otras.
A pesar de que se presentan como alternativas ergonómicas y aunque existen
algunos estudios, la falta de evidencia hace que sea difícil todavía confirmar los
beneficios de cada uno de los diseños propuestos. Algunos teclados pueden
ser adecuados para algunas personas, en algunos puestos, pero no puede
generalizarse que un diseño determinado sea más adecuado bajo cualquier
circunstancia.
El más extendido es el teclado partido. En algún estudio sobre algunos nuevos
diseños de teclados alternativos se ha llegado a la conclusión de que, una vez
superado el periodo de adaptación, la mayoría de los usuarios prefiere este tipo
de teclado a los tradicionales, alegando que permite una postura más cómoda
y que reduce las molestias. La mayor parte de los usuarios aprende con
rapidez a utilizarlos; una vez pasado un breve periodo en el que se reduce la
rapidez y la precisión, en general, en muy pocos días se recupera el
rendimiento habitual. El aprendizaje, lógicamente, puede costar algo más en
personas con mayor experiencia cuyos movimientos se realizan de manera
más automatizada.
Una utilidad de los teclados alternativos es la posibilidad de desarrollo de
aplicaciones específicas que ofrezcan a las personas con discapacidad la
posibilidad de comunicación o de integración al mundo laboral aumentando su
participación en la sociedad y su grado de independencia. Actualmente existen
diseños alternativos como solución al problema de accesibilidad a los
ordenadores. La selección del dispositivo adecuado depende de las
posibilidades de movimiento del usuario. Existen en el mercado: teclados más
amplios para personas con capacidad de precisión reducida o de menor
tamaño para personas con limitaciones en el movimiento; teclados para utilizar
con una sola mano; teclados visuales, utilización de punteros, etc.
Para algunos trabajos de precisión, por ejemplo en la industria de artes gráficas
(maquetas, publicidad) no es suficiente un teclado. Así, es necesario disponer
de medios como la tabla gráfica, el "touch-screen" (pantalla táctil), el " joystick"
(palanca de mandos) y el ratón. Respecto al ratón, debido a su uso, cada vez
más generalizado y continuo, hay que destacar algunas características que se
han de tener en cuenta:
Debe adaptarse a la curva de la mano.
El movimiento por la superficie sobre la que se desliza debe resultar
fácil.
Se utilizará tan cerca del lado del teclado como sea posible.
Se sujetará entre el pulgar y el cuarto y quinto dedos. El segundo y el
tercero deben descansar ligeramente sobre los botones del ratón.
Debe permitir el apoyo de parte de los dedos, mano o muñeca en la
mesa de trabajo, favoreciendo así la precisión en su manejo.
Se mantendrá la muñeca recta (utilizar un reposabrazos, si es
necesario). El manejo del ratón será versátil y adecuado a diestros y
zurdos.
El escritorio, también conocido como mesa o superficie de trabajo.
Una de las preguntas más frecuentes es cuál es la medida recomendada para
una mesa de ordenador. Se hace muy difícil establecer recomendaciones al
respecto, ya que la superficie de trabajo dependerá de las tareas que deban
realizarse y, sobre todo, de los elementos que sea necesario disponer en ella.
Las medidas han de ser tales que permitan que el equipo de trabajo se pueda
colocar correctamente. Para tareas generales de oficina, las medidas
aproximadas mínimas de la superficie, pueden ser de 80 cm por 120 cm.
Puede ser necesaria una anchura algo mayor a fin de asegurar que entre el
teclado y el borde libre de la mesa quede una distancia de 5 a 10 cm.,
actuando así ese espacio de reposamanos. Estas medidas pueden variar de
acuerdo a la legislación del país.
Es importante tener en cuenta la altura de la mesa con relación a la altura de la
silla y de las personas usuarias: el conjunto ha de permitir la realización del
trabajo facilitando el cambio postural, a partir de la postura de referencia. Para
ello es recomendable que la mesa tenga una altura ajustable. La Guía
establece que si se dispone de tableros ajustables en altura, el rango de
regulación debe situarse entre el percentil 5 femenino y el 95 masculino de la
población de posibles usuarios/as. Para aquellas personas que estén fuera de
dichos límites, puede ser necesario recurrir a la adaptación individualizada.
En el caso de usar una bandeja ajustable de teclado, ésta deberá cumplir los
siguientes criterios: posibilidad de ajuste y regulación a las medidas
antropométricas de los usuarios, adaptación al cambio de postura (de pie y
sentado), adaptabilidad al mobiliario o equipo de trabajo y movilidad del
usuario. Esta bandeja, teniendo en cuenta criterios de diseño (Norma ISO
9241-5) como son el ajuste, el cambio de postura, la adaptabilidad y la
movilidad, permite:
Situar el teclado y el ratón a una altura y en una posición más adecuada
a las características antropométricas del trabajador; facilitando el apoyo
de los pies sobre el suelo.
Trabajar de pie o sentado, fomentando así el confort de la espalda,
reduciendo la carga muscular y los problemas músculo-esqueléticos.
Soportar correctamente el cuerpo y cambiar de posición, favoreciendo la
circulación.
Utilizar el equipo diversas personas con características físicas diferentes,
permitiendo, debido a la versatilidad en sus ajustes, cambios de postura
y movimientos frecuentes. Además, proporciona una correcta posición
de las muñecas.
Es muy frecuente, especialmente en instalaciones de ordenador en el propio
domicilio, la utilización de mesas compactas en las que pueden situarse los
distintos elementos del puesto. La principal ventaja que ofrece este tipo de
mesas es el ahorro de espacio, sin embargo, pueden ser poco adecuadas en
puestos en los que sea necesario utilizar otros elementos, ya que su superficie
suele ser muy reducida, habiendo espacio sólo para el ordenador. En caso de
disponer de esta mesa, es preciso asegurarse de que hay espacio suficiente
para disponer los distintos elementos y equipos necesarios para la realización
de la tarea y que sus dimensiones aseguren una postura adecuada a partir de
los criterios de la "postura de referencia".
Un aspecto al que hay que prestar atención en caso de que se disponga de
una superficie retráctil para el teclado, lo que podría optimizar en altura la
disposición del teclado, es que dicha altura no impida que haya un espacio
suficientemente holgado para las piernas. Para determinar con exactitud la
medida adecuada, lo recomendable sería tener en cuenta el valor del percentil
95 (o 99) de la población usuaria. Algunas recomendaciones ergonómicas
aconsejan un espacio mínimo de 18 cm.
Para reducir los reflejos o el brillo (y con ello las molestias visuales) la
superficie de la mesa no debe ser reflectante (se recomienda un color mate).
La altura de la superficie de trabajo debe ser regulable, la recomendada está
entre 66 y 77 cm, son embargo si el escritorio está fijo debe encontrarse entre
72 y 75 cm.
La silla
Hoy en día es habitual la utilización de asientos con apoyabrazos, ya que éstos
facilitan el cambio de postura y reducen la carga muscular de la zona cuellohombro. Es recomendable que sean ajustables en altura, especialmente en
puestos que deban ser ocupados por más de una persona (por rotación o por
turnicidad), de manera que se asegure que cumplen su función y no obligan a
posturas forzadas de los brazos, por una altura excesiva o del cuerpo, por
altura insuficiente. También pueden ser de utilidad los reposabrazos abatibles
en puestos en los que se alterne la tarea de ordenador con otro tipo de tarea.
Características recomendadas de la silla:
Debe tener una base estable de cinco patas con ruedas giratorias, la
resistencia de las ruedas debe evitar desplazamientos involuntarios.
Debe proporcionar una posición cómoda.
La altura debe ser fácilmente ajustable (la variación de la altura mínima
debe ser entre 40 y 52 cm desde el suelo).
El respaldo debe ser ajustable en altura e inclinación (de 0 a 30° hacia
atrás). Es importante que la parte inferior de la espalda quede bien
apoyada (curvatura lumbar).
Debe poder girar libremente a ambos lados.
El borde delantero de la silla debe estar curvado (borde en cascada).
Este debería ser de un material transpirable, sin embargo, debe tenerse
en cuenta que en puestos en los que se esté expuesto a ambientes de
polvo o a la manipulación de productos químicos, deberá elegirse un tipo
de material no absorbente.
Si la silla dispone de brazos, estos deben ser totalmente ajustables. Los
brazos de la silla no deben interferir en el ajuste de la misma o impedir
que se acerque a la mesa.
Ajuste la silla de modo que la superficie de trabajo quede a la altura del
codo.
Si la silla tiene un asiento regulable, debe inclinarlo ligeramente hacia
adelante para transferir alguna tensión de la espina dorsal a los muslos o
pies. De este modo se alivia el cansancio en la espalda.
Una correcta relación mesa/silla debe permitir una postura adecuada. Cuando
esto no ocurre puede recurrirse a la utilización de reposapiés. La Guía
especifica que el reposapiés (el Real Decreto 488/1997 establece que deberá
ponerse a "disposición de quienes lo deseen") puede ser necesario en aquellos
casos en que la altura de la mesa no sea ajustable y la altura a la que el
usuario ha de regularse la silla no le permita apoyar adecuadamente los pies
en el suelo.
La Postura
Mientras esté sentado en la estación de trabajo, su espalda debe estar derecha
o ligeramente inclinada hacia atrás y apoyada en el respaldo.
Los brazos deben estar relajados y sueltos, los codos próximos a los dos lados
de su cuerpo y las manos más o menos paralelas al suelo. Las muñecas deben
estar lo más derechas posible mientras utilice el teclado o el ratón. No debe
haber una curvatura mayor de 10 grados hacia arriba, hacia abajo o hacia los
lados.
Los muslos deben estar en posición horizontal o ligeramente inclinados hacia
adelante, la parte inferior de la pierna debe tener un ángulo casi recto al muslo.
Los pies deben descansar cómodamente en el suelo (sin inclinación). Si fuera
necesario, utilice un reposa pies para obtener mayor comodidad.
La cabeza debe estar derecha o ligeramente inclinada hacia adelante (pero
nunca superando un ángulo de 15°)
Procure no forzar la cabeza ni el tronco en un ángulo incómodo mientras esté
trabajando. Cambie de posición con frecuencia para evitar el cansancio.
Espacio de trabajo y entorno
Para evitar la rigidez muscular, debe contar con suficiente espacio alrededor y
variar de posición a menudo.
Para no fatigar la vista, el techo, paredes y suelo deben tener un nivel medio de
reflectancia (aproximadamente 75%, 40% y 30% respectivamente). Intente
evitar contraste excesivo entre la pantalla y el medio que la rodea.
El entorno de trabajo debe ser silencioso y sin distracciones (el ruido de fondo
debería ser inferior a los 55 dBA).
La humedad relativa en el ambiente debe oscilar entre un 40 y un 60%.
La temperatura recomendada para la habitación oscila entre 19 y 23°C.
El espacio de trabajo debe estar bien ventilado (igual que cualquier ambiente
interior).
Cableado
Se deberán tener en cuenta algunas consideraciones en este aspecto:
La disposición del cableado en el lugar de trabajo no ha de suponer en
su trayecto un obstáculo para las zonas de paso.
La longitud que se emplee debería ser suficientemente holgada como
para introducir cualquier modificación en el equipo (periféricos, cambio
de ubicación de un elemento, etc.).
Se recomienda que los enchufes y las tomas de corriente tengan el
menor recorrido posible
El acceso a las conexiones principales debe ser fácil. • No se
recomienda conectar más de tres enchufes por toma.
Utilizar puestas a tierra y diferenciales de alta sensibilidad.
El cableado de transmisión de datos ha de estar separado del cableado
eléctrico.
Se han de establecer rutinas de mantenimiento de las conexiones y del
propio cableado, de forma que la seguridad del trabajador quede
garantizada, sin que este hecho interrumpa las actividades del operador.
Iluminación
La iluminación debe permitir la lectura de documentos y del teclado sin
dificultad, los niveles recomendados son:
No demasiado luminoso: los valores superiores a 1000 lux se consideran
demasiado luminosos. El valor recomendado oscila entre 300 y 500 lux.
Para trabajar en pantalla 300 lux suelen ser suficientes.
Para leer documentos se recomienda 500 lux.
Si se necesita más luz para realizar una tarea en concreto, utilice una lámpara
de mesa (flexo) en vez de aumentar la iluminación general.
La luz exterior se debe suavizar o difuminar para evitar brillos y reflejos
molestos. Cuando la luz del sol suponga un problema, es recomendable el uso
de cortinas, persianas adaptables o cubiertas para el monitor.
Procure no situar el monitor delante de ventanas donde el brillo, demasiado
contraste o los reflejos interfieran en la visualización de la pantalla. Intente
situar el monitor de manera que la pantalla quede en un ángulo adecuado con
respecto a la ventana.
Orientación del monitor respecto a fuentes de luz
La orientación del monitor en referencia a las distintas fuentes de luz que
concurren en el entorno del puesto de trabajo resulta fundamental a la hora de
disminuir los riesgos de fatiga ocular y posiciones corporales incorrectas que
pudieran derivarse de este hecho.
El usuario de pantallas de ordenador debe adaptar su visión a tres contrastes
de iluminación diferentes: el de la pantalla, el de los textos y el del teclado.
Para evitar deslumbramientos, las pantallas deben ser mates, lo mismo que las
teclas (de color claro con los signos oscuros) y de tono distinto para cada tipo
de función. El operador debe poder regular la luminosidad del monitor.
Otras medidas a tener en cuenta para evitar reflexiones son:
Las paredes y las superficies no deben estar pintadas en colores
brillantes.
El campo situado tanto delante como detrás del operador debe ser de
luminancia lo más débil posible para evitar contrastes y reflejos,
respectivamente (evitar ventanas, luces artificiales directas y paredes en
las que se refleje la luz solar).
La pantalla debe quedar alejada de las ventanas para que la sobre
iluminación diurna no dificulte la adaptación de los ojos del operador a la
relativa oscuridad de la pantalla.
Las líneas de visión del operador a la pantalla debería ser paralela a las
lámparas del techo.
Las lámparas de techo no deben estar colocadas encima del operador y
deben estar provistas de difusores para conseguir una más uniforme
distribución de la luz.
Resumen de las recomendaciones
3.- EL TRABAJO EN POSICIÓN BÍPEDA (DE PIE)
El estar de pie es una postura humana natural y por si misma no representa
ningún riesgo particular para la salud. Sin embargo, trabajar de pie de manera
regular puede provocar dolor en los pies, hinchazón de las piernas, venas
varicosas, fatiga muscular general, dolor en la parte baja de la espalda, rigidez
en el cuello y los hombros y otros problemas de salud. Existen quejas comunes
entre los vendedores, operadores de máquinas, trabajadores de línea de
ensamblaje y otros cuyos trabajos requieren permanecer de pie períodos
prolongados.
Mientras se está trabajando, la postura corporal del trabajador se ve afectada
por el ordenamiento del área de trabajo y por las diversas tareas que el
trabajador realiza. El diseño físico de la estación de trabajo, y las herramientas,
y la colocación de llaves, controles y presentaciones que un trabajador necesita
para operar u observar determina o limita las posiciones corporales que el
trabajador puede asumir cuando está trabajando. Como resultado, la cantidad
de posiciones corporales de trabajo disponibles se ve limitada y las posiciones
por si mismas son más rígidas. Esto le da al trabajador menos libertad para
moverse y para descansar los músculos que están trabajando. Esta falta de
flexibilidad para seleccionar las posturas corporales contribuye a problemas de
salud.
Estas condiciones ocurren comúnmente en donde el trabajo está diseñado sin
considerar las características del cuerpo humano. Cuando el diseño de trabajo
ignora las necesidades básicas del cuerpo humano (y de los trabajadores
individuales) el trabajo puede provocar malestar a corto plazo y puede
eventualmente llevar a problemas de salud crónicos y severos.
Mantener el cuerpo en una posición vertical requiere considerable esfuerzo
muscular que es particularmente dañino incluso cuando se permanece de pie
sin movimiento. Efectivamente reduce el suministro de sangre a los músculos
cargados. Un flujo insuficiente de sangre acelera el inicio de la fatiga y provoca
dolor en los músculos de las piernas, espalda y cuello (éstos son músculos que
se utilizan para mantener una posición vertical).
El trabajador sufre no solo de tensión muscular sino que también de otros
malestares. El permanecer de pie frecuentemente y de manera prolongada, sin
algún alivio al caminar, hace que la sangre se aglutine en las piernas y los pies.
Cuando permanecer de pie se da de manera continua por períodos
prolongados, puede resultar inflamación de las venas. Esta inflamación puede
progresar con el tiempo hasta llegar a venas varicosas dolorosas y crónicas. El
permanecer de pie de manera excesiva también contribuye a que las
articulaciones de la columna, caderas, rodillas y pies se inmovilicen
temporalmente o se bloqueen. Esta inmovilidad puede posteriormente llevar a
enfermedades reumáticas debido al daño degenerativo en los tendones y
ligamentos (las estructuras que unen músculos y huesos).
Recomendaciones para mejorar el diseño del lugar de trabajo
En un lugar de trabajo bien diseñado, el trabajador tiene la oportunidad de
escoger entre una variedad de posiciones de trabajo bien balanceadas y
cambiar entre ellas frecuentemente.
Las mesas de trabajo y los bancos deben ser ajustables. Poder ajustar la altura
de trabajo es particularmente importante para ajustar la estación de trabajo al
tamaño corporal individual del trabajador y a la tarea particular del
trabajador. La ajustabilidad garantiza que el empleado realice su trabajo
en posiciones corporales bien balanceadas. Si la estación de trabajo no puede
ajustarse, se debe considerar incorporar plataformas para levantar a los
trabajadores más pequeños o pedestales en la parte superior de las estaciones
de trabajo para los trabajadores altos.
La organización del espacio de trabajo es otro aspecto importante. Debe de
haber suficiente espacio para moverse alrededor y para cambiar la posición del
cuerpo. El brindar rieles integrados para los pies o descansa pies portátiles
permite al trabajador cambiar el peso del cuerpo de una pierna a la otra. Los
soportes para los codos para trabajo de precisión ayudan a reducir la tensión
en la parte superior de los brazos y el cuello. Controles y herramientas deben
colocarse para que el trabajador pueda contactarlos más fácilmente sin tener
que girar o inclinarse.
En donde es posible, Se debe dar un asiento para que el trabajador pueda
hacer el trabajo ya sea de pie, ya sea sentado. El asiento debe colocar al
trabajador a una altura que se acomode con el tipo de trabajo que se está
haciendo. Para que el trabajo que requiere permanecer únicamente de pie, se
debe suministrar un asiento en cualquier caso para permitir al trabajador
sentarse ocasionalmente. Los asientos en el lugar de trabajo expanden una
variedad de posibles posturas corporales y dan al trabajador más flexibilidad.
Los beneficios de una mayor flexibilidad de una variedad de posturas
corporales se multiplican por dos. El número de músculos involucrados en el
trabajo aumenta lo que iguala la distribución de cargas en diferentes partes del
cuerpo. Por lo tanto, hay menos tensión en los músculos y articulaciones de la
persona para mantener su posición vertical. Mientras que, el cambiar las
posturas corporales mejora el suministro sanguíneo a los músculos que están
trabajando. Ambos efectos contribuyen a la reducción de la fatiga general.
La calidad del calzado y el tipo de materiales del piso son también factores
importantes que contribuyen con la comodidad de permanecer de pie.
Los principios básicos de un buen diseño de trabajo para trabajos que son de
pie son:
Cambiar las posiciones de trabajo frecuentemente para que el trabajo en
una posición sea de una razonable corta duración .
Evitar inclinarse, estirarse y girar en extremo.
Poner el ritmo de trabajo adecuado.
Permitir que los trabajadores tengan períodos de descanso convenientes
para relajarse; los ejercicios también pueden ayudar.
Suministrar instrucción sobre prácticas de trabajo adecuadas y el uso de
los recesos de descanso.
Permitir a los trabajadores un período de ajuste cuando regresan a
trabajar después de una ausencia por vacaciones o enfermedad para
que regresen gradualmente a su ritmo regular de trabajo.
¿Cómo reducen las prácticas de trabajo los efectos adversos por trabajar
de pie?
Una estación de trabajo bien diseñada se combina con un trabajo bien
diseñado para hacer posible trabajar en una posición balanceada sin tensión
innecesaria sobre el cuerpo. A pesar de que el desempeño real de la tarea
depende del trabajador (incluyendo como se levanta el trabajador, como se
mueve o hace levantamientos), las prácticas de trabajo pueden hacer que el
trabajo sea más seguro o más peligroso. La capacitación adecuada moldea los
hábitos de trabajo de las personas y con un supervisor que motive al trabajador
a utilizar las habilidades que ha aprendido.
Es importante que el trabajador esté informado de los riesgos de salud en el
lugar de trabajo. El trabajador debe entender cuáles movimientos corporales y
cuáles posiciones contribuyen al malestar y que las condiciones que provocan
un malestar medio pueden llevar a lesiones crónicas a largo plazo. La
capacitación del trabajador también debe incluir información de cómo ajustar
los diseños específicos del lugar de trabajo para tener la ventaja individual de
reducir o eliminar los peligros de salud.
El trabajador debe estar consciente de que los períodos de descanso
son elementos importantes del trabajo .Los períodos de descanso deben
utilizarse para relajarse cuando los músculos están cansados, para moverse
cuando los músculos están rígidos, para caminar cuando el trabajo restringe la
habilidad del trabajador de cambiar de postura o posición, etc., etc. El
trabajador también debe ser motivado a reportar malestares experimentados
durante el trabajo. Esto puede resultar en condiciones de trabajo corregidas.
Todos estos elementos capacitación y supervisión, acopladas con el aporte del
trabajador activo ó puede resultar en prácticas de trabajo sonoras. Se puede
recordar que una estación de trabajo bien diseñada y un lugar de trabajo son
esenciales para un trabajo seguro y saludable. Sin ellos, las buenas prácticas
de trabajo no son efectivas.
¿Qué es un ejemplo de una estación de trabajo diseñada para un
trabajador que permanece de pie?
El diseño del lugar de trabajo debe ser apropiado a la variedad de formas y
tamaños de trabajadores y brindar soporte para terminar las diferentes tareas.
Las diferentes tareas requieren diferentes alturas de superficie de trabajo:
Trabajo de precisión, como escribir o ensamblaje electrónico -5 cm por
encima de la altura del codo; se necesita soporte para el codo.
Trabajo liviano, como línea de ensamblaje o trabajos mecánicos -cerca
de 5 a 10 cm por debajo de la altura del codo.
Trabajo pesado, que demanda fuerza hacia abajo -de 20-40 cm por
debajo de la altura del codo.
Figura Nº 5
¿Qué pueden hacer los trabajadores para reducir malestares o para
trabajar de pie?
Ajustar la altura de
trabajo de acuerdo con
las
dimensiones
del
cuerpo. Utilice la altura
del codo como guía.
Organice su trabajo de
manera
que
operaciones
se
hagan
las
usuales
con
fácil
contacto.
Figura Nº 6
Mire de frente el objeto de trabajo.
Mantenga el cuerpo cerca del trabajo.
Ajuste el lugar de trabajo para tener
suficiente
espacio
para
cambiar
la
posición de trabajo.
Utilice un riel de pies o descansa pies
portátil para cambiar el peso del cuerpo
de una pierna a la otra.
Utilice un asiento cuando sea posible
mientras está trabajando, o por lo menos
el proceso de trabajo permite descansar.
Figura Nº 7
El puesto de trabajo debe ser diseñado de manera tal que el trabajador no
tenga que levantar los brazos y pueda mantener los codos próximos al
cuerpo.
Figura Nº 8. El puesto de trabajo debe ser diseñado de manera tal
que el trabajador no tenga que levantar los brazos y pueda
mantener los codos próximos al cuerpo.
Al determinar la altura adecuada de la superficie de trabajo, es importante tener
en cuenta los factores siguientes:
la altura de los codos del trabajador;
el tipo de trabajo que habrá de desarrollar;
el tamaño del producto con el que se trabajará;
las herramientas y el equipo que se habrán de usar.
Hay que seguir estas normas para que el cuerpo adopte una buena posición si
hay que trabajar de pie:
Estar frente al producto o la máquina.
Mantener el cuerpo próximo al producto de la máquina.
Mover los pies para orientarse en otra dirección en lugar de girar la
espalda o los hombros.
Al trabajar de pie, los trabajadores deben evitar:
Evite alcanzar cosas por debajo de línea del hombro. Cambiar de pie
para tener de frente el objeto es una forma recomendada.
Evite el sobre contacto más allá del punto de comodidad.
Evite contactar cosas por encima de la línea del hombro.
Trabajo de Pie-Sentado
Facilita la posibilidad de levantarse y permite
trabajar de pie y sentado cómodamente.
Valido para todo tipo de entornos.
En su diseño se tienen en cuenta las mismas
consideraciones que para el puesto de pie,
pero
teniendo
en
cuenta
que
hemos
introducido una silla. Por lo que será
necesario :
Tener una amplia superficie para los pies.
Una silla igual que en el caso de trabajo
sentado (valorar ruedas y seguridad).
Entre las tres alturas: de trabajo, reposapiés
y asiento. Solo una de ellas puede ser fija.
Recomendaciones para sillas de estaciones de Trabajo De Pie / Sentado
Asegúrese que el asiento tenga un ancho
mínimo de 40 cm (cerca 16 pulgadas).
Busque
respaldares
moldeados
vertical
y
horizontalmente.
Utilice
un
asiento
con
tela
transpirable
antideslizante
Seleccione
un
relleno
de
asiente
de
aproximadamente 2-3 cm (1 pulgada) de
grosor.
Recomendaciones con respecto a un buen calzado
Sus pies solo pueden estar tan cómodos cuando
el calzado se los permite.
Utilice zapatos que no cambien la forma de su
pie.
Utilice zapatos que brinden un agarre firme en el
talón. Si la parte de atrás del zapato es
demasiado ancha o demasiado suave, el pie
resbalará, causando inestabilidad y malestar.
Utilice zapatos que le den la libertad de mover
sus dedos. Dolor y fatiga resultan de zapatos que
son muy angostos o muy anchos.
Asegúrese de que los zapatos tengan soportes para los arcos. Una falta de
apoyo para el arco provoca aplanamiento del pie.
Utilice zapatos con cordones.
Amarre el cordón de su zapato firmemente. Así se evita que el pie
resbale dentro del calzado.
Use almohadillado debajo de la lengua si sufre de dolor en los huesos
en la parte superior del pie.
Utilice suelas almohadilladas absorbentes de golpes cuando trabaja en
pisos de cemento o de metal.
No utilice zapatos bajos.
No utilice zapatos con tacones más altos de 5 cm (2 pulgadas).
Escoja el calzado de acuerdo al riesgo en su lugar de trabajo.
Seleccione calzado seguro, si se requiere, aprobado por el CSA y que
tenga la clasificación adecuada para el riesgo.
Seleccione el calzado tomando en cuenta el ajuste y comodidad
individual. Pruebe y camine con el calzado antes de usarlo.
Recomendaciones para los pisos de un lugar de trabajo.
Mantenga las áreas de trabajo limpias.
Eviteestar de pie en pisosde metal o de concreto.Para permanecer de
pie en el trabajo se recomiendan pisos de madera, corcho o de plástico
recubierto.
Asegúrese que los pisos estén a nivel y no sean resbalosos.
Cubra los pisos de metal o de concreto con alfombras. Los lados
inclinados de las alfombras pueden evitar tropezones.
No
utilice
alfombras
gruesas
con
hule
espuma.
Demasiado
almohadonamiento puede provocar fatiga y aumentar el riesgo de
tropezar.
4.- LAS HERRAMIENTAS MANUALES Y LOSCONTROLES
Las herramientas manuales
Hay que diseñar las herramientas manuales conforme a prescripciones
ergonómicas. Unas herramientas manuales mal diseñadas, o que no se ajustan
al trabajador o a la tarea a realizar, pueden tener consecuencias negativas en
la salud y disminuir la productividad del trabajador. Para evitar problemas de
salud y mantener la productividad del trabajador, las herramientas manuales
deben ser diseñadas de manera que se adapten tanto a la persona como a la
tarea. Unas herramientas bien diseñadas pueden contribuir a que se adopten
posiciones y movimientos correctos y aumentar la productividad. Siga las
siguientes normas al seleccionar las herramientas manuales:
Evite adquirir herramientas manuales de mala calidad.
Escoja herramientas que permitan al trabajador emplear los músculos
más grandes de los hombros, los brazos y las piernas, en lugar de los
músculos más pequeños de las muñecas y los dedos.
Evite sujetar una herramienta continuamente levantando los brazos o
tener agarrada una herramienta pesada. Unas herramientas bien
diseñadas permiten al trabajador mantener los codos cerca del cuerpo
para evitar daños en los hombros o brazos. Además, si las herramientas
han sido bien diseñadas, el trabajador no tendrá que doblar las
muñecas, agacharse ni girarse.
Escoja asas y mangos lo bastante grandes como para ajustarse a toda
la mano; de esa manera disminuirá toda presión incómoda en la palma
de la mano o en las articulaciones de los dedos y la mano.
No utilice herramientas que tengan huecos en los que puedan quedar
atrapados los dedos o la piel.
Utilice herramientas de doble mango o asa, por ejemplo tijeras, pinzas o
cortadoras. La distancia no debe ser tal que la mano tenga que hacer un
esfuerzo excesivo.
No elija herramientas que tengan asas perfiladas; se ajustan sólo a un
tamaño de mano y hacen presión sobre las manos si no son del tamaño
adecuado.
Haga que las herramientas manuales sean fáciles de agarrar. Las asas
deben llevar además un buen aislamiento eléctrico y no tener ningún
borde ni espinas cortantes. Recubra las asas con plástico para que no
resbalen.
Evite utilizar herramientas que obliguen a la muñeca a curvarse o
adoptar una posición extraña. Diseñe las herramientas para que sean
ellas las que se curven, no la muñeca.
Elija herramientas que tengan un peso bien equilibrado y cuide de que
se utilicen en la posición correcta.
Controle que las herramientas se mantienen adecuadamente.
Las herramientas deben ajustarse a los trabajadores zurdos o diestros.
Figura Nº 11
Figura Nº 12.
En las figuras 11 y 12 se observan diseños de las herramientas para evitar
que haya que trabajar curvando la muñeca.
Figura Nº 13. No utilicen herramientas que tengan huecos en los que
puedan quedar atrapados los dedos o la carne.
Figura Nº 14.
Los Controles
Los conmutadores, las palancas y los botones y manillas de control también
tienen que ser diseñados teniendo presentes al trabajador y la tarea que habrá
de realizar. A continuación figuran algunas normas con miras al diseño de los
controles:
Los conmutadores, las palancas y los botones y manillas de control
deben estar fácilmente al alcance del operador de una máquina que se
halle en una posición normal, tanto de pie como sentado. Esto es
especialmente importante si hay que utilizar los controles con frecuencia.
Seleccione los controles adecuados a la tarea que haya que realizar.
Así, por ejemplo, elija controles manuales para operaciones de precisión
o de velocidad elevada, y, en cambio, controles de pie, por ejemplo
pedales, para operaciones que exijan más fuerza. Un operador no debe
utilizar dos o más pedales.
Diseñe o rediseñe los controles para las operaciones que exijan el uso
de las dos manos.
Los disparadores deben ser manejados con varios dedos, no sólo con
uno.
Es importante que se distinga con claridad entre los controles de
emergencia y los que se utilizan para operaciones normales. Se puede
efectuar esa distinción mediante una separación material, códigos de
colores, etiquetas claramente redactadas o protecciones de la máquina.
Diseñe los controles de manera que se evite la puesta en marcha
accidental. Se puede hacer espaciándolos adecuadamente, haciendo
que
ofrezcan
la
adecuada
resistencia,
poniendo
cavidades
o
protecciones.
Es importante que los procedimientos para hacer funcionar los controles
se puedan entender fácilmente utilizando el sentido común. Las
reacciones del sentido común pueden diferir según los países y habrá
que tener en cuenta esas diferencias, sobre todo cuando haya que
trabajar con equipo importado.
Figura Nº 15
5.- EL TRABAJO FÍSICO PESADO
El trabajo manual debe ser diseñado correctamente para que los trabajadores
no se agoten ni contraigan una tensión muscular, sobre todo en la espalda. La
realización de un trabajo físico pesado durante mucho tiempo hace aumentar
el ritmo de la respiración y el ritmo cardíaco. Si un trabajador no está en
buenas condiciones físicas, es probable que se canse fácilmente al efectuar un
trabajo físico pesado. Siempre que sea posible, es útil utilizar energía
mecánica para efectuar los trabajos pesados. Esto no quiere decir que los
empleadores deban sustituir a los trabajadores por máquinas, sino que los
trabajadores utilicen máquinas para efectuar las tareas más arduas. La
energía mecánica disminuye los riesgos para el trabajador y al mismo tiempo
proporciona más oportunidades laborales a personas con menos fuerza física.
Aplique las siguientes normas para diseñar puestos de trabajo que exijan una
labor física pesada:
El trabajo pesado no debe superar la capacidad de cada trabajador.
El trabajo físico pesado debe alternar a lo largo de la jornada, en
intervalos periódicos, con un trabajo más ligero.
El trabajo físico pesado debe alternar a lo largo de la jornada, en
intervalos periódicos, con un trabajo más ligero.
Nota: un puesto de trabajo que no exija esfuerzo físico es tan poco de desear
como un puesto de trabajo que únicamente entrañe un trabajo físico pesado.
Los puestos de trabajo que no exigen movimientos físicos son por lo general
cansadores y aburridos.
Para diseñar correctamente un puesto de trabajo que requiera un trabajo
físico pesado es importante considerar los factores siguientes:
El peso de la carga;
Con qué frecuencia debe levantar el trabajador la carga;
La distancia de la carga respecto del trabajador que debe levantarla;
La forma de la carga;
El tiempo necesario para efectuar la tarea.
A continuación figuran recomendaciones más detalladas para el trabajo
pesado:
Disminuir el peso de la carga:
Reempaquetar la carga para disminuir el tamaño;
Disminuir el número de objetos que se llevan de una vez;
Asignar más personas para levantar cargas pesadas extraordinarias.
Hacer que sea más fácil manipular la carga:
Modificar el tamaño y la forma de la carga para que el centro de
gravedad esté más próximo a la persona que la levanta;
Almacenar la carga a la altura de las caderas para que el trabajador no
tenga que agacharse;
Utilizar medios mecánicos para levantar la carga por lo menos a la
altura de las caderas;
Utilizar más de una persona o un instrumento mecánico para mover la
carga;
Arrastrar o hacer rodar la carga con instrumentos de manipulación como
carretillas, sogas o eslingas;
Hacer recaer el peso de la carga en las partes más sólidas del
organismo utilizando ganchos, bandas o correas.
Utilizar técnicas de almacenamiento para facilitar la manipulación de los
materiales:
Utilizar repisas, estanterías o plataformas de carga que estén a una
altura adecuada;
Cargar las tarimas de manera que los artículos pesados estén en torno
a los bordes de la tarima, no en el centro; de esta manera, el peso
estará distribuido por igual en la tarima. Ahora bien, hay que tener
cuidado de que los artículos no se caigan con facilidad de la tarima y
lesionen a alguien.
Disminuir todo lo posible la distancia que debe ser transportada una
carga:
Mejorar la distribución de la zona de trabajo;
Redistribuir la zona de producción o almacenamiento.
Disminuir todo lo posible el número de levantamientos que haya que
efectuar:
Asignar más personas a esa tarea;
Utilizar instrumentos mecánicos;
Reorganizar la zona de almacenamiento o trabajo.
Disminuir todo lo posible el número de giros que debe hacer el cuerpo:
Mantener todas las cargas frente al cuerpo;
Mantener todas las cargas frente al cuerpo;
Dejar espacio suficiente para que todo el cuerpo pueda girar; moviendo
los pies en vez de girando el cuerpo.
Manipulación de Cargas:
La manipulación manual de cargas representa una de las causas más
habituales de accidentalidad dando lugar a frecuentes lesiones y problemas
músculo-esqueléticos, fundamentalmente en la espalda.
Se entiende por manejo manual de cargas cualquier operación de transporte o
sujeción de una carga por parte de uno o varios trabajadores, así como su
levantamiento, colocación, empuje, tracción o desplazamiento siempre que,
por sus características o condiciones ergonómicas inadecuadas, entrañen
riesgos, en particular dorso-lumbares, para los trabajadores. No se incluye la
aplicación de fuerzas como el movimiento de una manivela o una palanca de
mandos.
Se considera que la manipulación manual de toda carga que pese más de 3
Kg. puede entrañar un potencial riesgo dorso-lumbar si se manipula en
condiciones desfavorables (alejada del cuerpo, con posturas inadecuadas,
etc.):
En general, el peso máximo que se recomienda no sobrepasar es de 25
Kg.
En el caso de mujeres, jóvenes o mayores es conveniente no superar
los 15 Kg.
Bajo ninguna circunstancia se manipularán cargas que excedan de 40
Kg.
Si las dimensiones o el peso de la carga así lo aconsejan deberá recurrirse,
siempre que sea posible, al fraccionamiento o rediseño de la misma, haciendo
uso de ayudas mecánicas y solicitando la ayuda de otros trabajadores cuando
que sea necesario.
Lo ideal sería atajar el problema en la fase del diseño de los puestos de
trabajo, donde es más sencillo evitar o reducir la manipulación manual,
mediante la automatización o mecanización de los procesos, entre los cuales
se destacan:
Paletización
La Paletización de las cargas es muy adecuada para transportarlas de un lugar
a otro mediante la utilización de elementos mecánicos tales como: Carretillas
elevadoras, Mesas regulables para levantamiento, Cintas transportadoras,
Mesas giratorias.
Carretillas elevadoras
Hay una gran variedad de carretillas elevadoras que se adaptan a las distintas
necesidades y características concretas de la manipulación.
Sistemas transportadores
Estos sistemas permiten que las cargas se puedan automáticamente a lo largo
del área de trabajo en el mismo nivel o en niveles diferentes. Existen diferentes
tipos como: Cintas transportadoras, Vías de rodillos, Toboganes, Listones de
rodillos.
Grúas y puentes grúa
Cuando
Levantamiento Manual de Cargas
Medidas preventivas:
Examinar la carga antes de manipularla tratando de localizar zonas que
puedan resultar peligrosas en el momento de su agarre (aristas, bordes
afilados, puntas de clavos, etc.).
Situar la carga en el lugar más favorable para la persona que tiene que
manipularla de manera que esté cerca de ella, enfrente y a la altura de la
cadera.
Planificar el levantamiento eligiendo los puntos de agarre más
adecuados y el lugar de destino de la carga. Apartar del trayecto los
posibles obstáculos que puedan entorpecer el transporte.
Transportar la carga a la altura de la cadera y lo más cerca posible del
cuerpo. Si el transporte se realiza con un solo brazo se deberán evitar
inclinaciones laterales de la columna.
Manejar una carga entre dos personas siempre que el objeto tenga, con
independencia de su peso, al menos dos dimensiones superiores a 0,60
m y cuando sea muy largo y una sola persona no pueda trasladarlo de
forma estable.
En la medida de lo posible se evitarán los trabajos que se realicen de
forma continuada en una misma postura, alternando tareas y realizando
pausas en función del esfuerzo que exija cada puesto de trabajo.
Las
tareas
de
manipulación
manual
de
cargas
se
realizarán
preferentemente sobre superficies estables y pavimentos regulares para
evitar caídas y resbalones.
Hacer uso de las ayudas mecánicas siempre que sea posible, con
cuidado para no sobrecargarlas y colocando la carga de forma
equilibrada antes de proceder a su transporte. Utilizar cinchas y otros
elementos auxiliares cuando sea necesario
Método correcto de elevación y transporte de cargas
El levantamiento y el porte son operaciones físicamente agotadoras, y el riesgo
de accidente es permanente, en particular de lesión de la espalda y de los
brazos. Para evitarlo, es importante poder estimar el peso de una carga, el
efecto del nivel de manipulación y el entorno en que se levanta.
Posición de la espalda y del cuerpo
El objeto debe levantarse cerca del cuerpo, pues de otro modo los
músculos de la espalda y los ligamentos están sometidos a tensión, y
aumenta la presión de los discos intervertebrales
Deben tensarse los músculos del estómago y de la espalda, de manera
que ésta permanezca en la misma posición durante toda la operación de
levantamiento.
Posición de las piernas
Acérquese al objeto. Cuanto más pueda aproximarse al objeto, con más
seguridad lo levantará.
Separe los pies, para mantener un buen equilibrio.
Posición de los brazos y sujeción.
Trate de agarrar firmemente el objeto, utilizando totalmente ambas
manos, en ángulo recto con los hombros. Empleando sólo los dedos no
podrá agarrar el objeto con firmeza.
Proceda a levantarlo con ambas manos, si es posible.
Levantamiento hacia un lado
Cuando se gira el cuerpo al mismo tiempo que se levanta un peso,
aumenta el riesgo de lesión de la espalda.
Coloque los pies en posición de andar, poniendo ligeramente uno de
ellos en dirección del objeto. Levántelo, y desplace luego el peso del
cuerpo sobre el pie situado en la dirección en que se gira.
Levantamiento por encima de los hombros
Si tiene que levantar algo por encima de los hombros, coloque los pies
en posición de andar.
Levante primero el objeto hasta la altura del pecho. Luego, comience a
elevarlo separando los pies para poder moverlo, desplazando el peso
del cuerpo sobre el pie delantero.
La altura del levantamiento adecuada para muchas personas es de 7080 centímetros. Levantar algo del suelo puede requerir el triple de
esfuerzo.
Levantamiento con otros
Las personas que a menudo levantan cosas conjuntamente deben tener
una fuerza equiparable y practicar colectivamente ese ejercicio. Los
movimientos de alzado han de realizarse al mismo tiempo y a la misma
velocidad.
LESIONES Y ENFERMEDADES HABITUALES
A menudo los trabajadores no pueden escoger y se ven obligados a adaptarse
a unas condiciones laborales mal diseñadas, que pueden lesionar gravemente
las manos, las muñecas, las articulaciones, la espalda u otras partes del
organismo. En general, las lesiones osteomusculares
relacionadas con la
carga física, se refieren a:
-
Desórdenes de los músculos, nervios, tendones, ligamentos, articulaciones,
cartílagos o discos intervertebrales.
-
Desórdenes que típicamente no se presentan como el resultado de un
evento instantáneo o agudo, pero reflejan un desarrollo gradual o crónico.
-
Desórdenes diagnosticados por historia médica, examen médico u otras
pruebas médicas que pueden tener diferentes grados de severidad, desde
leves e intermitentes, a debilitantes y crónicos.
-
Desórdenes con múltiples características diferentes, así como desórdenes
definidos primariamente por la localización del dolor.
Concretamente, se pueden producir lesiones a causa de:
El empleo repetido a lo largo del tiempo de herramientas y equipo
vibratorios, por ejemplo, martillos pilones;
Herramientas y tareas que exigen girar la mano con movimientos de las
articulaciones, por ejemplo las labores que realizan muchos mecánicos;
La aplicación de fuerza en una postura forzada;
La aplicación de presión excesiva en partes de la mano, la espalda, las
muñecas o las articulaciones;
Trabajar con los brazos extendidos o por encima de la cabeza;
Trabajar echados hacia adelante;
Levantar o empujar cargas pesadas.
Normalmente, las lesiones se desarrollan lentamente
Las lesiones y enfermedades provocadas por herramientas y lugares de trabajo
mal diseñados o inadecuados se desarrollan habitualmente con lentitud a lo
largo de meses o de años. Ahora bien, normalmente un trabajador tendrá
señales y síntomas durante mucho tiempo que indiquen que hay algo que no
va bien. Así, por ejemplo, el trabajador se encontrará incómodo mientras
efectúa su labor o sentirá dolores en los músculos o las articulaciones una vez
en casa después del trabajo. Además, puede tener pequeños tirones
musculares durante bastante tiempo. Es importante investigar los problemas de
este tipo porque lo que puede empezar con una mera incomodidad puede
acabar en algunos casos en lesiones o enfermedades que incapaciten
gravemente.
En el cuadro 1 se describen algunas de las lesiones y enfermedades más
habituales que causan las labores repetitivas o mal concebidas. Los
trabajadores deben recibir información sobre lesiones y enfermedades
asociadas al incumplimiento de los principios de la ergonomía para que puedan
conocer qué síntomas buscar y si esos síntomas pueden estar relacionados
con el trabajo que desempeñan.
Cuadro 1
LESIONES
SINTOMAS
CAUSAS TIPICAS
Bursitis: inflamación de la
cavidad que existe entre la
Arrodillarse, hacer presión
piel y el hueso o el hueso y Inflamación en el lugar de la
sobre el codo o movimientos
el
tendón.
Se
puede lesión.
repetitivos de los hombros.
producir en la rodilla, el codo
o el hombro.
Empleo de herramientas
Celulitis: infección de la
Dolores e inflamación de la manuales, como martillos y
palma de la mano a raíz de
palma de la mano.
palas, junto con abrasión
roces repetidos.
por polvo y suciedad.
Cuello u hombro tensos:
inflamación del cuello y de Dolor localizado en el cuello Tener que mantener una
los músculos y tendones de o en los hombros.
postura rígida.
los hombros.
Movimientos
repetitivos.
Dedo
engatillado:
Incapacidad
de
mover Tener que agarrar objetos
inflamación de los tendones
libremente los dedos, con o durante demasiado tiempo,
y/o las vainas de los
sin dolor.
con demasiada fuerza o con
tendones de los dedos.
demasiada frecuencia.
Epicondilitis: inflamación
Tareas
repetitivas,
a
de la zona en que se unen
menudo
en
empleos
Dolor e inflamación en el
el hueso y el tendón. Se
agotadores
como
lugar de la lesión.
llama "codo de tenista"
ebanistería, enyesado o
cuando sucede en el codo.
colocación de ladrillos.
Ganglios: un quiste en una
articulación o en una vaina Hinchazón dura, pequeña y
Movimientos repetitivos de
de tendón. Normalmente, en redonda, que normalmente
la mano.
el dorso de la mano o la no produce dolor.
muñeca.
Osteoartritis: lesión de las
articulaciones que provoca Rigidez y dolor en la espina Sobrecarga durante mucho
cicatrices en la articulación y dorsal y el cuello y otras tiempo de la espina dorsal y
que el hueso crezca en articulaciones.
otras articulaciones.
demasía.
Sindrome del túnel del
carpo bilateral: presión
sobre los nervios que se
transmiten a la muñeca.
Hormigueo,
dolor
y
entumecimiento del dedo
gordo y de los demás
dedos, sobre todo de noche.
Trabajo repetitivo con la
muñeca
encorvada.
Utilización de instrumentos
vibratorios. A veces va
seguido de tenosinovitis
(véase más abajo).
Dolor,
inflamación,
reblandecimiento
y
Tendinitis: inflamación de la
enrojecimiento de la mano,
zona en que se unen el
Movimientos repetitivos.
la muñeca y/o el antebrazo.
músculo y el tendón.
Dificultad para utilizar la
mano.
Movimientos repetitivos, a
menudo no agotadores.
Dolores, reblandecimiento,
Tenosinovitis: inflamación
Puede
provocarlo
un
inflamación, grandes dolores
de los tendones y/o las
aumento repentino de la
y dificultad para utilizar la
vainas de los tendones.
carga de trabajo o la
mano.
implantación de nuevos
procedimientos de trabajo.
El trabajo repetitivo es una causa habitual de lesiones y enfermedades del
sistema oseomuscular (y relacionadas con la tensión). Las lesiones provocadas
por el trabajo repetitivo se denominan generalmente lesiones provocadas por
esfuerzos repetitivos (LER). Son muy dolorosas y pueden incapacitar
permanentemente. En las primeras fases de una LER, el trabajador puede
sentir únicamente dolores y cansancio al final del turno de trabajo. Ahora bien,
conforme empeora, puede padecer grandes dolores y debilidad en la zona del
organismo afectada. Esta situación puede volverse permanente y avanzar
hasta un punto tal que el trabajador no pueda desempeñar ya sus tareas. Se
pueden evitar las LER:
suprimiendo los factores de riesgo de las tareas laborales;
disminuyendo el ritmo de trabajo;
trasladando al trabajador a otras tareas, o bien alternando tareas
repetitivas con tareas no repetitivas a intervalos periódicos;
aumentando el número de pausas en una tarea repetitiva.
En algunos países industrializados, a menudo se tratan las LER con
intervenciones quirúrgicas. Ahora bien, importa recordar que no es lo mismo
tratar un problema que evitarlo antes de que ocurra. La prevención debe ser el
primer objetivo, sobre todo porque las intervenciones quirúrgicas para remediar
las LER dan malos resultados y, si el trabajador vuelve a realizar la misma
tarea que provocó el problema, en muchos casos reaparecerán los síntomas,
incluso después de la intervención.
Las lesiones son costosas
Las lesiones causadas a los trabajadores por herramientas o puestos de
trabajo mal diseñados pueden ser muy costosas por los dolores y sufrimientos
que causan, por no mencionar las pérdidas financieras que suponen para los
trabajadores y sus familias. Las lesiones son también costosas para los
empleadores. Diseñar cuidadosamente una tarea desde el inicio, o rediseñarla,
puede costar inicialmente a un empleador algo de dinero, pero, a largo plazo,
normalmente el empleador se beneficia financieramente. La calidad y la
eficiencia de la labor que se realiza puede mejorar. Pueden disminuir los costos
de atención de salud y mejorar la moral del trabajador. En cuanto a los
trabajadores, los beneficios son evidentes. La aplicación de los principios de la
ergonomía puede evitar lesiones o enfermedades dolorosas y que pueden ser
invalidantes y hacer que el trabajo sea más cómodo y por lo tanto más fácil de
realizar.
GLOSARIO
ACTIVIDADES EN ERGONOMÍA: Hacen referencia al conjunto de acciones llevadas
a cabo por diferentes profesionales de disciplinas humanas y técnicas que apoyan a la
ergonomía y que actúan en dominios específicos; mediante las cuales con el fin de
valorar cualitativa y cuantitativamente, diagnosticar situaciones de trabajo, se valoran,
diagnostican y atienden problemáticas tratadas por esta y que por su carácter
interdisciplinario están centradas en el componente humano o en aspectos técnicos de
trabajo, pero que por si mismas no constituyen ni sustituyen una intervención o
transformación ergonómica.
CALIDAD: Es la medida en que las propiedades de un bien o servicio cumplen con los
requisitos establecidos en la norma o especificaciones técnicas, así como con las
exigencias del usuario de dicho bien o servicio en cuanto a su función habilidad,
durabilidad, costo.
CARGA DE TRABAJO: Corresponde a la caracterización y cuantificación de las
demandas física y cognitiva de un trabajo. Habitualmente se clasifica en ligero,
moderado, intenso.
CARGA FÍSICA: Se refiere a la cuantificación de la diferencia entre las exigencias del
trabajo y el costo físico del mismo (fatiga). Se mide a partir de indicadores fisiológicos
y se puede manifestar a corto plazo como un accidente de trabajo o a largo plazo
como efectos sobre la salud (enfermedad profesional). La evaluación de la carga física
de trabajo incluye la postura, los movimientos repetitivos y la aplicación de fuerzas.
CARGA PSÍQUICA O EMOCIONAL: Hace referencia a las exigencias psicoafectivas
de las tareas o de los procesos propios del rol que desempeña el trabajador en su
labor o de las condiciones en que debe realizarlo.
CARGA PSICOSOCIAL EN EL TRABAJO: Se expresa como la combinación de un
conjunto de elementos de orden psicológico y de orden sociológico que determinan el
grado de integración de un individuo a un sistema de trabajo.
CONTEXTO DE TRABAJO: Comprende los componentes políticos, económicos,
sociales, tecnológicos y ecológicos que determinan la estabilidad temporal de la
situación de trabajo. En consecuencia una tarea se desarrolla al menos en tres
contextos de acción: normal o estabilizado, de funcionamiento alterado y de avería
declarada.
COSTO COGNITIVO: Se evalúa a partir de las competencias laborales para llevar a
cabo una tarea. Este se manifiesta por la dificultad que encuentra un trabajador para
resolver una tarea cuando dispone o no de los conocimientos y competencias
necesarios.
DESORDENES MUSCULOESQUELÉTICOS: Comprenden un grupo heterogéneo de
diagnósticos que incluyen alteraciones de músculo, tendones, vainas tendinosas,
síndromes de atrapamientos nerviosos, alteraciones articulares y neurovasculares.
EFECTOS EN LA SALUD: Son las alteraciones que pueden manifestarse mediante
síntomas subjetivos o signos, ya sea en forma aislada o formando parte de un cuadro
o diagnóstico clínico.
EFECTOS EN EL TRABAJO: Son las consecuencias en el medio laboral y en los
resultados del trabajo. Estas incluyen el ausentismo, la accidentabilidad, la rotación de
mano de obra, la desmotivación el deterioro del rendimiento, el clima laboral negativo,
el no cumplimiento de metas de producción, el no cumplimiento de criterios de calidad,
entre otros.
ERGONOMÍA: Es la Disciplina científica que estudia la comprensión fundamental de
las interacciones entre los seres humanos y los otros componentes de un sistema; a
través de la concepción de teorías, principios, de métodos y de información pertinente
con el fin de mejorar el bienestar de los seres humanos y de la eficacia de los
sistemas. (IEA).
ERGÓNOMO: Persona titulada en ergonomía por institución acreditada por el
Ministerio de Educación y que participa en la concepción de sistemas con el fin de
optimizar el desarrollo global de los procesos. El ergónomo contribuye a la concepción
y evaluación de las tareas, oficios, de productos, del medio ambiente de trabajo y de
los sistemas de trabajo; con el fin de hacerlos compatibles con las necesidades,
capacidades y los límites de las personas.
ESFUERZO FÍSICO: Manifestaciones fisiológicas en respuesta a la aplicación de una
carga física.
ESPACIO DE TRABAJO: Lugar geográfico y tridimensional en el que se desarrolla la
actividad de trabajo, siendo definido por la naturaleza, composición y complejidad de
las acciones que la persona debe realizar y de las responsabilidades asignadas dentro
del proceso de trabajo (calidad, productividad, mantenimiento, etc.)
FUERZA: Es la tensión producida en los músculos por el esfuerzo requerido para el
desempeño o ejecución de una tarea.
FUENTE: Condición de trabajo que determina los requerimientos físicos en el
desempeño de una actividad.
INTERVENCIÓN Y TRANSFORMACIÓN ERGONÓMICA: Definición y ejecución de
un plan de acción a partir de una situación de trabajo y de la comprensión de la
misma, que demanda a partir de un diagnóstico de las determinantes, para analizar,
diagnosticar y transformar el sistema o actividad de trabajo. Determinando la
secuencia de las etapas a seguir para contribuir al mejoramiento de los componentes
interactuantes del sistema de trabajo (individuo, organización, tecnología y ambiente)
interrelacionando los aspectos de salud, seguridad, productividad y calidad.
MEDIOS DE TRABAJO: Son los útiles, maquinas, vehículos, instrumentos,
conocimientos, información/datos, mobiliario, instalaciones y demás elementos
utilizados por los individuos para y durante el desarrollo de su actividad de trabajo.
MOVIMIENTO: Desplazamiento del cuerpo o de uno de sus segmentos en el espacio
laboral durante la ejecución de su actividad.
PLANO DE TRABAJO: Altura de la superficie en la cual el trabajador manipula los
diferentes elementos de trabajo.
POSTURA: Alineación de las diferentes partes del cuerpo en un estado de equilibrio,
que protege las estructuras de soporte contra lesiones o deformidades progresivas.
PROCESO DE TRABAJO: Es una secuencia de operaciones que se encadenan de
manera ordenada y predefinida de acuerdo con los objetivos de producción. Permite
comprender el trabajo real, analizar las variaciones de contenido de una tarea. Por
esto contribuye al desarrollo de un diálogo entre actores de la prevención y actores de
la producción, con el objetivo de obtener mejores condiciones de trabajo.
PRODUCTIVIDAD: Indicador cuantitativo del uso del los recursos utilizados en la
creación de procesos o productos terminados (resultados obtenidos). La máxima
productividad se alcanza cuando se emplean los recursos mínimos, en un lapso de
tiempo establecido con resultados de calidad y cantidad.
PUESTO DE TRABAJO: Se define como una unidad de producción que es posible
aislar a partir de las características materiales (materias primas, herramientas,
máquinas), físicas (espacio de trabajo), ambientales (temperatura, vibración, ruido,
calidad de aire), de la tarea (objetivos, procesos métodos, resultados) y de información
(interfaces, guías, asistencia)
SALUD: Desde la visión de la ergonomía en el contexto de trabajo y dentro del
Sistema General de Riesgos Profesionales, esta dimensión se encuentra orientada
específicamente hacia la conservación de la integralidad física, cognitiva y funcional de
los individuos.
SEGURIDAD: Desde al visión de la ergonomía en el contexto de trabajo y dentro del
Sistema General de Riesgos Profesionales, esta dimensión se encuentra orientada
específicamente hacia los accidentes de trabajo.
SISTEMA DE TRABAJO: Compuesto del componente técnico y humano estando en
interacción mutua y recíproca, a través de la coordinación y la ejecución de tareas, el
uso de tecnología, instalaciones físicas, medios de trabajo, técnicas operacionales y
medios ambiente físico por un lado; y por la interrelación de las personas que realizan
la actividad de trabajo poniendo en juego sus características físicas, psicológicas y
sociales y profesionales de competencias técnicas y estratégicas por el otro.
TRABAJO: Es toda actividad humana libre, ya sea material o intelectual,
permanente o transitoria, que una persona natural ejecuta conscientemente al
servicio de otra, y cualquiera que
INFORMACIÓN DE SINTOMATOLOGÍA DE LOS TRABAJADORES
Ciudad y Fecha de realización: _____________________________________________________________________
NOMBRE DE LA EMPRESA: _______________________________ NIT: _____________________________________
Área: ________________________________
Cargo o Puesto de trabajo: _________________________________
Nombre del trabajador: __________________________________
Identificación: ___________________________
Edad (años): ______ Peso: ______ Estatura: ______ Turno: Diurno _______ Nocturno _______ Rotativo _________
Antigüedad en la empresa: _________________ Antigüedad en el cargo: ____ Practica Ejercicio: Si______ No_____
Predominancia:
Derecho (a) _______Zurdo (a) _______Tipo de Cargo: Operativo: ____ VDT:_____
Marque con una X en la casilla correspondiente todos los numerales del 0 al 24, indicando si ha presentado MOLESTIA o DOLOR en
los últimos doce (12) meses en alguno o algunos de los segmentos de su cuerpo de la siguiente manera:
FRECUENCIA:
- NUNCA: cuando no se presente
- RARA VEZ: si se presenta una vez por mes
- FRECUENTE: sí se presenta por lo menos una vez cada dos (2) semanas
- CONTINUO: si se presenta a diaria o más de tres (3) veces por semana
Si marcó en la frecuencia RARA VEZ, FRECUENTE O CONTINUO, califique la SEVERIDAD de la molestia o el dolor según sea el caso
en:
- LEVE
- MODERADA
- SEVERA
0
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
Severo
Moderado
Leve
Continuo
Frecuente
Rara vez
SEGMENTO
CORPORAL
Nunca
Nota: Si tiene dificultad en identificar el segmento corporal remítase a la figura.
Numeral
FRECUENCIA
SEVERIDAD
0
Ojos
Cuello
Hombro izquierdo
Hombro derecho
Brazo izquierdo
Brazo derecho
Codo izquierdo
Codo derecho
Antebrazo izquierdo
Antebrazo derecho
Muñeca izquierdo
Muñeca derecha
Mano izquierdo
Mano derecha
Zona dorsal
Zona lumbar
Nalgas y/o caderas
Muslo izquierdo
Muslo derecho
Rodilla izquierdo
Rodilla dcha.
Pierna izquierdo
Pierna dcha.
Pie y/o tobillo izquierdo
Pie y/o tobillo derecho
Declaro que he sido informado y he comprendido satisfactoriamente la naturaleza y propósito de esta encuesta, que me han
aclarado todas las dudas y se que mi participación es voluntaria, por lo anterior, doy mi consentimiento para que la información de
la misma sea utilizada para los análisis requeridos dentro de este Sistema de Vigilancia Epidemiológica.
Nombre del Trabajador: ___________________________________________________________
Ciudad y Fecha:
_________________________________________________________
Firma:
___________________________________________________________
ANEXO 2
ENCUESTA DE HÁBITOS Y PERCEPCIÓN DEL RIESGO DEL TRABAJADOR
(Esta encuesta sólo se aplica para trabajadores en VIDEOTERMINALES)
Para iniciar este proceso, favor responda sinceramente TODAS las preguntas del
siguiente cuestionario, marcando con una X la casilla SI o NO
Muchas gracias por su colaboración.
Declaro que he sido informado y he comprendido satisfactoriamente la naturaleza y
propósito de esta encuesta, que me han aclarado todas las dudas y se que mi
participación es voluntaria, por lo anterior, doy mi consentimiento para que la
información de la misma sea utilizada para los análisis requeridos dentro de este
Programa de Vigilancia Epidemiológica.
Nombre del Trabajador: ________________________Ciudad y Fecha:
________________
CONCLUSIÓN
La mejor medicina es la prevención y la relacionada con el puesto de trabajo
pasa por seguir una serie de recomendaciones básicas que redundaran en una
mejor adecuación tanto de nuestro lugar de trabajo como de la necesaria
corrección postural, imprescindible para evitar tensiones innecesarias sobre la
cabeza, cuello, espalda, manos, y muñecas, fundamentalmente.
La ergonomía es el estudio del trabajo en relación con el entorno en que se
lleva a cabo (el lugar de trabajo) y con quienes lo realizan (los trabajadores). Se
utiliza para determinar cómo diseñar o adaptar el lugar de trabajo al trabajador
a fin de evitar distintos problemas de salud y de aumentar la eficiencia. En otras
palabras, para hacer que el trabajo se adapte al trabajador en lugar de obligar
al trabajador a adaptarse a él. Un ejemplo sencillo es alzar la altura de una
mesa de trabajo para que el operario no tenga que inclinarse innecesariamente
para trabajar.
BIBLIOGRAFIA

www.fisterra.com

www.wikipedia.org

www.tecnologiahechapalabra.com

www.tutraumatologo.com

www.institutferran.org

www.estrucplan.com.ar
Descargar

ERGONOMIA DEL PUESTO DE TRABAJO[1]

Tarea 1.1 (1)

Tarea 1.1 (1)

EmpresasEmpleadosDirectivosDolenciasPostura de trabajoFatigaPRL (Prevención De Riesgos Laborales)Riesgos derivados de las condiciones de seguridad

Trabajo de Salud Laboral. Madrid 8 de enero del 2007 ÍNDICE

Trabajo de Salud Laboral. Madrid 8 de enero del 2007 ÍNDICE

SaludSalud laboralBiomecánicaCarga de pesoHigiene posturalPuesto de trabajoLesionesPosiciónSoluciones ergonómicasErgonomíaEspacio de trabajo

FASE 4ª:CONTABILIDAD

FASE 4ª:CONTABILIDAD

Documentación contableBalanceContabilidadPérdidas y ganancias

Aparato locomotor humano

Aparato locomotor humano

Articulaciones móviles, semimóviles, rígidasEsqueletoMúsculos planos, redondos, alargadosTendónTipos de hueso