1.
IMPUESTO SOBRE VEHÍCULOS DE TRACCIÓN MECÁNICA (IVTM)
Consulta planteada
Se plantea si la exención del IVTM del artículo 94.1.e) de la Ley Reguladora de
las Haciendas Locales (LRHL) según la redacción en vigor a partir del 1 de enero
de 2003, sería aplicable a vehículos matriculados a nombre de personas que no
sean discapacitadas, pero que estén destinados al transporte de una persona con
discapacidad. A modo de ejemplo, se plantea el supuesto en el que un vehículo
matriculado a nombre de una persona no discapacitada (padre de familia) es
adaptado para transportar a una persona con problemas de movilidad (hijo) que no
necesite silla de ruedas.
Asimismo se plantea si es posible que dicho extremo quede regulado por
ordenanza fiscal o si ello debe estar precisado en la Ley de Haciendas Locales.
Comentarios
La redacción del articulo 94.1.e) de la LRHL en vigor desde el 1 de enero de 2003
establece la exención en el IVTM para:
1.- Los vehículos para personas de movilidad reducida a que se refiere la letra A
del anexo II del Reglamento General de Vehículos, aprobado por Real Decreto
2822/1998, de 23 de diciembre.
La definición dada por el citado precepto legal a “vehículo para personas de
movilidad reducida” es la siguiente:
“Vehículo cuya tara no sea superior a 350 kg y que, por
construcción, no puede alcanzar en llano una velocidad superior a
45 km/h, proyectado y construido especialmente (y no meramente
adaptado) para el uso de personas con alguna disfunción o
incapacidad física. En cuanto al resto de sus características
técnicas se les equiparará a los ciclomotores de tres ruedas.”
2.- Los vehículos matriculados a nombre de minusválidos para su uso exclusivo,
tanto si se trata de vehículos conducidos por personas con discapacidad como
a los destinados a su transporte.
Ambas exenciones no resultarán aplicables a los beneficiarios de las mismas por
más de un vehículo simultáneamente.
El citado artículo 94 establece asimismo que para poder aplicar dichas exenciones
los interesados deben instar su concesión indicando las características del
vehículo, su matricula y la causa del beneficio. Con respecto a la exención
mencionada en el punto 2.- anterior, se deberá aportar el certificado de minusvalía
emitido por el órgano competente y justificar el destino del vehículo ante el
Ayuntamiento en los términos que establezca la correspondiente ordenanza fiscal.
Adicionalmente, se especifica que se considerarán personas con minusvalía
quienes tengan esta condición legal en grado igual o superior al 33 por 100.
Del examen de la regulación legal anteriormente mencionada resulta que para que
un vehículo pueda gozar de exención en el IVTM es imprescindible que se dé una
de las siguientes circunstancias:
–
Que se trate de un vehículo para personas de movilidad reducida a que se
refiere la letra A del anexo II del Reglamento General de Vehículos,
según la definición del mismo anteriormente mencionada.
–
Que se trate un vehículo matriculado a nombre de minusválidos y para su
uso exclusivo.
En relación con el requisito de “uso exclusivo”, no se recoge en la
regulación legal una definición del mismo, aunque según la Doctrina de
la Dirección General de Tributos debe suponer la presencia a bordo del
vehículo de la persona con minusvalía, con independencia de que lo
conduzca otra persona.
De acuerdo con todo lo anterior, consideramos que en virtud de la regulación legal
vigente en la actualidad no podría gozar de la exención en el IVTM, un vehículo
que no esté matriculado a nombre de una persona discapacitada, salvo que se trate
de un “vehículo para personas de movilidad reducida” según la definición del
mismo dada por el Reglamento General de Vehículos, es decir, que se trate de un
vehículo cuya tara no sea superior a 350 kg y que, por construcción, no puede
alcanzar en llano una velocidad superior a 45 km/h, proyectado y construido
especialmente (y no meramente adaptado) para el uso de personas con alguna
disfunción o incapacidad física.
Aplicando lo anterior al ejemplo planteado en su consulta, el vehículo matriculado
a nombre de una persona no discapacitada (padre) aunque haya sido adaptado para
transportar a una persona discapacitada (hijo) solo podría gozar de exención en el
IVTM si se tratase de un “vehículo para personas de movilidad reducida” según la
definición anteriormente mencionada. En otros supuestos, el vehículo no podría
gozar de la exención en el IVTM, ya que para gozar de la misma se exige que el
mismo esté matriculado a nombre de la persona discapacitada.
2
Respecto a la consulta sobre si es posible que esta exención quede regulada en
ordenanza fiscal o si por el contrario, la misma debe establecerse en la Ley de
Haciendas Locales, seguidamente pasamos a exponer nuestros comentarios.
El artículo 60.1 de la LRHL establece que los Ayuntamientos exigirán de acuerdo
con dicha Ley y las disposiciones que la desarrollen, el Impuesto sobre
Actividades Económicas (IAE), el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) y el
Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM). Es decir, el IVTM es
uno de los impuestos de exigencia obligatoria por parte de los Ayuntamientos y su
establecimiento deberá regirse por lo establecido en la LRHL, salvo para aquellos
aspectos en los que ésta LRHL confiera facultades a las ordenanzas fiscales, en
cuyo caso, el Ayuntamiento deberá acordar el ejercicio de tales facultades y
aprobar las oportunas Ordenanzas Fiscales.
Las exenciones en materia del IVTM se encuentran establecidas en el articulo 94
de la LRHL, y el citado artículo no otorga facultad a las ordenanzas fiscales para
la concesión de exenciones aparte de las establecidas en este artículo. Únicamente
se otorga facultad a las ordenanzas fiscales para la regulación del procedimiento a
seguir respecto a la aportación de la documentación referente al certificado de
minusvalía y justificación del destino del vehículo, en el supuesto que se solicite la
exención en el IVTM de un vehículo matriculado a nombre de minusválido y para
su uso exclusivo.
De acuerdo con lo anterior, consideramos que las exenciones en materia de IVTM
deben quedar reguladas en la LRHL, sin que se otorgue facultad a las ordenanzas
fiscales para la concesión de nuevas exenciones en materia de dicho tributo.
2.
IMPUESTO SOBRE CONSTRUCCIONES, INSTALACIONES Y OBRAS
(ICIO)
Consulta planteada
Se plantea si, de acuerdo con el artículo 104 de la LRHL según la redacción
vigente a partir del 1 de enero de 2003, es posible solicitar la exención del ICIO
para una construcción realizada en Centros Ocupacionales, Centros Especiales de
Empleo, etc., cuando su destino sea el uso por personas con discapacidad, pero no
sea la vivienda.
Asimismo, se solicita aclaración sobre el artículo 102.2 de la citada Ley, referente
a sujetos pasivos sustitutos del contribuyente en el ICIO, y en particular, cuando
tiene lugar en la práctica este supuesto.
3
Comentarios
En primer lugar, especificar que lo establecido en el artículo 104. 2 de la LRHL en
su redacción vigente a partir del 1 de enero de 2003, no son exenciones en el
tributo, sino que se trata de bonificaciones, y en cualquier caso, bonificaciones
facultativas en función de lo establecido en las ordenanzas fiscales
correspondientes, es decir, el establecimiento de las mismas dependerá de la
regulación especifica de las ordenanzas fiscales.
En particular, el articulo 104.2.e) habilita a los Ayuntamientos para que, a través
de regulación en ordenanza fiscal, concedan una bonificación de hasta el 90% a
favor de las construcciones, instalaciones u obras que favorezcan las condiciones
de acceso y habitabilidad de los discapacitados.
Se menciona asimismo que la regulación de los restantes aspectos sustantivos y
formales de la bonificación se establecerá en la ordenanza fiscal.
Para la concesión de la bonificación, no se exige que se trate de una construcción,
instalación u obra en la vivienda habitual de una persona discapacitada, sino que
favorezca las condiciones de acceso y habitabilidad de los discapacitados, con
independencia de la consideración del inmueble en el que se realiza la misma y del
sujeto pasivo del tributo.
De acuerdo con lo anterior, en el supuesto concreto que se nos plantea y siempre
que se trate de una construcción que favorezca las condiciones de acceso y
habitabilidad de los discapacitados, se podrá gozar de una bonificación de hasta el
90% de la cuota, siempre, claro está, que el Ayuntamiento haya establecido en la
correspondiente ordenanza fiscal la concesión de esta bonificación.
Respecto a la aclaración solicitada respecto a la figura del sustituto del
contribuyente, mencionar en primer lugar que el artículo 102.1 establece que serán
sujetos pasivos del ICIO, a titulo de contribuyentes, las personas físicas, jurídicas
o entidades del artículo 33 de la Ley General Tributaria que sean dueños de la
construcción, instalación u obra, sean o no propietarios del inmueble sobre el que
se realiza.
A modo de introducción, precisar que de acuerdo con el artículo 32 de la Ley
General Tributaria, “es sustituto del contribuyente el sujeto pasivo que por
imposición de la Ley y, en lugar de aquél, está obligado a cumplir las prestaciones
materiales y formales de la obligación tributaria.”
4
En este sentido el artículo 102.2 de la LRHL establece que en el supuesto que la
construcción, instalación u obra no sea realizada por el sujeto pasivo
contribuyente, tendrán la condición de sujetos pasivos sustitutos del mismo
quienes soliciten las correspondientes licencias o realicen las construcciones,
instalaciones u obras. La Ley concede facultades al sustituto para poder exigir del
contribuyente el importe de la deuda tributaria satisfecha.
La cuestión primordial en la consideración de la figura del sustituto del
contribuyente, radica pues, en la persona o entidad que solicite la correspondiente
licencia o realice la construcción, puesto que será éste, en primer lugar, el
obligado tributario.
Un ejemplo en la práctica sería una obra en la que la correspondiente licencia es
solicitada por el constructor, siendo el dueño de la obra la persona física o jurídica
propietaria de un inmueble. En este supuesto, aunque el dueño de la obra sea
considerado sujeto pasivo de acuerdo con lo establecido en el artículo 102. 1 de la
LRHL, será el constructor, en calidad de sustituto del contribuyente, al haber
solicitado la correspondiente licencia, el obligado al pago del tributo.
En cualquier caso, la LRHL regula, tal como se ha comentado anteriormente, la
posibilidad de que el sustituto del contribuyente (constructor) repercuta la carga
tributaria al sujeto pasivo del tributo.
5
Descargar

Se plantea si la exención del IVTM del artículo 94.1.e) ... las Haciendas Locales (LRHL) según la redacción en vigor a... 1.