Directrices Comunes para la
Identificación de Altos Valores de
Conservación
Borrador para Consulta| Versión del 13 de mayo de 2013
Directrices Comunes de AVC
Antecedentes de este documento
Este documento es el resultado de una decisión adoptada por el Equipo Directivo
de la Red de Recursos de AVC (AVC Resource Network) www.hcvnetwork.org con
el fin de elaborar unas directrices comunes para la interpretación de AVC a nivel
mundial, para cualquier tipo de ecosistema, y para todos los sectores y estándares
de uso de la tierra. Se basa en el trabajo llevado a cabo en 2011 y 2012 por FSC en
colaboración con la Red de AVC, y en consulta con expertos sobre AVC y actores
sociales de estándares y programas pertinentes. El comité editorial de este
documento incluye a: Ellen Brown, Nigel Dudley, Anders Lindhe, Dwi R.
Muhtaman, Christopher Stewart y Timothy Synnott. Con la valiosa aportación
adicional de Robin Abell, Marcus Colchester, Michael Mayor y Tim Rayden.
Estas directrices comunes forman parte de un programa más amplio de control de
calidad que la Red de Recursos de AVC está desarrollando y cuyos elementos
finales incluirán:
•
Una interpretación global común sobre las definiciones de AVC (el
presente documento)
•
Directrices sobre la evaluación de AVC (el presente documento)
•
Formación de evaluadores y capacitación sobre AVC
•
Registro/Certificación de evaluadores “expertos en AVC”
•
Revisión por terceros de los informes de evaluación de AVC
Las definiciones de AVC fueron establecidas por primera vez por FSC en 1999 en la
versión 4.0 de sus Principios y Criterios1. Las directrices fueron desarrolladas más
ampliamente en 2003 por Proforest en su Conjunto de Herramientas Prácticas
para Bosques de AVC (BAVC). En 2005, la Red de Recursos de AVC, recientemente
creada, adoptó una versión ligeramente simplificada de las formulaciones del
Conjunto de Herramientas Prácticas para BAVC2 en su Acta de fundación3 y amplió
su alcance para incluir las “Áreas AVC”, incluyendo tanto ecosistemas forestales
como no forestales. Entre 2009 y 2011, la Red de Recursos de AVC y FSC
trabajaron juntos para revisar las definiciones de AVC, junto con la participación
de expertos y actores sociales de otros programas de sostenibilidad; este proceso,
que dio lugar a la versión 5.0 de los PyC de FSC, se centró en los “valores” en lugar
de en las “áreas”, aclaró la terminología y proporcionó una mejor alineación entre
la versión de 2012 de los PyC de FSC y el Acta de fundación de la Red de AVC.
Desde la segunda mitad de 2012, Proforest ha participado en un proceso de
consulta para desarrollar un manual práctico para la interpretación y la
identificación común de los Altos Valores de Conservación (AVC), conocido como
las “Directrices Comunes de AVC”.
1
FSC-STD-01-001
Bosques con Altos Valores de Conservación
3
www.hcvnetwork.org
2
2
Directrices Comunes de AVC
Este documento se basa principalmente en un texto de junio de 2012, llevado a
cabo por Timothy Synnott con la colaboración de Marcus Colchester (Forest
Peoples Alliance) Nigel Dudley (Equilibrium Research), Nilofer Ghaffar (Red de
Recursos de AVC), Angeline Gough (FSC), Daniel Hall (ForestEthics), Anders Lindhe
(WWF Internacional), Dwi R. Muhtaman (ReMark Asia), John Palmer (Forest
Management Trust), Richard Robertson (FSC), Grant Rosoman (Greenpeace Nueva
Zelanda), Christopher Stewart (Proforest), Christoph Thies (Greenpeace
Internacional), Maria Tyschianouk (FSC Rusia). El artículo original de Synnott se
centró en la interpretación de los AVC en un contexto forestal y sobre todo a
cargo de FSC.
Las Directrices Comunes se basan asimismo en guías prácticas anteriores para
evaluaciones de AVC, conservando valiosa información contenida en las guías
anteriores. Se basa en gran medida en las siguientes: Guía de buenas prácticas
para las evaluaciones de Altos Valores de Conservación: Una guía práctica para
profesionales y auditores (2008) y Evaluación, manejo y monitoreo de los Bosques
de Altos Valores de Conservación: Una guía práctica para administradores
forestales (2008).
Por favor, envíe sus comentarios sobre el
borrador a:
Ellen Brown
[email protected]
3
Directrices Comunes de AVC
Índice
1 Introducción .............................................................................. 6
1.1 El enfoque de Altos Valores de Conservación ...........Error! Bookmark not
defined.
1.2
Los seis Altos Valores de Conservación ...... Error! Bookmark not defined.
1.3
Áreas de AVC y Áreas de manejo de AVC ..................................................8
1.4
Manejo responsable de la tierra ................ Error! Bookmark not defined.
1.5
Directrices Comunes ................................... Error! Bookmark not defined.
1.5.1
Ecosistemas .................................................................................................... 10
1.5.2
Productos .......................................................... Error! Bookmark not defined.
1.5.3
Otros usos del enfoque de AVC ......................... Error! Bookmark not defined.
1.5.4 Directrices comunes e Interpretaciones Nacionales ........ Error! Bookmark not
defined.
2 Pasos clave del proceso de AVC .......Error! Bookmark not defined.
2.1
Identificación ...........................................................................................14
2.2
Manejo ....................................................................................................15
2.3
Monitoreo ...............................................................................................16
3 Consideraciones clave a lo largo del proceso de evaluación ..... 16
3.1 La “importancia” de los Altos Valores de Conservación . Error! Bookmark
not defined.
3.2
Escala de paisaje......................................... Error! Bookmark not defined.
3.3
Enfoque precautorio ...............................................................................18
3.4
Consulta de los actores sociales ................. Error! Bookmark not defined.
4 Identificación de AVC .............................................................. 20
4.1
Preparación y planificación .....................................................................21
4.1.1
Recopilación de Datos Preliminares .................. Error! Bookmark not defined.
4.1.2
Resolución de lagunas de datos ........................ Error! Bookmark not defined.
4.2
Alcance ....................................................... Error! Bookmark not defined.
4.3
Evaluación .................................................. Error! Bookmark not defined.
5 Identificación de los seis AVC .................................................. 25
5.1
AVC 1: Biodiversidad ...............................................................................25
5.1.1
Términos y conceptos clave .............................. Error! Bookmark not defined.
5.1.2
Fuentes de datos e indicadores ........................ Error! Bookmark not defined.
5.1.3
Estudio de caso.................................................. Error! Bookmark not defined.
5.2
AVC 2:Ecosistemas y mosaicos a escala de paisaje .................................33
5.2.1
Términos y conceptos clave .............................. Error! Bookmark not defined.
5.2.2
Fuentes de datos e indicadores ........................ Error! Bookmark not defined.
5.2.3
Estudio de caso.................................................. Error! Bookmark not defined.
5.3
AVC 3: Ecosistemas y hábitats .................................................................39
4
Directrices Comunes de AVC
5.3.1
Términos y conceptos clave .............................. Error! Bookmark not defined.
5.3.2
Fuentes de datos e indicadores ........................ Error! Bookmark not defined.
5.3.3
Estudio de caso.................................................. Error! Bookmark not defined.
5.4
AVC 4: Servicios de los ecosistemas críticos ...........................................43
5.4.1
Términos y conceptos clave .............................. Error! Bookmark not defined.
5.4.2
Fuentes de datos e indicadores ........................ Error! Bookmark not defined.
5.4.3
Estudio de caso.................................................. Error! Bookmark not defined.
5.5
AVC 5: Necesidades Comunitarias ..........................................................50
5.5.1
Fuentes de datos e indicadores ........................ Error! Bookmark not defined.
5.5.2
Fuentes de datos ............................................... Error! Bookmark not defined.
5.5.3
Métodos de evaluación de AVC 5 .................................................................. 56
5.5.4
Estudio de caso.................................................. Error! Bookmark not defined.
5.6
AVC 6: Valores Culturales ........................................................................58
5.6.1
Términos y conceptos clave .............................. Error! Bookmark not defined.
5.6.2
Fuentes de datos e indicadores ........................ Error! Bookmark not defined.
5.6.3
Estudio de caso.................................................. Error! Bookmark not defined.
6 Referencias ............................................................................. 64
Anexo ........................................................................................... 65
1.
Lista de control general para evaluaciones de AVC ................................65
2.
Recursos de AVC ......................................................................................67
5
Directrices Comunes de AVC
1
Introducción
Este documento se basa en una serie de guías de Buenas Prácticas para
profesionales y auditores que trabajen con Altos Valores de Conservación (AVC).
En los últimos años, debido a que las definiciones globales de AVC se han
modificado y a que el enfoque de AVC ha sido adoptado por cada vez más y más
diversas iniciativas, se ha visto necesario hacer un balance de las directrices
actuales y ofrecer una actualización de las mismas. Este documento no tiene la
intención de sustituir por completo las directrices existentes, sino que su objetivo
es ampliar el ámbito de uso de los AVC y ofrecer algunos consejos u orientación
basándose en la experiencia práctica de campo. En los últimos años ha habido una
creciente preocupación entre los miembros de la Red de Recursos de AVC, los
profesionales de los AVC y otras partes interesadas, dado que el enfoque de AVC
no se ha aplicado de forma coherente en las diferentes regiones geográficas o
sectores de uso del suelo. La identificación de los valores dentro de un paisaje y
un área específica debería basarse en una interpretación común de las
definiciones de AVC, como se indica en este documento. Este documento está
dirigido a los evaluadores y administradores de tierras de AVC, en especial a
aquellos que trabajan sin el beneficio de las Interpretaciones Nacionales, para
proporcionar orientación sobre la interpretación de las definiciones de AVC y sus
aplicaciones, con el objetivo de establecer un cierto grado de estandarización en
el uso del enfoque de AVC. El documento también puede servir de ayuda a los
desarrolladores de las Interpretaciones Nacionales de AVC. Véanse en el Anexo 2
los materiales de orientación adicionales sobre AVC que pueden complementar
este documento.
1.1
El enfoque de Altos Valores de Conservación
Forest Stewardship Council (FSC) desarrolló el concepto de AVC en 1999 para
asegurar el mantenimiento de importantes valores ambientales y sociales en el
contexto del manejo forestal responsable. Desde entonces, el concepto de AVC ha
sido adoptado por otros estándares de sostenibilidad de los recursos naturales
(véase Cuadro X) y por muchas organizaciones que tienen como objetivo
preservar y/o mejorar los valores sociales y ambientales críticos como parte del
manejo responsable de la tierra4. Los seis AVC se han aplicado principalmente a
las prácticas de producción basadas en la tierra, como la silvicultura y la
agricultura. Estos sectores son el foco principal de este documento, sin embargo
4
Acta de la Red de Recursos de AVC
6
Directrices Comunes de AVC
una evaluación de AVC debe considerar todos los ecosistemas, terrestres y
acuáticos, que se desarrollan en un área de producción, e idealmente también
dentro de la zona de influencia en su conjunto. Los estándares internacionales de
sostenibilidad utilizan el concepto de AVC como una forma de garantizar el
cumplimiento de los principios ambientales y sociales. Mientras que muchos
ecosistemas contienen valores ambientales y sociales dignos de protección, el
marco de AVC considera que algunos valores son más importantes que otros.
Estos AVC exigen un mayor grado de protección, y por lo tanto se necesitan
precauciones y esfuerzos adicionales de manejo para garantizar su
mantenimiento a largo plazo, sobre todo si pueden verse negativamente
afectados por las prácticas llevadas a cabo en las concesiones forestales,
plantaciones agrícolas y otras áreas de producción. Estas medidas podrán exceder
de lo necesario para una buena práctica “normal”, y deben ser suficientes para
hacer frente a las amenazas de los AVC.
El concepto de Alto Valor de Conservación (AVC) fue desarrollado por primera vez
como un componente de un proceso de certificación, aplicado a nivel de la unidad
de manejo, y no como una herramienta de conservación independiente. Los
sistemas de certificación suelen incorporar medidas de protección fundamentales,
tales como requisitos para cumplir con la legislación nacional, para proteger las
especies en peligro de extinción, para respetar los derechos de tenencia de los
pueblos indígenas, así como un mecanismo para verificar que los planes de
manejo se implementan eficazmente. Más allá del contexto de la certificación, los
AVC se utilizan para orientar la ordenación del territorio, la defensa de la
conservación, y el diseño de políticas de inversión y compra responsable (por
ejemplo, gubernamentales y comerciales).
7
Directrices Comunes de AVC
1.2 Los seis Altos Valores de Conservación
Los seis Altos Valores de Conservación
AVC 1 – Diversidad de especies: Concentraciones de diversidad biológica, incluyendo
las especies endémicas y especies raras, amenazadas o en peligro de extinción,
significativas a nivel global, regional o nacional.
AVC 2 – Mosaicos y ecosistemas a escala de paisaje: Grandes ecosistemas y mosaicos
de ecosistemas a escala de paisaje significativos a nivel global, regional o nacional, y
que contengan poblaciones viables de la gran mayoría de especies que aparecen de
forma natural, en patrones naturales de distribución y abundancia.
AVC 3 – Ecosistemas y hábitats: Ecosistemas, hábitats o refugios raros, amenazados o
en peligro.
AVC 4 – Servicios de los ecosistemas críticos: Servicios básicos de los ecosistemas en
situaciones críticas, incluyendo la protección de zonas de captación de agua, el control
de la erosión de suelos y laderas vulnerables.
AVC 5 – Necesidades comunitarias: Áreas y recursos fundamentales para satisfacer las
necesidades básicas de las comunidades locales o de los pueblos indígenas (por
ejemplo, subsistencia, salud, nutrición, agua, etc.), identificados en colaboración con
dichas comunidades o pueblos indígenas.
AVC 6 – Valores culturales: Áreas, recursos, hábitats y paisajes significativos cultural,
arqueológica o históricamente en el ámbito mundial o nacional y/o de importancia
crítica cultural, ecológica, económica o religiosa/sagrada para la cultura tradicional de
las comunidades locales o pueblos indígenas, identificadas a través de la implicación de
dichas comunidades o pueblos indígenas.
1.3
Áreas de AVC y áreas de manejo de AVC
Pendiente de elaboración…
1.4 Manejo responsable de la tierra
La evaluación de AVC debe llevarse a cabo antes de implementar las actividades u
operaciones de desarrollo propuestas, en lugar de realizarse de forma
retrospectiva. Sin embargo, una evaluación y un plan de manejo de Altos Valores
de Conservación no son una garantía por sí misma de su sostenibilidad. Deben
estar integrados con un manejo del uso responsable de la tierra que respete los
principios de aplicación establecidos por la Red de Recursos de AVC.
Legalidad
 Existe conformidad con todas las leyes locales y nacionales y los tratados y
acuerdos internacionales aplicables.
Tenencia segura, derechos consuetudinarios y consentimiento
8
Directrices Comunes de AVC

El derecho a usar la tierra se puede demostrar, y no está legítimamente
impugnado por comunidades locales con derechos demostrables.
 El uso o el manejo de la tierra no disminuye los derechos legales o
consuetudinarios de los pueblos indígenas, comunidades locales y otros
usuarios sin su consentimiento libre, previo e informado (CLPI).
Conversión
1
Las áreas necesarias a escala de paisaje y de sitio para mantener o mejorar
los AVC no podrán convertirse para otros usos.
2
La ausencia de AVC y la aplicación del enfoque de AVC, por sí solos, no deben
utilizarse para justificar la conversión de los ecosistemas naturales.
El manejo forestal fue el contexto original para las evaluaciones de AVC. Esto
supone que las áreas que cuenten con AVC permanecerán forestadas y
probablemente incluso estarán rodeadas por una cubierta forestal continua. Sin
embargo, existe una creciente demanda de evaluaciones de AVC, tanto para el
manejo de los impactos de las plantaciones agrícolas/forestales existentes, como
para la planificación responsable de la expansión de las plantaciones (por
ejemplo, el aceite de palma certificado RSPO). En este contexto, el proceso de
AVC se utiliza como medida de protección contra la destrucción de los valores
críticos a través de la conversión de la vegetación natural en plantaciones
forestales o agrícolas. Independientemente de si el proceso de AVC se utiliza en el
marco de un sistema de certificación (tal como RSPO) o fuera de él, se necesita un
enfoque más prudente y que profundice más, tanto en la identificación como en
el manejo de las áreas de AVC, así como en la revisión de los resultados de las
evaluaciones de AVC.
Siempre debería llevarse a cabo una evaluación de AVC antes de practicar
cualquier actividad irreversible de tala de bosques o de preparación de la tierra.
En comparación con el manejo de bosques naturales, la conversión generalmente
tiene un impacto más severo e irreversible sobre la biodiversidad, las funciones
ecológicas y los sistemas sociales. Por lo tanto, las medidas de protección de los
AVC deben reflejar la gravedad del impacto. Para que la conversión de los
ecosistemas naturales que no presenten AVC esté justificada, los beneficios
resultantes del uso de la tierra propuesto deberían superar los impactos
económicos, ambientales y sociales combinados, y la decisión debería ser
documentada a través de un proceso de consulta de múltiples actores sociales
riguroso, justo y transparente.
1.5 Directrices Comunes
Este documento tiene como objetivo ampliar el alcance de las directrices de AVC y
ofrecer interpretaciones y pautas comunes que puedan aplicarse universalmente
a diferentes ecosistemas, diferentes productos y usos de la tierra, y en diferentes
ubicaciones.
9
Directrices Comunes de AVC
1.5.1 Ecosistemas
Este documento de Directrices Comunes ha adoptado las definiciones
actualizadas de AVC (V. 5 de los PyC de FSC), que amplían el ámbito de aplicación
más allá del contexto forestal para incluir los ecosistemas y los mosaicos de
manera más amplia. Las definiciones de AVC son generales y se pueden aplicar a
diferentes tipos de ecosistemas, sin embargo, es útil proporcionar una orientación
adicional para los tipos de ecosistemas principales/más extensos, que también se
ven afectados por la producción de alimentos, combustible, fibras y madera.
Pastizales
La extensión del concepto de AVC para incluir los pastizales está impulsada por la
preocupación acerca de la velocidad a la que los campos de pasto están siendo
convertidos en plantaciones, en particular de soja, aceite de palma y pulpa. Debido a la
existencia de sistemas de certificación para estas industrias y a la naturaleza integrada del
mercado, algunas empresas que participan en los debates sobre los cultivos y las
plantaciones de biocombustibles ya están familiarizadas con el concepto de AVC a través
de las operaciones forestales. La existencia de una legislación de la Unión Europea
destinada a promover la sostenibilidad de la producción de biocombustibles, y
explícitamente la protección de los valores de los pastizales (véase Bowyer et al, 2010),
está proporcionando un nuevo impulso.
Agua dulce
Toda plantación y desarrollo agrícola es intrínsecamente dependiente de los recursos
hídricos, lo que conlleva un gran impacto en los ecosistemas de agua dulce. Los
ecosistemas de agua dulce están más integrados en el concepto de AVC que los pastizales,
a través de la consideración de algunos servicios de los ecosistemas relacionados con el
agua en los AVC 4 y 5, y la dependencia de estos servicios de los ecosistemas forestales,
por ejemplo la protección de cuencas. Sin embargo, estos servicios del ecosistema son
sólo una fracción de los valores de conservación del agua dulce, por lo que los equipos de
evaluación de AVC a menudo carecen de expertos en el ámbito del agua dulce. El conjunto
completo de los valores de conservación del agua dulce (véase Cuadro X) necesita ser
integrado como parte central del concepto de AVC. Otro estímulo para estos cambios es la
variación de la legislación de protección del agua dulce y la aplicación de esta legislación,
en diferentes países. La ampliación del ámbito de aplicación del concepto de AVC al agua
dulce puede ayudar a estandarizar la aplicación en diferentes productos y países.
Debido a que las definiciones de AVC son generales y universales, hay una gran cantidad
de solapamiento en cómo los evaluadores pueden identificar AVC en diferentes tipos de
ecosistemas. Por esta razón, sería demasiado repetitivo producir directrices separadas
para estos diferentes ecosistemas en este punto, o incluso dedicar diferentes capítulos a
ellos en este documento. En cambio, en las siguientes secciones dedicadas a los AVC, se
destacarán los datos relevantes para la identificación de AVC en los pastizales, los sistemas
de agua dulce u otros ecosistemas.
1.5.2 Productos
Sistemas de certificación
El concepto de AVC se inició en el sector forestal y sigue siendo importante para la
producción sostenible de madera, celulosa y papel y cartón. Además de en el
sector forestal, los AVC se han incorporado en los planes y estándares de
sostenibilidad para cultivos de plantación, como el aceite de palma, los
10
Directrices Comunes de AVC
biocombustibles, la soja y el azúcar. Algunos productos tienen procesos/grupos
integrados por múltiples actores sociales que coordinan/facilitan la producción
sostenible y los problemas de la cadena de suministro de estos cultivos. Algunas
de las Mesas Redondas clave, como se las llama, han suscrito este documento y
apoyan a/están de acuerdo con los esfuerzos de la Red de Recursos para
estandarizar el enfoque de AVC y para seguir reforzando las capacidades de los
evaluadores.
Es importante darse cuenta de que el concepto de AVC no cubre todos los
aspectos sociales y ambientales de interés en el sector forestal, la agricultura y
otros proyectos. Además del concepto de AVC, existen otros principios de los
planes de sostenibilidad que reconocen las reivindicaciones habituales de la
población local sobre la tierra y los recursos, aun cuando éstos no son reconocidos
oficialmente por los gobiernos nacionales.
Por ejemplo:
Forest Stewardship Council (FSC)



Principio 3: Derechos de los Pueblos Indígenas
Principio 4: Relaciones Comunitarias
Principio 6: Impactos y valores ambientales
Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible (RSPO, Roundtable for
Responsible Palm Oil)




Principio 2: Adquisición justa de las tierras
Principio 5: Responsabilidad con el medio ambiente y conservación de los
recursos naturales y la biodiversidad
Principio 6: Responsabilidad por parte de los cultivadores y las plantas de
producción con los empleados e individuos o comunidades.
Principio 7: Desarrollo responsable de nuevas plantaciones (respetando
las tierras de las comunidades locales y conservando los bosques
primarios y turberas)
Corporación Financiera Internacional (IFC, International Finance Corporation)




Norma de Desempeño 2: Trabajo y condiciones laborales
Norma de Desempeño 5: Adquisición de tierras y reasentamiento
involuntario
Norma de Desempeño 6: Conservación de la biodiversidad y manejo
sostenible de los recursos naturales vivos
Norma de Desempeño 8: Patrimonio cultural
De acuerdo con la legislación nacional, la mayoría de las evaluaciones de impacto
tiende a llevar a cabo la identificación y la valoración de propiedades privadas
tales como granjas, árboles frutales, jardines, casas, etc. Sin embargo, este tipo de
sistemas de valoración y compensación no suelen reconocer importantes recursos
comunes como territorios de caza, áreas naturales donde existen PFNM, zonas de
11
Directrices Comunes de AVC
pesca, etc. Aquí es donde el concepto de AVC puede contribuir en gran medida a
la identificación y la conservación de valiosos recursos de los ecosistemas.
Política
Además de las Mesas Redondas de productos básicos mencionadas anteriormente,
algunas empresas e instituciones financieras (prestamistas) han desarrollado políticas que
tienen en cuenta los AVC. En otras palabras, la presencia de AVC afectaría a las opciones
de desarrollo y las necesidades de gestión de las empresas que están produciendo,
abasteciéndose o comerciando con productos forestales y agrícolas. Así mismo, cada vez
más empresas del sector privado están incluyendo evaluaciones de AVC entre sus
actividades de debida diligencia y en sus sistemas de manejo social y ambiental.
1.5.3 Otros usos del enfoque de AVC
Ordenación territorial, planificación sistemática de la conservación.
1.5.4 Directrices comunes e Interpretaciones Nacionales
Si bien las Interpretaciones Nacionales son importantes, muchos países aún no
han elaborado su IN por diversas razones (por ejemplo, la aplicación del enfoque
de AVC puede ser relativamente nueva). En estos casos, este documento puede
proporcionar orientación y recomendaciones sobre la manera de considerar los
términos subjetivos como “significativo”, “crítico” y “concentración”, así como
sobre la forma de trabajar durante el proceso de identificación, incluyendo
fuentes de datos útiles e indicadores potenciales o indicadores proxy para los
AVC.
Siempre que una Interpretación Nacional esté disponible para un país, debe ser
utilizada por el evaluador. Sin embargo, es importante complementar la IN de AVC
con recomendaciones actuales respaldadas por la Red de Recursos de AVC y la
consulta de los actores sociales. No existe una regla para la frecuencia con la que
las Interpretaciones Nacionales de AVC deben ser actualizadas, pero revisar y
actualizar las Interpretaciones Nacionales tras los cambios en las definiciones de
AVC constituiría una buena práctica, a través la publicación de unas directrices
actualizadas tras la capitalización y el feedback de las lecciones aprendidas sobre
el proceso de AVC para mejorar la calidad de la IN.
La Interpretación Nacional de los seis valores genéricos es una parte importante
de la implementación del proceso de AVC, ya que proporciona información y
orientación más específica relacionada con los administradores de la tierra en
cada país. La Interpretación Nacional es importante por dos razones: En primer
lugar, porque los valores genéricos incluyen términos como “significativo”,
“crítico” y “concentración” que deben matizarse de acuerdo con el contexto local.
En segundo lugar, porque el manejo apropiado de un alto valor de conservación
depende del nivel de amenaza del valor, que puede variar considerablemente
12
Directrices Comunes de AVC
entre los países. Por ejemplo: la manera en la que el término “gran bosque a
escala de paisaje” (AVC2) se entiende y se aplica será diferente en Canadá (país
que conserva grandes extensiones de bosque no perturbado) que en Ghana,
donde sólo quedan unas pocas zonas boscosas, ninguna de las cuales no
perturbada.
El proceso de interpretación nacional es además un medio útil para lograr un
consenso sobre la forma en que cada valor es entendido y aplicado. En última
instancia, esto permite una mayor coherencia en el uso del concepto en el país.
Para obtener orientación sobre los procesos de interpretación nacional véase
http://www.AVCnetwork.org/resources/global-AVC-toolkits/AVCf-toolkit-part-2final.pdf
La calidad de la IN dependerá de la cantidad de datos que ya están disponibles
(sobre biodiversidad, ecología, socio-culturales), la capacidad de los participantes
en el proceso de IN para definir valores y umbrales, y la cantidad de consultas y de
pruebas de campo que se hayan llevado a cabo para perfeccionar los significados
de AVC en el contexto local y nacional. En algunos casos, los procesos nacionales
han redefinido los valores de modo que los indicadores y directrices resultantes
corresponden pobremente a los conceptos originales formulados en las
definiciones. Recomendamos que los procesos nacionales adopten los siguientes
principios fundamentales para garantizar la coherencia de la interpretación:
Las Interpretaciones Nacionales deberían adoptar las definiciones del Cuadro X
como base para la interpretación. Los AVC no se deberían renumerar, y no se
deberían añadir nuevos AVC. Los demás valores importantes que los actores
sociales consideren esenciales, deberían enmarcarse dentro de los seis AVC
originales. Cuando las Interpretaciones Nacionales adopten subdivisiones de los
AVC por motivos de claridad o por necesidad nacional, éstas no deberían
introducir conceptos nuevos que no se refieran directamente a la definición global
o que impliquen umbrales de responsabilidad muy diferentes a los implicados en
los términos clave de las definiciones globales.
13
Directrices Comunes de AVC
Buenas Prácticas para la Interpretación Nacional
Una reciente revisión de las Interpretaciones Nacionales de AVC en 19 países
identificó un total de 28 buenas prácticas en seis categorías (adaptado de
Neugarten y Savy 2012):
1.
Integralidad: las seis categorías de AVC son abordadas. Revisión y
actualización de las Directrices en colaboración con los actores sociales.
2.
Practicidad y facilidad de aplicación: las directrices incluyen listas de
control de potenciales especies o ecosistemas de AVC, métodos
técnicos de mapeo, umbrales cuantitativos, o áreas de AVC que ya están
mapeadas a escala nacional o de paisaje.
3.
Adhesión a los principios fundamentales reconocidos, tales como la
consulta de los actores sociales y el principio precautorio (tal y como
consta en el Acta de fundación de la Red de Recursos de AVC).
4.
Adhesión a la Lista Roja de la UICN o a la Convención sobre el Comercio
Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres
(CITES).
5.
Justificación y fundamentos para distinguir áreas AVC de áreas no AVC,
tales como referencias bibliográficas, en su caso, para validar el uso de
umbrales cuantitativos.
6. Enlaces al manejo adaptativo: directrices que incluyen pautas de
manejo o de monitoreo
2
Pasos clave del proceso de AVC
El proceso de AVC comprende tres pasos clave:
2.1 Identificación
Interpretar lo que los seis AVC significan en su contexto local o nacional, decidir
qué AVC están presentes en el área de interés (plantación, concesión, etc.), y
determinar dónde se encuentran los AVC (áreas de AVC). Mapear los AVC,
teniendo en cuenta la zona total de influencia del proyecto y su importancia a
escala de paisaje (véase el Cuadro x). La presencia o ausencia de cada AVC se
determina en base a un análisis de la información existente y la recopilación de
información adicional cuando sea necesario para llenar los vacíos. El proceso de
identificación se puede subdividir en preparación y planificación, y puede incluir
la realización de estudios preliminares antes de llevar a cabo las evaluaciones
completas de AVC.
La identificación de AVC debería proporcionar una idea clara sobre la presencia o
ausencia de valores, su ubicación, estado y condición y, en la medida de lo
14
Directrices Comunes de AVC
posible, proporcionar información sobre las zonas de hábitat, los recursos clave y
las áreas críticas, etc. importantes para preservar los valores. Esta información
será utilizada para desarrollar recomendaciones de manejo para asegurar que los
AVC se mantienen o mejoran.
2.2
Manejo
Una vez que se ha completado la evaluación, la parte responsable (por ejemplo, la
empresa) debe desarrollar planes para mantener y mejorar los AVC, así como
manejar las posibles de amenazas, a través de un enfoque precautorio5 (véase la
sección XXX). La identificación de un área de AVC y su régimen de manejo
conlleva:


Investigar las amenazas reales y potenciales para los AVC identificados. Puede
tratarse de amenazas derivadas de las actividades de manejo propuestas,
tales como las operaciones de tala o la creación de plantaciones, o de
actividades externas, como la caza de fauna, la tala ilegal o la construcción de
una nueva carretera o una presa.
Establecer los requisitos tanto del manejo como de la ubicación del área de
AVC con el objetivo de asegurar que los AVC se mantienen o mejoran. Esto
puede incluir la delimitación de las áreas que necesiten protección total y la
identificación de áreas que se pueden utilizar para la producción, a condición
de que el manejo se lleve a cabo de una manera compatible con el
mantenimiento o la mejora de los AVC.
Preguntas clave que el equipo de manejo debe tener en cuenta:

¿Cuáles son las opciones de manejo para el mantenimiento de los AVC ya
definidos por la evaluación?

¿Cómo pueden mitigarse o eliminarse las amenazas internas y externas?
El propósito es definir objetivos claros para el manejo, con el fin de mantener o
mejorar6 los AVC, y establecer un plan de manejo precautorio basado en los
mejores datos y recomendaciones disponibles.
5
Véase Cuadro X
6
Nótese que algunas de los estándares agrícolas que integran AVC no requieren el
mantenimiento o la mejora, sólo resaltan que las áreas de AVC no se pueden
convertir.
15
Directrices Comunes de AVC
2.3
Monitoreo
Establecer un plan de monitoreo apropiado para garantizar que las prácticas de
manejo son eficaces en su objetivo de mantener o mejorar los AVC. El plan de
monitoreo debe traducir los objetivos estratégicos del plan de manejo en
objetivos operativos. Deben elegirse indicadores apropiados para evaluar el
estado de los AVC; así mismo, deben establecerse los umbrales de acción para
asegurar que los AVC se mantienen o mejoran.
Este documento se centra en el primer paso. En un documento futuro, se
proporcionará orientación sobre el manejo y el monitoreo de los AVC.
3
Consideraciones clave a lo largo del proceso de evaluación
3.1 La “importancia” de los Altos Valores de Conservación
La identificación de los AVC se basa en su importancia, que es inherentemente
subjetiva. Sin embargo, hay ciertas pautas que, si se respetan, contribuirán a una
interpretación más estandarizada del término. En términos prácticos, los valores
significativos o importantes son los reconocidos como únicos o excepcionales en
comparación con otros ejemplos de la misma región, a causa de su tamaño,
número, frecuencia, calidad, densidad o importancia socioeconómica, en base a
los marcos de prioridades, datos o mapas existentes, o por medio de evaluaciones
de campo y consultas.
Los propietarios y administradores de tierras pueden reconocer y designar el
estado de los AVC en base a cualquiera de los siguientes procesos:
a) Una designación, clasificación o estatus reconocido, asignado por un
organismo internacional (por ejemplo, la Lista Roja de la UICN),
b) Una designación realizada por las autoridades nacionales o regionales, o por
organizaciones no gubernamentales acreditadas (por ejemplo, todos los
países suscritos a la CDB deberían tener estrategias de biodiversidad que
podrían incluir planes de acción para las especies),
c) Designaciones de valores específicos a través de un proceso equilibrado de
múltiples actores sociales,
d) Una designación voluntaria (por ejemplo, por una organización forestal o
agrícola), en base a información y consultas disponibles sobre valores
conocidos, presuntos o reportados, incluso cuando no sean reconocidos
oficialmente por otras agencias.
Tenga en cuenta que para los AVC 1, 2, y 3, los valores deben ser significativos a
escala nacional o regional (o superior), sabiendo que los países son muy variables
y lo que es significativo en un país puede no serlo en otro. Los AVC 4, 5 y 6 son
significativos para las comunidades que dependen de ellos, por lo que no son
valores relativos a ninguna escala, sino absolutos en la imposibilidad de ser
reemplazados para esa comunidad.
16
Directrices Comunes de AVC
La formulación de los valores deja algunas decisiones importantes abiertas a la
interpretación por parte del evaluador o el administrador de la tierra. Por
ejemplo, ¿cuándo el uso de un importante recurso forestal se convierte en crítico
para la comunidad local? o ¿qué cantidad de especies amenazadas constituye una
concentración? En algunos países se han organizado talleres para producir una
Interpretación Nacional de AVC. Esto se logra generalmente a través de
discusiones sobre la forma de definir e interpretar cada valor para un contexto
nacional determinado. Sin embargo, siempre se requiere cierto grado de
interpretación por parte del evaluador. Por esta razón, el enfoque de AVC enfatiza
la consulta con los actores locales y la participación de expertos independientes.
En muchos casos, cuando no existe una Interpretación Nacional de AVC o la
disponibilidad de los datos necesarios para la identificación de AVC es limitada, es
vital la realización de un proceso de consulta de los actores sociales.
El concepto de importancia, y los procesos de designación de AVC son cruciales
para determinar si un AVC está presente. Si un área o valor es designado AVC a
través de uno de estos procesos, será tratado como tal por el administrador de la
tierra, la entidad de certificación, etc. Un área o valor no es formalmente AVC
hasta que sea designado. Si no ha sido designado a través de uno de estos
procesos, es sólo un candidato (AVC potencial).
3.2 Escala de paisaje
La evaluación de AVC debe llevarse a cabo a escala de área de producción (por
ejemplo, concesión forestal, plantación agrícola). Sin embargo, la omisión del
contexto del paisaje en su conjunto (por ejemplo, actividades en las unidades de
tierra adyacentes, otros planes de uso del suelo llevados a cabo en la región, la
presencia y el estado de las áreas protegidas, etc.), puede significar la inevitable
fragmentación del hábitat y la amenaza o la desaparición de algunos AVC. Este es
un problema común con las Evaluaciones de Impacto Ambiental (EIA)
“estándares”, que a menudo se limitan a las fronteras de un área de producción e
ignoran los impactos acumulativos a través del área en su conjunto. Algunos AVC
están presentes a escala de paisaje propiamente dicha (por ejemplo, los
ecosistemas a escala de paisaje o las grandes cuencas hidrográficas), otros
dependen para su existencia continuada de la presencia de un mosaico de hábitat
adecuado en el conjunto del paisaje (por ejemplo, algunos valores críticos del
agua o las poblaciones de especies raras, amenazadas o endémicas).
Algunos países han llevado a cabo evaluaciones de conservación a escala de
paisaje (por ejemplo, los “planes ecorregionales” desarrollados por TNC, los
mapas de “paisajes forestales” de Greenpeace/WRI, los mapas a escala de paisaje
de BAVC realizados por WWF, etc.) Las Interpretaciones Nacionales de AVC
pueden dar orientación adicional sobre los marcos nacionales equivalentes (por
ejemplo, el proceso de planificación sistemática de la conservación PROBIO,
17
Directrices Comunes de AVC
Brasil). Los evaluadores deberían estudiar en cada caso cómo los siguientes
elementos afectan a los AVC identificados:








Uso de la tierra adyacente al área de evaluación
Otros actores activos en el paisaje (por ejemplo, asentamientos, sector
forestal, agricultura, infraestructura)
Presencia y estado de un plan regional de uso de la tierra
Presencia y estado de las áreas protegidas del paisaje
Distribución y conectividad de los ecosistemas a través del paisaje
Cubierta forestal y su estado, suelo y geología
Barreras biogeográficas que afectan el movimiento de entrada y salida del
área de evaluación
Mapas de las cuencas hidrográficas y criticidad del área para mantener el
suministro/la calidad del agua
3.3 Enfoque precautorio
Muchas de las actividades de manejo de la tierra tienen algunos efectos
negativos sobre los valores ambientales y sociales que deben tenerse en cuenta
cuando se tomen las decisiones de manejo. Los administradores no pueden
permitirse el lujo de dañar o disminuir los AVC, que son, por definición, las
características más importantes de un paisaje o ecosistema. El manejo de estos
importantes rasgos requiere un enfoque preventivo de riesgos o enfoque
precautorio. Para la evaluación/identificación de AVC, cuando existan indicios
creíbles y razonables de que un AVC está presente, el evaluador debería asumir
que está presente y debería tomar las decisiones adecuadas sobre estrategias de
manejo, acciones y monitoreo. También se deberían tomar medidas para resolver
dudas, mediante la obtención de más datos o el asesoramiento de un experto,
hasta el momento en que exista una clara evidencia de la ausencia de un AVC en
particular.
A efectos del manejo de AVC, el Enfoque Precautorio significa que cuando hay
“una amenaza de daño grave o irreversible para el medio ambiente o una
amenaza para el bienestar humano”, los responsables deben tomar medidas
explícitas y eficaces para prevenir los daños y riesgos, incluso cuando la
información científica sea incompleta o no concluyente, y cuando la vulnerabilidad
y sensibilidad de los valores ambientales sea incierta7.
Lo que esto significa en la práctica depende de la situación y del uso previsto de la
tierra/el agua. En el contexto de la conversión de tierras para plantaciones o uso
agrícola, las amenazas tienden a ser más graves que para los escenarios que se
limitan a la perturbación/degradación del hábitat. Cuando el riesgo es mayor, en
términos de pérdida de hábitat o desplazamiento de recursos utilizados por las
poblaciones locales, el enfoque precautorio es aún más importante.
7
Véase Enfoque Precautorio, Glosario de los PyC de FSC
18
El enfoque precautorio
Si un AVC está presente (o se
puede asumir de forma
razonable que está
presente), y si una actividad
resulta una amenaza para
ese AVC (o puede de forma
razonable parecer una
amenaza, cuando no existan
pruebas concluyentes),
entonces deben tomarse
“medidas explícitas y
efectivas para prevenir el
daño y evitar riesgos”.
Directrices Comunes de AVC
Cuadro: Escala de Paisaje o Área de Influencia
El área de influencia de un proyecto (por ejemplo, unidad de manejo forestal,
plantaciones agrícolas) se puede extender a las zonas externas que pudieran verse
afectadas por la infraestructura desarrollada para mantener las actividades de
producción (por ejemplo, carreteras), por la alteración de los regímenes de
perturbación (por ejemplo, incendios), o por el desplazamiento de los recursos
utilizados por las comunidades locales a nuevas áreas. También pueden incluirse
las áreas aguas abajo, e incluso aguas arriba, que podrían verse afectadas por los
impactos hidrológicos de las prácticas de producción.
Cuadro: Marco AVC y Planificación sistemática de la conservación
El enfoque de AVC está orientado a la evaluación a escala de sitio en lugares
donde se planea la conversión o el manejo intensificado. No sustituye a la
ordenación del territorio, la planificación sistemática de la conservación o el
análisis de deficiencias de las áreas protegidas, utilizados para desarrollar
estrategias nacionales o regionales de conservación. De hecho, la planificación a
gran escala y el análisis de deficiencias pueden proporcionar información a las
evaluaciones de AVC de tres maneras principales. En primer lugar, pueden servir
como un filtro, indicando con qué profundidad buscar a escala de sitio. En
segundo lugar, los datos que se utilizan como aportación a estos análisis también
se pueden utilizar en una evaluación, suponiendo que sean pertinentes. En tercer
lugar, en algunos casos, las prioridades identificadas a través de estos análisis se
pueden integrar en las evaluaciones de AVC. Sin embargo, es importante
entender los criterios y métodos utilizados para identificar estas prioridades y
reconocer que puede haber una falta de correspondencia entre ellos y el marco
AVC (por ejemplo, los ejercicios de planificación sistemática de la conservación a
menudo seleccionan sitios basándose en la eficiencia y la complementariedad de
la solución final , por lo que los sitios pueden estar priorizados no porque
contengan altos valores absolutos, sino porque esos valores complementan otros
sitios seleccionados). Es importante conocer la falta de datos de los ejercicios
existentes y no tomar los resultados de los ejercicios como un conjunto global de
prioridades.
19
Directrices Comunes de AVC
3.4 Consulta de los actores sociales
Asegurarse de que los principales actores sociales son conscientes de que se está
realizando una evaluación de AVC y tienen la oportunidad de participar. La
participación puede darse de muchas formas, ya sea durante la planificación,
involucrándose directamente con un equipo de evaluación, participando en las
reuniones de revisión, en procedimientos de consulta concretos o en la revisión
por terceros de los documentos escritos. La consulta permite la asimilación de los
diferentes puntos de vista y opiniones. Con el tiempo, estos pueden ayudar a
orientar el manejo en una dirección más sostenible y libre de conflictos. Aunque al
principio puede ser difícil conciliar puntos de vista contrarios, es importante
abordar el proceso con la idea de un compromiso en mente.
Cuadro: lista de actores sociales potenciales
Identificar a los actores sociales, quienes se verán directamente afectados o
asumirán el coste de una actividad potencial (por ejemplo, silvicultura,
agricultura, etc.), directamente desde el inicio del proceso.
Entre los ejemplos más comunes se incluyen:

Comunidades locales que utilizan productos o servicios de los bosques

Organizaciones e instituciones que los representan

Aquellos cuyo legítimo uso comercial de los recursos naturales será
alterado por las actividades de desarrollo

Las organizaciones ecologistas que representan al público en general y
tienen un interés en la forma en que los ecosistemas se gestionan
Las entidades gubernamentales siempre tendrán que ser informadas de las
discusiones, incluso si no se ven afectadas directamente.
4
Identificación de AVC
El objetivo principal de una evaluación de AVC es determinar si alguno de los seis
AVC (Cuadro X) está presente en el área. La evaluación de AVC debería involucrar
a los expertos apropiados y a los depositarios del acervo de conocimientos, las
comunidades locales y otros actores sociales a lo largo de todo el proceso. Las
decisiones a menudo tienen que hacerse en ausencia de la totalidad de la
información, pero esto no significa que no puedan tomarse decisiones razonables
e informadas. Una de las funciones más importantes del evaluador de AVC es la
de reunir expertos que cuenten con opiniones informadas basadas en la
experiencia y una buena comprensión de lo que ya se conoce.
20
Directrices Comunes de AVC
4.1 Preparación y planificación
La relación con las
EIAS
Los reglamentos y
regulaciones nacionales
generalmente requieren
que se lleve a cabo una
EIAS para procesos
importantes. Mientras
que las evaluaciones de
AVC generalmente se
llevan a cabo como parte
de procesos de
estándares voluntarios,
ambos pueden
coordinarse
potencialmente en
términos de recopilación
de datos. Sin embargo,
las EIAS reguladoras
podrían no cubrir la
gama completa de AVC,
o proporcionar la
información necesaria
para llevar a cabo una
evaluación creíble de
AVC.
En la etapa de preparación, el evaluador8 debe recopilar suficiente información
para emitir un juicio preliminar sobre la probabilidad de encontrar AVC y el
posible impacto de las operaciones, lo que dirigirá las decisiones que deban
tomarse sobre la composición del equipo y la falta de datos9. Debería realizarse
un juicio preliminar sobre la calidad y la fiabilidad de los datos, y las deficiencias
identificadas deben ser corregidas ya sea a través de la recolección de datos o por
medio de una consulta.
Preguntas clave:
 ¿Qué AVC se dan o pueden darse en la zona?
 ¿Cuál es el impacto probable de las operaciones potenciales sobre los
AVC?
 ¿Qué datos existen actualmente, y cuáles se necesitan aún, para
identificar AVC?
 ¿Existe una Interpretación Nacional de AVC?10
Responder a estas preguntas le ayudará a tomar decisiones sobre las habilidades y
los conocimientos necesarios para una evaluación creíble de AVC, así como a
planificar el proceso de consulta.
4.1.1 Recopilación de Datos Preliminares
Los datos deberían tratar de abarcar lo siguiente:
1. Tamaño del área operacional.
2. Contexto de paisaje del área operacional.
3. Tipo de uso de la tierra y el agua y nivel asociado de alteración del
ecosistema original.
4. Posibles altos valores de conservación presentes en el paisaje de los
alrededores.
5. Posible incremento del acceso a zonas alejadas de las operaciones.
6. Tiempo probable de recuperación tras el final de las operaciones.
7. Informes existentes (por ejemplo, ¿se ha llevado a cabo una EIAS?).
8
El “evaluador” puede ser un administrador o un contratista externo, dependiendo de la
situación.
9
A veces es útil llevar a cabo un estudio de preliminar, sobre todo en sitios nuevos, para
recopilar información local y asegurar que los preparativos son los adecuados para una
evaluación completa.
10
Las Interpretaciones Nacionales varían en su antigüedad y detalle. Siempre es útil
consultar la IN, sin embargo, dependiendo de si ha sido llevada a la práctica o no, se
recomienda complementar la IN con orientación de la Red de Recursos de AVC y la
consulta de los actores sociales.
21
Directrices Comunes de AVC
8. Resultados de los ejercicios de establecimiento de prioridades.
Para obtener orientación detallada sobre la forma de abordar estas cuestiones,
véase la Guía de buenas prácticas para las evaluaciones de Altos Valores de
Conservación: Una guía práctica para profesionales y auditores (Proforest 2008),
página 8-20.
AVC 1 - 3
AVC 5 y 6

 Mapas de ecosistemas
 Lista de especies amenazadas o en
peligro y mapas de distribución (leyes
locales o nacionales, Lista Roja de la UICN,
Libros Rojos nacionales o regionales, listas
CITES)
 Áreas protegidas (ubicación, estado,
amenazas)
 Fuentes de información de ONG de
conservación
 Datos de inventario nacional




AVC 4
 Mapas de suelo, mapas topográficos
 Límites de cuencas/zonas de captación
 Frecuencia de incendios
Mapas de asentamientos humanos y
datos de las comunidades
Estudios sociales llevados a cabo por
empresas, ONG o instituciones de
investigación
Evaluaciones de impactos sociales
disponibles para el área o las
comunidades afectadas
Proyectos de ONG y campañas actuales
llevadas a cabo por las comunidades
del área
Datos culturales e información de
organizaciones culturales
Escala e Impacto (todos los AVC)
 Planes de ordenación territorial existentes o
futuros
 Planes operacionales para el área
 EIAS existentes para el área
4.1.2 Resolución de lagunas de datos
En la práctica, las evaluaciones de AVC a menudo se llevan a cabo en condiciones
de mala información, falta de datos globales, historia ecológica incierta etc. En
estos casos, puede requerirse una mayor inversión de tiempo y de recursos por
parte del evaluador. En general, la inversión en los diferentes aspectos de una
evaluación (AVC diferentes, taxones diferentes, diferentes hábitats) debería ser
aproximadamente proporcional a la probabilidad de que existan esos valores,
pero al mismo tiempo es de vital importancia que las evaluaciones no concluyan
erróneamente que no hay AVC presentes. Cuando los datos son incompletos
(espacialmente, temporalmente, taxonómicamente, etc.), la evaluación por parte
de los expertos será especialmente importante. En última instancia, todas las
evaluaciones deberán ser apoyadas por la verificación de campo. Sin embargo,
dado que puede ser poco práctico o imposible estudiar todo un sitio y su área de
influencia, la verificación de campo debe centrarse en aquellas áreas con mayor
probabilidad de contener AVC. Los AVC que no hayan sido identificados
previamente se pueden añadir a un plan de manejo y monitoreo si se “descubren”
tras la evaluación.
22
Directrices Comunes de AVC
Participación interna versus participación externa en el proceso de AVC
Al igual que cualquier otro proceso de manejo y toma de decisiones, todo el ejercicio
de evaluación de AVC puede llevarse a cabo por el equipo de manejo de la empresa,
incluyendo la participación y las consultas que están previstas o ya se han llevado a
cabo con otros propósitos. En algunos casos, un estándar puede requerir que las
evaluaciones de AVC se lleven a cabo por un equipo independiente (por ejemplo,
Nuevas Plantaciones para la certificación RSPO). En otros casos, la administración
podrá contratar especialistas para llevar a cabo ciertas tareas si la capacidad interna
no es suficiente, si la credibilidad de la evaluación se verá reforzada por un equipo
independiente, o si la confianza de la población local requiere de la participación de
una tercera parte.
4.2
Alcance
En función de los posibles impactos de las operaciones, las políticas puestas en
marcha, etc. el administrador de la tierra puede organizar en primer lugar un
estudio de alcance de AVC antes de realizar una evaluación completa de AVC. Un
estudio de alcance puede ayudar a identificar la información disponible y las
preocupaciones iniciales de los actores sociales, que permitirán al evaluador
identificar lagunas de información y asuntos de alta prioridad, así como formar un
equipo con la experiencia y las cualificaciones necesarias para la evaluación. Un
estudio de alcance puede ayudar a los administradores de tierras a ahorrar
recursos (tiempo y dinero). Sin embargo, un estudio de alcance no resulta
necesario en todos los casos. Por ejemplo, en el sector forestal, un administrador
puede organizar una evaluación interna de AVC, sin hacer uso de asesores
externos. Los estudios de alcance suelen ser útiles cuando el evaluador no está
familiarizado con un sitio en particular.
4.3
Evaluación
La presencia o ausencia de los seis AVC siempre debería ser evaluada (en los
casos en los que los estudios sólo aborden algunos AVC, debe tenerse en cuenta
de manera explícita qué AVC han sido analizados y dejar claro que se trata de un
análisis parcial de AVC). La interpretación de las definiciones de AVC se describe
con mayor detalle más adelante (sección X) con una aclaración de los términos y
conceptos clave, fuentes de datos e indicadores para cada AVC. Las fuentes de
datos son más útiles en las primeras etapas del estudio de alcance y la evaluación
de AVC para identificar los valores potenciales de la zona. Los indicadores pueden
incluir clasificaciones existentes del ecosistema, evaluaciones de conservación,
perfiles socioeconómicos u otras fuentes de datos que no cuantifican
específicamente AVC, sino que pueden ser interpretadas como AVC basándose en
las guías (Interpretación Nacional de AVC, directrices de la Red de Recursos de
AVC y consulta de los actores sociales). Véase la lista del Anexo 2.
23
Directrices Comunes de AVC
La identificación de AVC es la combinación de una evaluación basada en hechos,
la consulta de estudios científicos, mapas, estudios sociales, etc. Pero al mismo
tiempo, la identificación de los valores es inherentemente subjetiva. Aquí yace un
reto, cuando se trata de proporcionar directrices sólidas para la identificación de
AVC. Por un lado, los evaluadores comprensiblemente podrían querer tener
umbrales claros definidos (X hectáreas de bosque, X especies amenazadas
presentes, X grado de dependencia de los servicios del ecosistema, X grado de
rareza, etc.), pero por otro lado, algunos profesionales son cautelosos a la hora de
proporcionar números específicos (zona, tamaño de la población, grado de
dependencia) o emitir juicios que pueden tener graves impactos sobre la
población local (por ejemplo, seguridad alimentaria). Las definiciones de AVC (FSC
v.5) son necesariamente generales y algo abiertas a la interpretación, como lo son
muchos estándares, de modo que se puedan aplicar tan ampliamente como sea
posible. Sin embargo, el lado negativo de las definiciones generales y universales
es que el rango de la interpretación puede ser tan amplio como para diluir, y en
algunos casos cambiar/ignorar el propósito de las definiciones. Ésta es una de las
razones por las que las Interpretaciones Nacionales de AVC pueden ser tan útiles;
proporcionan una interpretación más detallada de las definiciones de AVC que
pueden orientar a los evaluadores en el campo. Sin embargo, en la práctica, no
todas las Interpretaciones Nacionales de AVC han sido testadas en terreno y la
mayoría deberían ser consideradas documentos vivos. La mayoría de los países
todavía no cuentan con Interpretaciones Nacionales de AVC, por lo que deben
confiar en estas Directrices Comunes, complementadas por los manuales citados
anteriormente como relevantes.
En esta sección ofrece una interpretación para cada definición de AVC con
directrices sobre la forma de abordar la identificación (evaluación de los datos
existentes, métodos, consulta). Se proporcionan referencias útiles y fuentes de
información, así como ejemplos de casos de estudio.
Términos clave:
Este documento proporciona directrices de aplicación mundial para los términos
clave que describen el alcance de cada Valor, especialmente para palabras tales
como “significativo”, “crítico”, “básico” y “fundamental”. Las Interpretaciones
Nacionales deberían tratar de abordar estos términos clave, de acuerdo con el
nivel de importancia o prioridad que se describe en este documento.
Indicadores:
Este documento proporciona una serie de indicadores que podrían utilizarse
como filtro para determinar si un AVC puede estar presente. Las Interpretaciones
Nacionales tendrán que adaptar o complementar los indicadores proporcionados
aquí. Todos los nuevos indicadores propuestos por las Interpretaciones
Nacionales deberían abordar las categorías y los umbrales de importancia
descritos en los términos clave.
24
Directrices Comunes de AVC
5.
Identificación de los seis AVC
5.1 AVC 1: Biodiversidad
Concentraciones de diversidad biológica, incluyendo especies endémicas y
especies raras, amenazadas o en peligro de extinción (RTE) que son significativas a
nivel mundial, regional o nacional.
El concepto de AVC 1 abarca concentraciones significativas de biodiversidad,
reconocidas como únicas o excepcionales en comparación con otras áreas dentro
del mismo país o región, basándose en marcos de prioridades existentes, datos o
mapas, o por medio de evaluaciones de campo y consultas. Cualquier área que
contenga especies de AVC 1 (raras, amenazadas, en peligro de extinción,
endémicas), o que contenga hábitats críticos para la supervivencia de estas
especies, será un área de AVC. Sin embargo, habrá muchas áreas que contengan
especies raras o endémicas que no serán de AVC porque no hay una
concentración significativa a nivel mundial, regional o nacional. Estas áreas se
deben manejarse apropiadamente, pero no son AVC.
5.1.1 Términos y conceptos clave
Es importante no preocuparse demasiado acerca de la interpretación técnica de
términos como “diversidad biológica”. El concepto de biodiversidad, si está
definido, literalmente, podría dar al AVC 1 un significado diferente, ya que no es
necesariamente importante tener una cierta cantidad de diversidad biológica para
considerarse un AVC; incluso una sola especie puede ser considerada lo
suficientemente importante para ser un AVC por sí misma, si la especie, por
ejemplo, figura en la Lista Roja de la UICN o en la lista de Especies Nacionales
Protegidas y se encuentra en una población lo suficientemente grande como para
calificarla como una concentración o como significativa en el país en cuestión.
Cuadro: Diversidad biológica: La variabilidad entre organismos vivos de todos los
orígenes, incluyendo, entre otros, los ecosistemas terrestres, marinos y otros
ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los cuales forman parte; esto
incluye la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los
ecosistemas (Fuente: Convenio sobre la Diversidad Biológica de 1992, Artículo 2,
incluido en el glosario de la v5 de los PyC de FSC).
Durante la última década, muchos profesionales han encontrado útil subdividir el
AVC 1 en cuatro apartados11. Estos son: 1) Áreas protegidas, 2) Especies raras,
amenazadas o en peligro de extinción, 3) Especies endémicas y 4)
Concentraciones estacionales de especies. Las áreas protegidas son un indicador
11
Guía de buenas prácticas para las evaluaciones de AVC: Una guía práctica para
profesionales y auditores. http://www.AVCnetwork.org/resources/folder.2006-0929.6584228415/AVC%20good%20practice%20-%20guidance%20for%20practitioners.pdf
25
Directrices Comunes de AVC
útil de la presencia probable de biodiversidad y hábitat de alto valor. Las especies
amenazadas, en peligro de extinción y endémicas se incluyen en la definición
oficial de AVC 1. El uso temporal crítico es más relevante para el cuarto punto,
concentraciones de especies que pueden darse en un área determinada en
diferentes momentos. Estas subdivisiones no son exhaustivas, sino que
únicamente están destinadas a proporcionar algunos ejemplos comunes. Este
documento no mantiene la numeración de la subdivisión (1.1 a 1.4), pero a la
base todos siguen siendo relevantes.
El término especies raras, amenazadas o en peligro de extinción (RTE, por sus
siglas en inglés) forma parte de la definición original de AVC 1. RTE se usa como
abreviatura para el conjunto total de especies que corren el riesgo de disminución
grave de la población. El hecho de que estén clasificadas o no como amenazadas,
en peligro o vulnerables por sistemas de clasificación como la UICN es menos
importante. Aunque la definición de AVC menciona las especies amenazadas y en
peligro, a menudo están, junto con “vulnerables”, comprendidas en el término
general amenazadas en el contexto de la lista roja de la UICN (así como en el
glosario de FSC).
El concepto raras es dependiente de escala e incluye especies que son/están
 Naturalmente raras, que sólo existen en densidades muy bajas en un
hábitat no perturbado, o
 Raras debido a las actividades humanas, por ejemplo, la destrucción del
hábitat, la caza excesiva (se hayan clasificado o no como Amenazadas o En
Peligro)
 Al límite de su distribución natural (incluso si son comunes en otras
partes)
Las especies pueden ser consideradas o no como raras (o alguna categoría
equivalente) en una clasificación oficial o nacional ampliamente reconocida. En un
caso ideal, donde existan listas rojas nacionales de la UICN sólidas para los
principales grupos de organismos, debería ser redundante. Si este no es el caso,
“raras” podría significar “probable candidata a la lista roja si hubiera más datos”.
La UICN considera que las especies con menos de 10.000 individuos maduros (y en
declive) son mundialmente vulnerables (VU) a la extinción; las especies con
tamaños de población menores están a menudo más amenazadas. Sin embargo,
éste no es siempre el caso. Por ejemplo, especies de la parte superior de la
cadena alimentaria en países pequeños también pueden tener poblaciones
naturales muy por debajo de 10.000 individuos, sin ser por ello particularmente
vulnerables12.
12
Sin embargo, muchas especies de los bosques tropicales, independientemente de su
posición en el trópico, son muy raras, o especializadas, por lo que tendrán poblaciones y
26
Directrices Comunes de AVC
Las especies amenazadas y en peligro de extinción son especies que están
clasificadas como tales en los sistemas nacionales o internacionales aceptados, ya
que son más vulnerables a la pérdida continua de hábitat, la caza, las
enfermedades, etc. Se incluyen especies clasificadas por la UICN como
Vulnerables (VU), En Peligro (EN) y En Peligro Crítico (CR) a nivel mundial o
regional, o cuyo comercio está regulado por acuerdos internacionales (por
ejemplo la CITES), así como especies protegidas a nivel nacional en categorías
equivalentes (aunque muchas de estas especies no están clasificadas como
amenazadas a nivel mundial). Las especies que se han propuesto formalmente, o
que están considerándose para tales clasificaciones, también se pueden incluir
dentro de este apartado. En las áreas en las que no exista una designación oficial,
el evaluador puede contar con la consulta de expertos para determinar el estado
de conservación de las especies.
Las especies endémicas son aquellas que sólo se encuentran en una región
geográfica específica, que puede variar desde un sitio único o un accidente
geográfico (como una isla, una cadena de montañas o una cuenca hidrográfica),
hasta un límite político, como una provincia o país. También están incluidas las
especies con una distribución muy limitada. Las especies endémicas y de
distribución restringida son particularmente vulnerables a las amenazas ya que
tienen una distribución limitada y pueden tener poblaciones más pequeñas que
las especies generalizadas. El rango de distribución de las especies es un criterio
que se suma a los criterios de la Lista Roja de la UICN para las especies
amenazadas. Las especies (excepto las aves), con una extensión total de
ocurrencia de menos de 20.000 km2 o un área conocida de ocupación de menos
de 2.000 km2 se deberían considerar de distribución restringida. Para las aves, el
umbral es de 50.000 km2.13
Uso temporal crítico: Muchas especies utilizan una gran variedad de hábitats en
diferentes épocas del año o en diferentes etapas de su ciclo vital. Éstos pueden
ser geográficamente distintos o estar dentro de la misma región, e incluir zonas
estacionales de apareamiento, rutas migratorias o corredores (latitudinales y
altitudinales), o áreas que contienen concentraciones estacionales de especies a
nivel mundial. En las regiones templadas y boreales, estas concentraciones críticas
a menudo se producen estacionalmente (por ejemplo, áreas de alimentación en
invierno o áreas de apareamiento de verano), mientras que en las zonas
tropicales, el momento de mayor uso dependerá de la ecología particular de las
especies en cuestión (por ejemplo, los bosques ribereños dentro de los bosques
densidades de población muy pequeñas. Puede depender de que una especie de planta
sólo se encuentre en una zona particularmente restringida, o que se desarrolle en
densidades muy bajas. Como resultado, casi cualquier conversión del bosque puede
amenazar a estas especies.
13
Birdlife International 2012
27
Directrices Comunes de AVC
secos tropicales pueden ser estacionalmente un hábitat crítico para muchas
especies de vertebrados, y muchas especies migratorias de zonas templadas
pueden depender críticamente de hábitats tropicales durante ciertas partes del
año). El AVC 1 también podría incluir hábitat que se utiliza sólo en años extremos,
cuando es crítico para la supervivencia de una población.
Refugios: Los refugios ecológicos y estacionales que proporcionan sitios o hábitats
temporales para la crianza, la hibernación, la migración, así como dormideros,
todos ellos esenciales para especies RTE, pueden calificarse AVC 1.
Áreas protegidas: Bajo el enfoque precautorio, un área protegida es un AVC 1, ya
que se supone que alberga concentraciones significativas de valores de
biodiversidad. Por supuesto, en la práctica depende mucho de la efectividad del
manejo de las áreas protegidas, pero como ejercicio inicial de recopilación de
datos, la presencia de un área protegida puede alertar al evaluador de potenciales
AVC.
Diversidad genética: Un AVC 1 podrá comprender casos de diversidad genética
excepcional entre las especies, así como variantes, subespecies o variedades
genéticas particularmente importantes. Por ejemplo, el Gorila Cross River (del
cual restan unos 250 individuos) es una subespecie genéticamente distinta al
Gorila Occidental (unos 95.000 individuos).
Concentraciones significativas de biodiversidad que pueden ser identificadas
como AVC, entre las que se incluyen:
 Gran riqueza, diversidad o unicidad de especies en general dentro de un
área definida, en comparación con otros sitios dentro de la misma región
ecológica.
 Poblaciones de múltiples especies endémicas o RTE.
 Poblaciones importantes o gran abundancia de especies endémicas o RTE
individuales, representando una proporción importante de la población
regional, nacional o mundial, que son necesarias para mantener
poblaciones viables ya sea:
o Durante todo el año (por ejemplo, un hábitat clave para una
especie específica) o,
o Estacionalmente, incluyendo corredores migratorios, áreas de
apareamiento, dormideros o áreas de hibernación, o refugios.
 Pequeñas poblaciones de especies endémicas o RTE individuales, en casos
en los que la supervivencia nacional, regional o mundial de esa especie es
críticamente dependiente del área en cuestión (es probable que tales
especies se limiten a unas pocas áreas restantes de hábitat, y que estén
clasificadas como EN o CR por la Lista Roja de la UICN).

Presencia de un pequeño número de especies icónicas a nivel nacional o
mundial, cuando hay un consenso de que cada individuo vivo es de
28
Directrices Comunes de AVC
importancia mundial (por ejemplo, especies emblemáticas como el Panda,
el Rinoceronte indio, el Gorila de montaña).
5.1.2 Fuentes de datos e indicadores
La identificación de AVC 1 requiere información básica sobre las especies y sus
hábitats. Es decir: ¿qué especies se dan comúnmente en la zona y qué especies es
probable que se den en base a sus requerimientos de hábitat? Los resultados de
las evaluaciones de biodiversidad (por ejemplo, las realizadas por UICN), que
muestran los rangos de distribución de las especies se pueden consultar para ver
si los hábitats de las especies se solapan con el área de producción y el área de
influencia total, y luego ver si alguna de esas especies son RTE, endémicas, etc.
Las fuentes de datos pueden ser utilizadas como puntos de partida para la
evaluación de AVC previa a la evaluación de campo y a la verificación en el
terreno. La relevancia de las diferentes fuentes de datos para el área del proyecto
puede ser un “indicador” de la presencia de AVC (por ejemplo, si la nueva área de
plantación está dentro de un área designada importante para las aves). A
continuación, tendrán que ser verificadas durante la evaluación, a través de
métodos como encuestas, mapeo y consulta.
Por supuesto, todas las fuentes de datos tienen sus limitaciones y lo ideal sería
que se utilizaran en combinación con otras fuentes de información y de consulta.
Las clasificaciones de cubierta terrestre, que se han utilizado ya sea en el diseño
de redes de áreas protegidas o, comúnmente, como herramientas de toma de
decisiones para la silvicultura y la planificación agrícola. En el mejor de los casos,
las descripciones de los ecosistemas son altamente detalladas, con amplias listas
de asociaciones entre especies y un estado de conservación asignado (por
ejemplo, la lista de hábitats de interés de conservación incluida en la Directiva
Hábitats de la Comisión Europea; los ecosistemas amenazados que figuran en la
Ley de Biodiversidad de Sudáfrica).
Los sistemas de prioridad nacional (por ejemplo, las clasificaciones europeas
derivadas de la Directiva Hábitats de la CE; las áreas PROBIO en Brasil; los planes
biorregionales producidos bajo la Ley de Biodiversidad de Sudáfrica) por lo
general, están dirigidos por instituciones públicas, organismos oficiales o
ministerios en el marco de la ordenación del territorio, el manejo del agua, el
medio ambiente y los bosques, o la agricultura. Muchas de las áreas prioritarias
identificadas a través de dichos sistemas pueden no recibir el estatus de área
protegida, aunque puede que cumplan con los criterios de AVC. Los sistemas
varían de un país a otro, y sus criterios corresponden a algunos aspectos de AVC 1,
2 o 3. Estos sistemas tienen la ventaja de contar con un marco legislativo que los
respalda, lo que puede fortalecer la determinación de las partes interesadas a
aplicar medidas de conservación creíbles.
29
Directrices Comunes de AVC
Puede ser necesario consultar con un ecologista con experiencia para producir
una lista de lo que uno esperaría encontrar. Después de esto, si el área abarca los
tipos de hábitats que suelen contener especies raras, amenazadas, en peligro de
extinción o endémicas, será necesario definir en qué parte del área de producción
(por ejemplo, concesión o plantación), es probable que se encuentren estas
especies.
Los expertos independientes pueden ser capaces de emitir juicios informados
(por ejemplo, utilizando recursos bibliográficos o bien a través del análisis de la
información obtenida por teledetección), pero puede ser necesario llevar a cabo
un estudio de la zona teniendo en cuenta:
 Estudio de aves y mamíferos para especies dependientes de los bosques,
endémicas o amenazadas
 Consulta con la población y los trabajadores locales (en su caso) sobre
avistamientos recientes
 El esfuerzo del estudio debe concentrarse en la presencia
confirmada/potencial de las especies que dependen del hábitat,
endémicas o en la lista roja.
Debería consultarse la Lista Roja Mundial de la UICN de especies amenazadas o el
libro de datos rojos nacional de especies amenazadas. Las que aparecen en la lista
como Vulnerables (VU o equivalente) En Peligro (EN) o En Peligro Crítico (CR),
tienen más probabilidades de ser consideradas especies de AVC. Si la información
disponible y/o los resultados del estudio indican que existe un determinado
número de especies endémicas, vulnerables, en peligro o en peligro crítico en el
área, la parte o partes del ecosistema natural del que dependen estas especies
serán las áreas de AVC. Por lo tanto, los resultados del estudio deben estar
representados en un mapa para mostrar las distribuciones reales o probables de
la especie en cuestión.
Los sitios con riqueza de especies RTE, o poblaciones (incluyendo las
concentraciones temporales) de especies prioritarias que se aproximan a las de
las principales áreas protegidas u otros sitios prioritarios (por ejemplo las ACB) en
la misma frontera biogeográfica deberían compartir una designación de AVC 1.
El/los sistemas de referencia deberían de disfrutar de un alto grado de apoyo por
parte de los actores sociales que trabajan en la conservación, y pueden variar de
un país a otro.
En los casos en los que sea muy difícil determinar la presencia o el estado de la
población individual de especies endémicas o RTE en la práctica, puede ser más
simple definir y mapear el hábitat adecuado para las especies RTE.
30
Directrices Comunes de AVC
Hay varios sistemas de prioridad de conservación (ver http://www.biodiversityaz.org/ y el Cuadro XXX) que pueden ser útiles durante los estudios previos para
tener una idea de los valores potenciales del área.
Entre los indicadores de un potencial AVC 1 se incluyen:
A nivel nacional, regional o local, muchas áreas han sido designadas con un
estatus oficial de conservación en función de su importancia para la biodiversidad
o para la conservación del agua y del suelo. Éstas podrían incluir:



La presencia de un área prioritaria de biodiversidad reconocida (por
ejemplo, las categorías I-IV de Áreas Protegidas de UICN, sitios Ramsar,
Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO)
Una designación por parte de las autoridades nacionales o regionales, o
por organizaciones de conservación de buena reputación, que reconozca
concentraciones de biodiversidad
Designaciones a nivel regional o nacional de áreas, listas de especies y
categorías de especies, por un sistema de estándares de sostenibilidad
relevante o un grupo de actores sociales, a través de un proceso de
consulta equilibrada. La utilidad del sistema depende de la magnitud y la
calidad de la información descriptiva y de los recursos de datos asociados.
Algunos sistemas de prioridad son a demasiada gran escala para
proporcionar indicaciones fiables a nivel local, por ejemplo, el conjunto de
América Central está clasificado como un hotspot de Biodiversidad. Sin
embargo, algunas categorías, como las Áreas Protegidas, lugares
declarados Patrimonio Mundial y el grupo de de áreas prioritarias Áreas
Clave para la Biodiversidad (IBA e IPA por sus siglas en inglés, y otras)
pueden proporcionar información sobre especies y hábitats para
evaluaciones de AVC 1 y AVC 3 a una escala relevante, por ejemplo, para
el análisis de rareza y amenaza. La presencia de hábitat natural en buenas
condiciones en tales designaciones es un fuerte indicador (pero no una
garantía) de la presencia de AVC 1 y AVC 3.
La ausencia de una clasificación oficial puede disminuir la probabilidad de que
existan AVC de la biodiversidad a escala de sitio, pero eso no quiere decir que no
se den AVC.
Las Áreas Importantes para las Aves (IBA por sus siglas en inglés) han sido
mapeadas a través de más de 200 países y territorios, pero pocos países han
pasado por un proceso equivalente para las plantas, reptiles o peces. Si no ha
habido un ejercicio de priorización en la región, la mejor manera de proceder es
consultar con expertos quién puede estar al tanto de la información pertinente o
utilizar datos indirectos, como puede ser un estudio biológico de un hábitat
similar dentro de la región (que probablemente tendrá muchas de las mismas
especies y tipos de vegetación). Es importante señalar que muchos de los
procesos de establecimiento de prioridades aún no han tenido en cuenta las
31
Directrices Comunes de AVC
especies de agua dulce y otros taxones menos estudiados. Además, muchas áreas
o bien no han sido evaluadas o los datos son tan pobres que no pueden ser
evaluados.
5.1.3 Estudio de caso
AVC1: Áreas que contengan concentraciones significativas de biodiversidad a
nivel mundial, regional o nacional
Localización: Kalimantan Este, Indonesia
Ecosistema: Bosque tropical secundario ribereño y de tierras bajas
Contexto de la evaluación: Evaluación de AVC para certificación RSPO
Los bosques tropicales del hotspot de biodiversidad Sundaland soportan una alta
biodiversidad y altos índices de endemismo. Sin embargo, gran parte de esta
biodiversidad se encuentra en peligro de extinción (por ejemplo, > 100 especies
amenazadas de aves y mamíferos endémicos)1. La mayoría de los bosques de
tierras bajas de la región se han visto gravemente afectados por la tala, pero este
bosque talado sigue siendo capaz de soportar la mayoría de las especies que se
encuentran en el bosque prístino, incluyendo altas densidades de Orangutanes de
Borneo (EN) que se encuentran en el bosque prístino2. Se llevó a cabo una
evaluación de AVC para una nueva plantación de palma de aceite en Kalimantan
oriental para la obtención de la certificación RSPO3. El área de concesión de
alrededor de 7.000 hectáreas estaba compuesta principalmente por bosques
talados y víctimas de incendios forestales. En terreno, la evaluación de AVC reveló
la presencia de Monos Probóscide (EN) y Gaviales Falsos (EN) en el bosque
ribereño del área. También se determinó la presencia de Orangutanes de Borneo
(EN) en el área, basándose en la observación de los nidos. La presencia de estas
tres especies En Peligro de Extinción, dos de las cuales son endémicas de Borneo,
se califica como AVC1. Junto con otras recomendaciones de manejo, la evaluación
de AVC recomienda la protección de 500 m de bosque ribereño, a través de la
concesión a ambos lados del río principal, para proteger a estas especies.
Referencias:
1. http://www.conservation.org/where/priority_areas/hotspots/asiapacific/Sundaland/Pages/default.aspx
2. Berry NJ, Phillips OL, Lewis SL, Hill JK, Edwards DP, Tawatao NB, Ahmad N,
Magintan D, Chey VK, Maryati M, Ong RC, Hamer KC. 2010. The value of
logged tropical forests: lessons from northern Borneo. Biodiversity and
Conservation. 19: 985-997.
3. Control Union. 2011. High Conservation Value Assessment of PT Kutai
Mitra Sejahtera
http://AVCtest.textmatters.com/resources/assessments/PT%20KMS%20A
VC%20Assessment%20Summary%20MECFINAL.pdf
32
Directrices Comunes de AVC
5.2
AVC 2: Ecosistemas y mosaicos a escala de paisaje
Grandes ecosistemas y mosaicos de ecosistemas a escala de paisaje significativos a
nivel global, regional o nacional, y que contengan poblaciones viables de la gran
mayoría de especies que aparecen de forma natural, en patrones naturales de
distribución y abundancia.
El concepto de AVC 2 incluye ecosistemas y mosaicos de ecosistemas que son lo
suficientemente grandes y relativamente intactos para mantener poblaciones
viables de la gran mayoría de las especies presentes de forma natural e,
implícitamente, de la gran mayoría de otros valores ambientales presentes en
estos ecosistemas. El AVC 2 puede incluir ecosistemas grandes, contiguos y
relativamente sin fragmentar, o mosaicos a gran escala con una cobertura
terrestre relativamente inalterada (por ejemplo, bosques), junto con otros
ecosistemas naturales (por ejemplo, lagos, humedales, algunos tipos de
pastizales, turberas abiertas de los bosques boreales del norte etc.) o ecosistemas
manejados de forma tradicional (especialmente pastizales y sabanas, que a
menudo son mantenidos por los seres humanos y el fuego).
En el caso de los ecosistemas de agua dulce, se considera la cobertura terrestre
intacta dentro de una cuenca, si el patrón hídrico del sistema se ha visto afectado
(por ejemplo, a través de presas, extracción de agua), y si la conectividad lateral y
longitudinal está intacta. Si el paisaje terrestre está altamente degradado o
convertido, los sistemas de agua dulce que lo atraviesan o las áreas aguas abajo se
verán afectadas. Sin embargo, los sistemas de agua dulce pueden verse afectados
(por ejemplo, a través de la extracción de agua), sin consecuencias graves para los
sistemas terrestres de tierras altas.
5.2.1 Términos y conceptos clave
La importancia las áreas de AVC 2 está relacionada con su tamaño, calidad y
funcionalidad en un contexto global, regional o nacional.
TAMAÑO: Grandes ecosistemas y mosaicos de ecosistemas a escala de paisaje
En principio, el tamaño del umbral para AVC 2 debería estar relacionado con la
superficie necesaria para mantener poblaciones viables, sobre todo de especies
grandes y de amplia distribución. Un umbral de 500 km2 de superficie (50.000 ha)
ha sido ampliamente recomendado, pero esto debería ser determinado por las
Interpretaciones Nacionales o a través de la consulta de expertos. Los umbrales
de pequeña superficie pueden ser apropiados en las regiones que han
experimentado una importante fragmentación y degradación del hábitat y el
ecosistema. Esta definición fue establecida para los ecosistemas forestales, sin
embargo, es relevante para todos los ecosistemas, como grandes pastizales,
principalmente nativos y/o tradicionales y mosaicos de pastizales. Además, para
los ecosistemas de agua dulce, se deben tener en cuenta otros factores tales
33
Directrices Comunes de AVC
como la longitud de los ríos y las áreas no perturbadas de los mosaicos de agua
dulce.



Grandes áreas (por ejemplo, superiores a 50.000 ha, aunque esto no es
una regla) que estén relativamente lejos de los asentamientos humanos,
carreteras u otros accesos.
Ecosistemas y Mosaicos a Escala de Paisaje, incluidos los ecosistemas o
hábitats más pequeños dependientes de las intervenciones humanas,
especialmente ciertos paisajes culturales.
Áreas más pequeñas que proporcionan funciones clave de paisaje como la
conectividad y la protección (por ejemplo, la zona de amortiguamiento de
las áreas protegidas o un corredor que une las áreas protegidas). Estas
áreas más pequeñas sólo se consideran AVC 2 si tienen un papel en el
mantenimiento de áreas más grandes del paisaje en su conjunto.
CALIDAD y FUNCIÓN: Poblaciones viables de la gran mayoría de especies
La mayoría de los grandes paisajes que no han sido afectados por el desmonte, la
tala excesiva, la construcción de presas o el enderezamiento de vías fluviales, el
predominio de especies domesticadas o invasivas u otras grandes perturbaciones
antropogénicas durante varias décadas, probablemente contienen poblaciones
viables de la gran mayoría de las especies presentes de forma natural.
El concepto de AVC 2 incluye a menudo los ecosistemas que contienen
importantes subpoblaciones de especies de amplia distribución (por ejemplo,
lobos, tigres, elefantes) aunque las subpoblaciones no puedan ser viables por sí
mismas a largo plazo. Para cumplir los requisitos de AVC 2, no es necesario que la
zona esté completamente intacta y prístina. Algunas especies pueden ser
localmente eliminadas o haber desaparecido, especialmente las especies
vulnerables o cazadas o recolectadas de forma selectiva, pero sólo unas pocas. El
estado de AVC 2 se aplicará cuando las especies perdidas, incluso aunque sean
pocas, incluyan grandes especies o especies emblemáticas o de gran importancia.
Cuadro: mamíferos: la gran minoría de las especies
Una interpretación científica de la definición de AVC 2 nos debería llevar a
considerar que la gran mayoría de las especies son en realidad organismos como
insectos, plantas y hongos, los cuales aún serían viables dentro de áreas bastante
pequeñas. Hay que reconocer (lo siento, escarabajos) que tiende a haber un sesgo
hacia las especies más grandes y carismáticas, particularmente mamíferos y aves.
El AVC 2 fue concebido originalmente para proteger las especies con grandes
rangos de distribución de hábitat, como los tigres, elefantes y otras especies de
megafauna carismática y especies migratorias, sin embargo, éstas no son
literalmente, “la gran mayoría de las especies presentes de forma natural”.
Aunque la definición puede no ser perfecta, la intención es que los grandes
paisajes deben ser protegidos para las poblaciones viables de especies grandes y
34
Directrices Comunes de AVC
migratorias. La intención también es proteger a través de una denominación de
AVC 2 a todas las demás especies menos carismáticas y móviles.
FUNCIÓN: Patrones naturales de distribución y abundancia
Este elemento de la definición es un reconocimiento de que los ecosistemas
relativamente intactos, en lo cuales los procesos ecológicos y el funcionamiento
(por ejemplo, los regímenes de perturbaciones naturales, la distribución y
abundancia de las especies) están total o relativamente poco afectados por las
actividades humanas recientes, tienen una importancia especial. La clave aquí es
mantener no sólo la extensión de los ecosistemas y las poblaciones viables de
especies, sino también sus rangos de distribución y sus patrones de abundancia.
No es necesario medir o estimar con precisión la distribución y abundancia de las
especies o poblaciones. Sin embargo, un gran ecosistema puede no cumplir los
requisitos de AVC 2 si ha perdido muchas de las especies típicas de este tipo de
ecosistemas en su estado natural, o han sido tan fuertemente perturbados que la
distribución espacial de las especies y su abundancia y regeneración relativas han
sido alteradas seria y permanentemente. El AVC 2 no incluye los ecosistemas
creados por el hombre, convertidos, altamente degradados o fragmentados,
ampliamente modificados por la actividad humana, especialmente por el
desmonte de tierras y la agricultura. El AVC 2 también se descarta en los grandes
ecosistemas con características tales como la dominación o presencia significativa
de especies invasoras, distribuciones interrumpidas de las clases de edad/tamaño
de las poblaciones, y una pérdida de los procesos ecosistémicos importantes (por
ejemplo, la semillazón (masting) de frutos, la dispersión de especies clave).
5.2.2 Fuentes de datos e indicadores
Cuadro: Interpretaciones Nacionales de AVC 2
Las Interpretaciones Nacionales de AVC deberían definir el AVC 2 basándose en el
sentido común, el tamaño del paisaje, la calidad y la función (por ejemplo, los
corredores de biodiversidad que conectan dos áreas de conservación o zonas de
amortiguamiento de importancia nacional a una importante Área de Conservación
Nacional). La existencia de ecosistemas a escala de paisaje difiere mucho de un
país a otro. En los países en los que ha habido una amplia conversión de los
bosques, es posible que no existan bosques que puedan ser considerados AVC. Sin
embargo, algunos países mantienen una proporción relativamente grande de la
cubierta forestal y en tales casos, la medida en la que los patrones de uso
histórico y actual, así como las amenazas actuales, han reducido la capacidad de
los bosques para soportar la gama natural de especies, debería ser evaluada. En
algunos países, donde los conceptos de AVC y FSC están bien establecidos (por
ejemplo, Canadá) corresponderá a la Interpretación Nacional FSC determinar si un
ecosistema particular se trata o no de AVC 2. También existen países o regiones
en los que el AVC 2 está ausente, ya que ningún bosque u otro tipo de ecosistema
35
Directrices Comunes de AVC
importante es lo suficientemente grande o está lo suficientemente intacto para
cumplir los requisitos. La identificación de AVC 2 se puede beneficiar de los
análisis SIG y de cobertura terrestre realizados (por ejemplo, conjuntos de datos
sobre bloques de bosques y cuencas hidrográficas y de captación intactas) y de los
mapas de las zonas que tienen un alto valor paisajístico, ya sea como corredores o
como zonas de amortiguamiento.
Paisajes Prioritarios
En algunos casos, las áreas ya han sido reconocidas como paisajes de alto valor
(por ejemplo, sitios Ramsar, los paisajes del programa CARPE de la Cuenca del
Congo, Paisajes Forestales Intactos, Paisajes de Prioridad para la Conservación del
Tigre). Estas designaciones pueden apuntar a una serie de beneficios que
proporcionan los ecosistemas grandes y relativamente no perturbados, como la
protección de las especies, la resiliencia al cambio climático, la mitigación y la
adaptación, la regulación del clima, el ciclaje del agua y los nutrientes, el
almacenamiento de carbono, o los valores culturales. Las designaciones existentes
a escala de paisaje son un buen punto de partida, durante una revisión inicial de la
documentación, para investigar si podrían estar presentes AVC 2.
Sin embargo, la ausencia de una designación de paisaje preexistente ¡no descarta
la presencia de un área AVC2! Como se mencionó anteriormente, las áreas con
bajos niveles de perturbación global y alta conectividad tienen una gran
probabilidad de ser AVC 2. La verificación del estado de AVC 2 no requiere
necesariamente estudios biológicos detallados. La presencia probable de la gran
mayoría de las especies puede estimarse a partir de una serie de indicadores
proxy, incluyendo la estructura del hábitat, el estado, la composición, la
conectividad, y la intensidad de las presiones humanas (por ejemplo, la agricultura
itinerante y la caza).
Estructura del hábitat: SIG y/o datos de terreno mediante mediciones de campo
directas (mediciones por parte del silvicultor del tamaño y la densidad del árbol,
etc...)
Estado: ¿Similar a la estructura, pero con un juicio de valor añadido? ¿Es mejor
utilizar sólo la estructura?
Composición: ¿Significa esto composición de las especies? ¿O tipos de hábitat?
Antiguamente, era mucho más difícil de determinar, pero cada vez es más fácil
gracias a los SIG
Conectividad: SIG - cubierta vegetal o imágenes de satélite
Presiones Humanas: Una vez más, difícil de cuantificar. Entrevistas con las
comunidades locales, signos de captura, caza, desmonte, etc... se necesita mucho
tiempo para hacerlo bien.
36
Directrices Comunes de AVC
Los expertos en conservación también pueden ofrecer orientación más detallada
sobre paisajes prioritarios específicos14.
Para los ecosistemas de aguas dulces, los indicadores de AVC podrían incluir:
 Patrones hídricos intactos
 Conectividad longitudinal y lateral no fragmentada
 Condiciones de calidad del agua natural
 Cuencas hidrográficas/de captación intactas
 Comunidades de especies nativas intactas
Cuadro: Pequeñas Unidades de Manejo Forestal contenidas en ecosistemas de
AVC 2
Un gran ecosistema o mosaico a nivel de paisaje puede contener más de una
UMF. Igualmente, las UMF pueden tener algunas áreas que formen parte de un
bosque de AVC 2, y otras áreas que no. Aunque estas áreas son de menor tamaño,
también deberían ser clasificadas como AVC 2, ya que soportan la mayor parte de
AVC 2. Las UMF pequeñas y aisladas, que no son una parte funcional de un
ecosistema o mosaico tan grande, no se consideran AVC 2.
14
Véase como ejemplo el enfoque de especies del paisaje:
http://wcslivinglandscapes.com/WhatWeDo/LandscapeSpeciesAnalysis/tabid/3737/Defau
lt.aspx
37
Directrices Comunes de AVC
Paisajes forestales intactos
Una fuente importante de información sobre los grandes bosques a escala de
paisaje no perturbados proviene del Instituto de Recursos Mundiales (WRI por sus
siglas en inglés), que ha mapeado los “Bosques Fronterizos” y los “Paisajes
Forestales Intactos” a nivel mundial y regional desde la década de 1990.
El WRI define un Paisaje Forestal Intacto (IFL, Intact Forest Landscape)15 como “un
territorio dentro de la extensión global actual de la cubierta forestal, que contiene
ecosistemas forestales y no forestales mínimamente afectados por la actividad
económica humana, con una superficie de al menos 500 km2 (50.000 ha) y un
mínimo de anchura de 10 km (medida como el diámetro de un círculo que se
inscribe totalmente dentro de los límites del territorio). Las áreas con evidencia de
ciertos tipos de influencia humana se consideran perturbadas, por lo que no
pueden incluirse como IFL:

Asentamientos (incluyendo una zona de amortiguamiento de 1 km);

La infraestructura utilizada para el transporte entre los asentamientos o
para el desarrollo industrial de los recursos naturales, incluidas las
carreteras (excepto caminos sin asfaltar), vías férreas, vías navegables
(incluyendo la costa), tuberías y líneas de transmisión de energía
(incluyendo en todos los casos una zona de amortiguamiento de 1 km a
cada lado);

Áreas agrícolas y de producción de madera;

Áreas que hayan soportado actividades industriales durante los últimos 30
a 70 años, como tala, minería, extracción de petróleo y gas, extracción de
turba, etc.
Las áreas con evidencia de perturbaciones antiguas y de baja intensidad son
tratadas como “dependientes de la influencia ejercida por actividades anteriores”
y son elegibles para su inclusión como IFL. Las fuentes de influencia ejercida por
actividades anteriores incluyen actividades locales de cultivo itinerante, el
pastoreo difuso por animales domésticos, la tala selectiva de baja intensidad, y la
caza”. http://www.intactforests.org/concept.html
Estos Paisajes Forestales Intactos suelen contener uno o más AVC. En particular, la
presencia de un IFL puede ser considerada un fuerte indicador de la presencia de
AVC 2. Sin embargo, el AVC 2 no se limita exclusivamente a las zonas que no
muestran signos de actividad humana significativa, y el hecho de que sean áreas
“intactas” per se no está incluido explícitamente en la definición de AVC 2, que se
basa en la “importancia mundial, regional o nacional” de los grandes ecosistemas
a escala de paisaje, y en concreto la presencia de “poblaciones viables de la gran
mayoría de las especies presentes de forma natural”.
15
www.intactforests.org
38
Directrices Comunes de AVC
5.2.3 Estudio de caso
AVC2: Grandes ecosistemas y mosaicos a escala de paisaje
Localización: AMF Mistik, Saskatchewan, Canadá
Ecosistema: Bosque Boreal
Contexto de la evaluación: Evaluación de AVC para certificación FSC
El Área de Manejo Forestal Mistik (MFMA, Mistik Forest Management Area)
abarca 1,8 millones de hectáreas en Saskatchewan, Canadá1. Esta área forma
parte del vasto cinturón de bosque boreal de Canadá y como Saskatchewan tiene
una historia relativamente corta de extracción de madera a gran escala, gran
parte del área de manejo puede ser clasificada como bosque intacto a escala de
paisaje. Por otra parte, las prácticas forestales canadienses tradicionalmente
utilizan una estrategia de “filtro grueso”, que tiene como objetivo preservar el
rango, la edad, y la distribución de los tipos de bosque que se encuentran de
forma natural en el paisaje. Estos paisajes forestales naturales se mantienen a
través de eventos de perturbación tales como incendios forestales naturales, por
lo que las prácticas de tala sostenibles pretenden imitar los niveles naturales de
perturbación.
Con referencia a la Interpretación Nacional canadiense de AVC (REF), las prácticas
de explotación incluyen la protección de las “principales áreas forestales”, que
son muy similares a las grandes áreas forestales a escala de paisaje y son
consideradas AVC2. Estas áreas forestales principales se definen como áreas que
no han sido explotadas durante al menos 20 años, situadas a al menos 500 m de
un rasgo cultural permanente, y al menos a 500 m de áreas que hayan sido
explotadas en los últimos 20 años. Alrededor del 50% del AMF Mistik se define
como bosque “principal” 1 que soporta poblaciones viables de la mayoría de las
especies en sus patrones naturales de distribución y abundancia (REF).
Referencias:
1. Clark, T. y Burkhardt, R. 2009. High Conservation Value Forest in the Mistik
FMA Area, Version 1.4.
http://AVCtest.textmatters.com/resources/assessments/Mistik%20AVCF
%20vers%201.4%202008Ju7%20PDF-1.pdf
5.3 AVC 3: Ecosistemas y hábitats
Ecosistemas, hábitats o refugios raros, amenazados o en peligro.
El concepto de AVC 3 está diseñado para asegurar que los ecosistemas, hábitats o
refugios raros, amenazados o en peligro, se mantienen. Se incluyen ecosistemas
que anteriormente estaban extendidos o eran típicos de grandes regiones.
También se incluyen las asociaciones raras de especies, incluso cuando las
especies constituyentes pueden estar extendidas.
39
Directrices Comunes de AVC
Los ecosistemas nativos que son característicos de una región, pero no son raros o
no están en peligro no deben ser considerados AVC 3. El AVC 3 incluye los
ecosistemas y hábitats reconocidos como de especial importancia debido a su
rareza o el nivel de amenaza que sufren, su composición por especies raras o
únicas (por ejemplo, refugios ecológicos y evolutivos) o ciertas características
ecológicas (por ejemplo, edad y estructura de tamaño).
5.3.1 Términos y conceptos clave
Los ecosistemas son “un complejo dinámico de comunidades de
microorganismos, plantas y animales y su medio no viviente, que interactúan
como una unidad funcional”16 , definidos en una escala relevante para la toma de
decisiones de manejo del uso de la tierra. Un enfoque práctico y generalizado es
el uso de las clasificaciones de vegetación, que son fácilmente reconocibles en el
campo, así como en imágenes de satélite, fotografías aéreas y otras imágenes de
teledetección. Es importante tener en cuenta que las clasificaciones disponibles
tienden a estar centradas en el medio terrestre y no hay un mapa global del
ecosistema de agua dulce.
El hábitat es el lugar o tipo de zona en el que se da una población u organismo17
(y es por lo tanto esencial para el manejo a nivel de especies (AVC 1)). Hábitat
puede ser sinónimo de ecosistema, tal y como ha sido definido anteriormente, o
puede ser definido a escala más pequeña, por ejemplo, los enclaves rocosos
pueden ser un hábitat clave para las plantas raras o localizadas dentro de un
ecosistema forestal. Los hábitats definidos a escala de sitio suelen ser demasiado
pequeños para ser significativos a nivel nacional o superior. La interpretación de
AVC 3 debería centrarse en las prioridades ambientales de alto nivel y los hábitats
de especies clave deberían ser considerados AVC 1.
Refugios: Hay dos tipos de refugios que pueden tener un alto valor de
conservación (además de los refugios de temporada considerados AVC 1):
 Refugios ecológicos: zonas aisladas que están protegidas de los cambios
actuales (por ejemplo, amenazas humanas o eventos climáticos), y donde
las plantas y los animales típicos de una región pueden sobrevivir; y
 Refugios evolutivos: áreas en las que determinados tipos o conjuntos de
organismos persistieron durante un período en el que los fenómenos
climáticos (por ejemplo, las glaciaciones) redujeron en gran medida las
zonas habitables en otros lugares. Tales refugios a menudo soportan una
gran riqueza de especies en general y un número importante de especies
endémicas.
16
17
Principios y Criterios FSC para el Manejo Forestal Responsable V5-0.
Idem.
40
Directrices Comunes de AVC
Raras, Amenazadas o En Peligro
Los umbrales de importancia (por ejemplo, los niveles de rareza y amenaza) para
las especies y los ecosistemas son relativos y dependen de una escala. Para definir
los ecosistemas raros, hay que considerar la presencia de ecosistemas similares en
la misma región biogeográfica y/o país. Por ejemplo, las regiones en las que los
bosques primarios son poco frecuentes pueden considerarse AVC 3. Sin embargo,
si se han generalizado los antiguos bosques no perturbados, no se cumplen los
requisitos de AVC 3.
Los ecosistemas o hábitats pueden ser AVC 3 cuando son:
 Naturalmente raros porque dependen de tipos muy localizados de suelo,
ubicación, hidrología y otras características climáticas o físicas, como
algunos tipos de bosques de piedra caliza cárstica, las cimas de montañas,
los acantilados, o los bosques ribereños de las zonas áridas.
 Antropogénicamente raros, porque la extensión del ecosistema se ha
reducido en gran medida por las actividades humanas en comparación
con su extensión histórica, por ejemplo los pastizales naturales inundables
en suelos ricos, o los fragmentos de bosques primarios en las regiones
donde se han eliminado casi todos los bosques primarios.
 Amenazados o en peligro por la degradación o conversión actual o futura
de la tierra para otros usos.
5.3.2 Fuentes de datos e indicadores
Cuando esté disponible, se debe consultar el sistema de clasificación de los
ecosistemas y los hábitats y su rareza reconocido a nivel nacional. Cuando no haya
mucha información acerca de la composición de las especies de los ecosistemas,
varios factores biofísicos, por ejemplo, el tipo de suelo y clima, se pueden
combinar para obtener indicadores proxy adecuados para las unidades de
vegetación. A continuación, debe hacerse una evaluación si los ecosistemas
presentes son raros, amenazados o en peligro, en el contexto más amplio. Los
ecosistemas pueden ser considerados AVC 3 si son naturalmente raros o han visto
reducida significativamente su extensión original por los efectos de los seres
humanos.
La identificación de AVC 3 se realiza normalmente a través de una clasificación de
la cubierta terrestre y un análisis de rareza/amenaza. Confirmar la presencia de
AVC 3 puede requerir el uso de teledetección, estudios de campo o en algunos
casos un estudio biológico para identificar los componentes ecológicos específicos
o las especies indicadoras. Los administradores pueden optar por presumir
voluntariamente la presencia de AVC3 si ciertos indicadores están presentes, por
ejemplo:
41
Directrices Comunes de AVC



En las regiones en las que se han eliminado muchos de los ecosistemas o
hábitats naturales, y otros han sufrido graves impactos a causa del
desarrollo, los ecosistemas naturales de calidad razonable que
permanezcan, probablemente sean AVC 3.
Cuando los proxies de los ecosistemas indican la presencia de ecosistemas
RTE, incluso si estos son inaccesibles o no se han confirmado en terreno.
Cuando un hábitat adecuado está presente dentro de la zona de
distribución de múltiples especies endémicas o RTE, especialmente las
especies en peligro crítico de extinción, y sea probable que contenga
dichas especies.
El tamaño, la edad, la estructura y la composición de especies de un ecosistema
también puede ser un criterio importante. Por ejemplo, en algunas regiones, sólo
las grandes partes de bosque natural no perturbado pueden ser consideradas
“significativas” a nivel mundial o regional; en otras partes, los bosques pueden ser
tan escasos y estar tan fragmentados, que incluso las pequeñas partes de bosques
naturales muy degradados pueden ser consideradas AVC 3.
5.3.3 Estudio de caso
AVC3: Ecosistemas raros, amenazados o en peligro
Localización: Argentina
Hábitat: Ecorregiones húmedas y semi-húmedas de la Pampa
Contexto de la evaluación:
La Cuenca del Plata soporta la principal zona de pastizales de América del Sur e
incluye las ecorregiones pampeanas de Argentina1. El área cuenta con una
comunidad singular de especies, con más de 550 especies de gramíneas y
aproximadamente 500 especies de aves, y el clima distintivo permite que las
especies vegetales con metabolismos tanto C3 como C4 coexistan2.
El endemismo en estos pastizales es bajo, pero la biodiversidad es alta3. A través
de la Cuenca del Plata los pastizales históricamente cubrían una vasta área de
750.000 km2, pero las pampas húmedas y semi-áridas de Argentina se han
convertido en antropogénicamente raras debido al aumento de los campos de
pastoreo y de cultivo de soja. Sólo alrededor del 30% de la Pampa argentina
permanece en estado natural o semi-natural, y sólo el 1% de la Pampa está
formalmente protegida1. La velocidad de expansión de la agricultura a través de la
Pampa en los últimos 40 años, ha significado que estas ecorregiones que antes
estaban ampliamente extendidas, ahora se hayan reducido considerablemente en
tamaño. Por lo tanto, potencialmente podrían calificarse como ecosistemas
amenazados a nivel nacional o regional bajo el criterio AVC3. Las especies típicas
de las pampas, tales como el ñandú común y la martineta común, dependientes
de los pastizales, también han visto sus distribuciones sustancialmente reducidas1,
pero estas reducciones probablemente serían insuficientes para justificar una
clasificación AVC1.
42
Directrices Comunes de AVC
Referencias:
1. Michelson, A. 2008. TEMPERATE GRASSLANDS OF SOUTH AMERICA.
Preparado para el Taller de la Iniciativa para la Conservaciónde las
Praderas Templadas Mundiales, Hohhot, China - 28 y 29 de junio, 2008.
http://cmsdata.iucn.org/downloads/pastizales_templados_de_sudameric
a.pdf
2. Bilenca, D. y Miñarro F. 2004. Conservation strategy for the natural
grasslands of Argentina, Uruguay and southern Brazil Phase II.
Identification of Valuable Grasslands Areas (VGAs).
http://www.AVCnetwork.org/resources/folder.2006-0929.6584228415/Valuable%20Grassland%20Areas%20Argentina.pdf
3. http://worldwildlife.org/ecoregions/nt0806,
http://worldwildlife.org/ecoregions/nt0803
5.4 AVC 4: Servicios de los ecosistemas críticos
Servicios básicos de los ecosistemas en situaciones críticas, entre los que se
incluyen la protección de las cuencas de captación de agua y el control de la
erosión de los suelos y laderas vulnerables.
5.4.1 Términos y conceptos clave
Los servicios básicos de los ecosistemas son los procesos y funciones de la
naturaleza que sirven para regular y mantener el medio ambiente en el que vive la
gente. Son productos del ecosistema que no se consumen, pero que afectan
directa o indirectamente a la subsistencia, la salud y el bienestar de los individuos
y las comunidades. Puede ser útil pensar en el AVC 4 como un conjunto de
servicios de mantenimiento y regulación (véase la Tabla XXX). Tales servicios
básicos se convierten en AVC 4 en situaciones críticas (ver más abajo).
Tabla 2: Tipos de servicios de los ecosistemas, adaptados según la Clasificación
Internacional Común de Servicios de los Ecosistemas (2012). Los servicios de regulación y
mantenimiento contribuyen al AVC 4, el “Abastecimiento” para el bienestar humano y la
subsistencia (AVC 5) y los servicios “Culturales” de los ecosistemas contribuyen a la
identidad cultural (AVC 6). Tenga en cuenta que hay coincidencias significativas entre
algunos “Grupos” de servicios, por ejemplo, la regulación del flujo de agua (AVC 4) y el
suministro de agua potable (AVC 5).
AVC
Tema
Clase
Regulación de
residuos
AVC
4
Regulación y
mantenimiento
Regulación del
flujo
Regulación del
medio físico
Grupo
Biorremediación
Disolución y “secuestro”
Regulación del flujo de masa
(incluyendo el control de la erosión)
Regulación del flujo de agua (ríos y
riachuelos)
Regulación atmosférica
Regulación de la calidad del agua
43
Directrices Comunes de AVC
Regulación del
medio biótico
Nutrición y salud
AVC
5
Abastecimiento
Materiales
Energía
Simbólico
AVC
6
Cultural
Intelectual y
experiencial
Regulación de la formación y la
calidad del suelo (p.ej. fertilidad y
renovación del suelo)
Mantención del ciclo vital y
protección del hábitat
Control de plagas y enfermedades
Productos de animales y plantas
terrestres
Productos de animales y plantas de
agua dulce
Productos de animales y plantas
marinos
Agua potable
Materiales procedentes de plantas,
animales y minerales
Biocombustibles renovables (p.ej.
madera para combustible)
Energía abiótica renovable (p.ej.
hidroeléctrica)
Estética, patrimonio
Religión y espiritualidad
Actividades comunitarias y de
recreación
Información y conocimiento
En la práctica, los Conjuntos de Herramientas Prácticas para AVC y las
Interpretaciones Nacionales han utilizado tres categorías principales en AVC 4:
áreas críticas para la captación de agua, áreas críticas para el control de la erosión
y áreas que funcionan como barreras para el fuego destructivo. La última
categoría rara vez se ha utilizado con éxito como herramienta de manejo. Sin
embargo, con esta guía queremos animar a los actores sociales a pensar en otras
funciones críticas de mantenimiento y regulación de los ecosistemas. Algunos de
los conjuntos de herramientas prácticas nacionales han añadido otros
ecosistemas críticos, tales como áreas fundamentales para la prestación de
servicios a la agricultura (p. ej., servicios de polinización en Indonesia, sector
pesquero de Rumanía) y la protección contra el viento (p. ej. cinturones forestales
en Ghana). En caso de ser relevantes, éstos también podrían considerarse en
ausencia de una Interpretación Nacional de AVC.
Situaciones críticas: un servicio del ecosistema es crítico cuando una interrupción
de dicho servicio representa una amenaza de impactos negativos graves,
catastróficos o acumulativos sobre el bienestar, la salud o la supervivencia de las
comunidades locales, sobre el funcionamiento de importantes infraestructuras
44
Directrices Comunes de AVC
(carreteras, presas, embalses, centrales hidroeléctricas, sistemas de riego,
edificios, etc.), o sobre otros AVC.
El concepto de situaciones críticas está relacionado con dos problemas
complementarios:

Casos en los que la pérdida o los daños importantes en un AVC 4 podrían
causar un perjuicio grave o el sufrimiento de los destinatarios del servicio,
ya sea inmediatamente o de forma periódica (p. ej. la regulación del
suministro de agua durante los períodos críticos de sequía), o

Casos en que no hay alternativas viables, fácilmente disponibles o
accesibles (por ejemplo, bombas y pozos) con las que se pueda contar si el
servicio falla.
Un área puede ser considerada AVC 4 si está protegiendo o proporcionando uno
de estos servicios en una situación crítica. Por ejemplo, un bosque puede
proporcionar una función en la regulación del flujo de agua dentro de una cuenca
de captación. Este servicio puede ser considerado crítico cuando las personas
dependen del agua para beber o regar, o en el caso de que la regulación del flujo
de agua garantice la existencia de zonas de pesca o tierras agrícolas de las que la
población local es dependiente. Del mismo modo, un área boscosa puede
proporcionar una función vital en la estabilización de laderas por encima de un
asentamiento, o en la parte alta de una importante captación de corrientes. Este
servicio puede ser crítico cuando existen operaciones de perturbación en el
bosque que pueden ocasionar una erosión drástica del suelo con impactos sobre
la propiedad o los medios de vida de las personas. Es probable que la protección
crítica contra incendios destructores se dé en áreas que son propensas a los
incendios graves, que contienen o son adyacentes a asentamientos humanos, o
cuando se trata de importantes sitios culturales, áreas protegidas u otros AVC, y
en los que el ecosistema natural es un obstáculo para el fuego. En estos ejemplos,
lo que define el valor es la existencia de personas que estén haciendo uso de, o
dependan de, un servicio ambiental.
Áreas dentro de las cuencas de captación de agua críticas para regulación del
flujo y calidad del agua: El AVC 4 se puede aplicar a la regulación de ríos y
riachuelos en cuencas de captación naturales cuando estos suministros de agua
son críticos para el uso humano, por ejemplo, agua potable, cocina, lavado y
riego, pesca, y no hay alternativas viables o fácilmente disponibles. A menudo hay
una superposición entre la protección de la captación de agua y el control de la
erosión. Estos servicios pueden verse interrumpidos por malas prácticas de
producción, incluso en las áreas de producción bien situadas, por ejemplo, si una
unidad de manejo produce contaminación por una fuente puntual o no puntual o
construye una presa en un torrente de agua. Prácticamente todas las actividades
llevadas a cabo en el paisaje terrestre afectarán a las aguas dulces situadas aguas
abajo, es sólo una cuestión de cuánto y en qué medida. Algunos tipos de
45
Directrices Comunes de AVC
producción pueden ser inaceptablemente perjudiciales para las aguas dulces
situadas aguas abajo en cualquier caso, mientras que un buen manejo podría
minimizar el impacto de algunos tipos de producción.
Entre las posibles áreas AVC se incluyen las críticas para:
• La gestión de eventos de flujo extremos
• Las zonas de amortiguamiento con vegetación de ribera o las llanuras
inundables intactas
• Las zonas de recarga de agua subterránea
• El mantenimiento de los regímenes de caudales aguas abajo
• El mantenimiento de las características de calidad del agua
• Los pastizales que proporcionan amortiguación contra las inundaciones
Control de la erosión: El AVC 4 podría aplicarse a las laderas empinadas, suelos
frágiles y otras áreas críticamente vulnerables a la erosión, las inundaciones, los
deslizamientos de tierra o la sedimentación, y en las cuales dichos procesos tienen
un fuerte impacto en las comunidades, la infraestructura, los medios de
subsistencia y otros AVC. Tales efectos podrían ser catastróficos (deslizamientos)
o perniciosos y difíciles de revertir (pérdida gradual de la fertilidad del suelo y de
la productividad de la tierra).
Una erosión del suelo y una sedimentación excesiva tienen importantes
consecuencias ecológicas y económicas a escala de paisaje. La erosión superficial
provoca la pérdida de la capa superficial del suelo, lo que conduce a la
disminución de la productividad de la tierra. Los deslizamientos de tierra y los
barrancos reducen el área de las tierras productivas, dañan la infraestructura,
cambian las características de la hidrología de las cuencas, y aumentan las cargas
de sedimentos, lo que provoca la sedimentación en masas de agua y canales de
riego. Esto es especialmente importante para las comunidades agrícolas y
pesqueras, y para la biodiversidad de los ecosistemas costeros o de agua dulce. El
AVC 4 está presente en áreas que contienen tipos de vegetación natural (p. ej. los
bosques o pastizales nativos) en buen estado que ayudan a prevenir la erosión, los
deslizamientos, la creación de barrancos, las tormentas de polvo y la
desertificación, en las cuales este tipo de eventos tendrían un impacto crítico en
las personas o el medio ambiente.
Barreras para incendios destructores: Podría aplicarse el concepto de AVC 4 a los
bosques, humedales y otros ecosistemas que proporcionan una barrera de
protección contra los incendios destructores que podrían amenazar a las
comunidades, la infraestructura y otros AVC. En la práctica, parece ser un servicio
raro o excepcional; sin embargo, el manejo inadecuado de los incendios
(especialmente en los bosques) puede aumentar el riesgo de incendios
destructores.
46
Directrices Comunes de AVC
Otros servicios de los ecosistemas: Dependiendo de la ubicación y el ecosistema
en cuestión, otros servicios pueden ser de importancia crítica. Por ejemplo, la
polinización de los cultivos de subsistencia dada exclusivamente por las abejas
nativas para los pequeños agricultores de las tierras altas de Kenia, o la
polinización de cultivos comerciales de durián realizada por murciélagos en el
sudeste de Asia. En ambos casos, los polinizadores dependen de la presencia de
un hábitat forestal adecuado y no sobreviven en paisajes puramente agrícolas.
Otros servicios que pueden ser críticos en algunas circunstancias son el
mantenimiento de la fertilidad del suelo, la protección local contra los vientos, y la
regulación de la humedad, la lluvia y otros elementos climáticos. La alteración de
los ecosistemas naturales también puede dar como resultado un aumento de las
enfermedades transmitidas por vectores y la regulación natural de las plagas de
cultivos por parte de predadores, aunque estos efectos son complejos e
impredecibles. Los actores locales deberían tener la posibilidad de identificar los
servicios de los ecosistemas importantes. Sin embargo, la interpretación de AVC 4
sólo se aplica a las “situaciones críticas”, y no se extiende a todos los servicios de
los ecosistemas útiles en todas las situaciones.
¿Por qué no se considera el almacenamiento de carbono un servicio de AVC 4?
El almacenamiento de carbono no se considera actualmente un AVC, aunque esto
podría cambiar con el tiempo si se desarrolla y acuerda una formulación adecuada. El
carbono no encaja especialmente bien con la forma en que se define e interpreta
actualmente el AVC 4: aunque el almacenamiento de carbono podría calificarse como
un servicio básico de la naturaleza, no tiene la misma estrecha vinculación con las
comunidades locales implicadas en los ejemplos dados en esta guía, ni encaja con la
interpretación de “situaciones críticas”, ya que el cambio climático es un problema
gradual y a largo plazo para toda la humanidad. Muchas organizaciones
internacionales de emisión de estándares (p. ej. CCBA, RSPO, RTRS, RSB, Bonsucro) o
bien han discutido o establecido criterios específicos relacionados con las emisiones
de gases de efecto invernadero en el manejo del uso del suelo, y algunas
organizaciones han comenzado a definir las “Elevadas reservas de carbono” como un
tema independiente a los AVC.
5.4.2 Fuentes de datos e indicadores
Es probable la presencia de AVC 4 allí donde las comunidades locales dependen
en gran medida de los ríos y fuentes de agua potable naturales, o donde los
ecosistemas naturales (a menudo áreas forestales) juegan un papel importante en
la estabilización de laderas pronunciadas. Estos dos valores con frecuencia
aparecen juntos, y el área que proporciona los servicios críticos (abastecimiento
de agua y control de la erosión) puede solaparse total o parcialmente. Los
evaluadores tendrán que analizar los mapas hidrológicos y topográficos, los
mapas del suelo con indicadores de riesgo de erosión, las viviendas humanas y la
infraestructura (p. ej. las principales rutas de transporte, embalses, represas
hidroeléctricas, etc.) Muchos países cuentan con sistemas para la identificación de
47
Directrices Comunes de AVC
cuencas hidrográficas críticas que, a menudo, forman parte de las regulaciones
forestales nacionales.
Se deberían consultar los sistemas y las leyes de clasificación nacionales que
regulan las zonas de captación de agua y la alteración de laderas empinadas para
determinar si se dan estos sitios en el área de evaluación. Todas las clasificaciones
relevantes y las áreas que corresponden a las mismas (p. ej. áreas de laderas muy
pronunciadas, cuencas, límites de cuencas de captación) deberían estar
representadas en los mapas. Los arroyos, ríos y asentamientos, también deberían
ser mapeados con detalle. Así mismo, deberían considerarse las siguientes
preguntas:

¿Se están teniendo en cuenta todos los reglamentos y directrices sobre
protección de laderas y manejo de los cursos de agua pertinentes?

¿Existen áreas de laderas/cuencas de captación que parezcan
particularmente significativas para la población local?
Es entonces necesario examinar si las regulaciones y restricciones actuales para
tales áreas protegen eficazmente este valor de conservación. Se trata de un juicio
difícil de emitir, ya que puede significar que el manejo va más allá de las
exigencias actuales de la ley. Se debe solicitar la opinión de los expertos, además
de celebrar consultas con las organizaciones que trabajan con la población local
antes de tomar una decisión final sobre la presencia de este valor.
La ubicación del AVC 4 puede derivarse de una variedad de mapas (cobertura
terrestre, mapas topográficos e hidrológicos, asentamientos humanos e
infraestructura), de los requisitos de las normativas nacionales y las directrices de
las Interpretaciones Nacionales, y de la opinión de expertos. Cuando sea
necesario para evaluar el estado del AVC, éste puede asociarse con la calidad del
servicio prestado y la integridad ecológica del ecosistema.
En ausencia de información detallada, es más probable que el AVC 4 esté
presente:
 En zonas rurales remotas o pobres donde la población depende
directamente de los recursos naturales para abastecer la mayor parte de
sus necesidades, incluyendo el agua.
 Aguas arriba de humedales amplios e importantes, viveros de peces y
zonas de desove, o ecosistemas costeros sensibles (p. ej. manglares,
arrecifes de coral, etc.).
 En zonas escarpadas o montañosas, o áreas de alta precipitación, donde
el riesgo de erosión catastrófica es alto.
 En áreas en las que la fertilidad del suelo es baja de forma natural,
especialmente en suelos arenosos, turbosos o frágiles, en los que el
desmonte de tierras, el drenaje, el uso de maquinaria pesada o cualquier
otro uso intensivo de la tierra, podría afectar a la estructura y la fertilidad
del suelo.
48
Directrices Comunes de AVC
5.4.3 Estudio de caso
AVC4: Áreas que proporcionan servicios básicos de los ecosistemas en
situaciones críticas
Localización: Sur de Portugal
Ecosistema: Bosques de encinas y alcornoques y zonas de captación de agua
Contexto de la evaluación: Evaluación regional de AVC para priorización de la
conservación
Los bosques de alcornoques y encinas (o montados en portugués) son sistemas
silvopastoriles que cubren alrededor de 1 millón de hectáreas en España y
Portugal. Producen productos de corcho sostenibles, y en muchos casos con
certificación FSC, y también soportan una alta biodiversidad. A pesar de que son
bien conocidos por el servicio de aprovisionamiento de la producción de corcho,
son menos conocidos por sus otros servicios de los ecosistemas.
Sin embargo, una evaluación AVC realizada por WWF mostró que la protección de
las cuencas hidrográficas, la prevención de la erosión del suelo y el
almacenamiento de carbono1 podrían ser servicios tan valiosos como la
producción de corcho. La protección de cuencas proporcionada por los montados
es especialmente importante en la región del Mediterráneo, donde el agua puede
ser estacionalmente escasa. En la cuenca del río Tajo-Sado, la cuenca baja del Tajo
contiene varios acuíferos importantes, incluyendo el Margem Esquerda, acuífero
que abastece de agua las poblaciones urbanas e industriales en los distritos de
Santarém y Setúbal.
El acuífero Margem Esquerda soporta el 36% de todos los bosques de
alcornoques, y éstos se encuentran principalmente en las áreas media y alta de
recarga de acuíferos. Fundamentalmente, la recarga del acuífero Margem
Esquerda depende en gran medida de la infiltración de agua y las precipitaciones
atmosféricas, que se cree son facilitadas por la cubierta forestal y el manejo del
ecosistema de montados. Los montados de la cuenca baja del Tajo son designados
AVC4 porque son cruciales para la recarga de acuíferos y la calidad del agua.
Referencias:
1. Branco, O. et al. 2010. Hotspot areas for biodiversity and ecosystem
services in montados. WWF Mediterráneo – Portugal.
http://AVCtest.textmatters.com/resources/assessments/HABEaSReport20
10FINAL.pdf
49
Directrices Comunes de AVC
5.5 AVC 5: Necesidades comunitarias
Áreas y recursos fundamentales para satisfacer las necesidades básicas de las
comunidades locales o de los pueblos indígenas (por ejemplo, subsistencia, salud,
nutrición, agua), identificados en colaboración con dichas comunidades o pueblos
indígenas.
El concepto de AVC 5 se refiere a sitios y recursos que son fundamentales para la
satisfacción de las necesidades básicas de la población local. Los valores sociales
de los ecosistemas naturales tienden a ser más importantes en las zonas donde
las comunidades en su conjunto o partes significativas de ellas dependen en gran
medida de los ecosistemas para su sustento, y en las que la disponibilidad de
alternativas es limitada. En general, si las poblaciones locales obtienen beneficios
de los ecosistemas naturales o manejados de forma tradicional, puede darse el
AVC 5. El papel de la evaluación de AVC es caracterizar el nivel de importancia de
los recursos y orientar las soluciones de manejo según las necesidades de las
personas.
Si se prevé que la escala y el impacto del proyecto propuesto amenazarán
significativamente los recursos y las áreas de los que depende la población local,
tales sitios y áreas deberán ser protegidos en la medida necesaria para
proporcionar o satisfacer su función identificada. En el caso de que las superficies
que aseguren las necesidades básicas sean insuficientes, las comunidades pueden
verse obligadas a hacer uso de distintas tierras y recursos, poniendo así en riesgo
otros AVC o inversiones. La designación y el mantenimiento de un área o recurso
AVC 5 es sólo un elemento de lo que debería ser un enfoque más amplio basado
en los derechos para el manejo responsable de la tierra, incluyendo una
evaluación de impacto y procesos de consulta y negociación adecuados.
Términos y conceptos clave
Un área o recurso es fundamental para la satisfacción de necesidades básicas si
los servicios que presta son insustituibles (es decir, si las alternativas no son
fácilmente accesibles o asequibles), y si su pérdida o daño causarían sufrimiento
grave o perjuicio a las partes interesadas afectadas. La importancia de los recursos
naturales para las comunidades locales puede caracterizarse por la intensidad,
duración y calidad de uso y la legitimidad de las reivindicaciones.
Las necesidades básicas en el contexto de AVC 5 pueden abarcar uno o varios
servicios de abastecimiento del medio ambiente (véase Tabla XXX) incluidos los
materiales tangibles que pueden ser consumidos, intercambiados o utilizados
directamente en la producción, y que conforman la base de la vida diaria.
Entre los posibles recursos AVC 5 se incluyen:

terrenos de caza y captura (para deporte, pieles),
50
Directrices Comunes de AVC








productos forestales no maderables (PFNM), tales como nueces, bayas,
setas, plantas medicinales, pescado (como fuentes de proteínas
esenciales),
combustible para el hogar: cocina, iluminación y calefacción
especies animales y vegetales de agua dulce utilizados por las
comunidades locales,
materiales de construcción (postes, techos de paja, madera),
forraje para el ganado y pastoreo estacional
barbechos forestales para la agricultura de rotación
fuentes de agua necesarias para agua potable y saneamiento
elementos que se intercambian a cambio de otros bienes de primera
necesidad, o se venden por dinero en efectivo, que se utiliza para
comprar productos básicos como medicinas o ropa, o para el pago de las
cuotas escolares.
El grado de dependencia de los recursos AVC 5 puede alterarse rápidamente
debido a cambios en el área, como la creación o reparación de una carretera, la
mejora de las infraestructuras de comunicación o un flujo de inmigrantes. Es
importante asegurar que los recursos AVC 5 no se restringen bruscamente y sin
un plan de transición con alternativas adecuadas utilizando métodos altamente
participativos, e idealmente a través de un proceso de CLPI completo. Incluso
cuando se obtiene el CLPI, los administradores necesitan un enfoque con visión de
futuro para asegurar que se prevén los cambios en las necesidades de la
población. En los casos en los que se han asignado tierras insuficientes o
inadecuadas para la agricultura actual y futura, existe el riesgo de que las
actividades de subsistencia, como la agricultura, entren en conflicto con el
mantenimiento de los AVC de la biodiversidad.
Tierras agrícolas y de pastoreo
Debido a sus orígenes como un concepto que abarca los bosques prioritarios
(en FSC), hasta la fecha, el AVC 5 no ha sido interpretado incluyendo las
plantaciones de monocultivos de árboles, cultivos de ciclo corto u otros
agrosistemas o “bancos de tierra” muy modificados (barbechos y reservas de
tierra que son esenciales para la futura expansión de la agricultura de las
comunidades o pueblos indígenas); sin embargo se ha aplicado a los paisajes
manejados de forma tradicional como antiguos bosques talados en Europa,
jardines salvajes de ratán o sistemas agroforestales complejos de algunas
partes de los trópicos.
A medida que el concepto de AVC vuelve a centrarse en los valores, la cuestión
de la agricultura debe ser reevaluada. La mayoría de las comunidades rurales
necesitan tierra para la agricultura o el pastoreo; la agricultura de subsistencia
practicada por muchas de las comunidades rurales más pobres es un caso claro
de “necesidad básica”. Por lo tanto, algunas propuestas incluyen los servicios
51
Directrices Comunes de AVC
de abastecimiento de la agricultura (especialmente la agricultura de
subsistencia), y el futuro valor de producción de los “bancos de tierra” dentro
del AVC 5. Este estado de AVC requeriría que las tierras de cultivo esenciales
fueran protegidas de la conversión a plantaciones, por ejemplo, si dicha
protección es esencial para salvaguardar las necesidades básicas de la
comunidad. Es importante incluir las necesidades esenciales derivadas de la
agricultura en el ámbito de aplicación de las evaluaciones de AVC, ya que una
visión incompleta de las actividades humanas podría disminuir la validez de las
recomendaciones, tanto para proteger a las comunidades afectadas, como a los
ecosistemas del paisaje.
Sin embargo, el concepto de AVC no fue diseñado originalmente para hacer
frente a los servicios de abastecimiento que dependen de, o se derivan de, la
destrucción de los ecosistemas naturales, y la inclusión de tierras agrícolas y
bancos de tierras como AVC 5 podría dar lugar a consecuencias no deseadas,
como la reducción de la protección contra la destrucción de los ecosistemas
naturales y la creación de conflictos entre los objetivos de los diferentes AVC
(por ejemplo, biodiversidad vs. valor de conversión de los bosques naturales).
Hasta que esta cuestión se resuelva a través de la labor futura, se recomienda
que en cada evaluación de AVC, se preste especial atención a la cuestión de la
agricultura de subsistencia y cómo afecta a la seguridad alimentaria y otros
valores contenidos o dependientes de los ecosistemas naturales.
Cuadro: AVC 5 y 6 Lecciones aprendidas e iniciativas en curso
El enfoque de AVC es una herramienta importante para el manejo responsable de
la tierra y el abastecimiento responsable por parte del sector privado, y ahora es
un componente clave de los planes de sostenibilidad voluntarios (p. ej. FSC, RTRS,
RSPO, Bonsucro). La experiencia con el uso del enfoque de AVC para identificar los
valores relacionados con la protección de las necesidades de las comunidades
(AVC5) y sus valores culturales (AVC6) ha presentado desafíos:
 En algunos casos, el enfoque de AVC no garantiza las necesidades básicas de
la comunidad debido a las ambigüedades en la definición de las áreas AVC;
 Existen incertidumbres sobre cómo las acciones para proteger los AVC
encajan mejor con otros procesos como las Evaluaciones de Impacto
Ambiental y Social (EIAS) y el derecho al consentimiento libre, previo e
informado (CLPI);
 Cuando no se aseguran las tierras y medios de vida de la comunidad, las
personas pueden sentirse obligadas a explotar otras tierras, a menudo
poniendo en peligro otros AVC;
Los miembros de la Red de Recursos de AVC, el Programa Forest Peoples, la
Iniciativa Proforest y la Red Solidaridad están trabajando en un proyecto
multisectorial de tres años que incluye investigación-acción participativa, creación
de capacidades, una revisión de las herramientas y directrices existentes, y la
creación de un grupo de profesionales para fortalecer la identificación, el manejo
y el monitoreo de AVC 5 y 6 en la práctica.
52
Directrices Comunes de AVC
Para obtener más información sobre este proyecto, por favor contacte NOMBRE
Identificación a través del compromiso con las comunidades
Determinar si un recurso se califica o no como “fundamental para la satisfacción
de las necesidades básicas” es en gran parte subjetivo y las comunidades locales
y/o pueblos indígenas deben desempeñar un papel clave en la propuesta y la
identificación de AVC potenciales a través de un proceso participativo. Esto se
debería hacer teniendo en cuenta que las comunidades locales contienen
variaciones en la edad, el sexo, la riqueza o la etnia, que crean muy diversas
necesidades y aspiraciones. Cuando evaluemos sitios y recursos como AVC 5, es
necesario realizar amplias consultas y garantizar que el mapeo participativo y los
estudios sociales incluyen una representación de los grupos minoritarios,
vulnerables y marginados.
Las comunidades locales deben participar en un proceso de consulta y de toma de
decisiones a través de un proceso de consentimiento libre, previo e informado
(CLPI). Esto significa que cualquier decisión o acuerdo derivado, debería hacerse
sin coerción o intimidación, conociendo toda la información pertinente y antes de
que tengan lugar las actividades u operaciones perjudiciales. Además de las
consultas locales, los expertos, autoridades locales y organizaciones no
gubernamentales a menudo pueden proporcionar información y contexto útil.
5.5.1 Fuentes de datos e indicadores
En la práctica, los valores de AVC que son fundamentales para la satisfacción de
necesidades básicas, tienden a ser identificados en zonas en las que al menos
algunas personas, incluyendo a los miembros más pobres o dependientes de una
comunidad, obtienen la mayor parte de su nutrición diaria y otras necesidades de
subsistencia de los ecosistemas circundantes. Los recursos que son importantes
para la comunidad deberían ser verificables independientemente, con diferentes
individuos o grupos dentro de la comunidad (triangulación de las respuestas).
Hay una alta probabilidad de AVC 5 en el área si:






Las comunidades se encuentran lejos de las carreteras principales o las
ciudades, y tienen carreteras o vías de acceso de baja calidad
El acceso a los centros de salud u hospitales es difícil
La mayoría de las casas están construidas con materiales
tradicionales/naturales disponibles a nivel local,
Las personas tienen una baja capacidad para acumular riqueza
La agricultura y la cría de ganado se hacen a escala pequeña o escala de
subsistencia
Indígenas cazadores-recolectores forman parte de la comunidad
53
Directrices Comunes de AVC




La caza es una fuente importante de proteínas y de ingresos18
Pesca de subsistencia
Hay presencia de pastores nómadas o permanentes
Una fuente de alimento constituye una parte importante de su dieta, ya sea
durante todo el año o sólo durante una temporada crítica
Una pequeña advertencia: cuantificación de la dependencia de los recursos
naturales
Algunas Interpretaciones Nacionales de AVC han utilizado umbrales numéricos
para definir la dependencia de sitios y recursos. Estas herramientas deben
utilizarse con precaución, y deben ser vistas como indicadores y no como datos
absolutos, por ejemplo, la diferencia entre una dependencia de un recurso de
29% y de 31% no puede ser medida con precisión, y no es muy significativa. En
lugar de tratar de cuantificar los grados de dependencia, es más útil para los
administradores entender los diferentes recursos y actividades que contribuyen a
los medios de subsistencia locales, para evaluar cómo un nuevo proyecto puede
afectar los medios de subsistencia y así mitigar los impactos.
18
No hace referencia a la caza comercial, sino a la caza a pequeña escala en la que la
gente obtiene efectivo par a las necesidades básicas como aceite para cocinar, sal,
medicinas, tasas escolares, etc.
54
Directrices Comunes de AVC
Caza
En las zonas en las que algunas personas se basan exclusivamente en la caza o en las
que la mayoría de las personas cazan ocasionalmente/estacionalmente para
complementar su dieta e ingresos, existe un riesgo de AVC 5 (p. ej. prestación esencial
de proteínas de origen animal). Sin embargo, la caza con frecuencia está en conflicto
con la conservación de la biodiversidad (la captura no sostenible de las especies
objetivo, la caza de especies en peligro de extinción), y/o puede implicar prácticas
ilegales tales como matar especies protegidas, el uso de métodos prohibidos, y la caza
en lugares prohibidos o durante períodos de veda.
Al tratar de determinar si la caza es fundamental para las necesidades básicas, los
evaluadores han tratado de comprobar si el nivel de la caza es de subsistencia o
comercial, pero esto es difícil de distinguir en la práctica y, en cualquier caso, podría
no estar vinculado con la sostenibilidad. La siguiente tabla proporciona algunos
ejemplos útiles de cómo reconocer cuando la caza puede proporcionar las
necesidades básicas de la población local en la zona del proyecto. Los administradores
tienen que mantener o mejorar el AVC (en este caso el servicio de abastecimiento de
proteínas), pero también deben desalentar la tala ilegal e insostenible de especies
clave. Esto puede requerir la regulación o el control de las tasas de caza. En la
práctica, debería haber una negociación (idealmente a través del CLPI) sobre la
reducción del acceso a los recursos y una transición a fuentes alternativas de
proteínas e ingresos.
Caza de subsistencia (presencia de AVC
5)
Caza comercial/de extracción (AVC
ausente)

Los cazadores tienen derechos
consuetudinarios sobre territorios en
particular.


Las personas consumen una parte de
su captura e intercambian el resto
por productos básicos (p. ej. harina,
bananas, aceite para cocinar).
También puede que vendan parte o
la totalidad de su captura para
comprar productos básicos (aceite de
cocina, sal, parafina/queroseno) o
pagar por servicios básicos (tasas
escolares, medicinas).
Los cazadores pueden negociar el
acceso a los territorios de caza y
utilizar guías locales, pero no
tienen derechos consuetudinarios
sobre los territorios de caza.

Grandes cantidades de carne son
transportadas a grandes
distancias para su venta.

La carne se consume, se vende y se
intercambia localmente.

Los pueblos indígenas viven en el
bosque en zonas de caza temporales,
rotando a través de un territorio de
caza durante el curso del año.

El ganado domestico rara vez se
consume. En su lugar, se utiliza para
seguros, dotes, etc.
55
Directrices Comunes de AVC
En los casos en los que el uso de los recursos de la comunidad es extractivo, y
sobre todo si los usos pueden afectar los AVC de la biodiversidad tales como
especies en peligro de extinción, los evaluadores deberían reunir datos sobre la
situación pasada y presente, y las perspectivas de evolución futura, para ayudar a
evaluar la sostenibilidad actual y futura de las actividades.
5.5.2 Fuentes de datos
Se recomienda encarecidamente que se utilice una organización independiente
para llevar a cabo los estudios sociales, ya que es necesaria la independencia del
propietario o administrador del área de producción para facilitar una discusión
abierta. Los evaluadores tendrán que recopilar o revisar la información sobre el
uso de los recursos naturales por parte de las comunidades (alimentos, materiales
de construcción, leña, medicamentos, etc.), el nivel de dependencia de estos
recursos de las comunidades, y las áreas utilizadas.
Las fuentes más útiles de información son:







Revisión de las evaluaciones sociales/socio-económicas llevadas a cabo en
la zona.
Consultas con las organizaciones pertinentes que trabajan en el desarrollo
comunitario de las comunidades en cuestión (o de otras comunidades
similares en la zona).
Un estudio de las comunidades pertinentes, para determinar sus
interacciones con el área de evaluación y los productos y servicios que
utilizan.
Revisión de los resultados/conclusiones para determinar los niveles de
uso de cada recurso.
Estudios sobre el uso de los recursos naturales y los medios de vida
llevados a cabo por ONG de conservación y desarrollo, agencias locales o
nacionales, etc.
Obras antropológicas sobre actividades de subsistencia y dieta.
Consultas con los expertos.
5.5.3 Métodos de evaluación de AVC 5
Si los datos existentes sobre AVC 5 son escasos, los evaluadores pueden necesitar
recoger nuevos datos. Las herramientas o métodos utilizados dependerán de
diversos factores, como la escala de los riesgos e impactos potenciales y el
presupuesto de la evaluación y el cronograma. A continuación, se enumeran
algunas de las herramientas que pueden utilizarse o adaptarse en función de la
evaluación. Los métodos participativos suelen requerir conocimientos de
evaluación social.
56
Directrices Comunes de AVC








Mapeo participativo se puede utilizar para mapear las formas de uso
actual e histórico de la tierra, la extensión de los derechos y las diferentes
áreas de manejo consuetudinario
Las encuestas participativas o los transectos terrestres también se
pueden utilizar para identificar los elementos clave en los paisajes básicos
para la subsistencia
Los talleres comunitarios y los grupos de discusión ayudan a identificar
las actividades y los recursos vitales y a explorar cómo se mantienen o
mejoran los valores
Estudios socioeconómicos sobre las fuentes de ingresos familiares, la
dieta, las prácticas de caza, etc.
Calendarios estacionales: Ayudan a identificar los cambios según las
estaciones y circunstancias, tales como la estacionalidad de los usos del
forraje y del hábitat, y los patrones migratorios de los animales.
Mecanismos de adaptación: Este tipo de cuestionamiento o ejercicio
puede revelar las causas económicas que provocan el uso de un recurso
(por ejemplo, alimentos de hambruna, carne de caza).
Ejercicios de definición y clasificación de la riqueza
Encuesta de Necesidades Básicas: tiende a abarcar los artículos para el
hogar, pero se puede adaptar a los servicios de los ecosistemas y a los
productos naturales como la pesca, la caza, los materiales de
construcción, etc.
Directrices para el CLPI
El derecho al CLPI incluye el derecho de los pueblos indígenas y las comunidades
locales a dar, retener o retirar la autorización a aquellas actividades que afecten a sus
derechos. El CLPI es diferente de un proceso de participación que da a la Organización
el derecho de tomar la decisión final.
FSC, RSPO y las actividades contra el cambio climático (REDD+) cuentan con directrices
sobre el uso del CLPI; estos documentos de orientación deberían consultarse para
obtener una explicación completa del proceso. Para el caso de AVC 5 y 6, el CLPI se
puede utilizar para identificar valores con la población local y para tener en cuenta los
impactos positivos y negativos que un proyecto pueda tener. En este punto, la
población local debe estar “informada” sobre cómo el proyecto de desarrollo
propuesto podría afectar su uso de los AVC, y podrá decidir si todavía está o no
interesada en colaborar con la empresa y negociar la modificación del acceso a estos
valores. Por ejemplo, en los casos en los que una parte significativa de los territorios
de caza podría ser talada para uso agrícola, las comunidades locales tendrán que
decidir si las alternativas (por ejemplo, la piscicultura, la ganadería y el empleo que
proporcionará la empresa) son formas aceptables de compensación. Un proceso
completo de CLPI puede llevar de semanas a meses, dependiendo del número de
comunidades involucradas y la escala de impacto. Los administradores de las tierras
pueden tener que hacer una identificación y una evaluación provisional de AVC 5 y 6,
basándose en la información disponible y a la espera de la finalización de los procesos
completos de consulta o las negociaciones CLPI.
57
Directrices Comunes de AVC
5.5.4 Estudio de caso
AVC5: Áreas fundamentales para las necesidades básicas de las comunidades
locales
Localización: Provincia de Cabo Delgado, Mozambique
Ecosistema: Mosaico de paisaje de tierras agrícolas, bosques, humedales y
superficies forestales
Contexto de la evaluación: Prueba de campo de una evaluación de AVC para
cultivo de caña de azúcar a gran escala
En los próximos años, se espera que aumente la producción de materias primas
para biocombustibles como energía renovable, y este estudio de caso se centra en
una evaluación de AVC para la producción potencial de caña de azúcar en
Mozambique1. La evaluación se llevó a cabo para tratar de definir las mejores
prácticas para la evaluación de AVC en este contexto1. El lugar elegido en la
provincia de Cabo Delgado, Mozambique, es un mosaico de paisaje de tierras
agrícolas, así como algunas áreas forestales y de bosque secundario más prístinas.
Hay una serie de pueblos dentro de los límites del área, y los estudios sociales
revelaron que todas las comunidades en un radio de 3 a 5 km de las zonas
forestales o bosques dependían en gran medida de los recursos naturales de estas
áreas. Los recursos incluían materiales de construcción, carne y leña. En todas las
comunidades, éstas eran las únicas fuentes disponibles de estos productos. En
muchos casos, el agua también era transportada 3 km por encima de las zonas
húmedas hasta las aldeas sin bombas de agua. La dependencia de las
comunidades de estos recursos forestales y de los recursos de los humedales,
clasifica estas áreas forestales y de humedales como AVC5. Sin embargo, este
estudio fue sólo una prueba de campo y se requerían evaluaciones detalladas a
nivel de la aldea antes de concretar un área de proyecto. El estudio también
identificó la presencia de AVC1 en el lugar, y así la superposición y el conflicto
potencial entre las áreas AVC1 y AVC5 requería un nuevo examen.
Referencias:
1. Proforest. 2009. An assessment of potential High Conservation Values
within Cabo Delgado Province, Mozambique.
http://AVCtest.textmatters.com/resources/assessments/Mozambique%2
0AVC%20Cabo%20Delgado%20report%20final%20v1.1.pdf
5.6 AVC 6: Valores Culturales
Áreas, recursos, hábitats y paisajes significativos cultural, arqueológica o
históricamente en el ámbito mundial o nacional y/o de importancia crítica
cultural, ecológica, económica o religiosa/sagrada para la cultura tradicional de las
comunidades locales o pueblos indígenas, identificadas a través de la implicación
de dichas comunidades o pueblos indígenas.
58
Directrices Comunes de AVC
5.6.1 Términos y conceptos clave
La definición de AVC 6 es muy amplia y es útil dividirla en dos categorías
diferentes: los valores culturales significativos a nivel mundial o nacional, y los
valores críticos para la población local a escala de sitio.
Valores significativos a nivel mundial o nacional
Valores culturales, arqueológicos o históricos:
Es probable que los lugares, recursos, hábitats o paisajes significativos a nivel
mundial o nacional estén reconocidos ampliamente como de importancia
histórica, religiosa o espiritual, y en muchos casos tendrán una designación oficial
por parte del gobierno nacional y/o agencias internacionales como la UNESCO19.
En ocasiones, los nuevos sitios o recursos de extraordinaria importancia cultural
pueden ser descubiertos a través de la exploración de sitios para el desarrollo
(tales como “ciudades perdidas”, importantes vestigios arqueológicos como las
antiguas necrópolis monumentales o el arte rupestre prehistórico); éstos cumplen
los requisitos de AVC 6, basándose en la opinión de expertos y de los actores
sociales, sin una designación oficial.
Paisajes culturales20
El término “paisaje cultural” incluye a menudo técnicas específicas de uso
sostenible de la tierra, teniendo en cuenta las características y los límites del
entorno natural en el que están establecidas, así como una relación espiritual
específica con la naturaleza. La persistencia de las formas tradicionales de uso de
la tierra, o a veces ciertas medidas que imitan este tipo de prácticas, puede
mantener o mejorar los valores naturales del paisaje.
Paisajes culturales UNESCO
En 1992, la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO se convirtió en el
primer instrumento jurídico internacional en reconocer y proteger los paisajes
culturales. La UNESCO reconoce que los paisajes culturales representan las
“obras conjuntas del hombre y la naturaleza” designados en el Artículo 1 de la
Convención. Son ilustrativos de la evolución de la sociedad humana y los
asentamientos en el tiempo, bajo la influencia de las restricciones y/o las
oportunidades físicas que presenta el entorno natural y de las fuerzas sociales,
económicas y culturales sucesivas, tanto internas como externas.
Los paisajes culturales UNESCO se dividen en tres categorías principales, a
saber:
Paisaje claramente definido, concebido y creado intencionalmente por el
hombre: esta definición abarca paisajes de jardines y parques construidos por
razones estéticas con frecuencia (pero no siempre) asociados con edificios y
19
20
United Nations Environmental, Social and Cultural Organisation
http://whc.unesco.org/en/culturallandscape/#1
59
Directrices Comunes de AVC
conjuntos monumentales religiosos o de otro tipo.
Paisaje orgánicamente evolucionado: Es el resultado de un imperativo social,
económico, administrativo y/o religioso inicial y ha alcanzado su forma actual
por asociación y en respuesta a su entorno natural. Estos paisajes se dividen en
dos subcategorías.
Un paisaje relicto (o fósil) es aquel en el que un proceso evolutivo llegó
a su fin en algún momento en el pasado, ya sea bruscamente o a lo
largo de un período. Sus características distintivas son, sin embargo,
todavía visibles en forma material.
Paisaje continuo: conserva un papel social activo en la sociedad
contemporánea, estrechamente asociado al modo de vida tradicional.
Al mismo tiempo, presenta pruebas manifiestas de su evolución en el
tiempo.
Paisaje cultural asociativo. La inclusión de este tipo de paisaje en la Lista del
Patrimonio Mundial se justifica en virtud de las poderosas asociaciones
religiosas, artísticas o culturales del elemento natural en lugar de pruebas
culturales materiales, que pueden ser insignificantes o incluso inexistentes.
Valores de importancia crítica para las culturas tradicionales
A nivel local, el AVC 6 incluye sitios y recursos de importancia cultural, ecológica,
económica o religiosa/sagrada crítica para las culturas de las comunidades locales
o los pueblos indígenas, identificadas a través de su compromiso. Al igual el AVC
5, que se define a nivel local, no es posible proporcionar una lista exhaustiva de
los sitios y recursos de importancia cultural. Algunos países tienen este tipo de
listas, al menos a nivel nacional. Las consideraciones locales que puedan añadirse
a estos AVC 6 deberían tener aún más variaciones que en el caso de los AVC 5,
dada la diversidad de culturas, lenguas y grupos étnicos que podrían encontrarse
durante las evaluaciones de AVC. El AVC 6 cubre una amplia gama de áreas y
recursos significativos con importancia de acuerdo a las costumbres, religiones y
sistemas de creencias tradicionales, incluidos los cementerios, sitios utilizados
para las ceremonias tradicionales, montañas, bosques, ríos, cuevas, cascadas,
árboles y rocas sagradas, animales totémicos y muchos más.
El AVC 6 debería ser identificado a través del compromiso con las comunidades
locales o los pueblos indígenas, cuando sea crítico para ellos. Muchos de los
métodos y las fuentes de información utilizadas para la identificación de AVC 5,
como el mapeo participativo y las consultas, serán útiles. Ciertos sitios y recursos
se califican como AVC 6, incluso aunque los que valoran los recursos culturales no
vivan en esa área (por ejemplo, cuando las comunidades mantienen rituales
culturales activos vinculados a las áreas habitadas por sus antepasados, o realizan
peregrinaciones a lugares sagrados, lejos de sus hogares); por lo tanto, es
importante identificar todas las comunidades afectadas, no sólo las adyacentes a
los sitios o recursos, poniendo especial atención a los grupos con menos poder e
60
Directrices Comunes de AVC
influencia para que ningún actor social se quede fuera del proceso. El AVC 6
representa las zonas significativas a nivel cultural que tienen una importancia
tradicional para las poblaciones locales e indígenas. Puede tratarse de lugares
religiosos/sagrados, cementerios o lugares en los que se llevan a cabo las
ceremonias tradicionales regulares. A menudo son conocidos por la población
local, y la mayoría de las leyes nacionales exigen que sean identificados y
protegidos. Sin embargo, si el valor está presente, se tendrá que evaluar si las
leyes existentes son suficientes para salvaguardar los sitios/áreas.
Valores económicos del AVC 6
Las cuestiones económicas más importantes derivan naturalmente de los AVC 5 (es
decir, el uso extractivo de los recursos naturales con propósitos de subsistencia). Sin
embargo, el AVC 6 incluye las situaciones críticas en las que la situación económica y
el valor espiritual o cultural están estrechamente vinculados, por ejemplo, cuando la
renta básica de las comunidades locales está relacionada con los sitios o recursos
culturales. Este ingreso puede derivar del pago en especie (por ejemplo, ofrendas) o
en efectivo por servicios de importancia cultural (por ejemplo, las ceremonias
religiosas); del turismo a los sitios de importancia cultural (donde las comunidades
dependen críticamente de este tipo de turismo); o de la recolección y venta de
productos naturales culturalmente importantes (por ejemplo, hierbas y raíces
mágicas o religiosas, etc.), cuando este tipo de productos son de importancia crítica
para la cultura tradicional de las comunidades afectadas.
Sin embargo, el AVC 6 no incluye la extracción y venta a escala comercial en un
mercado abierto de los recursos naturales con resonancia cultural, donde el vínculo
con la identidad cultural tradicional de las comunidades se ha roto (por ejemplo,
muchos afrodisíacos naturales como “Tongkat Ali”, muchos objetos ceremoniales
“tradicionales” tallados en hueso y cuerno, pero producidos en serie, narcóticos
naturales, etc.) También se debe tener cuidado para asegurarse de que la
designación de AVC 6 no crea conflictos con el derecho internacional o nacional (por
ejemplo, recolección de especies protegidas con fines mágicos o religiosos).
5.6.2 Fuentes de datos e indicadores
No existe un enfoque universal para la identificación de los valores culturales. Los
valores culturales AVC 6 están vinculados a las necesidades y las percepciones
humanas, así como a los valores culturales de las comunidades y de los pueblos,
que pueden cambiar con el tiempo y varían dentro y entre las comunidades. El
AVC 6 puede ser identificado a través de consultas con los actores sociales
informados y expertos (por ejemplo, a nivel nacional o subnacional) y con la
población local de las comunidades afectadas. Si hay una evidencia clara de un
consenso de la comunidad (un acuerdo por consenso, por mayoría o por los
representantes legítimos) sobre el hecho de que los sitios o recursos son de
importancia cultural o crítica para ellos, entonces deberían ser considerados AVC
6.
61
Directrices Comunes de AVC
Mundiales y nacionales




UNESCO
Museos, listas de patrimonio, conjuntos de datos nacionales, autoridades
y organizaciones especializadas en áreas geográficas o culturas en
particular
Algunos países tienen directrices específicas relativas a los sitios
arqueológicos y los recursos en su normativa de EIA
Consulta con antropólogos, historiadores y arqueólogos
Locales
Consultas participativas con todos los asentamientos y comunidades afectadas,
prestando especial atención a los pueblos indígenas afectados. Las consultas
deberían ser directas, no sólo a través de las autoridades gubernamentales u
organizaciones no gubernamentales, deberían incluir a todos los grupos de
interés, y ser neutrales con relación a la edad, género, casta, nacionalidad y clase.
Sin embargo, en la práctica, las consultas de este tipo deberían llevarse a cabo con
las personas adecuadas, ya que a menudo hay algunas personas que tienen este
tipo de conocimiento especializado (p. ej. chamanes, ancianos). Otro reto es que
este tipo de información cultural puede ser secreta y por lo tanto puede ser difícil
obtener información precisa. La elección de los métodos es importante ya que no
siempre es culturalmente apropiado hacer fotos y vídeos, por ejemplo. También
es importante entender cualquier posible sensibilidad o riesgo involucrado con el
intercambio de mapas de tenencia consuetudinaria. Por eso es importante
establecer confianza y trabajar con expertos sociales como antropólogos, si es
posible.
5.6.3 Estudio de caso
AVC6: Áreas críticas para las identidades culturales de las comunidades
Localización: Región de Konkan, Ghats Occidentales, India
Ecosistema: Bosque tropical seco y húmedo
Contexto de la evaluación: Evaluación de AVC para priorizar la conservación de
los bosques
Los Ghats Occidentales tienen una larga historia de ocupación humana, y la
relativamente alta densidad de población es vista como una amenaza para los
bosques de la región. A pesar de que la expansión agrícola ha dejado los bosques
de la región altamente fragmentados, muchas comunidades de los Ghats
Occidentales todavía conceden gran importancia cultural a ciertas áreas de
bosque y a su protección contra cualquier perturbación. Una evaluación piloto de
AVC en la región de Konkan en los Ghats Occidentales encontró que casi todos los
pueblos de la región tenían una arboleda sagrada, y éstas variaban en tamaño
desde aproximadamente 1 hectárea a varios cientos de hectáreas1. Estas
62
Directrices Comunes de AVC
arboledas sagradas son de gran importancia religiosa para las comunidades y, en
algunos casos, cualquier perturbación leve como la eliminación de hojarasca es
considerada un pecado. Estas áreas forestales se clasifican como AVC6. Teniendo
en cuenta la disminución de la extensión forestal en la región, estas arboledas son
a menudo las únicas áreas no perturbadas de los bosques, por lo que son también
de gran importancia para la conservación de las 325 especies amenazadas que se
encuentran en el bosque. La reciente declaración del bosque tropical de los Ghats
Occidentales como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO debería mejorar
la conservación de la biodiversidad en la región y, posiblemente, la protección de
las arboledas sagradas2.
Referencias:
1. Punde, S. 2007. Prioritising areas for Forest Conservation in the Konkan
region of the Western Ghats hotspot (India) – a pilot study.
http://AVCtest.textmatters.com/resources/assessments/SEPG707_821.pd
f
2. http://whc.unesco.org/en/list/1342/
63
Directrices Comunes de AVC
6
Referencias
Proforest. 2008 (Julio). Good practice guidelines for High Conservation Value
assessments: A practical guide for practitioners and auditors (Guía de buenas
prácticas para las evaluaciones de Altos Valores de Conservación: Una guía
práctica para profesionales y auditores).
Proforest. 2008 (Abril). Assessment, management and monitoring of High
Conservation Value Forest: A practical guide for forest managers (Evaluación,
manejo y monitoreo de los Bosques de Altos Valores de Conservación: Una guía
práctica para administradores forestales).
Red de Recursos de AVC. 2010 (Septiembre). Reviewing High Conservation Value
Reports: AVC Resource Network guidance for peer reviews of AVC assessment
reports - Version 2.1.
Añadir más
64
Directrices Comunes de AVC
Anexo
1. Lista de control general para evaluaciones de AVC
La Red de Recursos de AVC proporciona unas directrices de buenas prácticas para
el contenido de un informe de AVC; los elementos principales se resumen a
continuación. Tenga en cuenta que los estándares de sostenibilidad, como RSPO,
tienen formatos de presentación de informes específicos para los informes
sumarios públicos sobre AVC. El formato más apropiado debe ser seguido en
función del contexto de evaluación.
1. Resumen ejecutivo
a) ¿Se han presentado y resumido de forma clara las conclusiones clave?
b) ¿El resumen refleja de forma fiel las conclusiones y recomendaciones
del documento principal?
2. Alcance de la evaluación
a) ¿Están el área de evaluación y el paisaje circundante claramente
definidos?
b) ¿Existe un resumen básico sobre la empresa y sus operaciones en el
área?
c) ¿Han sido los impactos y la escala de las operaciones propuestas
debidamente descritos?
d) ¿Tuvo lugar cualquier tipo de explotación (especialmente actividades
de tala) previa a la evaluación en el área y, de ser así, cómo se han tratado
dichas áreas?
e) ¿Está claro el propósito de la evaluación de AVC?
3. Contexto del conjunto del paisaje e importancia del área evaluada
a) ¿Se describe el paisaje en su conjunto?
b) ¿Se describen apropiadamente las características sociales y biológicas
del conjunto del paisaje?
Estas características incluyen:
• Áreas protegidas (existentes o en proceso de registro)
• Biogeografía regional o subregional (¿forma parte el área de evaluación de una
región biogeográfica distinta y/o restringida?)
• Localización y estado de las áreas de vegetación natural (incluyendo una
descripción del tipo, talla y calidad de los ecosistemas)
• Existencia conocida de poblaciones de especies de interés mundial
• Principales accidentes geográficos, cuencas y ríos, geología y suelos
• Asentamientos humanos e infraestructura, áreas agrícolas
• Contexto social (etnicidad, principales tendencias sociales y actividades de uso
de la tierra)
• Historia del uso de la tierra y tendencias de desarrollo, incluidos los planes
futuros (p. ej. mapas de ordenación del territorio, iniciativas de desarrollo y de
explotación comercial existentes/proyectadas y licencias de producción)
65
Directrices Comunes de AVC
Para cada uno de los subtemas, ¿el proceso o esfuerzo fue proporcional y
adecuado en relación con el posible impacto y la magnitud de las operaciones?
4.1. Composición y cualidades del equipo de evaluación
a) ¿El equipo incluía o tenía un acceso adecuado a los conocimientos
especializados pertinentes para la evaluación de los valores biológicos y sociales?
4.2. Fuentes de datos y metodologías de recopilación de datos
a) ¿Son las fuentes de datos y las metodologías de recopilación de datos
claramente descritas o referenciadas y resumidas (y presentadas en los anexos, en
su caso), y son adecuadas para identificar AVC? Esta sección debería incluir:
• Antecedentes y análisis de la documentación
• Recopilación de datos de campo, en su caso (incluyendo fechas e itinerarios).
NB: ¿se han establecido objetivos de algún trabajo de campo claramente en
relación con AVC específicos?
b) ¿Se hicieron esfuerzos razonables para llenar las lagunas de datos, en
proporción al impacto y la magnitud de las operaciones?
Demostrar que los actores sociales fueron consultados adecuadamente
• ¿Se ha documentado de una manera verificable?
• ¿Fueron sus puntos de vista o la información que proporcionaron incorporados
al proceso pertinente?
• ¿Se presentaron las conclusiones a los consultados de forma apropiada?
d) ¿Se incluyeron las iniciativas existentes pertinentes siempre que fue posible
(incluyendo las iniciativas de conservación sociales, ecológicos o biológicos locales
o internacionales existentes)?
Los siguientes puntos deberían tratarse para todos los AVC con un esfuerzo
proporcional y adecuado en relación con el posible impacto y la magnitud de las
operaciones
5.1. Consideración de los seis AVC
a) Los seis AVC son abordados en el informe
b) Si uno o más AVC no son abordados, ¿existe una justificación adecuada para
ello (p. ej. la ausencia de un AVC es indudable)?
5.2. Calidad de los datos
a) Son los datos lo suficientemente detallados, recientes y completos para tomar
decisiones informadas sobre la presencia/estado/ubicación del AVC? (NB: debe
tenerse especial cuidado con la calidad, el análisis y el uso de datos de
teledetección).
b) ¿Se aplica de forma apropiada el principio precautorio para el uso de los datos?
c) ¿Estaban los mapas, informes y otros datos actualizados y eran pertinentes?
5.3. Referencia a los conjuntos de herramientas AVC
a) ¿Se ha utilizado una Interpretación Nacional de AVC, o (en ausencia de una
Interpretación Nacional), se han interpretado adecuadamente las Directrices
Comunes de AVC genéricas?
b) ¿Han sido las decisiones de aplicar definiciones/umbrales de la Interpretación
Nacional, o de desviarse de sus recomendaciones, debidamente explicadas y
justificadas?
66
Directrices Comunes de AVC
5.4. Decisión sobre el estado de AVC
a) ¿El AVC está presente, potencialmente presente o ausente en el área de
evaluación?
b) ¿Se ha abordado la presencia del AVC en el conjunto del paisaje y a nivel
nacional, regional y global?
c) ¿Está el AVC (y sus componentes) claramente definido y descrito?
5.5. Decisiones de mapeo
a) ¿Son los mapas de la existencia de AVC claros, precisos y útiles?
b) ¿Están los mapas de existencia de AVC presentados en un nivel adecuado de
resolución y exhaustividad suficiente para la toma de decisiones de manejo?
• ¿Están justificadas las decisiones sobre la resolución y exhaustividad del mapa?
• Si la existencia de un AVC NO está mapeada a la resolución y la exhaustividad
requerida, ¿está justificado, y existe un proceso definido para el mapeo del AVC,
antes de iniciar cualquier operación?
2. Recursos de AVC
Directrices generales
La página web de la Red de Recursos de AVC http://www.hcvnetwork.org/ es una rica
fuente de información y de recursos entre los que se incluyen documentos orientativos,
interpretaciones nacionales
Interpretaciones Nacionales
AVC 1-3 Biodiversidad y Ecología
Áreas de importancia para la biodiversidad
Utilidad para la identificación de AVC
Macro escala
Hotspots de biodiversidad
www.conservation.org/where/priority_areas/hotspots/
Los hotspots de biodiversidad de
Conservation International son
generalmente grandes superficies
amenazadas, designadas por alto
carácter endémico de plantas
vasculares regionales (> 1.500 especies
endémicas), bajo gran amenaza (≥ 70%
de pérdida del hábitat nativo original).
Los datos sobre los hotspots son más
útiles para la preparación de listas de
especies potenciales/generales AVC 1 y
prioridades de AVC 3, y para las
ecorregiones. Por lo general son
demasiado grandes para proporcionar
un contexto a escala de paisaje.
67
Directrices Comunes de AVC
Ecorregiones Terrestres WWF
www.worldwildlife.org/science/ecoregions
Las ecorregiones terrestres - y
ecorregiones equivalentes de agua
dulce y marinas - no son áreas de
importancia para la biodiversidad por lo
que no debería estar en esta tabla. No
son más que unidades biogeográficas
que cubren la superficie de la tierra (las
terrestres/de agua dulce) o el medio
marino (las ecorregiones marinas).
Son unidades relativamente grandes de
tierra o agua que contienen un grupo
distinto de comunidades naturales que
comparten una gran mayoría de
especies, dinámicas y condiciones
ambientales. Las ecorregiones
representan la distribución original de
distintos grupos de especies y
comunidades. Las ecorregiones pueden
ser útiles para proporcionar un límite
biogeográfico a gran escala para la
evaluación biológica de AVC (AVC 1-3).
Por lo general, son demasiado grandes
para proporcionar un contexto a escala
de paisaje.
Ecorregiones Global 200 WWF
www.worldwildlife.org/science/ecoregions/g200.cfm
Estas son las ecorregiones más
amenazadas (véase más arriba) y son
áreas de interés para varios grupos de
conservación. Los datos de Global 200
son de gran utilidad para la preparación
de listas de especies de AVC 1 y
prioridades de AVC 3, y una perspectiva
a gran escala. Muchos programas de
conservación locales pueden
proporcionar un contexto adicional.
Las G200 son conjuntos (en su mayor
parte) de especies terrestres, de agua
dulce, y ecorregiones marinas, aunque
los mapas de ecorregiones marinas y de
agua dulce mundiales no existían en el
momento de la creación de las G200,
así que no hay una correspondencia
1:1. El nivel de amenaza no jugó un
papel en la identificación de las
68
Directrices Comunes de AVC
ecorregiones G200. Se basan en niveles
de riqueza, endemismo, y procesos
ecológicos y evolutivos excepcionales a
nivel mundial. No hay listas de especies
asociadas a las ecorregiones G200,
aunque hay una lista de los vertebrados
que componen las ecorregiones
terrestres y los peces de las
ecorregiones de agua dulce. La escala
de las ecorregiones G200 los hace de
valor limitado para un proceso de
identificación de AVC (al igual que para
los hotspots).
Programas Nacionales o Regionales
Estrategias Nacionales de Biodiversidad
http://www.cbd.int/nbsap
EU Natura 2000
http://www.natura.org/
Áreas Clave de Biodiversidad: áreas enumeradas en la
Herramienta Integrada para la Evaluación de la
Biodiversidad
www.IBATforbusiness.org
Todos los consignatarios de la CDB
deberían tener Estrategias Nacionales
de Biodiversidad
Natura 2000 es una amplia red europea
de áreas de protección de la naturaleza.
El objetivo de la red es asegurar la
supervivencia a largo plazo de las
especies y hábitats más valiosos y
amenazados.
Las ACB son “áreas de importancia
mundial para la conservación de la
biodiversidad. Se identifican utilizando
criterios y umbrales estándares
mundiales, basándose en las
necesidades de biodiversidad que
requieren garantías a escala de sitio”.21
Los criterios de las ACB y los AVC se
superponen sustancialmente para los
valores biológicos/ecológicos (AVC 1, 2
y 3).
Actualmente sólo son terrestres. Las
ACB en IBAT (y las ACB de agua dulce en
realidad no han sido aún desarrolladas,
aunque hay una metodología)
21
Langhammer et al (2007). Identification and Gap Analysis of Key Biodiversity Areas.
Gland, Suiza:UICN
69
Directrices Comunes de AVC
Áreas Importantes para las Aves (IBA)
www.birdlife.org
Hay más de 12.000 áreas IBA en todo el
mundo que pueden (1) contener un
número significativo de una o más
especies amenazadas a nivel mundial,
(2) ser una de una serie de áreas que
tienen un conjunto de especies de
distribución restringida o especies
restringidas a un bioma, y (3) tienen un
número excepcionalmente grande de
especies migratorias o gregarias. Estos
criterios se solapan fuertemente con
AVC 1.
También existen Áreas de Aves
Endémicas, EBA, que abarcan más de 7
millones de km2, cubriendo el hábitat
de la mayoría de las aves endémicas del
mundo, y son útiles en la evaluación de
AVC 1.
Áreas Importantes para las Plantas (IPA)
www.plantlife.org.uk
Las IPA son “las áreas más importantes
para las plantas en cualquier país, en un
contexto regional – la identificación y
protección de estos lugares es el
objetivo final”.
Existen proyectos de IPA en curso en 66
países (en 2010). Un área IPA se
caracteriza por importantes
poblaciones de especies de interés para
la conservación global o regional, una
excepcional riqueza de la flora en un
contexto regional, o un ejemplo
excepcional de hábitat o tipo de
vegetación de importancia mundial o
regional. Por lo tanto, las IPA se
corresponden con AVC1 (Criterio 1) o
AVC 3 (Criterios B y C).
Alianza para la Extinción Cero (AZE, Alliance for Zero
Extinction)
www.zeroextinction.org/
Las áreas AZE comprenden cerca de 600
zonas identificadas como críticas e
insustituibles para la supervivencia de
una o más especies en peligro o en
peligro crítico. Las áreas AZE se
encuentran entre las prioridades
mundiales de conservación más altas y,
sin duda, se califican AVC 1 o 3.
70
Directrices Comunes de AVC
Sólo corales marinos y terrestres
Lugares Patrimonio de la Humanidad
whc.unesco.org
Centros de Diversidad de la Plantas, UICN, WCMC
http://botany.si.edu/projects/cpd
Sitios Ramsar,
www.ramsar.org
Paisajes Forestales Intactos (IFL)
www.intactforests.org
Los Lugares Patrimonio de la
Humanidad son designados en base a
prioridades naturales o culturales
mundiales, como la biodiversidad, las
características humanas y de paisaje y,
con frecuencia, tienen la designación de
Área Protegida nacional. Cualquiera de
los 6 AVC puede estar presente.
El proyecto CDP describió áreas de
diversidad vegetal mundial (alto
recuento total de especies y > 10% de
endemicidad vegetal). Las áreas son
variables en tamaño desde unos pocos
cientos a > 1M km; cada una tiene
datos sobre diversidad de plantas y
descripciones del ecosistema que son
útiles para la preparación de listas de
especies AVC 1 y de ecosistemas AVC 3.
Estos sitios están designados de
conformidad con la Convención
“Ramsar” sobre los Humedales de
Importancia Internacional e incluyen
>2000 áreas de humedales de
importancia mundial, que contienen a)
tipos de humedales representativos,
raros o únicos (AVC 3) o b) áreas de
importancia internacional para la
conservación de la diversidad biológica.
Este último, se superpone
significativamente con el AVC 1. Varios
otros AVC son propensos a estar
presentes.
Los IFL son grandes (> 500 km2) bosques
que presentan pocas evidencias de
intervención humana. Aunque un
bosque AVC 2 no está necesariamente
“intacto”, las IFL son muy propensas a
contener AVC 1, AVC 2 y pueden
contener asimismo otros AVC.
71
Descargar

4 Identificación de AVC - FSC