FUMIGACIONES ILEGALES CON AGROTOXICOS Y CODIGO PENAL
Cuando hablamos de fumigaciones con agrotóxicos nos estamos refiriendo a
la
aplicación
de
agroquímicos
(plaguicidas,
insecticidas,
etc.)
en
plantaciones de cultivos, ya sea de soja, trigo, maiz, frutas, verduras, etc.,
para combatir las enfermedades, malezas e insectos que los afectan. En la
República
Argentina
la
elaboración,
distribución,
transporte,
almacenamiento, comercialización y aplicación de productos agroquímicos
para la actividad agropecuaria, está reglamentada a través de distintas leyes,
numerosos
decretos
y
resoluciones
emanadas
de
la
Secretaría
de
Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Nación (SAGPYA) y del
Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA).
El SENASA, es la autoridad competente en la aplicación y ejecución de toda
la normativa relativa a agroquímicos. Es un organismo y descentralizado
autárquico (en jurisdicción de la SAGPYA de la Nación) que está constituído
por
un
Presidente,
un
Vicepresidente
ejecutivo
y
un
Consejo
de
Administración. Este Consejo posee representantes de distintos sectores
interezados, como la Sociedad Rural Argentina, las confederaciones rurales
argentinas,
la
Federación
Agraria
Argentina,
la
Confederación
Internooperativa Agropecuaria, la industria de la carne, la industria
pesquera, las demás industrias alimentarias, y dos representantes por las
provincias.
Entre los tantos decretos se encuentra el 6704/63 que crea el Registro de
Lucha contra las Plagas el que establece la obligación de inscribirse en
dicho registro a toda persona fisica o jurídica que se dedique a realizar
fumigaciones aéreas o con máquinas terrestres para combatir plagas en
producciones agropecuarias. El decreto-reglamentario 5769/59 crea el
Registro Nacional de Terapéutica Vegetal (dependiente del Senasa) que
establece que todo producto fitosanitario que se comercialice en nuestro país
debe estar registrado allí. Luego de cumplimentar una serie de requisitos el
Senasa –a través de una resolución- se expide sobre la autorización del
producto fitosanitario, determina para que cultivos queda registrado,
establece los tiempos de carencia que debe observarse (es decir el tiempo que
se debe dejar transcurrir entre la aplicación del producto y la cosecha), y fija
el límite de tolerancia máximo permitido del residuo del agroquímico (LMR).
La Resolución 350/99 (y sus modificatorias y complementarias) aprueba el
Manual de Procedimientos, Criterios y Alcances para el Registro de
Productos Fitosanitarios en la República Argentina, con el objeto de aprobar
la venta y utilización de los mismos previa evaluación de datos científicos
suficientes que demuestren que el producto es eficaz para el fin que se
destina y no representa riesgos indebidos a la salud y el medio ambiente.
La Resolución 71/99 dictada por la Secretaría de Agricultura, Ganadería,
Pesca y Alimentos de la Nación aprobó la “Guía de Buenas Practicas
Agricolas para hortalizas frescas”.
La Resolución 510/2002 dictada por el Senasa aprobó la “Guía de Buenas
Practicas Agricolas para frutas frescas”.
La Buenas Practicas Agricolas (BPA) son el conjunto de medidas higienicosanitarias mínimas que se deben adoptar para minimizar los riesgos de
contaminación químico y microbiológica en las frutas y hortalizas desde la
producción primaria (cultivo y cosecha), traslado, y almacenamiento.
Ahora bien, en nuestro país no existe una ley nacional de agroquímicos
que contenga un régimen penal que contemple figuras delictivas
vinculadas con el uso ilicito de agroquímicos.
Por su parte los Estados Provinciales mantienen el ejercicio del poder de
policia, es decir el control del comercio, uso y aplicación de los productos
agroquímicos dentro de sus respectivos territorios. La mayoría de las
provincias tiene su ley de agroquímicos. En la Provincia de Córdoba está
vigente la Ley de Agroquímicos Nº 9164 y su decreto reglamentario
132/2005. En consecuencia la fumigación con agroquímicos es una
actividad legal si se la realiza de conformidad con las normas dictadas por la
autoridad competente, y observando las disposiciones de las respectivas
leyes provinciales de agroquímicos. De lo contrario será ilegal.
No obstante no existir en nuestro país una ley nacional de agroquímicos que
contenga un régimen penal específico que prevea sanciones específicas para
quienes fumiguen con agrotóxicos en forma ilegal en un campo destinado a
la producción agropecuaria, dicha conducta puede llegar a encuadrarse,
según las circunstancias del caso, en el delito de Contaminación previsto en
el art. 55 de la Ley Nacional de Residuos Peligrosos Nº 24.051 el cual
reprime con pena de reclusión o prisión de 3 a 10 años al que utilizando los
residuos a que se refiere la presente ley, envenare, adulterare o contaminare
de un modo peligroso para la salud, el suelo, el agua, la atmófera o el
ambiente en general.
En el Anexo I apartado Y4 de la Ley de Residuos Peligrosos están
contemplados los residuos de agroquímicos, al incluir “los desechos
resultantes de la utilización de productos fitosanitarios”. También se los
menciona indirectamente a los agroquímicos en el Anexo II: (Nº de Código
H.6.1) “Tóxicos (venenos) agudos”; (Nº de Código H.11) “Sustancias
tóxicas (con efectos retardados o crónicos); y (Nº de Código H.12)
“Ecotóxicos”.
Al ser dicha figura penal un delito de peligro, requiere que el autor
mediante la utilización de los residuos mencionados en la referida ley,
envenene, adultere o contamine el suelo, el agua, la atmósfera o el ambiente
en general, de un modo peligroso para la salud de las personas. No es
necesario que alguien resulte enfermo, basta con que exista la posibilidad de
que ello ocurra. Se agrava con pena de reclusión o prisión de 10 a 25 años si
fuere seguido de la muerte de alguna persona.
También una fumigación ilegal con agroquímicos puede tipificarse en el
delito de Contaminación culposa contemplado en el art. 56 de la Ley de
Residuos Peligrosos, el cual reprime con prisión de 1 mes a 1 año cuando el
envenenamiento, la adulteración o la contaminación es cometida por
imprudencia, negligencia, impericia o por inobservancia de los reglamentos u
ordenanzas.
La primera dificultad con la cual nos encontramos para investigar este delito
cuando es cometido mediante una fumigación ilegal con agroquímicos, es la
incertidumbre que existe respecto a quien tiene competencia para ello. Por
un lado el art. 58 de la Ley de Residuos Peligrosos Nº 24.051 le atribuye
competencia para investigar este delito a la justicia federal. Por otra parte
del art. 55 de la Ley de Gestión Integral de Residuos Industriales y
Actividades de Servicios Nº 25.612 del año 2002 se desprende que la
competencia material le corresponde a la justicia ordinaria del lugar donde
se cometió el delito.
El problema se suscita a raíz de que con la sanción de la Ley 25.612 se
derogó la ley de Residuos Peligrosos, pero antes de su promulgación fue
observada por el Poder Ejecutivo Nacional quien dejó sin efecto la derogación
de la Ley de Residuos Peligrosos, pero también dejó vigente el art. 55 que le
atribuye competencia para investigar los ilicitos que surgen de dicha ley a la
justicia ordinaria.
El otro inconveniente que se presenta en torno a la tipificación de este delito
–tanto en su forma dolosa como culposa- es la duda que se suscita respecto
al alcance que se le debe atribuir al término “residuo”. Hay quienes
consideran que se debe tomar en cuenta la definición literal de dicho
vocablo, es decir “lo restante, lo que queda después de ser sometido a un
proceso de consumo el insumo respectivo”. Conforme a esta postura la
realización de una fumigación ilegal con agroquímicos en una producción
agropecuaria no puede quedar atrapada en los delitos de Contaminación
dolosa o culposa contemplados en los arts. 55 y 56 de la Ley de Residuos
Peligrosos, por cuanto entienden que la utilización de un agroquímico –de
ese modo- no es un “residuo” de los definidos en el art. 2º de dicha ley. Sin
embargo hay quienes sostienen que en virtud de que en el anexo II de la Ley
24.051 se hace referencia no sólo al término “residuo”, sino también a la
palabra “sustancia” como constitutiva de tal (“sustancias” o “desechos”.......)
una sustancia tóxica componente de un agroquímico peligroso utilizado en
una fumigación ilegal (aérea o terrestre) constituye un “residuo peligroso”,
y por lo tanto dicha actividad puede encuadrarse en el delito de
Contaminación previsto en la mencionada ley.
Considero que esta última tésis es la correcta, teniendo en cuenta que el
espíritu de la ley 24.051 es preservar a nuestra sociedad de los graves males
que se ciernen por la actividad inescrupulosa de quienes arrojan productos
tóxicos al medio ambiente que resultan peligrosos para la salud de las
personas.
En la Provincia de Córdoba, el primer antecedente de una fumigación ilegal
con agroquímicos es el caso de Barrio Ituzaingó Anexo de nuestra ciudad, en
el cual la FUNAN en el año 2002 denunció entre otros factores de
contaminación, la fumigación aérea con plaguicidas prohibidos. En dicha
causa la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba (en coincidencia con lo
resuelto
por
el
Juez
Federal
Nº
3
Dr.
Bustos
Fierro)
declaró
la
incompetencia de la justicia federal para intervenir en la investigación y
remitió la causa a la justicia ordinaria fundándose en el art. 55 de la Ley Nº
25.612, recayendo en la Fiscalía de Instrucción del Distrito 4º Turno 1º (por
entonces a cargo del Fiscal de Instrucción Roberto Matheu) causa en la que
a la fecha aún no hay personas imputadas.
El otro antecedente es la denuncia efectuada en el mes de febrero del año
2008, por la Secretaría de Salud Pública de la Municipalidad de Córdoba,
donde se denunció otro caso de fumigación aérea con agroquímicos realizada
el día primero de ese mes en barrio Ituzaingó Anexo, recayendo por sorteo la
investigación en la Fiscalía de Instrucción del Distrito III Turno 6º de esta
ciudad, a mi cargo. En dicha causa, sostuve que la competencia le
correspondía a la justicia provincial basándome en el art. 55 de la Ley de
Gestión Integral de Residuos Industriales y actividades de Servicios 25.612,
y en la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación sentada
en el caso “Pandolfo, Gustavo” del año 2005 (arrojo de desechos
industriales de la empresa Belmondo S.A. a los conductos cloacales del
Partido de San Martin Buenos Aires, dichos desechos podían desembocar en
la Capital Federal), en donde la Corte Suprema sostuvo que “si los residuos
peligrosos podrían afectar a las personas o al medio ambiente más alla
de los límites de la provincia donde son generados, corresponde
intervenir
a
la
justicia
federal”.
En
barrio
Ituzaingo
Anexo
la
contaminación del ambiente mediante la fumigación con agroquímicos no
trascendió los límites de la Provincia de Córdoba, sólo afectó a dicho barrio y
sus alrededores.
El Juzgado de Control Nº 7 de esta ciudad a cargo del Dr. Esteban Diaz
rechazó el planteo de incompetencia presentado por uno de los defensores de
los imputados, confirmando así la competencia material de la justicia
ordinaria para llevar adelante la correspondiente investigación. Dicha
resolución se encuentra actualmente firme.
En dicha causa fueron imputados del delito de Contaminación dolosa
contemplado en el art. 55 de la Ley de Residuos Peligrosos dos productores
agropecuarios de dos campos vecinos a barrio Ituzaingó, en calidad de
instigadores, y el aeroaplicador que realizó las fumigaciones en forma ilegal,
en calidad de autor. Tras una compleja investigación con fecha 2-03-2009 se
formuló
acusación
en
contra
de
los
tres
imputados
mediante
la
correspondiente requisitoria de citación a juicio, pronunciamiento que a la
fecha no se encuentra firme debido a que los defensores de estos últimos se
han opuesto al mismo.
La conducta que se les atribuyó a los imputados fue el haber contaminado
el ambiente en barrio Ituzaingó Anexo mediante la aplicación aérea con los
agroquímicos
endosulfán
y
glifosato
pertenecientes
a
las
clases
toxicológicas Ib y IV, respectivamente, en campos cercanos a ese barrio,
violando la franja de resguardo establecida por el art. 58 de la Ley de
Agroquímicos de la Pcia. de Córdoba 9164.
El art. 58 de la Ley de Agroquímicos 9164 de la Pcia. de Córdoba prohíbe
la aplicación aérea dentro de un radio de 1.500 metros del límite de las
plantas urbanas, de productos químicos de uso agropecuario de las clases
toxicológicas Ia, Ib, y II. También prohíbe la aplicación aérea dentro de un
radio de 500 metros del límite de las plantas urbanas, de productos
químicos de uso agropecuario de las clases toxicológicas III y IV.
A su vez, el art. 59 de la Ley de Agroquímicos 9164 prohíbe la aplicación
terrestre dentro de un radio de 500 metros de las plantas urbanas, de
productos químicos de uso agropecuario de las clases toxicológicas Ia, Ib, y
II. Sólo permite dentro de este radio los productos químicos de las clases
toxicológicas III y IV.
Por otra parte el art. 24 del decreto-reglamentario 132 de la Ley de
Agroquímicos 9164 estable que se debe notificar a la comuna con 48 horas
de anticipación la fumigación a realizarse, el producto y la dosis a utilizar;
asimismo señala que debe tenerse en cuenta la deriva del viento al momento
de llevarse a cabo la fumigación a fin de que la misma no se dirija hacia un
centro poblado.
La clase toxicólogica de un agroquímico la determina el SENASA, quien es la
autoridad de aplicación. Para el SENASA, siguiendo los parámetros de la
Organización
Mundial
toxicológicas:
Ia
para
la
Extremadamente
Salud
(OMS),
peligrosos,
existen
Ib
Muy
cinco
clases
peligrosos,
II
moderadamente peligrosos, III ligeramente peligrosos y IV Normalmente no
pruducen peligro.
El endosulfán, está dentro de la clase toxicológica Ib “Muy Peligroso”. Es
un pesticida organoclorado que tiene capacidad para producir intoxicaciones
agudas o crónicas en seres humanos por exposición dérmica, respiratoria,
digestiva o conjuntiva. Puede generar riesgo de contraer cáncer de mama,
cáncer de hígado, leucemia, enfermedades neurodegenerativas tales como
paralisis cerebral, epilepsia, retardo mental, alzheimer, malformaciones en
recien nacidos, etc. El endosulfán es utilizado para combatir insectos,
principalmente en las plantaciones de soja y tabaco.
El glifosato, es un herbicida utilizado fundamentalmente para la soja
transgénica. Conforme al Senasa este agroquímico está dentro de la clase
toxicológica IV considerada como “normalmente no ofrece peligro”. Sin
embargo, según un estudio reciente del microbiólogo del Conicet Andrés
Carrasco el glifosato en intoxicaciones crónicas puede generar riesgo de
producir malformaciones neuronales, intestinales y cardíacas en los seres
humanos. En forma coincidente con Carrasco el científico Eric Seralini,
especialista en biología molecular de la Universidad de Caen de Francia, uno
de los referentes más importantes europeos en el estudio de los agrotóxicos
sostiene que “el glifosato estimula la muerte de las células de embriones
humanos”. Asimismo la Dra. en Quimica Argelia Lenardon del INTEC
(Instituto de Desarrollo Tecnológico para la Industria) afirma que el glifosato
en la forma comercial conocida como “Roun dup” contiene una sustancia
denominada polioxietilenoamina que se agrega en dicho producto como
estirante para penetrar en la cutícula de la planta, el cual es tres veces más
tóxico que el glifosato puro, y puede provocar trastornos en el sistema
nervioso central, problemas respiratorios y la destrucción de globulos rojos
en los seres humanos.
Conforme a lo expuesto, no cabe duda que si como consecuencia de una
fumigación ilegal con agrotóxicos se contamina el agua, el suelo, la
atmófera o el ambiente en general, se lo está haciendo de un modo
peligroso para la salud de las personas.
También es posible encuadrar –según las circunstancias del caso- una
fumigación ilegal con agroquímicos en el delito de Envenenamiento o
adulteración de aguas potables, o sustancias alimenticias o medicinales
contemplado en el art. 200 del Código Penal que reprime con reclusión o
prisión de 3 a 10 años al que envenenare o adulterare, de un modo peligroso
para la salud, aguas potables o sustancias alimenticias o medicinales,
destinadas al consumo de las personas. Este delito se agrava con reclusión o
prisión de 10 a 25 años si resultare la muerte de alguna persona.
A su vez, también se puede llegar aplicar la forma culposa de dicho ilícito, es
decir el Envenenamiento o Adulteración culposo de aguas potables,
sustancias alimenticias o medicinales, previsto en el art. 203 del Código
Penal,
que
reprime
con
multa
de
hasta
30.000
pesos
cuando
el
envenamiento o la adulteración fuere cometida por imprudencia, negligencia,
impericia o por inobservancia de los reglamentos u ordenanzas. Este delito
se agrava con prisión de seis meses a cinco años si resultare enfermedad o la
muerte de alguna persona.
Otro de los ilícitos contra la salud pública en los que puede llegar a
tipificarse una fumigación ilegal con agroquímicos, es en el delito de
Distribución de mercaderia peligrosa para la salud contemplado en el art.
201 del Código Penal que reprime con reclusión o prisión de 3 a 10 años al
que vendiere, entregare o distribuyere medicamentos o mercaderías
peligrosas para la salud, disimulando su carácter nocivo.
Este delito contempla también una forma culposa de comisión: Distribución
culposa de mercaderia peligrosa para salud previsto en el art. 203 del
Código Penal que reprime con multa de hasta 30.000 pesos cuando la
distribución de la mercadería peligrosa para salud de las personas fuere
cometida por imprudencia, negligencia, impericia, o inobservancia de los
reglamentos u ordenanzas. A su vez se agrava con prisión de 6 meses a 5
años si resultare enfermedad o la muerte de alguna persona.
En la ciudad de Córdoba actualmente se tramita por ante la Fiscalía de
Instrucción del Distrito III Turno 6º de esta ciudad, a mi cargo, una causa –
iniciada de oficio a raíz de una publicación efectuada en el diario “La Voz del
Interior” por el Foro Ambiental Córdoba la cual daba cuenta de la ausencia
de controles de restos de pesticidas en las frutas y verduras que se
comercializan en el Mercado de Abasto de nuestra ciudad; en dicha causa se
encuentran imputados tres productores hortícolas, las dos máximas
autoridades del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria
(Senasa) del Centro Regional Cordoba, el Director de Ferias y Mercados de la
Municipalidad de Córdoba, y el propio Intendente Municipal de esta ciudad.
A los productores hortícolas se les imputó el delito de Envenenamiento de
sustancias alimenticias previsto en el art. 200 del Código Penal, al haber
hecho fumigar con clorpirifós en plantaciones de acelga, espinaca y
lechuga, a sabiendas de que tal agroquímico no estaba autorizado para
aplicarse a dichas especies vegetales por ser peligroso para la salud de las
personas, conforme lo establecido en las resoluciones Nº 256/2003 del
SENASA y Nº 507/2008 de la Secretaría de Agricultura, Ganadería,
Pesca y Alimentos de la Nación, habiendo con dicha conducta envenenado,
en forma consciente y de un modo peligroso para la salud, aquellos
productos agrícolas destinados a ser consumidos por la población luego de
su distribución y comercializaciòn en el Mercado de Abasto Municipal de
esta ciudad.
A los funcionarios del SENASA, se les atribuye el delito de Omisión de los
deberes de funcionario público (art. 249 Código Penal) y Distribución
culposa de mercaderia peligrosa para la salud (art. 203 Código Penal),
atento a que habrían omitido implementar en el Mercado de Abasto de
nuestra ciudad el “Plan de Monitoreo y Vigilancia del Sistema de Control
de Productos Frutihortícolas Frescos” (Sicofhor) establecido mediante
Resolución Nº 42/2008 del SENASA; habiendo posibilitando con dicha
conducta negligente que los mencionados vegetales contaminados con aquél
agroquímico –peligroso para la salud- fueran distribuidos y comercializados
para ser consumidos por los habitantes de nuestra ciudad.
Al Director de Ferias y Mercados de la Municipalidad de Córdoba se le
imputó los delitos de Omisión de los deberes de funcionario y público (art.
249 Código Penal) y Distribución culposa de mercadería peligrosa para la
salud (art. 203 Código Penal), al haber omitido implementar en el Mercado
de Abasto de la ciudad de Córdoba un plan de monitoreo para detectar la
presencia de residuos de plaguicidas (prohibidos, no autorizados o que
excedan el límite de tolerancia máximo permitido) en las frutas y verduras
que allí se distribuyen conforme lo exigido por la Resolución Nº 148/2007
dictada por el Senasa; y posibilitado con dicha omisión que se distribuyera
acelga, espinaca y lechuga contaminada con el agrotóxico clorpirifós para ser
consumida por las personas.
Al Intendente Municipal de la ciudad de Córdoba se le imputó los delitos de
Abuso de Autoridad (art. 248 3er. supuesto Código Penal) y Distribución
culposa de mercadería peligrosa para la salud (art. 203 Código Penal), al
haber omitido disponer la implementación de un plan de monitoreo en el
Mercado de Abasto de esta ciudad para detectar la presencia de residuos de
plaguicidas (prohibidos, no autorizados, o que excedan el límite de tolerancia
máximo permitido) en las frutas y verduras que allí se distribuyen luego de
haber tomado conocimiento de la falta de cumplimiento por parte del
Director de Ferias y Mercados Municipal de la Resolución Nº 148/2007
dictada por el Senasa, y de ese modo inobservar la Ordenanza Municipal Nº
8849/1992 y la Carta Orgánica Municipal de la ciudad de Córdoba (arts. 28
inc. 3º y 33). También se le endilgó responsabilidad por haber posibilitado,
con la inejecución de las referidas normativas, que se distribuyera en el
Mercado de Abasto Municipal acelga, espinaca y lechuga contaminada con el
agrotóxico clorpirifós.Tras una compleja investigación, en dicha causa se formuló acusación en
contra de todos los mencionados imputados mediante el dictado la
correspondiente requisitoria de citación a juicio, pronunciamiento éste que
aún no se encuentra firme toda vez que los imputados se han opuesto al
mismo.-
El agr oquímico clorpirifós es un insecticida organofosforado que puede
afectar el sistema nervioso en los seres humanos. La EPA (Agencia
Ambiental
de
los
Estados
Unidos
de
Norteamérica)
y
la
Agencia
Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) dependiente de la OMS
lo consideran como posible carcinógeno. Para el SENASA se encuentra en la
clase toxicológica II “moderadamente peligroso”.
Las resolución Nº 256/2003 dictada por el SENASA, establece cuales son
los agroquímicos que se encuentran totalmente prohibidos para su uso,
cuales son los que están autorizados según el producto o subproducto
agropecuario de que se trate, y fija los límites máximos de tolerancia
permitida de residuos plaguicidas para tales productos o subproductos
agropecuarios.
La resolución Nº 507/2008 dictada por la Secretaría de Agricultura,
Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación modificó la resolución Nº
256/2003 del SENASA. Prohibió nuevos agroquímicos (actualmente existen
26 agroquímicos prohibidos, entre ellos Aldrin, Arsénico, D.D.T., Paration,
etc.), modificó el listado de los agroquímicos autorizados y también los
límites máximos de tolerancia permitida de residuos plaguicidas de algunos
productos
y
subproductos
agropecuarios.
Actualmente
existen
276
principios activos autorizados para uso agropecuario.
La resolución 42/2008 dictada por el SENASA pone en funcionamiento el
“Plan de monitoreo y vigilancia” del SICOFHOR (que es el sistema de
control de restos de plaguicidas en frutas y hortalizas), y estable la
obligación de los responsables del Senasa de realizar los controles en los
mercados mayoristas de frutihortícolas.
La resolución 148/2007 dictada por el SENASA establece la obligación de
que los responsables de los mercados mayoristas frutihortícolas que se
encuentren administrados por autoridades provinciales o municipales,
implementen un Plan anual de monitoreo para detectar la presencia de
residuos plaguicidas y contaminantes microbiológicos a través de un
laboratorio que integre la red de laboratorios del Senasa, o por un
laboratorio reconocido por éste.
En síntesis, la fumigación ilegal con agroquímicos es un tema complejo
no sólo por la vasta normativa existente en la materia y la falta de una ley de
agroquímicos a nivel nacional, sino también por los grandes intereses
económicos que se encuentran en juego.
Finalmente y a modo de reflexión considero que:
1)Debe sancionarse en lo inmediato una ley nacional de agroquímicos que
contenga un régimen penal que prevea figuras penales específicas
vinculadas con la utilización de agroquímicos para uso agropecuario,
fundamentalmente que contemple el delito de fumigación ilegal para los
supuestos en que se fumige –en forma aérea o terrestre- sin respetar una
franja de resguardo mínima establecida en relación con los centros poblados,
cuando se lleve a cabo con agroquímicos prohibidos, restrigidos para su uso
o no autorizados para determinado cultivo o producto frutihortícola;
debiendo también dicha ley determinar claramente si es la justicia federal o
la provincial la que tendrá competencia para investigar tales delitos.
2) Debe exhortarse a los productores agropecuarios a la no utilización de
aquellos agroquímicos que estén prohibidos, concientizarlos que deben
usar en forma “racional” únicamente aquellos que estén autorizados por
la normativa vigente, y respetar los períodos de carencia de los
respectivos agroquímicos a fin de evitar que los residuos de los mismos
puedan exceder el límite de tolerancia máximo permitido.
3) Por último debe exigirse a las autoridades responsables de controlar la
existencia de restos de agroquímicos en las frutas y hortalizas que se
comercializan en los mercados mayoristas de nuestro pais, que cumplan con
sus funciones de fiscalización, a fin de de asegurar la inocuidad de los
alimentos que consumimos y de ese modo preservar nuestra salud.-
CARLOS A. MATHEU
Fiscal de Instrucción Distrito III Turno 6º
Poder Judicial Provincia de Córdoba
Descargar

FUMIGACIONES ILEGALES

Contaminación del agua por agroquímicos

Contaminación del agua por agroquímicos

Protección del medio ambienteSustancias contaminantes de la tierra y el aguaDerrame de compuestos químicos, pesticidad y fertilizantes

Seguridad en el uso de los Agroquímicos

Seguridad en el uso de los Agroquímicos

Accidentes con los plaguicidasPulverizaciónAlmacenamiento de productos químicos

Fecha: Junio 2006 Origen: Maestría Procesal Penal UASD.

Fecha: Junio 2006 Origen: Maestría Procesal Penal UASD.

Derecho PenalReglas de imputaciónCulpabilidadAntijurididadTipicidadCasos