Los alimentos y su relación con el distrés
En la vida cotidiana vivimos diversas situaciones, muchas de las cuales pueden generarnos estados de
temor, miedo, pánico, siendo advertidos a través de nuestros sentidos o pensamientos (estímulos
internos o externos de carácter físico, químico o social). Es a partir de estas emociones que se
desencadenan en nuestro cuerpo, a modo de respuesta, una serie mecanismos de defensa de forma
fisiológica que nos permiten enfrentarlas.
Pero en el caso de que estos mecanismos persistan y se repitan excesivamente aumentando su
frecuencia e intensidad pueden producir trastornos psicofisiologicos, generando una situación de
carencia, desgastando nuestro organismo y es a lo llamamos distrés.
El estrés entonces seria una herramienta que utiliza nuestro cuerpo de forma natural para la
supervivencia, su persistencia en el tiempo seria la situación que genera el desequilibrio. Nuestro cuerpo
responde sin que sea necesaria una decisión consciente.
Este proceso esta mediado por un sistema de regulación que incluye al eje Hipotalamico - HipofisarioAdrenal y al sistema nervioso autónomo (o vegetativo: es el conjunto de estructuras nerviosas que se
encargan de regular el funcionamiento de los órganos internos y controla alguna de sus funciones de
manera involuntaria e inconsciente) y a las hormonas suprarrenales. Cuando las situaciones conflictivas
perduran en el tiempo, las glándulas suprarrenales se agotan, bajan las defensas y se debilita el sistema
inmunológico.
Las glándulas suprarrenales se encuentran ubicadas en el polo superior de cada riñón.
Están constituidas por la medula suprarrenal productora de catecolaminas (dopamina, adrenalina y
noradrenalina) a partir del aminoácido tirosina que proviene de la dieta o de la hidroxilacion de la
fenilalanina.
Señales de sobrecarga de estrés
 Las personas que están pasando por una sobrecarga de estrés pueden tener síntomas mentales
y/o físicos.
 Mentales:
-ansiedad o ataques de pánico,
-constante presión, confusión y apresuramiento,
-irritabilidad y melancolía,
-tristeza o depresión.
 Físicos:
-problemas estomacales, dolores de cabeza y dolores de pecho,
-reacciones alérgicas: eczema y asma,
-alteraciones del sueño,
-beber o comer en exceso, fumar o usar drogas,
-desequilibrios hormonales,
-abuso de estimulantes y/o ansiolíticos.
Para la síntesis de las catecolaminas (adrenalina, noradrenalina y dopamina) es necesaria la presencia
del acido ascórbico (conocido comúnmente como vitamina C)
La vitamina C es una vitamina hidrosoluble que se forma en el hígado y el riñón de la mayoría de los
animales a partir de la glucosa.
Actúa como donador de electrones o receptor de oxigeno para estabilizar otra molécula (función
antioxidante) como por ejemplo el hierro haciéndolo más soluble y mejorando su absorción.
En los seres humanos se absorbe en el intestino a través de los mismos receptores de la glucosa para
entrar a la célula. Por eso el consumo de dulces o carbohidratos simples disminuye la absorción de
vitamina C al competir por estos receptores.
Al ser tan similar a la glucosa cuando necesitamos vitamina C, preferimos comidas dulces por su
similaridad estructural.
La producción de vitamina C esta relacionada con el nivel de estrés, bajo una situación estresante hay
aumento en la producción de la misma.
Fuentes de vitamina C: Los vegetales la forman a partir de la glucosa: es abundante en hojas verdes,
brócoli, limón y papa.
La deficiencia de vitamina C ocasiona numerosos síntomas: dificultad de cicatrización, dolores
articulares, fatiga, neuropatías. La avitaminosis: produce el escorbuto: hemorragias por alteraciones de
los capilares.
El estado de distres genera cansancio, angustia, irritabilidad, insomnio, dificultad para la concentración e
hiperactividad mental, entre otras cosas.
Es por eso que debemos ayudar a nuestro organismo a recuperar su armonía, muchas veces la amenaza
desaparece, pero nuestro cuerpo sigue en estado de tensión, se encuentra aun percibiendo ese
estimulo que lo mantiene en alerta, esto provoca además de angustia por seguir percibiendo esa
sintomatología, un agotamiento de las reservas. Por eso, una de las medidas que podemos llevar a cabo
seria evitar el agotamiento de las glándulas suprarrenales, recargándolas de energía y para eso
podemos:
-
-
-
-
-
-
Disminuir el consumo de bebidas excitantes (café, te, gaseosas) ya que estimulan la secreción
de adrenalina por parte de las suprarrenales.
Disminuir el consumo de azucares simples, golosinas, amasados de pastelería ya que tienen
acción en la glucemia (azúcar en sangre) haciendo que las suprarrenales se exijan para
compensarla.
Incorporar cereales y harinas integrales (equilibran la Insulina) y azúcares de frutas frescas y
desecadas, en cuanto al azúcar, incorporar de bajo índice glucemico como el mascabo,
eliminando edulcorantes ya que no brindan energía.
Evitar grasas saturadas (lácteos y carnes) y equilibrar el colesterol incorporando huevos,
incorporar acidos grasos poliinsaturados (grasas “buenas”) como pescado, nueces, almendras,
semillas zapallo, lino, girasol y sésamo, aceitunas, paltas, aceites de primera presión como el
oliva y girasol.
Evitar los fiambres y embutidos ya que su consumo aumenta la cantidad de neurotransmisores
que exacerban la actividad.
Aumentar el consumo de vitamina C, ya que se pierden grandes cantidades durante el estado
de estrés, a partir de vegetales de hojas verdes, anaranjados (tomate, zanahoria, calabaza, etc)
y en frutas frescas.
Consumir vitaminas del grupo B ya que tienen un papel fundamental para aliviar la ansiedad y
mejorar el estado de ánimo. Las podemos encontrar en la levadura de cerveza, en los cereales
integrales, hojas verdes, yema de huevo, legumbres.
Agregar algas en las ensaladas, woks o vegetales al vapor.
Incorporar durante el día infusiones con hierbas ansiolíticas: manzanilla, tilo y pasiflora para
bajar el estrés durante el día, etc. La valeriana mejora el sueño.
Lic. Natalia Frattolillo
Descargar

Los alimentos y su relacion con el estres