EL OLOR DE MI MASCOTA ES NORMAL?.
En muchas ocasiones nuestra mascota tiene un olor peculiar y aunque lo bañemos no se
le quita el olor, esto es debido en la mayoría de las ocasiones por unas glándulas que
están en la base del ano, también son conocidas como sacos anales, estas son dos
pequeñas glándulas que están situadas a ambos lados del ano, miden alrededor de un
centímetro de diámetro, situados abajo de la abertura anal, estas glándulas producen una
sustancia que se secreta a través de conductos dentro del recto cuando la presión es aplicada
en las glándulas, comúnmente por el paso de heces. Esta
sustancia suele ser una sustancia líquida, de color marrónamarillento tiene un fuerte olor que es muy desagradable a
los seres humanos pero muy útil a los animales para marcar
su territorio.
En los animales sanos, las bolsas anales son vaciadas
regularmente por el paso de las heces. De éste modo, añade
una clara señal olfativa para los otros animales a las heces.
Además, en una situación de extremo miedo un perro o gato
puede vaciar estas glándulas. De esta manera, su entorno es
disuadido por el típico mal olor del contenido de las
glándulas anales.
¿Qué puede salir mal con las glándulas anales?
En nuestras mascotas, las glándulas anales pueden causar a
menudo problemas de salud.
Síntomas
Los perros a menudo tienen problemas con sus glándulas anales, en los gatos también vemos
este tipo de problemas, pero son mucho menos frecuentes. Los problemas suelen comenzar
con que las bolsas se llenan en exceso.
La causa de esto es a menudo confusa, pero puede deberse a una diarrea o a un (temporal)
cierre de las aberturas de salida por un trozo de contenido más grueso de lo normal.
Una posición (debido a, por ejemplo, exceso de peso) o diámetro anormal de las aberturas de
salida podría desempeñar un papel, pero probablemente la irritación de la zona perianal
debida a una infección, y la siguiente inflamación de la mucosa anal de las bolsas, es la causa
más frecuente. A menudo los problemas son persistentes y reaparecen una y otra vez.
Las secreciones anales de la glándula no se lanzan a veces naturalmente y se acumulan
provocando que se espese la secreción y por lo tanto la obstrucción del conducto y a veces
incluso a la infección y abscesos. Usted pudo haber visto su mascota con su cola para arriba,
arrastrando el trasero a través del piso. Esto es un intento de aliviar la presión y el malestar de
glándulas anales afectadas y se llama “hacerse cochesito” puede causar daño al ano e indica
que su mascota está teniendo apuro con sus glándulas anales y necesita un cierto tipo de
intervención; en ocasiones se confunde con la parasitosis, por ello es importante consultar a
un veterinario para diferenciarlo.
Cuando las bacterias encuentran una manera de entrar en las glándulas, la infección puede
ocurrir y llevar a un absceso. Su mascota puede lloriquear o gritar al intentar defecar, esto
debe alertarle a la posibilidad de infección. Esto se manifiesta como una hinchazón dolorosa y
fluctuante, pero a menudo el absceso ya está roto y se ve una especie de pequeño cráter.
Además, en la zona anal pueden aparecer fístulas anales. Estos se originan por lo general en la
glándula anal, pero no siempre.
Por último, también es posible que exista un tumor en el área alrededor del ano (el tumor
benigno de las glándulas perianales que va creciendo bajo la influencia de la testosterona ó el
Circum-carcinoma de la glándula anal, un tumor maligno con consecuencias potencialmente
graves).
Prevención y tratamiento
Las glándulas anales deben
ser palpadas y exprimidas
regularmente cuando sea
necesario para vaciar la
acumulación de secreciones
de la glándula. Esto se puede
hacer por su veterinario, o
también por usted solo debe
de conseguir la destreza de
esto
no
es
difícil
especialmente una vez que le
han demostrado la técnica.
Para exprimir las glándulas
anales
de
su
animal
doméstico utilice sus dedos o un pulgar y un índice para aplicar suavemente presión de
cualquier lado de la abertura anal en el exterior de las glándulas. Presione hacia adentro y
hacia arriba y usted debe ver el líquido.
Después de vaciar las glándulas infectadas es posible enjuagarlos con un producto
desinfectante. Si hay una infección aguda, se puede introducir una pomada con un
antiinflamatorio y un antibiótico en las bolsas anales. Puede incluso requerir un tratamiento
con un antibiótico oral, siempre consulte a su veterinario antes de medicar a su mascota.
Si existe un absceso éste debe ser abierto, y enjuagado. Si los problemas son recurrentes será
necesaria una intervención quirúrgica mediante la cual las glándulas son eliminadas por
completo. Esta intervención es un buen método para liberar a su animal de los desagradables
problemas recurrentes. Nunca optamos de entrada por una intervención porque ésta no es
completamente sin riesgo. Además del siempre presente riesgo de la anestesia, hay un muy
pequeño riesgo de incontinencia de las heces, ya que se opera cerca del esfínter del ano.
Una dieta alta en fibra también ayudará a prevenir el impacto pues los movimientos de
intestino sanos exprimirán las glándulas naturalmente.
Para cualquier duda o comentario sobre este artículo por favor comuníquese con nosotros por
medio de e-mail [email protected] o visite nuestra página www.vetlesant.jimdo.com,
quedamos a sus órdenes.
MVZ Leslie White Ortega
Descargar

Descarga - Vet

Paperas

Paperas

SaludVacunasContagioVirusGlándulas salivaresInflamaciónEnfermedadesEsterilidad

Glándulas

Glándulas

HipófisisGónadasÓrganos del cuerpo humanoAnatomíaGlándulas adrenales, de Cowper, lacrimales, paratiroides, tiroides

660 640 620 600 580 560 540 520 500 480... Cantos primitivos a Himnos de los Himnos de Anales de...

660 640 620 600 580 560 540 520 500 480... Cantos primitivos a Himnos de los Himnos de Anales de...

CantosLeyesHimnosFiguras relevantesEje cronológicoAnales

Epitelios, mesotelios

Epitelios, mesotelios

Secretora mucosaConducto en el huesoSecreción apocrina, merocrina, holocrinaSerosa