“Dios habla a los hombres como amigos”
La ‘Dei Verbum’
Un documento laborioso
La Dei Verbum (Palabra de Dios) es el documento del concilio Vaticano
II que más demoró en elaborarse: seis años, desde mediados del ‘59,
hasta noviembre del ‘65. Ocupó el aula conciliar durante tres años. En el
documento de liturgia se trabajó algo más de un año; dos años en el de la
Iglesia, y catorce meses en el de la Iglesia en el mundo.
Juan XXIII nombró una Comisión que tenía que recoger consejos,
sugerencias, propuestas, pareceres, de los obispos del mundo entero, de
toda la estructura de la Curia romana, de las facultades que enseñasen
teología y derecho en las universidades católicas.
Los aportes fueron muy abundantes y realizados con mucha libertad de
espíritu. Se pedía que el documento no priorizase la condena de
errores y desviaciones, y que el tono fuese doctrinal y pastoral. Dos
acentos: recomendar y facilitar la lectura de la Sagrada Escritura, poner
en claro la relación entre la naturaleza de la Tradición y de la Escritura.
Los diversos esquemas
Aparece un primer esquema, el de las “fuentes”, con cinco capítulos:
la doble fuente de la revelación, la inspiración e inerrancia (no puede
contener error) de la Sagrada Escritura, el Antiguo Testamento, el Nuevo
Testamento, la Sagrada Escritura en la Iglesia.
Desde el primer día, una neta mayoría se manifestó en contra del
esquema, acusándolo de permanecer ajeno a preocupaciones pastorales
y ecuménicas, y de utilizar un estilo docente y escolástico que acentuaba
en demasía la autoridad del magisterio, olvidando que el magisterio está
subordinado a las Sagradas Escrituras.
Consultados los Padres, de los 2.209 presentes, hubo 19 votos nulos, 822
que aceptaban el esquema como base de discusión, y 1.368 que lo
rechazaban. El reglamento exigía dos tercios de los votos para rechazar
un esquema: la mayoría del 62% no fue suficiente. Entonces intervino la
autoridad papal: Juan XXIII decidió encargar su reelaboración a una
comisión especial. Este hecho causó un profundo impacto entre los
cristianos no católicos, al demostrar la importancia de una autoridad
primada en la iglesia.
El segundo esquema propuesto se centró en Dios que habla como la
única fuente de la revelación. El título cambia a la revelación divina; la
extensión se reduce a la mitad; y, en las cuestiones claves, asume una
actitud totalmente nueva.
Aprobado como base de discusión, recibió 3.000 observaciones y 2.481
enmiendas. Algunos encontraban el lenguaje falto de precisión; otros,
demasiado escolástico. Unos alababan la ausencia de condenaciones;
otros le achacaban un afán de encontrar errores. Había quienes querían
dar más ánimo a los exegetas; otros temían su osadía.
Se pedía aclarar que no se revelan tanto verdades sobre Dios cuanto
Dios mismo; que este se manifiesta no solo con palabras, sino
también con obras; y que se destacase claramente el puesto de Cristo
como mediador, plenitud y consumación de esa revelación.
Se solicitaba acentuar el lugar la Tradición y la Escritura en la catequesis
y en la vida sacramental, y recomendar la lectura privada a todos los
fieles, y especialmente a seminaristas y religiosos.
Por último, los Padres conciliares proponían un trabajo en común con
otras comunidades cristianas para lograr traducciones modernas.
Un nuevo texto
Los peritos clasificaron y valoraron las observaciones y elaboraron el texto
que sustituiría al producido por la Comisión mixta un año antes. La
revisión fue radical, y el nuevo texto se sometió a la discusión en el aula
conciliar. En los debates del aula intervinieron 69 padres, y otros 33
presentaron sus intervenciones por escrito. No aparecieron muchas
novedades de fondo, sobre todo si se piensa en las radicales
transformaciones operadas entre el segundo y tercer esquemas.
¡A votar!
El 20 de septiembre de 1965, siete días después de comenzada la última
sesión, comenzaron las votaciones sobre el esquema, que duraron tres
días.
Las votaciones fijadas eran 20. Cada capítulo se dividió en dos o tres
partes, que abarcaban diversos números. Se votaba cada una de las
partes respondiendo “de acuerdo” o “no de acuerdo”. A esto seguía la
votación del texto entero de cada capítulo y aquí cabía una tercera
respuesta: “estoy de acuerdo, pero con estas modificaciones” (modos).
El promedio de participantes en la votación de cada una de las partes fue
de 2.143: cinco votos nulos, 2.114 positivos y solo 24 negativos. Apenas
un 1,1 % estuvo contra el esquema.
El promedio de participación en las votaciones de los capítulos fue de
2.161 votantes: hubo 1.903 votos positivos (88%) y 249 que presentaron
modificaciones, modos, (un 11,5%). Pero los modos concretos sumaban
un total de 1.498, y muchos eran coincidentes. Estos quedaron reducidos
a 212 (39 al capítulo primero, 60 al segundo, 38 al tercero, 18 al cuarto, 24
al quinto y 33 al sexto).
Las tres cuartas partes de los modos eran pequeñas correcciones de
palabras, pero había algunas correcciones importantes relacionadas a: el
papel de los obispos como sucesores de los apóstoles en el desarrollo de
la Tradición; la afirmación de la necesidad que la Sagrada Escritura tiene
de la Tradición; la extensión de la inerrancia de la Escritura, la historicidad
de los evangelios; la Tradición en la vida de la Iglesia.
El 18 de noviembre, en la 8ª sesión pública, la aprobaron 2.344
votantes, y solo 6 la rechazaron.
Afirmaciones claves:
 Dios es el sujeto y el objeto de la revelación.
 Dios no tuvo necesidad de comunicarse: lo hace libre y
gratuitamente.
 La fuente de la revelación es el amor sabio de Dios.
 La revelación comunica quién es Dios y cuál es su proyecto para el
hombre en la historia.
 Cristo es la mediación universal de toda revelación.
 Dios se revela por obras y palabras: las palabras aclaran el sentido
del actuar de Dios.
 El Magisterio no está sobre la palabra de Dios, sino que la sirve.
 Las palabras de Dios expresadas con lenguas humanas se han
hecho semejantes al habla humana, como el Verbo del Padre
Eterno se hizo semejante a los hombres.
 El desconocimiento de las Escrituras es desconocimiento de Cristo.
 Todos los fieles tienen el deber de leer la Sagrada Escritura.
Una síntesis magistral
“Quiso Dios en su bondad y sabiduría revelarse a Sí mismo y
dar a conocer el misterio de su voluntad, mediante el cual los
hombres, por medio de Cristo, Verbo encarnado, tienen acceso
al Padre en el Espíritu Santo y se hacen consortes de la
naturaleza divina. En consecuencia, por esta revelación, Dios
invisible habla a los hombres como amigos, movido por su gran
amor, y mora con ellos, para invitarlos a la comunicación
consigo y recibirlos en su compañía” (Dei Verbum Nº 2).
Jerónimo Bórmida OFM
Descargar

“Dios habla a los hombres como amigos”