LA PREHISTORIA
Como todos sabemos, la historia estudia el pasado del hombre desde que éste apareció
sobre la Tierra. Sin embargo, los historiadores acordaron organizar este pasado en dos grandes
períodos: la prehistoria y la historia, señalando como división entre ambos la aparición de la
escritura, hecho sucedido aproximadamente en el 3.500 a.C. En la actualidad, esta separación es
replanteada por la comunidad científica pues los investigadores reconocen que no todos los pueblos
del mundo conocieron la escritura en el mismo momento, por lo tanto, no entraron en los tiempos
históricos todos juntos.
La edad de piedra
Es la etapa más antigua de la humanidad, en ella aparece la piedra como el principal material
trabajado por el hombre. Esta edad comprende dos períodos bien definidos, el paleolítico (de paleo:
“antiguo” y litos: “piedra) o edad de piedra antigua y el neolítico (de neo: “nuevo” y litos: “piedra’)
o edad de piedra nueva.
El Paleolítico:
Es el período que se extiende desde hace aproximadamente 5.000.000 de años, hasta
10.000 años atrás. Durante el mismo, los hombres comienzan a fabricar las primeras herramientas,
en un principio muy simples, las que fueron perfeccionando cada vez más.
La preocupación principal era conseguir alimentos y defenderse de los grandes animales
que recorrían la Tierra, o de cualquier otro peligro que la naturaleza presentara. La forma de vida
era nómada y los hombres se alimentaban de la carne que obtenían de animales muertos, y de los
frutos, hojas o raíces que pudiesen recolectar. No producían su alimento, sólo lo consumían. Con el
tiempo aprendieron a cazar y entonces fabricaron armas y elaboraron técnicas de caza, actividad
que realizaban en cuadrillas, que requerían de una mínima organización social, de los animales lo
aprovechaban todo, la carne, la piel para abrigarse,los tendones como cuerdas y los huesos para
construir utensilios.
Además del hueso, utilizaban la piedra tallada y el silex para fabricar
herramientas. Para su mejor estudio, el período paleolítico puede separarse en tres etapas:
paleolítico inferior, medio y superior.
Paleolítico inferior: En esta etapa el hombre vagaba por la Tierra en pequeños grupos,
probablemente construyendo chozas para protegerse cuando el clima era cálido y refugiándose en
cuevas o en cavernas si el clima era frío, pues la naturaleza ha provocado en los últimos 5.000.000
de años importantes cambios climáticos en los que se sucedieron períodos cálidos, seguidos de
períodos fríos conocido como glaciaciones , en la que grandes masas de hielo cubrieron extensas
superficies continentales. La principal herramienta era el hacha de mano que se usaba para cazar,
raspar, y cortar. En esta época el hombre descubrió, tal vez de manera accidental, el fuego (Homo
Erectus), que le permitió cocinar sus alimentos , alejar a las fieras, protegerse del frío e iluminarse
en la oscuridad.
Paleolítico Medio: En esta etapa los grupos humanos se hacen más numerosos y perfeccionan sus
herramientas fabricando puntas de flechas, raspadores y hachas de mano. Aparecen también los
primeros vestigios de una cultura espiritual, creencias religiosas que surgieron por la necesidad de
dar explicación a fenómenos que para ellos resultaban misteriosos (la vida, la muerte, la lluvia, el
sol....). Celebraban rituales para que la caza les fuera propicia, para invocar a las fuerzas de la
naturaleza etc... y hace 80.000 años los neardenthales idearon los primeros ritos fúnebres.
Enterraban a sus muertos en tumbas especiales junto a trozos de carne y otros elementos (ajuar
funerario), lo que mostraría que los hombres, ya en esta época, habían imaginado alguna forma de
continuación de la vida.
Paleolítico superior: Aquí los hombres están mejor equipados para enfrentar los peligros y sacar
ventajas de la naturaleza. A la piedra se agregan el uso del hueso y del marfil, materiales con los que
se fabrican instrumentos cada vez más específicos, apareciendo entonces punzones o buriles para
agujerear, raspadores, arpones para pescar (ya que se incorpora esta actividad), lámparas de mano
en las que se quemaba grasa, para iluminación, y primitivas agujas que, enhebradas con crines y
tendones, permitían coser pieles. Se cazaban mamuts, renos, bisontes, vacunos salvajes y caballos.
Para ello el hombre incorporó el arco y la flecha y los dardos. La caza se realizaba en grupo,
existiendo una cierta división de trabajo entre los sexos. Había algunos intercambios entre las
comunidades, lo que mostraría que los grupos no estaban totalmente aislados entre sí. Los
enterramientos continúan con ritos más complejos. Se han encontrado pequeñas esculturas que se
usaban, probablemente en ritos relacionados con la fertilidad (venus) y otras muestras de arte
mobiliar, como plaquetas de piedra con grabados, etc.. Aparecen las primeras manifestaciones
artísticas de la humanidad; son pinturas de animales, sobre todo mamuts, bisontes y renos, en la
superficies rocosas de algunas cuevas. A este tipo de pintura sobre roca se la denomina “rupestre”,
además de animales podían representar escenas de la vida cotidiana, de caza, marcar el perfil de sus
manos o pintar extraños símbolos. Se ha pensado que estas pinturas formaban parte de un ritual
mágico propiciatorio de la caza.
El Neolítico: Comenzó hace aproximadamente 10.000 años en la zona de Oriente Próximo y sus
transformaciones son tan importantes que los historiadores las llaman “la revolución neolítica”. El
hombre comienza a producir sus alimentos a partir de la domesticación de plantas y animales: el
paso decisivo fue plantar deliberadamente semillas en un suelo adecuado y cultivar la tierra. Las
primeras plantas obtenidas fueron el trigo y la cebada, a las que se incorporaron luego el arroz, otros
cereales y legumbres. Los excedentes de la cosecha se almacenaban en graneros, permitiendo que
los hombres pudiesen guardar alimentos para los períodos de escasez. También aparece la alfarería,
como una necesidad, pues había que fabricar recipientes para contener las semillas y los granos.
De algunas plantas, como por ejemplo el lino y el algodón, se obtendrán posteriormente fibras, que
hiladas en los husos y tejidas en telares se convertirán en telas, dando inicio a la industria textil.
Con respecto a los animales, probablemente haya sido la observación de los mismos lo que puso de
manifiesto que esas bestias podían ser domesticadas y convertirse en una importante reserva de
alimentos y pieles sin necesidad de matarlos, como es el caso del ovino, que provee lana y leche.
Las viviendas estuvieron hechas en barro, cañas, leños o piedras, y las herramientas para
construirlas fueron más específicas. Entre ellas se destacó el “hacha de piedra pulida’. La técnica de
la piedra pulida se realizaba en una roca de grano fino y luego se afilaba por medio de un pulido a
base de arena, lo que permitió una mejora en las herramientas, con filos mas cortantes. El dominio
de la agricultura hizo a los hombres sedentarios y aparecen, entonces, las primeras aldeas y con
ellas el crecimiento de los grupos familiares, la división del trabajo y la organización social. Las
aldeas se situaban en lugares elevados, cerca de cursos de agua y junto a sus rebaños y campos de
cultivo. Eran aldeas autosuficientes, aunque hay indicios de intercambios con otras aldeas cercanas.
Estos hombres y mujeres también tenían sus creencias religiosas y sus manifestaciones
artísticas, como demuestran algunos restos de pequeños santuarios en algunas edificaciones, y
muchos restos de arte mobiliar.
Edad de los metales
Es la etapa en la cual el hombre descubre el uso de los metales y los incorpora a su cultura
para fabricar distintos elementos. Aparece entonces la metalurgia en Oriente Próximo en torno al
año 5.000 ad. Cristo. Los historiadores reconocen tres edades de los metales, según el material
usado con más intensidad: Edad de cobre, Edad de bronce y Edad de Hierro. El cobre fue el primer
metal utilizado, seguido del bronce, cuando el hombre aprendió a fundir cobre con estaño. Con
estos metales se hicieron cuchillos, espadas, puñales, vasijas, adornos, herramientas, etc. Por último
apareció el hierro, pero el uso de este metal, que permitió la fabricación de armas, herramientas y
otros elementos de gran dureza, se logró alcanzar ya en los tiempos históricos.
El trabajo de la metalurgia era muy especializado, por lo que sus artesanos fueron los
primeros en recibir alimentos a cambio de sus productos. Con la especialización aparecieron
joyeros, herreros, ceramistas, etc...Se desarrollaron mas intercambios y el comercio, aparecen las
primeras técnicas de navegación e inventan la rueda. Todas esta innovaciones provocaron el
crecimiento de las aldeas, convirtiéndose algunas en las primeras ciudades, dentro de las que
empieza a haber unos grupos mas ricos y poderosos. La necesidad de defenderse hizo que se
eligiera entre los guerreros de la ciudad a un caudillo o rey, que la gobernaría.
En la edad de los metales aparecen los megalitos, monumentos construidos con grandes lozas
de piedra, menhir, dolmen y crómlech. El menhir es una piedra clavada verticalmente en el suelo
que se cree podía ser una marca territorial. El dolmen es una cámara funeraria con varias piedras
verticales cubiertas por unas losas también de piedra. El crómlech es un conjunto de piedras
verticales con losas horizontales encima que forman un circulo, su función podría estar relacionada
con los rituales o el culto solar.
La prehistoria en la península ibérica:
-El paleolítico:
Hay pobladores en la península ibérica desde muy antiguo, en el yacimiento de Atapuerca
(Burgos) están los restos mas antiguos que se han hallado hasta ahora (1 millon de años).. Los
pobladores (homo antecessor) vivían en campamentos al aire libre y cerca de los rios, sus
herramientas eran muy toscas. Luego los neardenthales vivieron en cuevas y abrigos y empezaron a
utilizar herramientas mas especializadas. Al final del paleolítico el homo sapiens sapiens incorporó
materiales como el hueso y el asta, y realiza las primeras muestras de arte. En la península ibérica
hay muchas muestras de arte rupestre, con dos zonas bien diferenciadas: la zona cantábrica, mas
naturalista, donde se representan animales aislados y de colores vivos, y donde destaca la cueva de
Altamira (una de las mejores del mundo en arte rupestre); y la zona levantina, mas esquemática y
donde predominan escenas de grupo o de la vida cotidiana, y están pintadas de un solo color.
-El neolítico:
Las primeras comunidades neolíticas de la península aparecen hacia el VI milenio ad.
Cristo, los yacimientos mas antiguos están en la costa mediterránea y se caracterizan por la llamada
cerámica cardial (el cardiúm era un molusco con cuya concha se hacían marcas en la cerámica). Los
megalitos no llegaron a la península hasta el final del neolítico y continuaron durante la edad de los
metales, hay muchos en Cataluña, País Vasco, Extremadura, Galicia y Andalucía.
-La edad de los metales:
La metalurgia del cobre se extendió en torno al III milenio ad. Cristo, destaca la cultura de
los Millares (2300 a. C.) que se originó en Almería. En torno al 1500 a. C., se desarrollaron culturas
conocedoras del bronce, como la del Argar, también en Almería, con enterramientos individuales y
casas de piedra y adobe. El uso del hierro no se conoció hasta el I milenio a. C., gracias a la llegada
de pueblos colonizadores del
(celtas).
Mediterráneo (fenicios, griegos, cartagineses) y Centroeuropa
La evolución y el proceso de hominización:
La formación del planeta tierra y como surgió la vida en el, es un tema que aun hoy día crea
debates entre los científicos, nosotros vamos a saltar algunos pasos hasta llegar a la aparición de los
primeros mamíferos.
Aparición de los mamíferos
Hace 200 millones de años desaparecieron los grandes reptiles llamados dinosaurios
comenzó el desarrollo de los mamíferos. Eran pequeños animales que dejaron el suelo para trepar a
los árboles. El salto a la vida sobre los árboles se debió, posiblemente, a la necesidad de sobrevivir.
Surgimiento de los primates
Hace 40 millones de años, entre los mamíferos se desarrollaron diferentes tipos de monos
llamados primates. Los primeros primates fueron animales pequeños, de hábitos nocturnos, que
vivían (casi siempre) en los árboles. Con el tiempo, algunos de éstos fueron cambiando sus hábitos
y características físicas: su cráneo fue mayor, creció su cerebro, podían tomar objetos con las
manos, adaptarse al día y alimentarse de frutas y vegetales.
Los homínidos
Se llama así a una de las dos familias de monos en que se dividió el grupo de los primates.
Mientras que en la familia del orangután, del gorila y del chimpancé no hubo cambios, hace 15
millones de años en la familia de los homínidos comenzó la evolución hasta el actual.
El proceso de hominización
Los cambios que convirtieron a los primates en seres humanos fueron lentos y complejos, el
primero de ellos fue la adquisición de la posición vertical y la marcha bípeda, lo que les otorgaba un
mayor campo de visión y les liberaba las manos para manipular y fabricar útiles, este cambio
también facilitó el aumento de la capacidad craneal y el desarrollo del cerebro.
El descubrimiento del fuego y de útiles para ablandar y cortar los alimentos, dio lugar a la
disminución del tamaño de las mandíbulas y de los dientes, apareciendo así el mentón y la frente
plana y dando al ser humano su imagen actual. Todos estos cambios contribuyeron a incrementar su
inteligencia y a mejorar la capacidad de comunicarse, lo que dio lugar a la aparición del lenguaje. El
ser humano fue capaz de conocer el medio y de crear los instrumentos y técnicas necesarios para
dominarlo, pudiendo transmitir estos conocimientos a las generaciones posteriores
Los primeros homínidos y el largo camino hacia el hombre
Diversas fueron las especies que unieron al hombre actual con
los primeros homínidos. Las especies que representaron verdaderos
saltos evolutivos, es decir, verdaderos momentos de cambio, fueron
las siguientes:
Australopithecus:(1,10 m. 40 kg.) fue el primer homínido bípedo
(caminaba en dos patas y podía correr en terreno llano). Poseía
mandíbulas poderosas y fuertes molares. Su cerebro tenía un
volumen inferior a los 400 centímetros cúbicos. De aquí se deduce
que el andar erguido se produjo mucho antes que la expansión del
cerebro. El primer australopithecus fue encontrado en la década de
1960 en África oriental. Utilizaba palos y piedras, pero no fabricaba
útiles de manera consciente.
Homo habilis:(1,59 m. 50 kg.) coexistiendo con el australopithecus
apareció esta especie de homínidos. Tenían un cerebro más grande,
alrededor de 700 centímetros cúbicos. Su característica más
importante fue el cambio en su forma de alimentación: ya no sólo
comían frutas y vegetales sino también animales.El homo habilis
cazaba intencionalmente y fabricaba utensilios para hacerlo, además
podía hablar.
Homo erectus:(1,60 m. 60 kg.) algunos lo consideran el
representante directo del hombre. Son los primeros homínidos que
se distribuyeron ampliamente por la superficie del planeta, llegando
hasta el sudeste y este de Asia. Poseían un cerebro mayor que el del
homo habilis: alrededor de 800 centímetros cúbicos. Conocían el
uso del fuego y fabricaron la primera hacha de mano. Fueron los
primeros en realizar cacerías en grupo. El primer homo erectus fue
encontrado en java (Oceanía) a fines del siglo pasado.
Homo sapiens:(1,65 m. 80 kg.) vivió en Europa, en África y en
Asia. Los hallazgos arqueológicos reflejan cambios importantes en el comportamiento de esta
especie: utilización de instrumentos de piedra y hueso más trabajados, cambios en las formas de
cazar, uso y dominio del fuego, empleo del vestido, aumento en el tamaño de las poblaciones,
manifestaciones rituales, primeros enterramientos. El representante del homo sapiens más antiguo
es el hombre de Neanderthal (Alemania), y en tiempos más modernos, el hombre de CroMagnon
(Francia).
Homo sapiens sapiens:(1,70 m. 7 kg.) Sus características físicas son las mismas que las del
hombre actual. Su capacidad cerebral es de alrededor de 1400 centímetros cúbicos. Se cree que
apareció en Europa hace alrededor de 40.000 años. Mejora aun mas la fabricación de útiles de hueso
y asta y crea las primeras manifestaciones artísticas. El homo sapiens sapiens es el que protagonizó,
a partir del año 10.000 a.C., cambios muy importantes en la organización económica y social, como
las primeras formas de agricultura y domesticación de animales, y la vida en ciudades (Neolítico).
Para terminar, aquí os dejo este interesante enlace en el que podéis ampliar la información
sobre esta unidad, pulsar “control” y hacer “clic” con el ratón sobre el, los contenidos se clasifican
por periodos y están muy bien.
Tras las huellas de nuestra historia
Descargar

La Prehistoria - IES Profesor Juan Bautista

Paleolítico en la Península Ibérica

Paleolítico en la Península Ibérica

SapiensErectusBipedismoHistoria universalPrehistoriaHomo habilis

− 2millones−100.000 a.C. la etapa más larga −Inferior − Dos culturas

− 2millones−100.000 a.C. la etapa más larga −Inferior − Dos culturas

MesolíticoPaleolíticoHistoria universalEneolíticoNeolítico

LA PREHISTORIA: LOS PRIMEROS AÑOS DEL HOMBRE

LA PREHISTORIA: LOS PRIMEROS AÑOS DEL HOMBRE

Historia AntiguaPaleolíticoOrigen del hombreHombre NeanderthalNeolíticoEdad de BronceEdad de cobreEdad de HierroHomo sapiensMegalitismoCambio climáticoDesarrollo de las ciudadesMetalurgia

PALEOLÍTICO

PALEOLÍTICO

ArteViviendasEvolución del hombreCreenciasAlimentaciónSociedadPrehistoria

PREPARATORIA ISIDRO FABELA SIGNIFICADOS PALEOLITICO:

PREPARATORIA ISIDRO FABELA SIGNIFICADOS PALEOLITICO:

MesolíticoHonínidosPaleolíticoHistoria universalNeolítico

Períodos prehistóricos

Períodos prehistóricos

MesolíticoPaleolíticoPrehistoriaNeolítico

LA PREHISTORIA LOS PRIMEROS PASOS DEL SER HUMANO ÍNDICE

LA PREHISTORIA LOS PRIMEROS PASOS DEL SER HUMANO ÍNDICE

Edad de piedraEdad de los MetalesHistoriaPaleolíticoArte mobiliarAgriculturaHomínidosNeolítico