Campos electromagnéticos: Radiofrecuencias y microondas
Denominamos radiación electromagnética de radiofrecuencia (RF) y microondas a la oscilación progresiva del campo eléctrico y magnético en un
medio material o el vacío en la gama de frecuencias de 100 kHz a 300 GHz.
A los fines prácticos la radiación electromagnética de radiofrecuencia y microondas es clasificada en bandas de frecuencias que se corresponden a
subregiones del espectro.
Región de Radiofrecuencia (RF):
Gama de ondas
Limite inferior(MHz)
Limite superior(MHz)
Ondas largas
0.03
0.3
Medias
0.3
3
Cortas
3
30
Ultracortas
30
300
Región de las microondas:
GAMA DE ONDAS
LIMITE INFERIOR (GHz)
LIMITE SUPERIOR(GHz)
Ondas decimétricas
0.3
3
Centrimétricas
3
30
Milimétricas
30
300
La absorción de radiación de RF o microondas en un medio material trae aparejado un efecto de calentamiento, de manera que la intensidad de la
radiación podría medirse por el incremento de la temperatura. La intensidad de la radiación se denomina irradiancia y se expresa en W/m2. La
densidad de potencia o irradiancia puede calcularse de los vectores campo eléctrico E y campo magnético H según un producto vectorial.
En términos generales la densidad de potencia es calculada en función del campo eléctrico. Entre los instrumentos destinados a la medición de este
campo se cuenta el diodo rectificador, el bolómetro y el termopar.
Propiedades físicas
La longitud de onda l es inversamente proporcional a la frecuencia f y directamente proporcional a la velocidad de propagación v de la onda en el
medio material.
l =v / f ; [m]
La energía fotónica de la radiación crece en proporción lineal al aumento de la frecuencia, pero en esta gama las energías involucradas están entre
1,25 . 10-3 eV en los 300 GHz y 4,1 . 10-10 eV en los 100 kHz, valores alejados del límite de 12 eV necesarios para la ionización, de modo que a
estas radiaciones se las puede calificar de no ionizantes.
Fondo
Los campos RF y de microondas son producidos en la naturaleza aun sin la acción del hombre, pero la intensidad global de las radiaciones actuales,
producto del desarrollo socio-industrial, es en varios órdenes de mayor magnitud que las naturales.
Los campos electromagnéticos naturales son más fuertes en frecuencias inferiores al límite de 100 kHz. El campo eléctrico estático de la tierra
alcanza valores de 100 V/m en condiciones de buen tiempo en la capa de aire próxima al suelo. La presencia de nubes de tormenta incrementa la
tensión del campo y las descargas eléctricas naturales producen una radiación de banda ancha centrada en los 10 kHz. En la gama de RF y
microondas recibimos radiación del sol y las estrellas pero en magnitud de 10 pW/ cm 2
La densidad de potencia de las fuentes naturales cae no linealmente con la frecuencia hasta valores inferiores a 10 -22 uW/cm2.MHz sobre los 10
MHz, siendo la irradiancia más alta en la noche que durante el día.
Radiadores incidentales e intencionales
La generación o utilización de la electricidad conduce a la producción de radiación electromagnética. En algunas ocasiones la radiación es
intencional, en otras resulta un subproducto. La radiación no intencional generalmente aparece en forma de ruido de banda ancha o como
armónicos discretos. Los tubos de luz fluorescente están destinados a producir radiación luminosa pero también generan no intencionadamente
niveles de ruido blanco de microondas y RF.
Los emisores deliberados o intencionales tienen un elemento irradiante llamado antena.
El objetivo de uso del artificio determinará el diseño de la frecuencia, potencia, polarización, modulación, continuidad, dirección de propagación y
vía de acceso al receptor. Se debe considerar no obstante la producción de radiación parásita que no se ajusta al objetivo de uso y suele estar
presente en los emisores intencionales. Los emisores deliberados consisten en estaciones de radiodifusión y televisión, telecomunicación y radares.
Se genera radiación RF y de microondas de forma continua o en impulsos y la operación en el tiempo puede ser sostenida o intermitente. La onda
puede ser modulada en amplitud, frecuencia e impulso. La información que porta la onda es trasladada por la modulación.
Bajo la práctica médica se emplean equipos destinados a irradiar pacientes con fines terapéuticos controlados.
Los radiadores incidentales se emplean a nivel doméstico, comercial e industrial. La exposición de la población en general debe ser considerada
como intermitente y prolongada, de baja intensidad, en una gama muy amplia de frecuencias.
Calentadores dieléctricos de radiofrecuencia, operando entre 4 y 61 MHz con potencias de salida hasta 90 kW, producen exposiciones de los
usuarios de más de 10 mW/cm2. Las poblaciones urbanas de países industrializados pueden sufrir exposiciones a RF y microondas de radiadores
incidentales con intensidades del orden de hasta 100 uW/cm 2. Los residentes en edificios altos de las cercanías de antenas exteriores de estaciones
de radiodifusión y televisión pueden resultar expuestos a intensidades que fluctúan entre unos cientos de uW/cm2 hasta unos mW/cm2
Impacto a Nivel Biológico.
Las ondas electromagnéticas conllevan el peligro de efectos biológicos que pueden a veces desembocar en efectos adversos para la salud.
Es importante comprender la diferencia entre los siguientes dos tipos de reacciones a la exposición al estresor electromagnético:

Un efecto biológico ocurre cuando la exposición a ondas electromagnéticas causa un cambio fisiológico detectable en un sistema
biológico.

Un efecto adverso para la salud ocurre cuando el efecto biológico se sale del rango normal de variabilidad del sistema fisiológico
presentando dificultad de compensación, y se deriva entonces hacia algún tipo de detrimento de la salud.
Algunos efectos biológicos pueden ser inocuos, como por ejemplo la reacción del organismo incrementando el flujo sanguíneo en la piel como
respuesta a un ligero calentamiento del cuerpo debido a la radiación solar. Algunos efectos pueden ser ventajosos, como la ayuda en la producción
de vitamina D en el cuerpo humano. No obstante, algunos efectos biológicos desembocan en efectos adversos para la salud, como pudiera ser en
este caso el cáncer de piel.
En términos generales los organismos vivos no han desarrollado sentidos para comunicar al cerebro la incidencia de radiaciones electromagnéticas
en la gama de las radiofrecuencias y microondas.
Sin embargo, las ondas electromagnéticas interactúan con los seres vivos fundamentalmente a través de la transducción de la energía en calor,
aunque se mencionan mecanismos a nivel de la membrana celular que alteran los intercambios iónicos y que parecen vincularse a la repolarización
de las grandes moléculas orgánicas que conforman estas superficies.
La acción biológica de las microondas ha sido clasificada según densidades de potencia en:
a) Densidades de potencia sobre 10 mW/cm2 con predominio de efectos térmicos bien definidos.
b) Densidades de potencia entre 1 y 10 mW/cm2 con efectos térmicos débiles pero perceptibles.
c) Densidades de potencia por debajo de 1 mW/cm2 en los que resultan poco probables los efectos térmicos.
Estos límites están condicionados por el tamaño del animal, el umbral de la sensación de calor, la frecuencia y la pulsación de la radiación.
Los campos electromagnéticos en los sistemas biológicos, pueden dar lugar a reacciones que pudieran desembocar en varios efectos perjudiciales
para la salud :
Campos de RF (Radiofrecuencia) por encima de 1MHz causan principalmente calentamiento mediante el movimiento de iones y moléculas
de agua de acuerdo al medio en que se encuentran. Incluso niveles muy bajos de radiación de este tipo producen un pequeño aumento de la
temperatura local de la parte del cuerpo sometida a dicha radiación, pero este calentamiento es compensado por los procesos termo-regulatorios
normales del cuerpo humano, sin que el individuo llegue apenas a notar dicho aumento de temperatura.
Campos de RF por debajo de 1MHz principalmente inducen cargas eléctricas y corrientes que pueden estimular células de los individuos al nivel
de los nervios o músculos. Las corrientes eléctricas existen de forma natural en el cuerpo humano, como parte de sus reacciones químicas propias.
Si estos campos de RF inducen corrientes que exceden de forma significante el nivel normal de actividad eléctrica del cuerpo, existe la posibilidad
de sufrir un detrimento en la salud.
Aparte de las radiaciones de RF, se tienen los siguientes campos de menor frecuencia, que si bien no son el objeto del estudio, puede ser
interesante su efecto sobre sistemas biológicos :
Campos eléctricos de ELF (Extremely Low Frequency) : Existen en presencia de cargas eléctricas, y con independencia de si hay corriente o
no. Apenas penetran en el cuerpo humano. Algunos estudios han sugerido una relación entre este tipo de campos con el cáncer en niños y otras
enfermedades, aunque otros estudios lo niegan.
Campos magnéticos de ELF : Existen siempre que haya una corriente eléctrica. Penetran en el cuerpo humano sin apenas atenuación. Algunos
estudios epidemiológicos lo han asociado con el cáncer, especialmente en niños, aunque otros niegan dicha influencia. Según el Departamento de
Salud Ocupacional de la Universidad de McGill en Canadá, la exposición a campos magnéticos está relacionada con el cáncer en personas que
residen en inmediaciones con líneas de transmisión eléctrica de alto voltaje. Por ello, y al igual que con los campos eléctricos de ELF, se están
realizando investigaciones en la actualidad para determinar el grado de influencia sobre sistemas celulares.
Con el objeto de cuantificar el efecto de las microondas y radiofrecuencias se ha creado el índice de absorción de energía (IAE), el cual es una
medida de la energía absorbida que puede o no disiparse como calor para la unidad de masa de un objeto expuesto.
La exposición a microondas con débiles densidades de potencia parece provocar trastornos neurasténicos en el hombre, con padecimientos
subjetivos como cefalea, fatiga, debilidad, mareos, malhumor, confusión e insomnio. En animales se han observado cambios en los reflejos
condicionados y la conducta con exposiciones crónicas o repetidas. Aunque la hipótesis térmica continúa vigente, el aumento de la pérdida de
calcio en el tejido encefálico, causado por una modulación específica de amplitud, no podría ser explicado.
Algunos científicos han reportado efectos debido al uso de teléfonos móviles que incluyen cambios en la actividad normal del cerebro, en el tiempo
de reacción y en los patrones de sueño. Estos efectos son mínimos y no tienen aparente significado en la salud. También las computadoras y los
videos juegos producen estrés biológico crónico, el mal del nuevo milenio. Dolor de cabeza, insomnio, hipertensión sanguínea, náuseas, fatigas,
estrés, depresión en el sistema inmunológico, mal humor e, incluso, disfunciones sexuales, son sólo algunos de los síntomas que pueden
experimentar aquellas personas que sufren estrés biológico crónico o estrés electromagnético. Sin embargo, la hipersensibilidad a los campos
magnéticos no encuentra un sustrato etiológico claro.
Las afectaciones de la visión, de carácter predominantemente térmico, aparecen como consecuencia de gradientes de temperatura e índices de
calentamiento interno y están condicionadas por la frecuencia y no sólo por la intensidad de la radiación de microondas.
De otra parte se han señalado alteraciones funcionales del sistema endocrino asociadas a la estimulación del sistema hipotalámico-hipofisario, por
la vía de la interacción térmica en el hipotálamo o en centros de organización adyacentes, la hipófisis, la glándula endocrina específica o el órgano
terminal
Los efectos sobre el sistema hematopoyético y las células inmunocompetentes abarcan modificaciones en el número de eritrocitos y leucocitos en
dependencia de la dosis de energía de microondas, lo que se atribuye al estrés térmico y resultan reversibles.
Se han adjudicado aberraciones cromosómicas y alteraciones mitóticas a la exposición a elevadas densidades de potencia en virtud de mecanismos
térmicos. La reproducción y el desarrollo son particularmente sensibles al estrés térmico. La exposición a altas energías puede provocar lesiones
testiculares y afectar la espermatogénesis.
En estudios epidemiológicos sobre población, pudieron verificarse casos de cataratas con exposiciones a densidades sobre los 100 mW/cm 2.
Alteraciones del patrón menstrual, desproporción de recién nacidos de uno y otro sexo, defectos congénitos y reducción de la lactancia se
vincularon a la exposición ocupacional de mujeres embarazadas. En trabajadores expuestos se ha reportado hipotonía, bradicardia, conducción
auriculoventricular retardada y aplanamiento de las ondas del ECG, así como disminución de la presión sanguínea.
Estudios de morbilidad y mortalidad publicados en la literatura europea describen una colección de síntomas, que podrían presentarse en el
personal industrial expuesto a microondas, llamándosele "síndrome neurasténico o de la microonda" el que se basa en quejas subjetivas tales como
dolores de cabeza, disturbios del sueño, debilidad, disminución de la potencia sexual (libido disminuido), dolores en el pecho .
Estudios posteriores de mortalidad y morbilidad del personal naval de los E.E.U.U., expuesto ocupacionalmente a los radares, no encontraron
ninguna diferencia entre los grupos expuesto y de control. En una investigación realizada a personal diplomático de los E.E.U.U., con exposiciones
muy bajas a microondas, no se encontraron efectos significativos en la mortalidad por cáncer; sin embargo en la población que se encuentra
alrededor de las bases de la fuerza aérea de los E.E.U.U. se han presentado resultados contradictorios incluso al evaluar a grupos de estudio
idénticos. Sin embargo, otros trabajos indican un riesgo creciente del cáncer en expuestos a radiofrecuencia.
En resumen, los estudios clínicos, epidemiológicos y comparativos no confirman de forma fehaciente los efectos perjudiciales en la salud de los
seres humanos a los tenores de exposición usuales a los campos de Radiofrecuencia. Algunos grupos ocupacionales, tales como fisioterapeutas y
trabajadores industriales expuestos, deben ser estudiados más profundamente.
Si bien la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que aún no existen estudios epidemiológicos de calidad para evaluar los riesgos en la
salud que causa la exposición a la radiofrecuencia, advierte que algunos de ellos ya han demostrado que sus campos aceleran el desarrollo de
tumores en el pulmón, cáncer mamario y de piel, hepatomas y sarcoma.
Normación Higiénica
Las normas higiénicas se dirigen a la población laboral considerando la jornada de trabajo y a la población general en exposición permanente.
Las normas de higiene del trabajo están destinadas a proteger a los adultos saludables expuestos en condiciones vigiladas, que conocen el riesgo
que supone su trabajo y que probablemente se encuentren bajo vigilancia médica. En el caso de las normas de higiene comunal o salud ambiental,
se incluyen estados de salud diferenciados, distintas sensibilidades, posibilidad de influencia sobre el curso de diversas enfermedades, limitación en
la adaptación a las condiciones ambientales y la respuesta al estrés en las edades extremas. Estas normas declaran la inmisción de niveles de
riesgo y no incluyen las normas de emisión de equipos, las que están destinadas, éstas últimas, a garantizar la seguridad de operación aunque las
mismas deben considerar la salvaguarda de los límites de exposición.
Para las áreas próximas a las fuentes poderosas de emisión electromagnética se propone una zonificación sanitaria que comprende una zona límite
de construcción y un radio de protección en la superficie de la tierra.
Bibliografía
1.
Matthes Rüdiger; Bernardt Jürgen H.; Repacholi Michael H.(eds). Effects of Electromagnetic Fields on the Living Environment.
International Seminar on Effects of Electromagnetic Fields on the Living Environment, Ismaning. Germany: ICNIRP; 2000.
2.
World Health Organization. Electromagnetic Fields. Geneva: World Health Organization;1999.
3.
World Health Organization. Health effectts of static and time varying electric and magnetic fields. International Advisory Committee,
Minutes of Meeting. International EMF Project.Geneva: World Healt Organization;1999.
4.
World Health Organization .Electromagnetic Fields (300 Hz To 300 GHz). Environmental Health Criteria 137. Geneva: World Health
Organization; 1993.
5.
Matthes Rüdiger; Bernardt Jürgen H.; Repacholi Michael H.(eds).Biological Effects of Static and ELF Electric and Magnetic Fields.
International seminar on Biological Effects of Static and ELF Electric and Magnetic Fields and Related Health Risks . Bolonga: ICNIRP;
1997.
Organización Mundial de la Salud sobre Campos Electromagnéticos
Descargar

Campos electromagnéticos: Radiofrecuencias y microondas

Microondas

Microondas

Interferometría, interferenciasLongitudes de ondaElectromagnetismo, electrodinámica, ópticaReflexión, transmisiónDifracciónLuz polarizada

Daños ocasionados por celulares

Daños ocasionados por celulares

Ondas dañinasDañosRadiacionesPeligrosTeléfonos móvilesMicroondas

TEORÍA DEL ORIGEN DEL UNIVERSO [BIG BANG]

TEORÍA DEL ORIGEN DEL UNIVERSO [BIG BANG]

Teorías cosmológicasRadiación cósmicaCosmosAstronomíaBig BangGalaxias

Teléfonos móviles

Teléfonos móviles

Ondas dañinasDañosRadiacionesCelularesPeligrosMicroondas

Convección

Convección

Ley del Enfriamiento de NewtonTermodinámicaTransmisión de Calor

Teléfonos móviles

Teléfonos móviles

Impacto socialJuventudEfectos de las ondasEmpresasPublicidadProductos antirradiacionesMedidas de precauciónCiencias sociales

La Radiación Electromagnetica

La Radiación Electromagnetica

Luz visibleInfrarrojosEspectro electromagnéticoRayos X y GanmaUltriavioletasCargas eléctricasOndas

GEOGRAFÍA FÍSICA II: CLIMATOLOGÍA Septiembre de 2000

GEOGRAFÍA FÍSICA II: CLIMATOLOGÍA Septiembre de 2000

TemperaturaVientoMecanismos de saturaciónEfecto FoehnConfiguraciónAtrópicoEfecto invernaderoFactoresDistribuciónGases atmosféricosBalance de radiaciónClimatologia