Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación
de los Bosques Nativos
Cálculo y Composición para 2011
La Ley 26.331, impulsada, sancionada y promulgada por el Gobierno Nacional a
fines de 2007, estipula en su Artículo 1° “La presente ley establece los
presupuestos mínimos de protección ambiental para el enriquecimiento, la
restauración, conservación, aprovechamiento y manejo sostenible de los bosques
nativos, y de los servicios ambientales que éstos brindan a la sociedad. Asimismo,
establece un régimen de fomento y criterios para la distribución de fondos por los
servicios ambientales que brindan los bosques nativos”.
Para ello, la ley crea en su Capítulo 11 el “Fondo Nacional para el Enriquecimiento
y la Conservación de los Bosques Nativos”, el cual, de acuerdo al artículo 31,
estará integrado por:
a) Las partidas presupuestarias que le sean anualmente asignadas a fin de dar
cumplimiento a la presente ley, las que no podrán ser inferiores al 0,3% del
presupuesto nacional;
b) El dos por ciento (2%) del total de las retenciones a las exportaciones de
productos primarios y secundarios provenientes de la agricultura, ganadería y
sector forestal, correspondientes al año anterior del ejercicio en consideración;
c) Los préstamos y/o subsidios que específicamente sean otorgados por
Organismos Nacionales e Internacionales;
d) Donaciones y legados;
e) Todo otro aporte destinado al cumplimiento de programas a cargo del Fondo;
f) El producido de la venta de publicaciones o de otro tipo de servicios
relacionados con el sector forestal;
g) Los recursos no utilizados provenientes de ejercicios anteriores.
El proyecto de ley de Presupuesto de Gastos y Recursos de la Administración
Nacional para el año 2011, recientemente ingresado a la Cámara de Diputados,
propone en su artículo 16 “Asígnase al Fondo Nacional para el Enriquecimiento y
la Conservación de los Bosques Nativos, en virtud de lo establecido por el Artículo
31 de la Ley N° 26.331, un monto de PESOS TRESCIENTOS MILLONES
($300.000.000)”.
El Presupuesto Nacional 2011 fija los gastos en PESOS TRESCIENTOS SETENTA Y
DOS MIL NOVECIENTOS ONCE MILLONES NOVECIENTOS TREINTA Y SEIS MIL
SETECIENTOS SETENTA Y OCHO (Art. 1° Fj. 241 del mensaje y proyecto de ley
remitido al Congreso)
El 0,3% de dicho monto es equivalente a PESOS MIL CIENTO DIECIOCHO
MILLONES SETECIENTOS TREINTA Y CINCO MIL OCHOCIENTOS DIEZ CON 33/100
($1.118.735.810,33), que, como mínimo, deberían destinarse al citado Fondo.
En cuanto a las retenciones a las que hace referencia el inciso b) éstas
representan alrededor del 68% del total de ingresos en concepto de Derechos de
Exportación. En el mensaje que acompaña el proyecto de Presupuesto 2011 (fj.
72) el Poder Ejecutivo Nacional estima los ingresos por derechos de exportación
correspondientes al ejercicio 2010 en PESOS CUARENTA Y DOS MIL OCHOCIENTOS
OCHENTA Y SEIS MILLONES SEISCIENTOS MIL ($42.886.600.000). El 68% de este
monto es equivalente a PESOS VEINTINUEVE MIL CIENTO SESENTA Y DOS
MILLONES OCHOCIENTOS OCHENTA Y OCHO MIL ($29.162.888000). A su vez, el
2% de éste monto alcanza los PESOS QUINIENTOS OCHENTA Y TRES MILLONES
DOSCIENTOS CINCUENTA Y SIETE MIL SETECIENTOS SESENTA ($583.257.760).
Por lo tanto, el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los
Bosques Nativos debería contar con una partida presupuestaria mínima de
PESOS UN MIL SETECIENTOS UN MILLONES NOVECIENTOS NOVENTA Y TRES MIL
QUINIENTOS SETENTA CON 33/100. ($1.701.993.570,33).
Es decir que el monto previsto en el proyecto de ley de Presupuesto 2011 para el
Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos
representa tan solo el 17,6% de lo que realmente correspondería asignar por este
concepto. Esto se contradice con el mensaje que acompaña el proyecto, donde a
fjs. 29 – 30, plantea que “En la presente coyuntura se asume un accionar
tendiente a convertir el desarrollo sustentable y el cuidado del ambiente en una
política de Estado, incorporando la dimensión ambiental a las acciones del
Gobierno en todos sus niveles”. Una vez más, el Gobierno Nacional viola
abiertamente las leyes que él mismo promueve.
En el caso de la Provincia de Salta, durante los últimos 3 años no se autorizaron
nuevos desmontes. Esto significa que, tomando un promedio histórico de
80.000has. anuales de autorizaciones de desmontes, en la provincia se dejaron de
invertir en forma directa alrededor de U$S240 millones o $960 millones en ese
lapso, con todas las consecuencias que ello representa para la economía salteña.
Se puede concluir entonces que el perjuicio para Salta es doble ya que, por un
lado, el gobierno nacional no asigna los recursos necesarios y obligatorios al
Fondo de Compensación y, al mismo tiempo, se prohíbe el desarrollo de nuevas
tierras, especialmente en los Departamentos del norte de la provincia, los que
presentan los mayores índices de NBI del país.
Lic. Lisandro de los Ríos
Gerente
PROGRANO
Descargar

Para leer el artículo pulse aquí