1. Introducción.
Como se observa en el Informe de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible
de 2002 (Johannesburgo), la ordenación sostenible de los bosques, tanto naturales
como plantados por el hombre, para aprovechar sus productos, madera y otros, es
indispensable para lograr el desarrollo sostenible y constituye un medio importante de
erradicar la pobreza, reducir significativamente la deforestación, detener la pérdida de
diversidad biológica y la degradación de las tierras y los recursos, y asegurar la
provisión de alimentos y el acceso al agua potable y a la energía a un coste asequible.
El Sexto Programa de Acción de la Comunidad Europea en materia de Medio
Ambiente (2001-2010) identifica como dos de sus áreas de actuación prioritarias la
protección de la naturaleza y la biodiversidad, y la utilización sostenible de los recursos
naturales, y determina como una vía a seguir la protección y desarrollo sostenible de
los bosques. Se subraya que los bosques constituyen un recurso natural fundamental
y un notable patrimonio económico, y que la existencia de bosques bien preservados y
gestionados de manera sostenible contribuye de forma importante a la biodiversidad y
al desarrollo rural, creando una barrera contra los riesgos de degradación y los
incendios, considerando que es necesario intervenir porque los bosques sustentan no
solamente actividades comerciales, sino también funciones más amplias relacionadas
con el agua y su calidad, la protección y estabilidad de los suelos y la prevención de
corrimientos y avalanchas, y haciendo referencia al uso de este recurso natural con
fines recreativos.
En la Tercera Conferencia Ministerial sobre la protección de los bosques en
Europa (Lisboa 1998), se hizo hincapié en los aspectos socio-económicos de la
gestión forestal sostenible, adoptándose los Criterios e Indicadores Paneuropeos para
dicha gestión, y en Viena 2003 (Cuarta Conferencia), se abordó su dimensión sociocultural.
El desarrollo de las Cuentas Ambientales, Sistema de Contabilidad Ambiental y
Económica Integrada (SCAEI 2000), proporciona un marco eficiente para satisfacer
los requerimientos de información política y de integración de los aspectos
socioeconómicos y ambientales. La Estrategia Europea de Cuentas Ambientales
determina un conjunto esencial de cuentas que incluyen las de los bosques.
EUROSTAT ha desarrollado el marco metodológico de estas cuentas, como una
cuenta satélite de las cuentas nacionales.
Las Cuentas de los bosques constituyen un sistema integrado de cuentas de las
funciones económicas de los bosques, centrándose especialmente en el suministro de
madera, así como de las funciones no económicas (ambientales y recreativas).
En las cuentas de las funciones económicas de los bosques se describen:
-
Los activos de tierra y masa forestal, en términos físicos y monetarios, y sus
variaciones.
Las actividades económicas y los productos relacionados con el bosque a través
de las tablas de origen y destino, físicas y monetarias, de los diferentes tipos de
madera y productos derivados y de las cuentas de producción y capital de las
ramas de la silvicultura y de la explotación forestal.
1
Las funciones no económicas de los bosques consisten especialmente en
almacenamiento de carbono, actividades recreativas, conservación de la biodiversidad
y protección del suelo, agua.
En esta publicación se presentan las primeras estimaciones de las cuentas de los
bosques, siguiendo la metodología de EUROSTAT, para el período 1995-2000. En
España, la superficie forestal está constituida por 26,6 millones de hectáreas, casi el
52% del total, y la producción económica vinculada directamente con los bosques
supone 14.000 millones de euros en el año 2000, con lo que el sector representa en
torno al 1% del Producto Interior Bruto.
2. Definición y clasificación de los bosques y de la masa forestal.
En el Sistema de Cuentas Ambientales de las Naciones Unidas, los activos naturales
se definen como aquellos elementos del medio ambiente que proporcionan “funciones
ambientales”, siendo el medio ambiente el entorno físico natural del que la humanidad
depende completamente en todas sus actividades. Se denominan funciones
ambientales los diferentes usos del medio ambiente con finalidades económicas. Los
activos naturales se clasifican en tres categorías, recursos naturales, tierra y aguas
superficiales, y ecosistemas; los recursos naturales están compuestos por recursos
minerales y energéticos, recursos del suelo, recursos hídricos y biológicos.
Tabla 1 - Clasificación de los activos naturales.
Código
EA.1
EA.11
EA.12
EA.13
EA.14
EA.141
EA.142
EA.143
EA.144
EA.2
EA.21
EA.22
EA.23
EA.24
EA.25
EA.3
EA.31
EA.32
EA.33
AN.1121
AN.2221
AN.2222
AN.2223
Denominación
Recursos naturales
Recursos minerales y energéticos
Recursos del suelo
Recursos hídricos
Recursos biológicos
Recursos de masa forestal
Recursos de cultivos y semillas, distintos de masa forestal
Recursos acuáticos
Recursos animales, no acuáticos
Tierra y aguas superficiales
Terrenos sobre los que se asientan edificios y otras construcciones
Terrenos agrícolas y aguas superficiales asociadas
Terrenos forestales y aguas superficiales asociadas
Grandes masas de agua
Otros terrenos
Ecosistemas
Ecosistemas terrestres
Ecosistemas acuáticos
Sistemas atmosféricos
Activos inmateriales relacionados con temas ambientales (extensión de códigos SCN)
Prospección minera
Licencias y concesiones transferibles de explotación de recursos naturales
Permisos transferibles de emisión de residuos
Otros activos ambientales inmateriales no producidos
2
2.1. Bosques.
La tierra forestal es una categoría de la clasificación de uso del suelo, definida por
características de cubierta de árboles. Las definiciones están casi completamente
armonizadas a nivel internacional (EUROSTAT, FAO, OCDE, UN-ECE). Dentro de la
tierra forestal, los “bosques” se separan de “otra tierra forestal” en base a varios
parámetros, porcentaje de cubierta de copa, área mínima, …
Definición TBFRA-2000 de los bosques
En TBFRA-2000 (UN-ECE/FAO Temperate and Boreal Forest Resource Assessment
2000), los bosques se definen como tierra con cubierta de copa de árboles (o nivel
equivalente de stock) de más del 10 por ciento y área mayor de 0.5 ha. Los árboles
deben ser capaces de alcanzar una altura mínima de 5 m en la madurez. Se incluyen:
-
-
-
-
Formaciones naturales jóvenes y todas las plantaciones creadas con
finalidades forestales que tienen todavía que alcanzar la densidad de copa
del 10 por ciento o la altura de árbol de 5 m.
Areas que normalmente forman parte del área del bosque, y están
temporalmente fuera de stock como resultado de la intervención humana o
causas naturales, pero que se espera que reviertan al bosque.
Carreteras forestales, claros, cortafuegos y otras pequeñas áreas abiertas,
así como viveros forestales y huertos semilleros que constituyen parte
integrante del bosque.
Bosques en parques nacionales, reservas naturales y otras áreas protegidas,
por especial interés medioambiental, científico, histórico, cultural o espiritual.
Protecciones cortavientos y zonas refugio de árboles con un área de más de
0.5 ha y una anchura de más de 20m.
Plantaciones de madera de caucho y formaciones de alcornoque.
Se excluye la tierra utilizada fundamentalmente para usos agrícolas.
Definición TBFRA-2000 de otra tierra forestal
En TBFRA-2000, otra tierra forestal se define como tierra con una cubierta de copa de
árbol (o nivel de stock equivalente) de un 5-10 por ciento de árboles capaces de
alcanzar una altura de 5m en la madurez; o una cubierta de copa (o nivel de stock
equivalente) de más del 10 por ciento de árboles no capaces de alcanzar una altura de
5m en la madurez (árboles enanos o mal desarrollados) y cobertura arbustiva o de
matorral. Se excluyen las áreas con la cubierta anterior, pero de menos de 0.5 ha y
anchura de 20 m, que se clasifican en “otra tierra”, así como la tierra utilizada
fundamentalmente para usos agrícolas.
TBFRA-2000 introduce una categoría específica de “árboles fuera del bosque”, árboles
sobre tierra distinta de tierra forestal. Esta categoría incluye: “árboles sobre tierra que
cumple las definiciones de bosque y de otra tierra forestal excepto en que el área es
menor de 0.5 ha y la anchura es menor de 20 m; árboles dispersos en prados y pastos
permanentes; cultivos de árboles permanentes como huertos de árboles frutales y
plantaciones de palmeras de coco; árboles en parques y jardines, alrededor de
edificios, en setos y en línea a lo largo de calles, carreteras, ríos, arroyos y canales;
3
árboles en zonas refugio y protecciones cortavientos de menos de 20 m de anchura y
0.5 ha de área.”
De estas definiciones resulta que alguna “tierra con árboles” se excluye de la categoría
“bosques y otra tierra forestal” de la clasificación de uso de la tierra. Tales áreas, que
juegan un papel importante en las ciudades (parques y jardines), o como ecosistemas
(setos, árboles dispersos), deben registrarse en otras categorías de la clasificación de
la tierra.
Clasificación del bosque y de otra tierra forestal
La clasificación básica del bosque y de otra tierra forestal hace referencia a la
disponibilidad para suministrar madera. Las definiciones TBFRA-2000 son las
siguientes:
Bosque disponible para el suministro de madera: “Bosque y otra tierra forestal
donde ninguna restricción legal, económica o medioambiental específica tiene un
impacto significativo en el suministro de madera. Se incluyen las áreas, donde aunque
no existen tales restricciones, no se está realizando recogida, como áreas incluidas en
planes o proyectos de utilización a largo plazo”.
Bosque no disponible para el suministro de madera: “Bosque donde restricciones
legales, económicas o medioambientales específicas impiden cualquier suministro
significativo de madera. Se incluye:
-
-
Bosque con restricciones legales que excluyen totalmente o limitan
considerablemente el suministro de madera, por razones de conservación
medioambiental o de la biodiversidad, como bosques de protección, parques
nacionales, reservas naturales y otras áreas protegidas por especial interés
medioambiental, científico, histórico, cultural o espiritual.
Bosque donde la productividad física o la calidad de la madera es muy baja o
los costes de recogida y transporte son demasiado elevados para justificar la
recogida de madera, salvo cortas ocasionales para autoconsumo.
Clasificaciones complementarias se refieren a otros aspectos de los bosques:
naturaleza, composición de especies, propiedad, … Todas estas clasificaciones
reflejan características importantes para ser integradas en el marco de las Cuentas de
los bosques.
2.2. Masa forestal.
TBFRA-2000 ofrece un conjunto de definiciones normalizadas de la masa forestal:
-
-
Volumen en pie: volumen de árboles en pie, vivos o muertos, incluida la
corteza, medido desde el tocón hasta la copa. Se incluyen todos los árboles
con diámetro superior a 0 cm d.n. (diámetro normal: medido a una altura de
1,3 m del suelo), así como copas de troncos, grandes ramas; árboles
muertos tirados en el suelo que pueden utilizarse para fibra o combustible. Se
excluyen pequeñas ramas y follaje.
Stock en crecimiento es el componente vivo del volumen en pie.
4
-
-
-
-
-
Incremento bruto anual: volumen de incremento medio anual durante el
período de referencia de todos los árboles, medidos hasta un diámetro
mínimo (d.n.) de 0 cm.
Incremento neto anual: volumen medio anual durante el período de referencia
de incremento bruto menos las pérdidas naturales de todos los árboles de
hasta un diámetro mínimo de 0 cm (d.n.).
Pérdidas naturales: pérdidas medias anuales del stock en crecimiento
durante el período de referencia, medido hasta un diámetro mínimo de 0 cm
(d.n.), debido a mortalidad por causas distintas de la corta por el hombre,
como mortalidad natural, enfermedades, ataques de insectos, fuego, derribo
por el viento u otros daños físicos.
Talas anuales: volumen en pie medio anual de todos los árboles, vivos o
muertos, incluida la corteza, de hasta un diámetro mínimo de 0 cm (d.n.), que
es talado durante el período de referencia, incluido el volumen de árboles o
partes de árboles que no son retirados del bosque, otra tierra forestal y otras
zonas de tala. Se incluye: entresacas de la silvicultura y limpiezas
abandonadas en el bosque; y las pérdidas naturales que no son recuperadas
(recogidas).
Retiradas anuales: media anual de las talas que son retiradas del bosque,
otra tierra forestal y otras zonas de tala durante el período de referencia. Se
incluye: retiradas durante el período de referencia de árboles talados durante
un período anterior y retiradas de árboles muertos o dañados por causas
naturales (pérdidas naturales), como fuego, golpe de viento, insectos y
enfermedades.
3. Sistema europeo de cuentas económicas y medioambientales
integradas de los bosques.
3.1. Introducción.
Como un prototipo de las cuentas de recursos naturales europeas, el Sistema de
Cuentas económicas y ambientales integradas de los bosques (Cuentas de los
bosques) constituye un marco para las “cuentas satélite de los bosques” dentro de las
cuentas nacionales, que permite describir las interacciones entre las actividades
económicas y los bosques como medio natural, e integrar de una manera consistente
los aspectos medioambientales y económicos de los bosques.
El sistema consiste en una descripción física y monetaria de los stocks de los activos
relacionados con los bosques (principalmente tierra y masa forestal en pie), las
cuentas económicas de las actividades relacionadas con los bosques (básicamente
silvicultura y explotación forestal) y las tablas de origen y destino en términos
monetarios y físicos de la madera y los productos derivados. Los balances de masa y
la descripción de los flujos de residuos permiten integrar los aspectos ambientales
(papel de los bosques en el ciclo del carbono, reciclado de residuos..) y la información
de las cuentas nacionales.
Mientras que la descripción física de los servicios ambientales y de protección no de
mercado proporcionados por los bosques y de su calidad está integrada, en cierta
medida, en el marco de las Cuentas de los bosques, por el momento no se ha
incorporado el valor de estos servicios y funciones, ni de su degradación.
5
El objetivo de las Cuentas de los bosques es vincular consistentemente los balances
forestales y las cuentas de flujos de la tierra y de la masa forestal, las actividades
económicas relacionadas con los bosques y el origen y destino de la madera dentro de
la economía, en términos físico y monetarios y, en una etapa posterior, incorporar los
datos físicos y las valoraciones monetarias de las funciones de no mercado,
ambientales y de protección, de los bosques, la biodiversidad, el estado sanitario de
los bosques, …
Aunque el sistema considera muchos aspectos de las interacciones entre las
actividades económicas y el medioambiente, no constituye un marco general de
contabilidad económica y ambiental integrada, que pueda aplicarse para describir
todas estas interacciones, sino un primer paso en la integración de los temas
forestales europeos con las cuentas nacionales, enfocado principalmente a la función
de suministro de madera.
La integración de temas más complejos, como las funciones ecológicas o sociales de
los bosques, no resulta aún satisfactoria, como consecuencia de que el trabajo en
estas áreas todavía no ha finalizado, y de que los sistemas de información existentes
no proporcionan datos completamente armonizados. La valoración monetaria de las
funciones y servicios no de mercado, medioambientales y de protección de los
bosques, continúa siendo controvertida, por lo que el sistema sigue los principios de
valoración del SEC/SCN y no introduce métodos alternativos como valoración
contingente y valoración por gastos de conservación o “ajustes” al Producto Interior
Bruto.
3.2. Modelo conceptual.
La estructura general del sistema se adapta al SCAEI y al NAMEA. Para la
presentación de las operaciones se utiliza una matriz simplificada de cuentas
nacionales (SAM). La presentación de los balances y otros cambios en los activos es
bastante similar al SCAEI. La incorporación de los flujos de residuos se adapta al
marco NAMEA.
En la fase actual, el sistema consta de tres partes, que se muestran en el siguiente
esquema:
6
Tabla 2 - Cuentas de los bosques
B
ACTIVOS
A
RESIDUOS
Stocks iniciales
OPERACIONES
SAM sim plificada
C
Form ación bruta de
capital
Form ación bruta de
capital fijo
Variación de existencias
Consum o de capital fijo
Otros cam bios en volum en de
los activos
debido a actividades
económicas
debido a otras causas
debido a cam bios en el
uso/estado
cam bios en la clasificación
Revalorización
Otros cam bios en los
activos
Absorción por actividades
económicas y exportaciones
Acum ulación en los activos
Em isiones debido a:
Consumo final
Producción
Im portaciones de residuos
Em isiones debido a otras
causas
Stocks finales
Saldo de residuos
3.2.1. Cuentas de flujos.
La primera parte del sistema (A) consiste en una matriz simplificada de cuentas
nacionales (SAM), que incluye las tablas de origen (producción total por actividades
económicas e importaciones) y de destino (consumos intermedios y final, formación
bruta de capital y exportaciones). Las cuentas de renta, capital y del resto del mundo
también se presentan, pero sólo de una manera muy reducida.
En las clasificaciones, se detallan los productos (masa forestal, madera, leña,…) y las
ramas de actividad (silvicultura, explotación forestal, industria de la madera, de la
pasta y el papel, …) relacionados con los bosques.
Las tablas de origen y destino se presentan en términos monetarios y físicos,
describiendo los flujos de productos en la economía. Como el marco y las
clasificaciones son las mismas, los datos físicos sobre los usos de la masa forestal y
otros productos relacionados con los bosques (madera en bruto, productos de madera,
pasta y papel) pueden vincularse con las cuentas monetarias.
7
Esto permite elaborar balances de materiales de masa forestal, madera y otros
productos forestales, y establecer las cuentas económicas de la silvicultura, y las
actividades de gestión y protección forestal.
Tabla 3 - Clasificación de actividades económicas
Silvicultura
y
explotación 02
forestal
Industria de la madera y del 20
corcho
20.1
20.2
20.3
20.4
20.5
Industria de la pasta
Industria del papel
21
21
Edición, artes gráficas y 22
reproducción
de
soportes
grabados
Protección medioambiental:
Reciclado
37
Saneamiento público
90
Otras actividades económicas
21.11
21.12
21.2
22.1
22.2
37.2
90 (p)
Clasificación NACE-Rev1
Silvicultura, explotación forestal y actividades de los
servicios relacionados con las mismas.
Aserrado y cepillado de la madera; preparación industrial
de la madera
Fabricación de chapas, tableros contrachapados,
alistonados….
Fabricación de estructuras de madera y piezas de
carpintería y ebanistería para la construcción.
Fabricación de envases y embalajes de madera
Fabricación de otros productos de madera, corcho,
cestería y espartería
Fabricación de pasta papelera
Fabricación de papel y cartón
Fabricación de artículos de papel y de cartón
Edición
Artes gráficas y actividades de los servicios relacionados
con las mismas
Reciclado de residuos no metálicos
Gestión de residuos
Las demás actividades, agrupadas o por divisiones de la
NACE-Rev1
Se puede considerar otras actividades económicas relacionadas con los bosques o los
productos de los bosques:
01.12 Cultivo de hortalizas, especialidades de horticultura y productos de vivero
(setas, trufas…)
01.50 Caza, captura de animales y repoblación cinegética, incluidas las actividades de
los servicios relacionados con las mismas.
36.1 Fabricación de muebles
92.62 Otras actividades deportivas (caza deportiva o con fines de esparcimiento)
8
Tabla 4 - Clasificación de productos
Árboles (madera) en pie
02.01.5
Madera en bruto
Troncos y similares de 02.01.11 a
madera
13
Leña
02.01.14
Otros tipos de madera en 02.01.15
bruto
Madera y productos de 20.1 a 20.5
madera
excepto:
20.10.4 y
20.52
Residuos de madera
Pasta de papel
Papel y productos de papel
Residuos de papel
Otros productos
20.10.4
21.11
21.12
excepto
21.12.6
21.2
21.12.6
Clasificación CPA
Árboles (madera) en pie
Troncos (por especies)
Leña
Otros tipos de madera en bruto
Madera y productos de madera, excepto muebles
Serrín y residuos de madera
Artículos de corcho, cestería y espartería
Serrín y residuos de madera
Pasta de papel
Papel y cartón
Residuos de papel y cartón
Artículos de papel y de cartón
Residuos de papel y cartón
Los demás productos
3.2.2. Balances y cambios en los activos.
La segunda parte del sistema (B) describe en términos monetarios y físicos los stocks
de activos no financieros y los cambios de estos stocks, prestando especial atención a
la cuenta “otras variaciones del volumen de los activos".
Los activos se presentan según la clasificación de activos del SEC/SCN, con un mayor
detalle de los activos relacionados con los bosques (tierra forestal, masa forestal en
pie, …). Mediante los cambios cuantitativos (o cualitativos) de los activos (y los
correspondientes cambios en valor), esta aproximación permite relacionar los stocks
inicial y final de activos del bosque con las presiones ejercidas por las actividades
económicas. De este modo, permite vincular indicadores forestales con el sistema de
cuentas nacionales, proporcionando una base coherente para identificar y evaluar
instrumentos y políticas económicas adecuadas.
Los activos se describen en valores monetarios o en unidades físicas o en ambos tipos
de valores. Todos los activos económicos se describen en valores monetarios, según
las normas de valoración del SEC/SCN. Las unidades físicas se utilizan para las
existencias (y variaciones de existencias) de masa forestal en pie (m3) y para la
superficie de tierra (ha).
3.2.2.1. Clasificación de los activos.
La clasificación SEC/SCN se adapta para armonizase con los aspectos forestales, con
un desglose específico de los activos relacionados con los bosques, como la tierra
forestal, las existencias de productos forestales (masa forestal, madera, leña, papel…)
o los activos producidos utilizados por las actividades relacionadas con los bosques y
9
en particular la silvicultura y la explotación forestal. Los activos producidos y los no
producidos se presentan por separado.
Los activos producidos se describen en cinco columnas, tres de activos fijos y dos
de existencias.
Activos fijos:
1. Activos fijos relacionados con los bosques: activos fijos de las actividades
económicas relacionadas con los bosques, que consisten principalmente en
maquinaria y equipos, construcciones no residenciales y otras estructuras.
Asimismo, se consideran las plantaciones permanentes de árboles que dan frutos
de forma regular, y las infraestructuras turísticas o de ocio, las construcciones de
los parques naturales cuando se localizan en los bosques.
2. Activos fijos para la protección ambiental: activos fijos utilizados en protección
ambiental (plantas de tratamiento de aguas residuales, de residuos, vertederos...)
3. Otros activos fijos: activos fijos que no se registran en las columnas anteriores. El
conjunto de activos fijos relacionados con los bosques, activos para la protección y
otros activos fijos coincide con el total de los activos fijos de la economía, que se
registran en los balances del SEC.
Existencias:
4. Masa forestal en pie cultivada: masa forestal en pie sobre tierra forestal cultivada
disponible para suministrar madera. La descripción de las existencias de este
activo se realiza en unidades físicas (m3 con corteza) y monetarias. SEC/SCN
recomiendan valorar los activos cuyos rendimientos se difieren en el tiempo (como
la masa forestal), con el método del valor actual descontado de los rendimientos
futuros. Sin embargo, las Cuentas de los bosques introducen como métodos
simplificados el “método del valor de consumo” y el “método del valor en pie”,
aunque no recomiendan un método concreto de valoración, considerando que la
elección de un método, a nivel nacional, debe basarse en los criterios SEC/SCN, la
disponibilidad de datos y la idoneidad del método con las condiciones de los
bosques y la silvicultura nacionales.
5. Otras existencias
En los activos no producidos, la tierra se distingue de los demás (masa forestal en
pie no cultivada, otra biota silvestre, otros activos no producidos). Los activos no
económicos, que solamente se describen en términos físicos, se registran en una
columna específica.
1. Tierra. En el primer nivel de la clasificación se distingue entre tierra forestal
(bosques y otra tierra forestal) y otra tierra. La tierra forestal se divide en:
-
"Tierra forestal disponible para el suministro de madera". Se distingue entre
tierra forestal “cultivada” (áreas donde las intervenciones forestales son
significativas y que son gestionadas regularmente, nuevas plantaciones) y
“no cultivada” (áreas sin intervención humana durante largos períodos de
10
tiempo, o no relevante, y donde la masa forestal en pie, aunque explotable y
con edad superior a la normal de tala, se deja fuera de la corta).
-
"Tierra forestal no disponible para el suministro de madera". Se separa la
"tierra forestal estrictamente protegida" (restricciones legales sobre la
producción de madera, como parques nacionales, reservas naturales y otras
áreas protegidas por especial interés científico, histórico o cultural) y " no
estrictamente protegida" (productividad física muy pequeña o costes de
recogida y transporte demasiado elevados para justificar la tala regular de
madera).
Muchas otras clasificaciones resultan también de interés. La tierra forestal puede
considerarse según especies, estructura por edades de los árboles…La tierra
forestal puede gestionarse con planes específicos, tener una función de
protección sin ser estrictamente protegida (protección del suelo, agua, habitat,...);
el tipo de propiedad es un parámetro importante para el análisis económico. Para
evitar sobrecargar el sistema, estas clasificaciones no están directamente
integradas, aunque pueden usarse para establecer tablas complementarias que
permitan evaluar el progreso en el desarrollo sostenible de los bosques.
En el marco puede incorporarse un segundo tipo de clasificaciones sobre la
calidad de los ecosistemas forestales (incluyendo biodiversidad y paisaje): estado
de los árboles, medido por la defoliación y decoloración; daños por agresiones
abióticas o bióticas; nivel de biodiversidad, medido por el número de especies
forestales amenazadas; acidificación o degradación del suelo de la tierra forestal;
fragmentación o conexión de las áreas forestales…
La tierra se describe en unidades físicas (ha) y monetarias. En base a los
principios SEC/SCN, la tierra debe valorarse tomando como referencia las
transacciones reales. Cuando las transacciones efectivas de propiedades
forestales no permiten calcular el valor, se debe estimar indirectamente utilizando
análisis hedónico, mercados sustitutivos, …
2. Masa forestal en pie no cultivada. Se consideran tres categorías que corresponden
a la clasificación de la tierra no cultivada: masa forestal en pie localizada en tierra
forestal que, aunque disponible para suministrar madera, se clasifica como no
cultivada; masa forestal en pie localizada en tierra forestal clasificada como no
disponible para suministrar madera, estrictamente protegida y no estrictamente
protegida.
Estos stocks de masa forestal se describen en unidades físicas (m3) y monetarias.
Los que pertenecen a la primera categoría tienen un valor monetario, como la
masa forestal cultivada, pero debido a sus características específicas, el valor
puede ser menor que el de la masa forestal localizada en tierra cultivada. A los
correspondientes a las demás categorías se les debe dar valor cero.
3. Otra biota salvaje. No se considera explícitamente, pero puede introducirse como
una categoría específica de activos biológicos no cultivados. Consiste,
principalmente, en flora y animales salvajes en los bosques: setas, trufas, caza,
pájaros, … cuando no se consideran cultivados. Como pocas veces pertenecen a
11
una unidad institucional, no está claro en que medida son activos económicos y
como deben ser valorados.
4. Otros activos materiales no producidos. Se incluye sólo para proporcionar una
visión completa de los activos económicos.
3.2.2.2. Cambios en los balances.
En el marco se describen las variaciones en los balances en términos físicos y
monetarios, de las dos categorías principales de activos: masa forestal en pie y tierra
forestal. De acuerdo con SEC/SCN, las variaciones de los activos se dividen en dos
categorías: variaciones resultado de operaciones y “otras variaciones”.
Masa forestal en pie
Cuentas físicas
Aunque TBFRA-2000 no proporciona ningún modelo de balance forestal, conforme a
las definiciones, las variaciones en los stocks de masa forestal en pie entre el
comienzo y el final del período contable son iguales al incremento bruto menos las
retiradas menos cualquier pérdida no contabilizada en las retiradas.
Las pérdidas resultantes de la mortalidad normal o de sucesos excepcionales como
tempestades, ataques de insectos, inundaciones, … no afectan al volumen de masa
forestal en pie, sino solamente al volumen de masa forestal en crecimiento, excepto
cuando la masa forestal correspondiente (muerta) no puede ser recuperada (para
pasta o combustible), y entonces tiene que registrarse como “otras pérdidas de masa
forestal en pie”.
Además, como la clasificación de la masa forestal en pie puede cambiar durante el
período contable, deben introducirse otras variaciones para explicar los cambios entre
el comienzo y el final del período contable: variaciones en el uso/estado, que
generalmente corresponden a variaciones en el uso/estado de la tierra
correspondiente.
Cuentas monetarias
Las variaciones debidas a operaciones solamente son aplicables a la masa forestal
en pie cultivada: consisten en “variaciones de existencias” registradas como una
partida de la formación bruta de capital (incremento bruto menos retiradas, donde el
incremento bruto representa el valor de la masa forestal en pie cultivada obtenida,
producción de la silvicultura, y las retiradas el valor de la masa forestal en pie cultivada
retirada, utilizada como consumo intermedio por la explotación forestal).
Otras variaciones del volumen de masa forestal en pie:
a) Crecimiento natural y agotamiento (masa forestal no cultivada). Los incrementos y
las retiradas de masa forestal no cultivada tienen que registrarse como otras
variaciones del volumen. Las talas ocasionales en tierra forestal no disponible para
suministrar madera requieren un tratamiento específico: como el valor de los
stocks de masa forestal en pie es cero, primero tienen que registrarse como
aparición y entonces como agotamiento; sin embargo, si los valores monetarios
son pequeños, es preferible no registrar la aparición ni el agotamiento. Estas talas
12
ocasionales pueden tener lugar en áreas no disponibles para suministrar madera o
en otra tierra, y tiene que reclasificarse la masa forestal en pie.
b) Otras pérdidas de masa forestal en pie, variaciones en el uso/estado.
Corresponden al valor de los flujos físicos registrados.
c) Variaciones en la clasificación. Registra el cambio de valor de la masa forestal en
pie cuya categoría ha cambiado entre el comienzo y el final del período, con el
mismo valor absoluto utilizado para ambas entradas – una entrada negativa para la
antigua categoría y una entrada positiva para la nueva categoría.
Revalorización de la masa forestal en pie. Se registra la variación en valor debido a
cambios en los precios de la masa forestal en pie entre el comienzo y el final del
período.
Tierra
Como el marco no distingue sectores institucionales, no se registran operaciones de
la tierra en los balances. Las mejoras en la tierra se consideran formación bruta de
capital fijo (activos producidos). De acuerdo con SCAEI y en base a la clasificación
específica de variaciones en el uso/cobertura de la tierra aplicada a los bosques, se
reclasifican las otras variaciones en volumen de la tierra de SEC/SCN:
a) Otras variaciones del volumen de la tierra debido a actividades económicas
(específicas e identificables):
- Deforestación (como cambio en cobertura).
- Forestación (como cambio en cobertura).
- Restauración (como cambio en calidad: abono con cal de suelos forestales,
restauración de ecosistemas por introducción de especies).
- Degradación (como resultado de la frecuencia de visitantes, actividad de
silvicultura,…).
- Otras variaciones debido a la actividad humana.
b) Otras variaciones del volumen de tierra debido a causas naturales, múltiples o no
clasificables (otras variaciones en el estado de los activos forestales cuyas causas
son desconocidas o no pueden ser directamente relacionadas con la actividad
humana):
- Naturales (cambios en cobertura debido a colonización o regresión natural)
- Accidentales
Fuegos forestales
Daños causados por tormentas, tempestades, ataques de insectos, …
- Condiciones medioambientales (cambios en las tasa de defoliación)
Sequías
Contaminación (acidificación)
- Otras variaciones debido a causas naturales, múltiples o no clasificables.
c) Variaciones en el uso/estado de la tierra: Durante el período contable la tierra
forestal puede cambiar de categoría, y como los cambios entre tierra forestal y otra
tierra ya están registrados como variaciones debido a actividades económicas
(forestación, deforestación) o como variaciones debido a causas naturales
13
(colonización o regresión), las variaciones en el uso/estado sólo registran cambios
dentro de la categoría de tierra forestal.
d) Cambios de clasificación de la tierra: registra variaciones del valor de la tierra entre
categorías con el mismo valor absoluto utilizado para ambas entradas – una
entrada negativa para la antigua categoría y una entrada positiva para la nueva
categoría.
Revalorización de la tierra: Las variaciones en el valor de la tierra debido a cambios
en los precios de la tierra entre el comienzo y el final del período se registran como
una partida de revalorización.
3.2.3. Flujos de residuos.
La tercera parte (C) describe, en términos físicos, los flujos de residuos por origen
(producción, consumo, importaciones, otros) y destino (absorción por actividades
económicas –incineración de residuos o exportaciones-, acumulación en activos
fijos,…) en una presentación modelo NAMEA.
Los balances de residuos (emisiones netas a la naturaleza) permiten establecer una
conexión con los costes de las actividades de protección medioambiental (costes
internos para prevenir emisiones, costes externos de gestión de residuos).
Las emisiones de residuos originadas por actividades relacionadas con el bosque se
identifican, y se establecen balances de CO2.
Clasificación de los residuos
En el caso de los bosques, la clasificación de residuos debe permitir describir,
mediante una desagregación específica, los residuos con origen en los bosques y
productos, o actividades, relacionados con los bosques, y aquellos que son
perjudiciales para los árboles o la tierra forestal.
En lo que se refiere a la primera categoría de residuos, debe distinguirse entre:
1. Contaminantes específicos como “licores negros” de la industria de la pasta, o
productos químicos utilizados en silvicultura (fertilizantes, pesticidas, …), o para la
conservación de la madera, fabricación de tableros, …
2. Residuos de productos de madera y papel o incluso residuos de las industrias de
madera, o emisiones atmosféricas de la combustión de la madera.
3. Contaminantes no específicos como emisiones atmosféricas por consumo de
combustibles fósiles en industrias relacionadas con los bosques y productos
forestales, …
Los residuos de madera y papel son, en parte, clasificados como productos. Además,
se utilizan en grandes cantidades, en las industrias de la madera o de la pasta para
fabricación de pasta, o para producción de energía, y por lo tanto no aparecen como
residuo sólido en los flujos de residuos.
14
En la segunda categoría de residuos, resultan de principal interés todos aquellos
contaminantes que contribuyen a la acidificación del medioambiente (azufre y óxidos
de nitrógeno), pero también los foto-oxidantes, metales pesados,…
En una primera fase, los residuos integrados en el marco se han limitado a dos
categorías de residuos sólidos (de madera y de papel) y a los licores negros y CO2,
agrupándose en la categoría “otros” a todos los demás contaminantes.
Clasificación de actividades
La clasificación de actividades utilizada para describir las emisiones de residuos por
industrias es la de la parte A del marco. Esta clasificación permite describir el
tratamiento de los residuos por las actividades “externas” de protección
medioambiental: la incineración y el reciclado de residuos por la actividad de gestión
de residuos se registra como absorción por actividades de protección medioambiental
y los productos recuperados (producción del reciclado) se utilizan entonces por otras
industrias; el almacenamiento en vertederos controlados se registra como acumulación
en activos.
De acuerdo con las definiciones TBFRA-2000, los residuos de la silvicultura, la parte
de los árboles talados que se deja en el bosque (copas de troncos, ramas), no se
contabiliza en las retiradas. En las Cuentas de los bosques no se incluyen los residuos
de la silvicultura en los flujos de residuos, y para equilibrar las variaciones en los
stocks de masa forestal en pie, y ya que puede ser un aspecto importante de la
gestión de la silvicultura, se sugiere integrar los residuos de la silvicultura en la parte
física de los balances de masa forestal en pie.
La descripción de los flujos de residuos presta atención específica al impacto de la
silvicultura y la explotación forestal sobre el ciclo del carbono, dado su papel en la
protección del clima, como sumidero de CO2.
Balances de CO2
En el Sistema, la función de los bosques en el ciclo del carbono (almacenamiento y
sus cambios) se limita a las variaciones netas en el volumen de masa forestal en pie,
calculándose por especies. Sin embargo, la asimilación de carbono por los bosques es
mayor, ya que las pequeñas ramas y raíces también contribuyen al almacenamiento y
se producen cambios en la acumulación de carbono en el suelo.
Los balances de CO2 para los bosques resultan de las emisiones (se calculan como
las demás emisiones atmosféricas, y pueden integrar las de la totalidad de la madera
retirada de los ecosistemas forestales), y de la absorción (se obtiene en base al
incremento bruto de masa forestal en pie por especies).
3.3. Funciones no económicas de los bosques.
Numerosos estudios han intentado describir y valorar estas funciones, y algunos han
determinado que su valor es mayor que la función de producción de madera. El
sistema de las Cuentas de los bosques proporciona algunas posibilidades para la
descripción física de las funciones no económicas de los bosques, pero en esta etapa
no incorpora su valoración.
15
Junto a los productos registrados en las cuentas nacionales, los bosques proporcionan
un conjunto de servicios libres, que aunque no se incluyen en los agregados de las
cuentas nacionales, contribuyen directa o indirectamente a la producción o el bienestar
de individuos y comunidades.
Las funciones no económicas designan la capacidad de proporcionar estos servicios
libres, capacidad que constituye activos inmateriales no registrados en los balances de
cuentas nacionales.
Existen numerosas relaciones de funciones no económicas de los bosques (y los
servicios correspondientes); las principales categorías están relacionadas con la libre
provisión de servicios recreativos y valores estéticos, servicios de protección
medioambiental, servicios de absorción o eliminación de contaminantes, valores
culturales, simbólicos y espirituales. Mientras que los primeros y los últimos
contribuyen directamente al bienestar, la caracterización de los servicios de protección
medioambiental y absorción y eliminación de contaminantes es más compleja,
comprendiendo protección del suelo y la tierra, estabilidad del ciclo del agua y
retención de agua (incluida protección contra inundaciones), servicios de protección de
aguas superficiales y depuración del agua, estabilización del microclima, protección
contra el ruido, protección contra avalanchas y deslizamientos de tierra, protección de
la biodiversidad y el habitat, estabilización del clima global, absorción de carbono,
absorción y eliminación de otros contaminantes.
En las Cuentas de los bosques, la integración de las funciones y servicios no
económicos se limita a su descripción física. Sin embargo, algunas de estas funciones
como las recreativas y de absorción de carbono pueden contabilizarse en términos
monetarios ya que los métodos de valoración están determinados o los mercados van
a establecerse a nivel internacional.
El objetivo de la descripción física es expandir la capacidad analítica del sistema de
cuentas nacionales, introduciendo contabilidad en términos físicos, que permita
conocer las interrelaciones entre el medioambiente natural y la economía, así como los
efectos medioambientales de las actividades económicas. Se incluye información
sobre los servicios o funciones medioambientales (provisión de habitat a la fauna y
protección de la biodiversidad biológica, protección del suelo y del agua) y recreativos.
4. Estimación de las Cuentas de los bosques en España.
4.1. Introducción.
Las estimaciones que se presentan en esta publicación constituyen la primera
aplicación de la metodología de las Cuentas de los bosques a los ejercicios 1995-2000
en España. En base a las distintas fuentes de información disponibles en este campo
en nuestro país, se ha realizado una estimación de las principales tablas de las
Cuentas de los bosques.
No se han estimado todas las tablas incorporadas en las Cuentas de los bosques,
como primera aplicación del sistema, dado que las correspondientes a los balances de
materiales y al contenido de madera de los flujos de residuos, por su estrecha
16
vinculación con las Cuentas de flujos de materiales se van a considerar de manera
integrada con estas cuentas. Las demás tablas se han completado en la medida de lo
posible, teniendo en cuenta las limitaciones derivadas de las fuentes de información.
4.2. Fuentes de información y métodos de estimación.
Las estimaciones realizadas están condicionadas por la información disponible en
cada caso, adoptándose aquellos procedimientos de estimación considerados más
adecuados para cada variable, y siguiendo la metodología de las Cuentas de los
bosques de EUROSTAT.
La Dirección General de Conservación de la Naturaleza del Ministerio de Medio
Ambiente es la unidad responsable de la elaboración de los Inventarios forestales.
Esta fuente proporciona información que ha permitido realizar las estimaciones de las
tablas de los Balances de superficie de tierra forestal y de masa forestal en pie, así
como de defoliación.
Las tablas de las Cuentas de flujos, tabla de producción relacionada con los bosques y
tablas de origen y destino de la madera y algunos productos derivados - en términos
monetarios y físicos-, se han estimado con información procedente de distintas
fuentes.
El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación viene realizando las Estadísticas
forestales, así como la Cuenta de producción de la Silvicultura y la Explotación
forestal, recogiendo datos sobre las distintas producciones forestales, y consumos
intermedios, remuneración de los asalariados, subvenciones e impuestos.
La Agencia Estatal de Administración Tributaria presenta en las Estadísticas de
Comercio Exterior de España, los datos sobre importaciones y exportaciones, en
cantidad y valor, de los distintos productos.
La Intervención General de la Administración del Estado elabora las Cuentas
Económicas del Sector Público, con información específica sobre Protección
Medioambiental (función 05 de la Clasificación de Funciones de las Administraciones
Públicas –COFOG-).
Finalmente, el Instituto Nacional de Estadística realiza anualmente la Estadística
Industrial de Productos, las Encuestas Medioambientales sobre los residuos, así como
las estimaciones de las Cuentas Nacionales.
En estos momentos, la información estadística sobre los bosques no es tan completa
como sería deseable, y se está trabajando en este campo para ampliar la información
disponible en los próximos años, de manera que permita un mejor conocimiento de la
realidad de los bosques, tanto en términos económicos como ambientales. A medida
que esto sea así, se podrán ir incorporando nuevas estimaciones a las Cuentas de los
bosques, hasta completar el modelo establecido por EUROSTAT.
17
ANEXO 1 - Circuito de la madera en bruto. Flujos físicos a la industria de la
madera.
Año 2.000
Medio ambiente
Tierra forestal
Masa forestal
Silvicultura
Economía
nacional
16.093
Explotación forestal
Madera en bruto
20.687
Resto del mundo
Consumo
final
1.608
4.753
188
38
3.592
Serrín, residuos
de la madera
3.106
77
3.106
4.495
1.064
1.884
Chapas y
tableros
11.776
1.405
423
2.220
1.778
Otras
actividades
económicas
Otras
actividades
económicas
8.325
3.834
2.167
Madera preparada
para uso
industrial 8.157
5.119
2.319
Madera
para la
construcción
Envases y
embalajes de
madera
1.636
FBCF
Otros
productos de
madera
5.178
900
Generación
de residuos
203
Medio ambiente
18
Otras
actividades
económicas
Resto del mundo
525
ANEXO 2 - Circuito de la madera en bruto. Flujos físicos a la industria de
fabricación de pasta papelera, papel y cartón.
Año 2.000
M edio ambiente
Tierra forestal
M asa forestal
Silvicultura
Economía
nacional
16.093
Explotación forestal
M adera en bruto
20.687
Resto del mundo
Consumo
final
1.608
5.119
Otras
actividades
económicas
11.692
7.387
Fabricación de pasta
5.131
845
676
4.230
5.131
113
Reciclado de
residuos
4.230
674
Fabricación de papel y cartón
7.349
1.437
3.669
7.442
Fabricación de
artículos de papel
y cartón
1.667
FBCF
-93
Edición, artes
gráficas
5.775
151
M edio ambiente
19
3.505
Resto del mundo
525
Descargar

Recursos naturales - Instituto Nacional de Estadística

Medio natural y actividades agrarias

Medio natural y actividades agrarias

BosquesPescaSuperficie forestalTierraEcosistemaSer humanoAgriculturaRecursos naturalesConservaciónSubsistenciaTransformación

GeologíaBosquesZona amazónicaVegetaciónZonas boscosasDesertizaciónDesarrollo sostenible