Juzgado Civil y Comercial 5
Expte. Nro. 97482
Bahía Blanca, 18 de julio de 2003.AUTOS Y VISTOS: Para dictar sentencia, en estos autos caratulados: RECASAL
S.R.L. C/ MORALES MENDOZA Y APRAIZ ISABEL VIRGINIA S/ Daños y
Perjuicios , de los que RESULTA:PRIMERO:Que a fs. 52 se presenta el Dr. Carlos A. Guerrieri en representación de Recasal
S.R.L. promoviendo daños y perjuicios contra Isabel Virginia Morales Mendoza y
Apraiz por $ 5.460,65.
Alega que se derrumbó un tramo de diez metros de la medianera que divide las fincas
de los demandados. El hecho se produjo por la excesiva presión que ejerció la
acumulación de pedregullo y materiales sobre la pared del lado de la demandada.
Dicho hecho le produjo la rotura del caño de gas principal, que servía como
alimentación principal de la planta industrial de la actora. Ello produjo el corte del
servicio de gas. Alega que la interrupción del servicio fue por 28 días.
Reclama como daños emergente, $ 1.597,22 por reparación de la cañería, $ 24 por
compra de oxígeno, $ 439,43 por materiales, $ 150 por confección de acta notarial, $ $
150 informe ingeniero industrial. Como lucro cesante demanda $ 2.600 por la
paralización de la planta por un mes y $ 500 por pérdida de clientela. Ello, hace un
total de $ 5.460,65.
Ofrece prueba y funda en derecho.
SEGUNDO:Que a fs. 64 se presenta la Sra. Isabel Virginia Morales contestando la demanda.
Niega tener responsabilidad alguna en el hecho, que la caída del muro se haya
efectuado por presión desde su finca, que haya apoyado materiales sobre la pared,
niega el cambio del caño de gas, niega que la planta de la actora haya estado inactiva
por 28 días, niega los daños reclamados y la documentación acompañada.
Alega que la medianera existía de hacía unos 30 años y era de muy mala calidad
afectada por agentes climáticos, químicos y artificiales. Alega como principal causa la
agresión química que produce el cloruro de sodio -sal- que se encuentra en toda la
finca de la actora. Que la pared no se desmoronó en bloque sino granulada por ser de
mala calidad su construcción, no por efecto del pedregullo. Finalmente alega que no
se usaba el muro de apoyo, sólo la actora tenía en él empotrado el caño de gas que
dice averiado.
Ofrece prueba.
TERCERO:Que a fs. 74 se abre el proceso a prueba, etapa sobre la cual el Actuario certifica a fs.
222 y a fs. 231 se llaman autos para sentencia, resolución que se encuentra firme y
consentida.
CONSIDERANDO:PRIMERO:Que fundamentalmente corresponde determinar la relación de causalidad existente
entre el daño que se demanda y la caída de la pared medianera como consecuencia
de la presión que ejercía, la acumulación de materiales y pedregullo sobre ella
apoyados. Es decir que resulta primordial determinar las causa que determinaron la
caída de la medianera (doctr. art. 1109 del Código Civil).
De las testimoniales prestadas en autos surge que ambas partes se apoyaban en la
pared, la actora con un caño engrampado y la demandada apoyaba materiales de
construcción (art. 456 del C.P.C.). Ello, sin perjuicio del estado de deterioro que
presentaba la medianera.
En su declaración, Vicente J. Sanchis -ingeniero que trabaja para la actora- a fs. 135 tercera pregunta- expresa que las posibles causas -de la caída de la medianerapueden ser varias,...cuando...no se realiza el apuntalamiento o sujeción debida...por
acumulación de tierra, escombros o pedregullos, que pueden ejercer presión...por
factores climatológicos, no siendo este el caso , sin poder determinarse la causa del
hecho de autos, aunque más adelante -quinta ampliatoria fs. 136 vta.- afirma que la
causa del derrumbe fue justamente la presión de materiales sobre la medianera .
También responde - tercera ampliatoria fs. 136- que había material desparramado en
la propiedad de la actora, consistiendo en ladrillos con las juntas de su material , que
eran los materiales de la pared . También -quinta ampliatoria fs. 136 vta.- afirma que
había materiales en la finca de la demandada, observo -dice- unos montículos que en
su parte inferior apoyaban en la medianera...observo tales montículos pegados a la
medianera . Finalmente -fs. 137 segunda repregunta- expresa que la actora apoyaba
sobre la medianera un caño que tenía unas grampas y está apoyado unido a la pared
por intermedio de las grampas , que podría pesar unos 120 o 150 kilos más o menos tercera repregunta-.
Carlos A. Melonari quien estuvo en la finca de la demandada antes del hecho, a fs.
149 expresa, preguntado sobre si algún material ejercía presión sobre la medianera,
que sobre esa pared no había nada , y regresado luego del hecho afirma que había de
ambos lados escombros que eran la parte de los ladrillos que se habían derrumbado .
En su testimonio Carlos B. Quintay - gasista- dice que vio personalmente que el caño
lo dejaron soportado con dos maderas mal atadas con alambre...engrampado en la
pared -sexta pregunta fs. 141 vta.- agregando luego que una pila de canto rodado y
hay un desnivel hacia la fábrica, ésta está más baja, al caerse el paredón ese canto
rodado se filtró para la fábrica .
Miguel Purretta -encargado general de la fábrica de la actora- único testigo que afirma
que la medianera fue derrumbada por el pedregullo de la demandada -fs. 144-.
Finalmente Rodrigo S. Barroso, afirma que no vio materiales apoyados sobre la
medianera y que cuando cayó la pared había escombro de los dos lados . También
Sanchis -fs. 137 segunda repregunta- expresa que la actora apoyaba sobre la
medianera un caño que tenía unas grampas y está apoyado unido a la pared por
intermedio de las grampas , que podría pesar unos 120 o 150 kilos más o menos tercera repregunta-.
También en el acta de fs. 12 vta escribano Eduardo F. Cabeza indica que se
desmoronó la medianera -o un tramo de ella- existiendo en la finca de la demandada
pedregullo y ladrillos, que desde su impresión, serían, material que se apoyaba en la
medianera y los ladrillos de ella caídos.
SEGUNDO:Que resulta importante la pericia industrial de fs. 194, para determinar el grado de
ingerencia que tiene sobre la caída de la pared el haber apoyado los materiales de
construcción sobre ella por parte de la demandada, aunque la misma no resulta
concluyente (art. 474 del C.P.C.).
Expresa el Ing. Monserrat que la pared presenta gran deterioro con evidente faltas de
mortero de unión entre ladrillos y que existe soportería del caño de gas construída en
perfiles de hierro, con avanzado estado de corrosión . Concluye finalmente que la
caída de la pared se produce, no por haberse apoyado materiales en ella -lo que no le
consta al perito, dice- sino por el deterioro de la misma y la presión ejercida por el
caño en ella apoyado.
La pericia resulta impugnada por la actora. Sin embargo en ella, -punto I- no encuentro
la ambig•edad a que se hace referencia a fs. 205, pues el perito es categórico en
cuanto considera que la caída de la pared no se produjo por la existencia de
pedregullo apoyado en ella. Aunque queda para mí la falta de seriedad de dicha
conclusión sin apoyatura científica alguna (art. 474 del C.P.C.). Tampoco encuentro
razonables las impugnaciones realizadas en los puntos 2 y 3 de fs. 206, pues las
conclusiones a que arriba el perito, son de constancias que surgen, para él, a simple
vista , expresando el deterioro de la pared, y la corroción del caño, sin expresar, por no
constarle, la presión que podría aguantar la pared deteriorada -para lo cual debió tener
en cuenta los 2/3 faltantes de ella-, o el grado de corroción del caño -para lo cual debió
realizar el procedimiento que indica la actora en su impugnación-. (art,. 474 del
C.P.C.).
Entiendo que de las constancias de autos, no logra acreditarse que el daño que se
demanda sea atribuible a la conducta de la demandada a título subjetivo (arts. 512 y
1.109 del Código Civil), teniendo en cuenta las circunstancias de lugar, modo y tiempo
analizadas, no lográndose probar la relación fáctica entre daño y hecho, por la
inexorable existencia de concausas, sin poderse determinarse el grado de ingerencia,
si es que la tienen, de cada una de ellas (art. 375 del C.P.C. y doctr. arts. 901, 906 del
Código Civil).
POR ELLO y disposiciones legales citadas; FALLO:- Esta causa seguida por
RECASAL S.R.L. contra ISABEL VIRGINIA MORALES MENDOZA Y APRAIZ
rechazando la demanda. Con costas art. 68 del C.P.C.. Regúlanse los honorarios de
los Dres. Carlos A. Guerrieri y Marcelo J. Baccini en la suma de pesos quinientos
ochenta y pesos ochocientos (art. 21, 26 segundo párrafo y cc ley 8904), con más el
adicional de ley, a los peritos Ing. Ricardo Monserrat y Cr. Ramón Alberto Sanz en la
suma de pesos doscientos y pesos doscientos . Notifíquese.-Déjese copia (Art. 12
Ac. 2514/83).- Proveo por disposición de la S.C.B.A.
Rubén D. Moriones
Juez
Descargar

97482