Recomendaciones generales para dar mantenimiento a
instalaciones de gas
http://148.223.20.215/jebla/principal.php (Gas Jebla)
Al momento de surtir el gas:
La mayoría de los accidentes de gas ocurren al momento del llenado de los
tanques, y esto es por omitir algunos cuidados básicos antes y durante este
proceso.
Recomendaciones:
Antes de empezar el llenado del tanque, debe cerciorarse de que
las hornillas de la estufa, horno de gas y boiler se encuentren
apagados.
No tener cerca alguna lumbre, cigarro encendido o algún aparato
eléctrico que pueda provocar alguna chispa.
No permitir a los niños que se encuentren cerca del tanque al
momento de su llenado.
Al llenar un Tanque Estacionario, pueden encontrarse con cualquiera de
los siguientes casos:
1. Si el tanque es nuevo y se va a llenar por primera vez, deben seguirse las
siguientes Instrucciones:
Purgar por la válvula de servicio la presión de aire que trae el tanque (esta
presión de aire la ponen las fabricas para probar que no existen Fugas) y avisar
previamente al usuario y/o vecinos lo que se va hacer para que no se alarme al
oír
el
escape
de
aire.
Al efectuar la operación anterior, deben estar seguros de que lo que se está
escapando es precisamente aire, y si notan olor a Gas, suspender
inmediatamente esta maniobra e investigar tomando las precauciones debidas.
2. Si el tanque es usado, esta vacío y se va a llenar por primera vez en el
domicilio actual, deben seguirse las siguientes Reglas:
Picar con el dedo la Válvula de llenado para cerciorarse de que el tanque
contiene presión de Gas Si la Válvula no ofrece resistencia puede ser de que le
haya sido sacada la presión con anterioridad, (se recomienda investigar si esto
se realizó) o bien, que el tanque tiene alguna Fuga o defecto en cualquiera de
sus
Válvulas.
Si la Fuga es detectable a simple vista se evita el llenado. Si no, puede llenar
una pequeña cantidad del Gas para inspeccionar la instalación si no presenta
Fuga, y después de asegurarse que no existe, se continua el llenado. En caso
contrario, se debe suspender el llenado.
1
En Caso de fuga:
El no prestar la debida atención a una fuga de gas por muy mínima que ésta
parezca, puede ser causa de un accidente. Los vapores de gas licuado son
más pesados que el aire, por lo tanto las fugas descienden y se acumulan en
sótanos, alcantarillas, fosas, pozos, zanjas, etc.
Si percibe la presencia de gas le recomendamos lo siguiente:
Abrir puertas y ventanas para ventilar la habitación
Cerrar la válvula de servicio del tanque y buscar el origen de la
fuga, utilizando agua jabonosa.
No encender fuego.
Disipar los vapores de gas licuado abanicando el área con trapos o
cartones grandes. NO USAR VENTILADORES ELÉCTRICOS, NI
ACCIONAR INTERRUPTORES, ya que generan chispa y puede
producir explosiones.
NO SE CONFÍE, MIENTRAS EXISTA OLOR A GAS PREVALECE
UN RIESGO MAYOR DE EXPLOSIÓN.
Si la fuga es grande, pida ayuda a la Central de Fugas, al
Departamento de Bomberos y/o Protección Civil.
Cerciórese de haber eliminado la presencia de gas alejándose del
área afectada por un momento y regresando para ver si persiste el
olor.
Recomendaciones para la instalación de cilindros
Los cilindros deben estar instalados en lugares ventilados
Deben estar sobre una base sólida de concreto para evitar la
corrosión y humedad
Se debe utilizar tubería de cobre en su instalación.
La instalación debe hacerse por personal capacitado.
Los cilindros NO deben instalarse en escaleras o pasillos de uso
continuo.
Deben de estar como mínimo a 5 mts. de distancia de del boiler y
estufa.
No deben estar cerca de centros de carga eléctricos o aparatos que
produzcan chispa.
Los cilindros deben estar sujetados a la pared con cinchos.
No deben colocarse objetos encima de los cilindros que impidan la
ventilación de las válvulas como chamarras, bolsas, etc.
No se deben amarrar mascotas de los cilindros.
Se recomienda que estén bajo un techo que los proteja de los rayos
del sol.
Boilers (http://es.wikipedia.org/wiki/Calentador_de_agua)
Si el tanque tiene más de seis años, vale la pena verificar su condición
2
El mantenimiento interno de un calentador esta asociado a la calidad
de agua que estemos calentando. Aguas con altos contenidos
de sales de calcio o magnesio (aguas duras) tienden a obstruir las
tuberías de agua caliente con mayor regularidad que las de agua fría.
El mantenimiento preventivo está asociado a descalcificadores
o suavizadores de agua. Recientemente aparecieron en el mercando
unos suavizadores de agua electrónicos que aseguran evitar la
acumulación de sales dentro de la tuberías y hasta logran limpiar la
sales ya acumulados por efecto de la erosión. Los calentadores de
tanque o calderas adicionalmente requieren el vaciado y limpieza de
los tanques para extraer los sedimentos acumulados en su interior. La
frecuencia de esta limpieza depende de la cantidad de sólidos que
contenga el agua que calentamos. Los calentadores de tanque hechos
de hierro galvanizado tienden a oxidarse y corroerse. Para evitar esto y
alargar la vida de los tanques algunos equipos tienen un ánodo de
sacrificio de magnesio o aluminio. El estado de este ánodo debe
revisarse como parte del mantenimiento anual. Para el caso de los
calentadores de gas, la limpieza y revisión del intercambiador de calor
se recomienda una vez al año. Las impurezas del gas natural
(aceite o petróleo) pueden obstruir el radiador. La revisión de los
sistemas de seguridad por personal especializado debe estar incluido
dentro del mantenimiento que se haga el equipo.
Aunque calentar agua lo vemos como un proceso normal y nada
peligroso, en realidad sí lo es. El agua al pasar los 100 °C se convierte
en vapor, al pasar del estado líquido al gaseoso se expande y requiere
más espacio aumentando la presión del envase donde esté contenida.
Aunque bajo condiciones normales es muy difícil que un calentador de
agua explote, es un hecho que ha pasado antes. Para evitar esto, los
calentadores tienen un sistema de control de temperatura y otro de
seguridad. El sistema de control consiste en un termostato que apaga y
enciende el calentador a determinadas temperaturas del agua. Los
sistemas más avanzados tienen un sistema de control electrónico, en
lugar del termostato, que regula la potencia aplicada al agua. El
sistema de seguridad consiste en una válvula de alivio de presión y un
segundo termostato en algunos casos. La válvula de alivio libera la
presión permitiendo que el agua o el vapor salgan del tanque si la
presión interna aumenta de manera peligrosa. En los calentadores con
un segundo termostato de seguridad este está graduado para que se
dispare a una temperatura superior al termostato de control. De esta
manera si el termostato de control falla entonces se disparará el
termostato de seguridad para evitar que la temperatura se eleve por
encima de los 100 °C. Una vez que se dispara el termostato de
seguridad el calentador no volverá a funcionar hasta que se le reinicie
de manera manual, de esta manera nos veremos obligados a cambiar
o reparar el termostato de control.
3
Descargar

En gas Jebla, uno de nuestros principales intereses es la seguridad