1
UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA PLATA
FACULTAD DE PSICOLOGIA
Cátedra Psicodiagnóstico
FICHA PARA LOS ALUMNOS
Elaborada por: Dra. Helena Lunazzi, Psic. Diana Elías, Lic. Verónica Silva Acevedo.
Junio de 2010
PAUTAS BÁSICAS DE ADMINISTRACIÓN
La enseñanza del Proceso Psicodiagnóstico nos ha confrontado con la evidencia de las
particularidades que plantea la transmisión de un organismo históricamente vivo. Queremos
designar con esto que a lo largo de los años somos testigos de cambios que se presentan en las
consignas de administración, principalmente debidos a la incorporación de resultados de los
desarrollos y de las investigaciones llevadas a cabo en las últimas décadas. Observemos, como
ejemplos dos cambios que atañen a la Técnica Rorschach: Respecto del Número de respuestas
(R) y en relación a las respuestas Populares.
Las enseñanzas de B. Klopfer, principal maestro rorschachista durante cuarenta años
en la Argentina (1950/1990) incluía escasa referencia a la importancia del número mínimo
imprescindible para que un protocolo fuera válido. Predominando una actitud receptiva por
parte del administrador, era aceptable interpretar producciones de 12 ó 13 Respuestas y aún
menos. El desarrollo del Sistema Comprehensivo de J. Exner (1974) que comienza a aplicarse
activamente en nuestro país desde los años 90, como resultado de sus rigurosas
investigaciones indica que para que un protocolo sea válido debe contener al menos 14
respuestas.1 Para la obtención de las 14 respuestas, Exner propuso intervenciones especiales
durante la administración de la L I.
Si el sujeto se limitaba a dar una sola respuesta, era necesario que el
entrevistador, solicite activamente más, con sugerencias tales como “y qué más” o “si dedica
más tiempo es posible que se le ocurra alguna otra respuesta”.
Otro ejemplo explícito, lo constituye la codificación de las respuestas Populares.
Klopfer, según sus relevamientos en muestras norteamericanas, en la década de 1950,
1
Comprobó que los sujetos que habían producido protocolos con menos de 14 respuestas, cuando eran
re-testificados ofrecían respuestas distintas. Recién el punto de corte de 14 informaba que el sujeto
había facilitado un contenido de respuestas representativas de su personalidad (Exner, 1994), ya que al
re administrar luego de seis meses éstas presentaban estabilidad.
2
propone 10 respuestas Populares. Exner, con muestras de no pacientes recolectadas en
Norteamérica en el período de 1980/85, ofrece 13 Respuestas Populares. Nuestro equipo de
investigación, en una investigación que analizó 506 no-pacientes, demográficamente
representativos del Gran La Plata2, halló 10 respuestas Populares propias de nuestra cultura.
Los códigos de ética que rigen la tarea Psicodiagnóstica,3 prescriben que las interpretaciones
de las técnicas deben guiarse por la comparación con tablas o baremos del propio contexto
cultural. Nos preguntamos entonces, Debíamos nosotros seguir enseñando las respuestas P de
Klopfer, para respetar su correspondencia con el método con el que se adiestraba a los
alumnos? o
¿Debíamos Introducir las de Exner, que se habían obtenido mucho más
recientemente? o Claramente debíamos trasmitir las propias de nuestro contexto cultural?
Para afirmar nuestra decisión reclutamos una muestra ampliada incluyendo distintas regiones
de Argentina4, completando un total de 1200 casos, que corroboraron las mismas populares en
Argentina que en el Gran La Plata. Debíamos permanecer indiferentes a los hallazgos de
investigación producidos en la historia del Rorschach, como el establecimiento del límite válido
en las 14 Respuestas? o respecto de la conveniencia de administrar la técnica en posición del
entrevistador lateral al sujeto,5 o frente a frente como lo hacía Klopfer?
Nuestra conclusión fue que no podíamos permanecer indiferentes a los desarrollos
históricos producto de investigación.
Preparamos esta guía con el fin de facilitar a los alumnos los criterios para la
administración de las técnicas aplicadas en el Proceso Psicodiagnóstico. La consideramos de
utilidad para acompañarlos en sus primeras experiencias de administración en hospital, del
Proceso psicodiagnóstico.
La cátedra Psicodiagnóstico situada en el quinto año de la Carrera de Licenciatura en
Psicología de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de La Plata, capacita al
alumno para la realización del proceso psicodiagnóstico mediante concurrencia a hospital
público. La batería básica aplicada (Lunazzi, 1992 Pág. 113 a 116) se compone de las siguientes
técnicas: Entrevista (Bleger, 1970, Celener, 2005; Lunazzi, 2001, Siquier de Ocampo, 2004),
2
Lunazzi, y col(2006)
3
Código de Ética de la Comisión Internacional de test; Código de ética de la Asociación Argentina de
Estudio e Investigación en Psicodiagnóstico (ADEIP)
4
5
Rosario, Tucumán, la Pampa, Mar del Plata, Tucumán, Alto Valle de Río Negro y Río Gallegos
Las investigaciones realizadas por J. Exner mostraron que la administración cara a cara, introduce
variables en la producción de las respuestas que no ocurren cuando la administración se realiza en
posición lateral.
3
Test gestáltico viso-motor de L. Bender (Bender L, 1983), H.T.P. (Hammer-Machover),
(Hammer, 2006), Test de las dos personas (Frank de Verthelyi, Braude y Baringoltz, 1985), P.D.I
(Jolles, 1981), Cuestionario Desiderativo (Bernstein, Braude y Celener 1994), Rorschach
(Lunazzi, 2002), Escala de Alexitimia (Taylor, Bagby), Escala de Vulnerabilidad Somática
(Zukerfeld), y Cuestionarios de Estrés y Apoyo Social (Duke, modificaciones de Zukerfeld)
El contenido que desarrollaremos en relación a las pautas de administración, respeta
las fuentes de las diferentes técnicas. Cada vez que se haya introducido una modificación se
explicitarán los fundamentos de las mismas.
La aplicación de estas pautas debe ser complementada por parte del alumno, con el
conocimiento profundo de la literatura referida a las técnicas que mencionamos, y por el
adecuado entrenamiento técnico de quien administra.
En general proponemos que la batería sea administrada a lo largo de cuatro o cinco
encuentros con el sujeto, siguiendo las siguientes etapas:
Primer encuentro: Pre-entrevista. Entrevista inicial.
Segundo encuentro: Pruebas gráficas:
Bender - H.T.P. y P.D.I. - Test de las dos personas.
Tercer encuentro: Cuestionario Desiderativo y Rorschach.
Cuarto encuentro: Escala de Alexitimia. Cuestionarios de Estrés- y Apoyo Social,
Vulnerabilidad Somática. Entrevista de devolución.
Recomendaciones generales:
Es necesario que los alumnos obtengan a lo largo de todo el proceso psicodiagnóstico,
el registro completo del discurso y comportamiento total del sujeto. Esto implica anotar lo
más textualmente posible su discurso, y además el comportamiento manifiesto, gestos, pausas,
silencios y comentarios que realice. Es valioso también incluir las reacciones del sujeto a las
intervenciones del entrevistador, por ejemplo, sus manifestaciones frente a las dificultades, los
logros, ante la frustración, etc. También a los fines de su estudio, es importante focalizar los
modos de ejecución (ritmos, secuencias, etc.) de las tareas que despliega el administrado.
Considerando que el psicodiagnóstico es un proceso vincular técnico encuadrado
(Lunazzi, 1992), son también relevantes los efectos emocionales y cognitivos que produce en el
entrevistador el encuentro y la experiencia con ese sujeto en particular.
4
PRE ENTREVISTA6
En el caso de los alumnos que concurren a hospital, la pre-entrevista con los pacientes
la realiza la profesora a cargo de la comisión, quien tendrá en cuenta los siguientes criterios de
exclusión:

pacientes con enfermedades terminales,

bajo efecto de psicofármacos,

inhabilitados en sus extremidades superiores que le impidan la realización de las
técnicas gráficas,

bajo efecto de estrés post traumático,

que estén tramitando un duelo reciente.

menor de 20 años.

Con déficit visuales y carezcan de anteojos correctivos.
Se le explica al sujeto internado que somos docentes de la Facultad de Psicología, que
acudimos a los hospitales públicos con el objetivo de que los alumnos puedan realizar un
trabajo práctico en respuesta a los requerimientos de una materia de quinto año, de su
carrera. Luego de explicarle que consiste en la realización de distintas tareas, en varias visitas,
lo invitamos a participar. Se deja aclarado que su participación no está vinculada con el
tratamiento que recibe en el
hospital y que la información que brinde es de carácter
confidencial.
Concluye la pre-entrevista cuando el sujeto ha prestado su conformidad al trabajo,
previamente al encuentro entre él y el alumno.
LAS ENTREVISTAS EN EL PROCESO PSICODIAGNÓSTICO
La entrevista no es solo una técnica de recolección de información, sino un
instrumento clínico privilegiado en el cual se plasma mediante la creación de un campo
especial, el desarrollo y captura de cualidades vinculares y discursivas, características del
6
Cuando el proceso psicodiagnóstico, no se realiza en hospital, se denomina pre-entrevista a todas las
informaciones, contactos e intercambios previos al encuentro propiamente dicho, con el sujeto.
5
sujeto. Tanto la información personal que el sujeto aporte, como su modalidad vincular,
posteriormente encontrarán recurrencia con otros indicadores de la batería.
La entrevista semidirigida es característica del proceso psicodiagnóstico, como su
nombre lo indica, comparte tanto elementos de la entrevista dirigida como de la entrevista
libre. El proceso Psicodiagnóstico se desarrolla en tres etapas, ellas son Entrevista Inicial,
Entrevista de Administración de Técnicas y Entrevista de Devolución.
1- ENTREVISTA INICIAL
Consiste en una entrevista semidirigida que presenta:
a) una etapa libre, b) una etapa dirigida y c) una etapa de cierre.
Los objetivos de la entrevista inicial son:

Permitir en una primera instancia que el sujeto hable libremente de sí
mismo ofreciendo una escucha plena sin intervenciones.

Tomar en cuenta la definición subjetiva que porta
el sujeto, y
proponer una definición conjunta.

Facilitar que el sujeto pueda incluir tanto aspectos positivos como
negativos.

Explicitar el contrato de trabajo como parte del Encuadre

Promover la motivación e interés.
Se realizará la presentación mutua, el entrevistador registrará nombre y edad del
entrevistado y manifestará su interés por el sujeto preguntando por ejemplo, el motivo de la
internación. Es importante que el alumno procure establecer una relación de cooperación con
el entrevistado. Como así también, trasmitir seriedad y compromiso en la tarea que está por
iniciar.
Luego el alumno establecerá el encuadre de trabajo, explicitando al sujeto las distintas
fases que componen el proceso psicodiagnóstico.
Que el alumno explicite los objetivos de trabajo posibilita que puedan ser compartidos,
y de esta manera tratar de transformar la definición subjetiva (esperanzas, miedos, exigencias,
expectativas reales o imaginarias que trae el sujeto) en una definición objetiva. Lunazzi,
(1992).
6
En este mismo marco, como anticipamos, el alumno establecerá las pautas del
contrato: fijación de horarios, duración aproximada de cada encuentro y frecuencia.
El establecimiento de estas normas, además de enmarcar la situación de trabajo, le
permitirá al entrevistador, hacer una lectura del comportamiento del sujeto, observando si las
acepta o por lo contrario si las desafía. Por ejemplo, es posible que un sujeto intente modificar
los horarios previamente estipulados y al momento en que llega el alumno le exprese su falta
de voluntad para realizar la entrevista. En esta situación es común, por inexperiencia, que los
alumnos pierdan el manejo del encuadre, en lugar de intentar que el sujeto se involucre
nuevamente con la tarea. Para ello debemos interiorizarnos de cuales son los inconvenientes
que nos comunica el sujeto y tratar de resolverlos de modo de continuar con lo programado, o
no si fueran respetables.
Primera etapa de la entrevista inicial: Entrevista libre
Luego que el alumno se presentó y manifestó verbalmente y actitudinalmente su
atenta disposición, es decir trató de establecer un buen “rapport” (relación), explicó el
encuadre de trabajo y acordó el contrato (confidencialidad, días de encuentros, horarios), ha
quedado establecido el espacio y tiempo adecuados para el desarrollo de la etapa libre de la
Entrevista Inicial.
La etapa libre comienza con la intervención, por parte del alumno, diciendo: “Hábleme
de Ud.”, o “Cuénteme acerca de Ud. para que lo conozca”, o “Hábleme de Ud. como persona”,
o “Cuénteme qué piensa y siente sobre Ud. mismo”. 7
Si bien pueden surgir algunas dificultades, como por ejemplo que el sujeto comunique
que desea que le hagan preguntas, el entrevistador responderá que sí que efectivamente
luego hará preguntas, pero que primero
le solicita, (pide o espera)
que hable
espontáneamente de sí mismo. El objetivo del entrevistador es permitir que el sujeto
configure el campo (hable libre y ampliamente de sí mismo), para lo cual se deberá ofrecer una
escucha plena, tolerando los silencios, dando lugar a que advenga un otro. Ello no significa
permanecer en absoluto silencio. El entrevistador podrá realizar intervenciones, del tipo
explíqueme un poco más” o “por favor, continúe”, frente al silencio en el discurso del sujeto.
7
Tomar en cuenta que se tratan de preguntas alternativas.
7
Ilustraremos cómo las ansiedades que genera lo inédito de esta experiencia para el
alumno, lo inducen a veces erróneamente, a preguntar, de manera tal que obtura la pausa. El
riesgo es que la entrevista se transforme en dirigida, es decir, un ping pong de preguntas y
respuestas, que no permite escuchar lo que el entrevistado está tratando de comunicar:
E: Bueno, ahora hábleme de usted como persona.
S: No sé…No se… Pero qué tengo que decir?…
E: Cuénteme qué piensa y siente sobre Ud. mismo, así lo puedo conocer.
S: No sé… Hace como un año que no trabajo porque me agarró una enfermedad… cáncer. La
semana pasada terminé la quimioterapia; estoy esperando la operación… me van a
transplantar un hueso. Después seguiré la vida adelante… Yo me siento bien, lo siento como
una enfermedad pasajera.
E: ¿Qué hacías antes de enfermarte? (Consideramos esta intervención inadecuada dado que
obtura el intento – resistido- de comunicar la ansiedad y preocupación por la enfermedad)
S: Trabajaba. Toda mi vida trabajé para salir adelante.
E: ¿Tenés amigos? (Acá la pregunta cambia de tema y no es continente de lo que el sujeto
comunicaba respecto del lugar del trabajo en su vida)
S: Sí… tengo amigos… me ayudan. Hacen rifas, torneos… para ayudarme, porque uno necesita
siempre dinero para todo… por la enfermedad… la verdad, no me puedo quejar de mis amigos.
Se portaron de diez. Espero que todo salga bien, para volver a trabajar. Desde chico que
trabajo, siempre trabajé.
E: ¿Qué edad tenías cuando empezaste a trabajar?
(Ahora se entrevista en adecuada
consonancia)
S: 16 años. Vivía con mi hermano antes, hasta que conocí a mi mujer, y bueno… ella quedó
embarazada y ahí hicimos la casa. Ya de eso pasaron 13 años… Nunca me enfermé hasta
ahora. Primero empecé cuando me quebré (pierna derecha), el hueso quedó mal, se me hizo
un sobrehueso. Entonces el médico me hizo una biopsia y resultó un tumor maligno… eso es
cáncer. Me iban a raspar el hueso nomás pero con la biopsia… viste que el hueso tiene una
médula… bueno, resultó que la médula estaba infectada. Así que el médico me dijo que es
mejor sacar el hueso y trasplantar otro hueso. Estoy muy ansioso. Al principio de la
8
enfermedad yo trabajaba un poco, pero el médico me dijo que no trabajara nada. El
tratamiento no es tan fácil, la quimio… el viernes terminé gracias a Dios.
E. ¿Qué hacés en tus ratos libres?8 (Aquí nuevamente el alumno evita empatizar con la
angustia y ansiedad del paciente. Es esperable que respetuosamente y aún no verbalmente,
asienta o de muestras de comprender su situación emocional y luego de una pausa enuncie
que le hará otra pregunta)
Segunda etapa de la entrevista inicial: Entrevista dirigida
Al finalizar la primera etapa, y dada la necesidad de contar con determinada
información del sujeto, es procedente que el entrevistador realice preguntas más directas
sobre aquellos aspectos de los cuales el sujeto no se ha referido de manera espontánea.
Las áreas que no deben quedar sin explorar, Celener (2005), son las siguientes:

Relaciones familiares actuales: Integrantes de la familia actual, roles, tipos de
vínculos, sentimientos que se generan entre ellos.

Relaciones familiares de origen: Integrantes de la familia de origen, roles y
modos de vinculación. Datos significativos de su infancia.

Relaciones interpersonales: vínculos amistosos (duración, cantidad), relaciones
de pareja.

Estudios: Estudios realizados, y/o abandonados. Nivel alcanzado. Si existieron
dificultades en el aprendizaje.

Trabajo: Tarea que realiza; continuidad; relaciones sociales que establece
dentro del trabajo; vínculo con la tarea, pares y superiores; satisfacción o
frustración; aspiraciones.

8
Salud: enfermedades, operaciones o accidentes.
La entrevista completa se encuentra completo a disposición en la página Web de la cátedra:
www.psico.unlp.edu.ar/externas/psicodiagnostico/descargas/caso
9

Utilización del tiempo libre e intereses personales: Qué actividades realiza y
con quién. A qué dedica su tiempo libre (gustos, intereses).9
Para rastrear las áreas arriba mencionadas el alumno cuenta con dos recursos
1-
Si el sujeto ha mencionado en la entrevista alguno de los aspectos a ser
explorados, pero no lo ha desarrollado suficientemente, retomará el discurso
y le solicitará que hable un poco más de ello. Por ejemplo, si el sujeto
mencionó al pasar que trabaja, se le dirá: “Ud. me ha dicho que trabaja. ¿En
qué trabaja? ¿A que se dedica?”
2-
Cuando no hayan sido enunciadas alguna de las áreas arriba detalladas (en la
parte no dirigida), el alumno podrá mediante preguntas dirigidas recolectar
esa información. Por ejemplo: “Necesito conocer más aspectos de su vida
que aún no me ha contado, como introducción a sus preguntas.”
Retomamos dos de los recursos que utiliza Kernberg en la entrevista estructural que
pueden guiar al alumno10.
 “Clarificación:
Exploración de la información que sea vaga, poco clara,
desconcertantes, contradictoria o incompleta con la finalidad de cubrir el grado de
su entendimiento o confusión respecto a lo que permanece poco claro.
 Confrontación: Presentar las áreas de información que parecen indicar la
presencia de un funcionamiento conflictivo y, por implicación, la presencia de
operaciones defensivas, representaciones contradictorias del sí mismo y de los
objetos y una reducida conciencia de realidad” O. Kernberg, (1981).
Transcribimos a continuación un ejemplo de Kernberg: “Una paciente neurótica con una
estructura de personalidad predominantemente histérica dijo en la entrevista que quería
ayuda para sus dificultades sexuales, pero estaba muy renuente a discutirlas. Confrontada con
esta contradicción, ella explicó que sentía que los entrevistadores masculinos gozarían con el
efecto humillante que tendría para una mujer hablar de sus dificultades sexuales, que podían
excitarse sexualmente a la vez que gozarían menospreciándola como sexualmente inferior.
9
En el texto original consta la pregunta sobre la sexualidad del sujeto. En la cátedra preferimos
formularla únicamente cuando es referida por el sujeto de modo espontáneo o problemático.
10
Kernberg utiliza además, como tercer recurso la interpretación de la transferencia. Este no deberá ser
incorporado por los alumnos.
10
Este concepto de los hombres y de la naturaleza humillante de las experiencias sexuales y su
revelación eran parte de un concepto integrado –aunque patológico- de sí misma y de los
demás.”
En contraste, “una paciente con una estructura infantil de carácter predominante y una
organización límite de la personalidad, explicó lo disgustada que estaba con los hombres pues
solo tenían intenciones de usar a las mujeres como objetos sexuales, cómo tuvo que escapar
de las acometidas sexuales de un jefe anterior, y cómo evitaba los contactos sociales a causa
de los abordajes sexuales de los hombres en busca de presa. Pero también dijo que había
trabajado algún tiempo como “conejita” en un club de “Playboy”, y estaba muy sorprendida
cuando el entrevistador la confrontó con la contradicción entre sus afirmaciones”. O.
Kernberg, (1987 Cap. 1)
Tercera etapa de la entrevista inicial: Cierre
Representa la finalización de las etapas previas, momento en el cual se encuentra
implícita la cualidad de despedida.
Esta etapa se inicia luego de haber explorado todas las áreas mencionadas, ocasión en
la que el entrevistador realizará la siguiente intervención: “Hay algo que yo no le haya
preguntado que Ud. considere que sería importante que yo sepa?”, permitiendo de este modo
que el sujeto incluya cualquier contenido que desee.
A continuación, el entrevistador, le ofrece al sujeto la oportunidad de plantear alguna
pregunta acerca de sí mismo que le interese, que desee, o
que se pueda investigar o responder a través del estudio. : “¿Hay algo acerca de Ud. mismo
que desee preguntarle al estudio, o que le interese en particular saber?”
La pregunta que se realice el sujeto debe quedar delimitada, razón por la cual, cuando
sea amplia o ambigua el entrevistador le solicitará que especifique o precise un poco más.
Ejemplo: Si el sujeto pregunta “ quiero saber cómo soy como persona?” o “¿Cómo me ven los
demás?”, el alumno le solicitará que explique un poco más detalladamente qué es lo que
quiere decir con ello: “¿A qué en particular se refiere?”, o “ ¿Qué especialmente?”
La finalidad de esta pregunta es motivar al sujeto e involucrarlo en el proceso
psicodiagnóstico. Estimula la posibilidad de contar con un sujeto interesado y además que el
11
entrevistador cuente con criterios para organizar la devolución. Las preguntas en sí mismas,
son muy explícitas acerca de los niveles de organización de la identidad y a veces de las
dinámicas subyacentes. Lunazzi, (1993)
Recomendación:
Lo más rápidamente posible a la finalización de la entrevista inicial, se sugiere a los alumnos,
que el grupo se reúna para evaluar si fueron recolectados todos los datos necesarios. En caso
de observarse cuestiones que pudieran ser motivo de clarificación, ampliación, o indagación de
algún área, podrá ser retomada en el inicio del segundo encuentro. Es también la oportunidad
metodológica, de formular hipótesis acerca del sujeto, hipótesis que serán refutadas o
comprobadas mediante la administración e interpretación de las Técnicas de exploración
psicológica en el proceso Psicodiagnóstico.
2. ENTREVISTAS DE ADMINISTRACIÓN DE TÉCNICAS
A) TÉCNICAS GRÁFICAS

Consideraciones generales:
Aclararemos dudas frecuentes relativas a la administración de estas técnicas: el tipo de lápiz,
el tamaño de la hoja, y
si se ofrece o no goma. Respecto de lo primero, es importante
disponer de un lápiz semi- blando con buena punta, como así también otro de repuesto.
12
Si bien son pocas las técnicas gráficas que se administrarán, es útil contar con varias hojas
más de las necesarias, por si el sujeto quiere repetir algún dibujo. Las hojas deben ser tamaño
A411. En cuanto a la goma, ésta será entregada sólo si la pide el entrevistado, no la ofrecemos
a la vista.
Cuando se trata de pacientes hospitalizados, la administración de las técnicas gráficas
se realiza en el segundo encuentro con el sujeto. Antes de iniciar la administración
propiamente dicha es importante que el alumno genere un espacio de trabajo, introduciendo
la nueva tarea. Ejemplo: “Bueno, ahora vamos a realizar una tarea distinta. Vamos a trabajar
con lápiz y papel”.
Frente a cualquier pregunta que realice el sujeto, como por ejemplo “¿Puedo dar vuelta la
hoja?” “¿Puedo dibujar en esta parte de la hoja?,¿ Le dibujo un jardín?, el entrevistador
responderá
de manera sencilla, como por ejemplo, “como a Ud. le parezca”, o “como Ud.
quiera”, tratando siempre que sea el sujeto quien decida.
Recomendación:
Cuando el sujeto no se siente conforme con su producción, el alumno podrá alentarlo a fin
de motivar la continuidad en el trabajo, independientemente de la eficiencia de la producción.
Explicamos, por ejemplo, que no nos importa que buen dibujante sea, sino de cómo trata de
realizar lo que le pedimos.
Técnicas gráficas.1.- Administración del Test Gestáltico Visomotor de Bender (BG)12
11
Hemos revisado las consignas originales de los autores y de los principales especialistas de nuestro
país que trabajan con las técnicas gráficas. A pesar de algunas divergencias, ya que algunos proponen
emplear tamaño carta (Schwartz, 2000), la coincidencia mayor con la que acordamos, es el tamaño A4.
12
BG = Bender gestalt.
13
Consigna: Se le entrega la hoja en forma vertical y se le dice: “Le voy a mostrar nueve
tarjetas, quiero que las copie lo más parecido posible en esta hoja. Se las mostraré una a una
Ud. me indicará cuándo haya terminado” 13.
Si existiera alguna distorsión grave en la copia de las figuras, como por ejemplo las más
comunes, transformaciones de las gestalts, sustitución de puntos por círculos, o rectas por
curvas, el entrevistador deberá establecer si el sujeto puede reconocer las alteraciones y, en
tal caso mejorarlas (capacidad de rectificación y reparación). De este modo, inmediatamente
terminada la administración de BG, y habiendo apreciado la producción del sujeto, el
entrevistador hará confrontación para explorar la capacidad crítica.
Le presentará nuevamente cada una de las tarjetas diciéndole, “Quiero que observe si
encuentra alguna diferencia entre el modelo y su copia”.
Si el sujeto responde afirmativamente y desea intentar hacerla nuevamente se le
facilitará otra hoja.
A continuación se pasará a la administración de las otras pruebas gráficas.
Recomendación:
Es importante hacer una breve introducción a la nueva tarea, diciéndole: “Ahora vamos a
seguir trabajando con lápiz y papel, pero vamos a realizar algo diferente”.
Técnicas gráficas. 2.- Administración del H.T.P (Casa, árbol, persona)
Reproducimos a continuación los criterios de administración y consigna del autor.
Hammer, (2006):
“Para el dibujo de la casa la hoja se ubica con el eje más largo paralelo al examinado. Para
los dibujos del árbol y la persona, con el eje más largo perpendicular a él. Entonces se le pide
que dibuje lo mejor que pueda una casa (luego un árbol y una persona)”… (Pág. 115).
En consecuencia se debe proceder de la siguiente manera:
“En esta hoja dibuje una casa lo mejor que pueda”. Retiramos la hoja.
13
L. Bender expresa “…El test clínico de Bender consiste simplemente en pedirle al sujeto que copie
nueve figuras dadas…”. (Bender, 1983. Pág. 11)
14
“En esta hoja dibuje un árbol lo mejor que pueda”. Retiramos la hoja.
“En esta hoja dibuje una persona lo mejor que pueda”. Retiramos la hoja.14
Post Darwing Interrogation (PDI). Jolles I, (1981)
Una vez finalizada la administración de las técnicas gráficas, (sin incluir el BG), el alumno
pasará ese mismo día a una fase en la cual se vuelve a presentar al sujeto el material que
realizó. El entrevistador invitará a que comunique sus asociaciones e impresiones respecto de
sus propios dibujos, colocando el H.T.P. (para que los pueda ver todos a la vez), diciéndole:
“Olvídese que Ud. los dibujó, quiero que me cuente que le parecen, que comente tal
como Ud. los ve. ¿En qué lo hacen pensar?”
Esta consigna general no implica que el alumno quede en silencio, sino que podrá
intervenir, de acuerdo a las circunstancias. Escuchará el discurso del entrevistado y de acuerdo
a ello preguntará. Lunazzi, (1992)
Se pueden realizar cautelosamente intervenciones, para posibilitar que el sujeto vaya
asociando sus ideas con las intervenciones, y de ese modo se construye un diálogo adecuado
para obtener información significativa sobre los gráficos. El objetivo del P. D. I, es facilitar el
acceso a las asociaciones espontáneas del sujeto sin obturarlas con preguntas directas o
estructuradas.
Recomendación:
Queremos advertir que en caso que el sujeto asocie aportando información nueva
cargada emocionalmente, tomamos nota evitando transformarlo en una entrevista o un
interrogatorio. El alumno debe generar un clima armonioso donde las intervenciones no sean
reiterativas ni insistentes, interviniendo poco y preguntando con sus mismas palabras, sólo lo
necesario.
Ilustraremos a continuación el caso Walter15
14
Hammer,(2006),Pág.152-153 acompaña con un interrogatorio luego de las producciones gráficas que
en la enseñanza de la cátedra es reemplazado por el P. D. I Consideramos que el interrogatorio
estructurado, del tipo: “cuantos viven en la casa?”, “qué edad tiene el árbol?” por lo general, no facilita
la información proyectiva que se pretende obtener sino que la obtura.
15
El caso Walter se encuentra completo a disposición en la página Web de la cátedra:
www.psico.unlp.edu.ar/externas/psicodiagnostico/descargas/caso Walter.pdf
15
P.D.I. (Post Drawing Interrogation)
Mostrándole sus producciones gráficas nuevamente, una a una, se le dice: “Olvídese que los
hizo Ud. quisiera que me comente qué impresión le producen, qué comentarios”
Árbol
W: acá tendría que haber algo [señala base del árbol], lo veo flotando, como suspendido en el
aire…, las ramas, bueno, si vamos a como está el dibujo, y por ser un árbol, las ramas no están
bien, como que no salen bien… tienen como una interrupción en su desarrollo….
Animal
W: le veo pocas ganas, cansado, la cara… guarda la compostura, un buen caballo, bien
parado…
E: ¿Y esto? [Se señala el ojo]
W: Sí bueno, devuelta por como tendría que estar dibujado… pero bueno, quedó vacío el ojo,
un ojito como que no mira…, no me salió exacto como tendría que ser.
Figura humana (masculina)
W: Es una persona fuerte, prolija, parece como tranquilo, conforme, tal vez.
E: Me llamó la atención esto [se señalan las articulaciones].
W: ¿Esto que falta? Sí es cierto, falta la unión, acá, acá [señala]
E: Eso que Ud. dice que “falta la unión”, ¿Le hace acordar a algo? ¿Lo asocia con algo?
W: No…, nada…. Tendría que imaginarme algo para eso, pero lo concreto es que salió mal
dibujado.
E: Me llama la atención esto [se señalan los ojos]
W: Sí, otra vez me olvidé de dibujarlos, quedaron como vacíos, me olvidé de hacerlos del todo,
completamente.
E: ¿Lo puede asociar con algo?
W: No…, no sé… Ojos así no pueden ver bien.
16
Analicemos a continuación este otro ejemplo de P.D.I. y observemos que la riqueza
asociativa que comunica el sujeto, adopta una función defensiva adaptativa. También
observemos que el entrevistador, a pesar de enunciar la consiga del PDI (“ cómo los ve, qué
impresión y comentarios le producen”.) interviene erróneamente de modo directivo
Entrevistador: “Olvídese que los hizo Ud. Quisiera que me comente qué impresión le
producen”.
17
Se le presenta el dibujo del árbol:
-
Entrevistado: “es un Acacio bolita, esas que hay en las veredas”.
-
Entrevistador: “ De que edad se lo imagina?”
-
Entrevistado: “El árbol más o menos dos años”
-
Entrevistador: ¿Cómo está el árbol?”
-
Entrevistado: “Sólo”
-
Entrevistador: “¿Le hace pensar en algo?”
-
Entrevistado: “En la casa de uno”.
-
Entrevistador: “¿Le parece que le falta algo?”
-
Entrevistado: “Podarlo, ve, cortarle esto de acá (señalando el reborde que le
hizo a la copa).
-
Entrevistador: “¿En qué estación del año está?”
-
Entrevistado: “En primavera”.
Se le presenta el dibujo de la casa:
-
Entrevistador: “¿Qué me puede contar de ésta casa?”
-
Entrevistado: “Que es una casa vieja, le faltan plantas, le falta la bomba. Es
una casa que está sola sin habitar”.
-
Entrevistador: “¿Por qué?”
-
Entrevistado: “Porque no está en estado de habitarla, se llueve”.
-
Entrevistador: “¿Se puede imaginar cuál es la habitación que más le gusta?”
-
Entrevistado: “No me gusta nada”.
Se le presenta el dibujo del hombre:
-
Entrevistador: “¿Qué puede contarme de Roberto?”
-
Entrevistado: “Es muy trabajador, de campo, agricultor, le gusta mucho la
siembra, cosechar lo que siembra, le gustan mucho los animales, criar
chanchos y eso. Recorrer los alambrados para que no se le salgan los animales,
vigilar los molinos que tengan agua y que no se le cruce un animal de un
cuadro a otro. Llevarse bien con los vecinos.”
-
Entrevistador: “¿Cómo se siente con su trabajo Roberto?”
-
Entrevistado: “Contento”.
-
Entrevistador: “¿Cuál es el sueño de Roberto?”
-
Entrevistado: “Llegar a ser un hombre de bien, de vivir bien, ser hombre de
mucha plata y tener todas las comodidades. Tener mucha hacienda en el
campo.
18
Se le presenta el dibujo de la mujer:
-
Entrevistador: “¿De Mabel que me puede contar?”
-
Entrevistado: “La veo bien, trabajadora, con ganas de producir. Ganas de
tener novio, casarse, tener hijos, vivir feliz y contenta, tener una buena casa”.
-
Entrevistador: “¿Trabaja?”
Entrevistado: “Trabaja en la casa”.
-
Entrevistador: “¿Cómo se imagina que sería como mamá?”
-
Entrevistado: “Buena muy buena madre, cuidadosa. Le gustan las gallinas,
criar pollitos. Le gusta lavar la ropa, y tendría a sus hijos siempre limpios”.
NOTA Notar que a pesar de que el entrevistador enuncia la consigna del PDI
en realidad conduce un interrogatorio estructurado. En este caso, el
entrevistado responde con clisé adaptativos convencionales.
Técnicas gráficas. 3.- TECNICA DE LAS DOS PERSONAS. Bernstein, Frank de Verthelyi,
Braude., Baringlotz, (1985,)16
Se entrega la hoja en la misma posición que con el árbol y la persona, con la siguiente
consigna:
“En esta hoja dibuje dos personas”
Luego decimos “Colóquele un nombre y edad”.
A continuación solicitamos que “Escriba una pequeña historia”. Una vez
finalizada y para terminar, pedimos “Colóquele un título”
Retiramos la hoja.
B) CUESTIONARIO DESIDERATIVO Administración: FORMA ESTRUCTURADA
Originalmente esta técnica fue desarrollada por los psiquiatras Pigem y Córdoba de
Barcelona (1949). La consigna original era: “¿Qué desearía ser usted si tuviera que volver a
este mundo no pudiendo ser persona? Puede usted ser lo que quiera. De todo lo que existe
elija lo que desee. ¿Qué le gustaría ser?”
16
Se administrará esta técnica cuando las características del sujeto (buenos recursos socioculturales) así
lo permitan, o cuando el proceso Psicodiagnóstico no sea administrado en hospital.
19
En nuestro país, Jaime Bernstein (1956) introduce y adapta el cuestionario
desiderativo, y lo organiza en seis preguntas que recolectan tres elecciones y tres rechazos. En
las catexias positivas, Bernstein utiliza la consigna: “¿Qué es lo que más le gustaría ser si no
pudiera ser persona?”, reemplazando la consigna original, para amortiguar el impacto de la
expresión “si tuviera que volver a este mundo”. La búsqueda de catexias negativas la toma de
los aportes del psicólogo holandés Van Krevelen, y agrega la pregunta: ¿Qué es lo que menos
le gustaría ser?”
La consigna desiderativa promueve la fantasía del fin de la vida, des identificación y
pérdida de identidad. Para algunos sujetos
es vivida como un ataque a su identidad.
Considerando la situación en la que se encuentran los administrados, es decir en Hospitales,
(internados por diferentes motivos de salud) proponemos como Cátedra administrar esta
técnica de forma estructurada. 17
Por otro lado, adicionalmente, tomando en cuenta el nivel socioeconómico y educativo
habitual de dicha población nos hemos visto enfrentados a varias dificultades de comprensión
de la administración no estructurada puesto que requiere mayores grados de abstracción.
Entre los dificultades más comunes, se encuentran el no obtener respuesta al provocar
desconcierto y reiterar repetitivamente el reino de elección.
La administración del Cuestionario Desiderativo en su forma estructurada, implica,
interrogar en dos etapas: primero pidiendo las elecciones positivas y negativas, y luego,
posteriormente comenzando a solicitar las racionalizaciones (por qué?)
El alumno introducirá la administración de la técnica, con la siguiente frase: “Ahora
vamos a hacer un juego de imaginación… “
1- Comienza preguntando directamente por la catexia positiva del reino animal: “Si
Ud. no fuera persona, qué animal más le gustaría ser”. Siguiendo de igual manera con el resto
de las catexias para cada reino.
Ejemplo:
E: (1+) “Si Ud. no fuera persona, ¿que animal más le gustaría ser?”
S: Una paloma
E: 2+) “Si Ud. no fuera persona ¿qué planta o vegetal más le gustaría ser? S: Un roble
E: (3+) “Si no fuera persona ¿qué objeto o cosa más le gustaría ser?
S: El aire
E: (1- ) “Ahora bien, si UD. no fuera persona, ¿qué animal menos le gustaría
17
Elaborado por la Profesora Helena Lunazzi, titular de la cátedra, en respuesta a los requerimientos
planteados en la administración sin demanda.
20
Ser?”
S: Una
cucaracha.
E: (2- ) “Si Ud. no fuera persona, ¿qué planta o vegetal menos le gustaría
Ser?”
S: Un cactus
E: (3- ) “Si Ud. no fuera persona, ¿qué objeto o cosa menos le gustaría ser?” S: Una mesita
de luz.
No obstante, en alguna elección puede ser que el sujeto diga “no se me ocurre nada”
frente a lo cual el entrevistador intervendrá posibilitándole al sujeto que pueda repensar:
“tómese el tiempo necesario, algo se le va a ocurrir”. También suele suceder que frente a las
elecciones de objetos no sabe qué responder, entonces el entrevistador podrá decir “de las
cosas que conoce, que es lo que más o menos le gustaría ser”? (según sea la catexia positiva o
negativa, la que corresponda)18 .
2. En esta segunda etapa se debe preguntar por la fundamentación de la elección,
comenzando desde la tercera catexia negativa, hasta la primera positiva.
Ejemplo:
Ud. dijo que no le gustaría ser mesita de luz, ¿por qué?
Ud. dijo que no le gustaría ser un cactus, ¿por qué?
Ud. dijo que no le gustaría ser una cucaracha, ¿por qué?
Ud. dijo que le gustaría ser el aire, ¿por qué?
Ud. dijo que le gustaría ser un roble, ¿por qué?
Ud. dijo que le gustaría ser una paloma, ¿por qué?
Existen algunas situaciones en las cuales se hace necesaria incluir nuevas preguntas: 19
-
Cuando el sujeto da un concepto general dentro de una categoría, por ejemplo “Me
gustaría ser un árbol”, sin definir qué tipo de árbol, se le pregunta por qué? Luego se
le interroga sobre el tipo de árbol, y nuevamente le preguntamos por qué (no es lo
mismo elegir por ejemplo un ombú que un manzano, así como tampoco será lo mismo
su racionalización).
Ejemplo: E: árbol? S: “Porque da sombra”, E: alguna clase de árbol en
Especial? S: un manzano, E: ¿por qué? S: porque da frutos.
18
Reemplazamos objeto por cosa.
19
La presente es una adaptación del texto original de Mónica Braude, El cuestionario Desiderativo
21
-
Cuando el sujeto da dos elecciones simultáneas, por ejemplo “me gustaría ser león y
caballo”. En este caso se le pregunta “Por qué león y por qué caballo”. Luego de tomar
ambas racionalizaciones, se le presenta la posibilidad que pueda definir la preferencia
de alguno de ellos: “¿Hay alguno que prefiera?
-
Cuando el sujeto racionaliza “Porque sí”, o “porque me gustan”. Aunque en principio
lo registre el entrevistador, es necesario insistir para tratar de obtener, en la medida
de lo posible, una explicación más completa. Para ello el entrevistador podrá ayudarlo
de la siguiente manera: ¿Por qué le gusta la rosa? o ¿Qué es lo que más le gusta de la
rosa?
Una vez finalizado el Cuestionario Desiderativo se pasa a la administración del Rorschach.
El entrevistador introducirá la nueva actividad, diciéndole por ejemplo: “Ahora vamos a
hacer otra tarea, vamos a trabajar con láminas”.
C) TÉCNICA RORSCHACH: Administración
Recomendaciones generales:
-
Tener ordenadas las láminas previamente a comenzar con la consigna de
administración.
-
Tomar notas de la respuesta textual del sujeto en una hoja dividida al medio.
-
Llevar el protocolo de localización, pero sólo sacarlo en el momento necesario
(interrogatorio).
-
La posición preferible para la administración del Rorschach es aquélla en la que sujeto
y entrevistador se sientan lateralmente, uno al lado del otro. Exner, (1994)20.
Administración propiamente dicha:
El objetivo de esta fase es captar de la manera más completa y textual posible las
formas en que el material de las láminas es experimentado y tratado por el sujeto.
La administración comienza con la consigna “Le voy a mostrar una serie de láminas,
quiero que usted me vaya diciendo qué podrían ser o representar. Yo voy a ir anotando en esta
20
“Obedece a dos razones. La primera y más importante es que reduce el efecto de las influencias
involuntarias y no deseables que proceden del examinador y pueden afectar al sujeto. La segunda es
que esta colocación permite al examinador tener una perspectiva desde dónde observar mejor las
características de la mancha tal como las menciona el sujeto.”
22
hoja lo que usted me dice y cuando termine de mostrárselas a todas le leeré lo que escribí para
ver si comprendí bien sus ideas“ 21
Las láminas quedan apiladas a un costado y se las entrega en mano al sujeto de a una.
En esta etapa no se realiza ninguna intervención, manteniendo una escucha atenta.
El sujeto puede realizar distintas preguntas, por ejemplo: ¿Puedo rotarla?, ¿Tengo que
dar muchas respuestas? A todas ellas el entrevistador responderá “Como usted quiera”.
Frente a preguntas del tipo: ¿Todos las personas ven lo mismo?, se responderá “Todas
las personas pueden ver muchas cosas”
¿Quién hizo las manchas? ¿Cómo se hicieron?, “Después le voy a contestar”.
Es deseable obtener un protocolo representativo del sujeto. Actualmente se conoce que
han de ser como mínimo 14 respuestas. Para ello es conveniente estimular al sujeto en la
primera lámina si ha dado una sola respuesta. Sólo entones, el examinador dirá” tómese el
tiempo que necesite y mírelo un poco más. Estoy seguro que se le ocurrirá alguna otra
respuesta más”.
Con la misma finalidad, frente a un posible rechazo a alguna lámina, podrá alentar al
sujeto expresándole, por ejemplo, “tómese un poco más de tiempo, seguramente alguna idea
se le va a ocurrir”.
Interrogatorio:
El objetivo del interrogatorio es recabar la información necesaria para poder clasificar
la respuesta: necesitamos para ello saber 1) qué aspectos de la lámina motivaron su respuesta
(determinantes), 2) Y el lugar en la lámina que ocupó con exactitud la respuesta (localización).
El entrevistador releerá textualmente cada respuesta. Si hubiere más de una, se le
puede decir, “Ud. acá dio varias ideas, la primera fue……… “y se lee textual de a una respuesta
a la vez. Para ello el entrevistador deberá diferenciar respuesta de comentario y unidades de
respuesta.
Es pertinente tener presente siempre el orden en que deben realizarse las
intervenciones:
a) En primer lugar indagar la entidad de la respuesta (sustantivo), contenido principal.
Pueden realizarse intervenciones del tipo:
21
Anteriormente en la consigna se incluía la toma del tiempo de reacción del sujeto, diciéndole:
“También voy a tomar el tiempo, como una observación más, pero no es una prueba de velocidad, así
que usted tómese todo el tiempo que quiera”. Hemos optado por realizar una observación cualitativa de
éste, registrando las pausas, altos o bajos tiempos de reacción, etc.
23
“Qué aspectos en particular de la lámina lo hacen parecerse a…? 22
“Parecido a piel, ¿por?”
¿Puede contarme algo más sobre su idea?
¿Qué partes le ve?, muéstreme.
b) Luego continuar con preguntas basadas en palabras claves (cualquier adjetivo o adverbio
que modifique el contenido de la respuesta y que pueda dar lugar al uso de algún
determinante) Ejemplo: gato triste, oso herido, o cuando los colores o claroscuros pudieron
haber influido en la determinación de la respuesta. Muchas veces, perdemos información
como por ejemplo, el claroscuro, la textura, la popularidad y originalidad implícita, al no
preguntar sobre esas palabras claves.
c) En tercer lugar preguntamos por la localización: ¿Puede mostrarme el lugar al que se
refiere? (el entrevistador irá marcando en el protocolo de localización)
Ejemplos:
L IV “un monstruo enorme”, intervenciones posibles después de releer la respuesta textual
¿Qué en particular de la lámina le da idea de “monstruo”? , Luego preguntar ¿Ud. dice
“enorme?”
LVI “un animal aplastado”, intervenciones posibles después de releer la respuesta textual
“aplastado” por?
Prueba de límites:
El objetivo de esta fase es evaluar al sujeto en su capacidad de respuesta frente a
requerimientos directivos y estructurados. La prueba de límites se realiza luego del
interrogatorio. En consideración de que suelen ser las primeras administraciones las que
realiza el alumno, se le vuelve necesario hacerlo después de haber leído y clasificado en su
grupo, cada una de las respuestas obtenidas, en un tiempo no mayor de 24 hs (Un día), ya
que al día siguiente mantendrá el último encuentro con el paciente. Para ello se sugiere que el
grupo de trabajo (reunido inmediatamente luego de la administración), revea cada respuesta
para establecer la administración o no, de prueba de límites.
22
Es importante que el sujeto se refiera siempre a la lámina, no a las asociaciones. Por eso no debemos
preguntar ¿Qué le dio la idea? O con que asocia? debemos preguntar ¿Qué le dio la idea en la lámina?
24
La Prueba de Límites está indicada cuando:
o
R < 14: Al comenzar el interrogatorio: “Ahora que las vamos a ver nuevamente, si se le
ocurren nuevas ideas dígamelas”. Si no sucede y hay pocas respuestas en prueba de
límites preguntar en forma más directa.
o
P < 3: Tomar las láminas V, III, VIII.
o
Ausencia de W: Con la lámina I (por ejemplo) “Vamos a repasar alguna de sus
respuestas. En ésta dio respuestas a las partes, ¿podría dar alguna respuesta
refiriéndose al conjunto? Si es insuficiente: “Supongamos todas estas partes juntas,
qué podrían entre todas parecer”. Y luego: ¿Qué le parecería a Ud. si le digo que todo
el contorno de la lámina podría parecerse a una mariposa?
o
o de D:”A veces las personas utilizan una parte de la lámina para dar una respuesta,
¿puede Ud. hacerlo? Si no responde, señalamos un área específica, por ejemplo D
lateral de L II. Si esto fracasa ofrecemos conceptos frecuentes como el D central en LIII
“mariposa”.
o
Ausencia de M: Utilizamos LIII, señalando los laterales grises, decimos, “Muchas
personas aquí ven seres humanos. ¿Ud. los ve?” Si es negativa la respuesta podemos
insistir: “Muchos ven dos personas haciendo algo, puede verlos?” De seguir negada la
respuesta preguntamos: ¿Qué opina Ud. si en estas partes se responde personas
haciendo algo?
o
Ausencia de FM.: Utilizaremos la lámina V o la VIII y procedemos de la misma forma
que en ausencia de M.
o
Ausencia de color: Se toma, por ejemplo la L III y se le dice al sujeto señalando el D rojo
central: “¿Se le ocurre alguna idea en esta parte?
“Muchas personas utilizan el color,
puede Ud. hacerlo? Si no obtenemos respuesta, decimos “un moño rojo, ¿qué opina
de esa respuesta?”.
o
Ausencia de textura. Utilizaremos la lámina VI (donde los claroscuros favorecen la
popular “cuero de animal”) y procedemos del mismo modo que en anteriores
intervenciones (de lo general a lo particular)
D) Administración de Escalas y cuestionarios: Alexitimia (TAS-20 adaptación UNLP) –
Cuestionarios de Estrés , Vulnerabilidad Somática y Apoyo Social 23
23
Escala de Alexitimia (Taylor, Bagby), Escala de Vulnerabilidad Somática (Zukerfeld), y Cuestionarios de
Estrés y Apoyo Social (Duke, modificaciones de Zukerfeld).
25
Si bien se tratan de cuestionarios auto administrados, a fin de lograr una buena
comprensión de las preguntas, es recomendable leerle al administrado cada una de ellas y
verificar que efectivamente ha comprendido las preguntas, o explicárselas. Esto permite
introducir la administración, diciéndole al sujeto que vamos a hacerle algunas preguntas.
Luego, se debe consignar lo que responda, recogiendo las respuestas de modo conjunto.
Esto evita errores a la hora de codificar e interpretar las respuestas y mejora la relación con el
entrevistado.
3-ENTREVISTA DE DEVOLUCIÓN 24
El objetivo de la entrevista de devolución, es implementar en el espacio jerarquizado
que constituye para el sujeto la realización del proceso psicodiagnóstico, poder articular la
promoción de “cambios saludables”. Consideramos cambios saludables las experiencias de
reflexión, interrogación y re significación de los síntomas. Esto último designa la
transformación que ha ocurrido en el sujeto respecto de sus síntomas (por ejemplo, crisis de
pánico, atribuidas a una enfermedad somática) desde la entrevista inicial, hasta la entrevista
de devolución. En esta última, el sujeto se plantea o asume de que modo su propia
subjetividad podría estar relacionada con los síntomas. Estas posibilidades transformacionales
fueron facilitadas en el proceso psicodiagnóstico que ofreció la experiencia al sujeto de un
vínculo dentro del cual poder interrogarse acerca de sí mismo y asociar en los
“acontecimientos” surgidos en la administración y comentarios de las técnicas.
Hay frecuentes errores que cometen los alumnos, dentro de los cuales citamos:
- agradecer
la colaboración al administrado, equiparando esto con entrevista de
devolución
- Realizar interpretación y juicios de valor.
La devolución se inicia retomando la pregunta realizada por el sujeto en la primera
entrevista: “Ud. recuerda que en el primer encuentro que tuvimos, yo le pregunté si había algo
acerca de Ud.….., y que Ud. me respondió…..).
24
Remitimos a la lectura del texto “Clínica de la pantalla”, Lunazzi (2001).
26
Al retomar las preguntas iniciales, es conveniente no dejar el interrogante del sujeto
sin aclarar; en todo caso podemos decirle: ¿por qué cree UD que le interesa esta pregunta?
Si el sujeto no pudo preguntarse nada, es pertinente ofrecerle nuevamente ese
espacio, repreguntando.
A continuación ilustramos con la entrevista de devolución del caso Walter25:
E: ¿Recuerda la pregunta que formuló en nuestro primer encuentro?
W: ¿Que si lo que me perturba tiene un origen orgánico? (tono apático)
E: Walter debo decirle que mediante todo el estudio que hemos realizado se descarta que
haya causas orgánicas o neurológicas. Al contrario, Ud. es una persona muy lógica, que analiza
las cosas y razona muy bien.
W: (un poco asombrado) Entonces, ¿Qué es lo que tengo? ¿Por qué estoy disconforme?
E: Podríamos pensar que su disconformidad y molestia, que lo llevaron a tratarse, muestran un
malestar profundo, en el fondo de usted mismo, mientras que por otro lado usted se impone
seguir controlado, cumpliendo con “sus deberes”… Ese malestar nos contaría una verdad
profunda.
W: Pero si no es orgánico ¿qué es? (tono apático)
E: Quiero anticiparle que puede no satisfacerle si usted espera del estudio una respuesta
totalmente concreta.
W: ¿Me puede decir que será? (pregunta sin energía)
E: El estudio nos puede orientar, señalar un camino, pero el recorrido o descubrimiento le
pertenecen a usted, puede ser una necesidad de saber y sentir que estaría en su interior…
W: (Mira serio y tranquilo, expectante) ¿Entonces será algo conmigo mismo? ¿Se puede saber
qué es?
E: Vamos a retomar juntos algunas de sus asociaciones
y recuerdos o de expresiones
indirectas en algunas de las pruebas.
(Se comparten producciones en PDI, y recuadradas en TRO)
25
Remitimos al alumno a la lectura de la entrevista inicial del caso Walter (página Web de la cátedra)
27
W: Si son cosas que me pasaron que creía olvidadas… están en el pasado…pero volvieron….
E: Algo muy difícil de reconocer o enfrentar parece que lo perturba, y busca ser escuchado y se
nota por otro lado un gran esfuerzo y gasto de energía por no tomar contacto con eso... hay
una parte suya que ha podido hacernos saber experiencias angustiantes, dolorosas, y, al
mismo tiempo, otra parte suya se quiere alejar de esas cosas, darlas por resueltas.
W: ¿Qué cosas…?
E: No sabemos que son, pero del estudio surge que pudieron haberlo afectado en su vida.
W: ¿No será mejor no enterarse?
E: Bueno, pero una parte de Ud. está queriendo saber y comunicarse. Pueden ser experiencias
dolorosas, pero ha hecho un esfuerzo por ver, por expresar eso doloroso.
W: Será que quiere salir…, y bueno, claro, no hay peor ciego que el que no quiere ver. Si me
entero ¿estaré conforme o no estoy conforme porque no me entero?
Para finalizar recordemos los riesgos de la entrevista de devolución. Lunazzi (1992)
 Obturar: Satisfacer la demanda de funcionar como orientador. En lugar de comprender la
significación del síntoma, volverse cómplice de alguna de sus fuerzas en conflicto.
 Rol del psicólogo como autoridad que instrumenta deseos.: Puede llevar a hacer a alguien
depositario de un conflicto que pertenece a la economía de los vínculos familiares y/o
grupales (chivo emisario)
 Exhibición omnipotente: Implica creer que por haber profundizado en el mundo interno
estamos en condiciones de darle a conocer un vademécum de datos obtenidos.
RERFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
28
o
BELL, John (1992) Técnicas proyectivas. Exploración de la dinámica de la
Personalidad- Cap. 1 “Introducción a las técnicas proyectivas”. México. Paidós.
o
BENDER, Lauretta (1983) Test Guestáltico visomotor. Buenos Aires. Paidós.
o
BERNSTEIN, J. (1973) “Análisis e interpretación del Cuestionario Desiderativo”.
Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Argentina.
o
BLEGER, J. (1970) La entrevista psicológica. Cuaderno Nº 4. UBA. Argentina.
o
BRAUDE, M. y CELENER, G. (1994) El Cuestionario Desiderativo. Buenos Aires.
Argentina. Editorial Lugar.
o
CELENER, G (2005) Técnicas proyectivas. Tomo II. Cap. 1. La entrevista
psicológica. Buenos Aires. Argentina. Editorial Lugar.
o
EXNER, J. jr. (1994) El Rorschach un Sistema Comprehensivo. Fundamentos
básicos. Madrid. España. Psimática.
o
EXNER, J. jr. (1995) Manual de codificación del Rorschach. Madrid. España.
Psimática.
o
FRANK de VERTHELYI, Renata - BARINGOLTZ de HIRSCH, Sara GUINZBOURG de BRAUDE, Mónica. (1985). Identidad y vínculo en el test de
Las dos personas .Buenos Aires. Argentina. Paidós.
o
GRASSANO de PICCOLO, Elsa (1977). Indicadores psicopatológicos en técnicas
proyectivas. Buenos Aires. Argentina. Nueva Visión.
o
HAMMER, Emanuel F (2006) Tests Proyectivos Gráficos. Buenos Aires.
Argentina. Paidós
o
JOLLES Isaac. (1981) A Catalog for the qualitative Interpretation of de House-
Tree-Person (H.T.P). P 125-165. Virginia. USA Ed. Western PSychological
Services (WPS)
o
KACERO, Etel (2003) Test guestáltico visomotor de Bender. Una “puesta en
espacio” de figuras. Buenos Aires. Argentina. Editorial Lugar
o
KERNBERG,
Otto. (1991)La teoría de las Relaciones Objetales y el
Psicoanálisis Clínico. México. Paidós.
o
KERNBERG, O. (1992) Trastornos graves de la personalidad. México. Manual
Moderno.
o
KLOPFER, B y DAVIDSON, H (1982) Manual Introductorio a la Técnica de
Rorschach. Buenos Aires. Argentina. Paidòs.
o
LUNAZZI, Helena (1992) Lectura del Psicodiagnóstico. Buenos Aires. Argentina.
Fundación Editorial Belgrano.
o
LUNAZZI, Helena (2001) Aportes al Campo Psicodiagnóstico. La Plata.
Argentina. Editorial Edulp.
29
o
LUNAZZI, Helena (2002) Ampliando nuestro estudio del Rorschach. La Plata.
Argentina. Editorial Edulp.
o
LUNAZZI, Helena y col. (2006) El Rorschach en sujetos no pacientes. Tablas
normativas. Madrid. España. Psimática.
o
PIGEM y CORDOBA, (1949) La prueba de expresión desiderativa. Barcelona.
España.
o
RAPAPORT, David (1985) Tests de Diagnóstico Psicológico, México. Paidós.
o
Revista de extensión de la cátedra de Psicodiagnóstico. UNLP (2005)
ABRELETRAS V. Cap. 2 y 4. La Plata. Argentina. Edulp
o
RORSCHACH, Hermann (1977) Psicodiagnóstico. Buenos Aires. Argentina.
Paidós.
o
SIQUIER de OCAMPO, María Luisa .GARCÍA ARZENO, María E. y otros (1982)
Las técnicas proyectivas y el proceso Psicodiagnóstico.
Buenos Aires.
Argentina. Nueva Visión.
o
SIFNEOS, P. (1995) “Psychosomatique, Alexitimie et Neurociences” Rev.
Psychom. Francaise N 7. (Página 29 a 35)
o
SIVACK R. y WIATER, C (1997). ALEXITIMIA. Buenos Aires. Argentina. Paidós
o
ZUKERFELD
R.
y
ZUKERFELD
(1999)
Psicoanálisis tercera Tópica y
Vulnerabilidad Somática. Buenos aires. Argentina. Editorial Lugar
------
30
31
Descargar

Pautas Básicas de Administración

Curriculum + Carta Presentación Tipos de entrevista •

Curriculum + Carta Presentación Tipos de entrevista •

RespuestasTipos de entrevistaPreguntas

SELECCIÓN DE PERSONAL PLANIFICACIÓN DE PERSONAL •

SELECCIÓN DE PERSONAL PLANIFICACIÓN DE PERSONAL •

Perfíl profesionalAcogidaRelaciones laboralesMétodos de reclutamientoSelección externa

1.¿Conoce algunas fuentes de reclutamiento? Describa 5 de ellas. externo

1.¿Conoce algunas fuentes de reclutamiento? Describa 5 de ellas. externo

ContratoSelección: entrevistaProceso de capacitaciónRRHH (Recursos Humanos)Reclutamiento

Elementos de RRHH (Recursos Humanos)

Elementos de RRHH (Recursos Humanos)

Gerencia de personalEntrevista de trabajoConflicto laboralComunicaciónAdministración

Intervención social individualizada con grupos primarios

Intervención social individualizada con grupos primarios

Intervención socialEntrevistasTrabajo socialGrupos primarios

Entrevista psicológica

Entrevista psicológica

ReceptorSistemasPsicología de la comunicaciónEmisor