REELEGIR A URIBE PARA ASEGURAR LA COLOMBIA POSIBLE
Los problemas que enfrenta Colombia son de una naturaleza excepcional y sumamente
complejos. Aunque no son extraños al mundo, aquí han adquirido una duración,
extensión y consecuencias únicas si nos comparamos con cualquier otro país del orbe.
Narcotráfico, guerrillas paramilitares y miseria se han entrecruzado de un modo tan
profundo en la vida social que es preciso adoptar medidas de largo aliento, “políticas de
estado” dirían unos, “Acuerdo sobre lo fundamental” decía el asesinado Alvaro Gómez
Hurtado. En sentido estricto a eso es a lo que estamos abocados los colombianos hace
buen rato sin que surgiese el movimiento y la o las personas o equipo idóneo para
encarar el reto de hacer de Colombia una nación posible.
Quiérase que no, y después de más de tres años de gestión presidencial de Alvaro Uribe
Vélez, y luego de los fallos de la Corte Constitucional, vale la pena que reflexionemos
sobre las razones por las cuales los colombianos debemos arriesgarnos, porque es un
riesgo, a reelegir, por primera vez en la historia a un presidente por la vía del sufragio
universal. No creo que sea la única alternativa presidencial del país, y por fortuna para
la democracia así es, pues una mirada somera al panorama de los candidatos permite
apreciar que hay líderes de buen talante para asegurar la continuidad de una política de
seguridad democrática.
Alvaro Uribe Vélez, en contra de lo que dicen sus contradictores políticos y la mayoría
de los columnistas de la prensa colombiana, se ha convertido en un fenómeno de
opinión no porque haya montado un aparato especial de propaganda, porque haya
amordazado a sus rivales, o porque haya monopolizado los medios o suprimido o
restringido los derechos de la oposición, sino por su talante mismo, por su estilo directo,
por su franqueza, por su espíritu de lucha y de trabajo, no excento de errores, de
exageraciones y de terquedades, que le han dado la imagen de un líder tesonero,
persistente, que arriesga y que le pone el pecho a los problemas del país, desde los más
elementales de cualquier municipio hasta los más complicados del orden nacional o de
las relaciones internacionales. El país no está inundado de vallas, como en Cuba, con
frases y fotos del gran timonel, es más, digámoslo con franqueza, Uribe Vélez no es un
ideólogo o un filósofo, es más bien un hombre que transmite la imagen del
emprendedor, del tesonero, del pragmático que brinda confianza. Habla un lenguaje
sencillo, y claro, como a cualquier político moderno, no le falta su dosis de dramaturgia
y teatralidad, que ni le quita ni le pone.
¿Qué es entonces, lo que además de su carisma y méritos personales, guste o disguste,
convierte a Uribe en un ser que goza del favor de la mayoría de la población al cabo de
tres años y medio de gobierno?. La respuesta más simple la dan los Petro y los Molano
y los Caballero y las Duzan y los Bejarano, que todo obedece a un montaje, a una
estrategia calculada, a un soborno o presión sobre los medios, a un plan propagandístico
y meten en el cuento a su asesor, José Obdulio, que en esas materias no es propiamente
ducho, para eludir el problema o la respuesta de fondo: Uribe está donde está, por
méritos propios y no gracias a un ardid, es porque ha sabido mantener un estilo, una
conducta y una firmeza frente a los grandes problemas nacionales.
Lo que yo creo que lleva a la gente a mirar con buenos ojos el gobierno de Uribe y la
posibilidad de su reelección, es que encuentra en él al líder capaz de persistir en el
empeño de doblegar a los grupos que insisten en imponer el orden o un nuevo orden
apelando a la violencia. El país está harto de paramilitares, de guerrillas y de mafias que
siembran el caos, el desorden y el vandalismo aquí y acullá, y sabe que se requiere de
un gobierno fuerte y claro en materia de restablecer el imperio de la ley. Y en ese
sentido, Uribe es un gobernante que al contrario de sus antecesores, muestra resultados
constatables de reducción de la violencia. Los secuestros, las tomas de municipios, las
masacres, las desapariciones, entre otras variables de la violencia, se han reducido
drásticamente durante su mandato, y aquí, muy a pesar de sus críticos de oficio, y de las
teorías que nos traen a diario sobre los nexos de Uribe con los paramilitares, nadie
puede desdibujar esa tarea de recuperación del poder y de la autoridad por parte del
estado colombiano. No es del caso citar cifras, pues todos sabemos que ellas son
indiscutibles, y por ello apelan a desvirtuarlas en el entendido de que se trata de una
componenda entre él y las autodefensas.
Pero, a pesar de lo que dicen sus detractores, Uribe se debe a su gestión más que a su
capacidad mediática, aspecto en el que era más diestro su antecesor Pastrana, quien sin
embargo no pudo evitar su caída de popularidad y de aceptación; se lo debe más a su
persistencia en la exitosa política de seguridad democrática, pilar fundamental de su
andamiaje en el que tiene resultados incontrastables. Uribe pues, le ha señalado un
camino al país, la reivindicación del estado de derecho, la deslegitimación de la
violencia, la recuperación de la seguridad, el restablecimiento de la confianza en las
instituciones democráticas, no en la dictadura. Pero, lo que la gente colombiana común
y corriente ha logrado entender a las mil maravillas es que esa política exitosa debe
tener continuidad para que cumpla exitosamente todo lo que se ha propuesto.
Y Uribe Vélez encarna como ninguno otro en esta coyuntura histórica, el anhelo de que
esos anhelos de orden y seguridad, se afirmen y consoliden para que el país pueda
discutir en paz los problemas relativos a la justicia social y para que finalmente los
movimientos civiles que aspiran a una Colombia más justa, encuentren el espacio para
agitar y proponer sus ideas sin el riesgo de ser confundidas con las de las guerrillas ni de
ser suplantadas o anuladas por obra y gracia de una cruzada violenta que las mayorías ni
quiere ni desea.
Reelegir a Uribe, pues, significa la posibilidad de darle continuidad a una política
exitosa y benéfica y a la perspectiva de una gestión negociadora, tanto para concluir el
proceso con los paramilitares, como para abrirlo con las guerrillas, siempre y cuando
entiendan que el camino de las armas está cerrado. Otros apelarán a argumentos
opuestos, yo por ahora, como académico, como intelectual y como ciudadano, que no
veo en Uribe ni un mesías ni un salvador ni un ideólogo, sino un líder sobresaliente, le
apuesto a la reelección en la esperanza de que será capaz, por su tesón, por su talante y
por su temperamento, de consolidar el proyecto de restablecer los poderes legítimos del
estado y de asegurar el orden, condiciones imprescindibles de cualquier democracia.
Creo que después de su segundo mandato estaremos hablando de alternativas como
Mockus o Peñalosa o Pardo o Vargas Lleras, o sea, cuando el país le haya doblado la
curva a la violencia y haya restablecido plenamente la vigencia del estado de derecho.
Darío Acevedo Carmona
París, noviembre 16 de 2005.
Descargar

Los problemas que enfrenta Colombia son de una