Universidad Autónoma de Sinaloa
Bachillerato Virtual
Guía de Estudio
El estudiante como responsable de su propio aprendizaje:
María Elena Osuna Sánchez
Octubre del 2014
El estudiante como responsable de su propio aprendizaje: Lo que todo estudiante debe saber. Primer
cuatrimestre, primer año. Material para el estudiante.
1ª edición, febrero 2008.
2a edición, octubre 2014
Universidad Autónoma de Sinaloa
Bachillerato Virtual
Culiacán, Sin.
© Universidad Autónoma de Sinaloa
Portada: María Elena Osuna Sánchez
Corrección de estilo y cuidado de la edición: Javier Cruz Guardado y Jesús Isabel Ortiz Robles
2
Guía de Estudio
El estudiante como responsable de su propio aprendizaje:
Lo que todo estudiante debe saber
3
Índice
Introducción
I. Aspectos que intervienen en la capacidad de concentración
6
II. Los controles de la energía mental
7
III. Orientaciones para aprender de manera significativa
8
IV. Factores que ayudan en el proceso de enseñanza-aprendizaje de
9
los estudiantes
V. Otras forma de aprender
10
VI. Conclusiones
11
VII. Frases para recordar
11
Bibliografía
12
4
Introducción
Podemos cultivar nuestras mentes abordando nuestros defectos y fortaleciendo
nuestras cualidades.
Mel Levine (2003)
Sin duda, el contar con estudiantes conscientes de sus decisiones, permite que al
ponerlas en práctica le resulten mucho más gratificantes y fáciles de realizar. Los
estudiantes preparados y motivados para aprender son aquellos que constantemente
orientan sus pensamientos hacía una autovaloración sobre las causas de su éxito o
fracaso y la manera en que influyen estos, en la motivación para hacerse del
conocimiento, para adquirir confianza en si mismo y para inspirarla. El estudiante por
tanto, necesita fomentar la creatividad, el ingenio, la destreza, la astucia, la
constancia, la franqueza y la lealtad, por mencionar algunas cualidades del carácter,
que lo lleven en la búsqueda de un crecimiento personal de manera integral.
Gardner H. (2000) señala al respecto, que la tarea del profesor ya está medio hecha si
los estudiantes llegan a clase seguros y con ganas de aprender. Ante los conocimientos
que cambian con tanta rapidez, los estudiantes deberían poder y de hecho, desear
asumir la responsabilidad de su propio aprendizaje. En la medida en que los
estudiantes puedan determinar sus propios objetivos, supervisar sus propios avances,
reflexionar sobre su propio pensamiento y aprendizaje, es decir, cuestionarse ¿en qué
han mejorado, donde siguen siendo deficientes…?, de esta forma se convierten en
copartícipes de su propia educación. Para los adultos debería ser totalmente natural
seguir aprendiendo, a veces solos, a veces en grupo, lo ideal sería que esa actitud
perdurara toda la vida.
La modalidad abierta, virtual o semiescolarizada está dotada de una flexibilidad que
hace más accesible el aprendizaje a los estudiantes, que aquellos que asisten a cursos
formales, que se ofrecen tradicionalmente en los centros educativos. Por ello, es
necesario que el estudiante desarrolle su capacidad de autoaprendizaje. Al respecto,
García, L. (2001) considera que la educación abierta trata de diferenciar los procesos
de enseñanza–aprendizaje recintual de lo que acontece fuera de las aulas,
concediendo a los estudiantes mayor autonomía y autodirección en su aprender.
5
I. Aspectos que intervienen en la capacidad de concentración
Cuando decidimos emprender un proyecto, sabemos que para lograrlo con éxito
requerimos invertir tiempo y canalizar nuestra energía para pensar y controlar la
conducta que nos lleve a la culminación del mismo.
Lo primero que debemos hacer como estudiantes, es darnos cuenta de nuestras
capacidades y limitaciones para enfocar debidamente nuestras necesidades.
Levine M. (2003) comenta que de forma natural, hasta los estudiantes más inteligentes
pueden perder la concentración y el interés, de forma tal, que pueden experimentar
algún “apagón”
intelectual como una gran ciudad en una crisis de energía. Los
estudiantes con problemas para focalizar la atención suelen sentirse agotados cuando
intentan concentrarse. La fatiga mental suele ser más frecuente e intensa en unos que
en otros. Esta fatiga perjudica inevitablemente su aprendizaje y la calidad de su
trabajo. En algunos casos esta fatiga se muestra con la hiperactividad como si
compensara con energía física su falta de energía mental.
El siguiente esquema adaptado de Levine M. (2003) nos muestra los elementos que
son necesarios para contar con un buen nivel de concentración.
Esquema adaptado de Levine M. (2003)
6
II. El control de la energía mental
El control de la energía mental debe ser el centro de atención para orientar
debidamente los siguientes aspectos; el control de estado de alerta, el control del
esfuerzo mental, el control de la constancia y el control del sueño-vigilia. Lo que
ayudará a lograr un buen control de la atención. A continuación se describen cada uno
de ellos.
a) Control del estado de alerta
Es el tipo de energía mental activa que mantiene el estado de alerta de los sujetos. Es
lo que permite estar atento en clase, poner atención e interés a la información que se
recibe. Sin embargo, son los estudiantes los que deciden qué información incorporan o
desechan. Por tanto, el estudiante debe buscar constantemente una motivación para
mantenerse en el estado de alerta. ¡Recuerda… el momento que estás viviendo, es
irrepetible, el tiempo de vida es un recurso no renovable!
b) Control de esfuerzo mental
Este tipo de control quizás sea del que más echa mano el estudiante, muchas veces
requiere aprender contenidos que no son de su interés, sin embargo no hay que
perder de vista que el control de la atención es el que nos va a permitir distribuir y
mantener el flujo de energía para que su mente realice una actividad determinada. El
estudiante debe ser consciente que necesita emprender actividades mentales con un
nivel de exigencia, aunque no le sean amenas. Por ello, requiere asumir una actitud
positiva que le ayude a incorporar aprendizajes diversos. Se sugiere realizar ejercicios
de respiración, inhalando y exhalando lentamente, con el propósito de focalizar la
energía del esfuerzo mental hacía la actividad elegida por el estudiante o bien por su
facilitador en busca de aprendizajes que le sean significativos. ¡No todo en la vida
suele ser agradable, pero requerimos encontrarle encanto y sentido, aún a lo que nos
resulte desagradable!
c) Control de la constancia
7
Sabemos que todos tenemos instantes de distracción que nos alejan del momento en
que debemos estar, pero en la medida en que seamos conscientes de nuestra falta de
atención, en esa medida podremos focalizar de nueva cuenta la concentración en el
lugar y momento en que debemos estar. ¡Llámale la atención a tu cerebro, cuando
éste se empeñe en distraerte!
d) Control del sueño-vigilia
Este tipo de control influye necesariamente en nuestro desempeño, el sueño permite al
organismo regenerar los sistemas biológicos, dormir lo suficiente, al menos 6 horas,
permitirá a nuestro cerebro funcionar en óptimas condiciones, es decir, el sueño relaja,
fortifica, tonifica y afina las acciones de nuestro cerebro. Además nos da la energía
necesaria para mantener el sueño y la vigilia en equilibrio. ¡Dormir adecuadamente
ayuda a mejorar tu desempeño, recuérdalo!
e) Los controles de la atención.
El control de la energía mental orientada debidamente hacía la culminación de
nuestros anhelos, requiere el manejo de los controles de atención.
Es muy importante que cuando el estudiante decida realizar cualquier actividad esté
convencido de la decisión que ha tomado, en esa medida podrá realizar exitosamente
lo que se ha planteado. De nueva cuenta, es necesario poner especial atención a las
excusas de la atención de nuestro cerebro para escabullirse hacia donde no lo llaman.
Por ejemplo, cuando estas hablando con otra persona, sabes que debes poner
atención a las palabras que utilizas para comunicar lo que deseas. Lo mismo sucede
cuando queremos aprender algo, necesitamos orientar nuestra energía de atención
hacía lo que queremos aprender. ¡Procura estar presente en el lugar y el momento que
decidiste vivir!
III. Orientaciones para aprender de manera significativa
Se ha destacado la importancia del pensamiento positivo en el logro de cambios
permanentes visibles y hasta medibles. Encontrarle sentido a todo lo que realices en la
vida
puede
ayudar
a
consolidarte
como
una
persona
plena,
a
realizarte
satisfactoriamente, la vida misma implica un aprendizaje constante.
8
Sambrano, J. (2000), considera que cuando se quiere aprender algo, es necesario y
fundamental repetir algunas de las siguientes frases: ¡puedo hacerlo!, ¡estoy logrando
mis metas!, ¡aprender es un placer y lo disfruto!, ¡aprender me resulta fácil!, ¡mi
mente y mi pensamiento actúan con eficiencia y con energía, con alegría y
dinamismo!, ¡estoy aprendiendo con serenidad y tranquilidad!, ¡me siento libre cuando
estoy aprendiendo! Aunque el estudiante puede ser capaz de construir sus propias
frases, aquellas que le ayuden a motivar el logro de su propio aprendizaje.
IV. Factores que ayudan al proceso enseñanza-aprendizaje de los
estudiantes
a) Estar activo mentalmente en las sesiones de clases, es indispensable para poder
interactuar con los demás sujetos y así enriquecer nuestro aprendizaje. El compartir
experiencias con los compañeros nos permite comprender en muchos casos lo que no
se pudo lograr en clases. El estar entre iguales (estudiante-estudiante) ayuda a
plantear en un ambiente de confianza,
nuestras dudas a los compañeros sobre lo
abordado en la clase.
b) Buscar estar al día en los temas abordados, ya que los temas nuevos se apoyan
unos con otros. La presencia en las sesiones de clase es fundamental, de no hacerlo
puede dificultar ponerse al corriente en las diferentes temáticas.
c) Focalizar y concentrar el estudio en la temática abordada. Resulta agobiante en
ocasiones recibir una gran cantidad de información en las distintas disciplinas. Sin
embargo, debemos estar conscientes de que es necesario aprender los aspectos más
relevantes y significativos de cada una de las disciplinas que conforman tu plan de
estudios. Para ello, necesitamos darnos tiempo para atender los requerimientos de
cada asignatura, dejar todo para el final, puede llevar a agobiarnos.
d) El tomar buenas notas o apuntes ayuda en el momento de repasar los temas
correspondientes, la claridad de las notas permitirá identificar los aspectos y conceptos
más relevantes. Elaborar un mapa conceptual donde organices y jerarquices todos los
conceptos abordados en un tema o unidad puede facilitar tu estudio y aprendizaje.
9
e) Después de la sesión de clases se debe analizar con cuidado los temas tratados. Es
necesario repasar lo visto en el aula, si analizamos previamente el tema a abordar, las
notas o apuntes, serán mejores. Es recomendable dar una primera lectura, saltándose
aquello que no se comprenda, posteriormente en la segunda lectura se deberá poner
más atención en aquello que se dificulta. ¡No dejes para mañana lo que puedas hacer
hoy! Eso significa que no debes estudiar para tus exámenes al cuarto para las doce, o
un día antes de tu examen.
f) Es importante comprender y aprender el lenguaje de cada una de las disciplinas. Al
desarrollar y fomentar el hábito de la lectura, es probable encontrarnos con palabras
que sean desconocidas o que no utilizamos comúnmente, requerimos por tanto
investigarlas, para conocer su significado con la finalidad de aclarar nuestras dudas, y
así, tener un mejor dominio de la asignatura que requerimos aprender. Cada
asignatura tiene su propio lenguaje, así tenemos el lenguaje químico, matemático,
lógico, etc.
g) Realizar ejercicios para reforzar lo aprendido, esto nos ayudará a adquirir la práctica
necesaria para recordar y utilizar las ideas más relevantes. Asumir una actitud activa
en nuestro aprendizaje, en la resolución de actividades planteadas por el profesor o en
el libro de texto, nos permitirá reforzar el aprendizaje en cada disciplina.
h) Asesorar a los compañeros con problemas de aprendizaje, genera un ambiente de
colaboración en donde quién tiene mayor dominio sobre los contenidos de una
disciplina se convierte en asesor de los demás compañeros. Recordemos que al
compartir nuestras experiencias y solidarizarnos con el otro, nos permite no sólo
clarificar y profundizar en nuestros conocimientos, sino además crecer individual y
colectivamente.
Tomar en cuenta las recomendaciones anteriores ayudará a facilitar el proceso
enseñanza-aprendizaje, a adquirir buenos hábitos de estudio y obtener éxito en toda
actividad que realices.
10
V. Otra formas de aprender
a) Han surgido recientemente, algunas teorías educativas que pretenden dar
respuesta a las limitaciones a las que se ha enfrentado el ámbito educativo en
el proceso de enseñanza-aprendizaje como son: el aprendizaje transpersonal, la
programación neurolinguística, la sofropedagogía entre otras. Estas teorías
educativas visualizan al sujeto como un ser bio-psico-socio-espiritual, es decir
un individuo integral capaz de reconocer su capacidad de aprender, su
inteligencia, su responsabilidad para autorealizarse y dirigir su propio desarrollo
aprovechando sus recursos cognitivos a través de la utilización de los dos
hemisferios cerebrales, donde como sabemos uno es concreto y práctico, el
otro es mágico y metafórico, y para funcionar adecuadamente necesitamos de
ambos.
b) Otras formas de hacerse del conocimiento tienen que ver con el desarrollo de la
creatividad de cada estudiante para generar hábitos de estudio, con base a sus
necesidades. Lo que podemos llamar como la magia e innovación mentalista
que al apoyarse en la psicología de la intuición nos permite anticiparnos y
mentalizarnos para realizar la acción, de tal forma que las funciones de
aprendizaje sean intencionales. Es decir preparar previamente a nuestra mente
para obtener los mejores resultados en nuestro aprendizaje.
VI. Conclusiones
Lo aspectos mencionados anteriormente nos permiten concluir que el éxito del
estudiante no es otra cosa más que cuestión de propósitos. Llegaremos a ser lo que
nos proponemos, lo que hoy soñamos podremos serlo mañana. Hay que poner en
juego la autodeterminación apoyada en un firme carácter. El carácter y la actitud de
cada individuo es lo que realmente lo impulsa a alcanzar sus metas y establecer la
diferencia fundamental entre el estudiante que se eleva por sus méritos y el que
fracasa por falta de voluntad y no por falta de capacidad.
11
VII. Frases para recordar
Haz sólo lo que amas y serás feliz. El que hace lo que ama, está benditamente
condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser, será y,
llegará naturalmente.
No hagas nada por obligación ni por compromiso, sino por deseo y por amor. Entonces
habrá plenitud y en esa plenitud todo es posible y sin esfuerzo, porque te mueve la
fuerza natural de la vida.
Facundo Cabral
La responsabilidad es la sabiduría que da la experiencia para poder cumplir con
las obligaciones.
Anónimo
La mejor manera de decir, es hacer.
La educación es fundamental para la felicidad social; es el principio en el que
descansan la libertad y el engrandecimiento de los pueblos. Capacítese hoy
para un mejor mañana.
Anónimo
Aprender es ser un árbol en otoño que espera la primavera para nutrirse de
hojas.
Anónimo
Imagina la felicidad y sencillamente ésta llega a tí. Imagina una sonrisa y ésta
te hara reir.
Anónimo
12
Bibliografía
Brown T. et al (2004). Química, la ciencia central. Pearson. México.
García, L. (2001). La educación a distancia, de la teoría a la práctica. Editorial Ariel,
S.A. España.
Gardner H. (2000). La educación de la mente y el conocimiento de las disciplinas, lo
que todos los estudiantes deberían comprender. Paidos, España.
Levine M. (2003). Mentes diferentes, aprendizajes diferentes. Paidos, España.
Lomas C. (2002). El aprendizaje de la comunicación en las aulas. Paidos.España.
Osuna S. M. et al (2006). Diagnóstico sobre el sistema de bachillerato opción
semiescolarizado. DGEP.
Pozo J. I. (2003). Adquisición del conocimiento. Morata. España.
Sambrano, J. (2000). Superaprendizaje transpersonal, Ed. Alfaomega, México.
13
Descargar

Recomendaciones para aprender química