El pensamiento político en la post Guerra Fría
Samuel P. Huntington
El choque de civilizaciones (Selección)
(...) Es mi hipótesis que la fuente fundamental de conflicto en esta nueva realidad
mundial no es, principalmente, ideológica o económica. Las grandes divisiones entre la
humanidad y el foco central de conflicto serán culturales. Los estados nacionales seguirán
siendo los actores más poderosos en los asuntos internacionales, pero los conflictos
principales de política global ocurrirán entre las diferentes naciones y grupos de
civilizaciones. El choque de las civilizaciones dominará la política global. La línea de
fractura entre las civilizaciones será la línea de batalla del futuro. (...)
Durante la Guerra Fría, el mundo estaba dividido en el Primero, el Segundo y el
Tercer Mundo. Esas divisiones ya no son relevantes. Ya no es más significativo agrupar a
los países en lo que se refiere a sus sistemas políticos o económicos o por lo que se refiere a
su nivel de desarrollo económico, sino más bien, por lo que se refiere a su cultura y
civilización.
¿Qué queremos decir cuando hablamos de una civilización? Una civilización es una
entidad cultural. Los pueblos, las regiones, los grupos étnicos, las nacionalidades, los
grupos religiosos, todos tienen culturas distintas en diferentes niveles de heterogeneidad
cultural. La cultura de un pueblo en Italia del sur puede ser diferente de la de un pueblo en
el norte de Italia, pero los dos compartirán una cultura italiana común que los distingue de
los pueblos alemanes. Las comunidades europeas, a su vez, compartirán rasgos culturales
que los distinguen de las comunidades árabe o china. Árabes, chinos y occidentales, sin
embargo, no son parte de una entidad cultural más ancha. Ellos constituyen las
civilizaciones. Una civilización es así, la agrupación cultural más alta de personas y el nivel
más amplio de identificación cultural que distingue a los humanos de otras especies. Se
definen los dos por los elementos objetivos comunes, como el idioma, la historia, la
religión, las costumbres, las instituciones, y por la misma identificación subjetiva de las
personas. Las personas tienen niveles de identidad: un residente de Roma puede definirse
con los grados variantes de intensidad como un romano, un italiano, un católico, un
cristiano, un europeo, un occidental. La civilización a la que él pertenece es el nivel más
ancho de identificación, con que se identifica intensamente. Las personas pueden, y lo
hacen, redefinir sus identidades y, en consecuencia, la composición y los límites de las
civilizaciones cambian.
Las civilizaciones pueden involucrar un número grande de las personas, como con
China (“una civilización que pretende ser un estado” como Lucian Pye lo expuso), o un
número muy pequeño de las personas, como el Caribe Anglófono. Una civilización puede
incluir varios estados nacionales, como es el caso del Occidente, Latinoamérica y los
árabes; o un único estado nacional como es el caso con la civilización japonesa. Las
civilizaciones obviamente se mezclan y se superponen, y puede incluir subcivilizaciones.
La civilización occidental tiene dos variantes mayores, europea y norteamericana, y el
Islam tiene sus subdivisiones árabe, turca y malayas. Las civilizaciones son, no obstante,
las entidades significantes, y mientras las líneas entre ellas raramente son afiladas, ellas son
reales. Las civilizaciones son dinámicas; ellas suben y se caen; ellas dividen y unen. Y,
como cualquier estudiante de historia sabe, las civilizaciones desaparecen y se entierran en
las arenas de tiempo. (...)
La identidad de la civilización tendrá una importancia creciente en el futuro, y el
mundo se desarrollará en gran medida por las interacciones entre siete u ocho civilizaciones
mayores. Éstas comprenden Occidente, Confuciana, Japonesa, Islámica, Hindú, Eslavo –
Ortodoxo, Latinoamericana y posiblemente Africana. Los conflictos más importantes del
futuro ocurrirán a lo largo de las líneas de fractura culturales que separan estas
civilizaciones entre sí.
¿Por qué será éste el caso?
Primero, las diferencias entre las civilizaciones no sólo son reales; son
fundamentales. Se diferencian, las civilizaciones, por la historia, el idioma, la cultura, la
tradición y, lo más importante, la religión. Las personas de distintas civilizaciones tienen
una visión diferente de las relaciones entre Dios y los hombres, el individuo y el grupo, el
ciudadano y el estado, los padres y los niños, el marido y la esposa, así como también
difiere la importancia de los derechos y las responsabilidades, la libertad y la autoridad, la
igualdad y la jerarquía. Estas diferencias son el producto de siglos. Ellos no desaparecerán
pronto. Ellos son mucho más fundamentales que las diferencias entre las ideologías
políticas y los régimenes políticos. Las diferencias no son, necesariamente, conflicto, y el
conflicto no es, necesariamente, violencia. Durante siglos, sin embargo, las diferencias
entre las civilizaciones han provocado los conflictos más prolongados y violentos.
Segundo, el mundo está volviéndose un lugar más pequeño. Las interacciones entre
las gentes de civilizaciones diferentes están aumentando; estas interacciones crecientes
intensifican la conciencia de civilización y el reconocimiento de las diferencias entre las
civilizaciones y entre las comunidades en éstas. La inmigración norafricana a Francia
genera la hostilidad de los franceses y, al mismo tiempo, aumentó la acogida a la
inmigración por “los polacos católicos europeos buenos”. Los americanos reaccionan
mucho más negativamente a la inversión japonesa que a las inversiones mayores de Canadá
y de los países europeos. Igualmente, como Donald Horowitz ha señalado, “un ibo puede
ser... un owerri ibo o un onitsha ibo en lo que era la región Oriental de Nigeria. En Lagos,
él es simplemente un ibo. En Londres, él es un nigeriano. En Nueva York, él es un
africano”. Las interacciones entre las gentes de civilizaciones distintas refuerzan la
conciencia de civilización que tienen las personas y, a la vez, vigorizan las diferencias y las
animosidades que se despliegan o se han desplegado desde lo profundo de la historia.
Tercero, los procesos de modernización económica y el cambio social a lo largo del
mundo están separando a las personas de las identidades locales antiguas. Ellos, también,
debilitan el estado nacional como una fuente de identidad. En este mundo, la religión
intenta llenar este hueco, a menudo, en la forma de movimientos que se caracterizan como
“fundamentalistas”. Esos movimientos se encuentran en la Cristiandad occidental, en el
Judaísmo, en el Budismo y en el Hinduismo, así como en el Islam. En la mayoría de los
países y de las religiones, los miembros activos en los movimientos fundamentalistas es una
población joven, de educación universitaria, técnicos de la clase media, profesionales y
comerciantes. El “fin de la secularización del mundo” como George Weigel ha comentado,
“es uno de los hechos sociales dominantes de vida en el final del siglo XX”. El
reavivamiento de la religión, la revancha de lo divino, como Gilles Kepel lo llamó,
mantiene una base de identidad y compromiso que transciende los límites nacionales y
unen las civilizaciones.
Cuarto, el crecimiento de la conciencia de civilización es reforzado por el papel dual
del Occidente. Por un lado, este está en la cresta del poder. Sin embargo, al mismo tiempo,
y quizás como consecuencia, está ocurriendo un regreso a las raíces entre las civilizaciones
no – occidentales. Cada vez más, se oyen las referencias hacia una vuelta al interior y la
“Asianización” en Japón, el legado de Nehru y la “Hinduización” de India, el fracaso de las
ideas occidentales de socialismo y nacionalismo y de la “re-Islamización” del Medio
Oriente, y ahora encima, un debate acerca de la Occidentalización contra la Rusificación en
el país de Boris Yeltsin. Un Occidente en la cresta de su poder que confronta a los no –
occidentales que cada vez más, tienen el deseo, la voluntad y los recursos para ordenar el
mundo de una forma no – occidental.
En el pasado, las élites de sociedades no – occidentales eran normalmente, las
personas que en su mayoría estaban involucradas con el Oeste, habían sido educadas en
Oxford, la Sorbonne o Sandhurst, y habían absorbido actitudes y valores occidentales. Al
mismo tiempo, el populacho en países no – occidentales, a menudo, permanecía
profundamente imbuido de la cultura original. Ahora, sin embargo, estas relaciones están
invirtiéndose. Una desoccidentalización y una indigenización de las élites está ocurriendo al
mismo tiempo en muchos países no – occidentales y, a la vez, las culturas, los estilos y los
hábitos occidentales, normalmente estadounidenses, se han popularizado entre las masas.
En quinto lugar, las características y las diferencias culturales son menos cambiantes
y de más difícil resolución que lo político y económico. En la ex Unión Soviética, los
comunistas pueden volverse democráticos, el rico puede hacerse pobre y el pobre, rico;
pero los rusos no pueden volverse estonios y los azeris no pueden volverse armenios. En la
clase social y en los conflictos ideológicos, la pregunta central era “¿De qué lado está
usted?” y las personas podían escoger y cambiar el lado en que se hallaban. En los
conflictos entre las civilizaciones, la pregunta es “¿Qué es usted?” Eso es algo dado y no
puede cambiarse. Y como sabemos, desde Bosnia al Cáucaso o al Sudán, la peor respuesta
a esa pregunta puede significar una bala en la cabeza. Más aun, la etnicidad y la religión
diferencian grande y exclusivamente a las personas. Una persona puede ser medio –
francesa y medio – árabe y, simultáneamente, un ciudadano de dos países. Pero, es más
difícil ser medio – católico y medio – musulmán.
Finalmente, el regionalismo económico está aumentando. Las proporciones de
comercio intrarregional total creció entre 1980 y 1989 de 51 a 59% en Europa, 33 a 37% en
Asia Oriental, y 32 a 36% en América del Norte. Es probable que la importancia de bloques
económicos regionales continúe aumentando en el futuro. Por un lado, el éxito del
regionalismo económico reforzará la conciencia de civilización. Por otro, el regionalismo
económico sólo puede tener éxito cuando está arraigado en una civilización común. La
Comunidad Europea descansa en la fundación compartida de cultura europea y la
Cristiandad Occidental. El éxito del Área de Libre Comercio norteamericana depende ahora
de la convergencia de las culturas mexicana, canadiense y estadounidense. Japón, en
cambio, enfrenta las dificultades de crear una entidad económica similar en Asia oriental;
porque Japón es una sociedad y una civilización única en sí misma. Sin embargo, la
fortaleza del comercio y de la inversión que Japón puede establecer con otros países
asiáticos, las diferencias culturales entre ellos inhiben y quizás, evitan, su integración
económica regional, como sí ocurre en Europa y América del Norte.
La cultura común, por el contrario, está facilitando la rápida expansión de las
relaciones económicas entre la República Popular de China y Hong Kong, Taiwán,
Singapur y las comunidades chinas en otros países asiáticos. Tras la Guerra Fría, las
comunidades culturales están superando las diferencias ideológicas, y China y Taiwán están
cada vez más cerca. Si la comunidad cultural es un requisito previo para la integración
económica, el Asia oriental será, probablemente, el principal bloque económico del futuro,
cuando ingrese China. Este bloque está, de hecho, comenzando a funcionar. Como Murray
Weidenbaum ha observado, “A pesar de la actual dominación japonesa de la región, la base
económica china está surgiendo rápidamente como un nuevo epicentro para la industria, el
comercio y las finanzas. Esta área estratégica contiene cantidades sustanciales de tecnología
y de capacidad industrial (Taiwán), de excelencia empresaria, comercialización y olfato
empresario (Hong Kong), de comunicaciones a través de una red de computadoras
(Singapur), un importante caudal de capital financiero (en los tres), y dotaciones muy
grandes de tierra, recursos y trabajo (China).... De Guangzhou a Singapur, de Kuala
Lumpur a Manila, esta influyente red –que a menudo se basó en la extensión de los clanes
tradicionales- se ha descrito como la medula de la economía asiático oriental”. (...)
Las líneas de fractura entre las civilizaciones están reemplazando los límites
políticos e ideológicos de la Guerra Fría, como los puntos de crisis y de derramamiento de
sangre. La Guerra Fría empezó cuando la Cortina de Hierro dividió Europa políticamente e
ideológicamente. La Guerra Fría finalizó con la caída de la Cortina de Hierro. Como la
división ideológica de Europa ha desaparecido, la división cultural de Europa, entre la
Cristiandad Occidental, la Cristiandad Ortodoxa y el Islam, ha reaparecido. (...)
(...) Los conflictos y la violencia también ocurrirán entre los estados y los grupos
dentro de una misma civilización. Pero, estos choques, es probable que sean menos intensos
y probablemente, menos extensos que los conflictos entre las civilizaciones. El número de
miembros comunes de una civilización reduce la probabilidad de violencia en situaciones
en las que podría llegar a ocurrir. (...)
Descargar

El pensamiento político en la post Guerra Fría

Cultura y Civilización

Cultura y Civilización

Arte globalHistoriaProgresoLeyesCulturasPolíticaCiencias sociales

Relaciones Internacionales norte-sur en la Edad Contemporánea

Relaciones Internacionales norte-sur en la Edad Contemporánea

Capitalismo y democraciaHistoriografía española desde la TransiciónChoque o alianza de civilizacionesParadigmasTrío de Bretton WoodsGlobalización

Arte mesopotámico y persa

Arte mesopotámico y persa

Arquitectura mesopotámica y persaEscultura asiriaBóveda

Introducción Es imposible redactar un proyecto investigativo utilizando Las Relaciones Internacionales...

Introducción Es imposible redactar un proyecto investigativo utilizando Las Relaciones Internacionales...

Conflictos mundialesSociedad internacionalCivilizaciones históricas y actualesOrden político

Primeras civilizaciones

Primeras civilizaciones

RomaCivilizaciones mesopotámicasGreciaChinaHistoria del mundo antiguoEgiptoLiderazgo estratégico

CONCEPTO DE NATURALEZA i CULTURA •

CONCEPTO DE NATURALEZA i CULTURA •

EducaciónEtnocentrismoNaturaleza y CulturaToynbeeTeoría del respetoHistoria de la FilosofíaCivilizaciónEvolución humanaIdeologías

Conflictos en el tercer milenio

Conflictos en el tercer milenio

Muro de BerlínHistoriaConflictos religiosos y étnicos

Civilización del amor

Civilización del amor

Derechos FundamentalesSolidaridad internacionalUtopíaCrisis económicaObispos de América

Choque de civilizaciones

Choque de civilizaciones

Cultura islàmicaCiencias de la AdministraciónCultura occidentalCivilizacionesRelaciones internacionalesCiencias Políticas