LA LEY DE DERECHOS DE AUTOR (HONDURAS)
CAMILO BENDECK PEREZ
Registrador de la Propiedad Industrial
1.—La Ley de Derecho de Autor y
Derechos Conexos, finalmente fue
publicada en el diado oficial de País y
entró en vigencia a partir de enero de
este año, sin embargo, aún no cuenta
con las disposiciones reglamentarias.
Actualmente se está trabajando en la
conformación de la oficina Administrativa que formará estos derechos,
la cual estaré adscrita a la Secretaría
de Economía.
La Ley tiene como propósito principal
contribuir al desarrollo de nuestra cultura,
promocionar la actividad creativa a sus mAs
diversas modalidades y sobre todo crear un
ambiente nacional adecuado para la inversión,
poniendo al país a tono con los últimos
estándares internacionales en la materia.
La Ley es bastante amplia, explicativa y de
adecuada terminología que permite al usuario
ilustrarse y tener un criterio general sobre los
derechos de autor. Los derechos morales y
los derechos patrimoniales que se refieren a la
retribución económica del autor, por el sólo
hecho de la creación1
Incorpora toda clase de obras de diferente
naturaleza (escritas, orales, musicales,
dramáticas, audiovisuales de bellas artes,
fotografías como obra literaria) la transmisión
pública audiovisual, tanto por satélite como su
distribución por cable.
Establece una duración de la protección para
los efectos patrimoniales de 50 años después
de la muerte del autor.
Señala limitaciones a la protección para
permitir una justa explotación de las obras
por el público para casos específicos, tales
como: la reproducción para uso privado, el
uso de las bibliotecas, para propósitos
educativos y otros. Además provee
requerimientos estrictos para cada caso de
limitación.
Contempla algunas disposiciones sobre los
contratos (el contrato de edición de
representación, de inclusión de la obra en
fonograma, de representación y ejecución
pública. Estas cláusulas fueron incluidas,
considerando que en el país no se dispone de
una ley específica sobre contratos, los cuales
actualmente están regulados por el Código de
Comercio de 1950.
La Ley también regula los derechos conexos
(los cuales no son propiamente de carácter
autoral, pero por su estructura y vinculación
pueden considerarse armes á la materia)
porque se considera apropiado y necesario
otorgarle un derecho similar que el que se
concede a los derechos de autor, a quienes
comunican obras al público, tal como lo
establece la convención de Roma de 1961.
Adicionalmente, la Ley contiene provisiones
referentes a la explotación de obras bajo
licencias no exclusivas de acuerdo con los
tratados
internacionales
suscritos
por
Honduras, y al registro de obras y
transferencias de derechos.
Incluye figuras de sociedades colectivas para
la administración de estos derechos, estamos
conscientes del papel que juegan estas
sociedades, fueron eliminados 8 de los 10
artículos que contemplaba el anteproyecto
presentado al Congreso, dejando muy limitada
la
conceptualización,
atribuciones
y
regulaciones de la gestión colectiva. Una de
las prioridades para oficina de derechos de
autor será la conformación de estas
sociedades. Consideramos necesaria la
existencia de estas sociedades ya que
administran
los
derechos
de
sus
representados y supervisan la utilización de
las obras respectivas; negocian con los
usuarios eventuales; otorgan licencias a
cambio de regalías adecuadas y las
distribuyen entre los titulares de los derechos:
celebran
contratos
de
representación
recíprocos con entidades extranjeras de la
misma naturaleza, lo que genera todo un
marco de relaciones internacionales y de intercambio de remuneraciones por la explotación
de sus derechos.
Finalmente la ley establece las sanciones y
procedimientos penales y civiles. Obviamente
la protección de estos derechos en sí, no
podría tener plena eficacia si únicamente se
otorga el reconocimiento legal. Establece
diversas sanciones y procedimientos penales
dependiendo de cada caso particular.
Establece multa de Lps. 5,000.00 hasta de
Lps. 10,000.00 a quienes intencionalmente y
sin consentimiento, cometan violaciones. En
caso de reincidencia, se aplicará el doble de la
multa impuesta y además se sancionará con
la suspensión temporal o cancelación
definitiva del permiso concedido para operar
por medio de la autoridad correspondiente.
El artículo 140 establece que sin perjuicio de
las
sanciones
administrativas
(multas
establecidas, los delitos en contra de estos
derechos también serán sancionados con las
establecidas en el artículo 251 del Código
Penal; sin embargo, dicho artículo se refiere a
penas de reclusión de 1 a 5 años, por
violaciones de los derechos de propiedad
industrial y no de derechos de autor; mientras
que el artículo 250 del código supra, habla de
reclusión de 6 meses a 2 años a quien viole
los derechos de autor. Esta inconsistencia tendrá que ser enmendada.
La Ley contempla en uno de sus artículos el
decomiso preventivo de toda obra, edición y/o
ejemplares que hayan sido fraudulentamente
reproducidos; o el producto que se haya
obtenido con la enajenación o alquiler de tales
obras, ediciones o ejemplares: también podrá
pedir el producto de los espectáculos
teatrales, cinematográficos, filarmónicos o
cualquier otro similar, todo esto sin perjuicio
del derecho de exigir la indemnización por
daños y perjuicios a que diera lugar la
infracción.
TRATADOS Y CONVENCIONES
INTERNACIONALES:
Honduras ratificó su decisión de pertenecer al
Convenio de Berna para la protección de las
obras literarias y artísticas, mediante el
Decreto No. 135-89 del mes de septiembre de
1989; es decir que aún sin contar con una
legislación interna sobre estos derechos ya
había hecho su decisión de brindar protección
internacional.
De manera que desde 1989, Honduras ha
ratificado estos Convenios Internacionales sin
contar con una legislación nacional, sin
embargo cabe aclarar que desde 1988 existía
un anteproyecto de ley en el Congreso de la
República, el cual fue aprobado recientemente, después de un largo período de
debate.
PUBLICACIONES EN MATERIA DE
DERECHOS DE AUTOR
Y DERECHOS CONEXOS
La mayor parte de las publicaciones de la
obras literarias son inéditas y no están
registradas oficialmente, puesto que la legislación es sumamente reciente. Los registros
anteriores muestran confusión y son
sumamente escasos.
GESTION COLECTIVA
En la actualidad existe la Sociedad de Autores
y Compositores de Honduras, SAYCOH y la
Red Nacional de Autores que se constituyeron
hace apenas un año; y que al presente no
está operando como Sociedad de Gestión
Colectiva, no está reclamando regalías para
sus representados nacionales ni extranjeros.
Sabernos que existen algunos gremios con
carácter más que todo de tipo sindical, para la
consecución de conquistas laborales, tal es el
caso del sindicato de músicos, que tiene
aproximadamente 3.0 años de existir.
Adicionalmente, opera la Unión de Escritores,
la Sociedad Literaria y la Comunidad de
Teatristas de Honduras pero en realidad no
existe aún conciencia de la labor que podrían
desempeñar como Gestión Colectiva; desde
luego que ésta será en principio una de las
labores que realizará la Oficina.
LA PIRATERÍA EN HONDURAS
La Convención de Roma sobre la protección
de los artistas, intérpretes ejecutantes, los
productores de fonogramas y los organismos
de radiodifusión fue ratificada por Honduras
mediante Decreto No. 145-89, dcl 25 de
octubre de 1889.
También ratificó el Convenio de Ginebra, para
la protección de los productores de
fonogramas contra la reproducción no
autorizada de sus fonogramas, mediante el
Decreto No.13 1-91 del 31 de octubre de
1991.
Las principales modalidades de piratería en
Honduras la constituyen básicamente los
casetes, libros y en menos escala está la
señal de televisión por cable, puesto que ya
se ha legalizado casi en un 90%.
En lo que se refiere a grabaciones sonoras y
música, en Honduras se denuncian niveles de
piratería superiores al 50%; esta modalidad
creció rápidamente en estos últimos años,
pero se espera que con la vigencia de la Ley
se frene dicha práctica.
Con relación a los casetes de video, su
mercado en Honduras es 100% pirata; de
manera que no existe la venta legítima de
obras estadounidenses en casetes de video.
La piratería en la industria del libro abarca la
reproducción ilegal de libros completos, las
fotocopias comerciales no autorizadas de
libros, diarios, libros de texto, manuales de
computación y otros.
ENSEÑANZA DE LA MATERIA EN LAS
ESCUELAS DE DERECHO
En la actualidad los programas de estudio de
la Facultad de Derecho, únicamente
acontemplan la enseñanza de la Propiedad
Industrial; es hasta mediados de 1992 que se
ha reconocido la verdadera importancia de los
Derechos Conexos y se ha incluido como
parte de la formación académica superior; sin
embargo a nivel de Educación Media, no se le
considera aún dentro de los programas de
estudio. En un futuro inmediato y como parte
de las funciones que realizará la Oficina, se
coordinará junto con el Ministerio de Educación y el Ministerio de Cultura la inclusión
de la materia en dichos programas de estudio.
A raíz de la publicación de la ley se ha
realizado una campaña de divulgación entre
los usuarios interesados y el público en
general,a través de conferencias y charlas;
pero se ha considerado desarrollar un
programa completo de divulgación.
La propiedad intelectual comprende dos áreas
bien definidas: Lo que se denomina Propiedad
Industrial que abarca marcas y patentes de
invención y los Derechos de Autor, que
protegen las obras literarias y artísticas y los
derechos conexos que protegen las presentaciones artísticas, las producciones
fonográficas
y
los
organismos
de
Radiodifusión (que son los Organismos de
origen emisor del contenido de las señales:
VGR, las emisoras de radio y televisión).
Con la importancia que a nivel mundial ha
cobrado esta materia, principalmente a raíz de
su incorporación dentro de los temas de la
Ronda de Uruguay, que se desarrollaron
dentro del marco del GATT todos los países
panes contratantes de este acuerdo general,
se han visto confrontados a revisar y adecuar
sus legislaciones sobre este tema.
En el caso de Honduras que se encuentra
concluyendo su adhesión al GATT, y que ha
participado en las negociaciones de la Ronda.
Uruguay, la situación era muy particular, pues
tenía una Ley de Propiedad Industrial
demasiado obsoleta (1919) y en derechos de
autor ni siquiera contaba con una Ley. Las
únicas disposiciones sobre el asunto de
derechos de autor, consistían en un pequeño
párrafo en la Ley de patentes de invención de
1919. Sin embargo, el campo de las patentes
de invención y los derechos de autor son
totalmente excluyentes.
Dada esa coyuntura, la necesidad de legislar
sobre este tema, no es reciente y tampoco
obedece a intereses foráneos, sino que existía
desde muchos tiempo atrás.
No es sino hasta 1988, que el Ministerio de
Cultura presentó ante el Congreso Nacional
un anteproyecto relativo a los DDA. Sin
embargo, el mismo permaneció durante años
sin ser revisado.
El vacío jurídico que ocasionó la falta de
legislación sobre DDA, motivó que la MPEAA
pidiera a la USRT, se le suspendieran los
beneficios del SGP y de CBI a Honduras
aduciendo violación de los derechos de
Propiedad Intelectual. Cabe señalar que
Estados Unidos nos concede preferencias
bajo estos esquemas de manera unilateral,
pero a condición que se cumplan ciertos
requisitos; en-ti-e los cuales figuran el respeto
a los derechos de la propiedad intelectual, los
derechos de los trabajadores y la inversión
extranjera, los cuales al ser violentados en los
países beneficiarios, pueden ocasionar la
suspensión de los beneficios bajo estos
esquemas. De hecho, conocemos casos
concretos como el de Paraguay y Chile, a los
que se les han suspendido sus beneficios por
incumplimiento de tales requisitos, hasta que
normalizaron sü situación.
De manera que el respeto a la propiedad
intelectual recobró su importancia. desde del
momento que. se ha usado como factor
condicionante para el otorgamiento de
preferencias arancelarias.
Ante esa problemática, la Secretaría de
Economía presentó al Congreso Nacional en
mayo de 1993 nuevamente el anteproyecto, el
cual fue ampliamente revisado, actualizado y
discutido con el sector privado y finalmente
aprobado el 31 de agosto del año recién
pasado. Siendo recientemente publicado
como decreto 141-93 en diciembre de 1993.
(En las Gacetas del 8 y 9 de diciembre)
CARACTERISTICAS DE LA NUEVA LEY
El principal propósito de la Ley de Derechos
de Autor es contribuir al desarrollo de nuestra
cultura, promocionar la actividad creativa en
sus más diversas modalidades y sobre todo
crear un ambiente nacional adecuado para la
inversión poniendo al País a tono con los
últimos estándares internacionales en la
materia; en general este es el espíritu de la
Ley.
Es una Ley amplia, explicativa y de adecuada
terminología, que permite al usuario ilustrarse
y tener un criterio general sobre los derechos
de autor. En principio, define los Derechos
Morales que tiene el autor sobre su obra,
éstos tienen que ver con la paternidad e
integridad de la obra y los Derechos
Patrimoniales que se refieren a la retribución
económica del autor, por el sólo hecho de la
creación. Esto implica que:
•
•
El autor es titular de estos derechos sin
requerimientos y formalidades algunas.
Nadie puede, sin la autorización del autor,
apropiarse, disfrutar o usar de los derechos
patrimoniales del autor.
La Ley incorpora toda clase de obras de
diferente
naturaleza
(escritas,
orales,
musicales, dramáticas, audiovisuales de
bellas artes, fotográficas, programas de
cómputo, la transmisión pública audiovisual,
por satélite como distribución por cable.
Establece una duración de la protección para
los derechos patrimoniales de 50 años
después de la muerte del autor.
Señala limitaciones a la protección para
permitir una justa explotación de las obras por
el público para casos específicos, tales como:
La reproducción para uso privado, el uso de
las bibliotecas, para propósitos educativos y
otros. Además provee requerimientos estrictos
para cada caso de limitación.
Contempla algunas disposiciones sobre los
contratos
(el
Contrato
de
Edición
Remuneración); de inclusión de la obra en
fonograma (mediante el cual el autor de una
obra literaria o artística autoriza a fijar la obra
en fonograma para su distribución y
aprobación y finalmente, de representación y
ejecución pública (con el cual autoriza el
derecho
de
representar
o
ejecutar
públicamente una obra, sea literaria,
dramática, musical etc.).
Estas
cláusulas
fueron
incluidas,
considerando que en el País no se dispone de
una Ley específica sobre contratos, los cuales
actualmente están regulados por el código de
comercio de 1950. Con esto únicamente se
pretende establecer algunas condiciones
básicas de los contratos, (para proteger a los
Titulares de Derecho), en ningún momento, se
pretende regular los términos en que negocian
las partes.
La Ley también regula los derechos conexos
(los cuales no son propiamente de carácter
autorial, pero por su estructura y vinculación
pueden considerarse afines a la materia),
éstos fueron incluidos porque se considera
apropiado y necesario otorgarle un derecho
similar que el que se concede a los derechos
de Autor, a quienes comunican obras al
público, tal como lo establece la convención
de Roma de 1961.
Adicionalmente, la Ley contiene provisiones
rcfereÉtes a la explotación de obras bajo
licencias no exclusivas de acuerdo con los
tratados
internacionales
suscritos
por
Honduras y al registro de obras y
transferencia de derechos.
La Ley también incluye artículos relativos a la
Constitución de sociedades colectivas para la
administración
de
estos
derechos,
lamentablemente fueron eliminados 8 de los
10 artículos que contemplaba el anteproyecto
presentado al Congreso, dejando muy limitada
la
conceptualización,
atribuciones
y
regulaciones de la gestión colectiva. La
existencia de las sociedades de gestión colectiva es muy importante, ya que estas
administran los derechos de los titulares
representados por estas, es decir, supervisan
la utilización de las obras respectivas;
negocian con los usuarios eventuales; otorgan
licencias a cambio de regalías adecuadas, y
las distribuyen entre los titulares de los
derechos. Este tipo de organizaciones
celebran
contratos
de
representación
recíprocas con entidades extranjeras de la
misma naturaleza, lo que genera todo un marco de relaciones internacionales y de
intercambio de remuneraciones por la
explotación de sus derechos.
También establece la creación de la Oficina
Administrativa de los derechos, la cual está
adscrita a la Secretaría de Economía dado el
carácter económico de estos derechos, que
no sólo transcienden en la esfera cultural,
educativa y de entretenimiento, sino que inciden directamente en los titulares, en las
industrias, y en los comercios que giran
alrededor de la actividad; en la generación de
empleo para una diversa gama de
trabajadores y en general como una fuente de
riqueza para el país donde se crean, se
producen, se difunden o se utilizan las obras
protegidas.
En grandes líneas las funciones de esta
oficina son las siguientes:
• Elaborará el respectivo reglamento de la
Ley, el cual determinará los requisitos, las
tasas que se cobrarán, establecerá los
criterios y los procedimientos que se
seguirán para el registro de obras.
•
•
Promoverá y divulgará el -conocimiento
y cumplimiento del ordenamiento
jurídico de estos derechos.
Supervisará las actividades del Registro
Autoral y servirá de órgano de enlace
con los organismos internacionales.
ESPECIFICAMENTE:
•
Manejará el Registro Público del
Derecho de Autor, en el cual se
inscribirán las obras, los contratos, las
escrituras, estatutos y personería
jurídica
de
las
asociaciones
o
instituciones que agrupen a los autores y
los pactos, convenios o acuerdos que
celebren las asociaciones autorales
entre sf o éon otras asociaciones
extranjeras.
AUTORALES
• Informará a la Dirección General de
Tributación de los contratos de los
derechos de autor para los efectos
consiguientes.
Finalmente la Ley establece las sanciones y
procedimientos penales y civiles. Obviamente
la protección de los derechos de autor en sí,
no podría tener plena eficacia si únicamente
se otorga el reconocimiento legal. La Ley
establece
diversas
sanciones
y
procedimientos penales dependiendo de cada
caso particular. Así el caso particular de las
transmisiones de televisión por cable,
establece en el Artículo N0.138, numeral 9)
Que el fijar y reproducir o retransmitir
emisiones protegidas sin autorización dejos
Organismos de Radiodifusión constituye una
violación a los derechos de Autor; el
Organismo de Radiodifusión es el Organismo
de
- origen emisor del contenido de las señales.
Este Organismo debe contar con la
autorización del titular de los derechos sobre
la obra audiovisual para poder incorporarla a
las señales transmitidas por medio de
satélite. Esta autorización o licencia en
aplicación de los principios generales del
derecho de Autor y derechos conexos debe
ser por escrito y debe incluir entre otros
puntos:  Las partes (el titular y el autorizado
para emitir la obra)I
 Título y tiempo de duración de la obra.
 Descripción del territorio cubierto por
la señal del satélite.
 Usos otorgados según se pueda
utilizar la obra en la difusión por
televisión
tradicional,
de
pago,
codificada o no, en emisiones de
punto a punto o de radiodifusión
directa.
 Garantía, el titular puede garantizar o
no la exclusividad del derecho
otorgado, aunque hay que considerar
que la Ley en su Artículo No. 157
prohíbe la exclusividad.
 Las interrupciones por razones de
publicidad (estipular la cantidad de
minutos en que - la transmisión de la
obra puede ser suspendida.
 Obligaciones del titular del derecho y
las del usuario, forma de pago y
causales de rescisión.etc.
La Ley establece multas de Lps. 5,000.00
hasta de Lps. 10,000.00 a quienes
intencionalmente y sin consentimiento,
cometan violaciones. En caso de reincidencia,
se aplicará el doble de la multa impuesta y
ademes se sancionará con la suspensión
temporal o cancelación definitiva del permiso
concedido para operar por medio de la
autoridad correspondiente.
Dependiendo de la gravedad de la infracción y
la capacidad económica del infractor. Así se
calculará la multa. Los criterios de gravedad y
capacidad económica serán definidos en el
reglamento.
El artículo N 140 establece que sin perjuicio
de las sanciones administrativas (multas)
establecidas, los delitos en contra de estos
derechos también serán sancionados con las
establecidas en el Artículo No. 251 del Código
Penal; sin embargo, dicho artículo se refiere a
penas de reclusión de 1 a 5 años, por
violaciones de los derechos de Propiedad
Industrial y no de derechos de Autor; mientras
que el Artículo 250 del código, habla de
reclusión de 6 meses á 2 años a quien
violente los derechos de Autor. Esta
inconsistencia tendrá que ser enmendada.
- Es muy importante señalar que el Artículo
146, concede al titular de los derechos o a
quien tenga la representación legal, la
facultad de pedir a la Autoridad Judicial,
como medida precautoria el decomiso
preventivo de toda obra, edición y/o
ejemplares
que
hayan
sido
fraudulentamente
reproducidos;
o
el
producto que se haya obtenido con la
enajenación o alquiler de tales obras,
ediciones o ejemplares; así como también
podrá pedir el producto de los espectáculos
teatrales, cinematográficos o cualquier otro
similar. Todo esto sin perjuicio del derecho a
exigir la indemnización por daños y
perjuicios a que diera lugar la infracción.
Por otra parte, el Artículo 147 establece los
criterios que se seguirán para determinar el
monto de las indemnizaciones.
SITUACION ACTUAL:
Actualmente, nos encontramos en una fase de
transición, quizá la parte más difícil, porque es
la fase de organización e implementación de
la oficina que administrará estos derechos,
hemos solicitado la asistencia de un experto
que nos asesore en crear la mecánica y los
procedimientos que se emplearán para dar
cumplimiento a la Ley. Necesitamos también
determinar y cuantificar la necesidad de
recursos económicos y humanos.
Descargar

LA LEY DE DERECHOS DE AUTOR (HONDURAS)