INTERVENCIÓN DEL ORIENTADOR/A EN UN
AULA CONFLICTIVA
Autor: Begoña Mahillo Monte
El material que se describe a continuación es muy útil cuando se solicita a un/a
orientador/a su intervención en un aula en la que existe alumnado que presenta
problemas de conducta; hay una parte referida a la evaluación y otra a la orientación. El
objetivo es conseguir la mejora de la convivencia en dicha aula.
Los protocolos que se incluyen son los siguientes:
I. Protocolo de entrevista familiar
II. Protocolo de entrevista individual con el/la alumno/a
III. Observación de los aspectos más relevantes del proceso de enseñanza y
aprendizaje
IV. Sociograma
V. Cuestionario individual para la pree-evaluación. Cuestionario grupal para la
pre-evaluación. Resumen del delegado/a
VI. Orientaciones sobre problemas de conducta
VII. Contrato conductal
PROTOCOLO DE ENTREVISTA FAMILIAR
Parentesco de la persona que realiza la entrevista:
DATOS INICIALES
Apellidos y nombre:
Fecha y lugar de nacimiento:
Edad:
Nombre de los padres:
Dirección:
Teléfono:
Curso y grupo:
Tutor/a:
Fecha actual:
DATOS CLÍNICOS
A. Antecedentes patológicos familiares
- Enfermedades graves:
. Mentales
. Somáticas
-
Perturbaciones del lenguaje
-
Perturbaciones emocionales o desajustes sociales
B. Determinantes físicos relevantes:
- Anteriores:
- Actuales:
RASGOS PERSONALES
Alimentación.
Sueño:
Responsabilidades:
Intereses y empleo del tiempo libre:
Amigos/as:
Patrones de conducta:
Habilidades sociales:
- ¿Entabla una conversación fácilmente? (con sus iguales y con los adultos)
- ¿Es capaz de manifestar su estado de ánimo (sentimientos positivos y
negativos)?
- ¿Participa en juegos de grupo?
- ¿Se autorrefuerza?
- ¿Cómo responde a agresiones verbales y/o físicas?
- ¿Es capaz de resolver un problema?
- Si necesita ayuda, ¿la pide?
Hábitos de estudio:
Servicios a los que asiste fuera del centro. Tratamientos:
SITUACIÓN ESCOLAR
Anterior
Escolarización previa y nivel de adaptación inicial:
Cursos repetidos y centro educativo:
Asignaturas que suspendió el año anterior:
Absentismo escolar:
Actual
Asignaturas que más le gustan:
Asignaturas que menos le gustan:
Amigos/as de clase:
Comportamiento en clase:
Relación con compañeros/as y profesorado:
Absentismo escolar:
SITUACIÓN FAMILIAR
Miembros que componen la familia y otros que también conviven en el mismo
domicilio –nombre, edad, estudios o trabajo-:
Con quién se lleva mejor:
Tiempo que están los adultos en la casa:
Consecuencias del incumplimiento de las normas:
Expectativas de los padres y de las madres:
Intercomunicación del padre y de la madre con el centro:
PROTOCOLO DE ENTREVISTA INDIVIDUAL CON EL/LA ALUMNO/A
DATOS INICIALES
Nombre y apellidos:
Fecha y lugar de nacimiento:
Edad:
Dirección:
Teléfono:
Curso y grupo:
Tutor/a:
Fecha actual:
RASGOS PERSONALES
Determinantes físicos relevantes
- Anteriores:
- Actuales:
Hábitos de autonomía
-
Alimentación:
Sueño:
Responsabilidades:
Hábitos de estudio:
Intereses y empleo del tiempo libre:
Amigos/as:
Patrones de conducta:
Habilidades sociales:
Servicios a los que asiste fuera del centro. Tratamientos:
SITUACIÓN ESCOLAR
Escolarización previa:
Cursos repetidos y centro educativo:
Amigos/as de clase:
Asignaturas que más le gustan:
Asignaturas que menos le gustan:
Asignaturas que suspendió el año anterior:
Comportamiento en clase:
Relación con compañeros/as y profesorado:
Absentismo:
SITUACIÓN FAMILIAR
Miembros que componen la familia y otros que también conviven en el mismo
domicilio –nombre, edad, estudios o trabajo-:
Con quién se lleva mejor:
Tiempo que están los adultos en la casa:
Consecuencias del incumplimiento de las normas:
OBSERVACIÓN DE LOS ASPECTOS MÁS RELEVANTES DEL PROCESO
DE ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE
EJEMPLO DE OBSERVACIÓN EN UN GRUPO-CLASE
La observación –dentro del aula- ha sido realizada en dos
asignaturas, en las que se encuentran todos/as los/as alumnos/as juntos. En
las dos sesiones ha faltado uno de los alumnos que según el profesorado
presenta problemas de conducta y en una de ellas ha faltado otro alumno.
Según el profesorado, los/as alumnos presentan muchos problemas de
conducta, impidiendo un buen desarrollo de las sesiones.
También se ha recabado información de tres profesores/as de otras áreas,
en las que existe desdoble. Según el profesorado, no presentan problemas
de conducta, salvo en momentos concretos.
-
Curso: 2º C
Nº de profesores/as implicados en el proceso de enseñanza-aprendizaje
del grupo: 26
La ratio del aula es de 22 alumnos/as, teniendo dos alumnos/as con
n.e.e. y otro con un gran retraso académico.
El aula tiene espacio, luz y ventilación suficientes. A pesar de tener
radiadores hace frío. Las ventanas no tienen cortinas y la luz da reflejos en
las mesas de la izquierda y en la pizarra, por lo que desde determinados
ángulos no se ve bien.
La clase está distribuida de distinta manera según las asignaturas
que se imparten. En una de ellas está distribuida en filas de mesas,
estando agrupadas de dos en dos, sin seguir un orden; en otra, todos/as
trabajan en mesas individualmente, estando esparcidos por toda la clase.
La mesa del profesor/a se sitúa delante de ellas y tiene detrás la pizarra.
Las filas de mesas no están en línea recta. En un lado de la clase hay un
pilar que impide la visión del alumnado que está situado a la izquierda o
detrás del mismo. Situándonos en la mesa del profesor/a, los/as que están
situados en las dos primeras filas -a la derecha- no ven bien la pizarra,
porque las mesas están demasiado cercanas a la pared donde está la
misma. En una sesión había dos mesas juntas al final, en la columna del
medio, demasiado juntas con la pared del fondo, por lo que los/as
alumnos/as no siguen bien el desarrollo de la clase y se dificulta la
corrección del profesor/a de sus conductas inadecuadas.
En general, no son puntuales. Como bastantes alumnos/as llegan
tarde –cuando ya el/la profesor/a está explicando la planificación de la
sesión- se forma mucho ruido –ya que la puerta sigue abierta para que
vaya entrando el alumnado que falta- y esto favorece la realización de
conductas inadecuadas.
La mayoría de las mochilas están situadas en el suelo, al lado de
las sillas; otras veces están tumbadas en el suelo –en medio del pasillo- y
en otra ocasión un alumno la ha colocado encima de su mesa.
La mayoría del alumnado tiene la cazadora colgada en respaldo de
la silla; algunos/as la tienen puesta y sólo una estaba colocada en el
perchero.
Hay bastantes alumnos/as que no mantienen una postura
adecuada cuando están sentados en sus sillas: algunos/as están tumbados
en la silla, otros/as se sientan hacia un lado –lo que les obliga a girar la
cabeza continuamente para ver la pizarra y al profesor/a, así como les
permite hablar con el/la compañero/a situado al lado o detrás de ellos/as-.
Hay algunos/as que están comiendo caramelos o chicles durante la
clase, incluso comienzan a comerlos a medio de la misma, haciendo ruido
al quitar el envoltorio.
Los/as alumnos/as seleccionan el material y lo ponen sobre la
mesa; en una sesión expositiva pocos/as alumnos/as toman apuntes; en
otra sesión, en la que se escribe en la pizarra la actividad a realizar, casi
todos/as la copian. Sobre la mesa algunos/as tienen más cosas que el
material necesario para la actividad que están realizando.
En general, bastantes alumnos/as tienen hábitos básicos de
atención –hay otros que de vez en cuando no siguen las explicaciones-,
pero no de trabajo.
En el grupo-clase no se han establecido normas de
comportamiento y las consecuencias de su incumplimiento, pero es una
actividad que está previsto realizarla en la siguiente sesión de tutoría.
A nivel de clase, el alumnado no tiene distribuídas
responsabilidades compartidas; no mantienen un sistema de cargos.
El alumnado con retraso en el aprendizaje –especialmente con
n.e.e.- alguna vez no tiene material adaptado a su nivel de competencia
curricular; en otra ocasión sí lo tiene pero no lo hace; en otras ocasiones lo
termina –según el/la profesor/a mal y deprisa- y comienza a realizar
conductas inadecuadas. A alguno/a de estos alumnos/as, al principio de la
sesión, se le ha explicado individualmente la tarea a realizar y está
trabajando durante el desarrollo de la misma.
Algunos/as alumnos/as realizan conductas inadecuadas como
cerrar la puerta de la clase justo cuando el/la profesor/a va a entrar y no
querer abrir, dando golpes en la puerta. La mayoría de conductas
disruptivas se dan sobre todo al principio de la sesión -estando muchos/as
alumnos/as de pie, haciendo ruido con las sillas al sentarse y levantarse
contínuamente- y durante el desarrollo de la misma -aunque en menor
medida-, con las explicaciones del profesorado: en alguna ocasión se
desperezan –emitiendo ruido-, se sientan en la punta de la silla reclinando
la cabeza en el respaldo; en ocasiones hacen comentarios en voz alta,
hablan con los/as compañeros/as de al lado, de delante, de detrás, incluso
en voz alta llaman a otro/a que está en el otro lado de la clase –todo esto
ocurre en un mayor número de ocasiones cuando el/la profesor/a se vuelve
de espaldas para escribir en la pizarra o cuando habla en particular con
un/a alumno/a que necesita atención individualizada-; hay dos alumnos/as
–situados uno detrás de otro, en la última fila de la columna de la
izquierda- que hablan constantemente entre sí; algunas veces molestan a
los/as compañeros/as haciéndoles bromas, con algún útil del material
educativo; en algún momento se levantan cuando quieren sacar punta al
lápiz, hablar con otro/a de otra mesa; a veces no aceptan las correcciones
del profesorado y le contestan o le hablan en tono de burla, o ante una
corrección concreta a un/a alumno/ toda la clase se ríe; a uno/a se le cae
un libro al suelo y también todos se ríen; uno aplaude cada vez que el/la
profesor/a acaba una parte de la explicación, de vez en cuando se oyen
ruidos extraños con la boca, etc. Todo ello hace que se interrumpa la clase
en muchas ocasiones. Otras veces no respetan el turno de palabra.
Los/as alumnos/as con problemas de conducta no están situados
junto a otros que las ignoren, ni tampoco en una fila de las más cercanas a
la mesa del profesor/a. La mayoría del alumnado conflictivo está
concentrado en la misma zona de la clase, que coincide con la parte del
aula donde están las ventanas, desde donde se ve menos la pizarra y hay
más reflejos en las mesas.
Al comenzar la sesión, el profesorado pasa lista y anota los/as
alumnos/as que faltan. Después, en una asignatura se trata un aspecto
concreto con cada uno/a de los/as alumnos/as implicados; posteriormente,
se hace un control diario de la tarea de casa y se cuentan los positivos y
negativos –con repercusión en la nota-.
En cuanto a la forma de presentación de la tarea por parte del
profesor/a, éste/a explica el tema que va a tratar y en qué va a consistir el
desarrollo de la sesión.
La supervisión de los trabajos se realiza de forma individual en la
mesa del profesor/a. Durante la sesión el profesorado no corrige
individualmente a los/as alumnos/as con retraso en el aprendizaje –
especialmente con necesidades educativas especiales-.
Una sesión tiene una parte expositiva de la actividad a realizar y otra
en la que se organizan trabajos cooperativos, realizando agrupaciones
flexibles. En las demás sesiones siempre se imparte la lección magistral.
El profesorado favorece la motivación de los/as alumnos/as: les
explica al principio la importancia del tema a desarrollar o de la actividad
que se va realizar, busca la funcionalidad de aquello que se trabaja,
durante el desarrollo de la explicación hace preguntas al alumnado –sobre
el tema- para favorecer la atención y siempre que un/a alumno/a tiene
alguna duda la resuelve en el momento.
El profesorado no actúa de la misma manera y con los mismos
criterios –previamente pactados- ante una conducta inadecuada.
El profesorado intenta crear un buen clima de clase: no les habla
alto, les pide las cosas “por favor”, les recrimina individual o
colectivamente, etc. Corrige a los/as alumnos/as –inmediatamente- en
muchas ocasiones –y alguna vez se les anota un negativo-, pero hay
muchas otras conductas que no son corregidas. A pesar de ello, el
ambiente resultante es permisivo.
Además, adoptan medidas de carácter disciplinario que tiene el
centro establecidas, como comunicarlo a la familia.
Cuando se ve que el/la alumno/a va a realizar una conducta
inadecuada, el/la profesor/a interviene en ese mismo momento para evitar
que la realice.
No se estimula positivamente a la clase en general. No se refuerzan
los hábitos generales e individuales de atención y trabajo.
Aunque existe coordinación entre todos/as los/as profesionales que
intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje del alumnado –así
como con las madres, los padres y/o tutores legales del los/as mismos/as-,
se aprecia que es escaso el número de reuniones conjuntas.
En ………………………, a …… de …………………. de …………
El/La Profesor/a de Psicología y Pedagogía
Fdo. .........................................
SOCIOGRAMA
Nombre y apellidos:
Curso y grupo:
Fecha actual:
PREGUNTAS PARA EL ALUMNADO
No tienes obligación de elegir o rechazar siempre
En cada una de las preguntas puedes escribir el nombre de un/a solo/a
compañero/a de tu clase y puedes repetirlo en los distintos apartados.
1. Si tuvieras que estudiar o hacer un trabajo en grupo, ¿a quién elegirías de tu
clase?
2. Si tuvieras que estudiar o hacer un trabajo en grupo, ¿a quién no elegirías de tu
clase?
3. Si te fueras de acampada o de fiesta, ¿con quién te gustaría ir de tu clase?
4. Si te fueras de acampada o de fiesta, ¿con quién no te gustaría ir de tu clase?
CONFECCIÓN DEL SOCIOGRAMA
Curso y grupo:
Lista de alumnos/as:
Fecha actual:
CONCEPTO
Es una técnica útil para conocer –en un momento determinado- la unión del grupo
así como el alumnado más elegido, rechazado, etc.
CONFECCIÓN
+ : estudiar
^ : acampada
1
2
3
- : no estudiar
/: no acampada
4
5
6
7
8
9
10
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
+
^
/
ANÁLISIS E INTERPRETACIÓN DE LOS RESULTADOS
Análisis
(+) Alumno/a más elegido/a para estudiar o hacer un trabajo en grupo:
(-) Alumno/a menos elegido/a para estudiar o hacer un trabajo en grupo:
(^) Alumno/a más elegido/a para ir de acampada o fiesta:
(/) Alumno/a menos elegido/a para ir de acampada o fiesta:
Interpretación
-
Líder: le elige la mayoría de alumnos/as en las preguntas positivas.
Integrado/a: le eligen varios/as alumnos/as en las preguntas positivas.
Marginado/a: no le elige nadie en ninguna pregunta, pero el/a alumno/a sí elige.
Solitario/a –no elige ni le eligen en ninguna pregunta.
Rechazado/a: le elige la mayoría de alumnos/as en las preguntas negativas.
Otro tipo de análisis e interpretación
Elecciones mutuas entre alumnos/as
-
Para estudiar:
Para ir de acampada:
Rechazos mutuos entre alumnos/as
- Para estudiar:
- Para ir de acampada:
Elección de un/a alumno/a a otro/a y rechazo de éste/a al primero
- Para estudiar:
- Para ir de acampada:
ORIENTACIONES
Es necesario que el profesorado realice grupos cooperativos para lograr unas
buenas relaciones y un aprendizaje mutuo, integrando al alumnado marginado,
solitario y rechazado.
El/La tutor/a puede pedir la colaboración del líder para conseguir un buen
ambiente de clase; por ejemplo, que ayude a ignorar las conductas negativas y a
reforzar las positivas.
En……………………., a …. de ………….….…… de ……………
El/La profesor/a de Psicología y Pedagogía
Fdo.
CUESTIONARIO INDIVIDUAL PARA LA PRE-EVALUACIÓN
Al rellenar este cuestionario estás participando en la evaluación de tu
aprendizaje y del de la clase en general, así como en la valoración de tu
comportamiento y del de tu grupo; también se te solicita que aportes ideas para
mejorarlos. Responde con sinceridad.
ADECUADO
1.
¿Cómo ha sido tu rendimiento?
2.
¿Cómo ha sido el aprendizaje de tu grupo
en general?
3.
¿Cómo ha sido tu comportamiento?
4.
¿Cómo ha sido el ambiente de tu clase en
general?
5.
Di alguna idea para aumentar tu aprendizaje:
6.
Di alguna idea para mejorar tu comportamiento:
7.
Di alguna idea para elevar el rendimiento de tu grupo:
8.
Di alguna idea para lograr un buen ambiente en tu clase:
REGULAR
MALO
CUESTIONARIO GRUPAL PARA LA PRE-EVALUACIÓN
Formad pequeños grupos y realizad la valoración en común.
ADECUADO
REGULAR
1.
¿Cómo ha sido vuestro rendimiento?
2.
¿Cómo ha sido el aprendizaje de vuestro
grupo en general?
3.
¿Cómo ha sido vuestro comportamiento?
4.
¿Cómo ha sido el ambiente de vuestra
clase en general?
5.
Decid alguna idea para aumentar vuestro aprendizaje:
6.
Decid alguna idea para mejorar vuestro comportamiento:
7.
Decid alguna idea para elevar el rendimiento de vuestro grupo:
8.
Decid alguna idea para lograr un buen ambiente en vuestra clase:
MALO
RESUMEN DEL DELEGADO/A
ADECUADO
REGULAR
1.
Pensamos que nuestro rendimiento ha
sido:
2.
Creemos que el ambiente de clase ha
sido:
3.
Proponemos las siguientes ideas para aumentar nuestro rendimiento:
4.
Aportamos las siguientes ideas para lograr un buen ambiente de clase:
MALO
ORIENTACIONES SOBRE PROBLEMAS DE CONDUCTA
Es muy importante crear un buen clima de clase: no hablar alto –ni el
profesorado ni el alumnado-, hablar con respeto pidiendo las cosas “por favor”,
dando las “gracias”, cuando se habla con un/a alumno/a concreto/a –en medio de
una actividad grupal- hacerlo en voz baja acercándose a su mesa, no hacer ruidos
con las sillas al levantarse, etc.
Es imprescindible ser exigentes con el alumnado y eliminar el ambiente
permisivo que se pueda crear no permitiendo que se levanten de sus mesas cuando
ellos/as quieran, que coman alimentos en clase, etc.
Es necesario que los/las alumnos/as cuiden la postura cuando estén
sentados, la situación de las mochilas, las cazadoras, etc.
El aula debe estar organizada: las mesas en línea recta, manteniéndose una
distribución fija en todas las asignaturas; sobre las mesas sólo debe estar el
material necesario para la actividad que se está realizando en ese momento; no se
debe permitir que ningún/a alumno/a siga realizando la actividad anterior –si no se
lo ha mandado el/la profesor/a-.
Con relación al sitio que debe ocupar, es conveniente que el/la alumno/a se
siente en una silla junto a otro/a que ignore sus conductas disruptivas, en una fila
de las más cercanas a la mesa del profesor/a; de esta manera se sentirá vigilado/a
por él/ella y se evitará que vea constantemente al alumnado que en ocasiones le
provoca.
Con relación a los/as demás alumnos/as conflictivos –pero en menor
medida- hay que evitar situarlose/as en la misma zona de la clase y hay que
asegurarse de que estén unos/as de otros/as fuera del campo visual. Asimismo,
hay que evitar que se relacionen mucho entre sí; para ello es conveniente
situarlos/as en distintos grupos, para que de forma progresiva éstos/as tengan
otros modelos de conducta al estar al lado de otros/as alumnos/as con conductas
más adaptadas; es importante la colaboración de los/as iguales que les ofrezcan un
modelo que ellos/as lo vean con éxito.
Es necesario que el alumnado siempre disponga de material adaptado a su
nivel de competencia curricular y sepa exactamente la tarea a realizar en cada
momento.
Cuando tratemos un caso concreto de un/a alumno/a con problemas de
conducta, es necesario que se identifique la conducta principal que se quiere
cambiar, así como los reforzadores que están manteniendo o incrementando dicha
conducta. Hay que eliminar sistemáticamente dichos reforzadores (ej. evitar que el
alumnado se ría de sus conductas para llamar la atención y/o evitar que el/la
profesor/a le refuerce con su atención) y por último enseñar una conducta nueva y
deseable (ej. que aprenda a estar quieto en su silla), haciendo que la nueva
conducta vaya seguida de reforzadores adecuados.
Si las conductas inadecuadas se presentan con mayor frecuencia al principio
de sesión, el profesorado puede hacer una recopilación –en voz alta- de las normas
a seguir a lo largo de la sesión. Si en el desarrollo de la misma nota que el
alumnado comienza a perder la atención se proporcionarán otras actividades
alternativas de expansión que serán ofrecidas por el/la profesor/a y en las que se
posibilita moverse; por ejemplo, levantarse a sacar punta al lápiz, repartir algo al
alumnado de su grupo, borrar la pizarra, realizar encargos como traer algo de la
sala de profesores o de la biblioteca, etc.
Cuando se vea que el/la alumno/a va a realizar una conducta disruptiva, es
necesario que el/la profesor/a intervenga en ese mismo momento para evitar que
la realice; por ejemplo, si en una actividad grupal en la que el alumnado está
sentado se ve que un/a alumno/a va a levantarse, es en ese mismo momento
cuando hay que acercarse y ayudarle a que autorregule su conducta.
Es necesario que el profesorado hable a los/as alumnos/as en términos
positivos cuando realicen alguna conducta adecuada, en vez de recriminarles
constantemente en las conductas inadecuadas. Es decir, hay que reforzar las
conductas contrarias a la conducta inadecuada que queramos eliminar; por
ejemplo, cuando esté trabajando se le dirá un comentario positivo.
No hay que prestar atención –ni tampoco los/as compañeros/as- a las
conductas disruptivas y llamadas de atención del alumnado. Cuando esto suceda,
hay que mantener la calma, no gritarle ni regañarle; siempre que sea posible es
conveniente ignorar la conducta. Sin embargo, cuando se considera necesario
intervenir sobre la misma, se puede tomar alguna de las siguientes medidas:
- Llamarle la atención verbalmente.
- Separarle de la actividad: se sentará en una silla separado/a del resto de
compañeros/as, durante 15 minutos, para reflexionar sobre su conducta.
Por otra parte, el centro debe disponer de otras medidas. El/La tutor/a:
- informará a la familia, por escrito, dando una nota al propio alumno/a.
- se comunicará con la familia, mediante entrevista telefónica.
- Realizará una entrevista personal con la familia, para llegar a acuerdos
compartidos.
Es necesario que el/a alumno/a sea capaz de autorregular su conducta. Para
ello, tiene que aprender primero el uso de los automensajes que eviten la conducta
no deseada, así como los autorrefuerzos que se aplicará a si mismo/a si ha usado
bien el automensaje. Esto se hará según cada alumno/a; por ejemplo, cuando no
pueda mantenerse sentado/a más tiempo se le habrá entrenado en el uso de un
automensaje como “voy a sentarme bien recto/a y escuchar al profesor/a”. Si
pasan por ejemplo tres minutos y lo ha hecho bien, se autorreforzará según lo que
haya pactado previamente con su tutor/a; por ejemplo, hacer un pequeño y sencillo
crucigrama sin levantarse de su silla.
Es útil exponer en la clase un cuadrante donde se registren las conductas
positivas de todo el alumnado y posteriormente se premien de manera de grupal.
Por otra parte, es necesario que en el grupo-clase se establezca una o dos
normas de comportamiento y las consecuencias de su incumplimiento; se debe
cumplir por parte de todo el alumnado.
Las condiciones a tener en cuenta en el establecimiento de las normas en una
clase son las siguientes:
- Es mejor elegir sólo una o dos, relacionadas con la conducta más disruptiva que
presente el alumnado. Más adelante puede aumentarse, eliminarse o sustituirse
por otras, si se considera necesario.
- Debe ser expresada claramente y fácil de cumplir.
- Ha de ser compartida; en la elección tiene que participar todo el alumnado.
- Debe poderse ver si realmente se ha cumplido.
- Ha de cumplirla el alumnado y también el profesorado.
- Se deben escribir siempre en forma positiva; por ejemplo, en vez de “no agredir
física o verbalmente a los/as demás” se dirá “respetar a los/as demás”.
Por otra parte, se ha de escribir la consecuencia del incumplimiento de cada
norma.
Se colocan en cartulinas –o de forma visible en la clase- las normas y las
consecuencias de su transgresión.
Es muy importante el seguimiento de las normas registrándolas de manera
objetiva y recompensando su cumplimiento.
La inclusión de actividades de autoestima favorecerá el aumento del
autoconcepto del alumno/a, una mayor integración del mismo en su grupo y unas
mejores relaciones entre ellos/as.
A nivel de clase, es conveniente que el alumnado tenga distribuidas
responsabilidades compartidas; es decir, mantener un sistema de cargos que haya
sido elegido por el alumnado según sus preferencias y de acuerdo con su esfuerzo,
teniendo también en cuenta sus necesidades; esto les hace ser más participativos,
les aumenta el grado de integración en el grupo, les corrige la inquietud y permite una
mayor movilidad a quien la necesite – y así se evita que se levanten de su sitio, que
hablen, que molesten, etc.-.
Si al hacer seguimiento se ve que el alumnado cumple bien los cargos, hay que
hacerlo notar y aprobarlo entre todos/as los/las compañeros/as mediante comentarios
positivos del profesorado, darles algún premio, etc.
Por otra parte, hay que favorecer la motivación partiendo de sus intereses.
Siempre ha de buscarse la funcionalidad de aquello que se trabaja: que el/la
alumno/a entienda por qué y para qué realiza algo.
También se favorece la motivación cuando se utiliza reforzamiento positivo, con
el objetivo de que el/la alumno/a sea capaz de autorreforzarse.
Es necesario realizar actividades cortas, motivadoras y participativas.
Para desarrollar la motivación es aconsejable realizar actividades que permitan
el trabajo autónomo para que el/la alumno/a no se sienta constantemente
supervisado por el/la profesor/a, que no sea todo tan directivo sino que tenga
posibilidad de hacer el trabajo de una manera o de otra, que pueda elegir entre
distintos ejercicios, etc.
En determinados momentos es conveniente realizar frecuentes tares de grupo,
según las necesidades. Es muy importante la realización de trabajos cooperativos
frente a la organización individualista o competitiva, ya que la forma de trabajo
solidario y cooperativo posibilita una mejora sustancial en la relación mutua y en el
rendimiento escolar de todo el alumnado.
Asimismo, se han de realizar trabajos encaminados a fomentar la creatividad, la
curiosidad, el espíritu investigador y el esfuerzo; fomentar la iniciativa en las tareas
escolares y la participación en actividades extraescolares de tipo cultural o deportivo.
Si posteriormente se viera la necesidad de realizar un contrato se haría
llegando a un compromiso por escrito con el/la alumno/a y con su familia.
Es conveniente que exista una buena coordinación entre todos los
profesionales que intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje del
alumno/a. Deben realizarse seguimiento peródico a fin de ver si existen progresos y
proponer cambios si se consideran oportunos.
Así mismo, es importante que exista una buena coordinación con la madre,
el padre o el/la tutor/a legal del alumno/a –con el fin de garantizar la comunicación
familia-instituto, establecer criterios comunes de conducta ante las manifestaciones
más importantes del alumno/a, concretar el proceso de enseñanza-aprendizaje,
etc.
A la familia se le darán orientaciones respecto a:
-
El nivel de exigencia
La consecución de hábitos de autonomía
Repartir responsabilidades en la familia voluntariamente y con ejecución
obligatoria
Traer las tareas hechas
Presentar un modelo de no violencia familiar: clima tranquilo, sin gritos, no ver
en la televisión programas violentos, etc.
Con frecuencia juntarle al niño/a con otros/as para jugar
Etc.
También es necesario coordinarse con profesionales de otros organismos como
Salud Mental, Centros Sociales, Centros de Salud, etc., así como derivar –si
procede- a la familia a la Unidad de Atención Familiar, etc.
En ………………………, a …… de …………………. de …………
El/La Profesor/a de Psicología y Pedagogía
Fdo. .........................................
CONTRATO CONDUCTUAL
Nombre del hijo/a:
Nombre del padre, de la madre o del tutor/a legal:
SE COMPROMETEN A:
El/La hijo/a:
El padre, la madre o el/la tutor/a legal: le premiarán –si cumple lo establecidocon:
Nº de días
………….
………….
………….
………….
………….
………….
………….
Premio
……………………………………………………
……………………………………………………
……………………………………………………
……………………………………………………
……………………………………………………
……………………………………………………
...…………………………………………………..
Para que conste, firman el presente contrato.
El padre
La madre
orientador/a
El/La tutor/a legal
El/La hijo/a
En………………………., a ….. de ………………………………
El/La
de ………..
Descargar

REUNIONES DE COORDINACIÓN DE DEPARTAMENTOS DE