PROPUESTA SOBRE CÓMO PODRÍA ENFOCARSE UN PROGRAMA EN
EDUCACIÓN PRE-ESCOLAR
CONSTANZA ARIAS ORTIZ
REFLEXIONES SOBRE LA EDUCACIÓN PREESCOLAR
¿Cómo debe estar estructurado un programa de Educación Pre-escolar?
Este escrito es una reflexión sobre lo que se debe pensar para diseñar un
programa de formación en Educación Pre-escolar.
Es fundamental que se construya alrededor de la concepción de infancia que
se adopte, para que partiendo de esta base se tenga en cuenta el desarrollo
del niño y de la niña en ambientes de aprendizaje acordes y pertinentes
respetando los diferentes contextos donde nacen y crecen, sus necesidades
educativas y de desarrollo social que lo lleven a encontrarle sentido a lo que
aprende y así lo pueda interiorizar fácilmente.
Se debe entonces pensar la infancia desde una perspectiva holística pero sin
dejar de lado las especificidades de cada contexto, de cada comunidad para
que los y las estudiantes en Educación Pre-escolar comprendan no solo el
sentido y la trascendencia de las miradas integrales pero sin invisibilizar a la
infancia para así reconocer su importancia como la primera edad a partir de la
cual se constituye el desarrollo integral del ser humano.
Se debe partir considerando al niño y a la niña como seres sociales y como
sujetos de derechos e inmersos en contextos que determinan sus interacciones
en lo afectivo y relacional, familiar, social, educacional, cultural, histórico,
político y ambiental. No se trata de concebir al niño (a) como fragmentado, sino
un ser integral que se desarrolla en diferentes contextos, pero que para que
este desarrollo sea acorde a sus necesidades e intereses debe respetarse su
origen, sus tradiciones y maneras de concebir y percibir el mundo para que sus
aprendizajes tengan sentido y aplicabilidad.
Por lo anteriormente mencionado y para que los futuros educadores Preescolares contribuyan con la planteado, la estructura del programa curricular en
Pre-escolar debería basarse en cuatro grandes directrices. Éstas son:

La Personal: para que se haga énfasis en la dimensión humana; la ética en
las acciones que se realicen, la manera como interactúa y se relaciona y
como se desenvuelve pudiendo ser cada vez más objetivo en su quehacer y
en su reflexión sobre el ser maestro (a) de niños y niñas y el fortalecimiento
de los valores personales para que éstos se proyecten en la forma como se
relaciona con la infancia. Esta directriz contribuye a establecer mejores
relaciones interpersonales, conduce las reflexiones sobre la pertinencia e
importancia de la labor realizada por el maestro Pre-escolar y sobre el
momento histórico que le correspondió vivir y desde el contexto particular
donde se realicen tanto las prácticas educativas como su labor como
maestro Pre-escolar.

Lo social y lo político: Para que se sensibilice e interiorice sobre su rol
participativo para lograr transformar realidades. Ser propositivos buscando
soluciones a situaciones que se presenten y propendiendo a las relaciones
equitativas entre todos. Para que está directriz tome fuerza es indispensable
resaltar las prácticas como praxis social, tener siempre presente el contexto
y la contextualización social, político, económico y cultural de diferentes
sectores de la población infantil, y además sin ser ajeno al contexto global,
a las políticas de infancia vigentes que conducen a formar un estudiante
(una) pensante y actualizado de lo que ocurre a su alrededor y que de una o
otra manera puede afectar su futura labor como maestro en Educación Preescolar. Igualmente importante es tener muy presente la función social del
maestro, la valoración social de la profesión y su trascendencia en la
formación y desarrollo de la infancia del país..

La Investigativa: se trata de brindar una formación investigativa en
problemáticas educativas y sociales sobre la infancia y de esta manera
estar atentos a todo lo que sucede en relación con la ella, descubrir nuevas
formas de trabajo, a tener siempre presente las necesidades o fortalezas
que tiene la educación Pre-escolar y que se puede construir para mejorarla
o para apoyarla. Es indispensable no solo brindar una formación en
investigación sino también ayudarles a las y los estudiantes de Educación
Pre-escolar a desarrollar habilidades y conciencia social, siendo
propositivos y crítico-reflexivos para poder plantear alternativas de cambio a
situaciones presentadas en los contextos donde se desenvuelvan.

La Pedagógica: esta directriz nos ayuda a comprender como el maestro de
Educación Pre-escolar debe asumir su rol y desempeñarlo como tal. Ésta
puede actuar como un punto de partida para el análisis para que al
reflexionar sobre la docencia se pueda comprender los diversos tipos de
relaciones contenidas en su trabajo y tener una visión de conjunto del
mismo, a la vez entender las causas de situaciones que se presentan
frecuentemente en el procesos educativo y que en ocasiones no son tan
evidentes y de igual manera facilitar la identificación de momentos en el
aula o fuera de ella que se quisieran transformar.

La Didáctica: esta directriz tiene como propósito facilitarle al estudiante el
acceso al conocimiento, para que lo interiorice, lo asimile y lo pueda
expresar desde su percepción personal, desde su propia construcción. Pero
a la vez el estudiante que se esté formando en este campo profesional de
ser educador Pre-escolar debe ser consciente de que existen diferencias
individuales, los ritmos de aprendizaje son también distintos y aunque el
grupo de estudiantes a cargo sea numeroso, se debe escoger y aplicar la
estrategia metodológica más adecuada para cada grupo en particular, para
facilitar la apropiación del aprendizaje y el desarrollo de habilidades para
lograr un pensamiento de alto nivel cognitivo.
Es necesario que se articulen esta directrices puesto que todas en conjunto
conducen al logro de los mismos propósitos de formación de los estudiantes en
Educación Pre-escolar y la más adecuada para establecer esta correlación,
sería la directriz pedagógica, puesto que nos permite establecer una posición
reflexiva ante las problemáticas socioeducativas influenciadas por los contextos
donde se generan y de esa manera tener herramientas para proponer
alternativas de cambio al respecto. Si se asume esta posición crítica reflexiva
podremos entonces integrar de un manera acertada lo personal, lo sociopolítico, lo investigativo y didáctico, para tener en cuenta a la infancia desde
una perspectiva única pero conformada por varias dimensiones donde una
apoya a la otra para estructurar así una formación integral a los estudiantes
que optan por esta opción de estudios a nivel profesional, pero con
características de proyecto de vida comprometidos con la población más
importante como los son los niños y niñas de nuestro país.
Escrito realizado por: Constanza Arias Ortiz
Documento de trabajo sujeto a cambios y a complementos
BIBLIOGRAFÍA
Fierro, Cecilia y otras. Transformando la práctica docente. Una propuesta
basada en la investigación-acción. Editorial Piados. México. 1999.
Descargar

¿Cómo debe estar estructurado un programa de Educación Pre