Habilidades para el aprendizaje en el estudiante de Derecho:
El caso de la Facultad de Derecho Mexicali
Psic. Iván Hernández Barba
Facultad de Derecho Mexicali
Universidad Autónoma de Baja California
La situación.
Sucede que un estudiante se encuentra en clase, con la atención
completamente centrada en el discurso del profesor y en la asimilación de los
datos del tema en exposición. El sujeto entiende perfectamente todo lo que se
le enseña en ese momento, pero en la tarde del mismo día o por qué no,
durante el examen, su memoria está en blanco. No hay el menor registro de las
palabras o conceptos utilizados por el profesor. Se trata de un estudiante que
no refiere ningún problema en su capacidad de entender o de reflexionar, su
nivel de inteligencia no es el problema, pero tal vez sí, la falta de una
metodología adecuada para estudiar, para tomar notas.
El
anterior,
sirve
como
un
ejemplo
del
principal
problema
psicopedagógico que presenta el estudiante de derecho durante su carrera, y
que desde el punto de vista del sub-programa del Departamento de Orientación
Educativa y Psicológica denominado “Problemas de Aprendizaje”
puede
definirse como hábitos y técnicas de estudio inadecuados o, en algunos
casos, inexistentes.
Los hechos.
Para estudiar adecuadamente, lo mismo que para realizar bien cualquier
trabajo hacen falta tres elementos: poder, querer y saber hacer ese trabajo o
estudio. Es indudable que la inteligencia se relaciona en mucha medida con el
éxito escolar. En igualdad de condiciones un alumno "inteligente" obtiene
mejores notas que sus compañeros (de algún modo, podemos definir lo
anterior como poder). El querer estudiar es tener el deseo y la determinación
2
de adquirir nuevos conocimientos. Hay estudiantes que con una inteligencia
normal consiguen buenos resultados a base de esfuerzo personal y dedicar el
tiempo necesario. Tan importante o más que la inteligencia es la motivación o
el querer estudiar. Muchos alumnos fracasan no por falta de inteligencia sino
por desinterés, por apatía, por dejar el trabajo para el último momento, es decir,
por falta de motivación.
El saber estudiar es el tercer factor importante para alcanzar buenos
rendimientos. Puede ocurrir que un alumno tenga la inteligencia suficiente y
dedique bastante tiempo al estudio, pero los resultados son bajos e incluso
fracasa. Probablemente se debe a que emplea malas técnicas de estudio. De
ahí el desfase entre trabajo y rendimiento.
Las técnicas de estudio son un conjunto de acciones y estrategias que
realiza el estudiante para comprender y memorizar conceptos y contenidos de
las diversas asignaturas (Saa, 2000). Estas acciones y estrategias son las que
suelen utilizar los alumnos que consiguen buenos resultados académicos.
Para aprender a estudiar no basta con conocer las distintas técnicas que
existen, es necesario ponerlas en práctica diariamente en todas las asignaturas
posibles hasta conseguir el hábito de aplicarlas con naturalidad. La
combinación de teoría y práctica hará que mejore el rendimiento del alumno en
el estudio.
El papel del psicólogo.
Es aquí donde entra el papel del psicólogo, quien con el diagnóstico y
seguimiento que hace dichos casos verifica que el proceso antes descrito
llegue a buen término. Una herramienta útil como medio preliminar para
trabajar la adecuada técnica de estudio, es el “Perfil de Estilos de Aprendizaje”
(Sistema HABIL, 1997), que analiza precisamente el estilo de aprendizaje 1
(visual, auditivo y quinestésico), la preferencia cognitiva2 (foco de atención
múltiple y flexible o foco de atención único y estructurado), la formación y
1
Los tres subtipos se subdividen en interno o externo y reflejan el modo en que la información
ingresa al sujeto, es decir, por medio de la lectura, de la metáfora, de la retroalimentación oral,
el diálogo interior, y finalmente, el aprendizaje práctico o el teórico, respectivamente.
2 Se refiere al predominio del hemisferio izquierdo sobre el derecho, o viceversa, y a la cantidad
de estímulos que soporta el sujeto para lograr captar la información dada.
3
retención de conceptos3 (tendencia al pensamiento abstracto o al pensamiento
concreto), la tolerancia a la frustración y la tendencia de la motivación del
sujeto.
Partiendo de la gráfica resultante, es posible definir una técnica más
adecuada a cada caso particular. Sin embargo, a pesar de la diversidad de
perfiles que pueden generarse dentro de la población estudiantil de la Facultad
de Derecho, una de las técnicas más populares es el Mapa Mental.
La técnica del mapa mental.
Esta técnica ha sido desarrollada por el psicólogo ingles Tony Buzan
(1996), quien define un nuevo estilo de toma de notas, basado en el manejo de
claves, signos, símbolos y colores. Su aplicación es muy amplia: genera
apuntes de clase, resumen de un libro, y sobre todo, sigue la estructura de la
memoria (tan importante dentro de los contenidos del plan de estudios de la
Licenciatura en Derecho), poniendo en práctica la creatividad del estudiante4.
Con base a lo anterior, se puede apreciar cómo el psicólogo dentro de la
unidad académica, apoya no solo al estudiante por medio de la orientación
sobre los hábitos de estudio más pertinentes al área del Derecho, sino que
además colabora con el profesor, para lograr una experiencia de enseñanzaaprendizaje plena que se verá reflejada en la evaluación final que el docente
efectúe.
El análisis de resultados psicométricos.
Ambos, alumno y maestro, son orientados por medio del análisis que el
Coordinador de Orientación Educativa y Psicológica entrega con base a los
resultados del Examen Psicométrico5 que todo aspirante a ingresar a la
Universidad debe realizar, trabajándolo de la siguiente manera: El psicólogo
3
Indica la tendencia a la reflexión o a la acción.
Al respecto, mas detalles de pueden encontrar en http://www.enplenitud.com/ donde aparecen
los pormenores en la estructura y elaboración de mapas mentales.
5 Batería Psicométrica PRODIP, integrada por el Examen de Habilidades Mentales, el
Cuestionario de Rasgos de Personalidad y el Cuestionario de Intereses Vocacionales.
4
4
realiza el análisis grupal de resultados, posteriormente retroalimenta a los
docentes del grupo en cuestión y solicita de parte de ellos, verificar por medio
de la observación, las habilidades evaluadas, comparadas con el perfil
deseable en un estudiante de derecho, para poder establecer estrategias que
estimulen dichas habilidades y que se integren dentro de la cátedra cotidiana
del maestro, quien desarrollará tales ejercicios en coordinación y asesoría con
el psicólogo.
De este modo, aumenta la posibilidad de mejorar la práctica educativa, a
través del trabajo conjunto con los profesores (Bermúdez, 1998) y se
contribuye a estimular las habilidades del pensamiento del estudiante:
Técnicas y hábitos de estudio, habilidades para la lectura, expresión oral y
escrita (Cervantes y Vázquez, 2001), disminuyendo las dificultades que éste
pudiera presentar en un momento dado.
Conclusión.
Con base a lo anterior, se pueden hacer las siguientes observaciones:

La atención y seguimiento específicos en el área de las Técnicas y Hábitos
de
Estudio,
ha
sido
parte
del
programa
de
la
Coordinación
Psicopedagógica, desde hace trece años, cuando formalmente inician sus
actividades en las distintas unidades académicas de la Universidad
Autónoma de Baja California.

Durante 1998, cuando se transforman algunas de sus funciones, el trabajo
este apartado, continúa vigente.

Incluso en 2001, después de reestructurar al Departamento, ahora conocido
como Orientación Educativa y Psicológica (DOEP), los informes, no sólo
específicos a la Facultad de Derecho sino en general a las distintas
escuelas, facultades e institutos que conforman a la Universidad siguen
marcando como uno de los principales motivos de atención del DOEP, la
necesidad de capacitar con más profundidad al estudiante, en estos
aspectos (DOEP, 2003).
5
Sin embargo, la atención y seguimiento que el Coordinador de
Orientación Educativa y Psicológica realiza no puede dejar de ser integradora y
es por ello que en el trabajo con el alumno, se involucra al docente y al
programa de desarrollo de habilidades, funcionando el psicólogo como un
facilitador, un intermediario entre la técnica, el estudiante y el docente.
Es así como el psicólogo cumple --por medio de ésta y otras diversas
formas-- con su compromiso institucional contribuyendo con la comunidad
estudiantil para alcanzar la Misión y Visión de la Facultad de Derecho y de la
Universidad Autónoma de Baja California.
Referencias:
Bermúdez,
M.
(1998).
La
Función
Psicopedagógica
en
el
Contexto
Universitario: El caso de la UABC. Resumen del documento final
publicado por la Universidad Autónoma de Baja California.
Buzan, T. (1996). El Libro de los Mapas Mentales. Ediciones Urano: Barcelona,
España.
Cervantes, E. y Vázquez L. (2001). Reestructuración del Departamento
Psicopedagógico
y
de
Orientación
Vocacional,
actualmente
Departamento de Orientación Educativa y Psicológica. Documento final
publicado por la Universidad Autónoma de Baja California.
DOEP (2003). Reporte Global de Actividades del Departamento de Orientación
Educativa
y
Psicológica.
Documento
interno
perteneciente
al
Departamento de Formación Básica.
HABIL, Sistemas (1997). Perfil de Estilos de Aprendizaje. Curso-Taller:
Identidad Pedagógica Universitaria. Impartido por la Universidad
Autónoma de Baja California en conjunto con Sistema HABIL) en Junio
de 2001.
Saa, V (2000). Técnicas de Estudio. Monografías.com. Consultado el 20 de
Octubre
de
2003
en
el
World
Wide
http://www.monografias.com/trabajos13/tecnes/tecnes.shtml#co
Web:
Descargar

Sucede que un estudiante se encuentra en clase, con la atención