ATENCION CON LOS "CASPAS"
A los niños que tienen problemas de déficit de
atención les dicen hiperactivos, pero en realidad ellos
tienen dificultades para concentrar su atención en
una sola actividad.
Sus profesores dicen que son inquietos, sus padres no saben qué hacer
con ellos y sus amigos no los soportan, pero en realidad son niños con
déficit de atención, cuya causa es neurobiológica.
Los niños con déficit de atención se hacen notar en sus colegios y no
precisamente por sus buenas calificaciones, sino por ser los más necios, los
desobedientes, los que pasan por alto las normas y los que fomentan la
indisciplina. Lo irónico es que estos pequeños traviesos no son conscientes
de ello, pero sí criticados por su conducta.
Como cualquier epidemia o enfermedad contagiosa infantil, el déficit de
atención es un mal silencioso que ataca cada vez más a los escolares. Se
trata de un problema neurobiológico y neurosicológico que se presenta
desde temprana edad y que no les permite concentrarse en sus actividades.
En el colegio les dicen hiperactivos y en su casa les disculpan sus
necedades por aquello de que es mejor atajarlos que arriarlos, o como
suelen pensar unos padres que su hijo es tan inteligente que necesita
muchas actividades para estar ocupado.
Algunos padres de familia han recibido estas frases y recomendaciones,
ante la actitud de los hijos en el colegio: "Usted no le pone límites, no lo
educa, deje de ser tan permisivo, llévese mejor este niño a otro colegio".
A algunos de estos niños los llevan a psicólogos, fonoaudiólogos, terapistas
ocupacionales, y al final concluyen que lo que padecen es deficiencia de
atención.
Si tenemos en cuenta que en nuestro medio hay crisis por la violencia,
unida a la ausencia de padres en la casa, a que las figuras de modelos que
tienen los niños son los violentos, los corruptos, el enriquecimiento ilícito, es
comprensible que el déficit de atención sea alto.
Los primeros que deben detectar los síntomas tienen que ser los
profesores, pues, en el aula estos niños tienen dificultades para centrar su
atención en una misma actividad, se mecen continuamente en su asiento,
buscan contacto físico con los demás de manera tan impulsiva que les
pegan sin querer.
Si bien los padres de familia se están informando sobre las dificultades de
aprendizaje de sus hijos, los colegios no están vinculados a esta tarea, "no
han cambiado su esquema de trabajo, ni tienen en cuenta que los niños de
hoy viven en un medio más estresante y algunos profesores se limitan a
decir: llévense el niño para otro colegio.
Este es un reto del momento actual, tiene que ver con la cantidad de
disparadores, los menores reciben tanta información en su cerebro que se
saturan, ellos generalmente son hijos de las prisas, de las comidas rápidas
y los padres que no tienen tiempo para nada.
Lo más preocupante es que el mal puede tener consecuencias peligrosas si
no se trata a tiempo y ése es el drama al que se enfrentan padres y
maestros. En situaciones graves se corrobora que los pacientes pueden
caer en la delincuencia, la adición al juego o a las drogas.
ATIENDA ESTOS SINTOMAS
Los escolares que padecen síntomas de déficit de atención son niños con
inteligencia normal, pero con dificultades para concentrarse y realizar tareas
ordenadamente:
* Falta de atención en tareas escolares e incluso en los juegos.
* Cambia constantemente de actividades.
* Se dispersa en las actividades.
* Se equivoca en las tareas.
* Pierde los objetos con facilidad.
* Es el típico caso del niño a quien sus padres consideran
desobediente y que parece no escuchar cuando le hablan.
* Los expertos dicen que el niño con déficit de atención parece un
motor.
* Con el tiempo presenta problemas de rendimiento escolar.
* Evita hacer esfuerzos grandes en las tareas, evade trabajos,
requiere que el padre o el profesor estén detrás de él.
* No controla sus movimientos, se pega, pisa todo, se cae encima del
vecino.
* Tiene deficiencias de lenguaje y en la organización de ideas orales y
escritas.
* Se irrita ante las dificultades y se impacienta cuando debe esperar.
Recuerde, la indisciplina es uno de los síntomas que más caracteriza a los
niños que padecen de déficit de atención.
Descargar

Atención con los niños problema