LA ATENCION INTEGRAL DE LOS NIÑOS Y NIÑAS MENORES DE TRES
AÑOS EN CHILE: LECCIONES APRENDIDAS Y LOS TEMAS PENDIENTES.
M.Victoria Peralta E.
Coordinadora Nacional
Educación Parvularia.
I.- Introducción.
Chile tiene aproximadamente 100 años de atención a los menores de tres años. Desde
las primeras Salas Cunas de tipo asistencial destinadas a atender bebés de las madres
trabajadoras en diferentes industrias1 o en hospitales, fue paulatinamente avanzando a una
atención más integral, donde el componente educativo adquirió un peso importante. La
formación de la primeras “Educadoras de Párvulos” universitarias en la década de los
cuarenta, entendidas éstas como profesionales que atendían párvulos desde el nacimiento
hasta los seis años, contribuyó notablemente a que asumieran este enfoque educativo, junto
con la creación de la Junta Nacional de Jardines Infantiles, que incorporó la Sala Cuna
educativa en la década de los setenta.
Posteriormente, empezaron a generarse los primeros programas no-formales, como el
de “Estimulación Temprana” aplicado en el Ministerio de Salud, o en algunas O.N.G.s,
iniciándose así otra línea de atención a los niños y niñas de estas edades.
En la actualidad, si bien es cierto que el porcentaje de atención de niños de estas
edades, continúa relativamente bajo ( 7,5 %, 2004) , existe una amplia gama de alternativas
de atención y de experiencia en este campo, que resulta interesante analizar en función a
derivar posibles proyecciones para aumentar la cobertura y mejorar la calidad de la oferta
educativa.
El presente documento pretende sintetizar este “recorrido” en la atención a los
menores de tres años, derivar algunas de las principales “lecciones aprendidas” que sirvan
de base para acciones futuras tanto en el país como en América Latina, y visibilizar algunos
temas de debate, que configuran la base de las decisiones actuales a tomar en este campo.
1
En 1917, se promulga la Ley Nº 3.185, que establece Salas Cunas en establecimientos industriales que
ocupen mujeres.
1
II.- La atención actual de atención a los menores de tres años en Chile.
2.1.- Los antecedentes cuantitativos.
La población de menores de 3 años, sus tendencias y atención.
Según el último Censo poblacional ( 2002) , el porcentaje de niños de 0 a 1 años es
de un 15,31 % ; el de 1 a 2 años : 15,76 % y el de 2 a 3 años es de un 16,19 %. Su
expresión en términos absolutos se muestra en el gráfico a continuación:
GRAFICO Nº 1
POBLACION MENOR DE SEIS AÑOS
EDAD SIMPLE Y ZONA GEOGRÁFICA CENSO 2002
EDAD
0 año
1 año
2 años
0-3
3 años
4 años
5 años
Nº DE NIÑOS Y NIÑAS
Total
%
Rural
214.705 15,31 %
221.900
15,76 %
227.041 16,19 %
663.646
239.463
247.967
250.591
1.401.667
Urbano
27.225
29.048
30.375
86.648
32.386
34.452
33.728
187.214
187.480
192.852
196.666
576.998
207.077
213.515
216.863
1.214.453
Fuente: INE. Censo 2002
El análisis de estas cifras por grupo etáreo, indican a la vez, otro antecedente
importante de puntualizar: la disminución de la tasa de natalidad, tendencia que continuará
según las proyecciones existentes:
GRAFICO Nº 2
PROYECCIÓN DE LA POBLACIÓN MENOR DE 6 AÑOS, 2000-2010
Chile muestra una fuerte tendencia de disminución del grupo
etáreo entre 0 y 6 años
(Proyección INE en millones de habitantes)
1,940
1,910
1,880
1,850
1,820
1,790
1,760
1,730
1,700
2000
2001
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
Fuente: Proyecto Preescolar Bicentenario Mineduc. 2005
2
La población infantil atendida en cada grupo etáreo que cubre este nivel , según
los datos de la encuesta CASEN del 2003 era:
GRAFICO Nº 3
Cobertura en educación parvularia por sexo y tramos de edad
Sexo
Tramo de edad
Hombre 0 - 2 años
3 - 4 años
5 - 6 años
TOTAL
Mujer
0 - 2 años
3 - 4 años
5 - 6 años
TOTAL
42.151
633.382
6,2
3 - 4 años
191.631
5 - 6 años
303.603
TOTAL
537.385
Fuente: Encuesta CASEN 2003
303.720
57.627
994.729
38,7
84,0
35,1
Ambos
0 - 2 años
Asisten No asisten Cobertura
20.854
324.306
6,0
100.695
152.710
39,7
149.293
27.758
84,3
270.842
504.774
34,9
21.297
309.076
6,4
90.936
151.010
37,6
154.310
29.869
83,8
266.543
489.955
35,2
Según otro estudio del 2004, la cobertura por grupo etáreo continuaba aumentando,
siendo el promedio para el ciclo de 0 a 3 años, de 7,5 %:
GRAFICO Nº 4
Porcentaje de Matrícula v/s Proyecciones de población INE para el año 2004
C h ile e s tá m u y c e rc a d e u n iv e rs a liz a r la c o b e rtu ra e n k in d e r, p e ro
m u y le jo s d e lo g ra rla e n lo s n iv e le s m á s p e q u e ñ o s
100
90
80
70
60
50
40
30
20
10
0
9 2 ,5 6 %
5 1 ,2 7 %
1 8 ,4 0 %
2 5 ,9 4 %
4 ,1 2 %
0 – 1,11 años
2 años
3 años
4 años
5 años
Fuente: Proyecto Preescolar Bicentenario Mineduc. 2005
Analizando los datos de ambos estudios, en relación al ciclo en análisis, el
grupo de mayor atención es el de 2 a 3 años ( un 18,40 % ) , el que ha tenido un aumento
3
sostenido en los últimos años, manteniéndose en un nivel bajo de un 5 %, el de 0 a 1 año
11 meses. Sin embargo, es importante destacar, que la mayoría de esta atención es de tipo
pública, y está focalizada en los sectores de mayor pobreza la que se ha duplicado en los
últimos años, como lo muestra el gráfico a continuación:
GRAFICO Nº 5
Cobertura preescolar por quintil de ingreso, 1990 y 2003
60
1990
2003
49,1
(Porcentaje)
50
40
30
30,3
20 16,9
36,1
35,0
34,0
32,4
27,2
17,5
20,4
10
0
I
II
III
IV
Quintil de ingreso autónomo
V
Fuente: MIDEPLAN, División Social, a partir de Encuesta CASEN años respectivos.
Analizando la cobertura por quintil, se observa en todo caso, que a pesar de este
aumento en el tiempo, aún son los niños de los sectores mas acomodados los que mas
asisten a un programa de educación parvularia, como se observa en los datos a
continuación:
GRAFICO Nº 6
Cobertura en educación parvularia por tramos de edad y quintil de ingreso autónomo nacional del
hogar
Tramo de edad
0 - 2 años
3 - 4 años
5 - 6 años
Quintil Asisten No asisten
I
8.809
209.515
II
8.041
157.918
III
8.115
108.829
IV
6.526
93.392
V
10.505
63.213
TOTAL
41.996
632.867
I
51.244
99.855
II
42.197
81.718
III
37.013
55.480
IV
27.669
42.314
V
33.466
24.056
TOTAL 191.589
303.423
I
85.979
23.677
Total
Cobertura
218.324
4,0
165.959
4,8
116.944
6,9
99.918
6,5
73.718
14,3
674.863
6,2
151.099
33,9
123.915
34,1
92.493
40,0
69.983
39,5
57.522
58,2
495.012
38,7
109.656
78,4
4
II
III
IV
V
TOTAL
I
II
III
Todas las edades
IV
V
TOTAL
Fuente: Encuesta CASEN 2003
78.334
50.472
45.451
42.854
303.090
146.032
128.572
95.600
79.646
86.825
536.675
14.499
9.499
6.923
3.029
57.627
333.047
254.135
173.808
142.629
90.298
993.917
92.833
59.971
52.374
45.883
360.717
479.079
382.707
269.408
222.275
177.123
1.530.592
84,4
84,2
86,8
93,4
84,0
30,5
33,6
35,5
35,8
49,0
35,1
Sobre las instituciones y modalidades de atención.
En Chile, la mayoría de la atención de la educación parvularia la realiza el sector
público, a través de las instituciones que tiene para tal efecto. El sector financiado con
recursos públicos atiende en general un 83 % de los niños y niñas, estando la mayor
atención del grupo de 0 a 3 años en la Junta Nacional de Jardines Infantiles, y en el sector
pagado no subvencionado. (Salas Cunas particulares) . En el sub-grupo de 0 a 3, el sector
público atiende a un 64,9 % de los niños de esa edad.
Gráfico Nº 7
Dependencia del establecimiento al que asisten los niños de parvularia: pública o privada
Tramo de edad
Dependencia
0 - 2 años
3 - 4 años
5 - 6 años
Corporación municipal
1,7%
6,2%
2,4%
Municipal
13,4%
33,2%
5,5%
Particular Subvencionado
17,7%
37,8%
10,7%
Particular No Subvencionado
19,9%
10,8%
27,1%
JUNJI
27,7%
7,3%
29,6%
INTEGRA
16,9%
4,1%
16,7%
Sin Información
2,6%
0,5%
8,1%
Total
100,0%
100,0%
100,0%
Fuente: Casen 2003: * Sector con fondos públicos
Total
4,3%
24,0%
28,5%
15,3%
16,3%
9,7%
1,9%
100,0%
Al interior de cada una de estas instituciones, las principales modalidades a través de
las cuales se atienden niños menores de tres años en la actualidad son:
5
INSTITUCION
1. Ministerio
Educación
2. Ministerio
Educación
3. Ministerio
Educación
4. Ministerio
Educación
5. JUNJI
6. JUNJI
PROGRAMA
TIPO
de Educando
en
los No-formal
primeros años.
de Programa
de No-formal
Mejoramiento de la
Infancia
de Conozca a su hijo
No-formal
de Escuelas de Párvulos
Salas Cunas
Jardines
Infantiles
Clásicos
7. JUNJI
Jardines Familiares
8. JUNJI
Salas Cunas en el
consultorio
9. JUNJI
Sala Cuna en el Hogar
10. JUNJI
Jardín
Infantil
a
distancia
11. Fundación Integra Sala Cuna
12. Fundación Integra Jardín Infantil
13. Fundación Integra Jardín
Comunitario
Rural
14. Fundación Integra Jardín sobre ruedas
15. Hogar de Cristo
Centros
Infantiles
Comunitarios
16. Hogar de Cristo
Salas Cunas familiares
y comunitarias
17. Hogar de Cristo
Sala Cuna y Jardín
Infantil Convencional
18. Micro
empresas Salas Cunas
particulares
19. Micro
empresas Jardines Infantiles
particulares
20. Municipalidades
Hogares/Sedes
comunitarias
21. Municipalidades
Salas Cunas
22. Organizaciones
Salas Cunas y Jardines
comunitarias
comunitarios
23. Ministerio de Salud Programa
de
Estimulación
temprana
EDADES QUE
ABARCA
0 – 4 AÑOS
0 a 5 años
0 a 5 años
Formal
2 a 5 años.
Formal
Formal
85 ds a 2 años
2 a 5 años
No –formal
No –formal
2 a 5 años.
0 a 2 años
No –formal
No –formal
0 a 2 años
0 a 5 años
Formal
Formal
No- formal
85 ds a 2 años
2 a 5 años.
2 a 5 años.
No- formal
No-formal
2 a 5 años.
2 a 5 años
No-formal
3ms a 3 años
Formal
84 ds a 5 años
Formal
0 a 2 años
Formal
2 a 6 años
No-formal
0 a 5 años
Formal
No-formal
0 – 2 años
0 a 5 años
No- formal
0 a 6 años.
6
Lo importante de esta amplia gama de alternativas es la diversidad de modelos
que se ofrecen, que van desde la Sala Cuna clásica atendida por Educadores de párvulos y
técnicos de educación parvularia en forma presencial, desarrollando currículos creados
especialmente para ese grupo de niños, hasta 14 modelos no-formales, semiestructurados
atendidos por diferentes agentes educativos, empleando medios indirectos como manuales,
videos y la radio. Esta diversidad, ofrece posibilidades importantes en cuanto a su
ampliación.
2.2.- Los antecedentes cualitativos.
Desde un punto de vista cualitativo, la orientación educativa de este ciclo ha
estado orientada desde dos vertientes: por una parte, desde el año 1979, por programas
educativos oficiales realizados por el Ministerio de Educación, y por otra, por una línea
biosicológica, derivada mas bien del sector de Salud.
En la actualidad, la mayoría de la atención está orientada desde el campo
educativo, a través de las “Bases Curriculares de la Educación parvularia”, que es la
propuesta curricular oficial del Ministerio de Educación, y que se elaboró organizada en
dos ciclos: de 0 a 3 años y de 3 a 6 años.
En lo que se refiere al ciclo de 0 a 3 años, el enfoque es eminentemente educativo,
ya se proponen un conjunto de “aprendizajes esperados” para los niños y niñas de estas
edades, y se plantean fundamentos y orientaciones generales para que los educadores
elaboren currículos para sus respectivos grupos de niños y comunidades educativas.
Entre los fundamentos, es especialmente interesante señalar, que además de los
fundamentos mas tradicionales ( filosóficos, pedagógicos y sicológicos ), se incluyó el
histórico-situacional, el antropológico-cultural y en especial, el de las neurociencias,
pensando en especial, en este ciclo edad. El conjunto de estos fundamentos ha llevado a una
concepción muy potente de los niños desde bebés como “personas”, sujetos de derecho
y de sus aprendizajes, lo que ha llevado a levantar las expectativas en cuanto a sus logros
y posibilidades.
Estando las Bases Curriculares de la Educación Parvularia (B.C.E.P.),
oficialmente en el sistema desde el año 2001, ya existen diversas experiencias de
implementación curricular de éstas , a nivel macro y micro. En el plano nacional,
Fundación Integra ha elaborado un programa educativo, para orientar el trabajo en forma
mas específica en sus Salas Cunas y Jardines Infantiles. A nivel micro, son muchas las
Salas Cunas de instituciones públicas y privadas que se están orientando por este nuevo
marco curricular. Lo mismo sucede en el plano de lo no-convencional; ya diversos
programas, han reorientado su propuesta o se han construido basándose en estas nuevas
orientaciones. Al respecto, a modo de ejemplos, el programa “Conozca a su hijo” del
Mineduc, que tiene un largo período de existencia, ha modificado sus guías de trabajo en
función a las B.C.E.P.; a su vez, el Programa “Educando en los primeros años” del
Mineduc, de reciente creación, se hizo considerando totalmente las orientaciones de este
currículo nacional.
7
En cuanto a evaluaciones, siendo aún muy pronto el período de implementación de
este nuevo curriculum, existen experiencias a nivel micro, en las diferentes Salas Cunas, y
en las instituciones principales que atienden este ciclo ( JUNJI e Integra), pero no de tipo
nacional comparativo. Al respecto, en el Mineduc, se está elaborando en estos momentos,
un instrumento de evaluación externa a las instituciones ejecutoras, que evaluará los
“aprendizajes esperados” desde los 6 meses, y que se empezará a aplicarse a nivel nacional,
en forma muestral, en el año, 2007.
En relación a las evaluaciones existentes, una de las mas interesantes es la que
realizó la “Fundación Educacional Arauco”, ya que intervino en una comuna potenciando
los diferentes programas existentes, y los evaluó con un mismo procedimiento. En el caso
de los niños de 0 a 2 años, detectó los siguientes resultados:
GRAFICO Nº 8
Resultados Escala de Evaluación Psicomotor Programa Sembrar
Niños de 0 a 23 meses. Comparación con grupo control
N IÑ O S D E 0 A 2 3 M E S E S
E S C A L A D E E V A L U A C IO N D E L D E S A R R O L L O P S IC O M O T O R
100%
90%
80%
70%
60%
50%
40%
30%
20%
10%
0%
S em brar
S em brar
S em brar
C on trol
C on trol
C on trol
2000
2002
2003
2000
2002
2003
R etras o
R ies go
N orm al
Fuente: Sembrar 2003
III.- Lecciones aprendidas en relación a la atención al ciclo de 0 a 3 años.
8
De esta experiencia nacional de casi un siglo de trabajo en el ciclo de 0 a 3 años, el
país ha derivado una serie de “lecciones aprendidas”, entre las cuales podrían puntualizarse
las siguientes:
3.1.- La importancia histórica de considerar el primer ciclo de vida como parte integral de
la educación parvularia, ha derivado un conjunto de implicaciones relevantes para los niños
y para el desarrollo como nivel.
El hecho de haber considerado el ciclo de 0 a 3 años como parte de la educación
parvularia (0 a 6 años) en Chile desde sus inicios históricos a comienzos del siglo XX,
posibilitó una serie de hechos relevantes para su desarrollo actual, tales como: una mayor
articulación interna del nivel; el contar con una formación de Educadores para todo el
período, el tener instituciones especializadas de atención que abarcaran todo el ciclo; el
haber sido parte de diferentes estudios e investigaciones del sector educacional y el haberse
considerado siempre como una parte inicial y relevante en la elaboración de programas o
currículos nacionales para todo el nivel.
Este enfoque ha implicado superar el enfoque de “estimulación precoz o temprana”
con que a veces se ha pretendido abordar el trabajo en este nivel, que pone al niño en una
situación menos rica conceptualmente, en cuanto a su rol como “sujeto de la educación”
como corresponde dentro de un enfoque educativo; en efecto, este último considera que se
le considera como “persona” y asume por tanto un rol activo en su quehacer como
aprendiente, y no un mero “respondiente” a estímulos como conlleva implícitamente la
primera denominación señalada.
3.2.- El haber incorporado personal y un enfoque educativo en la atención del ciclo, ha
permitido que la mayoría de las experiencias tengan ese componente como elemento
central, dentro de un enfoque integral.
Debido a los antecedentes ya expuestos, este nivel fue tempranamente ( desde la
década de los cuarenta ) atendido por Educadores de Párvulos universitarios, lo que
convirtió a las Salas Cunas de tipo asistencial, en Salas Cunas de tipo educativas. Ello ha
significado entre otros, desarrollar un enfoque intencionado en ese sentido dentro de un
concepto de atención integral y toda una línea de investigación y desarrollo curricular en
este nivel que se ha expresado en diferentes implementaciones, además de estudios y
publicaciones especializadas.
3.3.- El haber desarrollado un gama de modalidades de atención formales y no-formales,
permite ofrecer un abanico de posibilidades para su expansión en la medida en que se
focalicen adecuadamente según su demandante.
El hecho de contar actualmente con mas de veinte modalidades para atender el ciclo de
0 a 3 años, permite disponer de una amplia gama de posibilidades para atender
características y necesidades diversas de los niños de estas edades y de sus familias. Por
ejemplo, en el caso de aquellas familias cuyas madres trabajan fuera del hogar, existen las
modalidades formales de jornada completa ofrecidas por diferentes instituciones públicas y
9
privadas ( Salas Cunas ). En el caso de aquellas familias, cuyas madres se desempeñan en
su casa, se cuenta con modalidades al hogar de diverso tipo según sean sus características:
para zonas urbanas, o rurales con concentración de población o de alta dispersión
utilizando además diferentes medios de llegada en este último caso. Lo importante, es que
aquellas modalidades de mayor costo ( de atención presencial, de todo el día ) se orienten a
quienes necesitan ese tipo de atención, y las demás a todos los sectores que requieren
potenciar y optimizar su capacidad como primeros educadores de sus niños y niñas.
Lo relevante, es que todas estas experiencias tienen de respaldo un proyecto educativo
definido, currículos desarrollados, materiales elaborados o seleccionados, que permiten una
fácil extensión en caso que se requiera.
3.4.- La importancia de haber considerado un mismo ideario pedagógico para la atención
formal y no-formal, resguarda la calidad de la oferta educacional en ambas modalidades.
Uno de los mayores avances que ha tenido la existencia de las nuevas Bases
Curriculares de la Educación Parvularia, es que se hicieron considerando ambos tipos de
modalidades: formal y no-formal. De esta manera, se ha instalado un nuevo conjunto de
ideas que responden a los planteamientos de una Pedagogía de párvulos del siglo XXI, y
que es la base de sustentación común para ambos tipos de modalidades. De esta manera se
pretende evitar, el tener propuestas de calidad educacional diferentes para ambas
modalidades, otorgándoles a ambas un mismo rango de validez, dependiendo de la
población a la cual están focalizadas.
Un ejemplo de ello, son los programas de Junji, que están elaborados bajo este ideario
común. Los resultados de dos programas – uno formal y el otro no-formal – evidencia esta
posibilidad de logros similares:
GRAFICO Nº 9
Logros de aprendizajes en J.I.Clásico y programas no-formales.
10
Fuente: JUNJI, 2005
3.5.- La coordinación intersectorial para una atención integral, se produce en mayor grado a
nivel de base que en los niveles centrales o regionales.
Uno de los mayores problemas que tiene la atención de los niños de 0 a 3 años, es la
necesidad de una coordinación intersectorial de los diversos sectores involucrados en la
atención integral: salud, educación, trabajo, protección, etc. Este tipo de coordinación, si
bien tiene que iniciarse a niveles centrales en comisiones generales y políticas compartidas,
concreta su quehacer y se hace realidad en lo local, ya sea en un programa formal o no
formal. Es a ese nivel, donde se articulan las diferentes acciones que existen en este
sentido. Esta coordinación que se hace en terreno en los lugares donde se ofrece la
atención, soluciona el tema sobre qué sector es el que predomina, y permite la integración
de las acciones a favor de los niños y niñas.
3.6.- Los niños mas vulnerables presentan los mayores riesgos en su crecimiento y
desarrollo, lo cual puede ser detectado y protegido por una atención integral oportuna y de
calidad.
Cuando se trabaja con niños de sectores muy vulnerables, una detección oportuna a
partir de los factores de riesgo, puede ayudar a detectar tempranamente estas situaciones, y
ofrecer alternativas de atención que reviertan ese estado. Por ejemplo, en las Salas Cunas
11
del Hogar de Cristo que trabaja en sectores de alta vulnerabilidad, se detectaron las
siguientes situaciones:
Gráfico Nº 10
% de Riesgo según peso al nacimiento. Salas Cunas H.de C.
Fuente: Hogar de Cristo, 2000
Gráfico Nº 11
% de Riesgo según violencia familiar en el hogar Salas Cunas H. De C.
Fuente: Hogar de Cristo, 2000
12
Gráfico Nº 12
Relación puntaje de lenguaje y escolaridad del adulto responsable.
Fuente: Hogar de Cristo, 2000
3.7.- Las escasas evaluaciones existentes muestran que la intervención pedagógica en esta
etapa, es siempre una buena inversión en especial en los sectores mas vulnerables.
Las evaluaciones existentes en este ciclo, muestran el impacto de una intervención
integral oportuna y pertinente, en especial en los sectores mas vulnerables. Por ejemplo, en
las Salas Cunas del Hogar de Cristo, se observan los siguientes resultados en el campo de la
sicomotricidad en relación al tiempo de permanencia de los niños:
13
Gráfico Nº 13
Cuadro relación avances en motricidad con tiempo de permanencia en Sala Cuna.
Fuente: Hogar de Cristo, 2000
Gráfico Nº 14
Cuadro relación avances en sicomotricidad con tiempo de permanencia
en Sala Cuna.
41.344
Fuente: Hogar de Cristo, 2000
Fuente
14
IV.- Los temas en debate.
Las experiencias desarrolladas por el país en este ciclo etáreo han permitido
avanzar en diferentes campos, derivando un conjunto de temas que son los que se
encuentran actualmente en discusión y que son los fundamentales para cualquier
proyección del nivel.
4.1.- ¿Atención integral en o fuera del hogar para los bebés ?
Un primer tema que corresponde debatir, es sobre la pertinencia de que los bebés de
menos de seis meses tengan que salir de su hogar para ser atendidos a través de cualquier
modalidad. La investigación sobre lo crítico que es este período desde el punto de vista de
la salud, la nutrición, la formación de vínculos, del desarrollo cerebral, remarcan la
relevancia que el niño/a tenga una atención de calidad de su madre y otros familiares en el
hogar. Ello implicaría extensión del postnatal como lo han hecho la mayoría de los países
desarrollados o Cuba en el caso de Latinoamérica, que se extiende durante todo el primer
año de vida. También implicaría flexibilización del horario de trabajo de las madres, de
manera que puedan amamantar y estar con el niño en jornadas laborales “humanas” tanto
para el niño como la madre.
4.2. Cuidado Infantil / atención integral con Educación oportuna y pertinente
Uno de los temas de mayor debate en el país pensando en la política de aumento de
cobertura, es la vía por la cual se pretende abrir la atención para este ciclo etáreo. Existen
dos posiciones que se caracterizan por los siguientes parámetros:
Parámetros
Principales
organismos
auspiciadores.
Fundamentos
principales
Argumentos
operativos
Otros argumentos.
Alternativa vía cuidado
infantil
Servicios vinculados al trabajo
femenino.
Alternativa de atención integral
con componente educacional.
Organismos del sector educación.
Otorgar posibilidades a una
mayor incorporación de la
mujer al trabajo.
Generar mayor participación
social.
Los primeros años de vida son
claves desde el punto de vista del
crecimiento y de lo formativo, lo
que hay que aprovechar a través de
una atención integral, oportuna y de
calidad educativa.
No implican mayores costos al Al estar en espacio públicos se
Estado, porque se aprovechan
puede hacer una adecuada
recursos locales, como
evaluación, supervisión y
viviendas de los beneficiados.
fiscalización.
Son supuestamente programas La inversión en estos programas es
mas bajos en cuanto a su costo, menor al daño que se produce por
y mas flexibles.
negligencia, omisión, maltrato y
altos costos personales y sociales,
15
que generan otros programas que no
tienen estas características.
El tema se resuelve en la medida en que se decida, cuál es el foco de la atención:
la situación laboral de la mujer2 o el desarrollo y aprendizaje del niño o niña, considerando
que éste último, integra también el primero.
4.3.- El rango de variedad en la oferta de modalidades de atención: homogeneidad/
diversidad.
Otro tema que se desprende del punto anterior, es sobre la variedad de la oferta de
atención. Hay sectores que consideran básicamente que deben ofrecerse una o dos
modalidades a todos los interesados que permitan una mas fácil instalación a nivel
nacional; en cambio, otros sectores, piensan que deben haber tantas modalidades como
necesidades diferentes tengan distintos grupos de niños y sus familias. En este último caso,
es evidente que se produce una mayor complejidad administrativa-operativa que ya se ha
probado en las distintas instituciones públicas. Lo fundamental de considerar en este último
caso es que en la medida en que estas ofertas se planteen simultáneamente, posibilitan una
mejor atención a las diferentes necesidades de los niños y sus familias.
4.4.- Visualizar la direccionalidad de la pirámide de la oferta: desde la base o del
sistema escolar instalado.
Otro aspecto a considerar dice relación con la direccionalidad de la ampliación de la
cobertura: ello se puede realizar desde el sistema escolar ya instalado, lo que significa, bajar
desde la Educación Básica a los niveles más próximos ( 5 a 6 años/ 4 a 6 años ), o
desarrollarse desde la base, es decir desde los primeros meses de edad hacia arriba.
Hasta el momento la tendencia ha sido siempre la de expandir la cobertura desde el
nivel de Educación Básica, considerando a la Educación Parvularia fundamentalmente en el
sentido de preparatoria para la primera. Siendo una realidad que la mayor atención está en
el grupo de 5 a 6 años y que la tendencia es universalizarla, una propuesta radicalmente
diferente, sería privilegiar el ciclo de 0 a 3 considerando como argumento la importancia
del crecimiento y desarrollo en general de esta etapa, y en particular del desarrollo cerebral
( ¾ partes de las conexiones neuronales se forman en esta etapa) y de la formación
emocional-social. ( apego, formación de vínculos, confianza básica, seguridad, apertura a
los demás, etc. ) Esta última opción supondría una estrategia de instalación muy diferente a
la que se ha empleado hasta el momento.
Un ejemplo de esta posición, es el “Programa de atención infantil para trabajadoras” (PAIT) que está
impulsando el Servicio Nacional de la mujer”, el que declara que el “principal objetivo es facilitar la
incorporación y/o permanencia de las mujeres que trabajan remuneradamente, mediante la implementación de
una modalidad infantil orientada a compatibilizar la vida laboral y familiar de estas Trabajadoras”. (2005)
2
16
4.5.- El complejo tema de los costos: ¿ofertas formales mas costosas u ofertas no
convencionales mas baratas ?
Uno de los mayores debates que surgen sobre la extensión de la cobertura, dice
relación con el tema de los costos de las alternativas a instalar. Habitualmente se considera
que las alternativas formales ( Salas Cunas ) son de un costo muy alto, que hace difícil su
extensión; frente a ello, surge como supuesta opción las alternativas no-formales, que
tendrían costos menores.
La comparación entre ellas para una toma de decisiones, no es tan fácil, ya que las
matrices de costos no son comparables la mayoría de las veces. En las ofertas estatalesformales, por ejemplo, se incluye todo tipo de costos: lo administrativo, la inversión en
infraestructura, la supervisión y lo operativo, considerando la alimentación que es uno de
los rubros mas altos, junto con los sueldos del personal. En los programas no
convencionales, que son muchas veces resultado de extensos proyectos de investigación y/o
creación de diferentes grupos de especialistas, que emplean locales comunitarios o
familiares, y que son administrados localmente, habitualmente, no se costean esos rubros,
sino sólo lo operacional. Por ello, la comparación de costos siempre tiene desventajas para
el sector formal, aunque los costos conocidos de los programas son muy relativos. Por
ejemplo, en la actualidad, la subvención mensual que otorga el Mineduc para subvencionar
la atención educativa de niños de 4 a 5 años en escuelas es de US 48, y la del P.A.I.T. 3 ( en
comunicentros de media jornada4, es de US 33.( Agosto 2005)
Por otra parte, el costo de sustentabilidad de los programas, tampoco es
considerado, por lo cual, muchas veces aquellos de tipo mas emergentes, que son iniciados
con algunos recursos externos o locales, empiezan paulatinamente a disminuirse o
desaparecer, cuando los fondos bajan o son retirados.
4.6.- La menor cobertura en este ciclo, se debe a la falta de oferta, o ¿a un factor
cultural que hace que se considere que son muy pequeños para participar de alguna
oferta ?
Un tema de alto nivel de debate, es sobre el grado de demanda que existiría en las
familias sobre servicios en este ciclo, y en especial, por parte de las madres trabajadoras.
Esta observación surge en particular frente a los porcentajes de baja cobertura existente en
este nivel (0 a 3 años). Algunos sectores del país plantean que la demanda es altísima, y que
se requiere una oferta que permita además que mas madres se incorporen al trabajo fuera
del hogar. Sin embargo, los datos existentes, señalan que no es mayormente el problema
una falta enorme de oferta, sino un problema cultural de considerar que los niños son muy
pequeños para asistir a un establecimiento fuera del hogar, como se observa en los datos a
continuación:
3
4
Programa de atención infantil para trabajadoras
No se sabe si incluye alimentación.
17
GRAFICO Nº 15
Principal razón por la cual no asisten a establecimiento
Principal razón por la cual no asiste
No tiene edad suficiente
No es necesario porque lo(a) cuidan en casa
No existe establecimiento cercano
Dificultad de acceso o movilización
Dificultad económica
No tiene dinero para financiar la movilización
Requiere establecimiento especial
Enfermedad que lo inhabilita
Problemas familiares
Otra razón
No contesta
Total
Fuente: Casen 2003
Urbana
644.950
157.748
6.833
1.240
18.337
482
791
3.001
1.018
10.633
4.568
849.601
75,9%
18,6%
0,8%
0,1%
2,2%
0,1%
0,1%
0,4%
0,1%
1,3%
0,5%
100,0%
Rural
116.640
14.752
9.642
1.412
1.145
213
135
450
31
691
17
145.128
80,4%
10,2%
6,6%
1,0%
0,8%
0,1%
0,1%
0,3%
0,0%
0,5%
0,0%
100,0%
Total
761.590
172.500
16.475
2.652
19.482
695
926
3.451
1.049
11.324
4.585
994.729
76,6%
17,3%
1,7%
0,3%
2,0%
0,1%
0,1%
0,3%
0,1%
1,1%
0,5%
100,0%
Si se relaciona la cantidad de niños de 0 a 3 años que no asisten a ningún programa,
(633.382) con la respuesta sobre la razón principal por la cual no asiste (644.950), se observa
que la mayoría corresponde a este ciclo. Ello lleva, por tanto mas bien a pensar en la
necesidad de programas no-formales al hogar, que potencien a la familia en su rol de
educadora para aprovechar mejor los primeros años de vida.
4.7.- El tema de la equidad: la focalización de los programas: programas no-formales
para los de los sectores más vulnerables y formales para los más acomodados ?
Uno de los temas de mayor debate, es el tipo de programa que cabría desarrollar en
una política de ampliación de cobertura en función de los diferentes sectores de la sociedad.
La pregunta es: ¿ se deben focalizar los programas no-formales, de supuesto menor costo y
calidad en los sectores mas vulnerables?, o por lo contrario, teniendo en cuenta la equidad.
¿deben recibir los de mejor calidad los que en muchos casos son los de tipo formal ? Esto
último supone a la vez, ¿aplicar programas no-formales para los sectores más acomodados
? ¿ Serían aceptados por ellos ?
4.8.- El resguardo de la calidad y por tanto el impacto de los programas, ¿puede
disminuirse en los costos?
Uno de los temas de mayor importancia, ya que tiene que ver con el propósito final de
los programas, es sobre su calidad y su impacto en el desarrollo y aprendizaje de los niños y
niñas.
La investigación señala que factores esenciales en la calidad de los programas en
educación infantil dicen relación con:
18
-
-
-
Inversión pública sustancial en servicios e infraestructura ( O.E.C.D.,2001)
Mejora de la formación del personal y condiciones de trabajo. ( O.E.C.D., 2001)
Involucramiento de la familia, promoviendo actitudes positivas hacia el aprendizaje
(O.E.C.D., 2001) mejorando el microclima cultural del hogar. ( Brunner, 2002
Casassus, 2002)
El desarrollo marcos de referencia pedagógicos apropiados para niños pequeños,
cuidando condiciones estructurales favorables para su implementación ( coeficiente
de personal, cantidad de niños, etc.) (O.E.C.D., 2001.)
Calidad de las interacciones afectivas y cognitivas ( Casassus, 2002)
Establecimiento de sistemas de controles y evaluaciones democráticas que incluya a
los padres. ( O.E.C.D.,2001)
Frente a todos estos factores de calidad, cabe hacerse la pregunta, si se puede
disminuir los costos en alguno de ellos en algún grado significativo, respuesta que no es
fácil, ya que la mayoría de estos aspectos involucra recursos para capacitación, supervisión,
monitoreo y mejoramiento de aspectos estructurales que tienen un costo-base difícil de
disminuir.
Por ejemplo, el trabajo con la familia para potenciar el ambiente educativo en el
hogar que es señalado como fundamental en el tema de calidad en las diferentes
investigaciones, en el “Programa Sembrar” se hicieron un conjunto de acciones
especialmente de capacitación destinadas a mejorar su participación, a lo que hay que
agregarle el monitoreo y evaluación. Todo ello demostró resultados bastante positivos
como se muestra en el gráfico a continuación:
GRAFICO Nº 16
Cambios ambiente educativo por efectos de programa Sembrar
AM BIEN TE EDUC ATIVO EN EL HO GAR
C AM BIO S EN TRE EL AÑ O 2000 Y EL 2002.
77
M a d re m a n if ie s t a a f e c t o
89
31
S e p ro p o n e e n s e ñ a rle a lg o
37
C o n v e rs a c o n in t e n c ió n
63
94
d id á c t ic a
30
O rg a n iza o p ro p o n e ju e g o s
42
H a c e d e s c rip c ió n p o s it iv a d e
61
71
lo s h ijo s
E xp e c t a t iv a s e s c o la rid a d :.
53
62
M e d ia c o m p le t a
35
L e p e g ó la s e m a n a a n t e rio r
27
H a c e v a lo ra c ió n p o s it iv a d e l
10
21
c a s t ig o
P a d re a s u m e ro l a c t iv o c o n
40
28
lo s n iñ o s
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
100
19
2002
2000
4.9.- La dificultad de evaluar a niños de este periodo: ¿evaluación sicométrica o
evaluación de aprendizajes ?
Un último aspecto que cabría señalar, dice relación con el tipo de evaluación que
correspondería realizar en este ciclo. La mayoría de los instrumentos que tradicionalmente
se han aplicado, corresponden a “Pautas o Escalas de desarrollo sicomotor” de diferente
grado de exhaustividad en cuanto a la cantidad y variedad de indicadores que emplean.
Estas escalas están realizadas independientes del programa educativo que se aplique, y su
enfoque es de sicometría básicamente.
En la actualidad, reconociendo siempre que el desarrollo está en la base de todo
aprendizaje, se está relevando la evaluación de aprendizajes desde este ciclo de edad,
entendiendo por ésta, aquella que es producto de una intencionalidad pedagógica
determinada a través de un currículo educacional que se diseña e implementa. Esto implica
que los indicadores evaluativos son escogidos en función a los aprendizajes que se desean
favorecer, y hay por tanto una directa relación entre lo que se favorece y lo que se alcanza.
De esta manera, se avanza en parte a la evaluación sicométrica, que va detectando lo que
sucede con el desarrollo del niño, pero no necesariamente con lo que se intenciona.
V.- A modo de conclusión.
En el presente documento, hemos hecho una presentación de algunos de los
principales problemas que surgen en torno a la atención de los niños y niñas de 0 a 3 años.
La intención no ha sido la de cerrar los temas, sino mas bien entregar antecedentes que
sirvan para el análisis y la discusión en función a avanzar en este campo.
Del conjunto de antecedentes surge en todo caso la necesidad de aumentar la
atención del nivel vía formal para los niños sobre seis meses de madres que trabajan fuera
del hogar, pero también la importancia de cumplir el derecho del niño de estas edades a
tener una educación oportuna y pertinente sin tener que salir de su casa. Esta última labor,
la podrían desempeñar diferentes programas de calidad de tipo no-formal de los cuales se
tiene ya un amplio repertorio, y que podrían empezarse a aplicar desde el nacimiento.
Un sistema de evaluación nacional, como el que está en diseño, se observa de gran
necesidad para poder constatar los avances en este sector; sobre el particular el diseño de
evaluar aprendizajes en esta etapa va a arrojar interesantes antecedentes.
En definitiva, se trata de focalizar en las necesidades y características de los niños
y niñas de estas edades, sin dejar de lado las laborales de sus madres en especial y las de
participación de la familia. La relevancia de esta etapa es tan fundamental en la formación
humana, que toda la inversión que se pueda hacer en recursos, conocimientos y amor es la
mejor inversión que una sociedad puede hacer en sus nuevas generaciones.
[email protected]
Stgo, Agosto 2005
MVPE/mvpe
20
Bibliografía:
- FUNDAR. “Programa sembrar”. Informe final, 2003.
- Hogar de Cristo. “Línea base y seguimiento lactantes y preescolares Salas Cunas area
trabajo comunitario”. Unidad de Estudio, 2001.
- Integra. “Evaluación del proyecto de Jardines experimentales de fundación Integra”.
CEDEP, Stgo, 2003.
- JUNJI. “Evaluación de aprendizaje 2004”. Depto Técnico, Stgo, 2005.
- Mideplan. “La educación parvularia: un análisis en base a datos CASEN”. Agosto 2005.
- Mineduc. “Bases Curriculares de la Educación Parvularia”, U.C.E, Stgo, 2002
- MINEDUC. “Programa de ampliación de cobertura”. Unidad de Educación Parvularia,
2005.
- Mineduc. “Potenciar el talento de nuestros niños”. Serie Bicentenario, Stgo, 2005
- O.E.C.D. “Starting Strong”. Paris, 2001
- Peralta, Victoria. “Nacidos para ser y aprender”. Ed. Infanto/Juvenil, Bs. Aires, 2005.
- SERNAM. “Programa de atención infantil para trabajadoras”. Agosto, 2005.
21
Descargar

LA ATENCION INTEGRAL DE LOS NIÑOS Y NIÑAS MENORES DE