PRÁCTICA. APARATO HALDAT
83. La presión es independiente de la forma de las vasijas. La presión que un líquido
ejerce, en virtud de su peso, en un punto cualquiera de su masa o en las paredes del vaso que
le contiene, depende, como se ha visto más arriba (81), de la profundidad y de la densidad del
líquido, pero es independiente de la forma del vaso y de la cantidad del líquido.
Basta demostrar este principio para la presión trasmitida al fondo de los vasos, pues la
demostración es la misma para una capa cualquiera del líquido. Sea, pues, un vaso cónico am
(fig. 46) lleno de agua hasta o; para demostrar que, siendo iguales la profundidad y el fondo,
la presión que el líquido ejerce es la misma, tanto si el vaso es cónico o cilíndrico, como de
otra forma, supongamos dividido el líquido en capas horizontales ab, be, ei, ip, pr, de un
espesor un tan pequeño como se quiera, y no consideremos en cada una de ellas más que la
masa cilíndrica figurada con líneas punteadas. En virtud del principio de Pascal (80), como la
presión que la primera masa ejerce se trasmite a toda la sección bc, es claro que ésta sostiene
una presión igual, a la de una columna de agua que tuviese por base bc, y por altura la de la
primera capa. En virtud del mismo principio, la presión ejercida sobre la sección ed, es la
misma que la de una columna líquida que tuviese por base esta sección, y una altura igual a la
suma de las alturas de las dos primeras capas, y así sucesivamente en las secciones iq, pn, de
donde se deduce que el fondo está a su vez oprimido por el peso de una columna de agua,
cuya base fuese este fondo, y la altura om, lo cual demuestra el principio. La misma
demostración sería aplicable si, siendo aún cónico el vaso, estuviese en una posición inversa
de la representada en la fig. 46.
Se puede demostrar también de un modo experimental, que la presión sobre el fondo de las
vasijas es independiente de su forma, por medio del siguiente aparato debido a M. de Haldat.
Este aparato se compone de un tubo acodillado ABC (fig. 47), terminado en A por una llave
de cobre, en cuyo tubo se pueden atornillar sucesivamente dos vasijas M y P, de igual altura,
pero de forma y de capacidad diferentes, pues la primera es cónica y la segunda casi
cilíndrica. Para hacer el experimento, se principia por echar mercurio en el tubo ABC, de
manera que su nivel no llegue enteramente a la llave A. Atorníllase entonces en el tubo la
vasija M, que se llena de agua, y ésta, por su peso, oprime al mercurio y le eleva en el tubo C,
en el cual se marca su nivel, por medio de una virola a, que puede correr a lo largo del tubo.
Señálase al mismo tiempo el nivel del agua en la vasija M con una varilla móvil o situada
encima. Hecho esto, se vacía la vasija M abriendo la espita A; se la desatornilla y reemplaza
por la vasija P. Echando por fin, agua en ésta, se ve que el mercurio, que había recobrado su
primer nivel en las dos ramas del tubo ABC, sube de nuevo en el C, y luego que en la vasija P
llega el agua a la misma altura que tenía en la M, lo cual se reconoce por medio de la varilla o,
adquiere el mercurio en el tubo C el mismo nivel que en el primer caso, según lo indica la
virola a. Dedúcese de esto, que en ambos casos es idéntica la presión trasmitida al mercurio en
la dirección ABC. Esta presión es, pues, independiente de la forma del vaso, y por lo tanto de
la cantidad del líquido. En cuanto al fondo del vaso, es evidentemente el mismo en los dos
casos, o sea la superficie del mercurio en el interior del tubo A.
Tenemos, pues, que con una cantidad muy pequeña de líquido, se pueden producir
presiones considerables. Para esto, basta fijar, en la pared de un vaso cerrado, y lleno de agua,
un tubo de pequeño diámetro y de gran altura. Lleno este tubo de agua, la presión trasmitida
sobre la pared del vaso es igual al peso de una columna de agua que tuviera por base esta
pared y una altura igual a la del tubo. En nuestra mano está, por lo tanto, aumentarla todo lo
que queramos. Así consiguió Pascal que reventara un tonel sólidamente construido, con un
simple hilito de agua de diez metros de altura.
En vista del principio que acaba de demostrarse, es fácil calcular las presiones que actúan
sobre el fondo de los mares. En efecto, la presión de la atmósfera equivale a la de una
columna de agua de diez metros; y como los navegantes han observado con frecuencia que la
sonda no llegaba al fondo de los mares a una profundidad de 4000 metros, es evidente, por lo
mismo, que el fondo de ciertos mares, resiste una presión superior a la de 400 atmósferas.
GANOT, ADOLPHE: Tratado elemental de física, París 1871. Pag 61-62
Descargar

práctica. aparato haldat

Balanceo de ecuaciones

Balanceo de ecuaciones

HierroPrecipitadoQuímicaREDOX

Medidas y errores

Medidas y errores

LonmgitudCálculosMaterialesProcedimientoVolumenCapacidad

Examen de Microbiología.

Examen de Microbiología.

FarmaciaPrueba de KligerTest de Hugh-LeifsonTinción de WirtzMicroorganismo

Instrumentos de viento y metal

Instrumentos de viento y metal

Louis ArmstrongPavanaMúsicaLigaduraTrombónCanonRequiemRondóAlteracionesTrompetaPoema sinfónicoTrompa

INSTRUMENTOS DE LABORATORIO

INSTRUMENTOS DE LABORATORIO

SopleteInstrumentaciónPipetaTuboQuímicaCrisolProbetaMatrazSaturadorEmulsor

Electrolisis y destilación

Electrolisis y destilación

VinoCalorCorriente eléctricaCarbón de pilasHidrógenoComponente volátilElectrolitosQuímicaPunto de ebulliciónAlcoholOxígenoVapor

Neumostática

Neumostática

Principio de ArquímedesAlturaQuímicaPresión atmosféricaGlobos aerostáticosMagdeburgo

Instalación de tomas de corriente y puntos de luz

Instalación de tomas de corriente y puntos de luz

FusiblesTomas de corrienteInstalaciones eléctricas de interiorCicuitos eléctricosPuntos de luzMetodologíaMaterialesInstalaciones electrotécnicasElectricidadInterruptores

PRACTICA Nº24

PRACTICA Nº24

TemperaturaAlturaTubo de PitotVemtilador centrífugoAguaCaudal de aireCálculoToberaPresiónVelocidadMecánica de fluidos

Efecto de la temperatura y del ph sobre una enzima

Efecto de la temperatura y del ph sobre una enzima

TemperaturaReacción enzimáticaValorespHGráficosBioquímica