La idea de Internet como canalizadora de una audiencia activa y productora de
contenidos, en lugar de consumidora y pasiva, tiene lógicamente en los medios de
comunicación, junto a las denominadas industrias culturales (cine, música,
televisión…), una de sus mayores representaciones. Tomando como precedentes los
estudios de Bowman y Willis (2003: http://www.hypergene.net/wemedia/weblog.php),
y la continuación de éstos de la mano de Dan Gillmor (2004:
http://wethemedia.oreilly.com/), podemos configurar un entorno mediático donde el
periodismo ciudadano comienza a emerger como el mayor reto periodístico del siglo
XXI.
Un reto que, precisamente, se puede enmarcar dentro de este grupo de trabajo, sobre
todo en la medida en que representa la necesidad de redefinir el papel de los medios de
comunicación, algunas reglas del juego periodístico (sobre todo las que apelan a
trabajos de autoría compartida y a reconocer el nuevo “status” informativo de la
audiencia) y sobre todo, a gestionar eficazmente una interactividad que debe entenderse
más bien como una colaboración entre iguales.
El periodismo ciudadano, pese a lo que pudiera pensarse debido al estado de evidente
“moda” por el que atraviesa, apenas está dando sus primeros pasos. En cualquier caso,
iniciativas como las crónicas móviles (http://www.cronicasmoviles.com.ar/),
televisiones participativas por Internet como Mobuzz TV (http://www.mobuzztv.es/) y
Current TV (http://www.current.tv/), o las numerosas crónicas de lectores desde blogs
de medios y fuera de ellos, son algunos de los ejemplos que marcan caminos posibles.
En esa línea pero llevando al extremo una ficción que cada día parece acercarse más a la
realidad (conflictos legales de Google o la compra de YouTube), disponemos del
brillante vídeo futurista de Robin Sloan y Matt Thompson, EPIC
(http://www.unabvirtual.edu.co/epic/), que plantea una versión del “1984” de Orwell,
con un mundo hiperconectado donde los contenidos son de todos y de nadie al mismo
tiempo, con retribuciones para los productores de información en función de la valía de
sus aportaciones, juzgadas y valoradas por el criterio social de la Red.
Este modelo de sociedad, que en principio puede parecer lejano, tal vez esté más cerca
de lo que parece, probablemente sólo esté pendiente de concretar bajo qué modelos de
colaboración, negocio e información (elíjase el orden que se prefiera) puede
desarrollarse plenamente.
Descargar

La idea de Internet como canalizadora de una audiencia activa y