IDEA (Ley para la educación de individuos con discapacidades)
La Ley para la educación de individuos con discapacidades (Individual with Disabilities Education Act, IDEA) es una
ley federal promulgada en 1990 y reautorizada en 1997. Está diseñada para proteger los derechos de los
estudiantes con discapacidades al asegurar que todos reciban educación pública gratuita y apropiada (FAPE, por
sus siglas en inglés), independientemente de su capacidad. Además, la IDEA no sólo se esfuerza por permitirle
acceso igualitario a los estudiantes que tienen discapacidades, sino que también ofrece servicios adicionales de
educación especial y seguridad de procedimiento.
Los servicios de educación especial están personalizados para satisfacer las necesidades únicas de los estudiantes
con discapacidades, y se ofrecen en el ambiente menos restrictivo posible. La educación especial podría incluir
instrucción individual o de grupos pequeños, modificaciones a la enseñanza o al programa de estudios, tecnología
de ayuda, servicios de transición y otros servicios especializados, como terapia física, terapia ocupacional, y terapia
del habla. Los servicios se ofrecen de acuerdo con un Plan de educación individual (Individualized Education
Program, IEP), el cual está específicamente adaptado a las necesidades únicas de cada estudiante.
La ley IDEA también garantiza una mayor participación de los padres y protección para los estudiantes.
¿Quién califica?
Los niños de entre 3 y 21 años de edad, que cumplan con los criterios de elegibilidad en una de trece
discapacidades determinadas y que necesiten servicios de educación especial debido a esta
discapacidad pueden calificar para recibir servicios bajo el amparo de la ley IDEA. Las categorías de
discapacidades son: autismo, ceguera y sordera, sordera, discapacidad del oído, retraso mental, discapacidades
varias, discapacidades ortopédicas, perturbaciones emocionales graves, trastornos específicos del aprendizaje,
discapacidades del habla o del lenguaje, lesión cerebral traumática, discapacidad visual que incluye ceguera, y otras
discapacidades de salud. Para ser elegible, el estudiante debe tener una discapacidad que afecte adversamente su
desempeño académico y debe necesitar educación especial para recibir una educación apropiada.
¿Cómo puede la ley IDEA ayudar a mi hijo?
Los niños que califican según la ley IDEA, reciben servicios y adaptaciones a la medida de sus necesidades. En lo
más básico, la ley IDEA establece que un niño quien se sospeche tenga una discapacidad, tiene derecho a recibir
una evaluación completa por parte de un equipo multidisciplinario sin costo alguno para los padres. Si se
determina que el niño necesita educación especial y servicios relacionados, se implementará un Plan de educación
individual (IEP, por sus siglas en inglés) sobre la base de las necesidades específicas del niño según lo decida el
equipo, incluidos los padres.
Una vez cubiertos por un Plan de educación individual, los estudiantes con discapacidades son evaluados
nuevamente al menos cada tres años, y su Plan de educación individual se revisa revisa cada vez que haya un
cambio en su asignación a una clase, lo cual generalmente sucede cada año, ya que pasar de un grado al otro se
considera un cambio de asignación.
Además, los estudiantes que están cubiertos por la ley IDEA reciben otras protecciones y seguridad. La suspensión
por 10 días acumulados dentro del año escolar podría causar una Determinación de manifestación para decidir si
existe una relación entre el comportamiento del niño y su discapacidad. Si un niño que está cubierto por la ley IDEA
fuera suspendido o expulsado, aún tendrá derecho a servicios de educación especial. En caso de que los padres no
estén de acuerdo con la decisión de la escuela y soliciten una audiencia legal procesal imparcial, se aprobará la
disposición de "stay-put" ("permanecer en el lugar") para garantizar que el niño continúe en su situación educativa
actual hasta que concluyan los procedimientos administrativos. Las excepciones incluyen que el niño lleve armas o
drogas a la escuela, o que se determine que constituye un peligro para sí mismo o para otros.
¿Cuáles son mis responsabilidades como padre?
Como padre, usted está en la mejor posición para abogar por su hijo. Para lograrlo, usted debe saber lo que puede
hacer para asegurarse de que su hijo reciba los servicios y adaptaciones que necesita.
Manténgase informado. Entienda el diagnóstico de su hijo, cómo afecta su educación, y lo que se puede hacer en
casa para ayudar.
Comprenda el Plan de educación individual de su hijo. Si tiene preguntas, no dude de hacerlas. Si sigue teniendo
preguntas, continúe haciéndolas hasta entender completamente el proceso, el IEP, y cómo esto ayudará a la
educación de su hijo. No firme un IEP a menos que entienda y acepte su contenido.
Hable con el profesor de su hijo. A menudo, los profesores tienen preocupaciones similares a las de los padres y
se alegran de tener la oportunidad para hablar sobre ellas.
Que sea por escrito. Siempre que sea posible, obtenga documentación escrita de profesores, administradores u
otros profesionales que trabajen con su hijo, donde describan cualquier preocupación académica o conductual que
puedan tener.
Conozca sus derechos.
Participe activamente en la preparación del IEP o el plan de la Sección 504 de su hijo.. Haga sugerencias, y
hágase escuchar si le parece que el objetivo, meta o adaptación no son apropiados.
Mantenga registros precisos. Esto debe incluir cualquier documentación escrita que haya obtenido, la
comunicación entre el hogar y la escuela, los informes de progreso y las evaluaciones. También debe mantener una
copia de cualquier carta que envíe a la escuela. Mantenga estos registros bien organizados y en un único lugar
porque pueden ser muy útiles.
Intente mantener una buena relación de trabajo con la escuela sin dejar de ser un defensor enérgico de su hijo.
Comunique cualquier preocupación que tenga acerca del progreso de su hijo, del plan IEP o del plan 504. Programe
reuniones para asegurarse de que usted y la escuela tengan un entendimiento acorde sobre las necesidades de su
hijo. Encuentre una manera discreta de comunicarse de manera regular con los profesores de su hijo, quizá con un
cuaderno de comunicaciones.
Estimule a su hijo todos los días y diseñe un sistema para ayudarlo con las tareas y otros proyectos escolares.
¿Cuál es la diferencia entre la Sección 504 e IDEA?
Hay diferencias significativas entre la Sección 504 e IDEA. Tal vez la más significativa sea que la Sección 504 es
una ley de derechos civiles, e IDEA es una ley de beneficios educativos. La Sección 504 está diseñada para igualar
las condiciones para los individuos con discapacidades. Su propósito es asegurar que los individuos con
discapacidades tengan el mismo acceso a la educación que los individuos sin discapacidades. Lo logra al eliminar las
barreras que excluyen a los individuos con discapacidades de la participación en las actividades protegidas, entre las
que se encuentran una educación pública gratuita y apropiada. Como una ley de beneficios educativos, IDEA ofrece
servicios y protecciones adicionales para las personas con discapacidades que no se ofrecen a aquellas que no tienen
discapacidades.
Estas leyes también se distinguen por sus distintos requerimientos de elegibilidad y los beneficios que proveen. La
definición de una discapacidad es mucho más amplia bajo la Sección 504 que bajo IDEA. Todos los estudiantes de
IDEA están cubiertos bajo la Sección 504, mientras que no todos los estudiantes de la Sección 504 están protegidos
bajo IDEA. Un IEP, que es proveído a los estudiantes cubiertos por IDEA, debe ser personalizado a las exclusivas
necesidades de cada niño y debe resultar en un beneficio educativo. Sin embargo, un Plan de la Sección 504 provee
adaptaciones en base a la discapacidad del niño y las debilidades resultantes, pero no requiere mejora académica.
Además, se ofrecen menos salvaguardas de procedimiento a los niños y a los padres con la Sección 504 que conforme
a IDEA.
Descargar

Ley IDEA