Informe del Ministro Ricardo Ehrlich ante el Consejo de Ministros – Lunes 16 de julio de 2012
ENCUESTA CONTINUA DE HOGARES REVELA
RESULTADOS ALENTADORES EN EDUCACIÓN
El procesamiento realizado por el Ministerio de Educación y Cultura de la información relevada a
través de la Encuesta Continua de Hogares (ECH) nos ofrece desde 2010, junto con el trabajo de
elaboración de los Anuarios Estadísticos de Educación del Ministerio, la posibilidad de considerar
los efectos de las políticas, planes y programas que se están desarrollando en la educación, ya no en
un momento específico, sino comparando la evaluación en una línea de tiempo.
La presentación pública de los datos requiere un cuidadoso análisis para poder sacar las
interpretaciones y conclusiones adecuadas. Es imprescindible no sólo evitar la generación de
alarmas en la población sino ser capaces de valorar cuando los importantes esfuerzos realizados,
por las instituciones y en particular por alrededor de 40.000 docentes distribuidos a lo largo y ancho
de todo el territorio nacional, comienzan a mostrar cambios positivos y resultados que son
alentadores.
Un análisis cuidadoso de los datos estadísticos nos exige considerar que cada dato encierra una
historia, y por eso es de singular valor poder contar con un análisis extendido en el tiempo. Por
ejemplo, cuando consideramos a los jóvenes que tenían entre 17 y 18 años en el momento de la
encuesta, que nacieron entre 1993 y 1994, es preciso tomar en cuenta la historia de esos jóvenes, los
contextos históricos en que esas personas nacieron y vivieron y las condiciones en que recorrieron
sus trayectos educativos.
Desde el sistema educativo se han asumido los problemas centrales que requieren cambios
estructurales y de tipo sistémico, cambios que se procesan en largos plazos y que son
imprescindibles para que su expresión en las estadísticas complejas presentes se revierta.
Para contribuir a generar los cambios necesarios se ha desplegado una gran variedad de
herramientas, con distintas características, que incorporan las propuestas e iniciativas de los centros
educativos, los docentes y los equipos técnicos que trabajan en todo el país, y que permiten, desde
el territorio, atender las particularidades de cada zona o población específica para la búsqueda de
soluciones a los problemas centrales: dificultades para la culminación de ciclos educativos,
continuidad educativa, disminución del rezago y de la desvinculación, mejora de la calidad
educativa..
Así, por ejemplo, desde 2011, los programas de Tránsito Educativo y Compromiso Educativo se
orientan a apoyar a los estudiantes en momentos particularmente críticos para la desvinculación
como lo son los tránsitos entre los distintos ciclos educativos. Yo estudio y Trabajo, por su parte, es
una iniciativa recientemente impulsada para estimular la complementación del estudio y el trabajo.
Junto a una importante ampliación del Sistema Nacional de Becas que en 2012 está otorgando
becas de apoyo a 6900 estudiantes de Enseñanza Media, estos programas constituyen un apoyo a la
continuidad educativa, atendiendo particularmente las inequidades sociales y territoriales.
Esfuerzos muy diversos tales como los cursos de Formación Profesional Básica de UTU, Aulas
Comunitarias, los Centros de Capacitación Profesional (CECAP), el Programa Uruguay Estudia, y
recientemente el programa Jóvenes en Red, ofrecen distintas oportunidades para la revinculación
educativa de jóvenes. Mientras tanto, otros programas como +Centros, Pelota al medio a la
esperanza, Pintó Deporte, Convivencia Saludable y Campamentos Educativos procuran mejorar la
convivencia y crear climas amigables en los centros educativos.
Se viene trabajando muy fuertemente en la atención del rezago escolar y la asiduidad en la
educación primaria a través de la ampliación de la cantidad de Escuelas de Tiempo Extendido y
Tiempo Completo, así como con programas tales como Maestro + Maestro, Aulas Comunitarias y
Escuelas Aprender.
1
Otro importante conjunto de iniciativas están destinadas a la mejora curricular y los aprendizajes,
con particular énfasis en aspectos vinculados a la lectura y escritura, el razonamiento, la sensibilidad
artística y la creatividad.
Estas acciones están dirigidas a cumplir con los objetivos de universalizar la educación media,
mejorar sus resultados y reducir la brecha entre los sectores más pobres y los más ricos. Las
políticas educativas han estado acompañadas de políticas sociales con estos mismos propósitos. Así
deben considerarse las Asignaciones Familiares que otorgan un pago superior por estudiante de
educación media y los boletos estudiantiles gratuitos, entre otras.
A partir de los datos proporcionados por la Encuesta Continua de Hogares, y tomando en cuenta
los datos comparativos entre 2010 y 2011, entendemos que en la mayoría de los indicadores se
estaría registrando un cambio de tendencia francamente alentador, reflejando un trabajo muy
importante que comienza a dar sus frutos.
Analfabetismo
En nuestro país, el analfabetismo ha decrecido de manera constante y consistente en el tiempo.
Actualmente existe un 1,7% de personas que declaran no saber leer ni escribir, situación que alcanza
un 3,4% en áreas rurales.
Mejora la cobertura educativa en la adolescencia
Un primer aspecto a considerar es la cobertura o, dicho en otras palabras, el grado en que la
población accede al sistema educativo, el acceso al ejercicio del derecho a la educación.
Los datos ofrecidos por la ECH 2011 muestran que se mantiene un nivel muy alto de cobertura
educativa entre los 5 y los 13 años, acercándose al 100 % entre los 6 y los 11 años. Se registra
también una importante escolarización entre los niños de 3 y 4 años que alcanza el 60,4 % y el 86,1
% respectivamente.
Las dificultades registradas desde 2006 en la cobertura educativa de las personas de entre 15 y 24
años se mantienen, y son mayores a medida que aumenta la edad de las personas. Así, mientras 8 de
cada 10 jóvenes de 15 años asisten al sistema educativo, sólo 4 de cada 10 jóvenes de los que tienen
entre 20 y 22 años lo hacen.
Sin embargo, es importante destacar que el nivel de cobertura a los 14 años viene creciendo en
forma continua desde 2007, alcanzando en 2011 un nivel de cobertura del 92,4 %; por su parte la
cobertura a los 15 años alcanzó el 85.2%, la más alta desde que se tienen registros de todo el país..
Por tercer año consecutivo aumenta la educación de las personas más pobres
El análisis de la cobertura adquiere mayor significación cuando se considera la distribución
socioeconómica de la población.
A los 3 años de edad asisten a un centro educativo el 45, 2 % de los niños provenientes de hogares
más pobres y el 81,1 % de los niños provenientes de los hogares más ricos. Las brechas de
cobertura según los niveles de ingreso son mínimas entre los 5 y los 12 años, se comienzan a
percibir nuevamente a partir de los 13 años y se expresan claramente a partir de los 15 años.
En el sector de la población con menor ingreso (1er quintil) la desvinculación del sistema educativo
comienza a los 13 años, mientras que en la población con mayores niveles de ingreso (5º quintil) la
desvinculación comienza recién a los 18 años. La brecha, diferencia entre la cantidad de jóvenes
que acceden a la educación en los hogares más pobres y la cantidad de jóvenes que acceden a la
2
educación en los hogares más ricos, es del 42,5 % para los jóvenes de 17 años, 52,4 % para los
jóvenes de 18 años y 60,6 % para los jóvenes de 21 años.
Si embargo, en 2011 se registra un cambio positivo en los indicadores que reflejan la desigualdad.
La participación en el sistema educativo de las personas provenientes de hogares más pobres
aumentó en 2011 por tercer año consecutivo y comenzó así a reducirse la brecha de desigualdad.
En el cuadro siguiente podemos ver como en el año 2011 la diferencia entre la asistencia en el
quintil menor y el mayor quintil es menor que en 2010 para la mayoría de las edades entre 13 y 22
años y que en la mayoría de las edades se registra un aumento de la asistencia en el quintil de
menores ingresos.
Asistencia a establecimentos educativos por quintiles por edad
AÑO 2010
AÑO 2011
% asistencia
Edad en quintil
menores
ingresos
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
92,6
83,7
71,2
65,7
44,6
28,7
24,3
16,2
11,0
10,0
Diferencia
% asistencia
entre
en quintil
quintiles de
mayores
mayores
ingresos
ingresos
99,2
99,5
97,9
97,7
95,4
88,6
76,3
72,5
74,6
66,7
6,6
15,8
26,7
32,0
50,8
59,9
52,0
56,3
63,6
56,7
% asistencia
en quintil
menores
ingresos
93,7
86,9
74,8
63,8
51,6
26,6
21,1
18,3
11,7
11,5
Diferencia
% asistencia
entre
en quintil
quintiles de
mayores
mayores
ingresos
ingresos
99,5
100,0
99,4
95,3
94,1
79,0
79,3
72,5
72,3
65,7
5,8
13,1
24,6
31,5
42,5
52,4
58,2
54,2
60,6
54,2
Asistencia y trabajo
De acuerdo a la ECH los indicadores marcan que entre los jóvenes que tienen entre 15 y 20 años el
48,9 % se dedican exclusivamente al estudio (48.2% en 2010), el 12, 9 % estudia y trabaja o busca
trabajo (13.2% en 2010) y el 25,6 % solo trabaja o busca trabajo (26.2% en 2010). Un 12,5 % de los
jóvenes no estudian, no cuentan con una alternativa laboral y tampoco buscan procurarla (12,4%
en 2010). En este aspecto las variaciones interanuales son muy escasas.
El nivel educativo alcanzado por los jóvenes que no estudian y no trabajan varía significativamente
entre aquellos que no buscan trabajo y quienes sí lo hacen, caracterizándose estos últimos por un
mayor nivel educativo.
3
Menor rezago escolar en 2011
Por otra parte si tomamos en cuenta el rezago escolar, personas que participan en el sistema
educativo pero en niveles educativos inferiores a los que corresponderían a su edad, la información
proporcionada por la ECH 2011 también nos permite visualizar leves mejoras, de gran importancia
si tomamos en cuenta que el rezago escolar es uno de los factores de mayor incidencia en la
posterior desvinculación del sistema educativo:
Rezago Escolar
Personas entre 12 y 14
Personas entre 15 y 17
años cursando niveles
años cursando niveles
inferiores a los que les
inferiores a los que les
Edad
corresponden
corresponden
2010
20,50%
32,00%
2011
19,40%
26,20%
Se consolida tendencia positiva en culminación de ciclos educativos
Desde 2008 viene creciendo el número de jóvenes de entre 14 y 15 años que lograron culminar la
educación primaria y los datos de 2011 permiten afirmar que esta tendencia se está consolidando.
Por otra parte, si bien los datos continúan siendo preocupantes para los jóvenes de 17 y 18 años y
los de 21 y 22 años en relación a la culminación de ciclos educativos, la información de la ECH
2011 también registra un cambio de tendencia positivo:
Culminación de ciclos educativos
Personas de 14 y 15 años Personas de 17 y 18 años Personas de 21 y 22 años
con Enseñanza Primaria con Enseñanza Media
con Enseñanza Media
terminada
Básica terminada
Superior terminada
2010
95,60%
58,20%
31,20%
2011
96,70%
65,00%
37,50%
Mejora
1,10%
6,80%
6,30%
4
A continuación las gráficas comparadas de 2010 y 2011 nos permiten visualizar los avances
registrados en la culminación de ciclos educativos para cada uno de los sectores de población según
la distribución del ingreso.
5
Descargar

LOGROS EDUCATIVOS SEGÚN LA ENCUESTA

Organización y Gestión Empresarial II

Organización y Gestión Empresarial II

Política RetributivaInteligencia emocionalSelección de personalPlantillaEvaluación del rendimientoTrabajo en equipoReclutamientoDesvinculaciónFormaciónRecursos humanos