La Profecía de los Dos mil trescientos días de Tarde y Mañana
Esta profecía registrada en el Libro de Daniel Capítulo 8 fue muy mal interpretada por un
supuesto profeta llamado Guillermo Miller (Adventista), Este error se empezó a enseñar y a
creerse por el año 1840, predicando que el fin del mundo y la venida del Señor serían en 1844.
Esta congregación realizan las siguiente operación: 2300 le quitan 490 años (profecía de
las 70 semanas según ellos la palabra “determinados”, significa quitados o cortados), Dn.9:24
llegando a 1810, luego le agregan 34 años tiempo en que fue apedreado Esteban, llegando de esta
manera al 1844.
Siendo que Jesús no vino en el tiempo anunciado cambiaron la fecha para el 22 de octubre
del mismo año.
Aunque fue un mensaje erróneo conmovió al mundo, haciéndolo entrar en una tremenda
efervescencia religiosa predicando con gran denuedo que Jesús vendría el 22 de octubre de 1844.
Al ver que el tiempo se acercaba, todos hicieron sus preparativos para un evento tan
trascendental; vendiendo sus propiedades al mundo, otros dejaron de predicar creyendo que la
oportunidad para los pecadores se había terminado.
El día y el año señalado por estos intérpretes llegaron, pero nada extraño aconteció;
obviamente Jesús no vino. Y la decepción entre los miembros de esta organización fue grande,
causó desaliento y menoscabo. Esta decepción que ellos denominan “ el chasco No. 2” los
disminuyó enormemente y los pocos que quedaron, por mucho tiempo vinieron tambaleándose en
su creencia.
Llegó el momento que la señora Ellen Gould Harmon, en 1846 se casó con el señor James White (Jacobo
Blanco) y de allí en adelante comenzó a actuar con el nombre de Ellen G. de White.
Entonces comenzaron a hacerse ciertas revisiones de sus creencias, la conclusión fue que
desistieron de su antigua forma de creer “que la tierra era el santuario” La Señora White
comenzó desde entonces a predicar que había tenido una nueva visión, y era que en 1844 el Señor
Jesús había entrado al santuario celestial y no que vendría a la tierra como Miller lo había
presagiado, ella trató de corregir que el santuario que dice en la profecía que sería purificado no
era el de la tierra sino el del cielo. Esta nueva enseñanza se basó en el libro de Daniel 8:14, pero
siempre interpretando los días como años.
Cuando las escrituras no se interpretan justamente como debe hacerse, esto da pie a falsas
interpretaciones, a remiendos y acomodos, y las personas caen en el nivel de indoctos como
escribió Pedro “…Las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras
escrituras, para su propia perdición” 2 Pedro 3:16
Analizaremos pues a la luz de las Santas Escritura el Capítulo 8 del Libro de Daniel para
que no se dejen impresionar por la mala interpretación de esta profecía.
Daniel vio un carnero que tenía dos cuernos y hería con estos cuernos al norte, al poniente
y al Sur, y ninguna bestia podía pararse delante de él. Enseguida aparece en la escena otra bestia
que venía de la parte de occidente, el cual tenía un cuerno notable entre sus ojos. Este macho
cabrío venció totalmente al carnero y quebró sus dos cuernos.
INTERPRETACION: “En cuanto al carnero que viste, que tenía dos cuernos, estos son los
reyes de Media y de Persia. El Macho cabrío es el rey de Javan, y el cuerno grande que tenía
entre sus ojos es el rey primero” Daniel 8:20 – 21 Aquí tenemos un cuadro bien claro de
Grecia bajo la dirección de Alejandro el Grande, representado en el cuerno sobresaliente y
poderoso, pues fue Grecia al mando de éste quien destruyó por completo al imperio Persa (año
330 a.C.), “Y el macho cabrío se engrandeció sobremanera; pero estando en su mayor fuerza,
aquel gran cuerno fue quebrado, y en su lugar salieron otros cuatro cuernos notables hacia los
cuatro vientos” Daniel 8:8 Este es: Alejandro el Grande quien murió poco después de cumplir
sus treinta años de Edad, y su reino quedó dividido en cuatro partes según se lo dicen al mismo
Daniel “Y en cuanto al cuerno que fue quebrado, y sucedieron cuatro en su lugar, significa que
cuatro reinos se levantarán de esa nación, aunque no con la fuerza de Él” Daniel 8:22
Entonces queda entendido que los cuatro cuernos representan las cuatro partes en que se
dividió el reino de Grecia después de la muerte de su gran rey. Los nombres de los reyes fueron
Casandro que dominaba a Grecia y los países de los alrededores, Lisímaco, que dominaba a Asia
Menor (Turquía), Celeuco que dominaba Siria y Babilonia, de donde vino la línea de los reyes
que en la historia se conocen como “Celeucitas”, Tolomeo, hijo de Legus el cual gobernó a
Egipto y de quien brotaron los Lagiedos.
La discrepancia como hemos dicho, se halla en Daniel 8:9 y Daniel 7:25, ellos sostienen
que se refiere al mismo cuerno, pero vamos exponer aquí algunas razones del porque no puede
ser el mismo cuerno.
“Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí que otro cuerno salía entre ellos, y delante de él
fueron arrancados tres cuernos de los primeros; y he aquí que este cuerno tenía ojos como de
hombre, y una boca que hablaba grandes cosas” Daniel 7:8. Y en la otra visión Daniel vio “Y
de uno de ellos salió un cuerno pequeño, que creció mucho al sur, y al oriente, y hacia la tierra
gloriosa” Daniel 8:9
 Fueron Visiones Dadas en Diferentes Tiempos, en cambio los adventistas enseñaron que
desde el capítulo 7 al 9 era una sola visión, y por creerlo así se confundieron
 Diferentes Características de estas visiones:
1. El cuerno pequeño de Daniel 7 aparece en la visión de las cuatro bestias, y esta visión
la tuvo el profeta en el primer año de Belsasar rey de Babilonia (Daniel 7:1)
2. La Visión del Capítulo 8 fue vista hasta en el año tercero de Belsasar, claramente dice
el profeta “En el año tercero del rey Belsasar me apareció una visión a mi Daniel,
después de aquella que me había aparecido antes” Daniel 8:1. El mismo profeta
conceptúa la visión como una visión separada, no tenemos porque ligarla con la
anterior. Fue en tiempos distintos.
3. El Cuerno del capítulo 7 brota de en medio de los diez que ya existían, o sea después
del desplome del cuarto imperio que se dividió en diez partes, por lo tanto ese cuerno
surge del antiguo Imperio Romano y en nada se parece al cuerno que vio brotar Daniel
de uno de los cuatro de la profecía del capítulo 8.
4. El onceavo cuerno del capítulo 7, al surgir derribó a tres, lo que no hizo el cuerno que
surgió del Macho cabrío (capítulo 8 de Daniel) Esto nos hace entender con precisión
que los dos cuernos en cuestión son diferentes uno del otro.
Todos los que aplican Daniel 8:9 al imperio Romano deben primeramente recordar que
Roma no salio del imperio Griego dividido, porque Roma nunca fue una parte del imperio de
Alejandro el Grande. Roma salió de la bota Itálica y fue fundada como en el año 753 A.C. y vino
a ser una república en el año 509 A.C. Antes bien Roma conquistó las cuatro divisiones del
imperio griego. Así que el pequeño cuerno del capítulo 7 que derribó a tres no se levantó sino
hasta que “La bestia espantosa y terrible” (roma) quedó dividida en diez partes o reinos en el año
476 D.C. y el cuerno pequeño del capítulo 8 se levantó al fin del reinado de los cuatro reinos o
divisiones del imperio griego, identificados en las profecías de Daniel como un Tigre de cuatro
cabezas y como un macho cabrío con un gran cuerno envistiendo a los cuatro puntos cardinales
“Y al fin del reinado de estos (4 cuernos) cuando los transgresores lleguen al colmo, se levantará
un rey altivo de rostro y entendido en enigmas” Daniel 7:27 Esto sucedió cerca de seis siglos
antes de que se manifestara el cuerno de Daniel 7, el que derribó a tres cuernos.
Consideración del concepto de Tarde y Mañana
¿Por qué no creemos que los dos mil trescientos días que operó el cuerno de Daniel 8
profanando el santuario sean días proféticos?
“Y de uno de ellos salió un cuerno pequeño, que creció mucho al sur y al oriente, y hacia la
tierra gloriosa (Jerusalén) y se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del Ejército y de
las estrellas echó por tierra y las pisoteó. Aun se engrandeció contra el príncipe de los ejércitos, y
por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra. Y a
causa de la prevaricación le fue entregado el ejército junto con el continuo sacrificio; y echó por
tierra la verdad, he hizo cuanto quiso, y prosperó. Entonces oí a un Santo que hablaba; y otro de
los Santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuando durará la visión del continuo sacrificio,
y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados? Y él dijo:
hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado” Daniel 8:9 – 14
1. No podemos aplicar la regla de día por año, en cada profecía donde interviene el término
días, porque nos conduciría a una confusión interminable.
2. Hay efectivamente dos ejemplos que nos orientan para usar este método de día por año y
son: Ezequiel 4:6 y Números 14:34. En estos dos casos se emplea el término hebreo
YOWM para indicar día en singular, sin embargo en Daniel 8:14 se haya el término
YAMIN, en plural es la misma forma, como se usa en génesis 7:4 y 6:3. En Jonás 3:4
se emplea el término días así “De aquí a cuarenta días Nínive será destruida”. El original
en este caso usa el plural YAMIN y es claro que Jonás no esperaba que el pueblo de Nínive
entendiera que iba a ser destruido dentro de cuarenta años. El mensaje de advertencia era
para aun período de 40 días literales de 24 horas.
3. Así entonces el significado inequívoco de Daniel 8:14, es que después de dos mil
trescientos días literales de 24 horas el santuario o templo de Jerusalén que fue profanado
por un rey impío, sería purificado o restaurado. La historia ratifica esta posición. En
consecuencia creer de otra manera es desafiar al espíritu de profecía.
4. Dos mil trescientos días de tarde y mañana en las versiones revisadas se lee “Y él dijo:
hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado” Daniel
8:14 Este término es suficientemente claro y muy apegado al espíritu profético, pues se le
está diciendo al profeta que el santuario de Jerusalén iba a ser profanado por dos mil
trescientos días de tarde y mañana y nos está llevando a marcarnos días literales “…y fue
la tarde y la mañana un día” Génesis 1:5 “Y fue la tarde y la mañana el día tercero”
Génesis 1:13 “…de tarde a tarde guardaréis vuestro sábado” Levítico 23:32
5. El Santuario que iba a ser profanado no fue el cielo, y la confusión estuvo cuando se lee “Y
se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las estrellas, echó por
tierra y las pisoteó” Daniel 8:9 Cuando una persona es indocta desconoce los elementos
importantes para entender la profecía. Como aquí dice que se engrandeció hasta el
ejército del cielo, y que parte de esas estrellas echó por tierra, lo más fácil pensar es que
contaminó el santuario celestial y que esas estrellas fueron los ángeles celestiales.
¿Pero como es posible que aquel cuerno pequeño, surgido de uno de los cuatro
cuernos símbolo del imperio griego en decadencia haya hollado el santuario celestial y
humillado a los ángeles celestes?
Esto es totalmente incongruente y fuera de toda lógica humana y bíblica. Ese
ejército que fue hoyado y el santuario fueron el templo de Jerusalén que había sido
restaurado en los tiempos de Esdras y Nehemías, donde se hacían los sacrificios, y las
estrellas pisoteadas son los hijos de israel, sus sacerdotes y la gente importante,
claramente leemos en el versículo 9 del Capítulo 8 de Daniel “Y de uno de ellos salió un
cuerno pequeño que creció mucho al sur, y al oriente, y hacia la tierra gloriosa” ¿Quien es
esa tierra gloriosa? ¡Jerusalén! Todo esto sucedió por el pecado de los hijos de Jacob
como dice en el verso 12 del mismo capítulo “Y a causa de la prevaricación les fue
entregado el ejército junto con el continuo sacrificio; y echó por tierra la verdad, e hizo
cuanto quiso y prosperó” Daniel 8:12
¿Quién es ese Cuerno pequeño que profanó el santuario y las estrellas?
“Y de uno de ellos salió un cuerno pequeño, que creció mucho al sur, y al oriente, y hacia
la tierra gloriosa. Y se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las
estrellas echó por tierra y las pisoteó. Aun se engrandeció contra el príncipe de los ejércitos, y
por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra. Y a
causa de la prevaricación le fue entregado el ejército junto con el continuo sacrificio; y echó por
tierra la verdad, he hizo cuanto quiso, y prosperó.” Daniel 8:9 – 12
Antíoco Ephifanes se introdujo en el lugar santísimo después de 3 días de cruentas luchas, destruyó los
rollos de la ley, y ante el espanto de miles de judíos heridos, cogió un cerdo y lo sacrifico en el altar sagrado;
esta tragedia sucedió un diciembre del 169 a.C.
La gran abominación tuvo una duración de 2300 días literales: 6 años de 365 días, y 110 días
Dios compara a los hijos de israel como estrellas “El Señor vuestro Dios os ha
multiplicado, y he aquí hoy vosotros sois como las estrellas del cielo en multitud”
Deuteronomio 1:10 Los hombres de Dios sus sacerdotes, fueron comparados como relucientes
estrellas “los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la
justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad” Daniel 12:3 Los hijos de Israel
cayeron en una tremenda apostasía y nuevamente prevaricaron contra Dios. El Señor se apartó
por dos mil trescientos días de tarde y mañana del pueblo de israel y surgió un rey impío del
reducto del gran imperio griego, y este fue Antioco Epífanes quien después de sujetar a Egipto se
engrandeció contra las estrellas del cielo, en otras palabras llevó sus conquistas desde Egipto
hasta la tierra santa, con toda razón está escrito de Antioco en los libros deuterocanónicos lo
siguiente “El que poco antes creía tocar las estrellas del cielo, no le podían soportar por lo
intolerable de su hedor” 2º Macabeos 9:8 – 10.
No se puede dudar que durante este período Antioco Epífanes derribó varias figuras
(estrellas) del firmamento divino. He aquí la similitud de términos de gente importante y estrella
“Visitaré sobre el ejército sublime de lo alto y sobre los reyes de la tierra” Isaías 24: 21
En el libro de los Macabeos se lee lo triste que le tocó a los israelitas cuando Antioco
Epífanes los persiguió (1º Macabeos 1:41 – 64) En este capítulo se describe como Antioco hizo
publicar que se hicieran sacrificios paganos en el santuario. En la parte final de Daniel 8:14
dice: que el santuario será purificado, naturalmente llegó el tiempo después de los dos mil
trescientos días que el santuario fue recuperado y restaurado, volvieron los sacrificios con toda
normalidad, fue el tiempo cuando brillaron los macabeos.
Muchas personas tratan de hacer operaciones matemáticas convirtiendo estos 2300 días en
años, el cual se hace dividiendo 2300 entre 360 días del calendario bíblico o entre 365 que tiene
el calendario romano, pero tratando de cumplir la voluntad de Dios dejémoslo así: Dos mil
trescientos días de tarde y mañana.
Amén
Descargar

La Profecía de los Dos mil trescientos días de Tarde y Mañana

Resuelva: Daniel adeuda desde el año 2004 el ABL de su... •

Resuelva: Daniel adeuda desde el año 2004 el ABL de su... •

TasasAduanasImpuestosTributaciónInfracciones tributariasHecho imponibleLegislación argentinaTributos

Puna de Atacama

Puna de Atacama

Cordillera de los AndesEcosistemasGeografíaNoroeste argentinoCondiciones climáticas severasBiologíaReservas naturalesFlora y faunaBiodiversidad

ÍNDICE APARTADOS PÁGINAS 1−Ficha bibliográfica.1 2−Género literario.1

ÍNDICE APARTADOS PÁGINAS 1−Ficha bibliográfica.1 2−Género literario.1

PersonajesLiteratura española de posguerraNovela (narrativa) contemporáneaArgumentoMundo rural

I−LA OBRA 1−GÉNERO: Obra dramática 2−TEMA PRINCIPAL Y ARGUMENTO

I−LA OBRA 1−GÉNERO: Obra dramática 2−TEMA PRINCIPAL Y ARGUMENTO

PersonajesNovela ContemporáneaLiteratura española de posguerraBiografíaArgumentoNarrativaGénero literarioVocabulario

El camino; Delibes

El camino; Delibes

TremendismoArgumentoNarrativaLiteratura española contemporánea del siglo XXNovela

Reseña Bibliográfica: Autor: Título: Editorial:

Reseña Bibliográfica: Autor: Título: Editorial:

PersonajesNarrativa ContemporáneaNarradorArgumentoLiteratura española de potsguerraEspacioEstructuraNovela

EL CAMINO: PERSONAJES Daniel

EL CAMINO: PERSONAJES Daniel

PersonajesLiteratura española de posguerraNovela (narrativa) contemporánea