PROYECTO DE LEY
AUTOR: Senadora María Inés Fagetti (PJ – FRENTE PARA LA VICTORIA)
TEMA: Establece en el territorio de la Provincia de Corrientes el
“PROTOCOLO
DE
ACTUACIÓN
POLICIAL
EN
MANIFESTACIONES
PÚBLICAS”.
FUNDAMENTOS:
Las manifestaciones públicas constituyen momentos
esenciales de la democracia, es decir, ocasiones paradigmáticas del
ejercicio de los derechos constitucionales que resultan sustantivos para la
vida en democracia.
Estas situaciones constituyen, además, un campo en el
que se ponen en juego derechos y obligaciones generales de los ciudadanos
y del Estado de forma particularmente compleja y delicada. Por un lado,
porque estas manifestaciones públicas pueden incluir situaciones de
reclamo y protesta en las que se plantean conflictos de derechos, y
frecuentemente dan cuenta de frustrados diálogos y gestiones previas. En
ellas se ponen en juego diferentes derechos cuya articulación democrática
es una obligación fundamental del Estado.
Resulta evidente la necesidad de fortalecer instrumentos
de protección de derechos, regulando de manera consistente el desempeño
de las instituciones de seguridad en el contexto de manifestaciones
públicas e institucionalizando respuestas estatales no violentas. Para ello
resulta imperioso otorgar a esa regulación un rango normativo mayor, tal
como el que se pone a consideración en el presente proyecto.
A tal fin, se ha tomado como base la propuesta de actaacuerdo en la que se establecen las bases de actuación de las fuerzas de
seguridad ante manifestaciones públicas presentada por la ministra de
Seguridad de la Nación, Nilda Garré, en reunión del Consejo de Seguridad
Interior, un organismo integrado por todos los ministros provinciales del
área, además de los responsables de las fuerzas de seguridad federales y
de las policías provinciales.
El acuerdo expuesto por la titular nacional de la cartera
de Seguridad ante sus pares provinciales se denomina “Criterios Mínimos
sobre la Actuación de los Cuerpos Policiales y las Fuerzas de Seguridad en
Manifestaciones Públicas” y tiene por objeto unificar en todo el país el
accionar de las fuerzas de seguridad, priorizando la voluntad de no
reprimir la protesta social, garantizar la libertad de expresión y atender a
las causas de los conflictos por vías políticas y no violentas de
entendimiento.
El documento se basa en considerandos en los que se
plantea como prioridad la vigencia de los derechos humanos, la
preservación de la vida, los Códigos de Conducta aprobados por las
Naciones Unidas e incluso el Acuerdo para la Seguridad Democrática,
suscripto por referentes de casi todas las fuerzas políticas argentinas.
Sobre esas bases, se formuló la propuesta del protocolo,
ya que el Consejo de Seguridad Interior tiene entre sus funciones proponer
doctrinas y planes para las acciones y operaciones policiales para poder
unificar criterios de actuación en materia de seguridad interior.
Entre la amplia serie de derechos en juego en este tipo de
reuniones que se realizan en el espacio público, se destacan aquellos
fundamentales y constitucionales como el derecho a la vida y a la
integridad física, la libertad de expresión, el derecho de reunión y uso del
espacio público.
Nuestra Constitución Provincial garantiza expresamente
el derecho a la libertad de expresión (art. 6) y el derecho de reunión (art.
7), y faculta al Poder Legislativo a “Dictar todas las leyes y reglamentos
necesarios para poner en ejercicio los poderes y autoridades que establece
esta Constitución, así como las conducentes al mejor desempeño de las
anteriores atribuciones; y para todo asunto de interés público y general de
la Provincia, que por su naturaleza y objeto no corresponda privativamente a
los poderes nacionales” (art. 118 inc. 29).
La
obligación
de
las
instituciones
del
Estado
es
garantizar el libre y pleno ejercicio de los derechos y no sólo “respetarlos” o
“tolerarlos”. En este sentido, deben organizarse las estructuras a través de
las cuales se manifiesta el poder público a fin de asegurar el ejercicio de
los derechos y de evitar cualquier acto de violencia institucional como
tantos que se han producido desde la vuelta a la democracia contra los
ciudadanos a quienes deben proteger, atropellando principios básicos en
un contexto democrático en el marco de respeto a los derechos humanos.
POR ELLO:
EL HONORABLE SENADO Y LA HONORABLE CAMARA DE DIPUTADOS
DE LA PROVINCIA DE CORRIENTES
SANCIONAN CON FUERZA DE
LEY:
Artículo 1º: ESTABLECESE en el territorio de la Provincia de Corrientes el
“Protocolo de Actuación Policial en Manifestaciones Públicas”, el que como
ANEXO I forma parte integrante de la presente Ley.
Artículo 2º: CREASE el Observatorio de Políticas y Operativos de
Seguridad en Contexto de Manifestaciones Públicas, que estará integrado
por un (1) representante del Ministerio de Gobierno, un (1) representante
de la Subsecretaría de Derechos Humanos, un (1) representante de la
Defensoría del Pueblo, un (1) representante de la Cámara de Senadores,
un (1) representante de la Cámara de Diputados, un (1) representante de
la Universidad Nacional del Noreste, y un (1) representante de las
organizaciones de la sociedad civil defensoras de los derechos humanos
con personería jurídica. Su objetivo principal será hacer efectivo un
seguimiento permanente de las prácticas de seguridad y la implementación
de estándares en relación con la intervención estatal en el contexto de
manifestaciones públicas.
Artículo 3º: Los miembros del Observatorio de Políticas y Operativos de
Seguridad en Contexto de Manifestaciones Públicas tendrán la facultad de
realizar observaciones presenciales de operativos, para lo cual deberán
contar con una identificación reconocida por el Estado y libre circulación,
incluso en espacios de acceso restringido. Se garantizará a tales miembros
el más amplio acceso a la información.
Artículo 4º: El Observatorio de Políticas y Operativos de Seguridad en
Contexto de Manifestaciones Públicas tendrá la facultad de elaborar y
presentar informes periódicos a las autoridades pertinentes del Poder
Ejecutivo y a las Cámaras Legislativas, proponiendo la actualización y
modificación de las normas que rigen la materia.
Artículo 5º: Las normas establecidas en la presente ley son de aplicación
inmediata a partir de su entrada en vigencia, sin perjuicio de la posterior
reglamentación que dicte el Poder Ejecutivo.
Artículo 6º: De forma.
ANEXO I
PROTOCOLO DE ACTUACIÓN POLICIAL EN MANIFESTACIONES
PÚBLICAS
Artículo 1º: El presente Protocolo establece las normas por las que deberá
regirse la actuación policial ante manifestaciones públicas, con el objetivo
de garantizar la libertad de expresión y de reunión, el respeto y protección
de los participantes, así como reducir las afectaciones que puedan causar
las manifestaciones en derechos de otras personas y bienes públicos.
Artículo 2º: A los efectos del presente Protocolo, se entiende por
manifestación pública la concurrencia concertada y temporal de varios
individuos con una finalidad determinada, que podrá ser de carácter
político, gremial, social, religioso, cultural o de cualquier otra especie, ya
sea que se desplacen a través de una o varias arterias urbanas o rutas o
caminos provinciales, o que se congreguen y/o permanezcan determinado
tiempo en un espacio público.
Artículo 3º: Los principios rectores de la actuación de los cuerpos de
policía y de los funcionarios y funcionarias policiales en los procedimientos
ante manifestaciones públicas son:
a) La protección, en forma privilegiada, del derecho a la vida y a la
integridad física, la libertad de expresión, el derecho de reunión y
uso del espacio público.
b) La atención preferencial de personas que requieran una protección
especial de sus derechos, tales como niñas, niños, adolescentes,
mujeres
embarazadas,
adultas
y
adultos
mayores,
pueblos
originarios y personas con capacidades diferentes.
c) La utilización de medios alternativos de solución de conflictos,
especialmente la conciliación y mediación.
d) El respeto irrestricto a los principios de legalidad, necesidad,
proporcionalidad y progresividad, agotándose todos los recursos
para garantizar la resolución de los conflictos por vías políticas y no
violentas de entendimiento.
Artículo 4º: Cuando las manifestaciones sean programadas o con amplia
concurrencia o cuando se prevean riesgos potenciales, el Poder Ejecutivo
deberá designar un funcionario político responsable de coordinar todas las
acciones y hacer cumplir las normas.
Artículo 5º: La autoridad policial deberá informar con la debida
anticipación a la Defensoría del Pueblo, del desarrollo de manifestaciones
públicas de que tuviere conocimiento. En ningún caso se obstaculizarán
las funciones de la Defensoría del Pueblo, facilitando en todo caso la
información que les fuere requerida.
Artículo 6º: Los efectivos de seguridad deben garantizar la actividad
periodística y el acceso a la información. Los periodistas no podrán ser
molestados,
detenidos
ni
trasladados.
El
personal
actuante
debe
abstenerse de realizar acciones que impidan el registro de imágenes o la
obtención de testimonios, y es su deber resguardar y proteger los
elementos o herramientas de los trabajadores de prensa o reporteros
gráficos.
Artículo 7º: A los fines de la organización espacial del operativo, se
deberá:
a) evitar
el
contacto
físico
entre
los
funcionarios
policiales
y
manifestantes;
b) permitir que ambos tengan margen de movilidad y acceso a vías de
desconcentración;
c) contemplar la existencia de barreras físicas entre los funcionarios
policiales y los manifestantes cuando se prevé que el operativo se
extenderá en el tiempo;
d) prever un dispositivo adecuado de control del tránsito y claras
indicaciones
de
acceso
a
vías
alternativas,
solicitándose
la
colaboración de inspectores municipales cuando la manifestación se
desarrolle en zonas urbanas.
Artículo 8º: Entre el personal afectado al operativo deberá haber un
facilitador con formación en gestión del conflicto. Éste estará a cargo de la
negociación
con
los
manifestantes,
facilitando
la
comunicación
y
viabilizando la protesta con el menor riesgo posible para los manifestantes,
los cuerpos policiales y terceras personas. Este rol no podrá ser asumido
por el jefe del operativo. El negociador deberá comunicar de inmediato al
funcionario político responsable, la realización de la protesta y el
requerimiento de los manifestantes. Si la manifestación tiene como
objetivo elevar un reclamo hacia un área específica de gobierno, el
funcionario político responsable debe comunicar la demanda de fondo a la
autoridad competente y solicitarle su intervención a la brevedad.
Artículo 9º: La responsabilidad operativa y la de control recaerá en
funcionarios policiales diferentes. Antes de la manifestación deberá
establecerse con claridad los canales de comunicación entre ambos
funcionarios policiales, y entre éstos y el responsable político. Tales
comunicaciones deberán ser registradas.
Artículo10º: Las unidades destinadas a intervenir en el contexto de
manifestaciones públicas deben estar instruidas y capacitadas para el
correcto desempeño de sus funciones específicas. A tal fin, todo el personal
que intervenga en los operativos deberá estar capacitado en derechos
humanos, técnicas de disuasión, resolución pacífica de conflictos, uso de
equipos, implementos, armas y accesorios autorizados, uso progresivo de
la fuerza y atención de emergencias médicas. La actualización o
reentrenamiento en estas áreas serán obligatorios, como mínimo, una vez
al año.
Artículo11º: No podrán ser designados para participar en los operativos
aquellos miembros de la institución policial que
hayan cometido
violaciones a los derechos humanos. Todo aquel efectivo cuya actuación en
este tipo de hechos estuviere siendo investigada administrativa o
judicialmente deberá ser excluido de participar en estos operativos hasta
tanto se resuelva su situación.
Artículo12º: Todo el personal interviniente deberá utilizar el uniforme
reglamentario y portar una placa identificatoria visible. Deberán contar
con equipos de protección adecuados. Sin perjuicio de ello, si por la
función que cumple en el operativo se considera conveniente que parte del
personal no porte equipamiento específico, éste deberá ser puesto
inmediatamente a resguardo toda vez que se desencadene algún incidente
con riesgo para su persona.
Artículo13º:
Todo
el
personal
que
intervenga
será
previamente
individualizado y se registrarán el armamento, la munición, los vehículos,
los equipos y los aparatos de telefonía celular.
Artículo14º: Queda expresamente prohibida la portación y empleo de
armas de fuego y municiones de poder letal. La utilización de pistolas
lanza gases está prohibida. Se considerará falta grave la utilización de
armamento o munición no provista por la institución correspondiente.
Artículo15º: El personal afectado al control de manifestaciones públicas
deberá estar debidamente entrenado para el uso correcto de las armas no
letales de forma tal de evitar su empleo inapropiado. Se controlará que los
elementos a utilizar cumplan con estándares de calidad que garanticen su
adecuado estado. El almacenamiento de las postas de goma y otros
materiales antidisturbios debe estar segregado de las armas y municiones
de plomo para evitar cualquier tipo de confusión. La conservación y el
suministro de los materiales estarán a cargo de personal especialmente
entrenado a tal fin.
Artículo16º: Las postas de goma sólo podrán ser utilizadas con fines
defensivos en caso de peligro para la integridad física de algún miembro
del personal interviniente. No se puede utilizar ese material para dispersar
una manifestación.
Artículo17º: Los agresivos químicos y antitumultos se utilizarán sólo con
fines defensivos y como último recurso ante situaciones que impliquen
riesgos para la vida o la integridad física de las personas., y siempre previa
orden del jefe del operativo. En ningún caso se podrá utilizar esta
munición con el único objetivo de dispersar una manifestación.
Artículo18º: Los cuerpos especiales (policía montada, canes, infantería) y
las unidades antidisturbios se mantendrán a distancia prudente de la
manifestación,
absteniéndose
de
toda
actitud
que
pueda
resultar
provocativa a los manifestantes, y sólo intervendrán en caso de que las
condiciones lo exijan.
Artículo19º: Queda prohibida la utilización de móviles que no se
encuentren debidamente identificados. Si hubiera detenidos, éstos sólo
podrán ser trasladados en patrulleros o vehículos específicos. No podrá
procederse a la detención masiva de personas sin causa legal, o con base
en la aplicación arbitraria de la ley.
Artículo 20º: La información sobre el diseño de los dispositivos de
seguridad, los nombres de los funcionarios responsables del operativo y
del personal que participa en ellos es pública. También serán de acceso
públicos las filmaciones, registros fotográficos, informes y normativas
sobre una manifestación pública. Asimismo, se brindará acceso a la
información sobre todo lo referente a las medidas que se adoptarán para
controlar el uso de la fuerza por parte del personal de seguridad.
Descargar

PROYECTO DE LEY AUTOR TEMA