I
Sistema humano de enzima de digestión de
carbohidratos
El por que quienes sufren de desnutrición y aquellos de dos años
de edad y menores se beneficiarán de la pre-digestión de sus
polisacáridos dietéticos.
El azúcar es el principal componente de los polisacáridos. El azúcar es
la principal fuente del cuerpo para obtener energía. La glucosa es el
azúcar de base utilizado por el cuerpo para la producción de energía.
Los demás azúcares, principalmente fructosa (a partir de la sacarosa
en las frutas) y galactosa (a partir de la lactosa en productos lácteos),
son convertidos por el organismo a glucosa antes de que se genere
energía.
La energía se almacena en el azúcar de las plantas a través de un
proceso llamado fotosíntesis. Este proceso toma dióxido de carbono y
agua del medio ambiente, añade la energía de la luz del sol y las
formas de azúcar (6-CO2 + 6-H20 + energía = C6-H12-06 + 6 -O2).
fotos de la glucosa [9]
Los animales obtienen hidratos de carbono por consumo de alimentos
que los contienen. El animal los digiere (y los descompone en azúcares
de base), y los absorbe. A continuación, las células y los tejidos, o
convierten las moléculas de azúcar en el polisacárido llamado
glucógeno de almacenamiento o metabolizan las moléculas de azúcar
en H20, CO2, y energía, el proceso inverso de la fotosíntesis.
Todos los polisacáridos están constituidos por cadenas de moléculas
de azúcar unidas entre sí. Hay dos tipos principales de almacenamiento
de los polisacáridos: hidratos de carbono en las plantas y del glucógeno
en animales. Estas son las cadenas de glucosa. Los hidratos de carbono
consisten de cadenas rectas de amilosa y la amilopectina, formada por
cadenas ramificadas. El glucógeno, que es principalmente almacenado
en los músculos y el hígado, es más ramificado que la amilopectina.
Estas se mantienen unidas por enlaces alfa, de 1-4 enlaces en las
cadenas rectas y de 1-6 uniones en las ramificaciones. Estas uniones
pueden ser descompuestas por las enzimas humanas llamada amilasa
(la lactasa es una enzima que descompone la lactosa que contiene un
enlace beta) y enzima desramificante.
La celulosa es un polisacárido no carbohidrato que tiene cadenas de
glucosa rectas unidas por enlaces beta que no pueden ser digeridos
por los seres humanos. Los rumiantes como las vacas y los insectos
como las termitas digieren la celulosa al albergar bacterias en sus
sistemas digestivos que producen enzimas que son capaces de digerir
la celulosa. La celulosa actúa como una fibra para el consumo humano.
Las enzimas principales que intervienen en hidratos de carbono, el
glucógeno y la digestión de disacáridos son alfa amilasa, beta amilasa,
enzima desramificante, maltasa y lactasa. La beta amilasa se encuentra
en las semillas. La alfa amilasa es producida por las semillas de la
germinación de las plantas. En los animales, la alfa amilasa y enzimas
digestivas desramificantes son producidas por las glándulas salivales y
el páncreas.
La alfa amilasa ataca al final de las cadenas de hidratos de carbono,
descomponiendo los hidratos de carbono a 1-4 uniones con respecto al
disacárido maltosa. La amilasa se puede entonces dividir de esta
manera. La alfa amilasa creará maltosa hasta una rama. No se puede
romper la rama de 1-6 uniones, dejando residuos polisacáridos y
oligosacáridos o dextrina límite (compuestos hechos de hasta diez
monosacáridos). La alfa amilasa puede pasar de largo los enlaces 1-6 y
continuar cortando los enlaces 1-4 que la amilasa beta planta no puede
hacer. La enzima desramificante rompe el enlace 1-6 lo que permite a la
amilasa beta continuar con sus actividades digestivas.
La Maltasa (y lactasa) es una enzima fabricada en las células borde en
forma de cepillo del duodeno y el yeyuno. Esta enzima completa el
proceso digestivo por descomposición de maltosa no digerida por alfa
amilasa en dos moléculas de glucosa y sacarosa en una de glucosa y
una molécula de fructosa (la lactosa, que no se descompone por la
maltasa, también está dividida en glucosa y galactosa por lactasa).
Estas moléculas de azúcar se absorben en el torrente sanguíneo.
La amilasa salival y la enzima desramificante comienzan la digestión de
los carbohidratos ingeridos. Este proceso es limitado. En primer lugar,
no hay maltasa. En segundo lugar, una vez que la comida se traga y
llega al estómago, las enzimas, que son proteínas, se desnaturalizan
por el contenido ácido del estómago y son parcialmente digeridos por la
pepsina. Esto ocurre incluso en los recién nacidos y lactantes. La
finalización de la digestión de carbohidratos y el glucógeno se produce
en el intestino delgado por la alfa amilasa y amilasa desramificante
producida por el páncreas y maltasa producida por las células del borde
en forma de cepillo del duodeno y el yeyuno.
Hay una deficiencia importante de la producción de amilasa en los
recién nacidos, lactantes y niños pequeños. Amilasa, en pequeñas
cantidades, se encuentra en la saliva de los recién nacidos. [1] los
niveles de amilasa sérica neonatal son muy bajos. [3] El líquido
duodenal de los recién nacidos no contiene amilasa. [2] niveles séricos
de amilasa pancreática son muy bajos en los lactantes menores de 6
meses de edad. Estos niveles se incrementan con la edad. Niveles
séricos de amilasa salival alcanzan los niveles normales del adulto a la
edad de 5 años de edad. La amilasa pancreática aparece en el suero en
una edad más tardía. Por debajo de 3 meses no hay amilasas
pancreáticas en el suero. Estos niveles aumentan lentamente con el
tiempo llegando a niveles de adultos normales entre las edades de 10 y
15 años de edad. [4] Hay algo de amilasa en el líquido duodenal en
aproximadamente 2 años [2].
La actividad maltasa alcanza el margen inferior de la actividad normal
de adulto entre las 28 y 32 semanas de gestación. Por lo tanto,
prematuros sanos y recién nacidos de término deben tener actividad
maltasa adecuada [10].
La producción de amilasa se ha demostrado que se reducde durante la
desnutrición marginal y grave en los niños. [7] La disminución de la
producción de enzimas pancreáticas con frecuencia ha sido registrada
en la desnutrición proteico-energética, porque el páncreas requiere una
nutrición óptima para la síntesis de enzimas. El tamaño de la cabeza
del páncreas, por ultrasonido, es significativamente menor en la
desnutrición, al mismo tiempo que los niveles de amilasa son también
menores. Con la rehabilitación nutricional, el tamaño de la cabeza del
páncreas y los niveles de amilasa de forma concomitante regresan a la
normalidad. [8] la actividad de maltasa está presente, pero reducida
secundaria a atrofia de las vellosidades [12].
Los documentos de discusión anteriores donde la pre-digestión de los
alimentos a base de almidón mediante el uso de alfa amilasa en malta
de cebada será de ayuda en la mejora del estado nutricional del que
sufren los menores de dos años y los desnutridos mediante la
producción de maltosa.
La presencia de maltasa en neonatos y lactantes resulta en la
producción de glucosa y la absorción por el tracto gastrointestinal. Esta
actividad es reducida, pero presente durante los episodios de
desnutrición. Además, la maltasa está presente en la malta de cebada,
que compensa los cambios del intestino delgado que se traducen en
disminución de la producción de maltasa por el número reducido de
células de borde en forma de cepillo.
La dextrina limitada no es pre-digerida debido a que la enzima
desramificante no está presente en la malta de cebada. La enzima
desramificante es rápidamente desnaturalizada a 65 grados
centígrados, y secado al horno alcanza los 70 grados centígrados. Así,
mientras que la glucosa al final es puesta a disposición, antes de
completar la digestión de los carbohidratos en maltosa, no se produce
la utilización de harina de malta de cebada [11].
BIBLIOGRAFÍA
1 – La contribución de la amilasa salival a la hidrólisis de polímeros de
glucosa en los niños prematuros - Murray RD, Kezner B., Sloan HR,
McClung HJ, Gilbert M., Ailabouni A – Pediatric Resident, febrero 1986
vol. 20 No 2, pp. 186-91 20 n º 2, pp. 186-91
2 – Development of Functional Response in Humane Exocrine
Pancreas – Emanual Lebenthal MD, and PC Lee PhD – Pediatrics
October 1980 Vol. 2 - Desarrollo de la respuesta funcional en la
Integridad exocrina de páncreas - Emanual Lebenthal MD, PhD y PC
Lee - Pediatrics Octubre 1980 vol. 66 No. 4 , pp. 556 – 560
3 –Los niveles séricos de tripsina inmunorreactiva durante el desarrollo:
comparación con los niveles de lipasa y amilasa - C. Colombo,
Maiavacca R., M. Ronchi, Bottani P., Stripparo L., C. Corbetta, y Sereni
LP - Pediatric Gastroenterological Nutrition agosto 1989 vol. 9 No 2, pp.
9 n º 2, pp. 194-9 194-9
4 – Fuentes de suero de isoamilasas y su rango normal de variación
con la edad - Skude G. – Scandinavian Journal of Gastroenterology
1975 vol. 10 No 6, pp. 10 n º 6, pp. 577-84
5 – Maltasa - Accesado en a http://medicaldictionary.thefreedictionary.com/maltase el 11/9/08
6 – ¿Por qué retrasar los Sólidos? – Accesado en
http://www.kellymom.com/nutrition/solids/delay-solids.html el 11/10/08
7 – La amilasa pancreática y salivar en niños colombianos desnutridos Watson RR, Tye JG, McMurray, y Reyes, MA - American Journal of
Nutrition abril 1977 vol. 30 No. 4, pp. 30 No. 4, pp. 599-604
8 – Desnutricion de energia proteica pancreática tamaño I: un predictor
de la recuperación nutricional - El-Hodhod MA, Nassar MF, Hetta OA y
SM Garcia - European Journal of Nutrition abril 2005 vol. 59 No. 4, pp.
59 No. 4, pp. 467-73
9 – La glucosa, ¿Qué es la glucosa Acerca de su ciencia, la química y
la estructura – Accesado en www.3dchem.com/molecules.asp?ID=423
el 11/10/08
10 – Asesor de la alergia, un estudio de caso – Accesado en
http://allergyadvisor.com/Educational/June07.htm el 11/10/08
11 – La Teoría de la trituración – Accesado en www.homebrewtalk.com
/ wiki / index.php / Enzimas el 11/10/08
12 – Contribución de la atrofia de las vellosidades intestinales de
maltasa reducida en niños con desnutrición - Nichols BL, Nichols VN,
Putman M., Avery SE, Fraley JK, Quaroni A., Shiner M., Sterchi EE, y
Carrazco FR - Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition 2000
Vol. 30 No. 5, pp 494-502
Descargar

carbohidratos de la dieta

Procesos que intervienen en la digestión. Prensión (labios, dientes) ALIMENTO

Procesos que intervienen en la digestión. Prensión (labios, dientes) ALIMENTO

SaludBolo alimenticioAlimentaciónMedicinaBiología

Proceso de digestión

Proceso de digestión

Jugos intestinalesSeres unicelulares y pluricelularesAparato digestivo humano

Identificación de un microorganismo

Identificación de un microorganismo

Fermentación de glucosaMicrobiologíaGérmenesEstructura microbiológicaPruebas bioquímicasParásitosBacilosFrotis

TEMA XI: LA NUTRICIÓN.

TEMA XI: LA NUTRICIÓN.

ExpulsiónDigestiónGrasasAbsorciónEnzimasAutótrofasProteínasGlúcidosHeterótrofas

2º PARCIAL DE BIOQUÍMICA: regulación de este proceso.

2º PARCIAL DE BIOQUÍMICA: regulación de este proceso.

QuilomicronesAlteraciones metabólicasGlucólisis

Función digestiva

Función digestiva

Digestión mecánica y químicaJugos digestivosBilisSaliva

Sistema Digestivo que lo constituyen.

Sistema Digestivo que lo constituyen.

Glándulas salivalesAparato digestivoEstómagoJugos intestinalesDigestiónNutrición

Hidrólisis enzimática de un polisacárido vegetal

Hidrólisis enzimática de un polisacárido vegetal

Material laboratorioEnzimasPolisacáridosAzúcar reductorBioquímicaAlmidón

Análisis de los hidratos de Carbono. Desarrollo;

Análisis de los hidratos de Carbono. Desarrollo;

CarbohidratosEnlacesGlucosaDisacáridoQuímicaPolisacáridoHidrólisisAlmidón