Corán - Musulmanes
El Corán niega el hecho histórico de la resurrección de Cristo Jesús en el Sura 4:157, 158 cita literal: “Y por haber
dicho: «Hemos dado muerte al Ungido, Jesús, hijo de María, el enviado de Alá», siendo así que no le mataron ni
le crucificaron, sino que les pareció así. Los que discrepan acerca de él, dudan. No tienen conocimiento de él, no
siguen más que conjeturas. Pero, ciertamente no le mataron; sino que Alá lo elevó a Sí. Alá es poderoso, sabio.”
Otro grave error histórico en el Corán que genera un violento enfrentamiento con los judíos es que el Corán
asegura que Ismael es el heredero de Abraham, y no Isaac. Los musulmanes se consideran a sí mismos como los
descendientes de Ismael y Agar (la esclava). Agar es vista como la verdadera esposa de Abraham, e Ismael (o
Ismail) como su hijo favorito. Según la tradición musulmana es Ismael y no Isaac al que se le ofreció para el
sacrificio de Abraham. Los árabes descienden según su tradición de Ismael, por eso los musulmanes tratan de
reclamar Palestina que es la promesa del Pacto. Los musulmanes por esta razón rechazan y combaten el regreso
de Israel a Palestina. Dios que es el dueño de todo le plació dar esas tierras a Israel por heredad perpetua, está
señalado con meridiana claridad en Su Palabra. Los musulmanes se han convertido en enemigos de todo país
que apoye a Israel. El Corán data del año 600d.C, pero el relato de la Palabra en Génesis es 2400 años más
antigua (aprox. 1800 a.C.); es evidente que los musulmanes han sido engañados, están equivocados y
confundidos.
A continuación los pasajes del Corán en que se apoyan los musulmanes y lo que enseña la Palabra de Dios:
Corán: Sura 19:54-55 “Y recuerda a Ismael en la Escritura; fue cumplidor de Su promesa y fue un apóstol, un
profeta. Prescribía a su ente la oración y las ofrendas, y era uno en que el Señor se agradaba.”
Sura 2:125 “Y cuando hicimos de la Casa lugar de reunión y de refugio para los hombres. Y: «¡Haced del lugar de
Abraham un oratorio!» Y concertamos una alianza con Abraham e Ismael: que purificaran Mi Casa para los que
dieran las vueltas, para los que acudieran a hacer un retiro, a inclinarse y a postrarse.”
Génesis 17:8,9 “Y estableceré mi pacto entre mí y ti, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por
pacto perpetuo, para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti. Y te daré a ti, y a tu descendencia
después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos.”
Génesis 17:18,19 “Y dijo Abraham a Dios: Ojalá Ismael viva delante de ti. Respondió Dios: Ciertamente Sara tu
mujer te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Isaac; y confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para
sus descendientes después de él.”
Un tercer gran problema es que su libro sagrado, el Corán, los alienta a la violencia. La mayoría de musulmanes
son muy religiosos y pueden ser fácilmente influenciados por fundamentalistas. Algunos podrán tener la
impresión de que la Biblia también alienta a la violencia, pero no es así. Desde Cristo la iglesia está bajo un
Nuevo Pacto en Cristo Jesús. El Antiguo Testamento es una sombra, figura de lo por venir (Colosenses 2:17). Las
guerras que figuran en esta son ahora figura de la lucha espiritual (“Porque no tenemos lucha contra sangre y
carne, sino contra principados, contra potestades…” Efesios 6:12); el antiguo templo es figura del nuevo… la
iglesia, Cristo en el creyente que pasa a ser templo del Dios viviente y así sucesivamente.
La ley del amor está claramente enseñada en el Nuevo Testamento para su iglesia; el “nuevo mandamiento”:
“Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros” Juan 13:34
“En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner
nuestras vidas por los hermanos.” 1Juan 3:16 27
“Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; bendecid a
los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y
al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no
pidas que te lo devuelva.” Lucas 6:27-30
Por supuesto, no siempre se obedece lo que está escrito pero los cristianos tenemos la enseñanza claramente
escrita en la Palabra.
A continuación se ha recopilado algunos de los pasajes del Corán que alientan a la violencia:
Sura 2:191 Matadles donde deis con ellos, y expulsadles de donde os hayan expulsado. Tentar es más grave
que matar. No combatáis contra ellos junto a la Mezquita Sagrada, a no ser que os ataquen allí. Así que, si
combaten contra vosotros, matadles: ésa es la retribución de los infieles.
2:216 Se os ha prescrito que combatáis, aunque os disguste. Puede que os disguste algo que os conviene y
améis algo que no os conviene. Alá sabe, mientras que vosotros no sabéis.
2:217 Te preguntan si está permitido combatir en el mes sagrado. Di: «Combatir en ese mes es pecado grave.
Pero apartar del camino de Alá -y negarle- y de la Mezquita Sagrada y expulsar de ella a la gente es aún más
grave para Alá, así como tentar es más grave que matar». Si pudieran, no cesarían de combatir contra vosotros
hasta conseguir apartaros de vuestra fe. Las obras de aquéllos de vosotros que apostaten de su fe y mueran
como infieles serán vanas en la vida de acá y en la otra. Ésos morarán en el Fuego eternamente.
3:151 Infundiremos el terror en los corazones de los que no crean, por haber asociado a Alá algo a lo que Él no
ha conferido autoridad. Su morada será el Fuego. ¡Qué mala es la mansión de los impíos!
3:195 Su Señor escuchó su plegaria: «No dejaré que se pierda obra de ninguno de vosotros, lo mismo si es varón
que si es hembra, que habéis salido los unos de los otros. He de borrar las malas obras de quienes emigraron y
fueron expulsados de sus hogares, de quienes padecieron por causa Mía, de quienes combatieron y fueron
muertos, y he de introducirles en jardines por cuyos bajos fluyen arroyos: recompensa de Alá». Alá tiene junto a
Sí la bella recompensa.
4:15 Llamad a cuatro testigos de vosotros contra aquéllas de vuestras mujeres que cometan deshonestidad. Si
atestiguan, recluidlas en casa hasta que mueran o hasta que Alá les procure una salida.
4:34 Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres en virtud de la preferencia que Alá ha dado a unos más
que a otros y de los bienes que gastan. Las mujeres virtuosas son devotas y cuidan, en ausencia de sus maridos,
de lo que Alá manda que cuiden. ¡Amonestad a aquéllas de quienes temáis que se rebelen, dejadlas solas en el
lecho, pegadles! Si os obedecen, no os metáis más con ellas. Alá es excelso, grande.
4:74 ¡Que quienes cambian la vida de acá por la otra combatan por Alá! A quien. combatiendo por Alá, sea
muerto o salga victorioso, le daremos una magnífica recompensa.
4:76 Quienes creen, combaten por Alá. Quienes no creen, combaten por los taguts. Combatid, pues, contra los
amigos del Demonio. ¡Las artimañas del Demonio son débiles!
4:89 Querrían que, como ellos, no creyerais, para ser iguales que ellos. No hagáis, pues, amigos entre ellos hasta
que hayan emigrado por Alá. Si cambian de propósito, apoderaos de ellos y matadles donde les encontréis. No
aceptéis su amistad ni auxilio,
4:91 Hallaréis a otros que desean vivir en paz con vosotros y con su propia gente. Siempre que se les invita a la
apostasía, caen en ella. Si no se mantienen aparte, si no os ofrecen someterse, si no deponen las armas,
apoderaos de ellos y matadles donde deis con ellos. Os hemos dado pleno poder sobre ellos.
5:33 Retribución de quienes hacen la guerra a Alá y a Su Enviado y se dan a corromper en la tierra: serán
muertos sin piedad, o crucificados, o amputados de manos y pies opuestos, o desterrados del país. Sufrirán
ignominia en la vida de acá y terrible castigo en la otra.
5:38 Al ladrón y a la ladrona, cortadles las manos como retribución de lo que han cometido, como castigo
ejemplar de Alá. Alá es poderoso, sabio.
5:45 Les hemos prescrito en ella: «Vida por vida, ojo por ojo, nariz por nariz, oreja por oreja, diente por diente y
la ley del talión por las heridas». Y si uno renuncia a ello, le servirá de expiación. Quienes no decidan según lo
que Alá ha revelado, ésos son los impíos.
6:6 ¿Es que no ven a cuántas generaciones precedentes hemos hecho perecer? Les habíamos dado poderío en
la tierra como no os hemos dado a vosotros. Les enviamos del cielo una lluvia abundante. Hicimos que fluyeran
arroyos a sus pies. Con todo, les destruimos por sus pecados y suscitamos otras generaciones después de ellos.
7:4 ¡Cuántas ciudades hemos destruido! Les alcanzó Nuestro rigor de noche o durante la siesta.
8:12 Cuando vuestro Señor inspiró a los ángeles: «Yo estoy con vosotros. ¡Confirmad, pues, a los que creen!
Infundiré el terror en los corazones de quienes no crean. ¡Cortadles del cuello, pegadles en todos los dedos!»
8:17 No erais vosotros quienes les mataban, era Alá Quien les mataba. Cuando tirabas, no eras tú quien tiraba,
era Alá Quien tiraba, para hacer experimentar a los creyentes un favor venido de Él. Alá todo lo oye, todo lo
sabe.
8:60 ¡Preparad contra ellos toda la fuerza, toda la caballería que podáis para amedrentar al enemigo de Alá y
vuestro y a otros fuera de ellos, que no conocéis pero que Alá conoce! Cualquier cosa que gastéis por la causa de
Alá os será devuelta, sin que seáis tratados injustamente.
9:5 Cuando hayan transcurrido los meses sagrados, matad a los asociadores dondequiera que les encontréis.
¡Capturadles! ¡Sitiadles! ¡Tendedles emboscadas por todas partes! Pero si se arrepienten, hacen la azalá y dan el
azaque, entonces ¡dejadles en paz! Alá es indulgente, misericordioso.
9:29 ¡Combatid contra quienes, habiendo recibido la Escritura, no creen en Alá ni en el último Día, ni prohíben
lo que Alá y Su Enviado han prohibido, ni practican la religión verdadera, hasta que, humillados, paguen el
tributo directamente!
9:30 Los judíos dicen: «Uzayr es el hijo de Alá». Y los cristianos dicen: «El Ungido es el hijo de Alá». Eso es lo que
dicen de palabra. Remedan lo que ya antes habían dicho los infieles. ¡Que Alá les maldiga! ¡Cómo pueden ser
tan desviados!
9:39 Si no vais a la guerra, os infligirá un doloroso castigo. Hará que otro pueblo os sustituya, sin que podáis
causarle ningún daño. Alá es omnipotente.
9:41 ¡Id a la guerra, tanto si os es fácil como si os es difícil! ¡Luchad por Alá con vuestra hacienda y vuestras
personas! Es mejor para vosotros. Si supierais...
9:73 ¡Profeta! ¡Combate contra los infieles y los hipócritas, sé duro con ellos! Su refugio será la gehena. ¡Qué
mal fin...!
9:111 Alá ha comprado a los creyentes sus personas y su hacienda, ofreciéndoles, a cambio, el Jardín. Combaten
por Alá: matan o les matan. Es una promesa que Le obliga, verdad, contenida en la Tora, en el Evangelio y en el
Corán. Y ¿quién respeta mejor su alianza que Alá? ¡Regocijaos por el trato que habéis cerrado con É1! ¡Ése es el
éxito grandioso!
9:123 ¡Creyentes! ¡Combatid contra los infieles que tengáis cerca! ¡Que os encuentren duros! ¡Sabed que Alá
está con los que Le temen!
10:13 Antes de vosotros habíamos ya hecho perecer a generaciones que habían sido impías. Sus enviados les
trajeron las pruebas claras, pero no estaban para creer. Así retribuimos al pueblo pecador.
16:88 A los que no creyeron y desviaron a otros del camino de Alá, les infligiremos castigo sobre castigo por
haber corrompido.
17:16 Cuando queremos destruir una ciudad, ordenamos a sus ricos y ellos se entregan en ella a la iniquidad.
Entonces, la sentencia contra ella se cumple y la aniquilamos.
17:18 Si alguien desea la vida fugaz, Nosotros nos apresuraremos a darle en ella lo que queremos -y a quien
queremos. Luego, le destinamos la gehena, donde arderá denigrado, desechado.
17:58 No hay ninguna ciudad que no destruyamos o que no castiguemos severamente antes del día de la
Resurreción. Está anotado en la Escritura.
18:59 Hicimos perecer esas ciudades cuando obraron impíamente, habiendo fijado por anticipado cuándo iban
a perecer.
19:98 ¡A cuántas generaciones antes de ellos hemos hecho perecer! ¿Percibes a alguno de ellos u oyes de ellos
un leve susurro?
21:6 Antes de ellos, ninguna de las ciudades que destruimos creía. Y éstos ¿van a creer?
21:15 Y no cesaron en sus lamentaciones hasta que les segamos sin vida.
22:25 Los infieles que apartan a otros del camino de Alá y de la Mezquita Sagrada, que hemos establecido para
los hombres -tanto si residen en ella como si no-...Y a quien quiera impíamente profanarla, le haremos que guste
un doloroso castigo.
22:45 ¡Qué de ciudades, impías, hemos destruido, que ahora yacen en ruinas...! ¡Qué de pozos abandonados...!
¡Qué de elevados palacios...!
23:76 Les infligimos un castigo, pero no se sometieron a su Señor y no se humillaron.
24:2 Flagelad a la fornicadora y al fornicador con cien azotes cada uno. Por respeto a la ley de Alá, no uséis de
mansedumbre con ellos, si es que créeis en Alá y en el último Día. Y que un grupo de creyentes sea testigo de su
castigo.
25:36 Y dijimos: «¡Id al pueblo que ha desmentido Nuestros signos!» Y los aniquilamos.
26:172 Luego, aniquilamos a los demás.
26:201 Pero no creerán en él hasta que vean el castigo doloroso,
27:51 Y ¡mira cómo terminó su intriga! Les aniquilamos a ellos y a su pueblo, a todos.
28:58 ¡Cuántas ciudades hemos hecho perecer, que se ufanaban de sus medios de subsistencia! Ahí tenéis sus
viviendas, casi del todo deshabitadas después de ellos. Hemos sido Nosotros los Herederos.
28:81 Hicimos que la tierra se tragara a él y su vivienda. No hubo ningún grupo que, fuera de Alá, le auxiliara, ni
pudo defenderse a sí mismo.
31:24 Les dejaremos que gocen por breve tiempo. Luego, les arrastraremos a un duro castigo.
32:22 ¿Hay alguien que sea más impío que quien, habiéndosele recordado los signos de su Señor, se desvía
luego de ellos? Nos vengaremos de los pecadores.
33:26 Hizo bajar de sus fortalezas a los de la gente de la Escritura que habían apoyado a aquéllos. Sembró el
terror en sus corazones. A unos matasteis, a otros les hicisteis cautivos.
33:61 Malditos, serán capturados y muertos sin piedad donde quiera que se dé con ellos,
36:31 ¿No ven cuántas generaciones antes de ellos hemos hecho perecer, que ya no volverán a ellos...?
37:82 Luego, anegamos a los otros.
37:170-177 Pero no creen en ella. ¡Van a ver...! Ha precedido ya Nuestra palabra a Nuestros siervos, los
enviados. Son ellos los que serán, ciertamente, auxiliados, Y es Nuestro ejército el que, ciertamente, vencerá.
¡Apártate, pues, de ellos, por algún tiempo, Y obsérvales! ¡Van a ver...! ¿Quieren, entonces, adelantar Nuestro
castigo? Cuando descargue sobre ellos, mal despertar tendrán los que ya habían sido advertidos.
38:3 ¡A cuántas generaciones, antes de ellos, hemos hecho perecer! Invocaron cuando ya no había tiempo para
salvarse.
40:71 Cuando, argolla al cuello y encadenados, sean arrastrados
40:84-85 Y, cuando vieron Nuestro rigor, dijeron: «¡Creemos en Alá Solo y renegamos de lo que Le
asociábamos!» Pero, entonces, su fe no les sirvió de nada, después de haber visto Nuestro rigor. Tal es la
práctica de Alá, que ya se había aplicado a Sus siervos. Y entonces salieron perdiendo los infieles.
41:27 A los infieles les haremos gustar, sí, un severo castigo y les retribuiremos, sí, con arreglo a sus peores
obras.
43:55 Cuando Nos hubieron irritados, Nos vengamos de ellos anegándolos a todos,
44:15-16 «Vamos a apartar de vosotros el castigo por algún tiempo. Pero reincidiréis». El día que hagamos uso
del máximo rigor, Nos vengaremos.
44:48 ¡Castigadle, luego, derramando en su cabeza agua muy caliente!»
46:27 Hemos destruido las ciudades que había alrededor de vosotros. Les habíamos expuesto los signos. Quizás,
así, se convirtieran.
47:4 Cuando sostengáis, pues, un encuentro con los infieles, descargad los golpes en el cuello hasta someterlos.
Entonces, atadlos fuertemente. Luego, devolvedles la libertad, de gracia o mediante rescate, para que cese la
guerra. Es así como debéis hacer. Si Alá quisiera, se defendería de ellos, pero quiere probaros a unos por medio
de otros. No dejará que se pierdan las obras de los que hayan caído por Alá.
48:20 Alá os ha prometido mucho botín, del que os apoderaréis. Os ha acelerado éste y ha retirado de vosotros
las manos de la gente, a fin de que sea signo para los creyentes y de dirigiros por una vía recta.
48:25 Son ellos los infieles que os apartaron de la Mezquita Sagrada e impidieron que la víctima llegara al lugar
del sacrificio. Y, si no llega a ser por hombres creyentes y por mujeres creyentes, a quienes no podíais reconocer,
y que os exponíais, sin querer, a pisotear, provocando represalias por su parte... Para que Alá introduzca en Su
misericordia a quien Él quiere. Si hubiera sido posible distinguirles, habríamos infligido un doloroso castigo a los
infieles que entre ellos había.
48:29 Mahoma es el Enviado de Alá. Quienes están con él son severos con los infieles y cariñosos entre sí. Se les
ve inclinados o prosternados, buscando favor de Alá y satisfacerle. Se les nota en el rostro que se prosternan. Tal
es su imagen en la Tora. Y en el Evangelio se les compara con la semilla que, habiendo germinado, fortifica su
brote y éste crece y se yergue en el tallo, constituyendo la alegría del sembrador, para terminar irritando a los
infieles por su medio. A quienes de ellos crean y obren bien, Alá les ha prometido perdón y una magnífica
recompensa.
50:36 ¡A cuántas generaciones hemos hecho antes perecer, más temibles que ellos y que recorrieron el país en
busca de escape.
59:2 Él es Quien expulsó de sus viviendas a los de la gente de la Escritura que no creían, cuando la primera
reunión. No creíais que iban a salir y ellos creían que sus fortalezas iban a protegerles contra Alá. Pero Alá les
sorprendió por donde menos lo esperaban. Sembró el terror en sus corazones y demolieron sus casas con sus
propias manos y con la ayuda de los creyentes. Los que tengáis ojos ¡escarmentad!
66:9 ¡Profeta! ¡Combate contra los infieles y los hipócritas! ¡Muéstrate duro con ellos! Tendrán la gehena por
morada. ¡Qué mal fin...!
68:16 ¡Le marcaremos en el hocico!
69:30-33 «¡Cogedle y ponedle una argolla al cuello! ¡Que arda, luego, en el fuego de la gehena! ¡Sujetadle,
luego, a una cadena de setenta codos!» No creía en Alá, el Grandioso,
77:16 ¿No hemos hecho que perecieran los primeros hombres?
111:1-5 ¡Perezcan las manos de Abu Lahab! ¡Perezca él! Ni su hacienda ni sus adquisiciones le servirán de nada.
Arderá en un fuego llameante. Así como su mujer, la acarreadora de leña. A su cuello una cuerda de fibras.
Descargar

El Corán - Los Musulmanes

Talibanes

Talibanes

MusulmanesTerroristasIntegristasCultura musulmanaGuerra Afgano-SoviéticaTerrorismoAfganistánOrígenes

La mujer islámica

La mujer islámica

Ablación genital femeninaInfravaloraciónControl del hombreDiscriminaciónIslamBurkaOpresiónReligión musulmanaLey islámicaVeloCastigosHijab

Islamismo

Islamismo

Religión islámica o musulmanaFiestasLibros SagradosAlá y MahomaReligionesCreencias principales

Cuando el Islam llama a tu puerta; Josep Manyer

Cuando el Islam llama a tu puerta; Josep Manyer

MujerCulturaOraciónSunnaMusulmanesArgumentoRituales religiosos: IbadatLa MecaLeyIslamIslamismoMatrimonioCoránReligiones

Ciencia y Religión: Acercamientos y diferencias

Ciencia y Religión: Acercamientos y diferencias

ClasificaciónCopérnicoDivisiónTeologíaTeorías religiosasDogmasSanto TomásConcepto científico

Trabajo de Religión: EL ISLAM

Trabajo de Religión: EL ISLAM

AláChiítasLimosnaCreenciasLa MecaPeregrinaciónCinco pilaresSunnitasAyunoIslamismoCoránReligionesMahoma

Musulmanes

Musulmanes

AláRamadánHaditLa MecaPeregrinaciónCinco pilares fundamentalesYihadIslamismoCoránSunnaReligionesMahoma

Pilares del Islam

Pilares del Islam

MusulmanesAnimismoAyunoReligión islámicaOraciónCoránEspiritualidad

1. PEQUEÑA INTRODUCCIÓN AL ISLAM

1. PEQUEÑA INTRODUCCIÓN AL ISLAM

AláOrigen árabeCinco pilaresMezquitaPrincipios y ritos islámicosMusulmanes negrosIslamCoránMahoma