Juan Ortiz Villalba, profesor de Enseñanza Secundaria.
La represión franquista en el magisterio.
Miércoles, 30 de noviembre de 2005.
Quiero centrarme en un aspecto general que me parece de gran importancia. Yo
a esta intervención la llamaría Clericalismo, anticlericalismo y enseñanza en torno a la
II República. Trato de acercarme al papel que jugó la enseñanza en aquel marco político
y social conflictivo de la II República, las relaciones Iglesia-República-Enseñanza y al
papel que jugó la religión, el catolicismo, en el franquismo y, más concretamente en la
represión franquista. Habría que ver si la Iglesia fue sólo un instrumento ideológico del
franquismo o fue mucho más, por su peso en la sociedad española, sobre todo en la
enseñanza, y también por su imbricación en los aparatos represivos del franquismo.
España, en el año1931, venía de una honda tradición clerical. Los historiadores
estudiosos de la Restauración saben que la monarquía de la Restauración fue un largo
periodo de recatolización de España, donde las órdenes y los colegios religiosos
crecieron extraordinariamente. Canalejas intentó que no se implantaran más órdenes
religiosas en el país con la conocida Ley del Candado, lo que supuso un conflicto
tremendo. Se olvida algunas veces que la dictadura de Primo de Rivera acentuó el
clericalismo que ya era propia de la monarquía.
Llegamos al año 31, a la transición entre la monarquía y la República. Si leemos
los periódicos o los discursos de los dirigentes republicanos de la época,
comprobaremos que ellos estaban dispuestos a respetar bastante a la Iglesia. No había
un programa anticlerical en la conjunción republicana-socialista. Pero el bueno de
Niceto, en aquel discurso tan famoso que ofreció en Valencia y en el que se declaró
republicano, dijo, entre otras cosas:“la República española tendrá que dar ejemplo de
comprensión, de mirar el alma nacional y en su futuro, hoy y en su tradición de los
siglos, admitir la representación senatorial de la Iglesia. Y vais a decirme algunos,
¿con el obispo de Valencia? Sí, y con el cardenal de Toledo a la cabeza, que es más en
todos los aspectos de jerarquía y reacción.”
Y terminaba Don Niceto: “Una República viable, gubernamental,
conservadora, con el desplazamiento consiguiente hacia ella de las fuerzas
gubernamentales de la aristocracia y de la intelectualidad española. La sirvo, la
gobierno, la propago y la defiendo.” Es decir que Don Niceto, que inmediatamente iba
a ser el presidente del Comité Republicano Revolucionario y luego del gobierno
provisional de la República, propugnaba en la primavera de 1930 una República
bicameral, con Senado y representación en ese Senado de obispos y arzobispos. Era una
República bastante escorada a la derecha, yo diría que un poco clerical. Pero esta no fue
la República que se implantó.
La crisis se produjo el 13 y 14 de octubre cuando se discutía el artículo 26 de la
Constitución. Una buena parte de los diputados republicanos querían llevarse por
delante todas las órdenes religiosas. El propio Azaña, en su juventud, era partidario de
esto, sin embargo en aquel debate lo que hizo fue ponerse en el centro. Entonces lo que
él propuso y lo que él defendió con el famoso discurso en el que dijo aquella famosa
frase, que luego fue tergiversada y malinterpretada, “España ha dejado de ser católica”.
La expresión obedecía simplemente a una reflexión intelectual: España ha dejado de ser
católica simplemente porque la cultura, la economía y la forma de pensar ya no es la de
los siglos XVI y XVII, absolutamente católica.
Lo que propuso Azaña fue suprimir el derecho que tenían las órdenes religiosas
de ejercer el comercio, la industria y la enseñanza. Cuando Azaña propone esto y,
además, la disolución de la Compañía de Jesús fue una concesión a la izquierda
anticlerical y radical para salvar el resto de las congregaciones.
Sabido es que no fue la República liberal y conservadora de Niceto la que se
impuso sino la República radical de Azaña, y sabido es que la Compañía de Jesús fue
disuelta. En Sevilla, el colegio de la Compañía de Jesús fue convertido en modélico
Instituto Escuela. Cuando llega el año 36 se cerró, como todos los institutos que se
crearon por la República, y el material existente fue entregado a las escuelas religiosas.
Pero es mucho más significativo lo que sucedió en parte del Instituto-Escuela que
funcionaba en la residencia de los jesuitas de la calle Jesús del Gran Poder. A esa
residencia volvieron inmediatamente los padres jesuitas y con ellos el Delegado
Regional de Orden Público de la Segunda División Orgánica, capitán Manuel Díaz
Criado, el máximo representante de la represión en Sevilla. Y allí, los padres, los
policías, el teniente de la Guardia Civil y el capitán compartieron el infierno que fue
aquella Delegación de Orden Pública durante la Guerra Civil. Allí es donde se torturaba,
en la famosa clase de anatomía, con un esqueleto, con un cencerro y un piano para
ahogar los gritos de los torturados. De allí salían muchas noches los grupos que eran
enviados a ser fusilados en las tapias de los cementerios. Quiero señalar esto porque es
un ejemplo del papel importantísimo que jugó la religión, la catolicidad y el catolicismo
en la represión franquista. Si en el lado republicano se desata un anticlericalismo furioso
y satánico, en el lado nacional es un clericalismo extremado, terrible, tremendo.
En Sevilla fueron fusilados muchos maestros y profesores, entre ellos Don
Laureano Talavera, profesor de la Escuela Normal de Maestros, el maestro Manuel
Sánchez Suárez, el profesor León Trejo, su hermano Joaquín, familias enteras de
maestros, pero no debemos caer en la casuística.
Lo que yo quiero subrayar es que las fuerzas sublevadas no eran la derecha
conservadora, era la extrema derecha fascista, carlista, corporativista y muy
reaccionaria. Miren lo que decía el diario carlista sevillano La Unión en esos primeros
meses de la Guerra Civil: “¡A la barriga!, dijo un día el inmundo Azaña y su vil
compinche Cazares Quiroga. ¡A las cabezas!, decimos nosotros. Bien está que se fusile
a los perros rabiosos, pero la horca nos parece poco para los que los enrabiaron. Es la
hora de la justicia nacional. No es justo que se degüelle al rebaño y se salven los
pastores. Ni un minuto más pueden seguir impunes los matones, los políticos, los
periodistas, los maestros, los catedráticos, los publicistas, la escuela, la cátedra, la
prensa, la revista, el libro y la tribuna, que fueron la premisa y la causa de las
conclusiones y afectos que lamentamos.”
Se estaba incitando al holocausto de masones, políticos, periodistas, maestros,
catedráticos... Esos fueron los protagonistas. Esa represión del franquismo contra los
maestros, que se enmarca dentro de la represión que sufrió toda la sociedad española, a
lo que más se parece es a algo muy español, y muy arraigado en nuestra mentalidad, en
nuestras costumbres y en nuestra historia, a la Inquisición. No olvidemos que el
franquismo todo lo que hizo lo hizo en nombre de Dios o, si lo prefieren, tomando el
nombre de Dios en vano.
Descargar

Juan Ortiz Villalba, profesor de Enseñanza Secundaria - CCOO-A

Breve cronología de la Segunda República

Breve cronología de la Segunda República

CronologíaHistoria de EspañaCastilblancoAlcalá ZamoraProclamación

Violencia política: República y Guerra Civil; Manuel Ortiz Heras

Violencia política: República y Guerra Civil; Manuel Ortiz Heras

Historia de EspañaViolencia socialSegunda república

Bases ideológicas del Franquismo

Bases ideológicas del Franquismo

Ideología franquistaFalange españolaHistoria de España contemporánea siglo XXRégimen General Franco

Configuración de un sistema político Autoritario Español

Configuración de un sistema político Autoritario Español

Efectos de la GuerraEstancamiento de la Economía EspañolaMiseriaCrecimiento desequilibradoOposiciónFin régimen franquistaAutarquíaTransición a la DemocraciaPostguerraCulturaApoyos del Franquismo

La oposición política al franquismo. Acuerdo político del Congreso de Munich de 1962

La oposición política al franquismo. Acuerdo político del Congreso de Munich de 1962

Francisco FrancoHistoria de EspañaMonarquíaCongreso de Munich de 1962Franquismo

La dictadura franquista entre 1959 1975: Aspectos sociales, políticos y económicos

La dictadura franquista entre 1959 1975: Aspectos sociales, políticos y económicos

Historia de España contemporáneaAperturismo e inmovilismoImpacto demográficoAños del milagro económico español

El 1er franquismo

El 1er franquismo

Francisco FrancoHistoria de EspañaONU (Organización de las Naciones Unidas)TotalitarismoDictadura

Economía española durante el Franquismo

Economía española durante el Franquismo

Autarquía y escasez de bienesPolítica aperturista franquistaEstabilización y liberalización en la transiciónHistoria económica de España

Franquismo en España

Franquismo en España

Historia de EspañaGuerra CivilCausas GuerraPolíticaEconomía y sociedadConclusiónTransición