Por gentileza de don Jaime Puyol profesor de la Universidad de Navarra, autor de estos guiones
en su libro “Curso de catequesis. Libro del profesor”. Ed. Eunsa
53. SAN JOSÉ, NUESTRO PADRE Y SEÑOR
GUIÓN PEDAGÓGICO
A. OBJETIVOS
-
Conseguir que los niños conozcan la vida y virtudes de San José, para aumentar su devoción hacia
él.
Convencerlos de que, igual que San José, debemos nosotros obedecer en todo a la voluntad de
Dios.
Hacerles ver cómo debemos amar a Dios a través de nuestro trabajo ordinario.
De Liturgia y vida cristiana
-
Hacer el propósito de ofrecer el trabajo a Dios: al levantarse por la mañana, al iniciar alguna tarea
(clases, estudio, etc.), y también cuando algo cuesta un poco más.
Motivar el trato con Jesús y María, a imitación de S. José.
Estimular el cumplimiento de nuestras obligaciones.
Aprender de memoria alguna oración a S. José.
Explicarles alguna devoción a San José: los 7 domingos de San José; oraciones para pedir una
buena muerte; dedicarle un día a la semana, por ejemplo, el miércoles, etc.
B. DESARROLLO DEL TEMA
1. Introducción (Diversos puntos de partida)
1.1. Narrar algunos pasajes de la vida de San José:
- Su vocación y paternidad (Mt 1, 19-20), destacando:
 Cómo Dios quiso que San José fuera el padre legal de Jesús.
 San José respondió a esa llamada -vocación- de Dios.
 Cuidó de Jesús y de María de modo admirable.
-
La huida a Egipto (Mt 2, 13-15), destacando:
 Prontitud con que obedece a la voz de Dios.
 Se mueve con fe, sin poner dificultades.
 Dureza del viaje a Egipto.
-
Vuelta de Egipto (Mt 2, 19-23), destacando que San José obedece de una manera inteligente, y
lleva a la Sagrada Familia a Nazaret, en donde estarán más seguros.
-
Vida de trabajo de San José (Mt 13, 55; Le 4, 22), haciendo ver:
 Cómo San José se santificó en su trabajo ordinario.
 . Enseñó a Jesús el oficio de artesano.
-
Muerte de San José. Aunque no nos dicen nada los Evangelios, la tradición cristiana supone que
murió antes de que Jesucristo iniciase su vida: pública. Podemos pensar cómo fue su muerte, igual
que su vida, acompañado de Jesús y de María.
1.2. Establecer un diálogo con los alumnos con las siguientes o parecidas preguntas:
- ¿Por qué la Iglesia celebra con especial solemnidad la fiesta de San José? Porque fue
Esposo de la Virgen y padre legal de Jesús, y fidelísimo a todo lo que Dios le pidió.
Además es Patrono de la Iglesia Universal.
- ¿Cuándo celebra la Iglesia fiesta para honrar a San José? El 19 de marzo y el 1 de
mayo.
- ¿Sabrías decir algo de la vida de San José? Ver número anterior.
- ¿Qué virtudes destacarías en la vida de San José? ¿Por qué? Dejar que vayan
diciendo las señaladas en el número anterior y en los aspectos doctrinales.
- ¿Por qué se dice que San José es maestro de vida interior? Porque trató de modo
especialísimo a la Virgen y a Jesús.
1.3. Partiendo. de la función que desempeña el padre de familia, ir descubriendo facetas
de la vida de San José en la casa, en el trabajo, en sus relaciones sociales, etc. Preguntar
a los niños en qué cosas podemos imitar a S. José: cumplir en todo la voluntad de Dios,
trabajo, trato con Jesús y María, honradez, etc.
2. Desarrollar las siguientes ideas
2.1. San José fue el padre legal o nutricio de Jesús (Unir con temas doctrinales
anteriores)
Sabemos que Jesús nació de la Virgen María, por obra y gracia del Espíritu Santo.
Su Padre era Dios. . Sin embargo, Dios quiso que alguien hiciera las veces de padre en
la tierra. La persona elegida fue José, un varón justo de la casa de David. José fue el
esposo virginal de María y padre legal o nutricio de Jesús, Jara que cumpliese con Ella y
su Hijo los oficios de esposo y de padre en la tierra. Con su trabajo de artesano en el
pequeño pueblo de Nazaret procuró el alimento, cuidó a la Virgen y a Jesús, y enseñó a
éste su oficio.
2.2. La vida de San José fue en apariencia vulgar y corriente (Remitirse a la
introducción)
De los pocos relatos que tenemos en los Evangelios sobre San José deducimos que
su vida fue en apariencia vulgar y corriente: un trabajador de un pequeño pueblo, hace
dos mil años. Sin embargo, allí estaban la Virgen y Jesús, el Hijo de Dios, esperado
durante siglos. Además, en José destacan las mayores virtudes: la fe, la obediencia
fidelísima a Dios, la castidad perfecta, la alegría, el amor, la delicadeza, el trabajo, etc.
2.3. San José nos enseña a amar en todo la voluntad de Dios (Fijarse sobre todo en
la huida y vuelta de Egipto)
San José respondió plenamente a su vocación y cumplió de manera perfecta lo que
Dios le encargó: vivió siempre y en todo la voluntad de Dios. Supo descubrir lo que
Dios le iba pidiendo a lo largo de su vida, y vivirlo de una manera sencilla y entregada,
poniendo esfuerzo, ya que lo que Dios le pedía tuvo que costarle en muchos momentos.
Fruto de esa fe y entrega, San José vivió de forma maravillosa, sirviendo en todo
momento a Jesús y a María, y muriendo -como nos dice la tradición- asistido por Ellos.
De ahí que a San José se le considere como el más santo después de la Virgen María.
A ejemplo de San José los cristianos debemos cumplir en todo la voluntad de Dios,
que quiere lo mejor para nosotros; de esta manera seremos felices en esta vida y en la
otra, aunque tengamos que esforzamos un poco.
2.4. San José se santificó a través del trabajo ordinario (Preguntar/es si conocen el
oficio de S. José)
Cuando Jesucristo empezó a predicar la gente decía: «¿No es éste el hijo del
carpintero?» (Mt 13, 55). Debemos pensar que la vida de San José fue de trabajo
continuo, y que ahí precisamente fue donde amó a Dios y se hizo santo, ayudando
también a los demás. Haría sus trabajos con perfección humana, por amor a Dios y en
servicio a los demás.
2.5. También nosotros debemos santificarnos con nuestro trabajo (Ver si
lo que significa santificarse en el propio trabajo)
saben
Imitando especialmente el ejemplo de Jesucristo, que pasó treinta años de su vida en la
tierra trabajando, y también el de la Virgen y San José, los cristianos nos santificamos a
través del propio trabajo. Santificarse con el trabajo quiere decir buscar, encontrar y
amar a Dios en las cosas que hacemos, sirviendo así a los demás. Por eso, se puede
resumir la vida de un cristiano corriente diciendo que ha de santificar el trabajo,
santificarse en el trabajo y santificar a otros a través de su trabajo profesional. Para
conseguir eso, hay que hacer el propio trabajo muy bien, acabado hasta el último
detalle, y hacerlo por amor a Dios.
2.6. San José es el Patrono de la Iglesia Universal
San José ha sido declarado Patrono de la Iglesia Universal. Igual que tuvo la
custodia de Jesús y de María en la tierra, la Iglesia se pone bajo su especial custodia,
para que la proteja y defienda en todas las ocasiones.
Cada uno de nosotros podemos ponemos también bajo su especial protección y
llamarle nuestro Padre y Señor, queriéndole como tal.
2.7. Hemos de tratar a la Sagrada Familia
Jesús, María y José formaban esa admirable familia de Nazaret que llamamos Sagrada
Familia. Al tratar a José, María y Jesús, estamos tratando a toda la Sagrada Familia;
hemos de imitar sus virtudes y querer vivir según el ejemplo que nos dieron.
3. Preguntas resumen
¿Quién era José? ¿Qué significa que fue padre legal o nutricio de Jesús? ¿Cómo fue
la vida de San José? ¿Qué virtudes podemos imitar de la vida de San José? ¿Cómo
respondió José a la llamada de Dios? ¿Cómo se santificó José? ¿Por qué la Iglesia lo ha
elegido como Patrono universal? ¿Cómo podemos tratar a la Sagrada Familia?
C. SUGERENCIAS PARA UNA MAYOR PARTICIPACIÓN LITÚRGICA
1. En la fiesta de San José Obrero, la Iglesia pide con esta oración:
«Dios todopoderoso, creador del universo, que has impuesto la ley del trabajo a
todos los hombres; concédenos que, siguiendo el ejemplo de San José, y bajo su
protección, realicemos las obras que nos encomiendas y consigamos los premios que
nos prometes».
Conseguir que los alumnos se acostumbren, mediante la oración anterior u otra
semejante, a ofrecer a Dios sus tareas y encargos, familiares o escolares.
2. Vivir la devoción de los siete domingos de San José. Es una antigua costumbre para
preparar la fiesta de San José (19 de marzo), dedicándole los siete domingos anteriores a
su festividad. A través de esta devoción, vamos recordando los principales gozos y
dolores de la vida de San José.
Puede hacerse de la manera siguiente:
- Oración para todos los domingos:
Catequista: Glorioso San José, custodio fiel a quien fueran confiados Jesús, la
inocencia misma, y María, Virgen de las vírgenes: te ruego y suplico que, con tu ayuda,
sirva yo siempre a Jesús y a María con el corazón puro y el cuerpo casto. Por Jesucristo
Nuestro Señor.
Todos: Amén.
Primer dolor y gozo:
-
-
Lectura de San Mateo 1, 18-25.
Por este dolor y gozo, te rogamos nos consueles en las penas de nuestra 6ltima hora
y nos concedas una santa muerte, después de haber vivido una vida semejante a la
tuya, junto a Jesús y María.
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.
Segundo dolor y gozo:
-
-
Lectura de San Lucas 2, 1-7.
Por este dolor y gozo, te suplicamos nos alcances la gracia de que, después de haber
seguido nuestro camino en la tierra, podamos oír las alabanzas de los ángeles y
gozar de la vista de la gloria celestial.
Padrenuestro...
Tercer dolor y gozo:
-
-
Lectura de San Lucas 2, 21.
Por este dolor y por este gozo, te rogamos nos alcances la gracia de vivir luchando
contra nuestros pecados, para tener la alegría de morir con el nombre de Jesús en los
labios y en el corazón.
Padrenuestro...
Cuarto dolor y gozo:
- Lectura de San Lucas 2, 22-35.
Por este dolor y gozo, te rogamos que, por los méritos de Jesús y de María, seamos
contados entre aquéllos que han de resucitar gloriosamente.
- Padrenuestro...
Quinto dolor y gozo:
-
-
Lectura de San Mateo 2, 13-18.
Por este dolor y gozo, te pedimos nos alcances la gracia de que, huyendo de las
ocasiones de pecado, venzamos al enemigo infernal y hagamos caer de nuestro
corazón todo deseo desordenado de cosas terrenas, para que, ocupados en servir a
Jesús y a María, vivamos únicamente para ellos y tengamos una muerte feliz.
Padrenuestro...
Sexto dolor y gozo:
-
Lectura de San Mateo 2, 19-23.
Por este dolor y gozo, alcánzanos la gracia de vemos libres de temores y, gozando
de la paz de conciencia, vivir seguros con Jesús y María y morir en su compañía.
-
Padrenuestro...
Séptimo dolor y gozo:
-
-
Lectura de San Lucas 2, 40-52.
.
Por este dolor y gozo, te suplicamos nos alcances la gracia de no perder nunca a
Jesús por el pecado mortal; y, si por desgracia lo perdiéramos, haz que lo
busquemos con auténtico dolor, hasta que lo encontremos y podamos vivir en su
amistad para gozar de El contigo en el Cielo y cantar allí eternamente su divina
misericordia.
Padrenuestro...
Catequista: San José, ruega por nosotros.
Todos: Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Jesucristo.
Oración final: Oh Dios, que con inefable providencia te dignaste escoger al
bienaventurado San José por esposo de tu Santísima Madre: concédenos que, ya que le
veneramos como protector en la tierra, merezcamos tenerle como intercesor en los
cielos. Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Todos: Amén.
D. POSIBLES ACTIVIDADES
-
-
Que hagan en el cuaderno un breve resumen de las ideas de la sesión. Pueden
ilustrarlo con fotografías y dibujos.
Inventar tres jaculatorias a San José.
Dibujar a San José que va delante del borrico que lleva a la Virgen y al Niño Jesús.
Explicar, en diálogo con el catequista, cuáles eran las características del trabajo de
San José, por ejemplo, a qué se dedicaba, cómo haría las cosas, a quién ayudaría,
etc.
Buscar, en revistas o periódicos, la fotografía de un edificio bien hecho y acabado:
pegarla en el cuaderno.
Aunque los Evangelios no dicen nada sobre la muerte de San José, pedir a los
alumnos que digan cómo se la imaginan, corrigiendo los posibles defectos.
Descargar

Por gentileza de don Jaime Puyol profesor de la Universidad de