México y Brasil dejan rezagada en crecimiento al resto de América Latina
http://www.portafolio.com.co/port_secc_online/porta_econ_online/2005-0825/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_PORTA-2504375.html
El 63 por ciento del PIB de la región corresponde a esos dos países. Chile se
destaca por tener la economía más estable del continente.
El futuro de la economía latinoamericana depende cada día más de lo que
ocurra con Brasil y México, los únicos países de la región ubicados entre las
quince economías más grandes del planeta.
La razón principal es que del total del Producto Interno Bruto de América Latina
y el Caribe, estimado en poco más de 2.000 billones de dólares, los dos
gigantes regionales son dueños del 63,5 por ciento.
Este porcentaje se ha mantenido para los dos países desde 1990, a pesar de
que ambos vivieron las más grandes crisis financieras de la región en la
década pasada.
El mayor dinamismo se ha dado en México, país que pasó de representar el
23,8 por ciento del PIB de la región para 1990 al 33,5 por ciento de hoy,
mientras que Brasil ha cedido terreno al pasar de representar el 41,8 al 30 por
ciento de toda la economía latinoamericana.
Algunos expertos aseguran que la mejoría de la economía mexicana se debe al
TLC con Canadá y Estados Unidos que ya cumplió una década. Las
exportaciones mexicanas crecieron 14 por ciento en el primer semestre del
2005, debido al aumento de las ventas externas de productos industriales.
Sin embargo, el comercio exterior demexicano depende de E.U. hasta el punto
de que el 80 por ciento de sus exportaciones se destinan a ese país.
Según la clasificación anual que elabora el Banco Mundial respecto al tamaño
del PIB, la economía mexicana alcanza el puesto 12 con 676.497 millones de
dólares, mientras que la brasileña se coloca en la posición número 14 del
mundo con 631.256 millones de dólares. Sin embargo, los altos niveles de
pobreza y la inequitativa distribución del ingreso, no les permiten figurar en el
'club del primer mundo' a pesar de que el Producto Interno Bruto de las dos
naciones supera en valor al de Rusia, Suiza, Austria, Noruega, Dinamarca,
entre otros.
Una razón adicional para explicar la importancia de los dos países en la región,
es el tamaño de su mercado (Brasil cuenta con una población de 170 millones
de habitantes y México 105 millones) y en la dinámica empresarial.
Según el último escalafón de la Revista América Economía, dentro de las 500
empresas más grandes de la región, el 40,4 por ciento (202) son de origen
brasileño y el 30,8 por ciento (154) mexicano.
Sin embargo, entre ambos acaparan casi el 80 por ciento del valor de los
negocios en partes iguales, mientras que el resto se distribuyen entre los otros
33 países de América Latina y el Caribe.
Después de los dos grandes regionales aparece Chile, que ubica 48 empresas
dentro del escalafón de las 500 más grandes de la región y representan el 6,7
por ciento de las ventas totales.
Curiosamente, Chile ocupa el sexto lugar por tamaño del PIB en la región, que
para el 2004 alcanzó a los 94.105 millones de dólares, y el puesto siete por
tamaño de la población, que suma 16 millones de habitantes.
Algunos expertos han mencionado que este último país, el más abierto al
comercio internacional de la región, tendría la posibilidad de ingresar al 'primer
mundo' dentro de dos décadas si continúa con las tasas de crecimiento, 6 por
ciento en promedio en los últimos trimestres.
A pesar de los buenos presagios, el crecimiento chileno no será el más alto en
la región en el 2005. Según la Cepal, Argentina continuará este año su
recuperación luego de la profunda crisis a comienzos de la década y crecerá
7,3 por ciento, aunque el año anterior creció 9 por ciento, seguida muy de cerca
por Venezuela, con 7 por ciento. Tras esos dos países se ubica Uruguay, con
6,3 por ciento.
Estas tres economías, sin embargo, registraron altas tasas de crecimiento del
PIB principalmente porque vienen de enfrentar profundas recesiones
económicas.
Sin embargo, Chile ha mantenido una buena dinámica y con un probable 6 por
ciento de aumento del PIB, liderará el crecimiento del año entrante, seguido de
Venezuela, Perú y Argentina.
Los países suramericanos se ubican entre los de mayor crecimiento para este
año, mientras que los del Caribe crecerán en conjunto el 4 por ciento, México y
América Central un 3,5 por ciento.
Debido al buen momento de la economía regional, este año la tasa de empleo
muestra una mejoría. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe
(Cepal) estima que se reducirá del 10,6 por ciento del 2004 al 9,5 por ciento.
Pero observó que, sin embargo, los salarios reales no mejoran.
En su conjunto, América Latina y el Caribe crecerán este año 4,3 por ciento,
frente al 5,9 por ciento del 2004.
El secretario ejecutivo de Cepal, José Luis Machinea, estimó que para el 2006
se espera un crecimiento regional de 4,0 por ciento, pero advierte que la región
deberá crecer por arriba del 5 por ciento para disminuir el desempleo y la
pobreza. Apuntó que ese crecimiento es insuficiente por lo que América Latina
debe hacer esfuerzos para aumentar las inversiones y agregar mayor valor a
sus exportaciones.
La situación de la región es tan difícil en el concierto internacional que el
director ejecutivo alterno del Fondo Monetario Internacional (FMI), Javier Silva,
advirtió que la región tiene que lograr una tasa del crecimiento mínima del 8 por
ciento al año si quiere tener un lugar en el mundo.
"No nos olvidemos que China crece al 10 por ciento, si nosotros no crecemos al
8 por ciento sencillamente vamos a ser un mundo marginado", afirmó el alto
ejecutivo del Fondo.
Según la Cepal además, que en el menor crecimiento de este año incidirá la
situación de Brasil, cuyo Producto Interno Bruto crecerá 3 por ciento, aunque
las expectativas para el próximo año son mayores. De la misma forma, la
mayor economía de la región, México, sólo crecerá 3,5 por ciento.
El ‘modelo’ chileno
Los expertos elogian la política económica chilena y vaticinan perspectivas
brillantes a corto plazo con un crecimiento que podría alcanzar un 6 por ciento
este y el próximo año.
El buen momento de la economía chilena está determinado, en gran medida,
por una exitosa apertura comercial y con una estabilidad política que lo sitúan a
ojos de varios de sus vecinos como un modelo a seguir.
Los acuerdos comerciales le han permitido exportaciones por unos 30.000
millones de dólares anuales, la tercera parte de su PIB.
Los expertos calculan que para el próximo año posiblemente la economía
chilena se podría convertir en la quinta economía de la región por el tamaño del
PIB, desplazando de ese lugar a Colombia. Según las cifras del Banco Mundial,
al finalizar el 2004 el valor del PIB de Colombia era de 97.384 millones de
dólares y el de Chile de 94.105 millones de dólares.
El éxito comercial chileno ha sido acompañado de una inflación controlada (2,7
por ciento), pero también de un desempleo persistente (8,7 por ciento) y que se
ha convertido en la prioridad del Gobierno y empresarios.
Los resultados económicos han entusiasmado a tal punto a las autoridades
económica y al sector privado que ya se escuchan proyecciones de más largo
plazo, según las cuales, de mantenerse el actual escenario, Chile podría
alcanzar entre 2015 y 2020 el estatus de país desarrollado.
Pobreza afecta a 98 millones de personas
Tasa de crecimiento sostenido de 5 por ciento para recortarle terreno a la
pobreza o tasas de 8 por ciento para ingresar al primer mundo, parecen metas
aún muy distantes para la región.
El número absoluto de personas en extrema pobreza aumentó el último año en
3 millones, y hoy afecta a 96 millones de ciudadanos.
En el corto plazo, sólo Chile ha logrado cumplir con los Objetivos de Desarrollo
del Milenio planteados en 1990 y cuya meta es lograr reducir a la mitad la
pobreza hacia le 2015.
América Latina y el Caribe en su conjunto difícilmente alcanzarán dicha meta.
Según José Luis Machinea, secretario Ejecutivo de la Comisión Económica
para América Latina y el Caribe (Cepal), el porcentaje de avance hasta el 2004
en la reducción de la pobreza extrema en el conjunto de la región fue del 34 por
ciento, pese a que desde 1990 ha transcurrido más de la mitad del tiempo
previsto para el logro de la meta, Sólo Brasil, Ecuador, México, Panamá y
Uruguay, además de Chile que ya la cumplió, habrían logrado porcentajes de
avance iguales o superiores al esperado este año. En cambio en Argentina y
Venezuela registraron un nivel de pobreza extrema mayor que en 1990, lo que
disminuye sus posibilidades de alcanzarla al 2015, añadió.
Para lograr la meta se requiere tasas de crecimiento en promedio de 2,9 por
ciento por habitante, agregó Machinea. Sin embargo, entre 2004 y 2006 las
expectativas son positivas ya que la Cepal estima una tasa de crecimiento del
PIB per cápita de 10 por ciento.
Se ha progresado de manera satisfactoria en la reducción del hambre y se ha
logrado reducir la desnutrición infantil en 14 países; sin embargo, hay serios
problemas con la desnutrición crónica.
Pero Naciones Unidas asegura que una de las mayores talanqueras para que
se logre reducir la pobreza es la inequitativa distribución de la riqueza. América
Latina es la región del mundo con un mayor nivel de desigualdad entre ricos y
pobres, y dicha situación empeoró desde 1990.
Rezago educativo
América Latina no está avanzando a un ritmo suficiente respecto a la
universalización de la enseñanza primaria, ni siquiera México que ha logrado
avances mayores que el resto de la región.
Según proyecciones de la Cepal, más del 6 por ciento de los niños de América
Latina y el Caribe no completaría la educación primaria en el 2015.
Descargar

México y Brasil dejan rezagada en crecimiento al resto de América